InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8491817344
Editorial: Alianza (17/10/2019)

Calificación promedio : 3.86/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
En su infancia David Strorm vivía en el mundo de la imaginación, soñando con brillantes objetos voladores y coches que avanzan sin caballos. Al crecer se da cuenta de que goza de un poder excepcional: puede comunicarse mentalmente con otros niños.

Sin embargo, el mundo real es opuesto al de su fantasía. Después de sufrir la devastación de una guerra nuclear, los seres humanos han cambiado mucho. Los efectos de una mutación genética han provocado que l... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 07 julio 2020
Hace dos años y medio compartí con vosotros mi opinión sobre La peste escarlata, novela postapocalíptica de Jack London publicada en 1900 en la que se nos mostraba el mundo tras los efectos devastadores de una pandemia. Durante las últimas semanas, y a pesar de que ya tiene mucho tiempo, esta reseña ha estado entre las diez más leídas del blog (me ha sorprendido más que nada porque hasta ahora era de la opinión de que el trabajo que realizamos al escribir las opiniones en los blogs es, por desgracia, bastante efímero), pero supongo que la situación que hemos vivido invitaba a bucear en internet en busca de historias de esa temática. El caso es que durante estos tiempos raros he leído Las crisálidas, publicada en 1955 y que pensaba que partía de la misma premisa, pero no. En realidad ni leí la sinopsis con antelación, simplemente llevaba tiempo detrás de leer algo de John Wyndham, un autor clásico de ciencia ficción, y me decidí por este libro, sin más. El caso es que sí estamos ante una novela postapocalíptica, pero tanto la causa que provoca este mundo alternativo como lo que sucede en él no tienen nada que ver con La peste escarlata. Os cuento.
No se sabe con exactitud el tiempo que ha transcurrido desde la Tribulación, pero sin duda son cientos de años. David vive en una granja en Waknuk (situada aparentemente en la región de Labrador, lo que ubica al lector en Canadá), y pertenece a la familia más importante del distrito, del que su padre es el mayor terrateniente y algo así como su líder religioso; Joseph Strorm lleva la fe grabada en los huesos y se muestra insensible e intransigente con todo aquello que no cumple la Norma, que define la imagen de Dios. Las cosas que no tienen aspecto normal son Ofensas; las personas que no tienen un aspecto acorde a la Norma son Blasfemias. En conjunto, todas son consideradas Desviaciones, y las Desviaciones son hijas del Diablo y deben ser eliminadas. Algunas están a la vista y no pueden esconderse, otras no. Si te pillan con una anormalidad física, te esterilizan para que no procrees y te mandan a los Márgenes a que te mueras de hambre, así que más vale que no te pillen... Cuando David descubre que lo que a él le parece totalmente normal le convierte a ojos de los demás en un mutante, sabe que debe callar para salvar la vida; su propio padre no dudará en entregarlo a las autoridades si se entera. Solo su tío lo sabe, le ruega encarecidamente que nunca hable con nadie sobre el tema, pero las cosas se complican.
"Bueno, todas las partes de la definición son igual de importantes, y cuando una niña no encaja en la norma, entonces no es humana, y eso significa que no tiene alma. No está hecha a imagen de Dios, es una imitación, y en las imitaciones siempre hay algún defecto. Únicamente Dios crea seres perfectos, por eso, aunque los desviados se parezcan mucho a nosotros, no son seres humanos auténticos. Son otra cosa muy distinta [...] Las Desviaciones son obra del Diablo: las envía a vivir entre nosotros para tentarnos y alejarnos de la Pureza. A veces es muy listo y hace una imitación casi perfecta, por eso tenemos que estar siempre alertas al defecto, por pequeño que sea, y denunciarlo inmediatamente cuando lo vemos. ¿Lo tendrás en cuenta a partir de ahora?"
