InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

LUIS; MURILLO FORT (Traductor)
ISBN : 8483468689
Editorial: Debolsillo (09/03/2016)

Calificación promedio : 3.9/5 (sobre 25 calificaciones)
Resumen:
Una demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, destinada a convertirse en la obra maestra del autor. La carretera, novela galardonada con el premio Pulitzer 2007 y best seller literario del año en Estados Unidos, transcurre en la inmensidad del territorio norteamericano, un paisaje literalmente quemado por lo que parece haber sido un reciente holocausto nuclear. En un mundo apocalíptico donde llueve ceniza, un hombre y un chico cruzan a pie el territorio n... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (16) Ver más Añadir una crítica
Yani
 05 septiembre 2018
Primer libro que leo de este autor y no quiero que sea el último. Sin embargo, La carretera me tuvo dudando todo el tiempo porque no soy particularmente adepta al estilo de escritura que usa (no sé si es el mismo de sus novelas restantes, pero calculo que sí). El problema no fue sólo el estilo, sino también la historia.
Y la historia es fácil de reponer: un hombre y un chico (así, sin nombres) intentan sobrevivir a la devastación de Estados Unidos viajando a pie por la (adivinen) carretera. No se sabe específicamente qué sucedió como para que todo esté muerto, desolado, cubierto de cenizas, y tampoco importa. Lo relevante es la relación entre esas dos personas que sólo se tienen la una a la otra y tratan de apartarse de los grupos caníbales y de los ladrones mientras buscan provisiones para soportar el día a día.
Ni el narrador ni los personajes mencionarán el origen de esa tragedia en donde los sobrevivientes están obligados a vagar en búsqueda de alimentos y de elementos que permitan pasar el invierno. A pesar de que lo más importante sea la relación padre e hijo, hay una atención minuciosa en las acciones que muestran cómo el hombre prepara la comida, explora casas abandonadas o desarma una garrafa. Puede llegar a hacerse pesado, sobre todo cuando enumera cosas que después ni siquiera utilizará. En esos instantes sí hay verbos, pero cuando le toca detenerse en la naturaleza es más poético y más escueto.
El hombre y el chico interactúan mucho entre sí, aunque pareciera que lo que dicen es lo mínimo indispensable. Uno es consciente de que el hombre, antes de lanzarse a esa sórdida aventura de sobrevivir, estuvo inseguro y que fue educando al hijo sobre el camino. Resulta interesante el contraste entre la inocencia y la bondad del niño frente al estado de alerta permanente del hombre, que preferiría disparar (con el arma que lleva y sólo tiene dos balas) a cualquier ser humano que encuentren. Por las dudas. Hay una concepción maniquea de “los buenos y los malos” que el hombre va inculcando en el hijo.
La novela adquiere cierta monotonía gracias a esa única relación que se desarrolla en el libro. Los demás cruces con personas suelen ser violentos o penosos. Un detalle que observé: casi no hay mujeres en la trama y la mayoría de ellas están embarazadas, lo cual me hizo pensar algunas cosas que no tiene caso que escriba. No hablan y, si lo hacen (como la única mujer medianamente importante de la novela y a la cual se la deja muy mal parada, para variar), dicen poco y nada. Es curioso.
La carretera tiene cuestiones interesantes para analizar, pero dejando de lado ese aspecto más frío de la lectura, voy a ocuparme de justificar por qué no me causó una excelente impresión si cuenta con elementos para hacerlo. Comenté que el estilo de narración no me convence y que la historia tampoco. Es fácil de leer y la falta de guiones o de comillas que señalan diálogos e interlocutores no es traumática, así que cansa por otros motivos. Me dio la sensación de que podría haber sido más corta porque se ponía innecesariamente el acento en acciones y delineamientos del paisaje (lo poco que queda de él, en realidad). Se hace hincapié en el frío, en las mantas, en el fuego. El lector ya sabe, en esos momentos, que el clima no los acompaña, pero McCarthy se lo recuerda una y otra vez. La trama se resume en caminata- hallazgo de comida- ocultamiento- pelea con personas (no siempre en ese orden). Está interrumpida en algunas partes con los pensamientos del hombre, generalmente vueltos al pasado, y uno nunca sabe cuándo se cortará definitivamente. No me generaba intriga. Sí podía sentir la desesperación y la tristeza de ambos protagonistas, además del horror que despiertan ciertas descripciones, pero no tenía ganas de seguir leyendo.
Definitivamente La carretera muestra puntos fuertes y puntos débiles. al lector que se enfrente con la novela le resta decidir cuáles son los que pesan más. Hubiera preferido darle prioridad a lo bueno, pero no sentí que las interacciones entre padre e hijo y la exposición de la condición humana en medio de la desolación fueran suficientes como para calificarlo con cinco estrellas. de todas formas, me gustó y es un libro que recomendaría a aquellos que deseen leer algo distinto sobre ambientes apocalípticos, ya que están tan de moda.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Carampangue
 02 mayo 2019
Imagínense una novela postapocalíptica, con un mundo quemado, y los sobrevivientes intentando encontrar lo que se pueda para comer, cubrirse o defender sus vidas. Imaginen bandas armadas de malhechores barbudos, capturando gente para esclavizarla y para alimentarse de su carne, mientras un padre y su hijo intentan esconderse de personas así mientras intentan llegar a algún lugar en el que haga menos frío y puedan pasar el invierno.

