InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre La carretera (17)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Carampangue
 02 mayo 2019
Imagínense una novela postapocalíptica, con un mundo quemado, y los sobrevivientes intentando encontrar lo que se pueda para comer, cubrirse o defender sus vidas. Imaginen bandas armadas de malhechores barbudos, capturando gente para esclavizarla y para alimentarse de su carne, mientras un padre y su hijo intentan esconderse de personas así mientras intentan llegar a algún lugar en el que haga menos frío y puedan pasar el invierno.


Podría ser una novela de acción y aventuras trepidante... pero es algo mejor. Mucho mejor. Es una novela que, a partir de un lenguaje austero y sin fiorituras nos muestra el recorrido de ese padre y su hijo en un mundo devastado. McCarthy ni siquiera nos cuenta por qué el mundo se ha dañado, y en verdad no le interesa: su preocupación es humana, mostrándonos la fragilidad de esa pareja que se necesita desesperadamente: un muchacho que sin padre estaría solo en el mundo, a merced de los depredadores humanos que pululan por ahí, y que con seguridad moriría pronto, y un padre que necesita tener a su hijo al lado, y que sin duda elegiría dejarse morir si no fuera por él. Una dupla que se cuida, se acompaña y comparte los últimos restos de la civilización.


Pero hay otra preocupación en La carretera: la lucha del Bien y el Mal en un mundo en el que la desesperación hace que la posibilidad del Bien se vea cuestionada. El padre estará constantemente recordándole a su hijo que ellos son los buenos, que ellos no harían ciertas cosas (como comerse a los niños, por ejemplo), y que tampoco dañarán a las personas sin necesidad estricta. El niño, por su parte, mostrará gestos espontáneos de bondad hacia las personas que se encuentra en la carretera, y de alguna manera todo el viaje es una extensa protección del Bien, una defensa de la humanidad, en un momento en el que la inhumanidad campea.


Cormac McCarthy es machacón en sus descripciones, y lo único que parece interesarle es el viaje a través de la carretera en desuso. Presta poca atención a las aventuras -que las hay, sin duda- y mucha atención a esa desesperada obstinación del padre que, luchando contra el hambre, el cansancio y la desesperanza, intenta evitar que él y su hijo perezcan, enfermen o se conviertan en animales. Pocos, pero magníficos, diálogos, para contarnos una historia severa, que prescinde de todos los adornos, para quedarse solo con lo esencial.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
nefertiti5
 11 marzo 2018
Es una novela post-apocalíptica en el que un padre y un hijo, prácticamente solos en el mundo, viajan por una tierra arrasada, destruida y sin vida. La trama trata sobre la supervivencia en esa tierra.

Esta novela más la he sufrido que leido, es muy densa y a mí me dió la sensación de que no avanzaba y puedes palpar el miedo y la desesperación de los protagonistas. Además el autor tiene una narrativa impecable y consigue ambientar la novela maravillosamente.

