InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

ANA MARÍA; DE LA FUENTE RODRÍGUEZ (Traductor)
ISBN : 8491051325
Editorial: Penguin Random House (26/11/2015)

Calificación promedio : 4.41/5 (sobre 478 calificaciones)
Resumen:
Es la obra maestra de Jane Austen y una de las obras maestras de la literatura inglesa de todos los tiempos. ¿Por qué leer en el siglo XXI un clásico como Orgullo y prejuicio? Porque Jane Austen nos habla, a través de la adorable Elizabeth Bennet, sobre la importancia de escuchar nuestro propio deseo. Han pasado más de doscientos años y seguimos hablando de lo mismo. Orgullo y prejuicio es la obra maestra de Jane Austen; en ella, la ironía, unos personajes paradigmá... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (148) Ver más Añadir una crítica
Yani
 04 abril 2018
Se hace difícil reseñar un clásico del cual ya está (casi) todo dicho, así que me voy a concentrar en mi opinión y no tanto en los elementos que describen al libro. Es, como la mayoría de los trabajos de Austen, una historia que se puede amar completamente por el desarrollo de los acontecimientos o vilipendiar porque los protagonistas carecen de sensualidad, cosa que lo hace aburrido para estos tiempos (o los lectores acostumbrados a estos tiempos). Sin embargo, creo que el problema pasa por la mala fama que le han hecho a Orgullo y prejuicio como un libro romántico en una época donde la definición del género está llena de contradicciones. Digo “mala fama” no porque un libro romántico sea de cuarta categoría (a pesar de que algunos lo son), sino porque me parece erróneo adjudicárselo a OyP con tanta soltura. Esta relectura abrió líneas de lectura que no había explorado y reafirmó que el objetivo principal de Austen era el de mostrar las ridiculeces que soportaba en esos años, usando como excusa la concertación de uno o varios matrimonios. Ese abanico que despliega en OyP lo vuelve más complicado, menos empalagoso y me sugiere por qué Austen nunca se casó, dejando a un lado que pueda confesarlo en alguna carta que todavía no leí. No la culpo.
Orgullo y prejuicio cuenta la historia de la familia Bennet, residentes de Longbourn, que está compuesta por padre, madre y cinco hijas mujeres (de mayor a menor): Jane, Elizabeth (Lizzy), Mary, Catherine y Lydia. Debido a que las mujeres no pueden heredar propiedades y a la muerte del señor Bennet la casa se legaría a un pariente varón, la madre de las muchachas no piensa en otra cosa que en acomodarlas mediante matrimonios ventajosos. Así que, cuando Charles Bingley, un hombre muy acaudalado, se muda cerca de los Bennet, la noticia de su soltería pone en alerta los instintos casamenteros de la señora de Longbourn. Ahí empieza la historia. Bingley tomará partido por Jane y, a la vez, este tiene un amigo medio gruñón que será importante en la trama: Fitzwilliam Darcy.
La novela transcurre entre bailes, visitas, cartas, chismes y comparaciones entre la ciudad y el campo. Eso está garantizado por Austen. Noté que en esta ocasión los sucesos se me hicieron más fluidos y, comparándolos con otros libros de la misma autora, hasta fueron más agradables. de acuerdo a mi punto de vista, OyP está trabajado lo justo y necesario y goza de más libertad narrativa que Emma, por ejemplo. Hasta los personajes se sienten menos encorsetados en sus papeles y resultan más simpáticos, incluso si no lo son (estoy mirando a Collins de reojo, aunque admito que aporta la dosis de humor). El inicio se mete de lleno con el conflicto principal, es decir, la llegada de Bingley y su amigo Darcy, así que no introduce con lentitud. Eso me provocó dudas porque me daba la sensación de estar ante un libro troceado (hay cuestiones, como la relación entre el señor y la señora Bennet o las personalidades de las hermanas, que se hacen esperar), de esos en donde la información aparece mágicamente cuando la trama lo requiere, pero a la vez no. En la balanza pesó más la idea de que OyP es una novela que se desenvuelve sin la obligación de retratar todo en diez largas páginas sólo para que el lector pueda recorrer el resto sin sobresaltos. Me gustó que se tome el tiempo.
