InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

dÉpoca Editorial

Literatura «de Época», con obras y autores de gran peso en las letras universales, grandes joyas clásicas que despertaron un profundo interés y un enorme éxito en el momento de su publicación original y que posteriormente han quedado relegadas al olvido e inexplicablemente no han llegado hasta nuestros días.

Libros populares ver más


Publicaciones recientes de dÉpoca Editorial


Críticas recientes
elbauldelaslibelulas
 20 mayo 2022
Tras la máscara de Louisa May Alcott
Tras el éxito de Mujercitas, a Louisa se le asoció de manera automática a la literatura juvenil aunque demostró que también se desenvolvía de maravilla en otros géneros



Esta historia fue publicada por primera vez en 1975 bajo el pseudónimo de A. M. Barnard y se publicó con su verdadero nombre más de un siglo después de que saliera a la luz inicialmente.



Nos encontramos ante un domestic noir de la época victoriana que nos transporta a la Inglaterra del siglo XIX. Exactamente en 1866, dónde la joven Jean Muir llega al hogar de una acaudalada familia para trabajar como institutriz. Gracias a su astucia enseguida conseguirá ganarse el afecto de todos excepto de un hermano y su prima, quienes desconfiarán de la joven desde el principio.



Jean tiene muy claro el porque ha llegado allí y para ello utilizará todas sus armas para alcanzar su propósito.



Me ha parecido un relato intrigante. Sencillo y muy entretenido con unos personajes muy bien definidos.

Se abordan temas como las diferencias sociales y hay una clara crítica a la sociedad en que se desenvuelve la historia.



Nuestra protagonista, la señorita Muir es una mujer fuerte, inteligente que rompe con lo establecido de la época. Es una mujer decidida y manipuladora que no depende de nadie y que no parará hasta conseguir su meditado plan.



La crítica opinó que se trataba del mejor trabajo de Alcott en el género del thriller y no me extraña pues a mi me ha conquistado completamente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
elbauldelaslibelulas
 20 mayo 2022
El crimen de Orcival de Émile Gaboriau
Todo comienza cuando sucede un asesinato en los terrenos del Castillo de Valfeuillu, propiedad del Conde de Trémorel y debido a ésto entra en acción un policía especial de la Sûreté de París para hacerse cargo del caso.



Esta novela esta escrita en 1866 y el autor es el gran impulsor del género policíaco y de la novela detectivesca y quien sirvió de inspiración a Arthur Conan Doyle con su famoso Sherlock Holmes.

Este autor francés fue un Gran admirador de Dickens y de Edgar Allan Poe, quien fue su fuente de inspiración.



El principal protagonista de la novela es el detective Lecoq, un investigador inteligente, astuto y habilidoso que se caracteriza por usar el método deductivo.

El autor crea una atmósfera de suspense creciente desde el comienzo del libro y te mantiene intrigado hasta el final.

Todos los personajes están muy bien creados y desarrollados y su narración es fluida y amena y hace que mantengas un buen ritmo de lectura.



Yo considero que es una muy buena novela de misterio. Con una trama estupenda en la que vamos a encontrar crimen, venganza, amor y celos.



Si queréis leer algo diferente con un personaje astuto y magnífico y un libro donde no pararas de sospechar y de intentar descubrir el misterio, éste es vuestro libro.

Sin duda es muy recomendable y te mantendrá en vilo hasta que cierres el libro.







+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Celeste_Cruz
 18 mayo 2022
Persuasión de Jane Austen
Si pensamos en el cliché romántico de las segundas oportunidades, sin duda Persuasión es una de las primeras obras que se nos vienen a la cabeza. Nuestra protagonista Anne Elliot vivió un intenso romance con el capitán Frederick Wentworth. Pero el amor no todo lo puede, especialmente en una época donde la clase social y la fortuna pesa más que la felicidad de la pareja. La boda entre ambos nunca se llegó a celebrar debido al inconformismo de las familias, sobre todo del señor Elliot, un hombre con ínfulas de persona importante, y al consejo de Lady Rusell, una amiga muy íntima de los Elliot y muy cercana a Anne, quien la convenció de que podía aspirar a alguien mejor posicionado. Así pues, mal aconsejada por adultos con "más criterio" que una jovencísima Anne, esta decide rechazar la proposición del capitán Wentworth, aunque fuera contra los designios de su corazón.



La historia comienza casi una década después, en el momento en el que el destino juntará una vez más a ambos jóvenes. Anne ya roza la treintena y en todos estos años se ha mantenido soltera y entregada a su familia. Los Elliot no están pasando por un buen momento económico, ya que llevan años viviendo por encima de sus posibilidades, por lo que se mudan a una casa más modesta en el pueblecito de Bath. Para ir más desahogados, alquilan la vivienda familiar a una pareja que, casualmente, son familiares del capitán Wentworth (en concreto, la mujer es hermana del capitán). Cuando Frederick y Anne se reencuentren, esta última descubrirá que sigue albergando sentimientos por él, pero ahora será el capitán quien se muestre frío y distante con ella.



