InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Ediciones Siruela

Editorial española con sede en Madrid, fundada en 1982 por Jacobo Siruela. En el año 2000 fue adquirida por Germán Sánchez Ruipérez, entonces dueño del Grupo Anaya. Entre sus autores publicados destacan Italo Calvino, Bruno Schulz, Alejandro Jodorowsky, Jostein Gaarder, Fred Vargas, Clarice Lispector o Juan Eduardo Cirlot. También publican literatura infantil y juvenil.

Libros populares ver más


Colecciones de Ediciones Siruela



Críticas recientes
Raquel
 12 diciembre 2019
Los años ligeros. Crónicas de los Cazalet de Elizabeth Jane Howard
Primer libro de una saga familiar, tal vez por ello este libro nos pone en contexto, periodo de entre guerras en Inglaterra, en un entorno familiar, la familia Cazalet y por tanto no pasa gran cosa a pesar de la extensión de la novela.

Un obra llena de personajes, además de los cabeza de familia, los cuatro hijos, los hijos de los hijos, los criados de la casa, de los hijos, las niñeras y profesora de las nietas, los niños van a colegios, el chófer, los vecinos, y por si fueran pocos además incluye a la familia de una de las nueras. Un popurrí de personajes, para dar una visión en conjunto de lo que nos espera, o eso supongo. Eso hizo que me costara entrar en la novela.

Es una novela que narra la vida cotidiana de esta gran familia, sin que pase apenas nada, una familia ociosa que aunque trabajan no están en el trabajo, con largas estancias vacacionales, algún esporádico lío amoroso que se incluye para dar salseo a la novela, un hecho desafortunado y poco más.

A pesar de que se avecina una guerra, refleja una familia acomodada, sin darle la mayor importancia a la situación, salvo rezar para que no pase nada, siguiendo con su despilfarro, tal como dice el título, los años ligeros.

Sí me ha gustado como está escrito y a pesar de no pasar nada, me ha tenido enganchada, espero que el segundo volumen, ahora que se acerca la guerra, tenga algo más de movimiento.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Tontoelquenolea
 09 diciembre 2019
La avenida del sol de Thomas Brussig
Aparentemente esta es una historia que narra las peripecias de un grupo de adolescentes como cualquier otro de cualquier otra parte del mundo, pero para los protagonistas de esta historia la adolescencia es un poco más difícil, pues viven en uno de los pasos fronterizos del muro que separa la parte oriental de Alemania de la occidental.

Es una novela narrada con un humor especial en el que se nota mucho cariño y quizá cierta nostalgia, repleta de personajes de esos cuyo candor e inocencia resultan difíciles de olvidar.

Una historia que me ha transportado a la infancia cuando veía películas de adolescentes de los años 80-90 (de hecho creo que hay adaptación cinematográfica de esta historia), en la que el humor no impide que ocurra alguna que otra desgracia, pero el autor tiene la capacidad de narrarlas de tal manera que no resultan en extremo desagradables para el lector.

Una novela que nos ayuda a comprender los cambios que tuvieron lugar en la Alemania de aquella época y cómo el arrojo y las ganas de vivir de la juventud se convierten en elementos fundamentales para cambiar el rumbo de la historia.
Enlace: https://www.instagram.com/to..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Roseta
 06 diciembre 2019
El río baja sucio de David Trueba
“Dos amigos, un río contaminado y unas vacaciones que cambiarán sus vidas para siempre”. Así se nos presenta la última novela de David Trueba, 'El río baja sucio'. Una historia que transcurre durante unas vacaciones de Pascua, en nueve días, que se corresponden con los nueve capítulos de este brillante texto. Hablar de la narrativa de Trueba es, en mi opinión, hablar de un narrador contemporáneo, que cuenta en cada uno de sus párrafos una historia compleja. Casi nunca puedes saltar una línea (no vale con él la lectura en diagonal) porque pierdes la esencia de una forma de narrar particular, sin excesos, pero sin escatimar en el uso de un lenguaje literario impoluto. Pocos narradores actuales hablan desde la perspectiva que lo hace él.

Pero esta novela me ha sorprendido. Ha abandonado esa forma narrativa para adentrarse en el lenguaje adolescente, en el lenguaje de los catorce años. Aunque no por ello lo hace de forma mediocre o simplona, al contrario, se adapta al contexto y a las edades. Por eso, si todavía guardas en la memoria cómo eran esos catorce, cuando te ibas a la sierra (al apartamento o al chalet del pueblo vecino) sabrás qué sienten nuestros personajes. Máxime cuando para Tomás, uno de sus protagonistas, será la última vez que disfrute de unas vacaciones así. Su madre ha decidido vender el chalet en el que pasó su adolescencia, porque ya nada es como era. El río, donde antes se bañaba, está contaminado; los árboles han sido cercenados para construir… quién sabe qué; la zona boscosa donde los jóvenes se acariciaban ahora es una cantera de la que es dueño el familiar de uno de esos politicuchos que creyó que todo se podía comprar y todo se podía vender.

Tomás, aunque hable poco, aunque siempre quede rezagado, es el mayor observador de esta historia. A través de sus particulares ojos observamos cómo es la adolescencia: los primeros escarceos, las primeras decisiones como “adultos”, las primeras transgresiones; pero también, la inocencia. Esa inocencia que un día abandonamos quién sabe por qué. Su mejor amigo, Martín, al que sabe que perderá con el paso de los años, podríamos decir que es su antagonista (aunque no lo es). Personalidades contrapuestas que no dejan por ello de enseñar cómo es esa relación entre dos amigos de la infancia. Un día conocen a Ros, que también creció en la aldea, como las madres de Tomás y Martín. Ros ha vuelto ahora para quedarse allí. Su paso por la cárcel (no lo juzgues antes de conocerlo) le ha hecho pensar en lo que realmente necesita y quiere pelear por ello. Se lo impiden casi todos, aunque algunos echan mano del recuerdo más lejano, para olvidar el más cercano. Martín y Tomás, junto con Gaspar (aunque no lo sabe) se convertirán en sus aliados en esa lucha por recuperar la idea bucólica de una zona que otros quieren explotar.

Pero la realidad siempre choca con la utopía. Y desenlaza, casi sin tú quererlo, en una historia que hará madurar, de golpe certero, a dos adolescentes que creían que el problema más grave del mundo era que te quitaran el móvil unas vacaciones o que te impidieran salir a la carretera con la bicicleta.

Dice Trueba que escribió esta novela para no competir con él mismo y el resto de sus novelas. No sé qué contestarle a eso. Sólo que en esta, vuelve a conseguirlo. Tú eres ese protagonista aunque resulte confuso que se dirija a ti mientras estás leyendo (no por extraño sino porque pronto te ves en esas bicicletas, te ves escapando por la noche para ver a la persona de la que te has enamorado solo por compartir una tarde, te ves comiendo torrijas, o escondido en una cabaña que tú mismo construiste) De pronto eres Tomás, de pronto Tomás te está hablando. Podría decir muchas cosas de esta novela, pero creo que bastará si os digo que lo único que espero es poderle dar las gracias a Trueba por este regalo.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
{* *}