InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Mariola Cortés-Cros; (Traductor)
ISBN : 8420440248
Editorial: Alfaguara (04/06/2020)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 82 calificaciones)
Resumen:
Vuelve Roald Dahl, el mejor escritor de historias infantiles de todos los tiempos... ¡Y ahora en cómic!

¡Cuidado! Las brujas existen y se han disfrazado para pasar desapercibidas. ¡Parecen mujeres normales! Pero de normales no tienen nada. Estas brujas son malvadas y odian a los niños. Los odian tanto que deciden acabar con todos los niños del mundo convirtiéndolos en ratones.

Solo un niño y su extravagante abuela tratarán de evitarlo..... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (35) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 25 marzo 2021

¿Quién no conoce Las brujas de Roald Dahl aunque solo sea de oídas? Yo conocí a Dahl ya con cierta edad, así que tantos sus relatos adultos comos sus novelas infantiles (infantiles... ¡quiá!) los he leído ya con la perspectiva que dan los años, y adoro a este autor. de su vertiente adulta os traje hace un tiempo dos relatos (La cata y El librero), y sus libros infantiles he comenzado a releerlos poco a poco. A finales del año pasado me puse con Charlie y la fábrica de chocolate (maravilloso, aunque no os hablé de él por aquí) y ahora os traigo Las brujas, del que sí os hablo porque forma parte del reto brujil de las Hermanas Fatídicas que comparto con Mónica (Serendipia).

Esta historia nos la cuenta un adulto que recuerda cómo fueron sus dos encuentros con brujas antes de los ocho años. Y te lo dice muy claro desde el principio: del primero salió indemne pero del segundo no. Porque en esta historia pasan cosas malas, como en la vida real, que Dahl no era de caramelos dulces. Cuando comienza la historia, este niño, huérfano, vive con su abuela en Noruega, pero se ve obligado por la última voluntad de sus padres en el testamento a trasladarse a Inglaterra y crecer allí. La abuela no está muy por la labor, porque sabe mucho de brujas y si las noruegas son malas, las inglesas son mucho peores, pero no le queda otra. Y allá que se van para Inglaterra, y por circunstancias acaban pasando el verano en el Hotel Magnífico de Bournemouth, y por más circunstancias resulta que justo allí se va a celebrar el Congreso Anual de las brujas con la presencia de la malísima, horripilantísima, malignísima Gran Bruja. ¿Qué es lo que más odian las brujas en el mundo? A los niños. Quieren exterminarlos, erradicarlos de la faz de la tierra, su hedor les resulta insoportable. ¿Qué pasa si un niño se cruza en el camino de centenares de brujas? Pues no os lo voy a contar, pero las cosas buenas y las malas van a la par :)

