InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8427039271
Editorial: Ediciones Martínez Roca (03/10/2012)

Calificación promedio : 3.86/5 (sobre 22 calificaciones)
Resumen:
¿Alguna vez has pensado empezar de cero en otra ciudad? Fue entonces cuando todo cambió. Justo al acercarme a aquel viejo cartel de madera escrito en francés que vendían en un anticuario improvisado de Madrid. Aux tissus des Vosges, Alice HUMBERT, nouveautés.
Entré sin decir nada. Tenía la mirada perdida del que logra lo que quiere. En pocos segundos presentí un vuelco y una irreprimible necesidad de cambiar de vida. Traducido quería decir: tejidos de los Vos... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 02 febrero 2018
En líneas generales Una tienda en Paris me ha gustado, tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, y quizás yo los considere así porque no me gustan los fenómenos paranormales en la literatura, pero es que además considero que no hacen ninguna falta, que la novela hubiera seguido igual su cauce y quizás hubiera agradado más a los lectores.
La trama se puede dividir en dos partes, en la primera se nos presenta a Teresa, una mujer de hábitos y costumbres, gris, anodina, aburrida de su vida, y con una tía que dirigió su infancia a la muerte de su madre con mano férrea y sigue haciéndolo a pesar de que ya se ha independizado. A Teresa no le gusta su vida, pero ni tiene valor para cambiarla, enfrentarse a su tía la aterra.
Conocemos a Teresa desde niña, la relación con la hermana gemela de su madre, Tía Brigida, una mujer de armas tomar, sus gustos, sus hobbies. Teresa como protagonista es demasiado normal, incluso aburrida, los pocos intentos por rebelarse a su forma de vida son débiles, tanto como lo es ella. Todo cambia en una tienda de antigüedades y el cartel que le llama poderosamente la atención, tanto que decide autoregalarselo.
Màxim nos situa bien a Teresa en su ambiente, tanto cuando es niña, como cuando es adulta, no escatima en descripciones, esta primera parte transcurre en Madrid, y nos hacemos una perfecta composición, de la casa en la que ha vivido de niña y el ático de sus padres en el que vive desde que se ha independizado. También de las calles que suele transitar. Hasta aquí no tengo ningún pero para la novela, te puede gustar más o menos la protagonista, te puedes identificar con ella o no, pero el estilo y la prosa son espectaculares y te llevan de la mano página a página.
Con la llegada del cartel a casa comienzan unos fenómenos paranormales que para mí están metidos con calzador, creo que aquí se equivoca Màxim, no hacía falta introducir un fantasma, ya estaban los pálpitos que tenía Teresa, ya estaba decidida a viajar a Paris.
Comienza una segunda etapa para Teresa, viaja a Paris en pos del color para alegrar su vida, y siguiendo la estela de Alice Humbert, la dueña de la tienda cuyo cartel compró en el anticuario. El cambio de escenario le da más viveza a la narración, le aporta interés, porque Màxim sigue dibujando muy cada ambiente, conoce Paris no hay duda y nos ofrece un retrato de la actualidad, pero quizás lo más interesante es el que ofrece del Paris de los años 20 de la mano de Alice que toma la voz para contarnos su vida, aquella que no puede conocer Teresa con sus investigaciones.
La novela da un vuelco en este momento, si ya te había atrapado ahora no te deja, no puedes parar de leer, deseas saber más sobre esa enigmática mujer cuya vida aunque tu no la hubieras vivido igual te fascina, sin duda Màxim ha creado un personaje fascinante, con sus luces y sus sombras, una mujer de carne y hueso que se equivoca en muchos pasos que da, que sin duda es muy humana.
Pero se vuelve a equivocar introduciendo de nuevo la presencia del fantasma, y sigo creyendo que no es necesaria, aunque esta vez tiene una explicación más plausible, el estado de ansiedad de Teresa, y la obsesión que siente por esa mujer a la que ve en cada paso que da.
Siempre me ha sorprendido la capacidad que tiene el autor para meterse en la piel de una mujer, en su mente, sus personajes son muy femeninos. Además leyendo sus obras nos encontramos ante mujeres muy distintas, Alice y Teresa lo son, digamos que son la cara y la cruz de una moneda, la una se come la vida a grandes bocados, la otra la deja pasar sin pena ni gloria, pero ambas no se parecen para nada a Margarita ni a Angeles Alarcón, sin embargo todas tienen en común las obsesiones que les acompañan a lo largo de su vida, son mujeres muy complejas, y dibujadas con esmero.