Si no mencioné antes a Lizzy fue porque ella merecía su párrafo aparte. Es la verdadera protagonista de la historia ya que la mayoría de la narración se concentra en sus pensamientos y en su perspectiva. Lizzy odiará a Darcy por su porte reservado y orgulloso, sin olvidar que dice algo antipático sobre ella cuando la conoce. Y Darcy, por su parte, se mantiene distante de esa muchacha tan vivaz y contestadora. Me atrevo a decir que ella es una heroína bastante rara para la época. O, tal vez, yo me haya topado con pocas mujeres en la literatura de principios del siglo XIX que razonen tanto y tengan la capacidad de decidir qué hacer con sus vidas… a pesar de que las madres sean manojos de nervios andantes que las exponen como adornos en subasta. al leer las salvajadas que exclama la señora Bennet (porque no habla, grita), toma sentido. de vuelta a Lizzy, me parece que le hace honor al pedestal de personajes literarios en donde está ubicada. Se avergüenza de la familia, se pasa de prejuiciosa, le cuesta pensar bien de la gente y está lejos de ser una sabelotodo. Austen nunca la presenta como un modelo a seguir, si no como un ser humano con errores y aciertos que busca desesperadamente la normalidad en un entorno que dedica horas y horas a hablar del matrimonio, la renta anual de X, vestidos y la vida de los vecinos, incluso en los momentos más delicados. Lizzy podría ser tranquilamente una mujer de este siglo atrapada en costumbres que hasta ella misma acepta, como el hecho de que una persona de rango inferior no pueda hablarle primero a una de rango superior y deba ser al revés.
Me sorprendió encontrar (evidentemente, lo había olvidado) una descripción detallada de la indiferencia del señor Bennet hacia su esposa. En sus intercambios de opiniones se nota que a Bennet le importa un comino lo que le suceda a la señora, pero no había esperado que Austen le dedicara tiempo a ese matrimonio y que Lizzy fuera la que da la puntada final, en donde muestra su desilusión. Son párrafos agridulces y profundizan el comportamiento de Bennet en la novela. El “patriarca” de la casa pasa horas en la biblioteca e interviene para decidir… hasta que su voz se apaga. Los bocadillos que mete el señor Bennet se cuentan con los dedos y, a pesar de su hilaridad, transmiten la sensación de que él preferiría estar en cualquier otro lugar menos en esa casa llena de mujeres. En la primera lectura del libro lo vi con ojos más inocentes, pero ahora cambió un poco mi perspectiva. Con respecto a su esposa, sobrepasa los límites de mi paciencia si ignoro que se casó con el hombre equivocado. Me enoja que sólo piense en ganar esa carrera absurda que disputa con sus vecinas: “a ver quién establece a las mujeres primero”.
No puedo omitir el tema de la relación amorosa entre los protagonistas, más allá de que sea muy común hablar de ello. Me encanta la forma paulatina en la que estos dos tercos van cambiando los sentimientos desdeñosos por unos más positivos. En mis escenas favoritas siempre están ellos dos porque sus diálogos son chispeantes, incluso cuando pelean. Darcy trae polémica a la hora de opinar sobre él por las actitudes en las primeras páginas, pero creo que compensa las faltas en el carácter con lo que hace por Lizzy. Es más humano que sea imperfecto y no un depósito de cualidades que en la vida real brillan por su ausencia.
Sostengo (no reseñé la primera lectura pero recuerdo qué me había faltado para las cinco estrellas) que el desenlace de la historia me pareció apresurado. En las últimas veinte páginas convergen todos los conflictos y se resuelven para que después Austen explique, en escasos párrafos, el destino de cada personaje. He observado este problema en otros libros de la autora y el más reciente fue Emma. Particularmente, me hubiera encantado saber más de Mary, un personaje que se mueve como una sombra y es censurada cuando aparece. Una cuestión nueva que advertí fue que Bingley tiene poca participación y me dejó con ganas de conocerlo más. Aparece bastante al inicio y después la narración se limita a proporcionar información sobre su accionar, sin ahondar en el momento clave que le corresponde. Creo que se lo pinta mejor a Collins con las cartas larguísimas que escribe y su charlatanería pomposa. Estas cosas que señalo no desmitifican a Austen (para mí sigue siendo prácticamente indiscutible), sino que, a mis ojos, permiten considerar cuál de sus obras se acerca a la perfección, si eso existe. El hecho de que pueda aburrir o no pertenece al campo de la percepción del lector. Este libro me pareció muy dinámico aunque eso no justifique el final a las corridas, claro está.
