InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417834354
Editorial: Nocturna Ediciones (07/10/2019)

Calificación promedio : 4.44/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
El esperado desenlace de la trilogía Helena Lennox

Cuando la primavera de 1924 llega a Nueva York, Helena Lennox y los suyos siguen intentando rehacer sus vidas tras lo acontecido en Nápoles… hasta que un encargo del Museo Británico les ofrece la posibilidad de cerrar heridas.

En su mansión de Tokio, los Matsudaira los esperan para trasladar al museo parte de su colección artística. Lo que Helena aún no sabe es que la familia cuenta con... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 10 noviembre 2019
Italia queda atrás y, con ello, todo lo vivido allí. Incluido el abandono de Nora. Ahora, Helena está decidida a seguir hacia adelante sin la figura de su madre a su lado, aunque Lionel esté emperrado en olvidar a su mujer entre copa y copa y acabe llegando a casa oliendo a alcohol. Con Arshad dentro de la familia, Helena sabe que despejar la mente de su padre es lo mejor que puede hacer para que vuelva a ser el mismo y, quizás, ese asunto que tiene el Museo Británico con Japón pueda facilitarle el distanciamiento que necesitan. Sin embargo, Japón es un país muy diferente al suyo y a la propia India y, pronto, Helena se dará cuenta de ello. Dispuesta a hacerse con la colección de kimonos que formarán parte, durante un tiempo, del catálogo del Museo Británico, lo que Helena no sabe es que está a punto de meterse en una rivalidad milenaria entre antiguas familias de samuráis que, pronto, harán que ella y su familia reciba amenazas. Algo que tampoco está dispuesta a que la asuste. Decidida a seguir hacia adelante y descubrir qué está pasando en realidad entre las dos familias que, casualmente, tienen en su poder los negocios más famosos de incienso en Japón, todo cambia cuando la muerte hace de aquello su escenario a actuar. Dicen que hay un incienso capaz de llamar a los espíritus, pero del que se habla es de aquel que recorre los pasillos de un teatro, causando el miedo entre aquellos que trabajan allí. Y, mientras Helena se dispone a revelar el causante de todo eso, la llegada de alguien inesperado y un cambio en la vida de ella y de Arshad hará que todo se tambaleé a su alrededor. Encontrar la verdad es importante, sí, pero quizás mantener a la familia unida y a su corazón de una pieza va a ser lo que ponga realmente a Helena en un aprieto.
Han pasado dos años desde que descubrí y leí La ciudad de las sombras, la primera parte de una trilogía que me hizo conocer a una magnífica autora y que me encantó. Con esa mezcla exótica entre la India y el mundo de la arqueología, con misterios a resolver y una protagonista alucinante, fue toda una grata sorpresa. El año pasado llegaba El príncipe de los prodigios, su continuación. Un libro que, si bien seguía profundizando en el misterio desde otra perspectiva y desde otra parte del mundo, la falta de ese toque aventurero y arqueológico que me enamoró en el primer libro hizo que no disfrutara lo que yo esperaba de esa nueva historia. Ahora, por fin he tenido en mis manos El incienso de los espíritus, la esperadísima conclusión que, en esta ocasión, nos trasladaba a un Japón diferente, con sus costumbres y su mitología, con nuevos secretos a descubrir. Un libro que, sin duda, ha dado el punto y final perfecto que la historia de Helena Lennox necesitaba.
