InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Rosa Sahuquillo (Traductor)Susanna González (Traductor)Blanca Briones (Otro)Juan Mari Barasorda (Otro)
ISBN : 8494687557
Editorial: d'Época (25/05/2018)

Calificación promedio : 4.75/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Inglaterra, 1866. La joven y recatada Jean Muir llega a la aristocrática mansión de los Coventry para trabajar como institutriz. Gracias a su astucia y sus múltiples habilidades, tras solo una jornada de trabajo consigue ganarse el afecto de la señora Coventry, su hija Bella, el hijo menor, Edward, y sir John, el anciano y acaudalado tío. No ocurre lo mismo con Gerald, el hermano mayor, y Lucia, su prima, quienes desconfían de la institutriz y comienzan a espiar sus... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Galena
 31 mayo 2018
Cuando la editorial empezó a anunciar esta nueva publicación me sorprendí al ver que la autora era Louisa May Alcott, siempre recordada por Mujercitas, pero enseguida me llamó la atención y, hay que admitirlo, las editorias la vendieron muy bien.
Leí Mujercitas en mis años de instituto y recuerdo que la empecé muy ilusionada esperando encontrarme algo semejante a lo que había hallado en las hermanas Brontë, Jane Austen, Gaskell, George Eliott… así que me sorprendí mucho cuando la historia avanzaba y me parecía muy bucólica y demasiado dulce. Me decepcionó, lo admito. Una historia tan famosa como esa pensé que tendría más fuerza.
Años después me enteré de que la autora había necesitado escribir para vivir y que en cuanto a la literatura juvenil se veía bastante limitada. Había leído que había escrito cosas muy diferentes bajo pseudónimo y cuando d'Época anuncio que publicaría Tras la máscara supe que era mi oportunidad para conocer otra faceta de May Alcott.
Y vaya que si lo he hecho.
Decir que estoy encantada sería quedarme corta. Esta novela corta (y tened en cuenta que yo no soy muy de novelas cortas) me ha encantado, la he disfrutado muchísimo y me ha dejado fascinada por la pluma de la autora y por lo mucho que me ha gustado la protagonista. Sin duda, es muy diferente a Mujercitas (si bien no quiero desmerecer esta, tendré que releerla para tener una opinión más fundamentada desde mi perspectiva de adulta) pero tanto si os ha gustado esta último como si no, os recomiendo encarecidamente darle una oportunidad a este libro. Dudo que os defraude.
La premisa en sí es muy interesante porque la autora nos propone como protagonista a una antiheroína. Jean Muir esconde muchos secretos y sus propósitos no son nobles. No es del todo mala, pero tiene malicia, eso seguro. Es manipuladora, muy buena actriz y muy buena también detectando la manera idónea de agradarle a cada persona. Vamos, que es muy inteligente y es genial ver como va tejiendo poco a poco su tela de araña.
A pesar de tener una moral dudosa, es una mujer luchadora que solo cuenta consigo misma y con si ingenio para salir adelante. Es ambiciosa y orgullosa, pero no por eso deja de resultar simpática a quien lee. En todo momento deseé que su plan saliese bien y a medida que se acerca el final sentimos la tensión a medida que crecen las dificultades. ¿Logrará salir airosa o no? Eso ya me lo guardo para mí, pero os adelanto que merece la pena averiguarlo.
Los personajes, además de Jean, están todos muy bien caracterizados y aunque son varios, logramos ubicarlos a todos sin problemas. Esto tiene más mérito de lo que pueda parecer, porque estamos ante una novela de menos de 200 páginas y, sin embargo, no nos perdemos con los personajes, todos están bien perfilados y cuando termina la historia no nos queda la sensación de que se haya quedado algo sin contar.
