InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8427218699
Editorial: RBA (17/10/2019)

Calificación promedio : 4.06/5 (sobre 60 calificaciones)
Resumen:
Alex Clarademont-Díaz, el hijo milenial de la presidenta de los Estados Unidos, es un tesoro para el marketing de la Casa Blanca: atractivo, carismático e inteligente. Lo que nadie sabe es que no soporta al príncipe Henry, el hijo de la reina de Inglaterra. Así que, cuando la prensa sensacionalista se hace con una fotografía que refleja un altercado entre Alex y Henry, las relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido se enfrían. Ambos países trazan un plan para ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (46) Ver más Añadir una crítica
Celeste_Cruz
 11 agosto 2020
Esta historia está narrada desde el punto de vista de Alex, el hijo medio mexicano medio estadounidense de la presidenta de los Estados Unidos. Tanto él como su hermana June y la mejor amiga de ambos, Nora, son conocidos como el trío de la Casa Blanca y marcan tendencia allá donde van. Alex es guapo, carismático y muy inteligente, lo que hace que todas suspiren por él y sea un soltero muy codiciado. También oculta un gran secreto y es que no soporta a Henry, el príncipe de Inglaterra. le parece un tipo altanero, orgulloso, distante y nada cercano. Unido a su personalidad fría, es extremadamente guapo, siempre va de punta en blanco y parece el chico perfecto con aficiones perfectas y una vida perfecta. Por todo ello, Alex no le soporta y le irrita coincidir en el mismo espacio con él. El epítome de su odio por esta figura llegará cuando los miembros de la Casa Blanca sean invitados a la boda del príncipe Philip, el hermano mayor de Henry, y su prometida Martha. Durante el baile, Henry y Alex tendrán un pequeño encontronazo que finalizará con la tarta de la boda, de 75.000 dólares, por los suelos y ambos chicos untados en nata y bizcocho. Esta noticia será recogida de inmediato por la prensa sensacionalista que comenzará a especular acerca de una posible relación tirante entre los dos solteros más cotizados y los dos órganos de gobierno más importantes.

Para evitar que esto vaya a mayores y que la Casa Real de Inglaterra termine convirtiéndose en un enemigo real y las relaciones entre ambas naciones vayan a peor o las disputas entre Henry y Alex pasen a ser un problema político, inician un programa donde Alex y Henry se verán obligados a pasar tiempo juntos, seguidos de cerca por la prensa, para demostrarle al mundo que esas rencillas que se comentan son falsas y que, en realidad, son grandes amigos.
Durante estas sesiones en las que se verán obligados a fingir una amistad que no comparten, comenzarán a conocerse mejor, a descubrir que los prejuicios que tenían respecto al otro estaban infundados y eran erróneos, y también se darán cuenta de que estar juntos no es tan horrible como podía parecer a priori. Poco a poco, su amistad dejará de estar coreografiada y comenzarán a hacerse amigos de verdad, hasta el punto en que iniciaran una amistad a distancia, comunicándose por teléfono cada uno desde su respectivo país y afianzando su relación.
Sin que se den cuenta, esa relación de colegueo cada vez se irá estrechando más y hará que empiecen a despertarse ciertos sentimientos mucho más profundos, ciertos sentimientos que uno no sabía que existían y que el otro nunca quiso confesar en voz alta, por lo que, de forma natural, su amistad se transformará en amor. Sin embargo, deberán llevarlo en secreto. ¿El príncipe de una monarquía tan tradicional coqueteando con el hijo de la presidenta de los Estados Unidos? No hay forma de que eso salga bien. Pero tendrán que intentarlo.
Esta novela ha producido muchos sentimientos en mí. Sabía de entrada que me iba a gustar mucho porque era mi kind of shit, como suele decirse. El cliché de enemies to lovers, si está bien llevado, es uno de mis favoritos y si a eso le juntamos una historia de amor imposible, pues estoy dentrísimo.