Personajes
Nos encontramos con dos protagonistas femeninas de excepción, aunque para mi gusto, Alice termina comiéndole el terreno a Teresa puesto que es mucho más interesante
Teresa: Es una mujer de unos cuarenta años, cansada de su vida, de ser un pelele de su tía que todavía le dice como tiene que vestir, y comportarse. Su vida se ha anclado en los tonos grises, y necesita un cambio. Muchas de nosotras tiene un halo de esa mujer que tan poco nos atrae. La Teresa de Paris va evolucionando poco a poco, se ve más suelta, hace lo que quiere con su vida y sin embargo se ve eclipsada por una Alice exultante.
Tía Brigida: Es una mujer estirada, muy de clase alta y puesta en su papel, busca la perfección en su apocada sobrina y lo único que consigue es formar a una mujer débil de carácter a la que detesta. Delante de este personaje he tenido sentimientos muy encontrados, en momentos la he comprendido y en otros me he puesto en la piel de Teresa y la he odiado profundamente.
Alice Humbert: Fue modelo de pintores, una mujer con un carácter fuerte que se hundía con frecuencia, comparte con Teresa uno de sus matices la inseguridad. Su vida se desarrolla en los felices años 20, en ese periodo entre guerras que la gente se dedico a vivir de forma despreocupada. A ella también la conocemos desde su infancia, como se fue labrando un futuro y los errores que cometió. Me he quedado con ganas de mucho más, hubiera seguido leyendo sobre Alice páginas y páginas.
Pero no todos son personajes femeninos también hay hombres que actúan como secundarios necesarios.
Laurent: El amor de juventud de Teresa, el que le dejó un tremendo vacío y le hizo perder las ganas de volver a amar. El personaje no está tan bien dibujado como las mujeres, pero tiene su aquel, conocemos su aspecto físico y sus miedos, sus rencores.
Mathieu Ardisson: El periodista parisino que ayuda a Teresa en su investigación, un hombre que propiciará un nuevo cambio en la vida de Teresa. Un personaje con el que también he tenido sentimientos encontrados, en ocasiones he sentido lástima por él y otras he pensado que se merecía todo lo que tenía, y también me ha levantado una ternura infinita. Tantas emociones caben en un mismo personaje, porque vive y respira y no es nada plano, aunque esto lo comparten todos.
Los felices años 20
Ya he dicho que quizás el acierto principal provenga de la aparición de la figura de Alice, que nos retrotrae a los años 20, a un Paris que tiene carencias, en las que los pobres sufren necesidades, donde cada uno intenta sobrevivir. de la mano de Alice nos introduciremos en los barrios obreros donde el hambre y el frío reinan por doquier, y también de su mano daremos un salto a ese Paris frívolo, al Paris bohemio, en el que los pintores tenían sus modelos a las que alzaban a la fama, las compartían y solían dibujar desnudos.
Así comienza la ascensión de Alice en la vida, siendo modelo, pasando frío, tragándose su pudor y prestándose a situaciones que no se si yo hubiera sido capaz. Su belleza la hace entrar en círculos más selectos, dejar de ser una modelo que se codea con Modigliani, o Kisling este menos conocido, a pasar a brillar en la alta sociedad con personajes como Coco Chanel.
Alice sabe aprovechar todas las oportunidades que se le brindan, y mejorar su situación personal, quiere olvidar su ascendencia, el hambre, el frío, quiere instalarse en su nueva vida y borrar su pasado, aunque ello signifique olvidarse de su familia, de su madre y sus hermanos. Pero Alice es débil y se equivoca en sus decisiones y su vida da vuelcos y vaivenes.
El retrato de ese Paris de los años 20 y los personajes que crea Màxim brillan con luz propia tanto que eclipsan la historia principal que leemos para llegar a una nueva narración de Alice.