Podría ser una novela de acción y aventuras trepidante... pero es algo mejor. Mucho mejor. Es una novela que, a partir de un lenguaje austero y sin fiorituras nos muestra el recorrido de ese padre y su hijo en un mundo devastado. McCarthy ni siquiera nos cuenta por qué el mundo se ha dañado, y en verdad no le interesa: su preocupación es humana, mostrándonos la fragilidad de esa pareja que se necesita desesperadamente: un muchacho que sin padre estaría solo en el mundo, a merced de los depredadores humanos que pululan por ahí, y que con seguridad moriría pronto, y un padre que necesita tener a su hijo al lado, y que sin duda elegiría dejarse morir si no fuera por él. Una dupla que se cuida, se acompaña y comparte los últimos restos de la civilización.

Pero hay otra preocupación en La carretera: la lucha del Bien y el Mal en un mundo en el que la desesperación hace que la posibilidad del Bien se vea cuestionada. El padre estará constantemente recordándole a su hijo que ellos son los buenos, que ellos no harían ciertas cosas (como comerse a los niños, por ejemplo), y que tampoco dañarán a las personas sin necesidad estricta. El niño, por su parte, mostrará gestos espontáneos de bondad hacia las personas que se encuentra en la carretera, y de alguna manera todo el viaje es una extensa protección del Bien, una defensa de la humanidad, en un momento en el que la inhumanidad campea.

