InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
26 marzo 2018
La novela que os traigo realmente es una relectura. Leí La mujer de negro hace un montón de años en el ereader (de lo poco que he leído en el ereader, porque se me muere del asquito de no usarlo), me gustó mucho, y hace poco conseguí súper baratita esta edición en papel de Edhasa. Una vez en casa, la verdad es que me apetecía mucho volver a leerla, y como es muy cortita, tampoco sentí remordimientos a pesar de todo lo que tengo pendiente. Por cierto, al hilo de la edición, literalmente o-d-i-o las portadas de libros con los carteles de las películas, pero por alguna razón que se me escapa, esta no me importa. Incluso me gusta. Soy muy contradictoria.

La historia está narrada en primera persona. Arthur Kipps, ya entrado en años y con una familia formada, nos narra un suceso que le ocurrió cuando todavía era muy joven, anhelaba comerse el mundo y subir escalones dentro del despacho de abogados en el que trabajaba. Quería casarse con su prometida y necesitaba un salario más alto, así que cualquier misión que le ofrecían, era bien acogida. A sus veintitrés años no le tenía miedo a nada, porque nada conseguía despertar sus recelos y ponerle los pelos de punta... no al menos hasta que llega a Eel Marsh.

Eel Marsh es la mansión donde vivía la anciana Alice Drablow (que acaba de fallecer), y Arthur debe pasar allí unos días para poner en orden sus papeles. Ya en el pueblo la gente parece que rehúye hablar de la casa del pantano, pero no será hasta que ponga un pie en ella que empiece a comprender que hay cosas que escapan a la razón. La mansión solo está unida a tierra firme por un paso elevado que desaparece con la marea alta, marea que siempre llega acompañada por una niebla espesa y amenazante, y cuando eso ocurre, Arthur queda a merced de la casa, la tierra que le rodea, el secreto que esconde... y la mujer de negro que solo él parece ver.

Este libro es de esos de lo que se puede hablar más bien poco salvo poner en situación, porque toda la historia pende y depende del terror psicológico, de las descripciones de los lúgubres parajes y los momentos de suspense, del tempo con el que ocurren los sobresaltos y, sobre todo, de una magnífica ambientación en esa Eel Marsh rodeada de marismas y brumas que poco tiene que envidiar a las mansiones tenebrosas de algunos grandes clásicos. La historia, aunque tiene un regusto muy victoriano, está ambientada en algún año incierto de las dos primeras décadas del siglo XX si hacemos caso a las pistas que se nos van dando, aunque lo cierto es que si no nos dicen cuándo fue escrita, honestamente creo que sería difícil saber si data de esas fechas o de 1983, como es realmente el caso. Creo que eso dice mucho de lo que pretendía la autora y lo bien que le salió.

Y es que esa es la gran virtud de la novela. Hoy en día muchos lectores se alejan de los clásicos de terror psicológico porque no sienten miedo, les parece poca cosa... ya estamos a vueltas de todo. Los autores lo saben, y cada vez meten más carnaza en las historias. Susan Hill hizo lo contrario: se atuvo a las pautas de la novela gótica clásica y las siguió paso a paso consiguiendo un efecto extraordinario y atemporal. Tenemos todo lo que define este tipo de narraciones: los paisajes sombríos y tenebrosos, la mansión espeluznante con oscuro pasado, los fantasmas, los sucesos nocturnos, los alrededores embrujados de la mansión... sucesos sobrenaturales que al principio son chismorreos a los que el protagonista no da crédito pero de los que luego es testigo... ¿o no? Arthur duda, empieza a creer que se ha vuelto loco. ¿La gente del pueblo le ha metido todo eso en la cabeza o está ocurriendo de verdad?

El suspense está llevado magistralmente, y aunque Arthur Kipps salió vivo de esa experiencia, pues tal y como digo arriba es quien nos la narra muchos años después, en esta historia lo que cuenta es lo que sucedió en esa casa, por qué sucedió y las consecuencias de la estancia de Arthur en Eel Marsh. Que nadie busque sangría en esta historia porque todo, absolutamente todo el suspense, es psicológico y ambiental; mas que de bote en la silla, es de pelillos de punta y escalofrío en la espina dorsal... para mí es una estupenda novela de terror gótico muy recomendable para quien le gusten este tipo de lecturas. de hecho os confieso que me ha gustado todavía más que la primera vez que la leí.

Lo dejo aquí. Para quien le interese, hay un par de adaptaciones de la novela: la más reciente, que es la que aparece en la portada del libro, con Daniel Radcliffe de protagonista, y otra de 1989 con Adrian Rawlins a la cabeza y que fue realmente una película realizada para la cadena británica ITV (anécdota Potterhead: Adrian Rawlins es James Potter, padre de Harry Potter, aka Daniel Radcliffe, en las pelis del susodicho Potter. El mundo cinematográfico es un pañuelo xD). No me da tiempo a hacer un combo, pero las dos son muy recomendables (aunque cambian cosas muy evidentes de la novela que, sobre todo en la última adaptación, me chirriaron un poco en su momento).

Si me permitís un consejo, lo mejor es no leer demasiado sobre esta historia para no tragarse spoilers innecesarios que estropeen la lectura (en mi caso he intentado no meter ninguno)... ni eso ni ver las pelis con anterioridad. Yo las vería después de leer el libro, pero ya cada cual que haga de su capa un sayo :)
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más