Este libro está narrado desde el punto de vista de Alex, por lo que no solo vamos conociéndole a él, lo que opina de Henry y cómo van desarrollándose sus sentimientos, sino que también conocemos de primera mano cómo funciona la Casa Blanca y las elecciones que se realizan en Estados Unidos. No sé hasta qué punto lo que la autora nos cuenta es real y verídico (porque, como comprenderéis, yo de política estadounidense pues ni pajolera idea), pero me ha parecido bastante interesante porque he sentido que "aprendía" algo que jamás hubiera aprendido por mi propia cuenta mientras leía. Eso sí, he de reconocer que estas partes han sido las más aburridas para mí, porque se me hacían un poco largas y pensadas. Pero como Alex está trabajando activamente en la campaña de su madre para que salga reelegida durante otros cuatro años y le apasiona la política (hasta tal punto que quiere dedicarse profesionalmente a ello), pues ha habido muchas escenas de Alex cotejando datos, realizando encuestas, charlando con senadores, planeando la campaña... Como he dicho, aunque me ha parecido interesante, es la parte que se me ha hecho más tediosa. Por otro lado, el personaje de Alex me ha encantado. Me parece un tipo divertido, con unos ideales maravillosos y muy claros, valiente, que está dispuesto a arriesgarse y trabajar duro por lo que quiere y con un corazón de oro. Lo mejor de este personaje son las reflexiones que hace acerca de la bisexualidad cuando se da cuenta de que le gusta Henry y empieza a recapacitar acerca de sus actos y de sus relaciones pasadas y se percata de que bueno, tan hetero no era.

La relación que tiene con June, su hermana, está basada en la confianza mutua y en el compañerismo y me ha gustado mucho, tanto ella como la propia relación de hermanos. June se vuelca con Alex, le apoya a muerte y siempre está ahí cuando él la necesita, ejerciendo al mismo tiempo de hermana mayor y de mejor amiga. Es una chica también muy fuerte, que persigue sus sueños y que no se deja avasallar por las circunstancias.
Pasando a Henry, se podría resumir en que es un cacho de pan. La fachada y la impresión que da a los medios no tiene nada que ver con cómo es Henry de verdad e iremos descubriendo su verdadera personalidad, su forma de ser y sus pensamientos a través de los ojos de Alex. Henry es un chico atrapado por las circunstancias, que se ve obligado a actuar teniendo en cuenta la posición en la que se encuentra, príncipe de una de las monarquías más poderosas del mundo, lo que le impide actuar con libertad y ser tal y como es. Gracias a Alex, podrá abrirse poco a poco y permitirse mostrarle a alguien su verdadero yo, no el que sale en las revistas. Esto le dará valor para confesarse a sí mismo y a Alex que es gay, que siempre lo ha sabido y que ha tenido que ocultarlo durante años porque lo que se salga fuera de la heteronorma no es aceptable para la realeza. La libertad que la compañía de Alex le proporciona y el amor que este le profesa le hará soñar que, tal vez, ellos dos juntos puedan cambiar las cosas y que, quizá, haya un resquicio que puedan utilizar para que su amor deje de estar prohibido.
La historia la he disfrutado muchísimo. Me ha hecho emocionarme, fangirlear, frustrarme, estar tensa, sufrir... Enseguida te encariñas con Alex y Henry, los adoptas como tus hijos y solo deseas abrazarles y protegerles de todo mal para que puedan amarse sin que nadie les haga daño. Confieso que al principio pensé que sería el típico libro en el que el tira y afloja entre ambos personajes se mantiene durante casi toda la historia hasta que ya, llegando al desenlace, se hacen pareja. Pero no, su noviazgo está desde la primera mitad y, de ahí en adelante, la historia se centra en sus respectivas carreras y familias y en cómo tienen que lidiar con su amor a escondidas, algo complicado teniendo en cuenta que son personajes públicos, perseguidos por la prensa y cuya relación, de ser descubierta, generaría mucha controversia. La verdad es que lo he pasado fatal por ellos, he sufrido cuando ellos sufrían y lo he celebrado cuando podían estar juntos y felices porque la manera que tiene la autora de narrar y de mostrar los sentimientos de los personajes hace que te metas por completo en la historia y que empatices.

