InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Edhasa

EDHASA, el acrónimo con que todo el mundo conoce esta editorial, cumple 70 años en el 2016, y en toda su historia se ha caracterizado por la calidad de sus ediciones, la mayoría en tapa dura, y el esmero y cuidado de sus traducciones y textos.

Libros populares ver más


Colecciones de Edhasa



Publicaciones recientes de Edhasa


Críticas recientes
Ros
 05 julio 2022
Cumbres borrascosas de Emily Bronte
Un título tan atrayente como significativo. Una obra que presenta un amor eterno , complejo y apasionado entre Heathcliff. y Catherine Earnshaw. Una estructura innovadora y un curioso, polémico y difícil tratamiento en el amor. La he leído, releído y hasta representado. Y aquí os presento su puesta en escena.



Voy a hacer un experimento en relación a la manera de referirme a esta novela, puesto que goza de muchas lecturas, de infinitos comentarios y es potente y poderosa .



Lo que propongo es una especie de monólogo que puede ser representado. Y añado más, fue un trabajo de una alumna extraordinaria, cierto, que con algunos retoques y añadidos.

A partir de entonces, en otras clases, y siempre con su permiso, no he dejado de nombrarlo, leerlo y representarlo, disfrazándome de Catherine.



Comienzo:

(Soy Catherine, estoy disfrazada y tengo una muñeca en mis brazos):

Esta niña no debería haber nacido (acompaña la negativa agitando la cabeza). Aún así, me entristece dejarla sola. Es guapa ¿verdad? Se parece a mí. No a su padre, su padre no debería haber sido quien es. (Un momento de silencio)



Se llama Catherine, como yo, pero ella es Catherine Linton, yo ya no quiero llevar ese apellido, sino el de quien debería haber sido el padre de mi hija. Heathcliff.

Él me llamó cruel y falsa y me reprochó haberlo despreciado traicionando a mi corazón, me dijo que merecía mi desgracia (bastante afectada). Me dijo que podía besarlo, llorar y arrancarle las lágrimas y los besos, que me abrasarían. Pero él me quiere, igual que yo siempre lo he querido a él.



(Ahora sube el tono) ¿Por qué me miráis así? ¿Qué derecho tenéis a juzgarme? ¿Acaso vosotros no hubierais sucumbido al refinamiento y la vida en sociedad? ¿Hubierais rechazado casaros con Edgar Linton? (muy enojada) Desde vuestra posición se ve muy fácil. Pero no dudo que hubierais cometido mi mismo error.



¡Oh! (suspirando) ¡Quisiera estar al aire libre! ¡Quisiera volver a ser niña, medio salvaje, inconsciente y libre: riéndome de las injurias y no enloqueciéndome por ellas!

¿Por qué estoy tan cambiada? ¿Por qué mi sangre se precipita tumultuosamente en un infierno por unas cuantas palabras? Sólo espero que ella no cometa mis mismos errores.



Perdóname Heathcliff, sabes de sobra que eres el único que me importa. Y perdona a mi hija, pero... no es ella quien tiene la culpa, sino yo, y así es, en ello va mi castigo (un espacio de tiempo) ¡Ya basta! También tú me abandonaste y no he de reprochártelo.



(Después de un silencio, un cambio de tono) ¿Recuerdas el día que papá te trajo a casa? (Alegre) Hace mucho tiempo, mi padre hizo un viaje a Liverpool, encontró un niño abandonado en las calles de la ciudad y decidió, en un acto de caridad, traerlo a casa. Lo bautizó con el nombre de Heathcliff y se quedó a vivir con nosotros.



Por cierto, ¿os gusta mi vestido azul? Es bonito, ¿verdad? fue el mejor regalo que pudiera habernos hecho. Heathcliff y yo nos hicimos muy buenos amigos y estábamos siempre juntos. Mi hermano Hindley, sin embargo, siempre lo detestó. Debo reconocer que desde su llegada mi padre le prestó más atención que a su propio hijo y como consecuencia, éste le odiaba cada día más.



Pero en mí nunca despertaste envidia Heathcliff, sólo amor. Con el transcurso del tiempo, mi padre empezó a declinar. Había sido muy activo y robusto pero pronto perdió las energías.

Mi padre murió y Hindley volvió casado y dispuesto a ocuparse de su situación como heredero auténtico, degradando a mi querido Heathcliff a la posición de criado y desatando sus modales tiránicos. Lo privó de sus clases con el sacerdote e insistió en que en vez de lecciones tenía que trabajar en el campo.

Pero yo le enseñaba lo que aprendía y seguíamos siendo buenos amigos.



Entonces, ¿os gusta mi vestido verde? Seguro que a Heathcliff le gusta, el verde es su color preferido. Tengo la certeza de que volverá y se reunirá conmigo y no quiero tener mal aspecto. Él debe ser comprensivo y pasar por alto mis equivocaciones. Yo le hice sufrir casándome con Edgar Linton. Pero ¿acaso no me hizo daño él a mí fugándose y casándose con la hermana de Linton?



Pero yo lo perdono, el amor que siento por él no es comparable con nada.

Esta niña no debería existir. Tal vez por eso mi castigo fue inminente a su nacimiento, tan sólo dos horas más tarde...

¿Me oyes Catherine Linton? ¡Te odio! Me da agonía la felicidad reflejada en tu cara, ¡Me pertenece! No mereces ser tú quien respire el mismo aire que él, tú quien vea salir el sol cada mañana, ¡mientras yo me pudro en esta triste oscuridad! ¡Inútil! ¡Estúpida criatura! (la tira con rabia al suelo y sigue dirigiéndose a ella) Tu vida me pertenece, tu vida me pertenece...