Esta es una de las razones por las que no suelo disfrutar mucho de las novelas cortas, porque no logran profundizar o porque siempre siento que se ha quedado algo en el tintero, pero eso no me ha ocurrido con esta novela de Alcott. A pesar de ser breve, sentimos que hay un recorrido en la historia, conocemos bien a los personajes y a lo que ocurre ahí, incluso sentimos un poco la rutina diaria de estos… No se siente que sea una novela corta en realidad y eso para mí es fantástico.
La narración y los diálogos están muy bien, no quiero dar detalles para no estropearle a nadie la historia, pero ver como el reacio Gerald va cambiando ha sido interesante e incluso gracioso. Los diálogos no están exentos de ingenio y, en conjunto, es una historia que se disfruta con facilidad.
Esta edición, además de las ilustraciones, cuenta con una introducción y un posfacio muy interesantes. A mí me encanta que las novelas tengan este tipo de añadidos porque siempre me gusta saber un poco más de los autores, su contexto y una reflexión final sobre la obra. No os hacéis la idea de lo mucho que lo hecho en falta cuando no están, porque d'Época es una excepción en esto. Muchas otras editoriales no lo hacen y para mí siempre se queda la edición coja debido a esto.
En resumen, una lectura que me ha sorprendido y que me ha cautivado, esa es la palabra que mejor lo puede describir. Si hace años me sentía decepcionada al terminar Mujercitas, aquí he encontrado toda la fuerza que no vi en su novela más famosa. Os animo a darle una oportunidad a esta obra que la autora publicó bajo pseudónimo y que es tan diferente y maravillosa, creo que cualquiera la disfrutaría.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Inquilinas_Netherfield
 19 junio 2018
Tras la máscara, de Louisa May Alcott, es un libro que desde la primera página te pone una sonrisa en la cara que no desaparece hasta pasado un rato largo después de finalizado.
La editorial de dÉpoca sigue manteniendo con Tras la máscara sus estándares de calidad. La edición es tan bonita y preciosa... las ilustraciones, la historia y, si a ello le añadimos toda la información extra recogida en su introducción y posfacio, resulta una de sus acostumbradas joyas, digna de pertenecer a su colección Delicatessen.
Cómo lo he disfrutado de cabo a rabo, aunque suene un poco grotesco decirlo, lo tengo escribir. No hay nada como descubrir tesoros injustamente olvidados y enterrados en el tiempo. dÉpoca, como siempre, nos los descubre y nos los envuelve con el mayor de los cuidados y mimos para maravillarnos y deleitarnos con ellos.
Me sigue sorprendiendo encontrar historias, que se escribieron hace más de 150 años, en las que se perpetúan las esencias de la frescura, la alegría y el humor inteligente, todo ello escondido y maquillado a través de de los rigores sociales de su época. En este caso es el rigor victoriano, donde las apariencias y las realidades se licúan para proyectarse hacia nosotros en cada uno de los párrafos que componen la historia.
Jean Muir, la protagonista, es la heroína en Tras la máscara (me niego a llamarla antiheroína). Ella lo es todo; es la columna vertebral que apuntala toda la trama. Con ella se enraiza la argumentación, de la que emanan todas las situaciones, ya sean positivas o no tan positivas, con unos diálogos cargados de los mayores sentimientos y pincelados por la autora con fina e inteligente ironía. Tiene un plan con unas metas concretas y un objetivo final.
Desde el momento en que entra en la casa y en las vidas de los Coventry, todos y cada uno de ellos trabajarán consciente e inconscientemente para dar forma y cumplimiento a los objetivos perversos y oscuros que dan forma a ese plan. La manera de objetivar todo lo anterior es el trabajo sin descanso además del conocimiento psicológico de todos ellos, con el propósito de alzarse con el premio gordo que le dará el prestigio y la posición social anhelada.
Para ello, Jean Muir solo tiene que convertirse en el espejo en el que los Coventry vean reflejados sus sueños e ilusiones, para que hallen en ella sus deseos más recónditos, escondidos y a veces adormecidos. Quienes la busquen por su alegría, diversión y conocimiento, será lo que siempre encuentren, cayendo uno a uno a sus pies; así, con los más retorcidos y enrevesados medios, los irá conquistando y obnubilando y al final se verán incapaces de oponer la mínima resistencia, porque ninguno tiene el nivel ni la altura de su ingenio e inteligencia.