Las brujas es una novela infantil y/o juvenil que a ratos de infantil y/o juvenil no tiene nada. El libro comienza con un accidente de coche y unos padres muriendo, porque eso puede pasar. Y sigue con una abuela enfermando a riesgo de dejar solo al protagonista en el mundo, porque eso puede pasar. Y entre medias la propia abuela cuenta un montón de historias truculentas sobre niños desaparecidos a manos de brujas o que han escapado a duras penas de sus garras, porque bueno.... eso puede pasar, ¿no?
"Mientras ella estaba allí sentada, fumando su maloliente puro y charlando, yo no dejaba de mirarle la mano a la que le faltaba el pulgar. No podía remediarlo. Me fascinaba y no paraba de preguntarme qué cosas espantosas le habían sucedido aquella vez que se encontró a una bruja. Tenía que haber sido algo verdaderamente espeluznante y aterrador, porque, de lo contrario, me lo habría contado. Puede que le hubieran retorcido el pulgar hasta arrancárselo. O quizá le habían obligado a meter el dedo por el pitorro de una cafetera hirviendo hasta que se le coció. ¿O se lo arrancaron de la mano como se hace con una muela? No podía evitar intentar adivinarlo."
Encantador, ¿verdad? No sé yo cómo le hubiese ido a Dahl en nuestra sociedad de hoy en día, porque le hubiesen censurado la mitad de sus libros. Afortunadamente en su sociedad eso no ocurrió y por eso podemos disfrutar de historias tan fantásticas como esta. Acompañamos al protagonista en sus aventuras, nos mordemos las uñas pensando si conseguirá acabar con esas malvadas brujas que han encontrado la receta para matar a todos los niños del mundo, pero sobre todo Las brujas es un canto a la relación inquebrantable entre este niño y su abuela, y a aceptar y querer a las personas tal y como son, más allá de su apariencia y sus diferencias. Y aun mandando este mensaje tan bonito que todo niño debe aprender desde bien pequeño, Dahl se olvida de moñadas y sensiblerías y deja claro otro mensaje complementario: que sí, que así es como debería ser, pero que en este mundo hay de todo y también te podrás encontrar a gente que no te acepte y no te quiera tal y como eres aunque se suponga que debe hacerlo. Que no todo es color de rosa. Que ojalá sí, pero que no hay que bajar la guardia. Dahl forma parte de ese grupo de autores clásicos (o clásicos modernos) de literatura infantil que jamás subestimó a sus lectores ni los tomó por tontos, y para muestra un botón.
¿Cómo escribe Dahl? Dahl es un escritor que se hubiese llevado de maravilla con los hermanos Grimm de haber coincidido en la misma época, pero al mismo tiempo sus historias rezuman de ese punto tan personal suyo que derrocha encanto y fascinación. Creo que quienes le hayáis leído alguna vez coincidiréis conmigo en que hace de lo difícil algo fácil, y que conforme lo estás leyendo todo suena tan mágico, tan especial, tan oscuro y tan sencillo que no puedes dejar de pensar en lo difícil que es hacer eso y hacerlo bien. Los niños suenan a niños, los adultos a adultos y las brujas a brujas. Y ante tanta realidad en cuanto a la creación de personajes, no queda otra que dejarse llevar por la magia y la hechicería narrativa y cruzar los dedos para que todo salga bien, incluso cuando no sale bien. La relación entre la abuela y el protagonista es tierna, bonita y creíble, y ver a esa abuela que lo da todo por su nieto, y a ese nieto que no tiene miedo a ser independiente sin perder nunca de vista a su abuela, es maravilloso porque Dahl sabe contárselo al lector sin una pizca de azúcar.
¿Lo recomiendo? Por supuestísimo. Es que si no lo habéis leído ya, no sé qué hacéis con vuestra vida. A Dahl hay que leerlo siempre, llueva o haga sol, te guste o no te guste la piña en la pizza, seas o no de los que comen el chocolate con pan. Siempre.
Quería traeros reseña combo con la peli de la maldición de las brujas (1990) pero no va a poder ser, no me da la vida. Quiero hablaros también de Chocolat, de Joanne Harris, que es otra de las propuestas de este mes, pero es que llevo sin poder coger el libro casi dos semanas... lo mismo os lo traigo a principios de abril en lugar de marzo y me salto un poco las reglas del reto, pero las circunstancias mandan y tampoco nos vamos a poner estrictos, ¿no? Así el mes que viene tendréis tres libros de brujas en lugar de dos. El vaso medio lleno. La otra opción es no reseñarlo. Lo que mejor se presente.