Ha habido dos momentos especialmente en los que he empatizado muchísimo. Uno de ellos es, obviamente, en las reflexiones que hay acerca del colectivo LGTB y toda la opresión y el rechazo que sufren solo por serlo. No solo aparece la bisexualidad y la homosexualidad, sino que hay una mujer trans, una chica lesbiana y se hace mención a la pansexualidad (esta última sexualidad no la comparto, pero bueno, para que veáis que hay diversidad). El otro momento han sido los alegatos políticos que hace Alex respecto a las personas racializadas y a los más pobres. Es un chico concienciado con estos temas (recordemos que él es mitad mexicano) y parte de su programa o de los ideales que quiere conseguir se centra en los derechos de los inmigrantes, de los pobres y, tras explorar su sexualidad, del colectivo LGTB (que también apoyaba antes, pero ahora con más razón).
Como veis, aunque es una novela que pueda parecer puro romance y ya está, que no va más allá de una relación homoerótica salseante, en realidad Rojo, blanco y sangre azul va más allá de eso y, desde la perspectiva política, toca temas importantes que deben ser tratados incluso dentro de la literatura juvenil. Este es un claro ejemplo de que el hecho de que un libro vaya destinado a un público joven no invalida que se puedan tratar temas mucho más serios que hagan reflexionar al lector.
Rojo, blanco y sangre azul es una novela magnífica. Nos da un enemies to lovers perfectamente construido, una relación preciosa, tórrida y morbosa entre el príncipe de Inglaterra y el hijo de la presidenta de Estados Unidos y, además, toca temas muy importantes y que deben ser tratados con más asiduidad. Es un libro que se lee en un suspiro, que disfrutas (y sufres) con cada página y que te dejará el corazón calentito cuando lo termines.

Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
S_In_Wonderland
 05 febrero 2020
Fue tener este libro al fin en mis manos y empezar a leerlo sin dudarlo. Y es que este es uno de esos libros de los que se lleva mucho tiempo hablando, primero gracias a los blogueros extranjeros y ahora porque, por fin, se ha publicado aquí.
Pero si a toda esa expetación, le sumamos una historia de amor entre el hijo de la primera presidenta mujer de los Estados Unidos y un príncipe británico, ya tiene todos los ingredientes para colarse en mi lista de lecturas obligatorias.
Alex es el hijo de la nueva presidenta de Estados Unidos. Tanto él como su hermana y su mejor amiga, son el foco de todos los periodistas, ya que son jóvenes, guapos, influentes e inteligentes.
Henry, por el otro lado es el hijo de la reina de Inglaterra, segundo en la línea de sucesión y todas las miradas también están puestas en él, por lo que tiene que guardar siempre las apariencias.
Por las relaciones entre los dos países, tanto Henry como Alex deben coincidir en más de una ocasión, pero lo que nadie sabe es que no se soportan.
Cuando en una fiesta ocurre un altercado entre ellos, los gabinetes de publicidad acuerdan vender ante las cámaras en una falsa amistad entre los dos.
Pero lo que no esperaban es que al final entre ellos nacieran unos sentimientos más profundos.
No puedo evitarlo, en cuanto en la trama, ya sea en libros, películas o series, hay reyes, reinas, princesas, herederos y mucho salseo tengo que leerlo. Siento debilidad por este tipo de historias, es uno de mis placeres culpables.
Y aquí tenemos todo eso, pero con el añadido de que estamos hablando de dos chicos, de mundos muy influyentes e importantes, con lo que los problemas para sacar adelante su relación son todavía mayores.
Debido el papel que cada uno tiene, tanto Henry como Alex deben mantener las apariencias, no llamar demasiado la atención y hacer lo que se espera de ellos.
Las elecciones de EEUU se acercan y la madre de Alex se enfrenta a su segunda reelección. Siendo la primera mujer que logra ser presidenta del país, está sometida a mucha presión y es juzgada más duramente que sus predecesores, por eso, cualquier paso en falso puede poner en peligro las elecciones.
En el caso de Henry, la familia real británica está más preocupada por no generar ningún tipo de escándalo y ser perfectos de cara a la galeria, que de su propia felicidad.
Siendo una institución tan antigua, sus valores y principios son todavía muy anticuados y poco adaptados a los tiempos que corren.
Los dos se conocen desde hace años, pero siempre han sentido una animadversión el uno por el otro, hasta que se ven obligados a fingir que son amigos (ya sabéis, por mantener las apariencias y no estropear las relaciones entre los dos países)
La relación entre los dos es de las más bonitas que se han escrito últimamente. Todo surge de manera muy natural, no resulta forzada y va evolucionando poco a poco, conociéndose primero y descubriendo que se habían prejuzgado erronéamente, surgiendo una amistad que irá a más.
