InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8420434892
Editorial: Alfaguara (17/01/2019)

Calificación promedio : 3.38/5 (sobre 8 calificaciones)
Resumen:
En Mi año de descanso y relajación, Ottessa Moshfegh hace de Manhattan el epicentro de una civilización, la del año 2000, dominada por la apatía. Como una oscura bella durmiente, la narradora de esta novela decide encerrarse durante un año en su piso de una de las zonas más exclusivas de Nueva York, asistida por una herencia ingente y por una gran cantidad de fármacos, para dedicarse a dormir y ver películas de Whoopi Goldberg y Harrison Ford. El inicio de un siglo ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
Elrincondeiveth
 27 febrero 2021
La premisa es sencilla en apariencia. Una desconocida chica WASP (blanca, anglosajona y protestante) decide tomarse lo que denomina un año de descanso y relajación: dormir durante 12 meses, de forma consecutiva y lo más que pueda, sin trabajar y tratando de evitar cualquier actividad intelectual o tipo de reflexión, con la esperanza de que en un año despierte renovada, como una nueva persona.
Claramente, es una chica con depresión, muy angustiada. Tiene un tono ligeramente existencialista. Lo fascinante de esta novela es que la mujer se somete a un montón de fármacos recetados para estar en un estado de semi inconsciencia, de constante sueño. Digo, todos quisiéramos desconectar unos días para aclarar nuestra mente, muchos tomar ese tiempo para reflexionar. Pero esta chica se toma todo un año, buscando un estado de desconexión total, evitando cualquier esfuerzo mental a través de ver películas en bucle de Harrison Ford y Whoopi Goldberg para acallar su mente. Es inquietante.
Y claro, para lograr aquel cometido tiene que ser necesariamente alguien privilegiado. Digo, evitar trabajar un año, sin preocuparte de la renta, el pago de tus medicamentos y comida... Pues tienes que tener bastante dinero (porque aparte vive en Nueva York). Y ella lo sabe: es consciente de sus privilegios. Sólo que no le importa. Esta historia no podría progresar si nuestra protagonista no fuera una persona privilegiada: con estudios y riqueza. Y que la chica sea consciente de ello hace que la historia sea un poco menos despreciable.
Cuando trabajamos diariamente y pertenecemos a la clase media, apenas logramos un salario para llegar a fin de mes. Estamos tan ocupados y atareados con preocupaciones mundanas que no nos podemos detener a considerar si este ritmo de vida efectivamente nos hace feliz, si hay algo que anhelamos. Menos somos capaces de tomarnos todo un año para ausentarnos física y mentalmente. Siendo franca, siempre he considerado que este tipo de crisis existenciales las tienen las personas de primer mundo, cuyas necesidades básicas están cubiertas por descontado. Aunque no deja de ser un problema propio de la condición humana, de aquellos conscientes de la futilidad, absurdo y politización de la vida, hay una parte de mí que sigue gritando que son problemas de gente blanca riquilla.
Claramente, un tema muy importante son los medicamentos en Estados Unidos: para el insomnio, para la depresión, ansiedad y tranquilizantes. Porque todo lo que ella toma lo consigue legalmente, en cualquier farmacia. Por una parte, es inquietante toda esa cantidad de drogas, que recetan y venden por miles diariamente. Aunque todo sea recetado por un "profesional" ¿qué te asegura que esa persona realmente lo necesita? ¿Lo tomará de forma responsable (ya sea con alcohol, sedar a alguien más o inducirse al suicidio)? Ya sé que cada persona es responsable de sí mismo, pero siento que muchas veces se recetan como paliativos, como la solución más sencilla y a corto plazo.
Y es que la terapeuta que consulta es la más negligente que pueden imaginar. Casi en cada sesión le pregunta por sus padres, y la protagonista constantemente le tiene que recordar que están muertos. Fácilmente le miente para que le doble la dosis y le siga proporcionando medicamentos: la terapeuta ni se entera ni le importa. Llega a ser ridículo, exasperante, divertido y trágico.
Sobre los personajes: todos son odiosos y detestables. Lo cual los hace más cercanos, más cautivadores de leer. Como lectores, estamos acostumbrados a ver personajes que se dividen indiscriminadamente en dos extremos: buenos y malos. Y los protagonistas suelen ser los puros, los que se preocupan por los demás, que suelen tener ligeros conflictos morales que resuelven de la misma manera. Aquí, todos son unos egoístas, con intereses marcados y una clara personalidad.
Hay tanto qué decir sobre la protagonista: es cínica, pretenciosa y condescendiente, se cree por encima de todo y todos. Es incapaz de ver más allá de su propia nariz y ella lo sabe. Algo que le reconozco es que tiene un agudo sentido crítico de observación. Es una curiosa mezcla de autodesprecio y autosabotaje. de esas personas que odiarías tener por amigas, que te parecen personas mezquinas -porque lo son. Pero también tienen algo hipnótico, en cómo se muestran sin tapujos, siendo tan humanas, abrazando y reconociendo lo peor de nosotros mismos. Llevado a los extremos, claramente, pero siento algo liberador al ver una persona que piensa así.
