InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8435010589
Editorial: Edhasa (01/01/2012)

Calificación promedio : 3.77/5 (sobre 26 calificaciones)
Resumen:
Cuando el joven abogado Arthur Kipps recibe el encargo de viajar a un pueblo remoto del interior rodeado de marismas brumosas para asistir al entierro de una anciana no puede ni imaginar lo que le espera, y sólo ve en ello la posibilidad de progresar profesionalmente, lo que quizá le permita finalmente casarse.

Mientras intenta poner orden en el legado de la difunta, empieza a ver una extraña aparición y se introduce en una historia que los lugareños ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (15) Ver más Añadir una crítica
Celeste_Cruz
 29 mayo 2021
Comenzamos la historia en el día de Navidad. Arthur Kipps disfruta de la celebración con su familia, alejado de toda preocupación. La velada transcurre con total normalidad hasta que sus hijos deciden contar historias de fantasmas. Cuando le toca el turno al abogado, este no puede evitar recordar un hecho que sucedió años atrás y que creía olvidado, un hecho que no fue una historia de ficción, sino un evento muy real.
Arthur Kipps trabaja en un bufete de abogados londinense. Un día, su jefe le designa la tarea de encargarse del testamento y los bienes de Alice Drablow, una mujer mayor que ha fallecido recientemente y cuya casa se halla en un pueblo remoto y aislado. En cuanto Kipps pisa el pueblo y sus habitantes se enteran de cuál es su objetivo, se da cuenta de que estos se sienten recelosos y no quieren saber nada ni de la señora Drablow ni de su mansión de Eel Marsh. al principio, achaca sus reticencias a meras supersticiones, pero cuando decide pasar la noche allí para poder trabajar con tranquilidad, dado que la mansión está rodeada de marismas y es muy complicado llegar porque hay que esperar a que baje la marea, será consciente de que el miedo de la gente está basado en fenómenos bastante reales. Kipps, acompañado de una perrita que le presta un hombre del pueblo, escuchará sonidos extraños como si no estuviera solo en la casa, mecedoras que se mueven, habitaciones aparentemente vacías, pero con señales de que alguien ha estado allí no hace mucho y el repetitivo grito helador de un niño que parece hundirse en las marismas. Resuelto a desentrañar el misterio, no descansará hasta, por un lado, terminar el trabajo que se trae entre manos y, por otro, averiguar qué le sucedió a la señora Drablow y por qué su espíritu no descansa tranquilo.
Me vi la película protagonizada por Daniel Radcliffe hace algunos años por Halloween, así que cuando recientemente supe que estaba basada en un libro, quise leerlo sin falta ya que su adaptación me había encantado. Además, como sabréis porque lo he comentado en diversas ocasiones, las novelas paranormales basadas en la época victoriana me atraen especialmente. Aunque la novela no llega ni a doscientas páginas, la atmósfera que ha creado la autora y su capacidad para que el lector se meta de lleno en la historia es brutal. Podría parecer que es complicado crear un ambiente de terror tan logrado en tan poco espacio, pero la narración de Hill es tal, que no nos cuesta nada formar parte de la escalofriante experiencia de Kipps. Y es que tanto Eel Marsh como el pueblo en el que se enmarca tienen todos los elementos para crear un lugar terrorífico: días fríos, nublados, una mansión enorme en mitad de la nada, rodeada de marismas traicioneras y de una niebla incesante cuyos caminos quedan inhabilitados cuando sube la marea, dejando el lugar inaccesible e intransitable. Es decir, Susan Hill nos da todos los elementos para que se nos pongan los pelos de punta solo con pensar en ese sitio. Y si a eso le añadimos que el abogado dictamina pasar la noche allí a causa de la cantidad de papeles que guardaba la fallecida señora Drablow para así terminar rápido su cometido, pues imaginaos la situación. Sobre todo cuando, por la noche, se escuchen los tablones de madera crujir porque alguien o algo se está paseando a sus anchas; o cuando, dispuesto a averiguar qué está ocurriendo allí, descubra con estupor que la antigua habitación de los niños no parece tan desolada como el resto de la casa. Algo que me ha gustado mucho y que le ha añadido mayor tensión a la ya de por sí siniestra historia es que Kipps tuviera un perro con él durante su incursión en Eel Marsh. Me parece una decisión acertada ya que los animales son propensos a percibir cosas que los humanos no. Por eso, era muy interesante ver cómo la perra se ponía nerviosa o ladraba o se asustaba mientras el protagonista era incapaz de sentir nada, lo que le añadía un plus de miedo e incertidumbre.