Jamás se dice en la novela porque sus personajes ni lo saben ni sabrían ponerle nombre, pero si hacemos caso a todos los indicios que aparecen en la historia, la Tribulación que lo cambió todo fue probablemente una guerra nuclear (más que un desastre único, dado que son diversas partes de la Tierra las que parfecen estar afectadas). El modo en que hablan de lo que imaginamos fueron zonas cero (enormes, gigantescas zona cero), el modo en que la situación parece mejorar conforme te vas alejando de esas zonas, cómo el paso de los años parece repercutir en que algunas áreas se vayan recuperando, las mutaciones que afectan tanto a los seres humanos como a la vegetación y la fauna animal, el hecho de que haya lugares alejados de esa zonas cero donde parece que la vida ha transcurrido de una manera totalmente distinta... Todo parece concordar con las secuelas y consecuencias de una confrontación nuclear. A esto mismo me refería en el primer párrafo con lo de que estamos ante una historia postapocalíptica que nada tiene que ver con una pandemia viral. Eso por un lado. Por el otro somos testigos de lo que realmente quería contar Wyndham en la novela: que el ser humano es obtuso, tiene miedo de lo que es diferente y vive en una rueda eterna de ceguera y fanatismo que le hace caer una y otra y otra vez en los mismos errores sin importar catástrofes intermedias ni siglos mediantes.
Aun así Wyndham plantea en Las crisálidas algo sobre lo que London también profundizó en La peste escarlata: la involución del ser humano y de la sociedad tecnológica e industrializada tal y como la conocemos. ¿Qué sería del mundo si todas aquellas personas con los conocimientos científicos necesarios desapareciesen de la faz de la tierra? Se tardarían muchas generaciones, muchos cientos de años, en volver a poner un avión en el aire, un tren sobre unos raíles o un coche sobre una carretera, por poner un ejemplo. de hecho y para empezar, si las personas con los conocimientos adecuados desapareciesen, se tardarían cientos de años en inventar ese avión, ese tren o ese coche. La novela asienta gran parte del misterio que rodea todo lo que no sea el distrito de Waknuk en la incapacidad para viajar a otras zonas del mundo donde no se sabe lo que está pasando, si viven igual que ellos, si sufren las mismas mutaciones... están aislados, y así han estado desde que la Tribulación cayó sobre los Antiguos (los Antiguos=nosotros, nuestra civilización), retornándolos a una época muy anterior al siglo XIX ya industrial.
Yo diría que la novela está dividida en dos partes muy evidentes. En la primera mitad se nos presenta el marco social en el que viven los personajes, donde unos creen firmemente que la Tribulación fue un castigo divino para los Antiguos y otros, los menos (y siempre en secreto si no quieren ser linchados por blasfemos), se preguntan qué fue realmente la Tribulación, porque algo no cuadra en las explicaciones que les dan. Solo los últimos tres siglos están registrados en dos únicos libros, y más allá de eso todo son leyendas e historias que van pasando de boca en boca. Por eso esta primera parte es una parte más filosófica, con reflexiones a mi modo de ver muy acertadas y coherentes dado el grado de desconocimiento de los personajes, más allá de presentar la trama en sí misma, la mutación de David y la concatenación de hechos que conducen hacia el giro a mitad de historia con una tensión que va in crescendo conforme avanzan las páginas. La segunda mitad es más aventurera, con más acción y más sorpresas (si cabe). Los personajes centrales salen de Waknuk y se enfrentan a lo desconocido, y de esta parte poco más os puedo hablar. Bajo mi punto de vista las dos partes se complementan a la perfección, pero nada en la primera parte te hace pensar en lo que va a derivar la segunda, y ahí radica uno de sus puntos fuertes: que no sabes hacia donde te va a llevar la historia.
No os quiero contar mucho más sobre la trama porque debéis descubrirla por vosotros mismos y sorprenderos con lo que va ocurriendo en ella. Ni siquiera os voy a decir qué desviación/mutación tiene David, porque en el libro transcurren sus buenas treinta páginas antes de que se descubra y en la sinopsis han tenido el buen tino de no anticiparlo. Pero sí quiero comentar antes de finalizar que lo que hace Wyndham en el libro es, básicamente, retorcer el supuesto concepto de normalidad precisamente para poner en entredicho el concepto en sí mismo, al tiempo que reflexiona sobre el fanatismo religioso, el miedo de los seres humanos ante lo que no comprenden o no es como ellos, y lo efímera que puede ser la sociedad tal y como la conocemos así como la fragilidad de las bases sobre las que se asienta.