La protagonista tiene una mejor amiga egocéntrica, de clase media: que constantemente se preocupa por su peso y apariencia y cuya aspiración es escalar socialmente. La relación que tienen de amistad es tóxica como todas las representadas en este libro: donde claramente manifiesta su envidia ante la apariencia de modelo de su amiga y su riqueza. Y aunque a la protagonista le harte su amiga, secretamente agradece y le enorgullece ser objeto de atención y de envidia, que le reconozcan su belleza.
Sobre la relación amorosa... mejor ni hablemos. Era inquietante, y claramente contribuía al desprecio y autodestrucción que buscaba la protagonista. Era una relación de semi dependencia sin futuro a la cual la chica se aferraba, donde casi casi era reducida a objeto sexual. Y tampoco falta decir sobre la relación que tenía con sus padres: incapaz de procesar la pérdida y con dinámicas algo terribles que contribuyeron a sus problemas mentales y adicción a los fármacos.
Cuando terminé este libro, no estaba segura de cómo calificarlo: si de forma baja o alta. Empieza genial pero luego la historia decae al volverse repetitiva. Pero a medio camino toma un ligero giro y la última parte es fenomenal. Tiene personajes odiosos que pueden resultar enfadosos y repetitivos pero a la vez cautivan. Creo que es una historia muy original, con un estilo marcado que pone sobre la mesa temas que todos conocemos o somos conscientes a medias de pero que decidimos ignorar, o no hablamos lo suficiente. Ya sea que uno encuentre el libro genial o enfadoso, creo que es un libro inolvidable.
Enlace: https://elrincondeiveth.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MarioG17
 11 febrero 2020
Mi año de descanso y relajación (Alfaguara, 2018), de Ottessa Moshfegh y traducido por Inmaculada C. Pérez Parra, es un libro que me costó empezar. Estuve a punto de relegarlo a la estantería de libros por leer, donde podría quedarse años, sin exagerar. Pero me armé de valor y lo abordé. Y qué buena decisión, madre mía.
Este libro es una maravilla. Se presenta como un libro lleno de humor e ironía, que lo tiene, pero es mucho más. Esta es la historia, narrada en primera persona, de una joven de 26 años que decide hibernar en su piso de Nueva York durante un año, desde el verano de 2000 al de 2001 y sobrevivir a base de medicamentos, complejos vitamínicos, algún alimento y películas de Whoopi Goldberg.
Nuestra protagonista apenas contactará con el exterior, solo con su amiga Reva, su psiquiatra, el portero de su edificio y los egipcios que regentan el bar donde toma café alguna que otra madrugada. Esta es una novela cuya forma puede llegar a ser plana, pero su fondo es espléndidamente rico de matices. Yo ya estaba cansado de novelas empalagosamente bonitas. Prefiero historias amargas y escatológicas como esta.
Nuestra protagonista criticará la actitud de su padres, ahora muertos, hacia ella. Criticará a la sociedad de forma encubierta… Ella parece echar de menos tanto que encuentra en el acto de dormir la evasión de toda su vida, y se aferra a la soledad, al menos a la soledad interior, porque su amiga Reva es una pesada que la visita frecuentemente y que allana su casa, aunque sepa que la protagonista está dormida. Además de pesada, es envidiosa, estresada, alcohólica y bulímica. Quizás, asqueada de este contrapunto, la protagonista se convierte en una antisocial, hasta el punto de que no quiere ni mirar a los ojos de la gente cuando sale, como la canción.
Además de mucho humor, también hay mucha tristeza, aunque a priori no lo parezca. Hay momento absolutamente desoladores como cuando la protagonista cuenta la muerte de su padre o el desdén que su madre siempre sintió hacia ella. Y también me ha dado mucha pena la vida de su amiga Reva, que pese a encarnar el lado más criticable de la sociedad, he empatizado con ella. Cómo puede escribirse tanto dolor de forma tan sencilla y camuflada, he aquí un ejemplo.
En esta novela, nuestra protagonista dormirá todo un año, al contrario que la protagonista de una de mis películas favoritas que recomiendo ver a todo aquel que se precie: No dormirás (Gustavo Hernández, 2018). El final de la novela es estremecedor y emotivo, porque termina el 11 de septiembre de 2001, así que creo que no he de añadir nada más. al fin y al cabo, me parece que esta es una novela en la que se camufla en los sueños de una joven el patetismo de una sociedad hipócrita y vomitiva. Esta es una novela que me gustará releer en un futuro y apreciar matices nuevos. Qué riqueza de emociones me ha acompañado durante su lectura. Qué maravilla de novela, léela.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Laubythesea
 10 abril 2021
En los meses en casa, me encontré una y otra vez con menciones a este libro. En general no me gusta leer sinopsis por lo que predispuse varias cosas sobre este libro, y todas fueron incorrectas. Por ejemplo, que era una narración de una mujer del siglo XIX (imaginé por la portada) que decidía pasar un periodo tranquilo, quizá admirando la naturaleza, las cosas pequeñas de la vida, conociéndose a si misma… y qué por eso estaba tan de moda en el contexto actual. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD, AMIGOS.