Pero es que encima, Alex tendrá que lidiar con unos sentimientos que no había sentido nunca por nadie, lo que lo descolocará y tendrá la cabeza como un lío al principio.
Y cuando ya parece que los dos saben lo que quieren, deben mantenerlo en secreto porque es impensable que un miembro de la realeza diga que es gay.
Así que son un montón de obstáculos y problemas que tendrán que sortear para que su romance tenga un final feliz.
Los dos nos darán momentos divertidos, tiernos, románticos, escenas más intensas y picantes, haciendo que sea imposible no emocionarse con ellos.
Pero su romance no será lo único que hay en este libro, la política tiene un peso muy importante y hay muchos detalles sobre la campaña electoral de la madre de Alex. Esto puede resultar algo pesado y aburrido a los que no les interesen estos temas, pero a mí me ha parecido bastante interesante descubrir todos los tejemanejes que hay detrás de los mitines y de las estrategias de los partidos.
Aunque es cierto que hacia el final se alarga un poco el tema y es cuando se me empezó a hacer algo más cuesta arriba.
Y aparte de los dos protagonistas, hay varios personajes secundarios que son también el alma del libro y que acaban teniendo un papel muy importante.
A Alex, se le suma su hermana Jude y su mejor amiga Nora, formando un trío de lo más maravilloso, apoyándose de manera incondicional.
Henry, en cambio, estará muy unido a su hermana y a su guardaespaldas, los únicos que conocen realmente su orientación sexual.
Todos ellos aportarán otros problemas y dramas que se irán desgranando a lo largo del libro.
Eso sí, si tuviese que poner un pero sería que me he quedado con ganas de conocer más en profundidad a Henry.
El libro está narrado en tercera persona, pero gran parte de la narración está centrada en Alex, así que he echado un poco de menos saber más de los sentimientos, del día a día y el papel dentro de la realeza británica que tiene Henry.
Rojo, blanco y sangre azul es una historia de amor de las que hacía falta. Dos chicos de mundos diferentes, pero a la vez muy iguales, que acaban enamorándose y luchando por un mundo mejor en el que puedan vivir libremente su amor.
Comedia, amor, política y temas como la homofobia, las drogas o el racismo se dan la mano en este new adult, resultando ser de los mejores del género.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
LEMB
 23 mayo 2020
No me digáis que mezclar en la misma historia la Casa Blanca, la monarquía inglesa y las redes sociales, junto con actualidad, enemistad, prensa rosa, juventud, poder y amor, no parece sumamente divertido; eso sí, todo con un cariz desenfadado, aunque no cómico, rápido, pero no precipitado, y, por qué no, romántico. Eso es lo que atrae de esta novela, bien reflejado en su cubierta. al final, la autora nos explica de dónde nace la idea de esta historia y por qué se animó a escribirla creando esa realidad posible pero no real, y transformándola con algo más de color, donde los personajes que gobiernan el mundo son, en parte, lo que no son los de ahora. Creo que me gusta la manera que tiene Casey McQuiston de ver cómo debería ser el mundo, en algunos aspectos.
Me ha parecido un texto divertido y ameno, en el que tenemos a los dos personajes principales rodeados de un gran equipo de secundarios. Una de las partes más interesantes es cómo te va mostrando poco a poco detalles de todos ellos, incluso físicos, dejándolos caer de una manera natural, y tú te encuentras descubriendo algo nuevo del personaje que hasta entonces no te parecía relevante. Maravilloso por ser lo que son y lo mucho que representan, sin ser perfectos, lógicamente.
El eje central de la historia son esos dos protagonistas y su relación: Henry y Alex, Alex y Henry, y todo lo que representan. Yo la calificaría como una historia de amor en la que los dos son jóvenes y muy diferentes. Creo que la parte que nos traslada a ellos, a cómo son, cómo se sienten y se relacionan, y la imagen que transmiten, es la que, como lectora de romántica, me gusta más, aparte de esa manera que tienen de estar juntos, de descubrirse y de empezar a quererse.
A pesar de que los protagonistas son ellos dos, para mí Alex, el hijo de la presidenta de Estados Unidos, es al que vamos a ver crecer y en el que se centrará la trama paralela a esa relación entre ellos. Él es quien busca algo, su sitio en la vida; quien busca dejar huella, como dice en algún momento; él es que se mostrará más.