La prosa de Wyndham es ágil, pulcra y muy sugerente en algunos pasajes, y a mi parecer realiza una construcción de personajes fantástica en lo que se refiere sobre todo a los personajes principales. David narra en primera persona y eso hace que él sea el rey de la función, pero hay dos personajes más que no he nombrado que, aún conociéndolos solo a través de David, resultan auténticos y no sufren ninguna distorsión subjetiva. Wyndham quiere entretener al lector pero también quiere hacerle pensar, y por eso la primera mitad del libro está enfocada a enfrentarle con un mundo nada imposible, un mundo intolerante, autoritario y opresivo en el que no se puede expresar el libre pensamiento y en el que no está permitido ver (o querer ver) más allá de lo que se tiene delante... un mundo donde sus habitantes llevan cruces bordadas en la ropa y carecen de la inteligencia suficiente que les permita evolucionar más allá de su sociedad caduca. Quizás, si hablamos de calidad literaria, la segunda mitad no esté a la altura de la primera y carezca de su tono reflexivo y laborioso, pero todo nos lleva hacia ese final y es el que tiene que ser.
Yo he disfrutado mucho de la lectura y me he quedado con ganas de leer algo más de este autor.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Lucha
 30 junio 2020
Una novela a la que hay que entrar sin leer la contratapa, al menos no la de la edición de Alianza, en Runas, colección especializada en ciencia ficción, terror y fantasía. En esta contratapa se explica el argumento pero también se nos avisa algo que no deberíamos saber, no es un spoiler menor. Quedémonos con la magnífica portada y entremos en esta novela de John Wydham, publicada en 1955.
Se trata de una novela futurista que ocurre tras una guerra nuclear mundial que ha cambiado el sentido de la humanidad para siempre. El personaje principal David y su hermana Rosaline, viven en Waknuk, un distrito lleno de fundamentalistas genéticos y religiosos quienes cuidan que nadie se desvíe de la "norma". David tiene diez años y su vida es aparentemente tranquila, propia de la cotidianidad de una granja. David lleva una vida normal pero él en sí mismo no lo es, sus sueños y pensamientos lo demuestran, tanto es así que su hermana debe advertirle con frecuencia que los guarde como un secreto, en caso contrario tomarían esto como una desviación y los llevarían a Los Márgenes, lugar en el que habitan todos aquellos que, ya sea por algo físico o mental, no encajan en el ideal de normalidad, como si fuesen mutantes, esa sociedad persigue obsesivamente la forma real de Dios y de sus creaciones.
La historia se sigue desarrollando (no voy a contar más) entre la idea de lo diferente como algo espantoso; la idea del mal causado por el mismo ser humano; la idea del poder y del control, a través de los ojos de un niño.
A nivel narrativo este es un punto interesante, el descubrir este mundo postapocalíptico, surreal y árido para crecer, en la voz de este niño quien narra en primera persona toda la historia. Aunque va creciendo y al hacerlo, toma consciencia y descubre que es su diferencia precisamente la que podrá ponerle a salvo de ese mundo totalitario, dogmático y radical.
Tenía muchas ganas de leer esta novela ya que había visto que uno de los discos de Jefferson Airplane, Crown of Creation, había sido inspirado en esta. Las letras de las canciones son, en su mayoría, extractos literales de la obra de Wyndham. Y creo que sí, a pesar de ser una novela corta, su contenido es potente, el estilo del autor se hace presente y nos lleva, como si nos tomara de la mano para que no perdiésemos el camino, hacia el lado más sombrío de la humanidad, a un mundo devastado por el hombre quien se ampara en el mito y en la religión (como si se remontara a los inicios de la civilización), no en tanto fuente de contacto espiritual o parte de la comprensión de la vida, si no como único camino, como la guía última para construir su futuro, como la excusa perfecta para seguirse eliminando.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Ariencilla
 21 junio 2020
Libro recomendado, pero no leáis la sinopsis, tiene demasiada información!

