InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8418089016
Editorial: Almuzara (26/11/2019)

Calificación promedio : 4.7/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
Desde el exilio, Azucena, ya anciana, narra cómo ella y Martina, la nieta de la rica propietaria de una fábrica de naranjas, se convirtieron en amigas inseparables en la llamada “carretera de la muerte”. El general franquista Queipo de Llano se disponía a tomar Málaga y, sin armas ni apoyo del gobierno, los milicianos republicanos desertaron. Miles de mujeres, niños y ancianos emprendieron entonces una huida desesperada hacia Almería por la carretera que bordeaba el... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
sanhezped
 19 enero 2020
El Paseo de los Canadienses arranca con los motivos que llevaron a Azucena y a su madre a tener que huir de Málaga, justo cuando para ellos estaba a punto de llegar su salvación. Porque su familia era una familia rica y poderosa que ansiaba la llegada de las tropas franquistas para poder recuperar su vida normal sin el asedio de los diferentes comités que entre otras cosas impedía su normal trabajo en la panadería de su propiedad.
Una frase que encierra una triste realidad, la de los que confunden el perdón y la reconciliación con enterrar la verdad.
Una novela en la que Azucena, muchos años después de los terribles sucesos que le tocó vivir, los narra a una escritora que, al mismo tiempo, va incluyendo en la narración los testimonios de testigos que participaron en los mismos o en la guerra civil, como el de un corresponsal de guerra, un piloto de aviación italiano, un miliciano republicano, un falangista, un anarquista republicano, una enfermera del Socorro Rojo Internacional, un militar profesional de la República, una presa de la cárcel de mujeres de Málaga o un exdiplomático estadounidense.
Un intento de dar una visión global de unos hechos que vistos desde hoy, son muy difíciles de entender y aún más de justificar.
Por encima de la guerra y de las calamidades, El paseo de los canadienses es sobre todo una historia de amistad, la de dos niñas obligadas a vivir el horror de una guerra en la que se tienen una a otra para apoyarse y salir adelante.

Pese a haber leído todo lo que he publicado Amelia Noguera, he de decir que me ha sorprendido mucho El Paseo de los canadienses, su primera incursión total en el género histórico, por más que algunas de sus novelas ya nos contaran retazos reales de hechos históricos.
Una historia que no deja de ser compendio de lo que en muchas otras de sus novelas aparece: una crítica de la realidad social que vivimos tomando como punto de partida nuestra guerra civil. Una guerra en la que se nos muestran a través de la visión de diferentes personajes (algunas de ellos reales y cuyas palabras podemos encontrar en internet o en los escritos que publicaron) muy diferentes entre sí.
Una trama en la que aparece el valor de la amistad y el compromiso por encima de todo, y en la que, como en la mayor parte de sus novelas, además de una protagonista principal, nos muestra entre los secundarios a uno de los personajes que forma parte de casi todas las novelas: una abuela. Porque es la abuela la que mueve los hilos, la que protege a su familia por encima de todo, sin olvidar nunca que por encima de todo debe estar la lealtad y el agradecimiento.
Una novela que entra al trapo, sin intentar nadar y guardar la ropa, sobre el fondo de lo que se ha dado en denominar memoria histórica, esa necesidad de saber la verdad de lo que ocurrió como única manera de conseguir la paz y un perdón verdadero.
Sí, os recomiendo la lectura de El paseo de los canadienses, una novela que además de muy conmovedora, de mostrarnos unos hechos que en buena parte estaban en el olvido o en el simple desconocimiento de los mismos, resulta ser una lectura muy ágil y entretenida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
islamilpalabras
 15 abril 2020
La historia nos la cuenta en primera persona Azucena una de las protagonistas, una mujer ya mayor que rescata sus recuerdos para que una escritora escriba y de a conocer al mundo lo que ocurrió durante aquellos días.
En casa de los Ortega, una familia bien, la matriarca, doña Ángela se ocupa de cuidar a los suyos de la mejor forma posible hasta que Málaga sea tomada por las tropas de Franco y ella pueda recuperar sus numerosos bienes. Azucena, una cría de ocho e Isabel, su madre embarazada, tienen que salir rápidamente de la ciudad por algo que ha ocurrido y dirigirse a casa de la hermana de su abuela en un pueblo de la costa oriental malagueña.