Cormac McCarthy es machacón en sus descripciones, y lo único que parece interesarle es el viaje a través de la carretera en desuso. Presta poca atención a las aventuras -que las hay, sin duda- y mucha atención a esa desesperada obstinación del padre que, luchando contra el hambre, el cansancio y la desesperanza, intenta evitar que él y su hijo perezcan, enfermen o se conviertan en animales. Pocos, pero magníficos, diálogos, para contarnos una historia severa, que prescinde de todos los adornos, para quedarse solo con lo esencial.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
fabite26
 05 marzo 2019
Debo confesar que cuando me acerqué a esta novela pensaba que la historia se centraba en un futuro apocalíptico, el resto del argumento era un misterio.
El interés por leerlo surgió de una clase de estudios culturales donde, el contexto en el que se la mencionó está levemente confusa en mi mente, pero el interés que despertó en mí era claro. de ahí que adquiriera la novela.
La historia no se centra en un futuro apocalíptico donde los seres humanos luchan por sobrevivir, porque si así fuese carecería de mucho de lo que posee.
No es una lucha por sobrevivir lo que los personajes buscan, es el deseo de seguir viviendo, luchando todos los días contra la muerte y la deshumanización.
La lucha contra la muerte es una causa perdida, pero dejar de ser humano en medio de un mundo desmoronado, muerto y peligroso es lo más difícil que se puede hacer.
Los personajes, un padre y su hijo, caminan por una carretera empujando un carrito de supermercado, esta imagen se llena de significado deliberado o también inconsciente.
La carretera que indica un camino, sobreviviente de la ya destruida ciudad, la única conexión con el pasado. El carrito en el que se llevan los alimentos, otra conexión, es símbolo de que el hombre vive atado a determinadas pautas que se establecen en una sociedad para poder sobrevivir. Las nuevas reglas de un mundo convulsionado son rechazadas por quienes se niegan a renunciar a su pasado y al orden. El padre y el hijo, siempre a la búsqueda de alimento, ausentes de contacto humano, porque al otro que ha renunciado a su humanidad, se le teme.
Con respecto al estilo del autor, el argumento es casi estático, no hay muchos cambios en las escenas que se nos muestran pero los pequeños capítulo y diálogos van elaborando una trama más profunda. Se permite observar la composición de la obra y seguir cada uno de los movimientos de los personajes.
Si bien el final, no es sorpresivo ni culminante, la historia no está hecha para finalizar, así como no se cuenta el principio .Es solo la narración de un pasaje de la vida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Janire
 22 enero 2018
La sensación que tengo tras haber leído el libro es que soy un bicho raro, he oído maravillas durante bastante tiempo de esta novela y quizás eso me ha perjudicado, ya que iba con las expectativas muy altas y la historia en sí me ha decepcionado.
Leer esta novela es un lujo, ya que está muy bien escrita y la ambientación es sumamente realista y logra atraparte en alguna ocasión haciéndote sentir mal y poniéndote mal cuerpo a medida que avanzas en la historia, ya que algunas descripciones son un tanto desagradables.
Los protagonistas son un padre y su hijo cuya relación no ha llegado a calarme hondo ni a sensibilizarme del todo. Ha habido momentos en los que sí me gustaba como transcurría la historia entre ellos pero en otros momentos me resultaba indiferente lo que les ocurriera.
Sinceramente, la historia no ha logrado engancharme en ningún momento pero he de decir que desde la mitad en adelante la historia se pone más interesante por los acontecimientos que giran al rededor del viaje emprendido por los protagonistas.
A pesar de ser un libro corto, su lectura se me ha hecho larga, tediosa y tenía unas ganas tremendas de acabar con él.
La historia narrada en sí, no está mal pero me ha dejado bastante fría en muchos aspectos ya que me esperaba algo con más acción o que enganchase más y no ha sido así.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Suenosentreletras7
 23 febrero 2018
El libro me ha gustado pero he sufrido mucho. Demasiado. Esta es una novela que no tiene capítulos y hay muy pocos diálogos, por lo que abundan las descripciones en todo momento. Nunca se dicen los nombres del padre ni de su hijo y solo sabemos que están intentando sobrevivir en un mundo ya muerto. No nos dicen que ha pasado, solo que está todo lleno de ceniza y que hubo muchos incendios en el inicio de todo, pero poco más. Es un relato de supervivencia muy duro y sobre todo desesperanzador. Hay un tono de pesimismo que recubre las palabras de la novela hasta llegar hasta el final. El autor sabe transmitir a la perfección la tristeza, el agobio, la desesperanza, el miedo...
La ambientación me ha parecido muy buena. Unos Estados Unidos en una época indeterminada, lleno de muerte y desolación por todos los lados, una visión totalmente post apocalíptica. Cadáveres carbonizados , casas solitarias, la humanidad practicamente muerta, sin casi recursos para sobrevivir. Hay una serie de escenas que me han puesto los pelos totalmente de punta, cuando padre e hijo bajan al sótano de una de las casas que visitan para encontrar comida y mantas. Quien haya leído el libro sabrá a que escena me refiero y espero que esté de acuerdo conmigo porque a mi me dejó bastante perturbada. El autor nos presenta un mundo totalmente deshumanizado, ya que la gente que ha sobrevivido parece haber perdido todo los que les hacía humanos, llegando a comportarse con la máxima crueldad.
Hay cosas que no me han gustado y una de ellas es el ritmo. A mi parecer, La Carretera es un libro muy lento para la extensión que tiene tan corta. Me he llegado a aburrir en varias ocasiones porque practicamente todo el libro se centra en cómo el padre y su hijo viajan por la carretera. Por ello, me he sentido un poco decepcionada ya que he echado de menos más acción. El final tampoco me ha gustado y no me ha dejado nada satisfecha, creo que otro tipo de final hubiera encajado mejor con la historia.
Tengo pendiente hacer un nuevo visionado de la peli, a ver si es fiel al libro y para averiguar que me gusta más, si la adaptación o el libro, pero creo que en este caso me gustará más la película. Además está protagonizada por Viggo Mortensen, un actor que me gusta mucho.
En definitiva, La Carretera es una desoladora novela post apocalíptica, un relato de supervivencia duro y cruel. Me ha gustado bastante, sobre todo la ambientación tan inquietante, pero también me ha decepcionado debido sobre todo a su ritmo tan lento y a la escasa acción entre sus páginas.

Enlace: http://addicionaloslibros.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
SatrinaSatrina08 diciembre 2017
Cuando se dedicaba a mirar cómo dormía el chico había momentos en los que empezaba a sollozar sin poder controlarse pero no por la idea de la muerte. No estaba seguro de cuál era el motivo pero pensaba que tenía que ver con la belleza o con la bondad.
Comentar  Me gusta         00
Vane24Vane2406 julio 2018
Y los sueños tan llenos de color. ¿Cómo si no te reclamaba la muerte? Al despertar en el frío amanecer todo se volvía ceniza al instante. Como ciertos frescos antiguos sepultados durante siglos y expuestos de repente a la luz del día.
Comentar  Me gusta         00
SatrinaSatrina08 diciembre 2017
Un frío como para agrietar las piedras. Como para quitarte la vida. Abrazó al chico que tiritaba y contó cada frágil respiración en medio de la negrura.
Comentar  Me gusta         00
YaniYani05 septiembre 2018
A veces el niño hacía preguntas acerca del mundo que para él no era ni siquiera un recuerdo. Se esforzaba mucho para responder. No existe pasado.
Comentar  Me gusta         00
SatrinaSatrina08 diciembre 2017
Si no cumples una promesa pequeña tampoco cumplirás una grande. Es lo que tú me dijiste.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ciencia ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Los cuentos de los hermanos Grimm

Es la historia de una princesa que no cumple la promesa que le hizo al habitante de un pozo de agua

El príncipe rana
Un buen negocio
Elsa la Lista
La boda de Dama Raposa

12 preguntas
15 lectores participarón
Thème : hermanos Jacob y Wilhelm GrimmCrear un test sobre este libro
{* *}