InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8426403808
Editorial: Lumen Editorial (13/10/2016)

Calificación promedio : 4.38/5 (sobre 29 calificaciones)
Resumen:
Lumen publica la obra poética completa de una de las escritoras argentinas más emblemáticas de la segunda mitad del siglo XX, la controvertida, polémica y malograda Alejandra Pizarnik. Alejandra Pizarnik es una figura de culto de las letras hispanas y una autora que se internó por infiernos raramente visitados por la literatura española. Su poesía se caracteriza por un hondo intimismo y una severa sensualidad o, en palabras de Octavio Paz, la obra de Pizarnik ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Yaneth_Ojeda
 16 septiembre 2021
Alejandra Pizarnik: Poesía completa. México: 2018. 470
Ella es un fenómeno, una leyenda desde que aún vivía. Se cuenta que en su sepelio llegaron por montones chicas imitándola en su vestir (abrigos enormes), pelo corto y hasta su forma de caminar. Alejandra nunca dejó de sorprender, incluso póstumamente. Se descubrieron sus textos en prosa en 1982 (Textos de sombra y últimos poemas) que hicieron redescubrir a una poeta por completo nueva y en 1999 Ivonne Bordelois publica la correspondencia de una Pizarnik desnuda y real. Conocer a la mujer
Bisexual, figura andrógina acomplejada con su aspecto. Su hermana cuenta cómo desde niña sufrió una obsesión por sus imperfecciones adolescentes como el acné. le horrorizaba tener un cuerpo gordo y en sus diarios solía compararse con la belleza de las otras, lo que detonó en consumir anfetaminas para adelgazar (cosa común ya que se usaban con normalidad). La corporalidad es uno de los aspectos fundamentales dentro de su obra: hay campos semánticos con referentes al cuerpo humano y los espacios en la mayoría de sus textos. La voz poética suele parecer atormentada por no saberse completa, parece fútil y frágil. Se da una vuelta a los tropos comunes donde el cuerpo femenino es un espacio de recreación masculina donde se admira la belleza ajena, donde se hace un encuentro de uno mismo con su física.
El pájaro también es un motivo recurrente, una necesidad de volar que, sin embargo no se cumple porque siempre suele estar enjaulado. Indefenso ante la vida. “Yo sólo vine a ver el jardín” son palabras de Lewis Carroll en Alicia en el país de as maravillas y que muchos usan para describir la vida de Alejandra, una niña eterna que no se interesaba en otra cosa que fuese el lenguaje y vivía en un mundo ajeno al nuestro. Para Pizarnik no había política o realidad social que valiera, era ella y su mundo poético tan solos.
¿Poeta maldita?, ¿surrealista?, ¿de vanguardia? Corría sangre o tinta por sus venas, admiradora de los poetas malditos. No pertenecía a nada ni a nadie su “patria es lenguaje”, vivió para las letras. Joven viajó a París como el sueño de todo artista de época, buscando empaparse del ambiente bohemio e intelectual que se retrata perfectamente en la Rayuela de Cortázar. Vivir por, de y para el arte, una completa entrega.
Es difícil leerla sin mover emociones o el pensamiento reflexivo, habría que ser una ostra para no redimirse ante una voz poética se horroriza del mundo que la rodea, pero que no se queda ahí, sumisa. Lo reconstruye una y otra vez a su antojo por medio de palabras y creación poética. Incluso León Ostrov su terapeuta, irrespetuso de su profesión se volvió amigo de aquella muchacha atormentada de ojos verdes: decía que más que analizarla, ella lo poetizaba.
Su poesía es casi sintética, cada palabra está elegida con sumo cuidado, ni los artículos caen de forma arbitraria. Cuando trabajaba solía recortar palabras en pequeños trozos de papel y acomodarlas mil veces hasta que adquirieran el significa perfecto: "Mis poemas los hago con mucha paciencia, un poeta no tiene apuro, no debe. Un verso, una línea, la escribo palabra a palabra. Cada palabra la anoto en una tarjeta distinta, las ubico en mi cama y comienza el trabajo. Voy moviendo las tarjetas como peones de un tablero de ajedrez, con los pies voy tapando las palabras. Fumo mucho. Desobedezco. Ahora las tarjetas se han ensuciado de tanto taparlas y descubrirlas. Mi cuerpo se revuelve, hago el amor con la poesía. Músculo a músculo. Tarjeta a tarjeta", escribió para Ostrov, su terapeuta.
También es sumamente erudita, se construye a partir de otros, como alumna de Borges destaca esa habilidad de poetizar con toda la biblioteca que se cuenta Se construye con un entramado de intertextualidades, retazos del acervo personal de cada uno se unen para formar una nueva retórica. “Borges nos enseñó, claramente, que se escribe con los pedazos de toda la tradición”.
Conocía el lenguaje y lo trabajaba al ejercer el poder metonímico de la poesía de evocar, no de nombrar (ejemplo de ello el poema “Continuidad”). Utiliza verbos intransitivos que se vuelven reflexivos al hacerlos volverse sobre sí misma: “me lloró”, “me danzo”, como en una especie de paradiástole.
La condesa sangrienta es una biografía ficcionada con un lenguaje muy poético. Ella lo calificó como un “comentario” sobre la novela le comtesse sanglante retrata a Erzébet Bathory dueña de un castillo donde por las noches se sacrifican vidas en pos de la belleza de la Condesa, alegorías perversas y hermosas sobre los actos cometidos por aquella mujer. Su poesía también encuentra elementos eróticos, y un poco pornográfico. En “Violario” se hace un cuadro sobre la masturbación obligada que hace una anciana a una niña en un velorio, Pizarnik toca temas diversos y no sólo el mítico estado de muerte que se asocia al pensar en ella.
Revalorizar la escritura de una poeta e intelectual enorme y no enajenarnos a la concepción de la escritora loca a la que se remite a la mayoría de las artistas. Donde quedaron en el olvido grandes voces por no tratar temas del común denominador dentro del mundo literario regido por la dominación patriarcal. al leer a Alejandra Pizarnik se necesita de un estado de paciencia y disposición intelectual, ya que no es una poesía fácil. al estar tan depurada se tienen que sustraer con cuidado las esencias de cada lectura, tratar de comprender los juegos lingüísticos creados por la autora. Está demás mencionar que se encuentra a la altura de cualquier otro escritor argentino y de la literatura universal.

Verónica Yaneth Galván Ojeda
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Yani
 20 marzo 2018
Siempre me encontraba con Pizarnik por partes, como si se estuviera escapando. Escuché su nombre, conocí un poco de las vicisitudes de su vida y la literatura no llegaba a mí. Leí poemas sueltos en algún que otro lugar, pero nunca me había hecho la idea de sumergirme en la poesía completa y acabarla. Así que, ahora que tuve la oportunidad, puedo decir que no salí decepcionada y que me asombra lo mucho que aprendí de ella leyendo este libro y no una biografía. Todo autor construye una voz, eso es innegable, pero la voz de estos poemas se parecen mucho a Pizarnik y tienen un Yo muy fuerte. ¿Acaso no es esa niña infeliz? ¿No es la escisión de sí misma? ¿No se refiere al proceso de escritura?
Para evitar señalar uno por uno los textos que más me gustaron (porque sería muy engorroso), resumo diciendo que los que pertenecen a “Las aventuras perdidas” y “Extracción de la piedra de la locura” me produjeron un no sé qué especial. Hay imágenes que se repiten mucho en el libro (el viento, las lilas, los pájaros, la niña, el silencio) y tal vez leer toda la poesía junta sea contraproducente. Con esto me refiero a que puede llegar a crear la sensación de que siempre escribía sobre lo mismo pero, a fin de cuentas, era lo que a ella le interesaba plasmar. Son textos básicamente deprimentes y oscuros, como si Pizarnik quisiera agarrar al lector del cuello y obligarlo a contemplar sus miserias personales. Y sus pedazos. No recuerdo en este momento algún atisbo de alegría o de luz en sus palabras.
Me saco el sombrero ante mi edición, que tiene notas muy útiles (y hasta curiosas) y no salteó las dedicatorias. Lo único que le recrimino es que no se hayan tomado el trabajo de traducir lo que está en otros idiomas, con el fin de que el lector que no sepa francés, por ejemplo, no tenga que suspender la lectura para entender la totalidad del poema.
En síntesis, me llevé una muy buena impresión de Pizarnik y confío en que pronto leeré los diarios y los cuentos. Y así podré (creo) armar una Pizarnik propia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Tamichi
 03 julio 2020