Esta novela fue la ganadora del premio Pulitzer en 2007.
Comentar  Me gusta         20
MaiteMateos
 18 marzo 2019
La carretera, ganadora del Premio James Tait Black Memorial Prize en 2006 y el Premio Pulitzer 2007, es una novela post-apocalíptica y distópica inquietante, opresiva, impregnada de crudeza y lucidez. Cormac McCarthy acierta al transmitir un clima de angustia y desolación a través de breves diálogos y extensas descripciones ambientales, construidas a partir de frases cortas y sencillas, con un estilo muy visual y al mismo tiempo narrativamente transgresora, con el objetivo de inducir a la reflexión sobre la condición humana. En el año 2009 se estrenó una adaptación cinematográfica del director John Hillcoat protagonizada por Viggo Mortensen.
“Nosotros somos los buenos y llevamos el fuego” es la frase clave de la novela. Porque a pesar de la terrible situación en la que se encuentran los dos protagonistas, un padre y un hijo, sin nombres, supervivientes y herederos de un mundo carbonizado, devastado por un holocausto, avanzan esperanzados los dos solos por una carretera, hacia el sur, hacia el mar, huyendo de un frío intenso y de otros supervivientes que se devoran los unos a los otros. La frontera entre el bien y el mal durante ese avance, a ojos del niño e incluso a ojos del padre, se presenta a menudo difusa, distorsionada y a menudo se sienten desbordados por ciertos interrogantes existencialistas que tensan su relación de padre hijo. ¿Por qué estamos vivos? Se preguntan. ¿Dónde está dios si es que existe dios? ¿Quiénes son los buenos y quiénes son los malos? ¿Por qué auto convencernos de que somos buenos si nuestras acciones no son siempre buenas? ¿Puede existir el bien en tiempos tan atroces? Y no obstante, el padre debe esforzarse en hacerle entender a su hijo, que pese a verse obligados a desconfiar de todos y de todo, aún debe quedar más gente como ellos que ante las circunstancias más adversas respetan al prójimo. Por eso son los portadores del fuego, metáfora de la esperanza, en esa carretera que es también la metáfora del destino, de la vida y la lucha por mantener la lucidez y la integridad en unas circunstancias de deshumanización tan absoluta.
Enlace: https://maitemateos.wordpres..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Edd62
 13 septiembre 2018
Magnifico relato de una distopia personal un tanto triste y desalentador , de lo contrario no seria McCarthy...en esta ocasion como casi siempre deja el relato abierto, finalmente a que vino tanta proteccion y enseñanza, el llegar al mar es un esperanza o el fin de todo camino, en fin , no creo que sea spoiler, pues estas interrogantes avivan el interes en su lectura,,,
Comentar  Me gusta         10
Yani
 05 septiembre 2018
Primer libro que leo de este autor y no quiero que sea el último. Sin embargo, La carretera me tuvo dudando todo el tiempo porque no soy particularmente adepta al estilo de escritura que usa (no sé si es el mismo de sus novelas restantes, pero calculo que sí). El problema no fue sólo el estilo, sino también la historia.

Y la historia es fácil de reponer: un hombre y un chico (así, sin nombres) intentan sobrevivir a la devastación de Estados Unidos viajando a pie por la (adivinen) carretera. No se sabe específicamente qué sucedió como para que todo esté muerto, desolado, cubierto de cenizas, y tampoco importa. Lo relevante es la relación entre esas dos personas que sólo se tienen la una a la otra y tratan de apartarse de los grupos caníbales y de los ladrones mientras buscan provisiones para soportar el día a día.

Ni el narrador ni los personajes mencionarán el origen de esa tragedia en donde los sobrevivientes están obligados a vagar en búsqueda de alimentos y de elementos que permitan pasar el invierno. A pesar de que lo más importante sea la relación padre e hijo, hay una atención minuciosa en las acciones que muestran cómo el hombre prepara la comida, explora casas abandonadas o desarma una garrafa. Puede llegar a hacerse pesado, sobre todo cuando enumera cosas que después ni siquiera utilizará. En esos instantes sí hay verbos, pero cuando le toca detenerse en la naturaleza es más poético y más escueto.

El hombre y el chico interactúan mucho entre sí, aunque pareciera que lo que dicen es lo mínimo indispensable. Uno es consciente de que el hombre, antes de lanzarse a esa sórdida aventura de sobrevivir, estuvo inseguro y que fue educando al hijo sobre el camino. Resulta interesante el contraste entre la inocencia y la bondad del niño frente al estado de alerta permanente del hombre, que preferiría disparar (con el arma que lleva y sólo tiene dos balas) a cualquier ser humano que encuentren. Por las dudas. Hay una concepción maniquea de “los buenos y los malos” que el hombre va inculcando en el hijo.

