InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8418681241
320 páginas
Editorial: Salamandra (05/05/2022)

Calificación promedio : 3.84/5 (sobre 60 calificaciones)
Resumen:
Divertida, inmoral y sabrosa: así es la ópera prima de Pierre Lemaitre, una comedia negra inédita en español.

Mathilde Perrin, una viuda de sesenta y tres años, parece disfrutar de una apacible jubilación en su pequeña casa de Melun, a unos 40 kilómetros de París, donde vive sola con su dálmata, Ludo.

Sin embargo, tras esa imagen de mujer pulcra y elegante, agobiada por el sobrepeso, se esconde una despiadada asesina a sueldo al servici... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (29) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 20 September 2023
Conocí a Pierre Lemaitre con Irene y quedé maravillada con la forma de contar de este autor francés y con la capacidad de su protagonista, el inspector Camile Verhoeven, para asumir su diferencia; esto hizo que, página a página me fuera encariñando con él, por lo que me costó tanto asumir su desgracia que juré que no volvería a leer nada de la saga de ese policía. Y tengo los libros.

Al final, tras muchos meses, o años, me he decidido por La gran serpiente, la primera novela negra escrita por Lemaitre (ajena a la saga Verhoeven) y la última en ser publicada en España.

Pues sí, este parisino ya apuntaba maneras desde el principio. La gran serpiente es una novela dura pero se lee con facilidad; entre otras cosas, la maestría del autor a la hora de contar ya aparece en su primera novela. Además, el humor consigue que el ritmo vaya creciendo hasta llegar a un trepidante final, que estamos deseando para ver si cumple nuestras expectativas.

Con esta entrega no hay que llevarse a engaño. El autor afirma en el prólogo que se despedía del noir con la primera novela que escribió y, después de leerla, no me parece que La gran serpiente sea novela negra. Es verdad que comienza con un crimen, pero no se resuelve; de hecho, la asesina, a la que conocemos desde el principio, continúa matando una y otra vez por razones diversas, la más importante es que sufre de cierta locura, que no es transitoria y que tampoco debe de estar relacionada con la demencia senil. Es una protagonista diferente. Esta podría ser una característica en la novela de Lemaitre, sus personajes no se adaptan a la norma: «Mathilde tiene diecinueve años, es preciosa. Nada que ver con el tonel mofletudo en el que se ha convertido», «Tiene cincuenta y cuatro años. No busquemos matices para describirlo: es un retaco».

Puede que la parte negra de la gran serpiente es la que permite al lector canalizar y dar rienda suelta a su lado más oscuro. El lector no puede poner en marcha su cerebro para analizar las pistas y encontrar al asesino, simplemente se deja llevar por su locura; en este sentido estamos a merced del autor y de la protagonista, Mathilde Perrin, una sexagenaria, heroína de la resistencia francesa, que lleva treinta años trabajando con éxito para el Servicio de Inteligencia. Ella debe limitarse a estar informada del objetivo que debe liquidar, pedir un arma en Suministros, llevar a cabo la misión y deshacerse del arma tirándola por alguno de los puentes del río. Sin embargo, no ha resultado ser tan disciplinada y, con la edad, además de incumplir alguna que otra norma, olvida detalles fundamentales para llevar a cabo la misión con éxito.

La viuda Perrin, madre de una hija a la que ve poco por considerarla imbécil, pasó de matar nazis a liquidar lo que sea, «su hija no es que se diga una lumbrera, o no se habría casado con semejante gilipollas. Y encima norteamericano. Pero sobre todo, gilipollas. Norteamericano, vaya». Estar a su lado es un peligro y sin embargo, nadie sospecha de una anciana entrada en carnes que respira con dificultad y va arreglada desde que se levanta hasta que se acuesta, porque tampoco ella tiene el don de la cordialidad, no se relaciona apenas excepto con Ludo, un dálmata tranquilo y obediente, o Coockie, un cachorro de cocker, con el que piensa pasar sus días de jubilación. Parece que hubo otros perros en su vida, pero nunca más de uno a la vez. «Es un dálmata de un año con una mirada estúpida pero cariñoso […] es un perro sociable, de los que se encariñan con su ama y ya no cambian de opinión, ni siquiera los días malos».

