InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8416517371
Editorial: Ediciones Urano (13/10/2020)

Calificación promedio : 4.16/5 (sobre 232 calificaciones)
Resumen:
Una vida que nadie recuerda.
Una historia que nunca olvidarás.

Francia, 1714. En un momento de desesperación, una joven hace un pacto faustiano para conseguir una vida infinita. ¿Cuál es el precio que deberá pagar para vivir eternamente? El olvido. Todas y cada una de las personas que conoce la terminarán olvidando.

Así es cómo comienza la extraordinaria vida de Addie LaRue; una vida que atraviesa siglos y continentes, una vida q... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (150) Ver más Añadir una crítica
erick_ascencio
 10 julio 2021
La vida invisible de Addie LaRue es fácil uno de los libros más hypeados del último año, y yo quedé enamorado de su trama desde la primer oración, en la se menciona que una chica hace un pacto con el diablo y este le concede la inmortalidad. Conforme pasaron los meses las criticas llegaron y lo puntuaron por el cielo y luego llegaron las críticas que lo pisoteaban, así que yo estaba muerto de miedo porque creí que no me gustaría y que pasaría a la minoría que no le encontró el chiste a esta historia, pero desde la primer página quedé enamorado, resulta imposible no hacerlo.
Addie se encuentra en el día más importante de su vida, su boda, el momento en que dejará de ser una chica y se convertirá en la mujer de alguien, por fin tendrá un esposo, hijos y una familia. al menos eso es lo que se espera de las mujeres en el siglo XVIII, pero Addie no está segura de querer eso, ella quiere ser libre, descubrir el mundo y no tener ataduras con nadie. Por eso todos los días reza a los dioses para que le concedan libertad, para no tener que casarse y arruinar su vida; les ha dado todo lo que posee, pero los dioses parecen no querer escucharla. Hasta que uno lo hace y le da a Addie lo que desea: tiempo. Lo que Addie no vio fue que ya era de noche y los dioses que responden al anochecer no son de fiar. El trato fue su alma a cambio de tiempo, la inmortalidad, no estar atada a nadie, y con eso viene una consecuencia, no puede ser recordada por nadie, como si nunca hubiera existido. La única manera de romper el pacto es que Addie entregue su alma, pero ella no se rendirá tan fácil, pretende sacarle el mayor provecho a su situación. Han pasado 300 años y, aunque ya ha sido olvidada millones de veces, aún se quiebra un poco cuando sucede, hasta que un chico no lo hace, la recuerda. ¿Será que encontró un refugio o Luc, el dios con quien hizo el pacto, por fin se dio por vencido?
Me gustaría decir que la trama es tan sencilla como una chica que hace un pacto con el diablo para ser inmortal porque no, esa vendría siendo la esencia, apenas una mínima parte, el contexto del por qué realizó ese pacto y qué hace después es lo importante y lo que venimos a comentar. Porque sí, la trama abarca tanto como los 300 años que lleva Addie vagando por el mundo y, al mismo tiempo, los días posteriores a la gran revelación de que hay alguien que puede recordarla. Y es increíble el hecho de que Addie haya vivido 300 años en el anonimato, sin poder ser recordada, dejar una marca o siquiera pronunciar su nombre y aún así no se derrumbara, no sucumbiera ante Luc y tuviera la fuerza de seguir, aún sabiendo que no tendría asegurada siquiera la comida del día. El hecho de que alguien pueda recordarla le cambió la perspectiva y es doloroso y hermoso al mismo tiempo.
Los personajes están construidos maravillosamente, y aunque no los amé a todos del mismo modo, aprecio mucho sus apariciones y la forma en la que interactúan con la historia.
Addie. Mi favorita. Siento que es la protagonista perfecta para la historia. Es fuerte, decidida, valiente, intrépida, sabe lo que quiere y, aunque tiene miedo, toma decisiones difíciles, se sobrepone al dolor y sale adelante. No se deja doblegar por nada ni por nadie y está súper adelantada a su época y, con el paso del tiempo, no hace más que crecer, tanto intelectualmente y como persona. Entendamos que en el siglo XVIII las mujeres no tenían derecho a nada y Addie simplemente decidió no aceptar su realidad. Claro, le salió caro, pero se superó, aprendió a leer, aunque no podía escribir estoy seguro que también era capaz de eso, aprendió idiomas y un sinfín de cosas más. Se volvió una de mis protagonistas favoritas.
Luc, el dios de la noche. Es muy gracioso porque es el típico villano por el que todes caemos rendides, al menos yo sí caí rendido :v. Solo lo conocemos por las interacciones que tiene con Addie, nunca tenemos su punto de vista, ni leyendas o explicaciones místico religiosas que expliquen su rol malvado, ni nada cercano, pero aún así logra cautivar con su oscuridad. Es un maldito manipulador, egoísta, oportunista, ruin seductor y ya, creo que no hay nada más que mencionar, jaja.
Henry, el chico que recuerda a nuestra protagonista. Uff, es muy complicado hablar de él porque, desde mi perspectiva, es un personaje hecho para gustar: es el típico chico perdido que no sabe qué hacer con su vida y que, aunque está rodeado de amor, se siente vacío, insuficiente y en crisis. Tiene todos los ingredientes para querer protegerlo, darle un abracito y decirle que todo estará bien. Y claro que quise hacer eso, lo entendí perfectamente, pero no lo sentí como la clase de interés amoroso, o compañía, ideal para Addie, siento que no se complementan y que al estar juntos su química no es real sino artificial, como una ensoñación que en cualquier momento se rompería. Me gustó, pero no lo amé.