Sin dejar atrás, por última vez, una narración en primera persona a través de los ojos y la piel de Helena Lennox, este libro pintaba ser toda una acumulación de sentimientos nostálgicos, tristes y melancólicos del que, ya me habían avisado, tendría que tener al lado una caja de pañuelos. Tengo que adelantar que mucha gente ha llorado a lo largo del libro, aunque ese no ha sido mi caso. Aún así, os doy el mismo consejo: tened pañuelos cerca cuando estéis leyendo este libro. al ser tercera parte es normal que una pensara en las conclusiones de muchas historias que aún quedaban abiertas, en la despedida. Pero creo que Victoria Álvarez no quería comenzar o dejar ese sentimiento de "aquí termina todo" al comenzar a leer. Si bien es un libro con el que termina una historia, se toma su tiempo hasta llegar al final. Como viene siendo algo característico de estos libros, las primeras páginas son un asentamiento en el presente, volviendo a tener a una Helena mayor, con su vida ya hecha, dispuesta a hacernos retroceder hasta el pasado para ir recogiendo, en los primeros compases de la novela, todas las consecuencias que han sido arrastradas en esos momentos de lo ocurrido en los últimos acontecimientos del segundo libro, El príncipe de los prodigios. Con apenas unos meses de separación, estos capítulos van a ser una visión de cómo es la vida de Helena y Lionel tras el abandono de su madre, cómo lo llevan y cómo intentan seguir con sus vidas, cueste lo que cueste. Unos capítulos tranquilos en los que solo acompañaremos a Helena, junto a Arshad, a través de un Nueva York que resplandece por todas partes justo hasta el momento en el que una nueva misión les espera. Creo que, a estas alturas, ya sabemos que el apellido Lennox va siempre acompañado de problemas, así que no tardan en llegar. Debo decir que me ha sido imposible comparar este libro con el anterior, sobre todo después de quedarme con el final de El príncipe de los prodigios algo insatisfecha. No obstante, se ha notado mucho que este libro es más dinámico, con la información a dar más dosificada y abultada, con más chicha a la que ir agarrándose, algo que he agradecido desde el primer momento. Ese toque exótico con el que nos presentó Victoria la historia de Helena regresa en Japón, un país de por sí mágico que, gracias al estilo y a la pluma de la autora, cobra vida propia, siendo otro personaje más que iremos desmenuzando y descubriendo poco a poco de la mejor manera posible.
A pesar de sus casi setecientas páginas, El incienso de los espíritus se lee de manera muy ágil y amena, y eso es gracias a que siempre va a estar pasando algo. Nada más poner un pie en Japón, ya notas esa aura tensa, eso de tener que estar mirando cada dos por tres por encima de tu hombro, esa sensación de que estás siendo vigilada y de que, pronto, empezarán a ponerse las cosas muy mal. Esta tercera parte ha sido muy generosa con los giros argumentales, las sorpresas, las escenas inesperadas plagadas de nuevos peligros, de acción, de peleas y de mucha filosofía japonesa. Os lo voy a decir ya: he estado muy enganchada a las páginas de este libro. Y eso ha sido así porque todo está mucho más equilibrado. Obviamente, el libro no va a ser todo una carrera tras otra carrera, habrá momentos para las pausas, para terminar de desarrollar esas historias personales y sus relaciones que, desde el primer libro, se vienen creando. Sin embargo, todo está medido a la perfección. Sin llegar a resultar más denso de lo que se pretende, o de llevarse demasiado protagonismo, se ha notado que estas partes, donde los personajes predominaban por encima de lo demás, se ha llevado de una manera muy buena con lo que nunca te acabas despegando de la lectura. Y, cuando no se trataban de los personajes, pronto volvíamos a ese misterio que lo envolvía todo. Porque, una vez más, empiezan a pasar cosas que en un principio no tienen ninguna explicación y que harán pasar a nuestros personajes por un sin fin de situaciones, intentando descubrir quién se esconde detrás de cada amenaza, cada asesinato, no sin meterse aún más, si es que eso es posible, en nuevos peligros. Entre historias de fantasmas, entre historias de los diferentes clanes de samuráis que había y entre una rivalidad actual entre dos dinastías, la lectura es de esas en las que tiene claro qué va a meter ahora para darle la vuelta a todo y mandarte hasta otro camino. Unos capítulos que nos irán metiendo cada vez más en la oscuridad, en nuevas revelaciones que nos pillarán por sorpresa, en apariciones inesperadas que te dejan con la boca abierta, hasta llegar a unos momentos finales de infarto que, de nuevo, prometen derrapes emocionales que ni siquiera tú estás preparada a sufrir. Cambios que harán que te preocupes, que te tenses hasta el máximo, que supliques y que reces. ¿Tenéis aún en mente eso de la caja de pañuelos? Bueno, pues el epílogo es lo que más me ha hecho sacar a la luz las lágrimas. Un nudo en la garganta impresionante, no sé qué me ocurre cuando encuentro epílogos narrados de esa manera, pero aplaudo que haya sido Victoria la que, después de tantos años, me haya dado de nuevo un sentimiento como ese.
