InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Íñigo Jáuregui Eguía (Traductor)Iban Barrenetxea Bahamonde (Ilustrator)
ISBN : 8416112436
88 páginas
Editorial: Nórdica Libros (17/11/2014)

Calificación promedio : 4.16/5 (sobre 48 calificaciones)
Resumen:
La cata es un cuento de Roald Dahl que se publicó por primera vez en la edición de
marzo 1945, de Ladies Home Journal. También fue publicado en 1951 en The New Yorker.
Seis personas se sientan a la mesa en la casa de Mike Schofield, un corredor de bolsa
londinense: Mike, su esposa e hija, un narrador sin nombre y su esposa, y un conocedor de
vinos, Richard Pratt. Pratt suele hacer pequeñas apuestas con Schofield con el fin de adivinar
>Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (22) Ver más Añadir una crítica
JoseLuisOjar
 01 June 2022
Roald Dahl es un escritor que me ha cautivado con sus grandes libros para niños como son Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate y, mi favorito, Las brujas, pero con este relato me ha conquistado, es su primer obra para adultos que leo y no me ha decepcionado para nada.

El relato está ambientado en Londres y toda la historia transcurre durante una cena donde se dan cita seis personas: Mike Schofield, el anfitrión, su esposa y su hija; el narrador, el cual nunca conoceremos su identidad, y su esposa y un reconocido gastrónomo de nombre Richard Pratt.  Ésta cena estará impregnada de egos, engaños, apuestas, envidias y mucha picardía.

El autor tiene una capacidad impresionante de crear una historia en cuarenta páginas que juega con la mente y sentimientos del lector, y con las ilustraciones tenemos un relato digno de disfrutar.

Les recomiendo ampliamente este libro, lo leerán en media hora, pero lo disfrutarán de inicio a fin.
Comentar  Me gusta         2918
Fabiaili
 29 June 2022
Primer relato que leo de este autor, solo lo conocía a través de las adaptaciones de sus libros al cine. Es un cuento corto que se lee muy rápido, y me ha gustado muchísimo.

Ingenioso, gracioso, logró en pocas páginas hacerme reír, intrigarme, y proveer también de una buena dosis de suspenso y hasta tensión nerviosa.

Toda la secuencia transcurre en una noche, específicamente durante una cena que brinda el dueño de casa Mike Schofield a varios invitados entre los que se encuentra Richard Pratt un famoso astrónomo muy conocedor de vinos.
La noche irá revelando una competencia de egos entre ambos hombres que se sale de control.

La edición ilustrada es bellísima no solo por las ilustraciones sino por como complementan la historia.
Comentar  Me gusta         2510
Liones
 09 May 2023
Lo que en principio tendría que haber sido una agradable y amena cena en casa de los Schofield, acaba convirtiéndose en una angustiosa y tensa experiencia merced a la costumbre establecida de realizar una apuesta (para identificar el origen exacto del vino) entre el anfitrión y uno de los invitados.

En la mesa seis personas : el señor Schofield con su mujer y su hija, la persona que hace las veces de narrador y su mujer(no se mencionan sus nombres en el relato) y Richard Pratt, un consumado gastrónomo con reconocida habilidad para identificar vinos y otorgarles cualidades como si se tratara de seres vivos.

Tenían la costumbre establecida de realizar una pequeña apuesta en función de identificar correctamente el vino que se tuviera a bien disfrutar en la velada pero lo que ocurrió aquella noche se les fue de las manos, para muestra de lo que la codicia puede ocasionar cuando nos dejamos llevar por una ambición desmedida sin reparar en las consecuencias.