Disfruté mucho el hecho de que se nos contaran los primeros 300 años de la vida de Addie centrándonos en el aniversario de su trato, haciendo que sea la fecha en la que Luc y Addie tenían mayor interacción. Me encantó ver cómo año con año Addie se volvía más valiente, más segura, más intrépida y aprendía a partir de sus errores. A lo largo de los siglos conoció a mucha gente y con ellos empezó su legado, pequeños susurros que se convierten en ideas. Fan porque aunque ella no puede crear algo (porque significaría dejar una huella y eso implicaría ser recordada) sí puede sembrar el concepto en los demás. Así, a lo largo del libro vamos viendo todo lo que Addie ha hecho y de lo que no tenemos idea, su esencia en obras de arte, música, etc. Con eso inicia cada parte del libro, con una referencia a Addie en el tiempo. Y por eso la considero la protagonista perfecta.
Me tardé años leyéndolo, pero fue porque cada palabra era preciosa y quería darme el tiempo para leer y disfrutar porque la narrativa es oro y me quitaba el aliento con cada descripción y la forma en que las escenas te transmitían todo: ambientación, sentimientos y emociones, realmente logras adentrarte en la historia. Supongo que para algunos el hecho de que sea bastante descriptivo es un contra, pero yo lo disfruté muchísimo porque viví cada lugar que Addie visitaba y me daba el contexto histórico ideal.
Algo que me encantó es que Schwab usa a los personajes secundarios para darle forma a la historia. Tenemos pequeños vistazos a un montón de personajes que son tan efímeros como nuestra protagonista en sus recuerdos, y estos forman a Addie, le dejan algo especial dentro de ella y la marcan. Por trescientos años. Y así como ellos marcan a Addie, ella hace lo mismo, finalmente entendemos cómo es que dejó su huella. Precioso. Hablando de personajes secundarios, algo que me voló la cabeza fue el hecho de que Luc, un dios de la noche, esté presente en el mundo real, hay varias escenas donde interactúa con otras personas y les concede su mayor deseo a cambio de su alma, y como muestra tenemos a Mozart. Y así tenemos varios cameos, por ponerles un nombre, del mundo que conocemos con la historia de Addie, y me encanta que se plante esa duda, de si podría ser real que lxs grandes tuvieron un pequeño empujón divino.
No sé si esta reseña tenga el más mínimo sentido, pero a pesar de quedar encantado con cada fragmento del libro, hay un pero que le pongo y es que, aunque la trama sea perfecta, la narración preciosa, los personajes indicados y la protagonista ideal, no hay un plot twist que te demande seguir leyendo más que el querer seguir conociendo a Addie. Y esto no es malo, al menos a mí eso me atrapó el querer conocer su historia, pero puede ser un pequeño inconveniente para algunos (y he visto que esa es la razón de las malas críticas). Y ya para terminar quiero mencionar el final: ¡qué cosa más perfecta! Cierra la historia de Addie de la mejor manera posible, me dejó con un nudo en la garganta y deseando más porque me es imposible dejar ir a Addie LaRue.
En resumen, La vida invisible de Addie LaRue, es una historia mágica, desde la narración hasta su desarrollo, que te quitará el aliento y hará que empatices con su protagonista y es imposible no amar esta historia que se siente tan personal, cargada de significado. Definitivamente quiero seguir leyendo a Schwab porque su forma de escribir está en otro nivel.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Antoched
 12 abril 2021
La introducción de la autora me conquistó y me emocionó, es genial leer a Victoria contándonos cómo nació Addie en su mente y cómo le viene rondando desde hace 10 años. Por lo que en una hoja logró entusiasmarme y querer conocer a esta muchacha olvidada. Ahora, la novela tiene una extensión considerable y lo entiendo porque combina en cierta forma los 300 años de vida de Addie con su historia en el presente. Acá tengo mis peros, el ritmo de la novela se me antojó un poco errático, los capítulos del pasado me aburrían muchas veces o me parecían bastante repetitivos. Incluso cuando servían para mostrarnos los diferentes matices de la maldición de Addie llegaba un punto en el que lo que nos contaba no resultaba muy relevante o se volvía demasiado reiterativo. Podría haberse ahorrado muchos capítulos o bien contarnos momentos más interesantes sobre la vida inmortal y olvidada de esta muchacha. Los capítulos en el presente me atraparon mucho más y sentí que Addie descubría y tenía experiencias mucho más importantes que en el resto de sus 300 años de vida.
Pero quién es Addie LaRue? La historia de Addie empieza a finales de julio del 1714 en un pueblito francés cuando se niega a casarse y se escapa de su casa. al llegar al bosque le reza a todos los dioses antiguos habidos y por haber, les ofrece todo lo que tiene para que la salven de ese matrimonio que le impusieron. Pero los dioses no le responden y llega la noche sin que ella se de cuenta y alguien acude a su llamado. Addie aprendió sobre los dioses antiguos de la mano de Estelle, la anciana excéntrica que vive junto al bosque, quien siempre le advirtió que no debía rezarle jamás a los dioses que responden al caer la noche. Pero en su momento de desesperación Addie haría lo que sea por seguir siendo libre, por poder vivir la vida a su manera sin ataduras ni restricciones. Y eso es lo que le pide a la oscuridad que responde a su llamado, ofrece su alma a cambio de una vida larga y libre. Pero ya lo dice el dicho, cuidado con lo que deseas! La oscuridad le concede lo que ella le pide, pero a la vez la maldice condenándola a una vida imperceptible, donde la gente se olvida de ella, donde no puede dejar una huella de su existencia, donde existe, pero nadie conoce ni su nombre.
Así iremos acompañando a Addie a lo largo de los años, siendo testigos de lo triste de su existencia, sintiendo su impotencia ante las consecuencias de su maldición, pero admirando su arrebato, sus ansías por seguir viviendo, por descubrir cosas nuevas y su obstinación por ganarle a la oscuridad y dejar pequeñas huellas de su existencia plasmadas por artistas a lo largo de la historia. La mayoría de los capítulos del pasado caen en el aniversario de su trato con la oscuridad, donde este curioso dios la visita para burlarse de ella, para disuadirla de seguir intentando en vano, para incitarla a que se rinda de una vez. La relación de Addie con la oscuridad es sumamente curiosa y tiene una evolución genial. Ella empieza odiándole por la forma en que la engañó y tergiversó su deseo, pero a la vez anhela sus aniversarios porque él es el único que se acuerda de ella, el único que la llama por su nombre y porque disfruta del baile de voluntades que juegan entre los dos.