Hay otro personaje clave para la protagonista: Henri Latournelle, el comandante por el que Mathilde siente cariño, o admiración; el caso es que se llevan bien. Henri es quien la avisa de los trabajos que debe llevar a cabo y, por miedo a estropear su relación, ninguno da un paso para intimar. En realidad ambos se conocen, saben que son asesinos y saben que no pueden confiar en el otro.

La gran serpiente no es tampoco una novela policíaca; aquí no hay enigmas que resolver excepto para la policía, que no atina en el porqué de los crímenes mientras estos se le acumulan con los de las bandas del barrio, que no hacen sino alejarla de la verdadera asesina.

En realidad, la novela es la historia de Mathilde Perrin. Esa sí que es negra, oscura; es una historia espeluznante de una asesina sin piedad, resolutiva, sin ningún tipo de empatía con nadie hasta que su cabeza empieza a jugarle malas pasadas y tiene graves despistes que traerán unas consecuencias demoledoras.

La novela se lee con facilidad. Llama la atención la descripción acertada de los personajes aun sin decir mucho de ellos. La economía de lenguaje, no cabe duda, consigue que el argumento se nos presente atractivo en todo momento, «La señora Quentin parece una viuda de toda la vida más que una viuda reciente»

La trama está escrita en presente, algo que le aporta actualidad. Da igual que las analepsis de Mathilde, en sus recuerdos, la lleven al pasado lejano o inmediato; da igual que el narrador intente referirse a un futuro o al pasado, el lector lo lee en presente, todo se cuenta desde el momento en que están ocurriendo los hechos «En cuando vea a la chica, arrancará, se dirigirá hacia ella […] A partir de ese momento, las cosas van a ir muy deprisa…»; la narración se renueva en cada frase, todo nos lleva al ahora porque incluso, el narrador, que da la impresión de ser omnisciente, cambia de perspectiva según el personaje que actúa, de manera que para él es una intriga total todo lo que no se refiera a sus propios actos. Y los lectores así lo leemos, nos enteramos de ciertos hechos cuando es el turno de un personaje determinado; es como si un testigo distinto contase lo que ve en cada momento.

En La gran serpiente no vamos a encontrar esa línea difuminada entre buenos y malos que aporta a la novela negra cierta ambigüedad moral. Aquí está claro quiénes son los buenos, por eso respiramos cuando cierta justicia poética hace su aparición. Y aun sin haber podido poner a prueba nuestra capacidad deductiva, porque la que deduce en todo momento es Mathilde, unas veces con más acierto que otras, no cabe duda de que quedamos fascinados con el final. Un final que, intuimos, hará imposible que la policía pueda atar todos los cabos. Como en la realidad. «En este tipo de asuntos, más frecuentes de lo que se cree, a menudo hay que esperar mucho tiempo antes de descubrir, por casualidad, un indicio».

La novedad de la gran serpiente es que en esta novela, dura, de estilo incisivo, de humor irónico, cáustico, sarcástico, es Mathilde la absoluta protagonista, la mordaz, la inteligente, la desequilibrada, la criminal, la que investiga el misterio, la que persigue, la que envuelve sus conversaciones con un halo, inquietante para el lector, que los personajes no saben cómo asumir.

Esta novela ingeniosa, atípica, en la que no estamos seguros de qué va a ocurrir es, más que novela negra, una comedia negra. Una trama que apena más, porque ahonda sin piedad en la decadencia humana, en lo horroroso de una vida en la que, siempre pendientes de un hilo, vivimos ajenos al destino. Es una vida que no es ficticia, que pertenece a una realidad más surrealista de lo que pensamos los que dejamos el bienestar de nuestra existencia en manos de los encargados del orden, sin tener en cuenta que son humanos, como nosotros. «Por el momento, la pista más sólida es la de los hermanos Tan».