¿De qué va este libro que he ADORADO? En pocas palabras: en el año 2000, una joven que vive en Manhattan, decide dormir, fármacos mediante, un año entero (literalmente). Una serie de sucesos le han llevado a pensar que esta “hibernación” será como una catarsis y le permitirá empezar de cero. La acompañamos durante ese año dónde, finalmente, no todo es dormir. Más detalles: POR FAVOR, LEEDLO.

Este libro es tan oscuro, intenso y perturbador como apasionante. Es completamente diferente a todo lo he leído, es raro pero raro-bien. Narrada en primera persona, permite conocer lo que piensa la protagonista sin filtros, sin tabúes. En ocasiones la he considerado odiosa, pero… ¿realmente lo es o simplemente está sufriendo?

La novela critica mordazmente las relaciones tóxicas (parejas, familias, amistades…), las falsas apariencias, el consumismo,… Como las convenciones sociales pueden dañar a las personas. A pesar de suceder en el 2000, los temas y problemas son completamente atemporales… El final me ha parecido sobrecogedor y verdaderamente inesperado.

No es un libro para todo el mundo, de hecho, he leído reviews que critican que busca provocar pero, yo no lo he interpretado así en ningún caso. Para mi es un libro que narra, de forma diferente, como las personas pueden dañar, incluso sin darse cuenta, a quienes esperan su amor… y, sobre todo, las consecuencias de ese dolor, centrado en la particular decisión de la protagonista. En realidad, creo que es un libro muy profundo contado en clave popular. Además, entiendo perfectamente porqué ha tenido un enorme éxito este año dónde muchos hemos querido fijar la alarma para que nos despierten en 2025.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
PlanetaSingular
 13 febrero 2019
Nunca es fácil hacer una reseña negativa, pero este libro así lo ha requerido. Empecé a leerlo con muchas ganas e ilusión, esperando encontrar un personaje con quien sentirme identificada, pero tristemente ha ocurrido todo lo contrario. Antes de entrar en materia, me gustaría dejar claro que esto es una opinión personal y que el hecho de que a mí no me guste, no significa que a vosotros tampoco. También decir que escribo esto desde el máximo respeto hacia la autora y la editorial, por supuesto.
Nos encontramos ante una protagonista sumida en la depresión y la apatía, con una gran adicción a los medicamentos, y que se encierra en su casa para evitar todo contacto con la sociedad. Lejos de ser un libro reivindicativo y con un mensaje final positivo, se trata de una historia increíblemente pesimista, que hace demasiado hincapié en las conductas destructivas de una persona con depresión. Desde mi punto de vista como graduada en psicología, no me ha parecido del todo correcta la perspectiva desde la que se narra esta enfermedad. Además, no deja en muy buen lugar el trabajo de los psicólogos, pues con la figura de psicóloga que utiliza para la historia es como si se estuviera burlando de dicha profesión. Imagino que la intención de la autora es que al lector le produzca cierto rechazo el comportamiento y la forma de ser de la protagonista, que se sienta frustrado durante la lectura. Y es cierto que lo consigue, pero lo hace de tal manera que también consigue que se rechace al propio libro.
Había leído varías críticas que decían que era muy divertido y con mucho humor negro, pero sinceramente a mí no me lo ha parecido en absoluto. No me he reído en ningún momento a lo largo de la lectura, más bien al contrario, he sentido rabia ante la actitud del personaje.