Ellas dos no huyen como tantos otros que corren para salvar la vida por sus ideas, pero se verán expuestas al igual que ellos al bombardeo sistemático que sufrirá esa carretera. Entre las rocas de la cercana sierra y los altos acantilados sobre el mar pronto se convierte en una ratonera para todos ellos. La aviación alemana e italiana, y posteriormente el bombardeo desde los barcos a poca distancia de la costa, matarán sistemáticamente a niños y mujeres que son sobre todo los que se intentan escapar por ella. Todos ellos son civiles, allí no había soldados defendiendo, allí lo único que había eran familias con críos y ancianos que se iban escapando de las posibles represalias que tomarán cuando las tropas franquistas lleguen a Málaga.
Entre los montones de muertos, el miedo y el horror, las circunstancias van a hacer que se encuentren con Martina, otra cría de su edad y su madre, Fernanda, una antigua conocida de su madre, de distinta clase social. La atracción de las chiquillas y la confianza ciega que tienen la una en la otra es lo que las salva de la barbarie. Ese cariño y esa amistad se van a seguir desarrollando una vez que llegan, contra todo pronóstico, a Almería, y cuando posteriormente vuelven a Málaga, una vez que Almería se convierte otra vez en una encerrona.
La vuelta a Málaga las lleva a lo más cruento del día después, donde el miedo, la venganza de los franquistas será el pan nuestro de cada día. Mientras algunos se sentirán exaltados por las proclamas continuas de Queipo de Llano, otros asistirán horrorizados a lo que ellos creían que sería el cambio, la vuelta a la normalidad. Bastará con que haya existido alguna rencilla o cualquier tipo de enfrentamiento para que nadie pueda sentirse a salvo y pueda acabar muerto en las tapias del cementerio.
La humillación a los vencidos, sobre sus mujeres, sobre todo, a las que solo consideran cosas sobre las que descargar la ira y el rencor, me ha parecido realmente atroz.
La narración principal la va a llevar, como ya os he dicho, Azucena, quien va a volcar los sentimientos que tuvo en esa carretera cuando fue testigo de la muerte, el dolor y la desolación. La autora va a ir intercalando los testimonios de otros personajes, de ambos bandos, contando lo que vivieron y sintieron aquellos días, cuando de una u otra forma formaron parte de la vida de las cuatro protagonistas. Así sabremos qué sintieron médicos, soldados franquistas, milicianos, enfermeras. Y acabaremos sabiendo el porqué del nombre de ese tramo de carretera, lleno de muerte y desolación, El paseo de los canadienses.
Leer qué pasaba por sus cabezas aquellos días, las dudas y las certezas, los motivos para actuar de una u otra manera, hacen que intentes ponerte en su piel, en intentar comprender por qué actuaron como lo hicieron y de qué forma les han acompañado sus recuerdos a lo largo de los años. Ha habido cosas que he podido entender, otras no.
Los personajes me han llegado al corazón, la fuerza de Marina, el honor de Azucena, la de altivez de Isabel, el orgullo de Fernanda. La increíble fortaleza y lealtad de doña Ángela que es capaz de cualquier cosa por sus ideales, que no son ni de aquí ni de allí sino de sentido común. Son muy grandes.
La ambientación histórica está muy lograda y perfectamente documentada con numerosa bibliografía que adjunta al final. Reconocer los lugares, los sitios que fueron bombardeados, ese puente donde hubo tanta destrucción, en mi caso, ha sido un aliciente más para su lectura
Como dije al principio, es una parte de nuestra historia, poco conocida y considero que debería serlo más, en conocer la barbarie y reconocer los errores está nuestro futuro.
Enlace: https://laisladelasmilpalabr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
lourdesmateo88
 24 marzo 2020
Es la primera novela que leo de Amelia Noguera. Me ha gustado mucho su manera de combinar la ficción con los hechos reales, su forma de contarnos lo ocurrido durante la guerra civil española en la llamada carretera de la muerte, algo que sucedió para vergüenza de los dos bandos y que ha sido ocultado por ambos, supongo que no se sentirían muy orgullosos. Una masacre, el asesinato de ancianos, mujeres y niños inocentes, y que yo confieso que desconocía.