En fin, la prosa de Lemaitre ha conseguido que le dé otra oportunidad a Camile Verhoeven.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         72
Bookworm
 06 June 2022
Hace un par de años leí una entrevista en La Voz de Galicia a Pierre Lemaitre donde el autor decía que ya no escribiría más novela negra. ¡Qué chasco me llevé! y eso que también me gustan los libros del autor que no son novelas negras, aunque muchas veces no andan precisamente cortas de crímenes, así que cuando vi que se iba a publicar este libro lo compré en cuanto tuve oportunidad, pensando que muy sabiamente se había retractado.

Pues no. Ya en el prólogo del libro el autor se reafirma en lo que había dicho en la entrevista, pero también reconoce que se había ido sin despedirse del género y qué mejor que hacerlo con su primera novela negra, una historia escrita en 1985 que se quedó en un cajón hasta hoy. Tras un repaso "cosmético", como el autor nos cuenta, pero nunca estructural, "La gran serpiente" cayó en mis manos.

Lo primero que me gustaría decir es... ¿Pero por qué lo dejas mon chere Pierre? Con lo bien que se te da y con lo mucho que me has hecho disfrutar con todos los crímenes han salido de tu cabeza.

Está claro que ya apuntabas maneras con esta novela protagonizada por la inolvidable Mathilde Perrin, un personaje difícil de olvidar, porque decidme... ¿Cuántas novelas negras protagonizadas por asesinas sexagenarias habéis leído? Seguro que se cuentan con los dedos de una mano y sobran dedos. Pues como yo, pero además de por su edad, a Mathilde la recordaremos por otras muchas cosas... ¡madre mía!

La novela transcurre en 1985. Mathilde es una mujer viuda, que vive sola con Ludo, su perro dálmata que bien podría ser el de la portada, a las afueras de París, en una casita con jardín. Mathilde perteneció a la Resistencia y además tiene una medalla por ello. Durante el año hace dos ó tres trabajitos que básicamente consisten en eliminar a quien le ordenen y hasta el momento sus trabajos han sido impecables y, desgraciadamente para las víctimas, muy efectivos, peeero, la edad no perdona y aunque sigue siendo tremendamente efectiva, empieza a tener algunos descuidos y olvidos, se ha vuelto algo descuidada e imprevisible y muy pronto acabará sembrando de muertos la novela. ¿Quizá sea el momento de pensar en la jubilación de Mathilde? ¡Já!

No quiero entrar en muchos más detalles, pero de verdad que me lo he pasado fenomenal leyendo esta novela plagada de humor negro.

Cuando tras su segundo "trabajito" vi por dónde iban a ir los tiros no imaginaba cómo iba a terminar esta mujer (ella tampoco, ya os lo digo 😂😂).

Llega un momento en que Mathilde está totalmente desatada y es como una apisonadora. El error de todo el mundo ha sido subestimarla por ser una mujer mayor, pero a pesar de sus lapsus y olvidos, Mathilde tiene unos nervios de acero, es tremendamente inteligente e irascible y sabe anticiparse a casi todo, dando lugar a momentos delirantes. También es de gatillo fácil, todo hay que decirlo, el problema es que le gustan las armas de gran calibre, así que lo que se dice discreta, eso sí que no es. A sus víctimas casi hay que recogerlas en pedazos.

Otra cosa muy simpática de la novela es que al transcurrir en el año 1985 tiene un punto retro genial. No hay móviles, pero sí cabinas telefónicas, no hay GPS, pero sí mapitas de carreteras de los de toda la vida, y llega un momento en el que Mathilde se hace un lío descomunal, pero como es una mujer de recursos acaba saliendo airosa.