Me ha costado muchísimo leerlo, y si lo he terminado ha sido porque se trataba de una colaboración con la editorial, y porque pienso que para poder hacer una reseña fundamentada es preciso leer toda la obra, y entonces sacar una conclusión final. Quizás esperaba que las últimas páginas cambiaran mi visión, porque es cierto que a veces el final puede sorprender y hacer que pienses diferente, pero no ha sido el caso. El final me ha dejado una sensación de desasosiego y derrotismo increíble.
No he sido capaz de simpatizar con la protagonista, al contrario, no he entendido en ningún momento su actitud ni su comportamiento hacia sí misma y con los demás. También me ha generado mucha ansiedad su forma de pensar y los razonamientos que hace de la vida, el amor, la amistad, etc.
Por último, el estilo de la autora tampoco me ha gustado. La narración me ha resultado muy aburrida, pues se centra en cosas que no tienen demasiada importancia, y la forma en la que ordena y expresa las ideas me ha parecido algo caótica.
En general tengo que decir que este libro no ha sido para mí. No lo recomendaría a personas que estén pasando por un mal momento, porque creo que puede empeorar el estado anímico y hacer sentir emociones bastante desagradables.

Enlace: https://www.planetasingular...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LizziePoi
 18 agosto 2020
Antes que nada recomiendo leerlo sin expectativas, en serio, sin importar la crítica que lean, eliminen las expectativas. Contras: Aunque es una lectura ligera y amable para el lector, sin diálogos rebuscados, se me hizo tedioso en momentos. Positivo: No tiene un mal final desde mi perspectiva.
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (3)
elmundo06 marzo 2019
'Mi año de descanso y relajación' es un atractivo cóctel de apatía, Zolpidem y cinismo en el Manhattan de antes del 11-S. Una novela incómoda sobre por qué merece la pena levantarse de la cama cada mañana.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
ElPais21 febrero 2019
Ottessa Moshfegh consolida su atípica voz con la historia de una mujer decidida a dormir durante un año.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
elmundo14 febrero 2019
'Mi año de descanso y relajación' es un atractivo cóctel de apatía, Zolpidem y cinismo en el Manhattan de antes del 11-S. Una novela incómoda sobre por qué merece la pena levantarse de la cama cada mañana.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (1) Añadir cita
MarioG17MarioG1711 febrero 2020
Cada vez que me despertaba, de día o de noche, me arrastraba por el luminoso vestíbulo de mármol de mi edificio y subía por la calle y doblaba la esquina donde había un colmado que no cerraba nunca. Me pedía dos cafés grandes con leche y seis de azúcar cada uno, me tomaba de un trago el primero en el ascensor de regreso a casa y luego a sorbos el segundo, despacio, mientras veía películas y comía galletitas saladas con formas de animales y tomaba trazodona y zolpidem y Nembutal hasta que volvía a dormirme. Así perdía la noción del tiempo. Pasaban los días. Las semanas. Unos cuantos meses.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Video de Ottessa Moshfegh (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Ottessa Moshfegh
Estuvimos en la conferencia de prensa de la escritora estadounidense Ottessa Moshfegh, quien presentó su novela «La muerte en sus manos». Aquí la parte donde la pusimos en apuros (jeje) preguntando por sus lecturas fundamentales.
otros libros clasificados: existencialismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

cuanto sabes de boulevard

cual era el apodo que le puso la prima de luke

patetico
pushi
lu
howland

12 preguntas
31 lectores participarón
Thème : Boulevard de Flor M. SalvadorCrear un test sobre este libro