La novela adquiere cierta monotonía gracias a esa única relación que se desarrolla en el libro. Los demás cruces con personas suelen ser violentos o penosos. Un detalle que observé: casi no hay mujeres en la trama y la mayoría de ellas están embarazadas, lo cual me hizo pensar algunas cosas que no tiene caso que escriba. No hablan y, si lo hacen (como la única mujer medianamente importante de la novela y a la cual se la deja muy mal parada, para variar), dicen poco y nada. Es curioso.

La carretera tiene cuestiones interesantes para analizar, pero dejando de lado ese aspecto más frío de la lectura, voy a ocuparme de justificar por qué no me causó una excelente impresión si cuenta con elementos para hacerlo. Comenté que el estilo de narración no me convence y que la historia tampoco. Es fácil de leer y la falta de guiones o de comillas que señalan diálogos e interlocutores no es traumática, así que cansa por otros motivos. Me dio la sensación de que podría haber sido más corta porque se ponía innecesariamente el acento en acciones y delineamientos del paisaje (lo poco que queda de él, en realidad). Se hace hincapié en el frío, en las mantas, en el fuego. El lector ya sabe, en esos momentos, que el clima no los acompaña, pero McCarthy se lo recuerda una y otra vez. La trama se resume en caminata- hallazgo de comida- ocultamiento- pelea con personas (no siempre en ese orden). Está interrumpida en algunas partes con los pensamientos del hombre, generalmente vueltos al pasado, y uno nunca sabe cuándo se cortará definitivamente. No me generaba intriga. Sí podía sentir la desesperación y la tristeza de ambos protagonistas, además del horror que despiertan ciertas descripciones, pero no tenía ganas de seguir leyendo.

Definitivamente La carretera muestra puntos fuertes y puntos débiles. al lector que se enfrente con la novela le resta decidir cuáles son los que pesan más. Hubiera preferido darle prioridad a lo bueno, pero no sentí que las interacciones entre padre e hijo y la exposición de la condición humana en medio de la desolación fueran suficientes como para calificarlo con cinco estrellas. de todas formas, me gustó y es un libro que recomendaría a aquellos que deseen leer algo distinto sobre ambientes apocalípticos, ya que están tan de moda.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
mariacriado
 22 junio 2018

La carretera es uno de esos libros que deberian ser lecturas obligadas , es un libro muy gris, duro a la vez que emotivo. Una gran lección de vida.
Narra un post apocalipsis, la vida de un padre y su hijo, cómo han de sobrevivir en un mundo devastado, donde el propio hombre es el único enemigo.
Muy muy buena, la recomiendo 100%
Comentar  Me gusta         10
Amaia
 26 enero 2018
No sabemos ni dónde, ni cómo, ni qué, ni por qué exactamente ha sucedido, pero al parecer estamos ante una especie de holocausto nuclear. La tierra está carbonizada, acabada, un padre y su hijo caminan por la carretera, arrastrando un carrito con sus últimas pertenencias, hacia el sur. Deben buscar a “los buenos”.
Poco más se puede contar sobre el argumento de esta obra sin desvelar nada. Lo que no quiere decir que la obra no esté cargada de contundencia, carga emotiva y mensajes desgarradores. El viaje de un padre que trata de salvar a su hijo de un paisaje desolador, un frío mortal, amenazados por asaltantes. Premio Pulitzer 2007 y best seller del año. Una obra maestra.
Una novela conmovedora en la que McCarthy pone al límite al ser humano con una sensibilidad literaria exquisita. de hecho, esa es la gran riqueza de su obra. Cormac es capaz de escribir el silencio, el aliento y el desaliento de los personajes. Un estilo cautivador que lo convierte en el encanto principal de la novela. Es capaz de situar al lector en situaciones y atmósferas absolutamente desconocidas para él sin que le parezca surrealista. Consigue llegar, con la pureza de su narrativa, a lo más profundo del lector.
La carretera puede parecer un poco densa al principio, pero superando ese primer escollo de las primeras páginas, y adentrándose en la atmósfera de la misma no podrás dejarla hasta el final. al terminar la última página, tendrás la sensación de haber leído una obra para la posteridad. Y así lo es.