Y luego tenemos los capítulos en el presente, con Addie en Nueva York siguiendo sus días llenos de posibilidades, volviendo a los lugares conocidos y buscando llenar sus horas con nuevas historias, aún intentando dejar marcas por medio de las manos de otros en el mundo. Hasta que se topa con un muchacho en una librería que se acuerda de ella y su vida deja de ser invisible mientras está con él. El muchacho en cuestión es Henry y conocemos su historia de a poco, preguntándonos en todo momento qué secreto nos oculta y por qué él se acuerda de Addie. La historia de Henry tiene sus buenas dosis de tristeza de una manera diferente a la de Addie, es un joven perdido que no sabe qué quiere de su vida, que siente demasiado y eso casi acaba con él. Y se termina aferrando a Addie por sus propias razones así como ella se aferra a él para sentirse recordada. La relación de ambos es intensa y se vuelven sumamente íntimos porque tienen más cosas en común de lo que parece.
Básicamente esas son las historias centrales de la novela, pero la autora incluyó un amplio abanico de temas de lo más interesantes salpicados en la historia de Addie como estrellas en el cielo. El arte ocupa un lugar central en la historia porque es a lo que se aferra Addie para demostrar a su manera que existe, que estuvo ahí. Y esto se representa al inicio de cada parte con una obra de arte relacionada con Addie y su historia. Cada una de esas piezas que Addie inspiró representan en cierta forma su inmortalidad, la forma en que ciertas cosas atestiguan lo efímero de la vida. También se habla sobre religión, sobre espiritualidad, sobre la naturaleza de las deidades a las que rezamos, pedimos cosas y dónde residen las mismas. Y aunque la única deidad que conocemos es la oscuridad, resulta ser el personaje más complejo, interesante y multifacético de la historia. Me gustó mucho cómo la autora nos lo describe, cómo resulta ser una criatura tan susceptible y caprichosa, es sumamente astuto y se regodea en ello. Aunque se nos sugiere que se trata del diablo nunca lo dicen exactamente y Addie lo bautiza como Luc porque la apariencia que adopta con ella es igual a la del desconocido con el que ella siempre fantaseaba.
Y ya lo dije, pero disfruté mucho de la relación tirante entre ellos dos. La forma en que se enfrentan, la forma en que se entienden y lo que significan el uno para el otro me pareció genial. No es la relación más honesta y sana, pero sí que me pareció mucho más interesante que la que vive con Henry (: La Addie del presente nos anticipa cada tanto que las cosas con Luc terminaron mal, y no lo descubriremos hasta cerca del final. Y aunque no me sorprendió del todo lo que ocurrió, disfruté un montón de esos capítulos.
Por último, creo que la historia de Addie termina tratando sobre cómo decidimos vivir nuestra vida. La gente tiene miedo a morir, a no ser amada y, sobre todo, a ser olvidada. Pero a pesar de las cartas que nos toquen en suerte tenemos la posibilidad de elegir cómo vivir nuestra vida, a vivirla como si cada día fuera el último, aprovechar cada minuto, probar nuevas cosas todos los días, amar sin condiciones a quien se nos antoje y a dejar la huella que deseemos. Depende de nosotros cómo queremos ser recordados.
Si Addie pudo hacerlo a pesar de su maldición, si supo bailar junto a la oscuridad y lograr ser recordada, cualquiera puede hacerlo también.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
danielaah_
 09 noviembre 2021
Para mí, que V.E. Schwab haya optado por narrar la historia de Addie cambiando entre pasado y presente ha sido un acierto total. Y, por supuesto, os voy a decir por qué. Principalmente, porque es una historia que lo requiere. La vida invisible de Addie LaRue no hubiera sido lo mismo si toda ella se hubiera contado en el presente. Habría perdido la chispa, el interés, la magia. Se habría convertido en un libro más, y La vida invisible de Addie LaRue no es un libro más, un libro como otro cualquiera. Alternar entre el pasado y el presente da la posibilidad, no solo de tener una lectura bastante adictiva y que siempre va a estar moviéndose de un lado para otro, sino de poder adentrarnos completamente en el interior de todas las cosas que Schwab nos va a dar. Pensar en este libro siendo algo que se basa solamente en el presente... es que no sería capaz de concebirlo. Porque ya no estaríamos hablando del mismo libro. Seguramente, de no haber narrado la historia con esta característica, el libro hubiera tenido menos páginas o se hubiera sentido un poco lento y repetitivo. Tener el comodín de hacer viajes en el pasado, y entre diferentes épocas, ayuda a que la lectura sea más trepidante, más desoladora y desgarradora. Porque seguir a Addie, en su condición, a lo largo de todos esos años, con el montón de gente que conoce, es lo que realmente hace que La vida invisible de Addie LaRue sea un libro inolvidable. Desde siempre me ha gustado mucho la Historia como materia, y por eso me ha encantado tener la opción de viajar a la Francia en plena revolución, a Italia en su máximo esplendor, a Nueva York en sus comienzos. Tener apariciones estelares de personajes icónicos con los que dices, "hala, qué curioso", con los que sonríes incluso, o tener delante lugares emblemáticos en sus primeros años de vida, eso es maravilloso. La labor de documentación que ha hecho Schwab es tan enorme que, incluso con el libro ya terminado desde hace tiempo, a última hora tuvo que cambiar corriendo un detalle porque se dio cuenta que, históricamente y por las fechas, eso no podía estar ahí.

Además, el pasado sirve para dejar una segunda trama que sigue desarrollando el tema del pacto y el juego que Addie tiene con el diablo, una interacción entre los dos para ver quién es más inteligente y quién gana la partida que deja momentazos y las ganas de seguir leyendo. Porque lo guay de todo esto es que Schwab no te da de sopetón toda la información; la va dosificando con unas cantidades que abren el apetito, pero no te quita las ganas de comer. Tanto el pasado como el presente se combinan muy bien y, cuando llega el otro gran plot twist, se le añade un nuevo misterio que se irá resolviendo a medida que avanzamos pero siempre estando ahí ese teatro en las sombras entre Addie y su Dios particular. Los cambios que hay a lo largo de la lectura, sobre todo cuando dejamos atrás una de las siete partes en las que está dividido el libro y comenzamos otra, también aportan su granito de arena para que siempre estés pegada a las páginas de la novela, intrigada. Añaden cosas nuevas e inesperadas, empiezan a tratar otros temas lejos de Addie y, al final, te quedas con que La vida invisible de Addie LaRue es, simplemente, un homenaje a lo que significa ser humano. Es un libro sobre la vida y la muerte, sobre el recuerdo y tu existencia en el mundo. Sobre el amor, el querer que la vida que tenemos realmente valga la pena, sobre los sueños y las luchas que tenemos que vencer diariamente. Sobre las expectativas, las desilusiones, las decepciones y los miedos. Porque, ¿quién no se ha sentido alguna vez perdido? ¿Quién no desea hacer algo por lo que realmente valga la pena seguir hacia adelante? Es por ello que tengo bien claro que La vida invisible de Addie LaRue no es solo el mejor libro que he leído jamás, sino también el mejor libro que ha escrito V.E. Schwab hasta la fecha.