La historia nos la cuenta una de las protagonista, Azucena ya anciana, pero además da voz a distintos personajes (algunos reales) de las dos partes, para darnos una visión global de lo ocurrido. Entre ellos un piloto de la ALI italiana que participó en el bombardeo, un miliciano republicano, un falangista del buque de guerra Canarias desde el que dispararon, un anarquista republicano, un militar profesional de la República, o una enfermera del Socorro Rojo Internacional.
Por otro lado hay una historia de amor, celos, engaños, secretos...
La novela te atrapa desde el principio:
Mi madre mató a Jacinto una mañana clara. Era febrero...
Azucena nos cuenta los motivos por los que ella y su madre tienen que salir huyendo de Málaga antes de que llegue el general franquista Queipo de Llano. Jacinto que trabaja en la panadería de la familia de Isabel, intenta violarla y ella al defenderse le clava un cuchillo matándolo. de una familia rica y acomodada que esperaba la entrada de los nacionales no se entendería la decisión de ponerse en camino de no ser por ese motivo. Además, Isabel está embarazada, pero su suegra le dice que no tiene otra opción para salvar la vida. Lo que no sabe Ángela es el horror que les espera en la carretera a su nuera y a su nieta.
Pero ahora tienes que marcharte. Ya puedes empezar a rezar para no ponerte de parto por el camino. Has sido estúpida y la estupidez se paga, como se pagan la ira, la desidia y la maldad.
Miles de ancianos, mujeres y niños se pusieron en camino en una huida desesperada hacia Almería por la carretera que bordea el mar. La autora se basa en testimonios personales, algunos encontrados en Internet y utilizando una amplia bibliografía para recrear los sucesos de ese día en el conocido como el Paseo de los canadienses. En esa huida Azucena conocerá a Martina, algo mayor que ella y muy decidida. Su madre (Fernanda) ya conocía a Isabel, los padres de Fernanda trabajaban para los de Isabel. La ayuda de las dos será vital para Azucena y su madre que contraerá una deuda con ellas. Entre las dos niñas nacerá una fuerte amistad a pesar de pertenecer a distintas clases sociales. de todas las protagonistas la que más me ha gustado es Ángela, la abuela de Azucena, por su fuerza, su coherencia y sensatez.
Mención especial creo que merece el doctor canadiense Norman Bethune, personaje real
En El paseo de los canadienses encontraremos una novela dura y conmovedora que rescata del olvido unos hechos reales espeluznantes, pero a la vez es una historia de amor, amistad, honor y supervivencia.

Enlace: https://lasmilyunahistoriasd..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
oscarseron
 18 abril 2020
De un modo sencillo a la vez que duro, y a través de la mirada de una niña y con intervenciones de personas que participaron en la Guerra Civil Española en ambos bandos, nos relata uno de los episodios más sangrientos de la confrontación bélica española. Y como fue la represión de los siguientes años hacía los perdedores.
Una historia de personas, no de ideologías.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
sanhezpedsanhezped19 enero 2020
Es mi memoria, no quiere olvidar; aunque lo contrario del olvido no es el recuerdo, sino la verdad.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8824 marzo 2020
Aprendí entonces que el sentimiento más fuerte es el odio, mucho más incluso que el amor...
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8824 marzo 2020
Los señoritos no nos perdonaron que sus criadas quisiéramos ser otra cosa. Orden, disciplina, sumisión al patrón, al cura, al cacique, incluso al marido, solo eso deseaban.
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88lourdesmateo8824 marzo 2020
Los civiles no participan en las guerras. Se nos ha olvidado a fuerza de transgredir esa ley de los derechos humanos, pero es un crimen de lesa humanidad.
Comentar  Me gusta         00
lourdesmateo88lourdesmateo8824 marzo 2020
No era fácil, pero era la guerra. Y las guerras son así. Si en una guerra te paras a pensar, estás jodido. Ni piensas ni sientes, solo disparas.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: guerra civil españolaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
100 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}