Creo que, siendo una comedia, sorprende el giro político que lleva en algunos momentos, lo que le añade solidez, madurez e interés a la lectura, pero sin perder el color de la historia. Es posible que, influida por el color de la portada, haya visto todo de rosa, con la alegría, normalidad y romance que le aporta, sin olvidarme del blanco, que asociamos con limpieza, pureza o bondad, y la misma Casa Blanca, y el azul, no tanto por la «sangre» de Henry, sino más por ese significado que se suele asociar con él: es el color de la confianza y la simpatía. 
Aunque es algo circunstancial, es verdad que parte de la novela ocurre en el futuro, pero en un futuro inmediato; eso llama mucho la atención. No podemos determinar esta novela como futurista porque no es un futuro incierto, donde la realidad cambie, pero sí estamos hablando de agosto de 2020, más o menos, un mes en el que todavía no estamos. Esto le aporta cierta esperanza, a la vez que nos distancia de los hechos, perspectiva que probablemente buscase la autora para crear ese mundo, con Alex y Henry, y los demás.
Realmente, ha sido muy bonito ver cómo se enamoran, cómo crecen y cómo confluyen. Y, poco a poco, el libro se convierte en puro sentimiento. Se lee todo un poco con el miedo de dos personas que están condenadas a no estar juntas y con el dolor o la incertidumbre que guardan, pero con la esperanza que a la vez tienen. En parte es como un cuento con ese aura de felicidad imposible, con dos personajes que van creciendo a medida que avanza la historia y con la angustia que vives junto a ellos. Es una gran lectura, simpática, romántica y, para mí, esperanzadora.
Yo he leído el libro como con dos partes diferenciadas, más por el contenido que por la estructura. La primera contempla cómo se fragua esa relación entre ellos, siendo la parte más simpática, en la que sonreiremos mientras nos acercamos a su relación y aprendemos a vivir en sus propias realidades; la segunda es donde desembocan ellos ante algo que cambia un poco el rumbo. Si en la primera hay mucho sentimiento y muchas palabras compartidas (se habla mucho de literatura), en la segunda, la que reconozco que me ha costado un poco más porque yo ya había disfrutado bastante con ese amor de ellos y cómo llegan a confluir en un mismo punto, tengo la impresión de que la autora se implica más a nivel personal. 
En resumen, una maravillosa historia de amor entre dos chicos que primero se odian para, mientras se hacen amigos, enamorarse, y cómo el mundo parece que les acorrala, marcando su camino. Este libro puede que tenga diferentes lecturas, y eso no es muy habitual en este género. Yo me quedo con ellos y con los demás, me quedo con ese año 2020 y esa Casa Blanca, con la defensa de una madre por sus hijos, con la vida en familia, con las palabras compartidas y con la gente que realmente te comprende, y me quedo con los amigos incondicionales. 
Por cierto, aprovechad que está en Kindle Unlimited.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Esti
 23 marzo 2020
He necesitado un par de días para reflexionar sobre este libro y cómo enfocar la reseña, principalmente porque este libro me ha sorprendido mucho. No ha sido lo que me esperaba, creo que por las descripciones yo tenía en mente algo como La ecuación del amor / The Kiss Quotient en términos de carga sexual e hilo conductor de la trama, pero no ha sido así en absoulto. A pesar de ello, me ha gustado y LO HE DISFRUTADO MUCHO.
Para empezar, a pesar de estar descrito como un enemies to lovers (de enemigos a amantes), son enemigos aproximadamente durante las primeras 50 páginas, así que este aspecto no tiene tanto peso como yo creía al principio. Creía que las cosas se desarrollarían de manera más lenta. No digo que la manera en que se desarrollan sea mala, solo que no cuadra con las expectativas que yo tenía.
Luego está que, siendo una novela adulta (o new adult), es necesario especificar que hay escenas sexuales explícitas y a menudo. Me han parecido que están bien escritas y no tengo quejas respecto a ellas, salvo que están un poco mal distribuidas. Las escenas más explícitas tienen lugar en aproximadamente la mitad del libro, y en ocasiones hay dos escenas o más bastante seguidas. Sin embargo, a partir de cierto momento estas escenas prácticamente desaparecen y solo tenemos menciones cortas a que los protagonistas mantienen relaciones, pero en estas ocasiones no son en absoluto explícitas. Esta descompensación me ha molestado un poco, afecta al equilibrio de la novela.
