InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Edhasa

Antonio López Llausàs, editor catalán, funda desde su exilio en Argentina Editora y Distribuidora Hispanoamericana S.A, en diciembre de 1946, tras haber participado anteriormente en la creación y dirección de Editorial Sudamericana en Buenos Aires. EDHASA, el acrónimo con que todo el mundo conoce esta editorial, cumple 70 años en el 2016, y en toda su historia se ha caracterizado por la calidad de sus ediciones, la mayoría en tapa dura, y el esmero y cuidado de sus traducciones y textos.

Libros populares ver más


Colecciones de Edhasa



Críticas recientes
Inquilinas_Netherfield
 21 septiembre 2019
Los idus de abril de Lindsey Davis
Hace tres años, y cosa muy rara en mí, me salté a la torera lo de leer las series en orden y comencé mi andadura con el personaje de Flavia Albia por el tercer libro sin leer los dos anteriores. Conocía a la autora, adoraba su serie previa, el libro estaba ahí todo bonico en la mesa de la librería, y fui rebelde porque el mundo me ha hecho así xD. En consecuencia, allá por 2016 os traje la reseña de Mater Familias y os hablé de mi primer encuentro con la hija de mi adorado, adoradísimo, Marco Didio Falco, del que Lindsey Davis escribió veinte libros antes de jubilarlo y pasar a contarnos los avatares de su hija adoptiva. Como no podía ser menos, y como me falta un viaje y medio, este es otro de los retos que me propuse en su momento (leer/releer en orden tanto la serie de Marco como la de su hija), pero como la de su hija es mucho más corta, de momento me pongo con ella al día y ya meteré mano a Marco después (...).Total, que este es el primero libro de la serie de Flavia Albia. Os cuento :)



La historia comienza cuando Flavia Albia, informante de 28 años, es contratada por una empresaria que ha sido denunciada tras morir un niño aplastado por un carro de su propiedad. La misión de Flavia es evitar que tenga que pagar esa indemnización, pero de un día para otro su contratadora aparece muerta. En apariencia la causa podría ser de muerte natural, pero su heredero contrata a Flavia a su vez porque no lo ve claro y cree que alguien podría estar involucrado en su muerte. Pronto Flavia comienza a enterarse que se han producido más muertes inexplicables, más muertes súbitas como la de su contratadora, y que su número empieza a resultar más que sospechoso. Cuanto más investiga, más parece molestar en las altas esferas que lo haga (se acercan las Cerealias y no quieren sembrar el pánico entre la gente), y le cierran sus puertas... pero ella persiste. Durante su investigación se cruzan dos hombres en su camino: por una parte, Andrónico, joven archivero que le da el juego y la vidilla que ella busca; por otra Tiberio, mano derecha del magistrado local, hombre duro y antipático que quizás está más de su parte de lo que ella piensa. Y de fondo los idus de abril y la organización de los Juegos de Ceres, cuyas tradiciones indignan y repugnan a Flavia Albia.



Creo que ya que os voy a traer todos los libros de esta serie, lo mínimo es presentaros a su protagonista, que además narra en primera persona y se dirige al lector muy a menudo. Flavia Albia fue adoptada a los 15 años por los Didio, quienes la sacaron de la calle allá en Londinium, en su Britania natal. Esto es algo que la define por dos razones: la primera es que cuando la lees percibes que no se siente del todo romana, que no se identifica con muchas de las cosas que le rodean; la otra es que tiene un pasado lleno de violencia que hace que a veces hace surgir en ella un carácter agresivo que nace de las mismas entrañas de la supervivencia nata. Flavia se casó a los 17 años por amor, enviudó a los 20 y sigue comparando a todos los hombres con su marido; es informante como su padre (que no detective, eso no existía en el siglo I d.C.), se gana la vida por sí misma desde los 16 años y, pudiendo vivir una vida de lujos en la mansión de los Didio, prefiere hacerlo sola en el antiguo edificio destartalado en el que conocimos a su padre, Marco Didio Falco en su primera novela, La plata de Britania. Flavia Albia tiene mucho carácter, es reservada, independiente, inteligente, atrevida y solitaria. También es mucho más vulnerable de lo que nos quiere dar a entender, muy sarcástica (a mí me hace reír con muchas de las observaciones que hace y las pullas que lanza a diestro y siniestro, porque no se muerde la lengua) y, como no es perfecta ni falta que hace, se comporta como una tonta durante buena parte del libro en algunos aspectos, pero ya llegaré a eso.