La señorita Muir, joven institutriz de escasos medios y necesitada de calor y un hogar, se presenta como una joven desvalida. A los honorables Coventry no les queda otra que hacerse cargo de la situación; como familia de bien deben acogerla y ampararla, aunque, eso sí, conforme a sus cánones sociales y a la posición que ocupan cada uno en la comunidad. Una vez que le abren las puertas de su casa y, con ello, también de sus corazones, el telón se levanta y comienza el espectáculo, o en este caso, la mascarada.
Veremos en el discurrir de la lectura cómo cada uno de ellos le irá entregando los hilos de su destino. Independientemente de su sexo o edad, todos al final serán manipulados y modelados para cumplir una inconsciente misión: el próposito de Jean Muir, el objetivo que nuestra buena protagonista se ha impuesto, el que enredará a todos ellos en su sedosa tela de araña y que los hará trabajar y dirigirse para que nuestra buena mujer alcance hasta la última de sus metas.
Si miramos superficialmente al personaje de Jean Muir, en principio nos puede parecer que representa a una vulgar arribista que quiere ascender por los escalones de la buena la sociedad pagando cualquier precio y por medios poco honestos u honorables. Pero, si nos apartamos un poco y la miramos con distancia y perspectiva, vemos que al final, con sus virtudes y defectos, es la más humana de todos. No se deja llevar por los tintes melodramáticos, sino que los utiliza para su empresa, a la que se consagra en cuerpo y alma aplicando y desplegando todos sus conocimientos y experiencias y demostrándonos lo grandes que son su inteligencia e intuición. En el proceso observamos que, en cierto modo, todos le facilitan alegremente el camino: al tiempo que quieren algo de ella (y ella se lo da), deben pagar el precio consciente e inconscientemente. Nada es gratis, ni ahora ni hace 150 años.
Considero que Tras la máscara es un libro para disfrutarlo, y para sacarle todo el jugo no hay que posicionarse del lado de ningún personaje. Si observamos desde la distancia, nos maravillaremos por toda la trama tejida alrededor de todos ellos.
En este libro, Louisa May Alcott me confirma todo lo que ya sabía, pues Mujercitas es una de mis novelas favoritas y hemos crecido y evolucionado juntas (como lo conté hace un tiempo en mi reseña), y no la considero para nada un historia estanco para adolescentes. En ella ya se encuentran todos los registros y recursos literarios que descubrimos en Tras la máscara.
La espléndida y cuidada ambientación, su amplio conocimiento de las diferentes y encorsetadas clases sociales, la fina e inteligente ironía, los finales sorpresivos, los recursos teatrales, y más cosas que dejo al lector, son parte integrante del bagaje literario de la autora, todo ello impregnado por una rica e innovadora educación, a la que, de alguna manera, aquellos que la conocieron aportaron los conocimientos necesarios para modelarla y construirla en los principios reivindicativos que lograron transformar la férrea sociedad decimononica.
Esto, y más, lo descubrimos si levantamos la máscara que tan hábilmente ha urdido la autora.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Bren
 08 mayo 2019
Ahhh La perversidad de una mujer inteligente, ¡cuidense hombres cuando se encuentren con una mujer decidida, inteligente y manipuladora!
Me ha encantado este libro, ahora lo podríamos encasillar perfectamente en un “domestic noir”, pero no hay que perder de vista que esta historia fue escrita en 1866 y nada menos que por una mujer escritora.
Teniendo en cuenta esto sobrepasa cualquier sorpresa que pudiera tener en época actual, en la época cuando fue escrito, primero, no era común que hubiera mujeres escritoras, segundo, las mujeres eran consideradas casi como la propiedad de los hombres, su inteligencia era menospreciada y se tenía como pensamiento general que eran tontas, dóciles y poca cosa, así pues, que este libro presente a una mujer manipuladora, asquerosamente inteligente y fría, mi sorpresa va más allá de lo que yo sea capaz de expresar.