Lo dejo aquí, aunque mi conciencia no me permite terminar la reseña sin daros las pistas para reconocer a una bruja, no vaya a ser que os pillen despistados y tengamos un disgusto.
Una bruja de verdad siempre lleva guantes, porque no tiene uñas, sino garras finas y curvas, como las de los gatos.
Una bruja de verdad siempre es calva como un huevo duro.
Una bruja de verdad, por tanto, siempre lleva peluca, por lo que el cuero cabelludo se le irrita y le pica terriblemente (la llamada erupción de la peluca).
Una bruja de verdad tiene los agujeros de la nariz más grandes que una persona normal, y el borde del agujero es rosado y ondulado (son para oleeerteeee meeejorrrrr... así que si eres niño, más vale que no te duches mucho: cuanto peor huelas, más difícil les resulta detectarte).
Una bruja de verdad tiene los ojos extraños y un puntito que cambia y da escalofríos.
Una bruja de verdad no tiene dedos en los pies, que son cuadrados.
Y para terminar, una bruja de verdad tiene la saliva azul.
Yo no digo nada, pero si conocéis a alguien así (y se ocultan muy, muy bien, ¡se disfrazan de tal manera que parecen mujeres normales!), ya podéis avisar a todos los niños de la vecindad para que vigilen sus espaldas, que las brujas no se andan con tonterías. Y si vosotros, adultos en apariencia, también tenéis espíritu infantil y la adultez os la trae al pairo, ¡cuidadín!, que lo mismo eso también lo huelen. Aquí no se libra ni el tato.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Homolectus
 04 octubre 2021
A esta novela infantil de Roald Dahl le tengo un gran cariño porque hizo parte de mi proceso de formación como lector. Recuerdo que estaba en tercer año de primaria y la profesora Ruth Castaño —a quien le tengo un aprecio muy especial— nos llevaba a la biblioteca del colegio una vez por semana para leernos el libro. Cerca del final del libro, la lectura se detuvo y nos dejó de tarea escribirle un final a la historia antes de leernos el final “verdadero”. Recuerdo muy bien que el final que escribí incluía el circo de ratones que el protagonista anhelaba, giras mundiales y demás. Obvio no le atiné en nada al final del libro, pero sí que fue divertido imaginar algo.
Me impresiona mucho lo claro que tengo dicho recuerdo y lo que bien que me acordaba de la historia, sobre todo porque no es un secreto de que hace tiempo dejé el tercer año de la primaria y he leído muchas cosas desde ese entonces. Sin duda este libro hace parte de mi alma lectora —si es que tal cosa existe y se puede definir— y hacía bastante tiempo quería volver a él.
Las brujas nos cuenta la historia de un niño —no se le da nombre en el libro y no sé de dónde sacan algunos que se llama Luke— que queda huérfano y que se queda a vivir con su abuela, una noruega y antigua cazadora de brujas que suele entretener a su nieto con historias sobre estos seres, los peligros que representan para los niños y las formas más comunes para identificarlas. Todo deja de ser una simple historia cuando, durante unas cortas vacaciones en un hotel de Inglaterra, nuestro protagonista se ve enfrentado nada más y nada menos que a la Gran Bruja y a todo el grupo de brujas inglesas, encuentro que cambiará toda su vida y la forma en que su abuela pasará los días que le restan.
Es una historia ligera en la cual no hay aparición de muchos personajes secundarios, y los que hay son de apariciones muy puntuales, casi esporádicas; esto permite que la historia se centre en nuestro personaje principal, su abuela y el plan que traman durante el fin de semana en el hotel para liberarse de las brujas de toda Inglaterra y que se recuerde muy bien la aparición de cada uno de los figurantes. Todo esto me parece genial de las historias de Dahl, porque con un puñado de personajes en el bolsillo y un par de variopintos que salen de vez en cuando en la narración, construye su historia, explora lo temas que quiere y deja que la mente de los lectores vuele sobre otros temas que se dejan entre líneas.
Dahl es conocido por tener una obra prolífica que abarca escritos tanto para los pequeños, como para los más grandes de la casa; siendo los primeros los más reconocidos por todo el público. En estos, el autor se aprovecha de los asuntos no explicados —algo muy común en las historias infantiles— para crear el ambiente macabro que tienen sus historias. El mejor ejemplo de esto en este libro es, justamente, todo lo referente a las brujas; de las cuales solo se dan ciertos datos físicos, nada más, ¿qué puede despertar más temor en un infante que no tener respuestas a sus preguntas?
Algo que llama la atención de Las brujas es el hecho de que, lejos de la costumbre de Dahl de solucionar todos los problemas que se plantea la historia para construir el final, acá el problema no queda resuelto y se va por otro lado para culminar su historia. Quizás por este hecho, el mismo Dahl se sentía tan conforme con la novela como lo señala su biógrafo Robert Carrick.
Historias como las que cuenta Dahl son una muestra perfecta de lo que las historias fantásticas tienen que enseñar a los niños: Discernir entre la realidad y la ficción, a ser capaces de reconocer la fantasía que hay en el medio y que nos ayuda a soportar la realidad.
Esta edición lanzada originalmente en el 2015, incluye un par de capítulos inéditos que abordan la vida de Bruno luego de haber sido convertido en ratón durante la demostración en el congreso de las brujas. Si bien son capítulos un poco apresurados, sin mucho contexto, que dejan un par de preguntas, son interesantes de leer y responden la pregunta que seguramente todos nos hicimos en algún momento sobre el paradero del pobre Bruno. Eso sí, prepárense, porque tiene un final de tono tristongo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Carampangue
 04 junio 2019
Gloria y loor a Roald Dahl, por supuesto.

Y claro, está bien que le ofrezcamos nuestra admiración. ¿Un escritor infantil que gana el Gran Premio del Humor Negro? Sí ¿Un narrador para niños escribiendo guiones para películas de James Bond? También. Pero, sobre todo, un escritor que se tomó a los niños en serio, y nos regaló historias complejas, divertidas aunque para nada tópicas, historias que no tienen moraleja, pero que nos enseñan a vivir. Historias con niños y adultos terribles, con monstruos verdaderamente peligrosos, con aventuras y finales felices... que no se parecen a los finales felices a que estamos acostumbrados.