Todavía a estas alturas sigo diciendo que el "fallo" que le estoy encontrando a estos dos últimos libros es que el término de la arqueología con el que se presentaba La ciudad de las sombras se ha ido difuminando mucho. Quizás es algo personal y a gusto de cada uno y una, porque sé que Victoria nunca ha tenido como misión hacer una trilogía donde el buscar tesoros o desenterrar cosas antiguas y de gran valor histórico sea lo primordial. Pero sí, después de la ciudad de las sombras, creía que esto iba a ser como Indiana Jones. Craso error, lo reconozco. Pero no sé, esperaba ver una trilogía en el que cada volumen se centrara en algo a recuperar a través de lo cual emerge todo lo demás. Vale, sí, a ver. Es cierto que en cada uno de esos libros se viaja de un lado para otro para intentar dar con algo pero, sin embargo, no lo he notado igual. Quiero decir, el segundo libro fue, bajo mi punto de vista, más de transición que otra cosa, donde la historia de los padres de Helena era más importante que todo lo demás. Y aquí ha pasado al revés, la historia de Helena y Arshad ha tenido mucha más cabida, pero el término en sí de lo arqueológico llega hasta el primer libro y ya. No quiere decir que no lo haya disfrutado, porque sería mentir. He disfrutado de esta trilogía bastante, solo que siempre echaré en falta, en estos dos últimos libros, ese toque.
Lo que tengo que destacar, una vez más y espero no cansarme jamás, es la magnífica ambientación que Victoria nos ha vuelto a dar. Si bien es cierto que en algunos aspectos esperaba más, sobre todo en lo que respecta el tema de los mitos y leyendas japoneses, todo eso de los espíritus, fantasmas, demonios y demás que tan rico es dentro del país del sol naciente, me ha gustado descubrir una época muy diferente y desconocida. Victoria siempre enseña a través de sus libros, haciendo una magnífica labor de documentación, consiguiendo evocar sin problemas el escenario sobre el que quiere desarrollar su historia. Y es que, una vez más, hay que aplaudirle. Por último, otra cosa a destacar de esta conclusión son los personajes de Helena y Arshad. Mucho más elaborados, más presentes y más sentidos, especialmente Arshad, Ha sido en este libro cuando me he enamorado de él. En los demás libros lo notaba muy distante y no me llegaba a transmitir casi nada, pero aquí creo que Victoria ha querido mostrar todo lo que quedaba de él, y me quedo con eso. Tanto Helena como Arshad han sido los auténticos protagonistas, su relación, y me ha encantado descubrir que, finalmente, me han convencido como pareja, La manera que tienen de cuidarse, de respetarse y protegerse me ha parecido preciosa, especial, única. Y ha sido, en parte, lo que ha hecho que ese epílogo tenga tanta emoción concentrada.
En resumen, El incienso de los espíritus es el adiós que todo lector y toda lectora de esta trilogía merecía. Un nuevo mundo a descubrir, y un nuevo misterio a resolver, los continuos giros argumentales, las sorpresas inesperadas y el desarrollo de Helena y Arshad han conseguido hacer de esta conclusión una muy potente, bien estructurada y ser un final plagado de emociones que van a sacar más de una lagrimilla.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Soraya47
 01 noviembre 2019
Título: El incienso de los espíritus
Autora: Victoria Álvarez
Editorial: Nocturna
Género: Aventura
Estamos ante el final de una trilogía simplemente inolvidable. Podéis leer las reseñas de los otros volúmenes en este mismo blog. Los primeros títulos fueron “La ciudad de las sombras”, “El príncipe de los prodigios” cerrándose con “El incienso de los espíritus”. Todos ellos se pueden leer de forma individual, cada uno es una aventura diferente protagonizada por Helena Lennox, su familia y el hombre que ama. Helena es una mujer anciana que vive a orillas del río Nilo y le está narrando a una periodista su pasado. Yo os animo a empezar por el primer volumen, en verdad son historias maravillosas. Hoy vengo a comentaros del último libro, en los dos primeros recorrimos la India y Nápoles y ahora viajaremos a la capital del imperio del sol naciente, Tokio, que todavía arrastra la catástrofe de el Gran Terremoto de Kantō.
1924. En Nueva York Lionel, padre de Helena, se encuentra bastante depresivo, ella para intentar animarlo se pone en contacto con el Museo británico para que les den una misión. Consistirá en custodiar unos antiguos kimonos que pertenecen a la familia Matsudaira, saga familiar de samuráis, amenazada sin saber quién los está intimidando. También fabrican unos populares inciensos. Cuenta una leyenda que te puedes comunicar con el espíritu de aquél que desees volver a ver cuándo los enciendes.
Nos adentraremos en los años veinte de un país que deseaba una parte modernizarse y otra seguir con lo tradicional de siempre. Victoria Álvarez es una maestra de la ambientación, ya lo demostró en sus otros libros, pero aquí se superó de una forma extraordinaria. Logró capturar la atmósfera presentando todos los detalles, no leeremos sobre este tumultuoso momento. Estamos allí con ella, experimentándolo juntos. No es fácil entender lo japonés, tienen ese extraño sentido de la sumisión y de lo retorcido, encasillados en ceremoniales y reglas cívicas tan estrictas. Nuestra autora nos sumerge en el misterioso mundo de los espíritus japoneses. Para dejar narrado tan digno trabajo, se documentó en los cuentos tradicionales sobre espectros y apariciones del escritor Lafcaido Hearn. En esta historia nos sólo enseña a Helena a tener la mente abierta a otras culturas y creencias, desea dejar ese mismo mensaje a sus lectores.
Unos personajes bien evolucionados mucho más maduros aprendiendo de los errores, viéndose envueltos en intrigas, política, guerras entre empresas y asesinatos, a la vez que tienen sus propios problemas personales. Novela impecablemente bien escrita buscando que el lector disfrute. Llena de aventuras tocando lo sobrenatural. Mentiras que esconden una conspiración entre las sombras. Secretos demasiado tiempo callados. Descubrir que se oculta detrás de esos crímenes mientras intentan salvar sus vidas.
Pero lo más inquietante de leer es sobre ese teatro encantado donde hay que dar vida en el escenario a Oiwa. Es el espíritu de una mujer que busca venganza desde la muerte, vestida con el kimono funerario. La parte de cuando los actores deben ir al cementerio a ofrecerles sus respetos, oh que bello y terrorífico a la vez. Oiwa sólo pronunciar su nombre da escalofríos, imaginaros su presencia.
Giros sorprendentes que rompen lo que tenías en mente, antiguos personajes que regresan para cerrarlo todo. Bushido el código de los samuráis, geishas, tazas humeantes de la ceremonia del té, fantasmas y el perfume del incienso embriagando la novela hasta la última página.
Un final majestuoso no se esperaba menos de Victoria Álvarez. La libertad es el bien más preciado que tenemos. Cuando se ama de verdad, el amor puede durar más que la mortalidad.
Resaltar la presentación del libro cuyos capítulos se adornaban con dibujos de cerezos en flor e ilustraciones en blanco y negro, por Lehanan Aida.

Felicitar a la editorial Nocturna por tan gran trilogía.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
MariaT
 17 octubre 2019
¿Qué harías para volver a ver a una persona que has amado y perdido? Si existiese un incienso capaz de hacer regresar el alma de un difunto, ¿qué estarías dispuesto a realizar para conseguirlo? Continuando con mis reseñas del #LeoAutorasOct 2019 hoy toca recomendarles El incienso de los espíritus, de Victoria Álvarez, el libro con el que la autora salamanquina pone fin a la asombrosa trilogía Helena Lennox. Una historia fabulosa que ha superado ampliamente todas mis expectativas y que se ha transformado en una de mis favoritas de la autora.
“Es un buen momento para volver a hablarte de aquel viaje que hicimos a Tokio por encargo del Museo Británico, nada más hacerme con mi primera pistola, y de lo que sucedió allí. Lo que realmente sucedió allí”.
De nuevo, en el prólogo nos encontramos con una anciana Helena Lennox, una reputada arqueóloga que está siendo entrevistada para la publicación de sus memorias y que ahora está dispuesta a relatar el final de una de sus peligrosas aventuras de juventud. Mi recomendación es que si aún no han leído La ciudad de las sombras (pueden encontrar mi reseña aquí) o su continuación: El Príncipe de los Prodigios (reseña) paren de leer aquí, corran a su librería de confianza y se dejen conquistar por los escenarios de ensueño y sobre todo por los increíbles personajes que ha creado Victoria Álvarez.