Como presentación un poco larga, ¿no? Lo sé, pero es que así podré ahorrármelo cuando traiga los libros posteriores e ir al grano :)



Volviendo al caso que Flavia debe resolver, hay que recalcar una cosa: Flavia es mujer, y por ello, aunque se gana bien la vida, muchos casos le están vedados y le llega un número muy limitado (y muy concreto) de ellos. A decir verdad, la mayoría de las veces le llegan precisamente los casos que los informantes masculinos han rechazado, y sus empleadoras son precisamente mujeres que necesitan su ayuda por muy diversos motivos. Aunque ella lo acata porque no le queda otra, sabe que está capacitada para mucho más. Por eso se lanza de cabeza a resolver este misterio, siempre con la esperanza de salir lo mejor posible de las oscuridades y zancadillas que le ponen los hombres de la historia. Y todo lo hace además sin involucrar para nada en absoluto a su familia. Todo el rato habla de padre y madre sin dar nombres. Tienen que pasar cincuenta buenas páginas para leer por primera vez el apellido Didio. Y más allá de eso, los pasa de largo. Va a cenar con ellos, va a dormir a su casa de vez en cuando, pero te lo cuenta en plan "dormí en casa de mis padres y a la mañana siguiente me dirigí al templo de Ceres". La autora deja a un lado de manera muy inteligente al protagonista de su otra serie, no lo introduce en la historia, es una sombra. Como debe ser. Aquí hemos venido a hablar de Flavia Albia.



¿Otra cosa a tener en cuenta? Que estamos en el siglo I d. C., y eso quiere decir que los métodos de investigación se basaban, básicamente, en preguntar, preguntar, preguntar, preguntar... y preguntar. Andar de acá para allá recorriendo Roma de punta a punta intentando localizar a tal o cual, consiguiendo a veces que te reciban, otras no, consiguiendo a veces que te cuenten algo si consigues que te reciban, otras veces no... y seguramente teniendo que repetir el mismo proceso a los dos días si crees que puedes sacar más información. Es decir, que en un misterio del siglo I d.C., en el que las notas se toman en tablas de piedra, se anda mucho, muchísimo, con cuidado de no pisar nada inconveniente. Se patea Roma, se huele Roma, se come en Roma y se vive en Roma. Y entre medias, se pregunta o interroga. Quedan avisados aquellos lectores que se aburren si no hay un mínimo de tecnología o avances policiales de por medio.



Entonces, ¿cuál es el plato fuerte de los libros de Lindsey Davis (aparte de sus protagonistas, claro está)? Roma, omnipresente Roma, maravillosa, apestosa, corrupta, caótica y superpoblada Roma. La serie de Flavia empieza en el año 89 d. C., y por tanto estamos bajo el mandato del emperador Domiciano, autócrata que instauró una ola de castigos en el que solo valía el "estáis conmigo o contra mí", con lo que más valía mantener la boca cerrada y que nadie te escuchase hablar mal de él. Marco Didio Falco no se llevaba bien con Domiciano antes de que asumiera el mando del imperio romano, menos se lleva una vez a su cabeza. Su hija, por tanto, intenta permanecer fuera del radar problemático. ¿Y qué son los idus de abril del título? Realmente es una fecha, el 13 de abril, que la autora usa en dos sentidos: por un lado es la fecha del cumpleaños de Flavia, día escogido al azar tras su llegada a Roma al no saber qué día nació exactamente; por otro lado, a mediados de abril se celebraba uno de los numerosos festivales del calendario romano, las Cerealias, dedicadas a la diosa Ceres y consistentes en varios días de eventos públicos en el Circo Máximo. La historia comienza en los días previos a esas celebraciones, con todo lo que eso implica ya no solo a nivel personal sino a nivel de gestión y preparación en una Roma que vivía por y para este tipo de acontecimientos.