Ahora bien, la historia en sí no es nada del otro mundo. El argumento no es nada que no hayamos visto ya en miles de películas y libros de este estilo, por lo que si esperáis toparos con algo diferente, innovador u original no es lo que vais a encontrar. Podría decirse que es el típico libro de miedo con todos los tropos habituales de este género y de esta clase de novelas. Lo que para mí la hace inmensamente disfrutable es, como he mencionado, la capacidad de la autora para crear una atmósfera viva y temerosa, su habilidad para ponernos en la piel de su protagonista y sentir su tensión y su pánico. La creación de escenarios es magnífica y es precisamente esto, y no los fantasmas en sí, lo que hace que al lector se le ponga la carne de gallina. Creo que esta historia se habría quedado en nada si no hubiera sido gracias a la pluma tan increíble de Susan Hill.
Sin embargo, mi gran problema ha sido el final. No por el final en sí, sino porque, como he comentado al principio, yo me vi la película antes de leerme el libro, por lo que esperaba que el desenlace de ambos fuera el mismo y no ha sido así. Siento que el final de la película es mucho más dramático y satisfactorio que el del libro, puesto que el Kipps cinematográfico sí que logra resolver el conflicto inicial; en cambio, el Kipps novelesco, digamos que "pasa" bastante del tema, limitándose a descubrir la historia que hay detrás de la señora Drablow, a terminar su trabajo y a regresar a su casa como si nada hubiera pasado. En este sentido, fue bastante decepcionante porque yo me esperaba algo más. La película, además, también se toma otras licencias y añade escenas que hacen que la tensión sea constante a lo largo de todo el film. Aquí, sin embargo, al ser la novela tan corta, la autora no da tantos "rodeos" y va directa al meollo del asunto.
La mujer de negro es una novela estupenda para aquellos que, como yo, disfrutéis de las historias de miedo que transcurren en casas encantadas con ambientes lúgubres y reminiscencias victorianas. Susan Hill logra que nos metamos en la piel del abogado como si nosotros mismos tuviéramos que lidiar con los fenómenos paranormales y la atmósfera que crea es tan realista que casi podemos sentir la niebla mientras leemos.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Inquilinas_Netherfield
 26 marzo 2018
La novela que os traigo realmente es una relectura. Leí La mujer de negro hace un montón de años en el ereader (de lo poco que he leído en el ereader, porque se me muere del asquito de no usarlo), me gustó mucho, y hace poco conseguí súper baratita esta edición en papel de Edhasa. Una vez en casa, la verdad es que me apetecía mucho volver a leerla, y como es muy cortita, tampoco sentí remordimientos a pesar de todo lo que tengo pendiente. Por cierto, al hilo de la edición, literalmente o-d-i-o las portadas de libros con los carteles de las películas, pero por alguna razón que se me escapa, esta no me importa. Incluso me gusta. Soy muy contradictoria.
La historia está narrada en primera persona. Arthur Kipps, ya entrado en años y con una familia formada, nos narra un suceso que le ocurrió cuando todavía era muy joven, anhelaba comerse el mundo y subir escalones dentro del despacho de abogados en el que trabajaba. Quería casarse con su prometida y necesitaba un salario más alto, así que cualquier misión que le ofrecían, era bien acogida. A sus veintitrés años no le tenía miedo a nada, porque nada conseguía despertar sus recelos y ponerle los pelos de punta... no al menos hasta que llega a Eel Marsh.
Eel Marsh es la mansión donde vivía la anciana Alice Drablow (que acaba de fallecer), y Arthur debe pasar allí unos días para poner en orden sus papeles. Ya en el pueblo la gente parece que rehúye hablar de la casa del pantano, pero no será hasta que ponga un pie en ella que empiece a comprender que hay cosas que escapan a la razón. La mansión solo está unida a tierra firme por un paso elevado que desaparece con la marea alta, marea que siempre llega acompañada por una niebla espesa y amenazante, y cuando eso ocurre, Arthur queda a merced de la casa, la tierra que le rodea, el secreto que esconde... y la mujer de negro que solo él parece ver.