Por supuesto, aparte de todo el sexo también tenemos una historia de amor, y me ha parecido preciosa. Ver cómo se van enamorando poco a poco, como al principio se resisten a mencionar ningún tipo de sentimiento pero a medida que pasa el tiempo no pueden seguir negándolo… Esta parte me ha parecido muy bien hecha y muy bien llevada. Se desarrolla a un ritmo creíble y va adquiriendo profundidad a través de compartir secretos, abrirse al otro y conocerse y aceptarse a uno mismo.
Lo que me ha dado muchísima rabia ha sido todo el sufrimiento que les causa el encorsetamiento y pensamiento retrogrado de instituciones como la Corona o el escrutinio personal al que se somete cualquier personaje público. Me han enfadado muchísimo las actitudes de varias personas y por desgracia sé que no son precisamente irreales, que mucha gente todavía piensa así. Es una verdadera pena.
El último aspecto que me parece relevante de este libro es la política. Yo ya sabía que tenía un peso importante y aun así, me he sorprendido de lo mucho que predomina en la narración. Lo dicho, que yo me esperaba La ecuación del amor pero en gay y son muy diferentes (la culpa es toda mía por eso de crearme expectativas, a ver cuándo aprendo). Voy a ser sincera: la política me interesa muy poquito, principalmente porque estoy harta de cómo se lleva en España. Además de mi falta de interés, el sistema político de Estados Unidos no funciona igual que el nuestro, por lo que en ocasiones me he perdido un poco y, como consecuencia de esto (y de todas las cosas turbias que rodean la política también en esta historia, no solo en la política real), estas partes se me han hecho más pesadas y menos interesantes. Lo cual es, repito, totalmente un problema mío, y no me cabe duda de que habrá quién sepa apreciar estas partes de la trama como se merecen. Lo que sí he podido apreciar es la preocupación genuina de Alex por hacer una política que verdaderamente beneficie a la gente, especialmente aquellos cuya situación es peor que la de la mayoría. Este chico tiene un corazón de oro.
En cuanto a algunos flecos sueltos que mencionar, me ha parecido que quedaban cosas inconclusas con respecto a los personajes secundarios, como el tema de Pez y June, o incluso de June y Nora, porque entre ellas he visto algunas cosas que no me cuadran o que podrían apuntar en cierta dirección, pero como no se hace hincapié ni se las trata como relevantes, no sé si es que solo las he visto yo.
LO RECOMIENDO MUCHO si vais con las expectativas adecuadas. Es una historia romántica bonita, adulta, bien escrita y que se lee bastante rápido y fácil (excepto algunas escenas con mucha carga política) y que a mi modo de ver hace un buen trabajo con la representación LGTBQ+ (gay, bisexual y cierta mención transexual).
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Mons
 26 junio 2020
4'5/5 ⭐
Acerca de la obra:
Rojo, blanco y sangre azul es una novela romántica, ficticia, escrita por autora americana Casey McQuiston y publicada tan sólo hace un año. Con esta novela, la autora da su debut al mundo literario y coloca a su obra en el auge de los lectores, llevándola al reconocimiento de "Goodreads Choice Awards Best Debut Novel" y "Goodreads Choice Award en la Categoría Mejor Romance"
Trama:
La obra nos cuenta la vida de Alex, el hijo de la presidente de los Estados Unidos, y Henry el príncipe apuesto de Inglaterra. Los dos personajes masculinos que, parecen odiarse desde que se conocen, después magnífican su odio en amor. A lo largo de la historia se verán envueltos entre complicaciones familiares y la reputación al medio público, de la que es imposible escapar.
Opinión :
Cuando descubrí la obra, no vi más allá que los clichés representantes de ella y, por supuesto, suponía que la obra sólo era eso, una simple historia de amor. Pero al leerla, deja claro ciertos mensajes que hacen de esta novela algo especial. En primer lugar quiero resaltar a los personajes, por un lado Henry que, vive a la sombra y espera de órdenes de las que no esta de acuerdo pero, aún así tiene que realizar por responsabilidad a la corona; esto genera que sea un personaje consumido, inseguro de tener voz en las decisiones, cuando es claro que por derecho tiene la libertad de expresarse. Y no lo hace hasta que Alex es la llama que se posa a su lado para, simplemente, estar ahí con él.