Quizá lo más importante que podamos destacar de la novelística infantil de Roald Dahl sea la complejidad. Que se trate de relatos para niños ni implica que deban ser historias simplonas, lineales y predecibles. Podemos encontrar niños desagradables, adultos que ignoran a los otros, y algunos que parecen muy amables, pero no lo son.

Y en Las brujas, justamente, nos deberemos enfrentar a un terrible peligro que acecha a los niños del mundo: señoras amables, dulces y encantadoras en apariencia, pero que son capaces de convertir a un niño en pavo, y que sus propios padres lo cocinen y devoren. Debemos olvídarnos de escobas, verrugas y sombreros puntiagudos; si las brujas son peligrosísimas, es porque no las podemos distinguir de las mujeres normales.

Esto es lo que aprenderá un niño al compartir con su abuela noruega. Y Noruega es el país de las brujas, de modo que todos están acostumbrados a convivir con ellas. Sin embargo, esa abuela y su nieto deberán viajar a Gran Bretaña, y allí se van a encontrar, de sopetón, en medio de la Convención de Brujas de Inglaterra, que está presidida por la Gran Bruja Mundial, nada menos. Y nuestros protagonistas intentarán derrotar a su temible adversario, salvando la piel en el proceso.

Con estos elementos Roald Dahl nos cuenta una historia muy divertida, que avanza a ritmo rápido, y que está contada desde la perspectiva del nieto (de quien no sabemos el nombre). Nos entrega su visión de las brujas, de los adultos y, en general, de las personas: en Las brujas abundan las personas desagradables y antipáticas; por otra parte, hay que destacar a la abuela, un personaje expeditivo, directo, que sabe lo que quiere y lo que no. Es capaz de desobedecer las órdenes médicas, extorsionar a un gerente de hotel o recomendar, como medida juiciosa, que un niño se bañe una vez al mes. Y es, por lejos, la persona más empática y protectora que un niño puede conocer. No es una abuelita de cuento, no: es algo mucho mejor.

Las brujas es una novela que nos muestra un mundo creado por el autor en el que los peligros existen, en el que los monstruos viven entre nosotros, y en el que no todos los adultos tienen interés en ayudarte, ni todos los niños son encantadores y buenos. Existe el desprecio, el desinterés, existe el egoísmo, y es en ese mundo en el que un niño debe moverse, siendo capaz de protegerse, de dar y recibir amor de las personas que se preocupan por él.