Tras su arriesgado paso por Nápoles con todas sus consecuencias, nos reencontraremos con Helena en la primavera de 1924, en Nueva York. Recorriendo una ciudad en la que la llamada ley seca hizo proliferar toda una cultura de bares clandestinos. Pero, aunque la distancia en teoría debería ayudar a curar el corazón roto de Lionel, nuestra protagonista pronto descubre que lo que su padre y ella necesitan para superar el abandono de Dora es volver a trabajar. Por ello, cuando desde el Museo Británico les proponen ir a Japón a supervisar el envío de unas valiosas piezas para una nueva exposición, automáticamente decide aceptar.
“Me he metido en tantos problemas desde que tengo uso de razón que casi estoy acostumbrada a que unos desconocidos me quieran muerta. Pero, cuando son los míos quienes están en peligro, las cosas son muy diferentes”.
Antes de partir de Nueva York, Helena y Arshad descubren que la familia Matsudaira, a la que deben visitar para trasladar su colección de arte a Londres, está bajo amenaza. Lo que no sabían es el alcance del peligro real al que se iban a enfrentar al llegar a país del sol naciente. Alguien está dispuesto a acabar con la vida de todos los integrantes de la familia que desciende directa de los samuráis. Que los Lennox y Arshad se encuentren con ellos los convertirá a su vez en nuevos objetivos. Así que lo que debería ser solo una misión sencilla, se transforma con rapidez en una lucha por la supervivencia en la que no sobremos de dónde proviene el peligro.
Victoria Álvarez nos lleva a descubrir un Japón que en un primer momento puede parecerle a Helena un país hermoso pero un tanto frío y rígido como sus habitantes. Que lucha entre mantener la tradición o dar paso a la modernidad. Con leyendas aterradoras que harán que nuestra protagonista, a pesar de su escepticismo, se empiece a plantear si es posible que escondan algo de verdad. Todo ello mientras se debe enfrentar a peligros reales y cosas aún más dolorosas, el abandono de su madre, el corazón roto de su padre y los constantes enfrentamientos de Arshad y Lionel, que no necesitan muchas excusas para discutir por cualquier cosa.
"Me encaminé a mi propio cuarto preguntándome qué habría hecho para que mi mundo girase de pronto alrededor de unos hombres borrachos, drogados o, directamente, muertos desde hacía más de tres mil años”.
Espíritus que buscan venganza, teatros encantados, inciensos capaces de atraer a los muertos, guerras entre empresas, hay tantos elementos adictivos en el libro que es imposible numerarlos todos sin hacer spoliers, pero quizá lo que más disfruté fue ver a Helena crecer y aprender de sus errores a la hora de juzgar con dureza y rapidez. Pero sobre todas las cosas, me deleité con la relación de Helena y Arshad, nunca me habían fascinado tanto dos personajes o había temido tanto por sus destinos.
Repletos de giros sorprendentes e inesperados, El incienso de los espíritus, de Victoria Álvarez, es el final perfecto para una trilogía que me ha conquistado en cada una de sus entregas. Álvarez no solo nos trae una historia adictiva de principio a fin, sino que nos permite despedirnos como se merece de unos personajes a los que terminas queriendo como a buenos amigos y de los que no te quieres separar. No puedo hacer otra cosa que recomendarles que le den una oportunidad, creo que no había leído nunca una historia de amor tan bonita en la que los sueños personales importan tanto como la libertad. ¡Leedla que no se arrepentirán!
¿Han leído El incienso de los espíritus? ¿Les llama la atención?