Muy destacable este pequeño relato de Roald Dahl, autor de numerosas obras tanto de género infantil como para adultos, con un guión muy bien planteado, desarrollado y resuelto contando además con la fantástica aportación de las ilustraciones de Iban Barrenetxea.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         1916
Inquilinas_Netherfield
 28 November 2017
Hará cosa de tres meses reseñé otro relato de Dahl, también publicado por Nórdica: El librero. Lo disfruté mucho... pero La cata es otra cosa. Lo he disfrutado muchísimo más. Si el primero narraba una historia en cierto modo mezquina y mordaz, con humor negro tirando a tizón, este te deja con una sonrisa en la boca cuando terminas de leerlo. Sí, derrocha humor negro en las últimas páginas después de una narración bastante contenida en ese aspecto, pero es un humor muy distinto al de El librero... es de esos que te dejan con un "¡Toma ya!" mental cuando lo lees mientras sonríes de satisfacción ante un relato magníficamente planificado, dosificado y narrado.

Qué difícil es reseñar historias de tan pocas páginas. Podría decir muchas cosas, pero tendría que hacer referencia a escenas, detalles y pinceladas que no debo mencionar, así que me veo un poco atada de pies y manos. A ver cómo me apaño.

La sinopsis explica muy claramente el planteamiento. Seis personas suelen reunirse para cenar, y en esas cenas, el anfitrión, que pertenece a esa clase social que emergió gracias a la Bolsa y que convirtió en nuevos ricos a gente más bien humilde, suele retar a uno de sus invitados, Richard Pratt, a adivinar el vino que está bebiendo. Pratt siempre acierta, pero esta precisa noche, el anfitrión está completamente seguro de ganar la apuesta... completamente seguro de que es totalmente imposible que acierte el nombre del segundo vino que se sirve durante la cena. Está tan, tan seguro, que cuando Pratt eleva sus apuestas habituales a una mucho más comprometida y seria en la que hay mucho en juego, el anfitrión, a pesar de la oposición de su familia, decide aceptarla.

Y es en esta particular batalla de egos entre el gastrónomo y el anfitrión donde tiene lugar la mayor parte del relato. Por un lado vemos a Pratt detallando su dictamen sobre la procedencia del vino como si de una muñeca rusa se tratase (afinando cada vez más conforme intenta acercarse a su punto de origen), y por otro tenemos al anfitrión, cuyo rostro va mudando de la prepotente satisfacción del que se cree invencible a la preocupación, mostrándose a lo largo de ese camino de un modo egoísta y desconsiderado con su familia. Y así nos acercamos a un final que sorprende, que te hace sentir las sensaciones que comento en el primer párrafo, y que a mí, sencillamente, me pareció genial. Lo estoy recordando ahora mientras escribo y estoy sonriendo otra vez.

En cuanto a la edición, las ilustraciones de Iban Barrenetxea son magníficas. Todas a doble página para mostrar la mesa completa durante la cena (con excepción de la que muestra la fachada de la casa, que aparece antes de la lectura y al final), son tan expresivas y muestran tan perfectamente lo que está ocurriendo en los rostros de los protagonistas, que no me atrevo a poner imágenes más allá de cierto punto (aunque quien vea el tráiler de arriba se las va a tragar igualmente). La disposición de la mesa es perfecta: de cara solo vemos a los cuatro protagonistas reales de la historia además de una criada. Siempre de espaldas aparecen el narrador, que salvo ejercer de esta función no participa de la trama, y su esposa, que participa menos todavía (nada). Iban los deja fuera visualmente al dar la espalda al lector y no otorgarles protagonismo alguno. El peso del relato recae sobre la familia Schofield y Richard Pratt, y es lo que vemos en todo momento en las ilustraciones. Muy numerosas, surgen cada vez que ocurre algo en la mesa que marca un punto de inflexión, y realmente son el acompañamiento perfecto a la historia. Ver cómo van evolucionando, cambiando y alterándose los gestos de esas cuatro personas conforme avanza la narración, es una gozada. Especial atención merece siempre el gastrónomo: triplica el volumen del resto de comensales, y resulta evidente que el ilustrador quiere que te fijes en él constantemente, porque cada vez que aparece una ilustración, los ojos se van siempre a su gigantesca cabeza y somos testigos de cómo su rostro sibilino va cambiando conforme va avanzando la cata.