Alejandra Pizarnik. Una de las más grandes poetisas. Todo sus versos, sus letras, sus palabras, son puro dolor, amor, pasión... que escribía desde lo más adentro del alma.
Tan tenso que te hará sentir en todo momento.
La edición del libro me ha gustado muchísimo. Los detalles y notas que trae.
Comentar  Me gusta         80
Zzzeta
 24 febrero 2020
La poesía de Alejandra Pizarnik discurre por los rincones más únicos pero al mismo tiempo más universales: la infancia, el amor, la pérdida, el lenguaje, etc. Su poesía suele ser breve, pero también tensa y llena de imágenes (pájaros, sombras, manos) que hacen al lector sumergirse en un mundo que la autora crea para sí y para los otros.
Su poesía es, más que mera expresión poética, un pensar, un sumergirse en el lenguaje hasta alcanzar algo que, aunque se quiere decir, no logra expresarse tal cual a palabras, quedando siempre "oculto" en el poema, aunque se le puede sentir, se le percibe de alguna forma u otra.
Su lenguaje no es sencillo, y quedarse sólo con los temas más concurrentes de los críticos es una falta para el lector. Para leer a Pizarnik en su poesía hay que tener en cuenta el lenguaje como centro y la vida como el corazón de ese centro, de tal manera, su poesía se descubre como un intento de alcanzar más que lo dicho y lo dicho mismo. "Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa" como bien nos señala Pizarnik en uno de sus poemas. Quedarse, por tanto, en lo evidente de su poesía, es olvidar eso otro que toda palabra dice, eso otro que regresa a cada lector a su propia vida y lo cuestiona en su existencia, obligandolo a realizar un diálogo silencioso con los poemas de Pizarnik y con la literatura en general.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
SamCCRivera
 23 abril 2021