(Dominada por la ira, de mayor a menor intensidad) Pero, ¿qué me está pasando? Ella es sólo un fruto de mi imaginación. Vosotros no podéis verla. Sólo estamos vosotros y yo, sí, ¡vosotros y yo! Ha sido muy extraño lo que me ha ocurrido, era como si me negara a aceptar la realidad.

Ahora lo veo todo claro ¿Por qué no haría caso a mis sentimientos?



Hacedme caso, no os dejéis llevar por lo material, seguid fielmente lo que os dicte el corazón. Mirad si no, cuán descortés ha sido mi desenlace (con intensidad en la entonación)

Dos horas después de dar a luz, fallecí. No obstante, mi corazón sigue latiendo, ya que mi amor por él no ha muerto ni lo hará nunca.



(Se arrodilla) Juro que no descansaré hasta que mi alma y la suya sean una sola. Ya no existe Catherine Earnshaw (dirigiendo la vista a un lado), no existe Catherine Linton (dirigiéndola al otro), seré tan sólo Catherine hasta que él vuelva y se reúna conmigo (mirando al frente).



Fin



Gracias Emily Brontë. Creo que Cumbres borrascosas queda dibujada en este particular comentario, y si lo leéis, espero y deseo que os agrade.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         96
entresomnis
 04 julio 2022
La muerte en Venecia de Thomas Mann
Esta corta novela nos relata el viaje a Venecia que hace Gustav Aschenbach, un escritor alemán ya maduro. Un viaje de crecimiento en el que su personalidad disciplinada y rígida, que le ha acompañado a lo largo de su vida, entra en crisis al sucumbir ante la belleza de Tadzio, un joven alojado en el mismo hotel. Para nuestro protagonista, hallar el ideal de belleza que siempre ha perseguido tanto en su vida como en su arte, representa una tentación que lo lleva a lo más profundo de sus deseos reprimidos. La simple admiración y contemplación de su belleza en un principio, se acaba convirtiendo en su obsesión por un amor platónico y perturbador que esconde los anhelos existentes en su interior. Su deseo por alcanzar lo imposible le produce una inquietud y un desasosiego enfermizos que lo llevan a actuar de manera inconsecuente, al margen de la realidad.



Aschenbach es un hombre atormentado por su propio acercamiento a una senectud y decadencia imparables, que necesita un cambio de aires para encontrar renovada inspiración para seguir escribiendo. Llega a Venecia, ciudad también decadente pero a la vez llena de belleza, y conoce a un joven que resplandece ante él con toda la energía y hermosura de su incipiente adolescencia. Este contraste aumenta su preocupación por la edad y la pérdida de la belleza. Su lucha interna entre lo deseado y lo prohibido lo llevan ante la certeza de la naturaleza efímera de la juventud y lo arrastran hacia unos sentimientos inevitables.



La acción es prácticamente inexistente, no pasa nada. Pero en su fuero interno se desata una tormenta. Thomas Mann refleja en este libro parte de su propia experiencia y la describe a través de una prosa bellísima, llena de poesía. Una novela que va de menos a más, sin desmerecer ninguna de sus partes y te lleva a un final digno de una gran obra de arte. La dificultad se basa en la gran cantidad de simbolismo y referencias mitológicas que llenan de sentido el relato, pero que si no somos conocedores de ellas, seguro nos perderemos una parte importante que engrandece la obra y la lleva a lo más sublime.



Con este libro me estreno con el autor. Thomas Mann me producía mucho respeto y esperaba encontrarme ante una obra muy compleja y aunque no es una lectura fácil, me ha resultado muy amena. Gracias a leerlo en LC todo ha sido más sencillo y la he podido disfrutar un montón. Este autor ha sido un gran descubrimiento. Me ha maravillado su escritura y me ha dejado con ganas de más y lo mejor ha sido que no me lo esperaba.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         42
mgerodriguezr
 04 julio 2022
Un mundo feliz de Aldous Huxley
Recuerdo claramente una viñeta que hace un tiempo se había vuelto popular, comparando los fines del mundo de Orwell y Huxley; como, mientras uno pensaba que nos rendiremos ante el miedo y que el poder totalitario sería lo que nos hará perdernos como humos, el otro especulaba que renunciaríamos a nuestra humanidad por una estabilidad que nos haga “felices” todo el tiempo. Y hablaba sobre lo cerca que estábamos de rendirnos al veneno del Soma… y en ese entonces eso resonaba conmigo, la primera vez que leí esta historia.



Pospuse eternamente este escrito al que hago referencia en mi primer artículo, pues considere importante leer la historia original de nuevo antes de empezar a escribirlo… aunque siempre tuve en claro de que iba a hablar: el Soma. Y agradezco no haberme apurado, porque Dios no recordaba bien esta historia; o quizás muchas cosas pasaron por encima de mi mente adolescente… incluso el final, el cual he históricamente mal interpretado.



Un Mundo Feliz trata de Bernard Marx, una suerte de psicólogo del cuerpo social; un desadaptado, al que se acusa de haber sido creado con alcohol, lo que lo hace una persona completamente infeliz, a pesar de ser un Alfa. Su vida es contrapuesta a la de Lenina, una Beta-Más, una enfermera del Centro de Condicionamiento. La historia del mundo es la historia de los axiomas que se les han inculcado desde niños: las repeticiones. Y la ficción es clara en el sentido de la sociedad, en la que todos aman lo que deben hacer; y cómo les asfixian los mensajes y los mantras que se repiten hasta el cansancio. A nosotros, los no felices, nos asfixia.



Reseña completa en:
Enlace: https://mgermanrodriguez.wor..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         71