Nos encontramos en un mundo post apocalíptico, ocurrió algo llamado "La Tribulación" que acabó con el mundo tal y como lo conocemos. En la región de Labrador, David y su familia viven bajo las nuevas normas: todo lo que se salga de las reglas establecidas por Dios es considerado una aberración y debe ser eliminado de la sociedad.
Si nace un animal con algo diferente a las características estipuladas para su raza, lo matan, si es un cultivo, lo queman, y si es un humano, lo destierran a los Márgenes, donde la supervivencia es bastante difícil.
David vive con su familia quienes son, especialmente su padre, muy devotos y acaban enseguida con aquellas Ofensas que pueden poner en riesgo el estatus de Pureza que ostentan. David nunca se ha sentido afín a esto, esa rigurosidad casi de secta no le acaba de convencer y pronto descubriremos porque.
Las Desviaciones pueden ir desde algo físico muy llamativo, como tener todo el cuerpo cubierto de pelo, hasta algo insignificante como tener 6 dedos en un pie. Pero también pueden desarrollarse ciertas distinciones en la mente de las personas.
David y Rosalind tienen algo que los hace diferentes, algo por lo que su familia les tacharía de Desviaciones y los mandarían a los Márgenes, y pronto aprenden que es mejor ocultarlo e intentar vivir en paz. Aún así, las cosas no serán fáciles y encontrarán bastantes obstáculos que pondrán en peligro su seguridad.
De la historia en si no puedo contar más ya que revelaría demasiado, y este ha sido el mayor punto negativo de este libro. al leer la sinopsis ya sabía gran parte de lo que pasa en el libro, y la sorpresa de ciertos puntos se pierde.
Si obviamos esto, encontramos una buena historia post apocalíptica que, aunque breve, sabe como meterte de lleno en este nuevo mundo que intenta salir de la hecatombe, un ser humano que intenta sobrevivir y se aferra a la fe de manera desesperada. La brevedad y la angustia por ser descubiertos hacen que sea bastante rápido, perfectamente acompasado con la forma de escribir tan directa del autor.
Es una novela breve porque lo importante no es la tensión o los sucesos en sí, sino el motivo por el que todo está pasando. El autor usa esta obra como una gran crítica a la sociedad, una voz contra la discriminación que sigue siendo necesaria hoy en día.
Es un libro en el que encontramos temas muy interesantes sobre los que reflexionar, el temor a lo diferente, la evolución, el aceptar la diversidad, el fanatismo y la fe ciega... Durante todo el libro David se plantea muchas cosas, desde varios puntos de vista diferentes, incluso el final tiene un mensaje muy interesante sobre el tema central de esta historia: las diferencias.
En resumen, "Las crisálidas" es una novela postapocalíptica con una gran ambientación, un mensaje sobre la diversidad muy importante y una crítica a la sociedad en un marco de ciencia ficción.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MariaT
 04 diciembre 2019
¿Podéis imaginar el mundo después de una catástrofe nuclear? ¿Cómo podría ser empezar de cero si los logros de la humanidad y la civilización desaparecieran? ¿Cómo sería vivir en una sociedad que temiese y persiguiese las mutaciones porque las considera blasfemias? Hoy en el blog les quiero recomendar Las crisálidas, de John Wyndham. Una novela publicada originalmente en 1955 que ahora el sello Runas de Alianza Editorial ha recuperado con la excelente traducción de Catalina Martínez Muñoz.
“Lo más parecido a la decoración eran unos paneles de madera en los que habían grabado a fuego, con vocación artística, algunas citas… BENDITA SEA LA NORMA y EN LA PUREZA ESTÁ NUESTRA SALVACIÓN”.
Esta es la historia de David, que cuando empieza la narración es un niño de diez años que vive junto a su familia en Waknuk, una población que tomaba el nombre de la granja de sus padres. Allí, David lleva una vida cómoda, aunque llena de tareas, porque en la granja más grande de la región siempre hay alguna labor que asignar a los niños ociosos. Pero su tranquila existencia empieza a cambiar cuando conoce a Sophie y se hacen amigos, porque la que para él es solo una niña valiente y amable, a los ojos de todos los demás es una blasfemia.