Estilo
Me gusta la forma de narrar de Màxim, me enamoró en el Susurro de la caracola y sigue conmoviéndome y sorprendiéndome a cada novela. En esta ocasión le da la voz a sus protagonistas. Tenemos dos historias narradas en primera persona, son Teresa y Alice las que nos cuentan sus vidas, sus experiencias, sus debilidades, sus miedos, sus aciertos y sus fracasos. Y de ahí que la narración sea cercana, con profusión de descripciones, pero no menos diálogos.
Una narración que fluye, que va pasando sin un orden lineal porque los recuerdos son muy importantes para las dos mujeres, sin embargo en ningún momento nos sentimos perdidos como lector. El autor va salpicando la narración de golpes de efecto, reservándose para el final el más importante, me dejó con la boca abierta, sin duda un gran as guardado en la manga.
Utiliza un lenguaje sencillo con comparaciones y similes de fácil comprensión, bordea con elegancia la prosa poética. Uno de los recursos que más me ha gustado es esa maleta llena de pedacitos de ropa que guarda Teresa desde su infancia. Un guiño que tendrá su importancia a lo largo de la lectura, aunque a veces pase desaparecibido.
Conclusión
Podría seguir hablando de la novela, de los sentimientos que me ha levantado, podría desgranar todos los puntos, pero prefiero que los descubráis, que os acerquéis a Teresa y a Alice que viváis con ellas sus aventuras, no es fácil empatizar con ellas, sin embargo las he comprendido, en muchas ocasiones hubiera actuado de forma distinta, pero siempre me ha quedado claro porque Màxim las hace actuar de una u otra forma.
Una novela que sin ser redonda cuenta una historia preciosa que tiene su culmen en ese Paris de los años 20 que seguro que te deslumbra y como no puede ser de otra forma Alice y Teresa terminaran unidas para siempre solo te falta descubrir de que forma…
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
casadarebolta
 10 septiembre 2021
Todos conocemos a Màxim Huerta. al menos la mayoría de los españoles sabemos quién es. Ambos nos hacíamos mutua compañía (él no tenía ni idea, por supuesto) cuando era el encargado de las noticias nocturnas de una cadena televisiva nacional. Mientras él narraba lo que ocurría en España y en el mundo con un estilo personal, yo, residente de guardia día sí y dos días no, encendía el televisor y lo veía, o al menos me servía de ruido de fondo, mientras estudiaba o me entretenía haciendo el papeleo burocrático propio de una profesión como la mía: historias clínicas, peticiones de pruebas, investigaciones varias.
Así lo conocí. Eventualmente él cambió de especialidad y pasó a trabajar por las mañanas, en un programa de mucha sintonía. Digamos que saboreó esa especie de premio extraño que se llama éxito: pasó de ser conocido a ser muy conocido, con todo lo que eso conlleva. Y le perdí un poco la pista. Hasta que llegó El susurro de la caracola, y volvió a engancharme el gusto por saber qué hacía Màxim Huerta.
Una tienda en París es su tercera novela. Después de un éxito como El susurro de la caracola debe dar algo de vértigo lanzarse a escribir algo nuevo, pues se corren ciertos riesgos. Porque tendemos a esperar de un escritor que nos entregue más de lo mismo, sobre todo cuando ha encontrado lo que parece ser una cierta fórmula de ventas. al menos es lo que ocurre a muchos autores de la literatura contemporánea: entran en una especie de nido confortable en el que el creador se aposenta para no dar un traspiés. Bueno, Una tienda en París no tiene nada de ninguno de los dos libros anteriores, mas les debe el corazón que late y ese gusto por las historias agridulces llenas de sentimiento y de tiempo ido y rescatado, de justificaciones y hallazgos que parecen ser tan caros a su autor. Y nada más.
En Una tienda en París nos encontramos con una voz madurada, que nos sorprende porque siendo la misma, es a veces su contraria y a veces algo más. El ritmo de la novela es pausado y va en crescendo a medida que su protagonista, Teresa, evoluciona; la narración gana en profundidad y en sentimiento conforme Teresa crece; el estilo de Màxim Huerta se llena de complejidad, sin perder pulso, cuando la historia de Alice y de Teresa se encuentran y se dan la mano: dos almas destinadas a cruzarse en algún punto del tiempo se reconocen sin conocerse, se admiran sin saberlo y se heredan una a la otra sin pretenderlo porque así de sencilla es la vida de los seres humanos.