Este libro es de esos de lo que se puede hablar más bien poco salvo poner en situación, porque toda la historia pende y depende del terror psicológico, de las descripciones de los lúgubres parajes y los momentos de suspense, del tempo con el que ocurren los sobresaltos y, sobre todo, de una magnífica ambientación en esa Eel Marsh rodeada de marismas y brumas que poco tiene que envidiar a las mansiones tenebrosas de algunos grandes clásicos. La historia, aunque tiene un regusto muy victoriano, está ambientada en algún año incierto de las dos primeras décadas del siglo XX si hacemos caso a las pistas que se nos van dando, aunque lo cierto es que si no nos dicen cuándo fue escrita, honestamente creo que sería difícil saber si data de esas fechas o de 1983, como es realmente el caso. Creo que eso dice mucho de lo que pretendía la autora y lo bien que le salió.
Y es que esa es la gran virtud de la novela. Hoy en día muchos lectores se alejan de los clásicos de terror psicológico porque no sienten miedo, les parece poca cosa... ya estamos a vueltas de todo. Los autores lo saben, y cada vez meten más carnaza en las historias. Susan Hill hizo lo contrario: se atuvo a las pautas de la novela gótica clásica y las siguió paso a paso consiguiendo un efecto extraordinario y atemporal. Tenemos todo lo que define este tipo de narraciones: los paisajes sombríos y tenebrosos, la mansión espeluznante con oscuro pasado, los fantasmas, los sucesos nocturnos, los alrededores embrujados de la mansión... sucesos sobrenaturales que al principio son chismorreos a los que el protagonista no da crédito pero de los que luego es testigo... ¿o no? Arthur duda, empieza a creer que se ha vuelto loco. ¿La gente del pueblo le ha metido todo eso en la cabeza o está ocurriendo de verdad?
El suspense está llevado magistralmente, y aunque Arthur Kipps salió vivo de esa experiencia, pues tal y como digo arriba es quien nos la narra muchos años después, en esta historia lo que cuenta es lo que sucedió en esa casa, por qué sucedió y las consecuencias de la estancia de Arthur en Eel Marsh. Que nadie busque sangría en esta historia porque todo, absolutamente todo el suspense, es psicológico y ambiental; mas que de bote en la silla, es de pelillos de punta y escalofrío en la espina dorsal... para mí es una estupenda novela de terror gótico muy recomendable para quien le gusten este tipo de lecturas. de hecho os confieso que me ha gustado todavía más que la primera vez que la leí.
Lo dejo aquí. Para quien le interese, hay un par de adaptaciones de la novela: la más reciente, que es la que aparece en la portada del libro, con Daniel Radcliffe de protagonista, y otra de 1989 con Adrian Rawlins a la cabeza y que fue realmente una película realizada para la cadena británica ITV (anécdota Potterhead: Adrian Rawlins es James Potter, padre de Harry Potter, aka Daniel Radcliffe, en las pelis del susodicho Potter. El mundo cinematográfico es un pañuelo xD). No me da tiempo a hacer un combo, pero las dos son muy recomendables (aunque cambian cosas muy evidentes de la novela que, sobre todo en la última adaptación, me chirriaron un poco en su momento).
Si me permitís un consejo, lo mejor es no leer demasiado sobre esta historia para no tragarse spoilers innecesarios que estropeen la lectura (en mi caso he intentado no meter ninguno)... ni eso ni ver las pelis con anterioridad. Yo las vería después de leer el libro, pero ya cada cual que haga de su capa un sayo :)
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
nefertiti5
 17 febrero 2021
Esta novela comienza cuando en el bufete de abogados para el que trabaja mandan a Arthur a asistir a al funeral y a recopilar los papeles importantes de la señora Drablow, una de las clientas más antiguas, en el pueblito de Crythin Gifford.
Pero en la casa de Eel Marsh, la casa de Alice Drablow, y sus alrededores ocurren cosas extrañas, La gente de Crythin Gifford lo sabe, pero nadie quiere hablar de ello....
Me ha gustado mucho esta novela, sobre todo su ambientación gótica, teniendo en cuenta la fecha de la primera publicación de la novela, me ha sorprendido mucho.
Es una novela de terror sobre lugares encantados y con elementos paranormales, las descripsiones son tan precisas que en algunos momentos he sentido desasosiego.
La trama también me ha gustado mucho, muy bien enlazada, eso sí, no me esperaba ese final.