Y, bueno, no dejemos atrás los últimos momentos de la novela. Son increíbles, capaz de poner el vello de punta y robarte el aliento. Es el todo o la nada, la gran prueba final. La última elección. En estos momentos me tenía hasta que obligar a parar de leer porque, de seguir, terminaba el libro. Y no quería. Quería que durara más, que fuera más largo y, qué queréis que os diga, que ya por el final también tengamos giros inesperados que me dejaban KO pues no ayudaba mucho a que me alejara de la lectura. Los últimos capítulos van a ser de infarto total y de muchos nervios por todos lados. Porque hasta última hora puede pasar cualquier cosa, nada está cerrado. Y, claro, llegó el momento de leer el punto y final y ahí estaba yo. Destrozada, llorando, con el corazón encogido en un puño. Feliz pero también triste sabiendo que ya no tendría más de esta obra maestra.

Lo que sí sé es que los personajes de este libro también van a estar siempre conmigo. Aunque ya os he hablado de Addie, me veo en la obligación de profundizar más en ella. Porque Addie es un personaje sumamente complejo que entrega completamente a ti. Es una chica que ha pasado por mucho y que ha ido madurando a base de golpes y decepciones. Que ha tenido que sacrificar su alma y su cuerpo para conseguir lo que siempre ha deseado. Es un personaje que, al principio, se ve roto, inexperto, perdido y desesperado. Y, más adelante, la empezamos a ver como alguien mucho más maduro, más experimentado y con más vitalidad y fuerza que nunca. al igual que La vida invisible de Addie LaRue es el mejor libro que ha escrito V.E. Schwab, la propia Addie es uno de los mejores personajes que ha creado. Y, junto a ella, tenemos a Henry, otro personaje que también nos conquistará sin poder remediarlo. Es la otra cara de la moneda y el que realmente pone el misterio a todo el asunto que tenemos por delante. Un chico con el que también he empatizado pronto, su amor por los libros, sus delicadeza y su compasión hará que quieras tener tu propio Henry en tu vida. Para mí ha sido un personaje inspirador y que me ha abierto los ojos, que me ha dado mucho más de lo que, quizás, Schwab esperaba de él. Pero camina también con unos valores tan imprescindibles que es imposible dejarle de lado. Por último, y en este triángulo, no podía faltar Luc, la oscuridad. El diablo y la pesadilla de muchos y muchas, es curioso lo que también consigue hacer este personaje, uno que se muestra muy lejano, muy desconfiado, uno de esos personajes que tienen todas las papeletas para ser el que no te cae nada bien y que, sin saber cómo, se convierte en uno con una pillería y destreza que acaba mostrando una parte que no esperabas de él y de la que también te enamoras.