La novela habla de dos ciudades: Madrid y París, ambas debilidades del autor sin duda, ya conocidas desde Que sea la última vez… Pero aquí París cobra un protagonismo colorista, lleno de sensaciones: no es una postal turística, es más bien un retrato de un París interior, lleno de tiempo ido y recobrado, complejo pero asombrosamente simple, en el que se despliega un maremoto de emociones humanas variado y encantador.
Una tienda en París es la historia de dos mujeres: Teresa y Alice. Ambas en busca de sí mismas, ambas partiendo de un mundo en blanco y negro, lleno de esperanzas encontradas como por casualidad; dos mujeres fuertes que se construyen a sí mismas mientras lo pierden todo y lo recuperan todo, o lo comienzan todo de nuevo, en ese vals de las casualidades que es la vida. Teresa y Alice son espíritus viajeros, son almas que cambian, metamorfosis a la que nos aboca el mero hecho de estar vivos y que exige todo de nosotros, hasta el sacrificio más elevado, para alcanzar la cima o el éxito o, lo que llamamos con simpleza a veces, la felicidad.
Una tienda en París es un historia de amor. Pero no es una simple historia de amor: el mundo de Alice, bellamente retratado a puro sentimiento; el rumor de Teresa, que se hace río y finalmente mar; y el aroma de París, la comida de París, el ritmo de París, su constante fluir, su constante sístole y diástole, que cambia con sus protagonistas, que se transmuta siendo siempre, y por siempre, la ciudad que regala el amor, ese más profundo que nos alcanza a nosotros mismos, de ambas protagonistas.
La voz de Màxim Huerta se hace única. Hay ecos de Que sea la última vez… y de El susurro de la caracola. Pero estos son mínimos. No hay paralelismos entre las tres historias, a lo sumo alguna bisectriz propia de la creatividad del autor. Una tienda en París tiene una complejidad intrínseca, tiene un ritmo diferente, y tiene sobre todo un poder evocador que trasciende las dos obras anteriores. Es una historia de reconocimientos y de cambios, que parte de lo sencillo a lo más complejo; que enlaza tiempos, estados de ánimo, colores y sensaciones apenas sin notarse, con una sutileza que nos enseña la evolución de Màxim Huerta como escritor: una voz que se hace grave y se hace hermosa y se hace profunda y se hace sutil y sincera, y que nos deja sedientos de más. Y más.
Enlace: https://juanramonvillanueva...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Cristi2510
 22 julio 2020
Me ha resultado una lectura bastante entretenida, aunque no puedo decir que ha sido una novela que me ha encantado.
En esta novela se entrelazan las historias de dos mujeres que, por unos motivos u otros, tienen que hacerse fuertes y salir adelante. La vida de Teresa se verá conectada con la de Alice de la forma más inesperada, y ello a pesar de vivir en épocas diferentes.
La temática es variada, abarcando temas tan variados como el amor, el abuso, la familia, las segundas oportunidades, la resiliencia…
En cuanto a los personajes, Alice tiene mucho más protagonismo en la historia que Teresa. Alice es una mujer que se ha visto obligada a hacer cosas que nunca se habría planteado, pero que terminan por formar parte de su vida.
La novela se divide en 38 capítulos relativamente cortos. Estos capítulos solamente están numerados, y la verdad es que he echado de menos que tuviesen un título (por ejemplo, el nombre de Alice o el de Teresa), pues están narrados por la una o por la otra y esa ausencia del nombre hace que inicies los capítulos sin saber por quién van a estar narrados.
Además, la prosa de Màximo es sencilla pero muy correcta, lo que hace que se lea con mucha agilidad.
Si algo tengo que destacar de esta novela es la cantidad de mensajes que deja en sus páginas y que invitan a la reflexión.
En definitiva, ha sido una lectura amena que me ha trasladado hasta París, pero que no ha tenido la suficiente fuerza como para dejarme huella.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 19 abril 2018
Tras su éxito con las novelas “Que sea la última vez que me llamas la reina de la tele” y “El susurro de la caracola”, Maxim Huerta nos vuelve a llenar de esperanza, alegría y llantos con su última novela Una tienda en Paris.
Nos transporta al París de los felices años veinte de la mano de dos mujeres maravillosas, sensibles y soñadoras, parece mentira que un autor masculino narre tan bien y con tanta sensibilidad desde la voz y el punto de vista femenino.