La relación entre Anne y el capitán Wentworth me ha hecho sentir mariposas como hacía tiempo que no experimentaba con una novela de romance. Al tropo de las segundas oportunidades se une una suerte de enemies to lovers, pues empezamos la novela con una relación tirante y distante entre Anne y el capitán debido a su tortuoso pasado juntos. Anne sigue enamorada de él, pero viendo la actitud de este, asume que sus sentimientos no son correspondidos y con razón. Gracias a la narración omnisciente, nos metemos de lleno en los pensamientos de Anne, en sus dudas, sus desvelos, su quiero y no debo con el capitán, cómo intenta acallar su sufrimiento al comprender que nunca podrá obtener su amor de nuevo, pero, aun así, sin perder del todo la esperanza cada vez que Wentworth se acerca. Anne es un personaje con el que empatizas desde el principio. Desde siempre ha sido ignorada y silenciada por su familia. Nunca ha tenido deseos propios, ya que sus padres y sus hermanas siempre han sido lo primero y sus decisiones eran tomadas en base a las opiniones de los demás. De hecho, Jane Austen nos introduce a Anne de una manera magistral: las primeras páginas de la novela se limitan a describir con todo lujo de detalles al señor Elliot, a sus dos hijas mayores y a Lady Rusell, dando a entender que serán ellos los que protagonicen la novela. No será hasta que se nos presenta a Anne que nos damos cuenta de que ella es la heroína de esta historia. Con este inicio, la autora deja claro desde el principio la posición secundaria que tiene Anne para todo el mundo. Es un personaje que refleja muy bien el papel de las mujeres en la época de Austen, sumisas, a la sombra de lo que opinen los otros y sin poder expresar deseos propios. No obstante, es mucho más fuerte de lo que pueda parecer y oculta una gran personalidad una vez que la conoces. En apariencia es el modelo de mujer de clase alta ideal: antepone siempre a los demás, ayuda a todo el mundo, es buena, perfecta... Pero en el fondo, solo es una chica desdichada a la que nunca le han dejado elegir.



La novela está plagada de charlas y diálogos entre los personajes a priori insustanciales, pero que dan pie a la autora para hacer una crítica acerada de la sociedad del momento, así como una descripción muy minuciosa de la misma (cómo olvidar cuando la mujer del matrimonio que alquila la casa de los Elliot reivindica su derecho como esposa de un marinero a subir al barco de este y compartir sus travesías, algo completamente escandaloso socialmente hablando). Jane Austen deja entrever en las conversaciones y en las propias descripciones de los personajes la hipocresía, la banalidad, la incongruencia y el orgullo desmedido de las clases altas. La hermana mayor de Anne, Mary, también nombrada como la señorita Musgrove, es un claro ejemplo de ello, ya que es una mujer que vive por y para las apariencias y que piensa antes en el que dirán y qué situaciones harán que ella quede bien parada, más que en lo realmente importante.



La relación entre Anne y Wentworth es preciosa y muy realista. Como he comentado, al principio es fría y distante debido a sus circunstancias, pero poco a poco volverán a sentirse a gusto en la compañía del otro e iniciaran una amistad que les hará entender que están hechos el uno para el otro aún tantos años después, sin importar lo que opinen quienes les rodean. Mientras que a Anne la conocemos desde el principio, no sucede lo mismo con el capitán y es lógico que en la primera parte de la novela este no nos caiga especialmente bien, ya que es visto a través de los ojos de la pequeña de los Elliot, quien experimenta el distanciamiento constante al que este la somete. Por suerte, conforme pasen más tiempo juntos, Wentworth se irá abriendo con Anne y descubriremos qué fue lo que la enamoró de él años atrás.



Persuasión es una novela un tanto intimista que apela constantemente a los sentimientos del lector con escenas más bien amargas y dramáticas, sobre todo las que rodean la relación de Anne y Wentworth. Durante el grueso del libro, la percepción del lector es que es imposible que su situación llegue a buen puerto y contemplamos impotentes cómo aparecen diversos personajes con muchas papeletas para convertirse en los y las pretendientes de los desdichados amantes, preguntándonos si habrá alguna posibilidad de que acaben con estos, o si finalmente la autora nos dará el romance que ansiamos. A pesar de que el conflicto inicial parece girar en torno al romance, lo cierto es que el subtexto nos habla más bien de la libertad de elección o, para ser más exactos, de la falta de esta. En todo momento los deseos de Anne están subyugados al bien de su familia y muchas veces ni siquiera puede expresarlos en voz alta por temor a decepcionar a quienes más quiere. Por otro lado, tanto a ella como al capitán se dedican a emparejarlos idílicamente con aquellas personas que creen más afines a su posición, sin pararse a pensar ni un instante en cuáles son sus sentimientos al respecto. De una forma un tanto sutil, Jane Auste defiende a capa y espada el derecho a decidir a través de sus protagonistas.



Su pluma es exquisita y si bien a veces sus frases son un tanto largas y podemos encontrar pasajes bastante reflexivos, la lectura fluye muy bien, sin hacerse pesada o aburrida. Austen maneja a la perfección el aura melancólica y gris que rodea a sus personajes y las situaciones personales de estos y escribe unas escenas románticas vibrantes que te hacen suspirar.



Leer Persuasión es entender por qué tanta gente ama a Jane Austen. Es una novela conmovedora, muy moderna y atrevida para su época, un ejemplo perfecto dentro del género romántico y una de esas obras imprescindibles en el haber de todo lector.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00