Enlace: http://inthenevernever.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Anabel
 17 enero 2020
La narración de la autora es limpia y fantástica, en esta ocasión es increíble como ha conseguido que me metiera de lleno en la historia desde las primeras páginas, dando lugar a dos ambientaciones maravillosas. al comienzo veremos a una Helena en el Nueva York de los años 20, lugar donde no podía faltar su prima Chloé, una chica pispireta que me encanta. Pronto nos iremos al Japón más tradicional, lugar que si ya me tenía enamorada Victoria ha hecho que me enamore más todavía, y eso ya es decir. Las descripciones son precisas, nada buscadas y ayudan a visualizar un país que en los años 20 estaba en pleno cambio, y lo notaremos, porque sabe como documentarse bien, y pese a que es una novela de ficción hay cosas que veremos que eran una pura realidad en aquella época en Japón. El libro atrapa, engancha, cautiva e invita a seguir leyendo más y más hojas, creo que incluso me atrevería a decir que para mí es el mejor de los tres, y el que más me ha gustado, y mira que los otros fueron fantásticos, pero la ambientación en Japón que tanto adoro con sus costumbres y todo lo más tradicional, lo tendremos en todo su esplendor y eso me ha parecido increíble, y más que Victoria para mí es la mejor recreando ambientaciones.
Nos volveremos a encontrar por supuesto con personajes ya conocidos y con nuevos, haciendo que me interesaran mucho, ya que los Japoneses son tan reservados que me moría por saber todos sus secretos, sobre todo de cierta chica de los kimonos. Helena me ha encantado en esta parte, ha demostrado madurez y se nota mucho la gran evolución que ha sufrido a lo largo de los tres libros, dando lugar a una protagonista increíble y con carácter, digna heredera de sus padres. de parte de ella encontraremos más trama de romance, y bueno me ha encantado, llevo detrás de esta pareja tres novelas, necesitaba saber cómo seguiría todo, y la autora crea mucho hype por Twitter todo hay que decirlo. El príncipe Arshad también me ha gustado su evolución, si bien siempre ha sido más maduro que Helena nos demuestra que puede dejar de lado su lado serio, y lo que me reí con sus enfrentamientos con Lionel, eso no tiene precio. La chica de los kimonos que os comentaba también me ha gustado mucho, ha sido un personaje enigmático desde las primeras páginas y me ha proporcionado mucho, no quiero hablar por spoilers pero ha sido increíble, menudos secretos. Todos estos personajes y más crean una intriga que absorbe, no pude despegarme de sus páginas en muchas ocasiones y me daba pena porque veía que el libro acababa y yo no quería, no estaba lista para el final, y así era porque no dejé de llorar al cerrar el libro y leer FIN.
En conclusión, ha sido un libro maravilloso, me ha proporcionado todo lo que me gusta, intrigas, secretos, mentiras, todo ello acompañado de una ambientación del Japón más tradicional y abriendo las puertas a la modernidad, sublime, única y fantástica, no se puede pedir más. Decir adiós a unos personajes que me han acompañado a lo largo de tantos libros y ver su final, sentir con ellos cada momento, ver las páginas pasar sin remedio y ver que no hay más, que se ha acabado, aún lloro por ellos, pero es bueno despedirse, sé que Victoria nos dará nuevas historias y nuevos personajes que nos harán vibrar.
Enlace: https://rubiesliterarios.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
EvaKemi
 15 noviembre 2019
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
AnabelAnabel17 enero 2020
Es como si el universo fuera una enorme poesía que nosotros somos incapaces de leer como ellos
Comentar  Me gusta         00
MariMari23 noviembre 2019
Bien pensado, sí que lo hago: creo en mí, en lo que me rodea, lo que puedo ver, tocar y comprender. En lo que cada uno puede hacer para cambiar un destino que aún no está escrito. (...) Y en esto. En esto sí que creo.
Comentar  Me gusta         10
MariaTMariaT17 octubre 2019
Me encaminé a mi propio cuarto preguntándome qué habría hecho para que mi mundo girase de pronto alrededor de unos hombres borrachos, drogados o, directamente, muertos desde hacía más de tres mil años.
Comentar  Me gusta         10
EvaKemiEvaKemi15 noviembre 2019
-Es como si el universo fuera una enorme poesía que nosotros somos incapaces de leer como ellos - le confesé a Arshad una tarde en el pabellón de la luna, sentados en el borde de la plataforma con los pies colgando sobre el estanque -.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT17 octubre 2019
Me he metido en tantos problemas desde que tengo uso de razón que casi estoy acostumbrada a que unos desconocidos me quieran muerta. Pero, cuando son los míos quienes están en peligro, las cosas son muy diferentes.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: misterioVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Quién es el autor o autora?

El fantasma de Canterville (1887)

Edgar Allan Poe
Oscar Wilde
Mark Twain
Mary Shelley

10 preguntas
32 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}