Me encantaría poder ver las caras de la gente que leyó esto en la época en la que fue escrita, es que es ¡tan deliciosamente escandalosa!.
La protagonista es única y aunque en otras reseñas he leído que la declaran como “mala persona” creo a mi parecer que de mala persona no tiene un pelo, eso sí, hace todo lo que esté en su mano para lograr sus fines, menosprecia a quienes la menosprecian y su venganza a quienes la consideran tonta o poca cosa es de alabarse, eso sí había que tener una sangre fría maravillosa.
Me ha encantado la frase final de este libro, es como para enmarcarla, no pude evitar soltar una tremenda carcajada y también aplaudir a Jean por su astucia.
Sabía desde hace tiempo que Louisa May Alcott había escrito cosas de este estilo y que incluso para ella misma era doloroso haber tenido que escribir algo como mujercitas que pegaba tan poco con lo que le gustaba escribir, pero no ha sido hasta ahora que he tenido la oportunidad de leer otra cosa de ella que no sea su obra más conocida y ¿saben que? ¡Ha valido cada palabra leída!, no solo por que ha sido una historia fascinante si no por su enorme calidad literaria, por que en ella además nos muestra a una mujer escritora con una capacidad impresionante y de una inteligencia deliciosa.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         42
Raquel
 22 abril 2019
Reseña completa en mi blog: https://lapeceraderaquel.wordpress.co...
En esta ocasión Louisa May Alcott se aleja de su famosísima novela y nos lleva de la mano de Jean Mauir, una joven institutriz a una familia aristocrática de la sociedad londinense en 1986, los Coventry. Allí, se encarga de la educación de la hija pequeña de la familia, Bella, a quien encandila muy sutilmente y consigue ganarse no solo el afecto de la jovencita sino también de su hermano mediano Edward, y sir John su tío poseedor además de una gran fortuna. Sin embargo el hijo mayor Gerald y su prima Lucia desconfían de la joven y sus artimañas, sospechan que bajo esa máscara de buena institutriz, aplicada para todo, se esconde otro ser que pretende engañar de alguna manera a la familia.
Tras la máscara es un thriller victoriano doméstico, una novela sencilla, la familia se mueve siempre dentro de la casa, los personajes están muy definidos, un hilo temporal continuo, una ambientación victoriana, una familia de clase alta, donde el hijo mayor por ser heredero no solo no trabaja sino que además se aburre soberanamente, una institutriz que no solo da lecciones a su alumna sino que además sabe cantar, tocar el piano y desaparecer cuando se requiere en la escena, un misterio que la envuelve en su pasado, con un desenlace inesperado, narrado de forma simple a la par que elegante con una sutil ironía, todo un ejemplo del feminismo literario.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (1) Añadir cita
GalenaGalena31 mayo 2018
Una vez a solas, la conducta de la señorita Muir fue decididamente peculiar. Su primera acción consistió en estrechar sus manos y murmurar entre dientes, con una fuerza apasionada: «¡No fracasaré de nuevo si cuento con el poder del ingenio y la voluntad de una mujer!». Se quedó inmóvil durante un instante, con una expresión de casi fiero desprecio en su rostro, y a continuación agitó su puño como si amenazara a algún enemigo invisible. Luego se echó a reír y se encogió de hombros con un auténtico estilo francés, mientras murmuraba: «Sí, la última escena será mejor que la primera»
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela cortaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes de Harry Potter?

¿Qué objeto le lanzaron los gemelos Weasley a Voldemort a la cara?

Una mandrágora
Bolas de nieve
La varita de Ron
La recordadora de Neville

10 preguntas
4 lectores participarón
Thème : J.K. RowlingCrear un test sobre este libro
{* *}