Sophie tiene algo que físicamente la hace diferente a los demás, y aunque David ha crecido en el seno de una familia de extremistas religiosos y conoce bien la definición sobre cómo deben ser los humanos creados por Dios a su imagen y semejanza, le cuesta identificar en su amiga esa maldad y corrupción que su padre dice que está presente en todos los mutantes. Después de la Tribulación que acabó con los Antiguos, las personas están obsesionadas con la Norma y forma real de Dios y sus criaturas, por ello, cualquiera que no encaje con esa definición es eliminado, pero solo si son plantas o animales, porque las mujeres y los hombres tienen un destino aún peor.
“El deber y propósito de un hombre en este mundo es combatir sin tregua los males creados por la Tribulación. Por encima de todo tiene que velar por que la forma humana siga siendo fiel al patrón divino, hasta que un día se le permita reconquistar la cumbre que, como imagen de Dios, se le concedió”.
Este primer encuentro con la realidad y crueldad que esconden las creencias que practica con tanta rigidez su padre y su familia, le hace darse cuenta a David de que tampoco él se encuentra a salvo. Porque, aunque lo que le hace a él diferente no es algo físico o evidente como en el caso de Sophie, sí que es una extraña condición por la que lo condenarían a él y a su grupo de amigos que también comparten su don. Porque en un mundo donde lo diferente es temido, perseguido y aniquilado, nadie puede estar realmente seguro, al menos no en la parte del planeta que conocen o creen conocer.
Ir descubriendo a través de los ojos de un niño y luego de un joven cómo es ese mundo tras un apocalipsis nuclear es fascinante. Nosotros como lectores conocemos la radiación y sus efectos, pero los protagonistas no, así que verlos mitificarlo y llamarlo Tribulación, e ir descubriendo cómo creen que pasó o ver sus efectos es tan impresionante como aterrador. Hay que destacar que a Wyndham no le hacen falta muchas páginas para rompernos el corazón. Hay un caso que me pareció particularmente demoledor: el de la tía de David que acude a la casa de su hermana buscando ayuda para obtener el certificado de pureza para su hija recién nacida y solo encuentra fanatismo y desprecio.
“Teníamos un don, un sentido que, como se quejaba amargamente Michael, debería ser una bendición y sin embargo era casi tan malo como una maldición”.
Un mundo postapocalíptico, mutaciones, evolución… Las crisálidas, de John Wyndham, es una novela corta de esas que no sabes que necesitas leer hasta que te adentras en sus páginas. El extremismo religioso que nos enseña Wyndham, así como esa búsqueda de la pureza genética o los crueles y malvados que podemos ser para defender y mantener nuestra visión del mundo, incluso cómo se representa lo difícil que es ser diferente, hacen que este libro, aunque escrito hace casi sesenta y cinco años, tenga un mensaje que sigue estando vigente. No me queda más que agregar que tenéis que darles una oportunidad.
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (10) Ver más Añadir cita
LuchaLucha30 junio 2020
Dios no tiene la última palabra. Si la tuviera ya estaría muerto. Pero no está muerto: cambia y crece, como todo lo vivo.
Comentar  Me gusta         40
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield07 julio 2020
Según mi experiencia, si huyes de una cosa únicamente porque no te gusta, nada de lo que encuentres te gustará. Ahora bien, huir porque buscas algo, eso es diferente, ¿pero qué buscarías?
Comentar  Me gusta         10
MariaTMariaT04 diciembre 2019
El deber y propósito de un hombre en este mundo es combatir sin tregua los males creados por la Tribulación. Por encima de todo tiene que velar por que la forma humana siga siendo fiel al patrón divino, hasta que un día se le permita reconquistar la cumbre que, como imagen de Dios, se le concedió.
Comentar  Me gusta         00
HefestoHefesto23 mayo 2019
Tenemos que creer que Dios está cuerdo, pequeño Davie. Estaríamos perdidos si no hiciéramos eso.
Comentar  Me gusta         23
AriencillaAriencilla21 junio 2020
Pero tienen miedo. Es un sentimiento, no un pensamiento. Y cuanto más ignorantes son más piensan que todo el mundo tiene que ser como ellos. Y cuando se asustan se vuelven crueles y quieren hacer daño a la gente que es diferente.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: postapocalípticoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
57 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}