Un mundo como el nuestro, pero más divertido.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Maytedusa
 25 junio 2020
Las brujas es  un libro infantil fantástico, tiene sus toques de terror. Se puede disfrutar siendo adulto porque a mi me ha gustado leerlo se me ha hecho muy ameno viendo esas imagenes llenas de color ,pero que creo que es mejor para que lo lean los niños ya que es interesante la historia que les va contando y al mismo tiempo les encantaráver los dibujos tan divertidosque aparecen dn el ,ademas viene perfectamente encuadernado,es de tapas duras y resistentes. Según la editorial se puede leer a partir de 10 años.
Hay varios personajes en el libro, pero el peso principal recae en el niño y su abuela en el bando de los buenos y en la Gran Bruja en el lado de los malos. Hay otros personajes secundarios que son bastante divertidos, por ejemplo Bruno, un niño glotón y sus padres, unos snobs de cuidado.
Lectura amena, divertida y entretenida, fácil de leer y de esas que te dejan una sonrisa en la cara cuando la terminas, apta para todos los públicos pero lo que os decía, de peques creo que se puede disfrutar más,porque tiene ese toque de fantasía que les gusta tanto,y a la vez un lenguaje sencillo y facil de entender,sus capítulos son mas bien cortos y buen equilibrio entre descripción y diálogo. En el comic podemos sentir por el niño que protagoniza la historia, todos sus sentimientos, emociones y sensaciones, un gran acierto porque nos podemos sentir identificados con él, por como es y como vive los problemas que le sucede,.A medida que iba leyendo el libro de Dahl me venían flashes del film y no descarto buscarlo y verlo de nuevo.,Es verdad que al ser un comic se hace la lectura mucho mas rápida, pero con las ilustraciones no da pie a que nos dejemos nada en el aire.Su argumento está bien porque comienza explicando que el pobre muchacho pierde a sus padres en un grave accidente de tráfico y el se salvó ,por esa razon la abuela se hace cargo de su nieto.La abuela es una señora muy dicharachera y peculiar cosa que vemos a lo largo de la historia ,el tremendo cariño y el apoyo mutuo que se dan el uno al otro.La abuela le cuenta historias y le comienza a describir las verdaderas brujas que nos rodean,porque no todas las personas que vemos son lo que creemos que son.Es una buena historia muy original hecha en comic para ganarse el interes de los mas pequeños y los mas grandes,y descubrir como se libraran de la buja de las brujas,que filtrará centenares de señoras por el mundo para eliminar lo que ellas mas odian.......¿Que será?.....
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
laslecturasdelorena
 05 abril 2021
Las brujas” ha sido siempre mi libro infantil favorito, aunque de pequeña me daba algo de miedo y me dejaba con cierta tristeza. Lo volví a leer hace unos meses y me pasó lo mismo, y es lo bonito de Roald Dahl: no subestimaba a los niños ni les contaba cuentos de hadas felices.
Este libro nos presenta la historia de un niño que se queda huérfano y se va a vivir con su abuela, quien le enseña que las brujas existen y le dice cómo reconocerlas. No entraré en detalles de la historia porque vale la pena descubrirlos por uno mismo. Creo que es un libro que lo tiene todo: es divertido, pero a la vez triste, tiene aventuras y nos enseña una gran lección.
Cuando descubrí que había salido una nueva edición con unos capítulos inéditos al final, quise leerla enseguida, ya que para quienes lo hayáis leído, puede que coincidáis conmigo en que el final deja con una sensación de algo inacabado. Recientemente he podido leer esos dos capítulos y solo puedo decir que ¡menuda decepción! Son dos capítulos con muchísimas incoherencias con el resto de la historia, que me han hecho preguntarme si forman parte de un primer esbozo desechado por el autor o si los escribió una persona que no ha leído el resto del libro.
En conclusión diré que me quedo con el final original de la historia e intentaré poco a poco olvidar que he leído estos capítulos inéditos...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
Sara_feericaSara_feerica05 diciembre 2017
No olvides que las brujas tienen magia en los dedos y un poder diabólico en la sangre. Pueden hacer que las piedras salten como ranas y que lenguas de fuego pasen sobre la superficie del agua. Estos poderes mágicos son terroríficos. Afortunadamente, hoy en día no hay un gran número de brujas en el mundo. Pero todavía hay suficientes como para asustarte.
Comentar  Me gusta         20
Sara_feericaSara_feerica24 diciembre 2017
Mi abuela era noruega. Los noruegos lo saben todo sobre las brujas, porque Noruega, con sus oscuros bosques y sus heladas montañas, es el país de donde vinieron las primeras brujas.
Comentar  Me gusta         20
andresalvareziglesiasandresalvareziglesias06 enero 2021
Hay veces en las que algo es tan espantoso que te fascina y no puedes apartar la vista de ello. Eso me pasó a mí en ese momento.
Comentar  Me gusta         20
Sara_feericaSara_feerica24 diciembre 2017
Hay veces en las que algo es tan espantoso que te fascina y no puedes apartar la vista de ello. Eso me pasó a mí en ese momento. Me quedé traspuesto, alelado. Estaba hipnotizado por el absoluto horror de las facciones de aquella mujer.
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica24 diciembre 2017
No quiero decir, naturalmente, ni por un segundo, que tu profesora sea realmente una bruja. Lo único que digo es que podría serlo. Es muy improbable. Pero -y aquí viene el gran "pero"- no es imposible.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Roald Dahl (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Roald Dahl
Con más de 12 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, las historias de Roald Dahl, sin duda son conocidas y amadas por chicos y grandes. En esta breve entrevista Anne Hathaway, Stanley Tucci y el director Robert Zemeckis nos cuentan qué les fascina a ellos de este libro y del escritor que les ayudó a crear #LasBujasPelícula, una historia en la que las brujas de todo el mundo se reúnen en su congreso anual para planear cómo acabar con los niños con la ayuda de su pócima y de cómo unos niños comunes y corrientes les hacen frente. Descubre el libro que inspiró la cinta, justo aquí: https://bit.ly/30qXSY6
+ Leer más
otros libros clasificados: fantasíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
75 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
.. ..