Una edición impecable y cuidada respetando al máximo posible la escritura de Pizarnik. Un libro que leer muy poco a poco, parándose en cada poema para apreciar su arquitectura y casi parándose en cada palabra elegida de forma consciente para que funcione en su conjunto como un artefacto poético que arrasa con la materia emocional e intelectual de la lectora y lo arrastra hasta su propio mundo, un mundo muy particular, muy pasional, muy profundo y muy complejo.
Su juego con el silencio y el espacio en blanco que esta edición refleja de manera muy limpia, es una obra maestra como lo son el resultado de la gran mayoría de estos poemas.
No es un libro para principiantes de la poesía pero tampoco es una poesía que peque de intelectualismo o quiera ser filosofía pobre encubierta como le ocurre a muchos poetas, la poesía de Pizarnik está viva, no agota ninguna metáfora en ningún concepto y aguanta una segunda, tercera y milésima lectura con la misma profundidad intelectual y emocional. Una poeta que merece con creces toda la admiración que produce.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (37) Ver más Añadir cita
Juliiann0Juliiann017 noviembre 2021
Quiere decir, pero siento lo que ella es. Encuentra que es muerte amor si bien todo, sin amor, le es ofensa. No sabe por qué no calla puesto que su amor la vuelve inocente. Dueña del crepúsculo, tañe los espejos de los pronombres.
Cada palabra que escribo me restituye a la ausencia por la que escribo lo que no escribiría si te dejan venir aquí.
Me atengo al poema. El poema me lleva a los confines, lejos de las casas de los vivos. ¿Y por dónde andaré cuando me vaya y no vuelva?
Y nadie comprende. Toda mi vida te espera. Y sin embargo busco la noche del poema. Solamente pienso en tu cuerpo pero rehago el cuerpo de mi poema como quien trata de curarse una herida.
Y nadie me comprende. Yo sé que la vida, que el amor, deben cambiar. Esto que dice mi máscara sobre el animal que soy, alude penosamente a una alianza entre las palabras y las sombras. De donde se deriva un estado de terror que niega el orden de los humanos.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0Juliiann017 noviembre 2021
Con miedo antiguo se lamentan o lloran las voces. Formas fugitivas venidas para la ceremonia en la que arrancarán de ti el corazón de tu lejana figura. La noche relampaguea dentro de tu máscara. Te agujerean con graznidos, te martillean con pájaros negros. Colores enemigos se unen en la tragedia.
Cuando llegamos al centro de la oscuridad el bosque se abrió. Murieron las formas despavoridas de la noche y no hubo más que un afuera ni un adentro. Te precipitaron, desapareciste con la máscara en la mano. Y nada se pareció a un corazón.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0Juliiann017 noviembre 2021
Alguna vez sabrás por qué hablas menos de lo que dices. Alguna vez conocerás lo que ya habías dicho dijiste. Sólo tú puedes hablar del hablar porque es tu emblema, tu flagelo.
Aún ahora, también ahora, sílabas hostiles disuenan en tu cuerpo.
Pero tú sabes que un día se libertarán, irrumpirán, y nunca dirás las palabras de todos, aquellas que no aceptan servirte porque a ti no te sirve.
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0Juliiann017 noviembre 2021
No [poder] querer más vivir sin saber qué vive en lugar mío ni escribir si para herirme la vida toma formas tan extrañas.
Comentar  Me gusta         70
Juliiann0Juliiann017 noviembre 2021
Vigilas desde este cuarto
donde la sombra temible es la tuya.
No hay silencio aquí
sino frases que evites oír.
Signos en los muros
narran la bella lejanía.
(Haz que no muera
sin volver a verte.)
Comentar  Me gusta         30
Videos de Alejandra Pizarnik (6) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Alejandra Pizarnik
“La condesa sangrienta”, texto fundamental en la obra de Alejandra Pizarnik, es un retrato perturbador en torno a la figura de Erzébet Báthory, una de las asesinas más siniestras de la historia, acusada de la muerte de seiscientas cincuenta jóvenes.
Esta pieza cuenta con las estampas de Santiago Caruso que recrean, con admirable maestría, el sadismo y la locura que habitan en este imperdible texto de una de las autoras más sobresalientes del siglo XX.
La presente edición cuenta, además, con un epílogo de la poeta y ensayista María Negroni, especialista en la obra de Pizarnik.
Más información: https://librosdelzorrorojo.com/catalogo/la-condesa-sangrienta-2/
¡No os olvidéis de seguirnos en el resto de nuestras redes sociales! Instagram: https://www.instagram.com/librosdelzorrorojo Instagram (Arg.): https://www.instagram.com/espaciozorrorojo/ Facebook: https://www.facebook.com/LibrosdelZorroRojo Twitter: https://twitter.com/LibrosZorroRojo - #lacondesasangrienta #AlejandraPizarnik #SantiagoCaruso #Pizarnik #poesía #poesíalatinoamericana #literatura #librosdelzorrorojo #2022enZorroRojo #terror #ErzsebétBathory #libroilustrado #ilustración #librodearte #literaturadeterror #librosdeterror
+ Leer más
otros libros clasificados: poesíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Quién escribió este libro de poesía?

Marinero en tierra

Rafael Alberti
Pedro Salinas
Gerardo Diego

10 preguntas
40 lectores participarón
Thèmes : poesía , latinoamericana , españolaCrear un test sobre este libro