Orgullo y prejuicio vale la pena el esfuerzo. No es un libro para todos (no existe el libro “para todos”, según mi criterio), pero al menos se puede utilizar para probar si Jane Austen se convierte en una escritora favorita o en una que conviene ignorar, pensando en una generación de lectores que probablemente la conozca más por las adaptaciones cinematográficas que por las novelas en sí.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         110
Lalectora
 08 febrero 2018
Jane la escribió con tan sólo veinte añitos e inicialmente la llamó First impressions (Primeras impresiones). Se publicó por primera vez de forma anónima. Pero pronto se convirtió en un éxito editorial lo que llevó a que Jane Austen se convirtiera en una escritora famosa.
Más allá de ser una novela romántica, Orgullo y prejuicio es una crítica a las convenciones sociales de la época y a la diferencia de clases y Elizabeth Bennet podría considerarse una heroína moderna. No es una joven al uso de la época. Es una mujer con opiniones propias, una lengua afilada y decidida a casarse por amor sin miedo a enfrentarse a la soltería en caso de no conseguirlo.
Me he reído mucho con el señor Bennet y su sarcasmo en esta relectura. Y es que esta obra está llena de ironía ya desde la primera frase que da comienzo a la novela: "Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa."
Comentar  Me gusta         210
Claudia
 01 abril 2020
Una vez más descubro que leer a Jane Austen es un auténtico acierto. Tras haber leído otras novelas de la autora, Orgullo y prejuicio suponía mi gran pendiente.
Ya he disfrutado en diversas ocasiones de las adaptaciones cinematográficas de esta novela, pero deseaba conocer más a fondo la trama y los personajes, y eso solo era posible adentrándome en las páginas de esta obra, que ha logrado conmoverme y fascinarme.
En todo momento, la prosa de Jane Austen muestra una clara inteligencia por parte de la autora, así como su frescura e ingenio. Queda claro que poseía un pensamiento adelantado a su época, y que esta novela hay que leerla conociendo el contexto en que fue escrita.
Es cierto que ciertos diálogos y pensamientos de los personajes pueden resultar chocantes en la actualidad, pero ya se ve una clara crítica en esta obra al engreímiento por pertenecer a cierta clase social y cómo el orgullo y los prejuicios pueden nublar el juicio y destruirlo todo.
La trama resulta amena y entretenida, con claras descripciones y diversas tramas dotadas, en mayor o menor medida, de romanticismo. No solo se tratan las relaciones de pareja, sino las diferentes clases de amor que una persona puede llegar a albergar, así como un claro llamamiento a mostrar que el desear instruirse y poseer inteligencia es siempre mejor que centrarse en la superficialidad de una efímera belleza.
Sí se puede catalogar esta novela como romántica, pero también como una clara crítica social llena de puntos de humor, que llevan al lector a no sentirse cansado o saturado. Si bien es cierto que al inicio la trama transcurre de un modo lento, se agiliza conforme se acerca la parte final de la obra.
El inicio de la obra con ese diálogo entre los Bennet ya deja claras las personalidades de los padres de Elizabeth Bennet, indiscutible protagonista de esta obra. Apreciamos cómo el señor Bennet resulta un hombre inteligente (y, a mi parecer, divertido), frente a su frívola y vulgar mujer, que desea casar bien a sus hijas y presumir ante todos sus conocidos.
Resulta curioso ver cómo se presentan las diferentes personalidades de todos los personajes con mayor o menor relevancia, cómo se ven claras evoluciones en muchos de ellos y cómo, pese creer conocerlos, pueden llegar a sorprendernos. A fin de cuentas, uno nunca llega a conocer del todo a los demás, ¿cierto?
Los diálogos que se dan en la novela están muy bien trabajados, resultan entretenidos (o vergonzosos cuando han de serlo), esclarecedores y del todo interesantes. Enriquecen la novela y la dotan de una mayor agilidad.
Resulta también chocante cómo son las cinco hermanas Bennet. Si bien Jane, Elizabeth y Mary son inteligentes y han deseado recibir formación, Kitty y Lydia prefieren coquetear y gastar en sus caprichos antes que sentarse frente a un libro.
Jane y Elizabeth son las más sencillas e inteligentes de las hermanas, poseen gran belleza (especialmente Jane) y sensibilidad. Pero es Elizabeth la que destaca entre todas, como protagonista de esta historia, siendo audaz, testaruda y con unos ideales muy claros. Su sentido del humor, optimismo y su capacidad de escuchar, la convierten en una persona agradable, interesante y con mucho potencial. Ver cómo su opinión puede variar gracias a su mentalidad abierta y cómo está dispuesta a dejar su orgullo a un lado, ha resultado todo un descubrimiento.
El otro claro protagonista de esta historia es Fitzwilliam Darcy. El señor Darcy aparece como un hombre apuesto y extremadamente orgulloso. Sin embargo, se trata de un personaje con una gran personalidad y mucho más complejo de lo que se deja ver a simple vista. Es, sin duda, el que experimenta mayor evolución.
Los celos, la envidia y el deseo de aparentar ser mejor de lo que se es, va a destacar negativamente en muchos de los personajes de esta novela, en una sociedad que muestra más falsedad y propósitos egoístas que un sincera preocupación por el prójimo y la amistad. Es por ello que, cuando un personaje no se muestra atraído por la codicia, destaca tanto y suele sufrir ante los ataques de aquellos que solo piensan en sí mismos.
Orgullo y prejuicio no es una novela que simplemente entretenga o distraiga al lector, sino que le lleva a pensar y a meditar acerca de lo que en ella sucede, y con grandes diálogos, observaciones y críticas que no van a dejarle indiferente. Una novela atemporal que siempre merece la pena leer.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Anuca
 04 marzo 2020
Los clásicos siempre despiertan respeto y temor. Respeto por lo que representan dentro de la literatura universal y temor por lo cuesta arriba que puede hacérsenos su lectura a razón del estilo narrativo. Tengo muchos de ellos pendientes, pero las novedades u otras novelas aparentemente más livianas acaban interponiéndose posponiendo el momento de darles curso. Menos mal que los clubes de lectura de los que formo parte ponen remedio a esta circunstancia de tanto en tanto. En este caso, Orgullo y prejuicio cayó en mis manos gracias a la edición que RBA puso a la venta esta Navidad en los kioskos de toda España a un precio irrisorio, y encontró su momento con celeridad de la mano de Oasis Literario.
El matrimonio Bennet tiene cinco hijas y cuando descubren que la propiedad cercana, Netherfield, tiene nuevo inquilino y es un joven apuesto y adinerado, ya podéis imaginaros la maquinaria que se pone en marcha. Ahí arranca la historia, una trama que se nutre de jóvenes casaderas, dotes, convencionalismos, postureos...; que gira en torno al matrimonio, ese que la señora Bennet ve como único camino posible para sus hijas, y logrará en tres de ellas después de muchas crisis y malentendidos. Una comedia romántica que, además, pone sobre la palestra el daño que el orgullo de clase y los prejuicios infligen en una relación del tipo que sea. La pareja protagonista, Darcy y Elizabeth, peca de ello respectivamente y solo superandolo podrá ver florecer su amor.
Jane Austen consigue, con mucha ironía, hacer una sátira social y a la vez narrar una bonita historia de amor en la que los implicados experimentan un desarrollo personal importante.
Una novela de personajes, así la he sentido yo. Son la salsa de la trama. Todos francamente bien caracterizados y con capacidad de despertar empatía o antipatía. Un elenco que roba sonrisas con sus diálogos y que hace recapacitar al lector sobre las convenciones sociales de la época. Para mí esto es todo un triunfo pues muchos clásicos me han resultado interesantes por ser el reflejo de una época pasada, por instruirme sobre un momento histórico que no he vivido y del que seguro que saco alguna reflexión, pero con pocos he logrado tanta conexión con sus protagonistas. Y Darcy, ¿qué os puedo decir de él? Que ahora entiendo la repercusión de este personaje entre el público femenino que le ha tendido la mano a esta novela.
En definitiva, ha sido todo un gustazo viajar a Longbourn y a Netherfield, vivir por unos días en el siglo XVIII y acercarme a todo aquello de lo que adolecía su sociedad más reputada. Ha sido toda una sorpresa lo cercano que he sentido este clásico, Austen ha sabido acortar las distancias que otros coetáneos solo pudieron mantener y me anima enormemente a darle una oportunidad al resto de sus novelas, esas que tengo pendientes desde ni se sabe. Sí, tengo que recomendarlo, no me queda más remedio. Si eres de l@s que siente ese respeto y temor del que os hablaba al comienzo, pero estáis dispuest@s a darle una oportunidad a este tipo de lecturas, no lo dudes más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         92
claudialee_08
 13 julio 2020
No es la historia de amor a la que estoy acostumbrada. Las personas, en aquellos tiempos, se comportaban de manera diferente y para que negarlo, esperaba que hubiera algún beso.