Por otra lado, Alex luce cómo un personaje fuerte, y sin duda, lo es, pero está oculto bajo muchas capas que tratan de ocultar su fragilidad y sus sentimientos, sentimientos que entreabre solo con Henry. Juntos son una mezcla de pasión, y la clave de fortaleza del otro.
Con esta última parte se resalta la libertad, la lucha y la inclusión de todos, porque aún cuando existen marchas, campañas y organizaciones para fomentar la cultura y educación donde se respeten los derechos de la comunidad LGBT+, la sociedad obstruye la justicia y la igualdad creando estereotipos y homofobia.
Lo malo:
Nada es perfecto y en este libro tampoco lo es. La historia de amor entre Alex y Henry surge y continúa con buenos argumentos y acciones románticas y tiernas, pero el final, tan sólo desde mi opinión, no fue lo que esperaba. No es un final concluido del todo, pue si bien, se llega a inferir el futuro de los personajes, este no es explícito, dejando ciertas dudas, que sin duda, a mí como lectora no me gusta resolver y trata de adivinar.
Por ello la calificación 4.5/5 ⭐
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (35) Ver más Añadir cita
Celeste_CruzCeleste_Cruz11 agosto 2020
Como si esto hubiera sido una señal, Henry aparece galopando por el recodo, a lomos de un caballo de un blanco inmaculado.

Decididamente, no se le ve ni sudoroso ni asqueroso. En vez de eso, aparece bañado de forma espectacular por el resplandor del sol de tarde. Va vestido con una impecable americana negra y unos pantalones de montar metidos por dentro de unas botas de caña alta, y es la viva imagen del príncipe de los cuentos de hadas. Cuando se desabrocha el casco y se lo quita con una mano enguantada, deja ver un cabello despeinado de un modo muy atractivo que parece totalmente natural.

-Voy a vomitarte encima -le dice Alex cuando lo tiene lo bastante cerca como para que lo oiga.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Celeste_CruzCeleste_Cruz11 agosto 2020
-¿Sabes una cosa, tío listo? -dice Alex en voz alta en cuanto se establece la llamada-, escúchalo tú mismo, y luego me dices qué harías tú en mi lugar.

-¿Alex? -La voz de Henry suena aguda y sorprendida al otro lado de la línea-. ¿De verdad me has llamado a las tres de la madrugada para que escuche graznar a un pavo?

-Obviamente -contesta Alex. Lanza una mirada a Pan de Maíz y se encoge sobre sí mismo-. Dios, estos bichos, cuando te miran, dan la impresión de leerte el pensamiento. Pan de Maíz conoce todos mis pecados, Henry. Pan de Maíz sabe todo lo que he hecho y ha venido aquí para hacerme pagar por ello.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Celeste_CruzCeleste_Cruz11 agosto 2020
-¿Alguno de vosotros sabe lo que es un vizconde? -está diciendo June mientras se come un emparedado de pepino-. He conocido ya como cinco, y sigo sonriendo con educación como si supiera lo que significa ese título. Alex, tú que has estudiado relaciones internacionales comparativas entre los gobiernos, o como se llame eso, ¿qué es?


-Creo que es cuando un vampiro forma un ejército de esclavas sexuales enloquecidas y establece un gobierno propio -responde él.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Celeste_CruzCeleste_Cruz11 agosto 2020
La siguiente diapositiva se titula: "Explorar tu sexualidad es sano, pero ¿tiene que ser con un príncipe de Inglaterra?". Su madre pide disculpas por no haber tenido tiempo para buscar mejores títulos.
Comentar  Me gusta         00
MonsMons23 junio 2020
"Y tu has reparado mi vida, por corta que sea. Tú no me has dado luz, pues siempre he sido un cometa enloquecido, pero me has reparado. Giré a tu alrededor como un satélite durante un mes, pero pronto me iré, una oscura estrella en la órbita en la que brillarás tú". (McQuiston, 2019)
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: lgtbVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
74 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..