¿Alguna vez has pensado empezar de cero en otra ciudad? Fue entonces cuando todo cambió. Justo al acercarme a aquel viejo cartel de madera escrito en francés que vendían en un anticuario improvisado de Madrid. Aux tissus des Vosges, Alice HUMBERT, nouveautés.
Entré sin decir nada. Tenía la mirada perdida del que logra lo que quiere. En pocos segundos presentí un vuelco y una irreprimible necesidad de cambiar de vida. Traducido quería decir: Tejidos de los Vosgos, Alice Humbert, novedades. Significaba más, mucho más...
Con una pluma irresistible, veloz e incansable nos ofrece unes vivencias irresistibles y arrebatadoras.
Es una novela conmovedora, sensible y terriblemente sentimental que te hará soñar. Sin ser cursi es un libro que tiene el aroma del viejo Paris, de las divas que gastaban el perfume más caro mientras éste se entrelazaba con el humo de los puros más genuinamente masculinos y varoniles.
Reconozco ser fan del escritor y de la persona, se puede intuir su esencia y sus raíces en los personajes y en las situaciones.
Un chico sencillo del que me enamoré con “El susurro de la caracola”, parecía un libro hecho para mí en el momento en el que lo leí. Sabe transmitir mil emociones con una sola palabra y su bondad y gentileza hacen que se te estremezca la piel.
Una novela vital, sabe darle la vuelta a las situaciones opresivas que viven los personajes y sus protagonistas para transformarlo en un grito de fe y esperanza a la vez que convertirlo en un canto a la vida.
Una novela positiva y que va más allá, cada vez se supera a sí mismo y nos regala dosis de renacimiento, una lección para creer en la fuerza del amor y de uno mismo.
Creer en los sueños es el eje central de sus novelas, Nuevos principios que te llevaran a conocerte, un viaje introspectivo de la mano del mejor guía.
Planeta nos ofrece la posibilidad de viajar a Paris sin pagar ningún viaje, una alternativa muy positiva en época de crisis y vacaciones.
Al estar tan bien ambientada es imposible no sentirte en las tortuosas y estrechas calles que describe o sentir la calidez de los personajes desprende.
Espero que este no sea el último libro de Maxim, pues como el dicho popular “uno al año no hace daño”, más bien todo lo contrario, sus novelas son curativas para el alma.
Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Vane24
 27 enero 2020
Un libro muy interesante, y entretenido donde te va mezclando la historia de la protagonista con la de la misteriosa Alice, y va descubriendo como el destino, o las casualidades, muchas veces juegan un papel importante en nuestra vida...
Se hace amena de leer y a mí por lo menos me ha enganchado desde el primero momento
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (32) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8830 enero 2019
El peor sentimiento no es estar solo. Es ser olvidado por alguien que tu nunca vas a olvidar.
Comentar  Me gusta         20
Cristi2510Cristi251018 julio 2020
Nadie va a caminar por usted. Deje de dar rodeos a su vida y trepe allí donde quiera subir.
Comentar  Me gusta         10
Cristi2510Cristi251022 julio 2020
Una cree que va a durar toda la vida y que va a tener tiempo para corregir sus errores, pero no. Los errores se encargan de echarnos sal en los ojos.
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88lourdesmateo8830 enero 2019
Los únicos límites que uno tiene son aquellos que uno se impone a sí mismo
Comentar  Me gusta         10
Cristi2510Cristi251019 julio 2020
Los ojos son el documento más real que existe, no hay manera de engañar.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Máximo Huerta (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Máximo Huerta
Con motivo del lanzamiento del libro “Adiós, pequeño” Crea Lectura entrevista a Máximo Huerta, que nos detalla algunos aspectos de su libro.
Crea Lectura, es un programa de televisión que informa de la actualidad literaria y los lanzamientos más importantes del momento. Puedes ver esta y otras entrevistas en nuestra lista de reproducción del canal de Youtube.
otros libros clasificados: años veinteVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuanto sabes del Duque y yo?

¿Que lugar ocupa Dahne entre los hermanos Bridgerton?

1
4
8

10 preguntas
30 lectores participarón
Thèmes : romance de época , londresCrear un test sobre este libro