InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Carlos Rubio (Traductor)
ISBN : 8491048731
Editorial: Alianza (02/11/2017)

Calificación promedio : 5/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Mizoguchi es un joven poco agraciado, lo que le ha convertido en solitario, taciturno y acomplejado: el mal y lo trágico invaden sus pensamientos. Su única fascinación es el pabellón de oro de Kioto del que su padre, monje budista, le ha hablado que es la encarnación de la suprema belleza. Tras su muerte, Mizoguchi entra como novicio en dicho templo. Se pasa el tiempo admirándolo: es su único objeto de deseo, su obsesión. Pero cuando despierta en él la sensualidad, ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
joseluispoetry
 25 octubre 2019
El pabellón de oro, de Yukio Mishima es todo un clásico de la literatura japonesa del siglo XX, publicada por primera vez en 1956 está inspirada en un acontecimiento histórico y a la vez trágico para los nipones; el incendio de un famoso templo budista a manos de un novicio, siendo el templo mismo una reliquia que contenía otras reliquias. Lo que consideró una gran pérdida de un fragmento de su tradición. Es indudable que Mishima era un consumado lector de la gran literatura occidental; Freud y Shakespeare se dan cita en esta obra. Nietzsche y Goethe. Esa gran tragedia del complejo de Edipo. Es una obra maravillosa la de Mishima, honda y altamente disfrutable. Enhorabuena por nosotros sus lectores.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
joseluispoetryjoseluispoetry19 octubre 2019
Entonces me quedé petrificado. Mi voluntad también, y mi deseo. El mundo exterior había roto todo contacto con mi universo interior y empezó a vivir fuera de mí una existencia absoluta, independiente. Me había escapado de la casa de mi tío, había calzado mis zapatillas de deporte, había corrido como un loco a lo largo del camino apenas visible bajo la débil luz del alba hasta llegar al olmo de Siberia, y sin embargo, con todo, no había hecho sino moverme dentro del limitado espacio de mi propio universo. La techumbre de las casas del pueblo, que empezaban a perfilarse, los árboles negros, la negra cresta de la montaña Aoba, incluso la propia Uiko, allí, de pie delante de mí, se encontraban ahora tan totalmente desprovistos de sentido que resultaba pavoroso: todos aquellos objetos habían recibido el don de la realidad al margen de mi acción; y era en esta realidad justamente, vacía, monstruosa, negra como la noche, la que ahora me caía encima de repente como una mole que me aplastaba, una inmensa mole que mis ojos jamás habían visto.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry21 octubre 2019
Entre la faz de un vivo y la de un muerto hay la distancia de un insondable abismo, el abismo donde la vida se ha tambaleado; la faz del muerto vuelve hacia nosotros solamente un residuo, el armazón de una máscara, después de su caída en las profundidades desde las cuales ya no le es posible remontarse. No había nada que pudiese comunicarme con tanta veracidad como aquel rostro muerto hasta qué punto la existencia de eso que llamamos la materia se sitúa lejos de nosotros, hasta qué punto están fuera de nuestro alcance los medios capaces de conducirnos a ella. Por primera vez yo podía constatar este trabajo de la muerte que consiste en metamorfosear un espíritu en materia; tenía la impresión, ahora, de penetrar mejor las razones por las cuales aquellas flores de mayo, el sol, mi mesa de trabajo, la escuela, el lápiz, en fin, todos los objetos materiales, me marcaban tanto con su frialdad, me parecían existir tan lejos de mí.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry19 octubre 2019
Anduve tras mi padre que, con profundo respeto, subió a la galería exterior del Hosui-in. Lo primero que vi fue una maqueta del Pabellón de Oro, en una vitrina, y de una maravillosa ejecución. Me gustó. Se parecía más al Pabellón de Oro de mis sueños. Por otra parte, ese Pabellón de Oro en miniatura, tan perfectamente parecido, engarzado en el grande, sugería el juego infinito de correspondencias entre un macrocosmos y el microcosmos que entrañaba. Por primera vez, podía yo soñar. Soñar en un Pabellón de Oro mucho más pequeño que aquella miniatura, y que, en su pequeñez, alcanzaba la perfección; en un Pabellón de Oro, también infinitamente más grande que el verdadero, hasta el punto de llegar a contener al mundo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry21 octubre 2019
He aquí el mundo de los hombres -me decía yo-. La guerra ha terminado y, en torno a estas luces, las gentes se abandonan a la perversidad de siempre. Parejas sin nombre, bajo estas lámparas, están devorándose con los ojos y respirando el olor del ACTO-SEMEJANTE-A-LA-MUERTE al cual se ven espoleados. La idea de que todas estas luces, sin excepción están consagradas al vicio es un bálsamo para mi corazón. ¡Ah, que la perversidad que late en mí prolifere, que se multiplique hasta el infinito! ¡Qué teja mil hilos en dirección a estos millares de luces que parpadean frente a mí! ¡Que las tinieblas donde está preso mi corazón igualen en profundidad las de la noche, esta noche donde están presas las luces sin nombre...!
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry19 octubre 2019
Cuando pensaba en todo esto, el Pabellón de Oro se me aparecía como un magnífico navío atravesando el océano de los tiempos. El libro decía: ; y eso me evocaba un barco, entre tanto que el estanque, al pie de la complicada construcción de esta nave de dos pisos, se me figuraba el mar. Del fondo de una noche inmensa nos llegaba el Pabellón de Oro, en una travesía cuyo fin no se podía prever. Durante el día, la extraña nave echaba el ancla con un aire de inocencia, sometiéndose a las miradas curiosas de la multitud pero, llegada la noche, extraía una fuerza nueva de las tinieblas a su alrededor, hinchaba su techumbre cual una vela y se hacía al mar abierto.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Yukio Mishima (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Yukio Mishima
Los siete puentes, cuento del escritor japonés Yukio Mishima.
otros libros clasificados: Literatura japonesaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Adivina el título del libro

Se trata del viaje de un héroe por salvar la Tierra Media

El señor de los anillos
Harry Potter
Juego de Tronos

10 preguntas
28 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}