Sin embargo, me han encantado los personajes. Tenemos a Elizabeth Bennet, una joven que tiene las ideas muy claras y opiniones fuertes. Es bastante inteligente aunque juzga a las personas demasiado rápido.
Luego tenemos a Mr. Darcy, un hombre reservado, orgulloso y arrogante, según piensa Elizabeth.
Tenemos muchísimos personajes más, aunque no voy a ocupar el espacio hablando de ellos.
¿Mi opinión? Es una buena historia. Me hubiera gustado más escenas donde los dos protagonistas estuvieran solos. Jane Austen hace algunas críticas a la sociedad, cosa que me ha gustado mucho.
Quizás me subí demasiado las expectativas para este libro. Aunque debo de admitir que me gustó. Continuaré leyendo algunos clásicos de momento.
Comentar  Me gusta         150
Citas y frases (92) Ver más Añadir cita
naroa_dnaroa_d29 julio 2020
-¿Pretende asustarme, señor Darcy, al venir con esa solemnidad? -exclamó-. Pues no pienso alterarse aunque su hermana sea una gran pianista. Hay en mí una obstinación que me impide doblegarme ante la voluntad de los demás. Mi valor aumenta cuando tratan de intimidarme.
Comentar  Me gusta         60
majolwpmajolwp30 julio 2020
"Da rienda suelta a tu fantasía, echa a volar toda tu imaginación y ni por esas caerás en el error".
Comentar  Me gusta         50
GalenaGalena02 noviembre 2017
[…] No se puede decir que alguien sea de verdad brillante si no sobrepasa con mucho a lo que encontramos de ordinario. Una mujer ha de tener un conocimiento completo de la música, el canto, del dibujo, del baile y de los idiomas modernos para merecer ese calificativo; y junto a todo eso, ha de poseer un algo indefinible en el semblante y en la manera de andar, así como en el tono de voz, la elocución y la manera de expresarse, porque, de lo contrario, sólo merecerá a medias ese elogio.
—Ha de poseer todo eso —añadió Darcy—, y aún algo más sustancial, mediante el perfeccionamiento de su inteligencia gracias a unas lecturas muy extensas.
—Ya no me sorprende que sólo conozca usted a seis mujeres con tan grandes perfecciones. Más bien me maravilla que conozca usted alguna.
—¿Es usted tan dura con su propio sexo como para dudar de la posibilidad de todo ello?
—Yo no he visto nunca una mujer así. No he visto nunca reunidos tanta capacidad, tanto buen gusto, aplicación y elegancia como usted describe.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
marta_lomarta_lo21 junio 2020
Si Elizabeth hubiera sido capaz de mirarle a los ojos, habéis visto lo bien que le sentaba a Darcy la expresión de dicha sincera que le invadía el rostro. Sin embargo, aunque no podía mirarlo, sí podía escucharlo; y él le habló de unos sentimientos que, al demostrar cuánto valía ella para él, aquilataban su amor a cada instante.
Comentar  Me gusta         71
BlanJaimeBlanJaime23 julio 2019
-Son pocas las personas que en verdad amo, y aún menos de las que pienso bien. Entre más veo este mundo, más insatisfecha estoy con él. Cada día confirma mi creencia en la inconsistencia del humano y de la poca dependencia que se puede tener en la apariencia del mérito o el sentido. –Elizabeth Bennet.
Comentar  Me gusta         60
Videos de Jane Austen (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Jane Austen
Una colección de exclusivos abanicos en la que los estampados, el color y los detalles toman el protagonismo. Abanicos inspirados en mujeres excepcionales como Frida Kahlo, Sissi la Emperatriz, Catalina la Grande, Jane Austen, Cleopatra y muchas más. ¡Colecciona el complemento de moda! https://www.salvat.com/
otros libros clasificados: amorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Jane Austen?

Jane Austen (16 de diciembre de 1775-18 de julio de 1817) fue una novelista británica que vivió durante la

época eduardiana
época georgiana
época isabelina

10 preguntas
33 lectores participarón
Thème : Jane AustenCrear un test sobre este libro
{* *}