Voy a terminar aquí la reseña de la vida invisible de Addie LaRue. Sé que es larga pero, aún así, siento que me ha faltado mucho por decir. Es una historia que tenéis que descubrir sí o sí, y ojalá os animéis a ello porque sé que no os vais a arrepentir en ningún momento. Victoria Schwab está espectacular, lo escribe todo tan precioso y cargado de sentimiento que es imposible no caer en sus garras. Así que, en resumen, La vida invisible de Addie LaRue es el libro que consolida a Victoria Schwab como una de las voces más importantes e increíbles de la literatura actual. Una historia atemporal para enamorarse, es el libro que estabas esperando: tan inolvidable como su protagonista.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Celia_0504
 30 octubre 2021
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
mrocio
 10 febrero 2021
Me llevó un mes leer este libro y, teniendo en cuenta que mi promedio de lectura es de dos a tres días por libro, eso ya es decir mucho. Había tantos comentarios positivos por todos lados, gritando lo increíble que es este libro, que mis expectativas estaban por los cielos. Pero me encontré con una narración lenta, pausada y repetitiva, que llegó a parecerme aburrida por momentos.
La historia —su idea—, me gustó: habla sobre la vida, sobre la muerte, sobre la soledad. No así la forma en la que está contada. No fui muy fan de la escritura de V.E. Schwab, es la primera vez que la leo y vi opiniones diciendo que es de sus mejores libros (bueno, le llevó diez años darle forma), pero aparentemente no es para mi. Hay un uso indiscriminado de recursos poéticos, un excedente de rimas incrustadas en la prosa, palabras rimbombantes que muchas veces no guardaban sentido con lo que las rodeaba. Ah, y creo que leí la palabra «palimpsestos» al menos una vez cada dos carillas.
Llegó un momento en el que las repeticiones me hicieron cerrar el libro y no seguirlo en todo el día. Sí, están allí a propósito para remarcar el dolor de Addie y etc., pero... no. Interesante comienzo e interesante final, y nada más. Todo el bloque del medio (unas 350 páginas) parece vagar sin rumbo fijo. Una y otra vez sucede lo mismo, ¡y hasta está escrito con las mismas palabras! Cuando ya la tercera persona no recuerda a Addie, la interacción con personas random se vuelve aburrida y predecible, porque ya entendimos el concepto, no hay sorpresas y se pierde el impacto. ¿Cuántos idénticos encuentros de aniversarios entre ella y Luc leí? Entiendo que se resalta esto para que luego quede bien delimitado el cambio de estrategia de Luc. Pero no era necesario hacerlo TANTO. Un poco más de fe en el lector, por favor.
Los recursos del estilo: «con el tiempo pasará tal cosa pero ahora no viene al caso» (y luego nunca se retoma el tema), «no será hasta más tarde que tal otra cosa» (y tampoco se retoma en ninguna parte); están exageradamente utilizados. Sentí que se me repitió unas treinta veces que Addie nunca fue capaz de aferrarse a nada, excepto por la chaqueta y el anillo. YA ENTENDÍ, no necesito leerlo tanto para poder recordarlo en el momento que sea necesario.
Yendo a los personajes principales... Henry, meh. Me pareció demasiado infantil y soso. No me voy a meter con el tema de su depresión y ansiedad porque, a pesar de que empaticé con él, sentí que no estaba llevado a cabo del todo correctamente.
Me identifiqué con Addie, estoy casi segura de que si yo hubiese estado en su lugar, habría hecho el mismo trato con la oscuridad. Hay tanto por ver en el mundo y tan poco tiempo para hacerlo. Es increíble cómo pasa de que en un principio su emoción sea por las grandes cosas (ver elefantes o tigres), a que, con el transcurso del tiempo, lo que le produce verdadera felicidad son los simples detalles (una buena comida, las estrellas, la nieve). Pero eso no quiere decir que su personaje tenga un gran crecimiento. Después de haber vivido trescientos años —y varias guerras incluidas—, su único leitmotiv continúa siendo que la recuerden.
El romance entre estos personajes también es algo pesado, y un poco absurdo. El nivel que ambos manejan de observarse el propio ombligo es densísimo. Como dije, lo único que Addie quiere es ser recordada, y principalmente por eso se engancha a Henry. Si me preguntan (lo se, nadie me preguntó), es algo terriblemente egoísta y narcisista.
Y Luc es un personajes fascinante, mi antagonista favorito. Me hubiese gustado poder ahondar más en todo él, pero puedo decir que por algo las dos últimas partes del libro fueron las que más disfruté. Ma cautivó su oscuridad y su astucia. No voy a mentir, shippee a Addie con Luc más temprano que tarde, no solo como amantes sino también como amigos.
«—Dine with me —Luc says as winter gives way to spring.
—Dance with me —he says as a new year begins.
—Be with me —he says, at last, as one decade slips into the next».