Enlace: http://librodelosviernes.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
joseluispoetry
 24 julio 2019
Cormac McCarty es un escritor de novelas del sur de Estados Unidos al que no le gusta la pasarela. Se oculta siempre de los fotógrafos y de los periodistas. Comparte la misma actitud ostrácica del autor de "El guardián entre el centeno", J. D. Salinger, quizás porque saben que la fama es una maldita perra que le muerde a uno el calcañar tarde o temprano. CormacMcCarty, nominado al premio Nobel muchas veces ya, terminará ganándoselo, si es que vive para contarlo. Desde La Chica de Vainilla, Unos caballos muy lindos (llevada a la pantalla con Matt Damon) nos ha dejado pasmados con sus historias. La carretera es sobrecogedora porque se acerca a un mundo apocalíptico donde aún florecen la esperanza y el amor en medio de la devastación provocada por el ser humano. Es una historia relamente conmovedora. No tardemos mucho en abordar sus páginas. No nos arrepentiremos.
Comentar  Me gusta         01
fabite26
 05 marzo 2019
Debo confesar que cuando me acerqué a esta novela pensaba que la historia se centraba en un futuro apocalíptico, el resto del argumento era un misterio.
El interés por leerlo surgió de una clase de estudios culturales donde, el contexto en el que se la mencionó está levemente confusa en mi mente, pero el interés que despertó en mí era claro. de ahí que adquiriera la novela.
La historia no se centra en un futuro apocalíptico donde los seres humanos luchan por sobrevivir, porque si así fuese carecería de mucho de lo que posee.
No es una lucha por sobrevivir lo que los personajes buscan, es el deseo de seguir viviendo, luchando todos los días contra la muerte y la deshumanización.
La lucha contra la muerte es una causa perdida, pero dejar de ser humano en medio de un mundo desmoronado, muerto y peligroso es lo más difícil que se puede hacer.
Los personajes, un padre y su hijo, caminan por una carretera empujando un carrito de supermercado, esta imagen se llena de significado deliberado o también inconsciente.
La carretera que indica un camino, sobreviviente de la ya destruida ciudad, la única conexión con el pasado. El carrito en el que se llevan los alimentos, otra conexión, es símbolo de que el hombre vive atado a determinadas pautas que se establecen en una sociedad para poder sobrevivir. Las nuevas reglas de un mundo convulsionado son rechazadas por quienes se niegan a renunciar a su pasado y al orden. El padre y el hijo, siempre a la búsqueda de alimento, ausentes de contacto humano, porque al otro que ha renunciado a su humanidad, se le teme.
Con respecto al estilo del autor, el argumento es casi estático, no hay muchos cambios en las escenas que se nos muestran pero los pequeños capítulo y diálogos van elaborando una trama más profunda. Se permite observar la composición de la obra y seguir cada uno de los movimientos de los personajes.
Si bien el final, no es sorpresivo ni culminante, la historia no está hecha para finalizar, así como no se cuenta el principio .Es solo la narración de un pasaje de la vida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Hefesto
 13 febrero 2019
Hay que empezar valorando que McCarthy no es un autor de ciencia-ficción y que muchos se acercan a ''La Carretera'' esperando algo parecido a Mad Max.
Este libro está muy alejado de una aventura violenta con un héroe al que admirar; se trata de la historia de un padre y su hijo en unas condiciones extremas que les superan, así que lo que uno se va a encontrar es un recorrido agónico y triste. Si se tiene esto en cuenta, la novela realmente merece la pena.
Dolorosa y entrañable.
Comentar  Me gusta         00


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Movimientos literarios

¿Qué movimiento literario de la segunda mitad del siglo XIX busca representar la realidad tal como es, sin idealizarla?

Romanticismo
Realismo
Surrealismo
Simbolismo

10 preguntas
43 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}