Comentar  Me gusta         90
Shorby
 14 febrero 2018
Muchas veces, cuando decimos que una novela es de terror, generalmente se espera estar acongojado durante su lectura. Pues bien, este no es el caso…
Y es que la novela gótica nos mantiene en tensión gracias al ambiente recreado por el autor/a.
En el caso de Susan Hill, nos trae una novela de terror gótico al uso, que personalmente me suelen gustar mucho.
Tenemos a un abogado, Arthur Kipps, un joven cuyo encargo en el caso que le toca no es otro que viajar a un pueblo donde Cristo perdió la chancla; allí deberá asistir al entierro de una anciana, la señora Drablow, y después revisar sus pertenencias y poner orden al papeleo de la vivienda.
Es una buenísima oportunidad para subir escalones en su trabajo, así que no se lo piensa dos veces y tras hablarlo con su prometida, se embarca en un corto viaje desde el Londres de nieblas constantes hasta Crythin Gifford, un pequeño pueblo al que rodean enormes marismas.
Cuando llega al pueblo a instalarse, los habitantes sólo le comentan que la anciana era solitaria y retraída, que no salía de la casa… lugar al que por cierto sólo se puede llegar a ciertas horas del día, ya que la marea crece dejándolo incomunicado durante la noche.
Es durante el entierro de la fallecida cuando ve por primera vez a una mujer vestida totalmente de negro, de rostro consumido y mirada perdida. No será la última vez que esto ocurra.
Nuestro abogado debe permaneces más tiempo del que querría en la casa, una morada fantasmagórica en la que se oyen ruidos extraños, escalofriantes… y hasta aquí puedo leer.
Susan Hill nos envuelve en su novela como lo haría la niebla en dicho paraje. Es una lectura cortita cuya ambientación da muy buen resultado, ya que nos hace seguir el hilo de la historia a la perfección, como si estuviéramos en el mismo rincón que nuestro abogado.
Como digo, no es un tipo de novela que le guste a todo el mundo, abundan las descripciones y no hay “escenas de miedo” a base de sustos, sangre y demás, sino que se va inquietando al lector mediante las mismas.
Una buena historia de fantasmas, contada en primera persona, que sin duda recomiendo.
Un PERO como una casa que le pongo a este libro: su sinopsis. ¡¡¡Destripa todo!!!
Por favor, que dejen de hacer estas cosas; la he revisado para escribir la reseña (yo no suelo leerlas normalmente, por si acaso, quizá las dos o tres primeras líneas) y me he quedado con la boca abierta.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Akelarre
 15 abril 2021
• Artur kipps, joven abogado recibe el encargo de viajar a un pueblo remoto para asistir a un entierro de una anciana pero no puede imaginar lo que allí le espera. Sólo ve en ello la posibilidad de prosperar profesionalmente, lo que le permita finalmente casarse.
Mientras pone en orden el legado de la difunta, empieza a observar una extraña aparición y se introduce en la historia que los lugareños tratan de olvidar. Según la tradición, siempre que alguien ve al espectro, muere un niño, y a la larga, Artur Kipps comprobará hasta que punto esta tradición puede ser o no cierta.
• Historia de fantasmas victoriana es la mejor definición para este libro de Susan Hill y el hecho de haber sido escrita en 1983 casi parece un error. Tiene todos los elementos para ser una gran novela de terror, y la autora lo consigue.
Me ha encantado la ambientación y atmósfera de esta novela. Muy bien escrita. Fácil de leer y muy corta. Con unas descripciones que consigue meterte de lleno. Dónde aporta los más nimios detalles sin sobrecargar.
Un libro ameno, sencillo y con una gran historia. Una novela gótica al uso, pero que no pasa indiferente.
• Creo que el desenlace, en mi caso, no es nada predecible, con lo cuál, la novela si algo corta en lo que respecta a terror, con ese final consiguió maravillarme.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (2) Añadir cita
Vane24Vane2419 julio 2018
Así que allí estaba yo, sentado en un carruaje, al lado del Sr. Bentley una tarde de domingo, disfrutando de la vista sobre el amplio campo sembrado de trigo, cuando él dejó que su caballo tomara el camino de vuelta a un paso tranquilo, hacia lo que parecía ser una destartalada mansión.
Comentar  Me gusta         00
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield27 marzo 2018
Querían conocer mi historia. La he contado. Ya está bien.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: misterioVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
104 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
.. ..