Voy abreviando. He sufrido las consecuencias de haber leído el tercer libro antes que el primero, porque una de las sorpresas finales del libro con respecto a un personaje yo la tenía calada desde el principio de la historia (de todos modos sinceramente creo que si se lee el libro con atención, las pistas están ahí muy claras y lo hubiese adivinado con antelación igualmente, pero vamos, que no he tenido la opción de ponerme a prueba. En cuanto sale el personaje sabía quién era por mucho que mareen la perdiz). También he adivinado con bastante antelación la identidad del asesino, y aquí es donde viene lo que os comentaba antes de que Flavia se comporta como una tonta durante buena parte del libro, porque tú como lector lo ves venir de lejos y te sorprende que ella, con lo que lista que es para algunas cosas, sea tan tonta para otras. Pero realmente da igual, en estas novelas es tanto (o más) importante adentrarse en Roma, vivirla en primera persona y empaparse del trabajo que se toma la autora para que el lector conozca cómo se vivía en ella.



Por cierto, hay una cosa (quiquiricosa) que sinceramente creo que la autora no cierra bien. Y me extraña, porque yo me imagino siendo de la editorial y leyendo este libro antes de su publicación y preguntándole a la Davies: Lindsey, querida, ¿y esto? ¿Lo vas a dejar así sin más? ¿No te parece que queda un poco... colgado? Pero bueno, ya sabéis que soy muy pejiguera y realmente esto es solo una pega que no sé ni para qué pongo porque no la puedo explicar y os va a dar igual. Yo he disfrutado mucho del libro, disfruto mucho de la ambientación y, sinceramente, los libros de esta autora entran para mí en la categoría de "me da igual si este o aquel detalle no es perfecto históricamente hablando, me da igual que digan que son malos... me compensa lo muchísimo que los disfruto". Me pirra el mundo de los Didio que ha creado esta mujer, y Flavia Albia me parece una dignísima sucesora de su padre (y un giro muy inteligente por parte de la Davis cuando Falco ya no le daba para más y se hacía necesario un cambio de aires).



Me callo ya. Bueno, no, otra cosa xD. Al final del libro se informa de que durante el periodo en que transcurre la novela, realmente sucedieron muchos asesinatos con el método que se usa en esta historia, así que por muy peculiar y peregrino que pueda parecer, está basada en hechos reales, y enterarme de estas cosas me encanta :).



Ya. Finito. Perdón por la extensión...
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Penelope
 18 septiembre 2019
El Señor de los Anillos II. Las Dos Torres de J. R. R. Tolkien
Vuelvo a decir que me está gustando bastante.

Me encanta profundizar en las historias, saber qué piensan los personajes... Si, tiene abundantes descripciones que a veces se podían haber obviado pero aún así, engancha.
Comentar  Me gusta         00
Penelope
 18 septiembre 2019
El Señor de los Anillos I. La Comunidad del Anillo de J. R. R. Tolkien
Os cuento mi historia con el Señor de los anillos...

Siempre me he negado a ver las películas, y más aún a leer los libros... La verdad es que ni recuerdo el motivo, era simple manía Ahora que he madurado (un poco solo) he decidido darle una oportunidad. Empecé viendo las películas y debido a mi pequeño problema de saber absolutamente todo lo que pasa, decidí meterme con los libros también (con esto queda claro que me gustó, y bastante) Sobre el libro.. Poco que decir. Tiene muchas descripciones, a veces demasiadas, pero a pesar de todo me ha gustado mucho, quizá más que la película porque entiendes mucho más y descubres que no todo es como te lo pintan.
Comentar  Me gusta         00
{* *}