Por último, ¿en trescientos años solo conoció Europa y América del Norte? Si no recuerdo mal, nombra al azar algunas ciudades de otros sitios, pero pareciera que el resto de los continentes no existen en el mapa de Addie (WPP). Está claro que al principio era imposible moverse por el mundo pero, ¿en los últimos años? Su vida podría haber sido mucho más grandilocuente de lo que realmente fue.
«A story is an idea, wild as a weed, springing up wherever it is planted».
+ Leer más
Comentar  Me gusta         22
Citas y frases (113) Ver más Añadir cita
Ro_BookishRo_Bookish09 enero 2022
La mente deja marchar el pasado para hacer hueco al futuro.
Comentar  Me gusta         30
Ro_BookishRo_Bookish09 enero 2022
La vida puede parecer muy larga a veces, pero al final, pasa volando.
Comentar  Me gusta         00
Ro_BookishRo_Bookish08 enero 2022
Dicen que el hogar está donde se encuentra el corazón. No hay nada como estar en casa.
Comentar  Me gusta         00
Paula0711Paula071114 noviembre 2021
Estoy destrozada.

Es el libro más hermoso y desgarrador que he leído y ahora es de mis favoritos en toda la vida. No se por donde empezar a describirlo porque siento que se merece más palabras de las que puedo encontrar.

El final es devastador, hermoso, Justo y encaja perfectamente con la historia.

Henry es todo lo bueno que existe en este mundo (es inevitable identificarle con él) y, aunque no debería ser así, no puedo odiar a Luc y creo esto es algo que V. E. Scwab quería conseguir… me sentía atraída hacia él, le creí aunque no debía y cuando resultó ser un idiota aún así lo seguía queriendo.

Addie, Addie es un personaje que te deja marca. Te deja un huella y de hace ver el mundo de una forma diferente.

Este libro lo es todo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
PassiopelsllibresPassiopelsllibres02 abril 2021
Si insistes en llamarlos, presta atención: ten cuidado con lo que deseas y accede a pagar el precio [...] Y por muy desesperada o grave que sea la situación, nunca reces a los dioses que responden tras caer la noche.
Comentar  Me gusta         50
Videos de V. E. Schwab (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de V. E. Schwab
Victoria Schwab nos cuenta todo sobre su nuevo libro: "La vida invisible de Addie LaRue"
otros libros clasificados: fantasíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

Títulos de ciencia ficción para completar.

Novela de ciencia ficción, escrita por Richard Matheson, en 1975 se titula: "En algún lugar del _________"

espacio
tiempo
universo

10 preguntas
71 lectores participarón
Thèmes : ciencia ficciónCrear un test sobre este libro
.. ..