Evidentemente también hay una parte policial en esta historia, alguien tiene que buscar al sanguinario asesino de calibre 44 que no parece tener prisa por dejar de matar y para ello está el inspector René Vassiliev. El problema será encontrar un punto en común entre tantos y variados fiambres 😂😂

En fin, que me ha gustado muchísimo, una novela muy negra diferente, atípica, divertida y descarada que hará las delicias de los fans del autor y que también es fabulosa para conocer a Lemaitre dentro de este género si es que todavía no te has estrenado con él. de verdad, me ha parecido brillante.

¡IMPORTANTE!
Hay alguna escena con animales que a los más sensibles os puede llegar a molestar y doler

Enlace: https://bitacorademislectura..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         120
Pianobikes
 15 July 2022
“En ese momento vuelve a pensar en el papel que ha guardado en el bolsillo. Ya se deshará de él mañana. No, una cosa es tomarse ciertas libertades con las normas, y otra correr riesgos inútiles, ella no es así” ~ La gran serpiente de Pierre Lemaitre.

¡Cómo me gusta Lemaitre! ¿De verdad este hombre va a dejar de escribir novela negra? Creo que debería darle un par de vueltas a esa idea, pensarlo un poquito más, vaya, y de paso descartarla.

En esta que al parecer es su primera novela hasta ahora inédita en España, nos presenta a un PERSONAJE, así todo con mayúsculas. Matilde es una mujer de más de sesenta años que hasta ahora era asesina a sueldo. Casi nada! Porque a ver, ¿quién puede sospechar de una viejecita? Ahora se enfrenta a los problemas asociados a la vejez y la pérdida de memoria es uno, así que Matilde comienza a tener despistes y a romper rutinas hasta ahora básicas y primordiales para evitar levantar sospechas.

La trama se va enredando poco a poco y entre que la historia es una locura, que el personaje es una guasa y que Lemaitre es un autor que nunca sabes por dónde va a salir, el lector queda atrapado en un desaguisado en el que no sabe si reír o llorar. Además es que a Lemaitre no le tiembla el pulso a la hora de cargarse personajes, es menos compasivo que mi querido King.

En fin, que me lo he pasado pipa con esta historia que casi se lee de una sentada y que sin duda volveré a leer para pillar más matices. Lemaitre, por favor, si lees esto, no dejes a un lado la novela negra porque si algo falta en este género es originalidad.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
MisLecturas
 29 June 2022
Me hice incondicional de Pierre Lemaitre después de leer “Irene”, la primera entrega de la serie protagonizada por el comandante CamilleVerhoeven. Por eso comprenderéis que no me pudiera resistir a esta nueva publicación, una novela que el autor escribió en 1985 y nunca envió a ninguna editorial...hasta hoy. Fue su primer noir y será el último que publicará de este género, del que parece haberse cansando, tal y como nos comenta en el mismo prólogo. Y hablando del prólogo, tened cuidado porque el autor revela cierta información considerada como un spoiler de tamaño descomunal. Avisados estáis, luego no os lamentéis.
Mathilde Perrin parece cualquier cosa menos lo que realmente es. En apariencia es una mujer entrada en años y en carnes, viuda de un médico. No cumple para nada el perfil de un sicario, pero lo es, uno de los mejores, que mata fríamente con una Magnum 44. Es una profesional que ha llevado siempre a cabo trabajos limpios y sin problemas, hasta que en el último encargo cometió un error que desencadenará una serie de imprevistos...
Con esta original premisa se inicia una novela ambientada en 1985, escrita en un tono cuidadosamente sarcástico y con un final por completo imprevisible, con la que seguiremos las disparatadas andanzas de Mathilde, una protagonista excéntrica y original. Una pintoresca sexagenaria con algo de sobrepeso, a la que le gustan los perros, pero odia a los niños. Una mujer fuerte e independiente, aunque superada por la vejez, que fue heroína de la Resistencia y por ello recibió una condecoración, desde entonces lleva tres décadas matando. Es una asesina a sueldo sin escrúpulos, implacable y precisa, que conoce las calles de París como la palma de su mano y no hay puente desde el que no se haya deshecho de un arma.
Escueto es el friso de personajes secundarios que pululan por sus páginas, conmovedores y divertidos a la vez, entre los que destaca el inspector de la Policía Judicial, Rene Vassiliev. Un tipo competente, aunque raro e interesante. de gran altura, siempre camina encorvado y es tímido en grado sumo con el sexo opuesto.
Aunque no llega a estar a la altura de anteriores publicaciones de este autor de pluma cáustica, “La gran serpiente” cuenta con una narrativa incisiva, muy visual, en la que se introducen diálogos mordaces y de humor negro. de la mano de un narrador omnisciente que pondrá el foco de atención sobre todos los personajes, nos adentraremos en una novela de lectura divertida y refrescante, que engancha y con la que es imposible aburrirse. al más puro estilo Tarantino, tremendamente sangrienta, un pequeño placer para esta época estival.
Sintetizando: “La gran serpiente” es un thriller negro, de atmosfera burlesca, disparatado y subversivo, que marca el adiós de su autor en este género literario. Un libro corto, que se lee en un suspiro, lleno de cinismo y sabrosos diálogos con algunas escenas bastante sangrientas y otras que rayan en lo absurdo. Una historia muy loca, protagonizada por una abuela de aspecto inofensivo que no aparenta ser lo que realmente es, en la que se abordan temas como la vejez y la soledad que la acompaña. Un libro que recomiendo a los adictos al noir en general y los fieles del autor en particular.

Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
marulibros
 25 October 2022
Mathilde Perrin ha llevado una vida muy particular siendo una "sicaria" especializada, metódica, muy profesional y con una personalidad arrolladora, ahora ya mayor se ha quedado viuda y comparte su vida con un dálmata, sigue recibiendo encargos pero la edad le está pasando factura y se ha vuelto un tanto olvidadiza, descuidada y despreocupada cosa que tiene a sus superiores en jaque ante las imprudencias que va cometiendo

Novela de lo más original que mantiene al lector en tensión ante los actos en los que incurre esta mujer, una historia policial llena de intriga y acción donde la picaresca y el humor se combinan de una forma muy especial, aún así las escenas truculentas características de Lemaitre no dejan de sucederse
Si habéis leído a Lemaitre aquí veréis un registro diferente pero manteniendo su esencia
Comentar  Me gusta         101
Citas y frases (5) Añadir cita
YolibYolib26 September 2022
Porque esa gran serpiente se comporta de un modo curioso, siente un odio muy peculiar por las culebrillas de la entrepierna, es ahí donde escupe su veneno, a propósito, es una serpiente enorme que no soporta a las pequeñas. No es de las que te pegan un tiro en mitad de la frente, ni mucho menos: esa serpiente te dispara dos balas en el centro de gravedad, y le da igual que seas hombre o mujer. Habría que recurrir a un psiquiatra.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
your_nose_in_a_bookyour_nose_in_a_book22 December 2022
La policía no se lleva tan bien con el azar como la propia vida.
Comentar  Me gusta         140
Mamen212Mamen21217 May 2022
No existe el crimen limpio, pero algunos huelen a odio más que otros.
Comentar  Me gusta         60
LectorasinmasLectorasinmas04 September 2022
Lo bueno de la ira es que te aleja de las tristezas cotidianas, es como un paréntesis de vida en el océano de los problemas.
Comentar  Me gusta         10
DiarioSanitarioDiarioSanitario05 March 2024
En este oficio la tranquilidad es un billete para el cementerio
Comentar  Me gusta         10
Videos de Pierre Lemaitre (17) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Pierre Lemaitre
La puerta de Manel Loureiro Vestido de novia de Pierre Lemaitre Los asesinatos de Manhattan de Preston & Child El libro negro de las horas de Elena Sáenz de Urturi 22 11 63 de Stephen King
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
52 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
.._..