En definitiva, un relato genial... de verdad, genial. Pero comento lo que comenté ya con El librero. Son poquísimas páginas y el precio es el que es. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de comprarlo. Yo hace tiempo que llegué a la conclusión de que colecciono los libros de Nórdica, lo reconozco tal cual. No lo hago quizás conscientemente, pero su numerosa presencia en mis estanterías no deja tampoco lugar a muchas dudas. En estos casos no me ha importado pagar el precio porque las ediciones y la calidad de las historias son una maravilla (y me imagino que si las tiradas no son muy altas, el precio tiene que subir. Es lo que hay), pero entiendo que puedan resultarle caros a mucha gente. Pero son tan bonitos, tanto por fuera como por dentro, y su contenido, que al fin y al cabo es lo que realmente importa, tienen tanta calidad, que son regalos perfectos... que sean para uno mismo o para otra persona, ya queda a elección del comprador. Yo me los autorregalo, son mi caprichín particular. Mientras pueda, claro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Gemmaentrelecturas
 22 August 2023
«No creerás que te implicaría en algo… contra tu voluntad, ¿verdad? Te estoy haciendo ganar dinero»
 
El autor preferido de mi hija, he compartido con ella algunas lecturas, pero tenía ganas de saber de este pequeño relato, ¿qué sacaba en claro? No va del vino, no va de la cena, ¿de qué va?
                ¿Por qué apuestan? Si años tras año ha perdido ¿por qué sigue apostando? En este relato se habla del “exceso de confianza” o “superioridad ilusoria”. Mike sobrestima sus posibilidades, pero hace algo peor ¿el qué? Utiliza su lógica pensando que Pratt no tiene ninguna posibilidad, sin valorar a la persona con la que, apuesta, subestima a su contrincante. Sin ese exceso de confianza, escuchando a su mujer y su hija, no se realizaría, porque Pratt lejos de amilanarse la hace más atractiva, y esto mosquea a mi hija y a mí, tiene un as en la manga, me dice.
                Mi hija añade, se cree mejor que Pratt y no piensa. Eso es, el exceso de confianza nos ciega y vuelve irracionales, porque no está teniendo en cuenta las habilidades de Pratt, que veremos son muchas. El pobre Mike tiene distorsionado el nivel de competencia al que se enfrenta. Peligro. Otra cosa que hace mal, es valorar solo el éxito, siempre hay que tener en cuenta el fracaso, ¿qué sucedería? En cualquier apuesta, hay que valor el riesgo de ruina. Nuestros hijos se enfrentan diariamente a este juego, me apuesto que no saltas ese muro, me apuesto que no le dices a fulanito tal cosa, a que no la bajas la falda, a que no..., los relatos no se escriben al azar o solo como entretenimiento, los relatos ponen a nuestros hijos en situaciones ficticias para que reflexiones. 
Maravillosa recomendación como todo lo que escribió este autor.   
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Videos de Roald Dahl (8) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Roald Dahl
Si te suscribes, estarás al tanto de todas las novedades del canal https://acortar.link/ziwszK
Noticias de esta semana:
Reeditan las obras de Roald Dahl sin palabras “ofensivas” como gordo y feo. Fuente: ABC, El País, RTVE
La biblia hebrea más antigua sale a subasta. Fuente: El País
Elvira Roca Barea gana el premio Primavera de Novela por “Las brujas y el inquisidor”. Fuente: ABC
Libro propuesto: "El hombre del laberinto" de Donato Carrisi
Listado de los más vendidos. Fuente: El Español
Más sobre Ana Ballabriga en: https://www.instagram.com/ballabrigaana https://twitter.com/BallabrigaAna http://www.ballabrigazaplana.com
+ Leer más
otros libros clasificados: reino unidoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
113 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro