InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8484284360
Editorial: Alba Editorial (01/02/2009)

Calificación promedio : 3.42/5 (sobre 12 calificaciones)
Resumen:
A los diecisiete años, Paul Manning, de Birmingham, llega a la pequeña población de Eltham como ayudante del ingeniero del ferrocarril. No muy lejos, en una granja, viven unos parientes de su madre: el pastor de la Iglesia Independiente Holman, su mujer y su hija, a los que a regañadientes se ve obligado a visitar. Sin embargo, la vida pausada que allí descubre, regida –como en las Geórgicas de Virgilio– por el calendario de las labores del campo, y el conocimiento ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 20 January 2020
La prima Phillis lleva mucho tiempo en mi estantería esperando. Me pasa con Elizabeth Gaskell lo mismo que con muchos otros autores clásicos: que una vez leído lo que publicaron, se acabó lo que se daba, y hay autores que tienen mucho por leer y otros que no tanto. Gaskell pertenece al segundo grupo, así que alargo, estiro y dilato lo que tengo pendiente para que me dure más. Pero con la premisa de Clásico de 200 páginas o menos ya no había más excusas.
La historia nos presenta a Paul Manning, un joven de apenas dieciocho años que ya hace casi dos que se gana la vida como ayudante del señor Holdsworth, ingeniero jefe encargado de las obras en una empresa de construcción de ferrocarriles. Este trabajo les lleva a moverse por las distintas zonas de Inglaterra a las que estaba llegando este invento que revolucionaría la última mitad del siglo XIX. En determinado momento se ven obligado a pasar una temporada en Eltham, y cerca de allí está la parroquia de Heathbridge, en la que viven unos parientes lejanos de los Manning a los que Paul jamás ha visto. Ya se sabe cómo son las madres con estas cosas xD, y la de Paul le obliga a que se pase a hacerles una visita y presentarse, así que, sin muchas ganas, Paul acude a la granja Esperanza, donde vive Ebenezer Holman, pastor de la Iglesia Independiente de Hornby, junto a su familia.
Y Paul se lleva toda una sorpresa: los Holman le reciben desde el primer momento como a un primo querido con el que hubiesen tenido contacto toda la vida. El pastor Holman es un erudito con una sed insaciable de conocimientos y con la conversación instruida de una persona que cultiva su intelecto afanosa por conocer y entender todo lo que le rodea; de lunes a viernes trabaja incansable su granja como cualquier granjero de la zona, y los fines de semana los dedica a sus sermones y sus feligreses; Phillis, la hija del matrimonio Holman, es una joven de diecisiete años digna hija de su padre, inteligente y culta, lee latín y griego con fluidez y absorbe libros que muchos hombres que se las dan de cultivados ni siquiera sueñan con intentar entender; muy alta, hermosa pero nada consciente de su atractivo, a pesar de su edad es la niña de sus padres y así la tratan todavía, y como niña ingenua y desconocedora de las malicias del mundo se comporta cuando Paul la conoce; la señora Holman es una mujer sencilla que ama a su hija pero ama más todavía a su marido, y aunque la complicidad intelectual que existe entre padre e hija a veces le hace sentirse desplazada, nada enturbia la felicidad y complicidad que hay entre los tres.
La novela está dividida en cuatro capítulos más o menos largos, que corresponden a las cuatro entregas en que fue publicada la novela entre 1863 y 1864. Gaskell murió al año siguiente, 1865, así que esta novela corta fue una de sus últimas obras y, para mí, una pequeña joya. El genio y talento de esta autora con las palabras convierten 176 páginas en toda una demostración de cómo escribir narrativa breve profundizando con maestría en todos y cada uno de los elementos que engrandecen una historia sin perder resuello en ninguno de ellos. Más bien al contrario: en La prima Phillis todo reluce, no sobra ni falta nada, y su inteligencia emocional a la hora de dar forma y hacer evolucionar a los distintos personajes es simplemente formidable.
Quien conozca un poco la obra de Gaskell reconocerá sin problemas un tema en el que se sentía cómoda y al que aludía siempre que le era posible: la vida rural, sencilla, apegada a la tierra y la espiritualidad, que comenzaba a tambalearse y a resquebrajarse ante la maquinaria devastadora y atronadora de la tecnología y la Revolución Industrial. Mientras que en Norte y sur vivíamos la historia desde la perspectiva de una joven del sur rural obligada a vivir en el norte industrial, en Las crónicas de Cranford nos trasladó a esa Inglaterra rural que comenzaba a enfrentarse, precisamente, y no es casualidad, a la llegada del ferrocarril. Como veis, aunque en las grandes ciudades comenzaban a proliferar las fábricas, la contaminación, etc... en el campo los pasos eran más pequeños, y el ferrocarril fue su prueba de fuego, ese primer gigante moderno al que vieron dar grandes zancadas atravesando sus límpidos campos y poniendo su mundo patas arriba.
En La prima Phillis, la construcción del ferrocarril por sí misma no forma parte de la historia salvo por dos cosas: por un lado la autora la usa con el fin de dar dar una excusa a distintos personajes para entrar y salir de la granja de los Holman y motivar todos los sucesos que conforman la trama de la novela; por el otro, marca la diferencia de caracteres y formas de pensar entre los personajes que han visto mundo y tienen vidas cosmopolitas y los que viven entregados a la tierra, la familia, los animales y la religión... porque al fin y al cabo estas diferencias lo son todo en los acontecimientos que se narran en la historia.
Y es que si os tuviese que decir un solo tema central de la historia, no podría, porque a pesar de las pocas páginas la autora pisa con terreno firme en varias materias. Además del aprendizaje al que somete a los dos personajes más jóvenes de la historia (distintas lecciones y distintas experiencias para cada uno de ellos con distintas consecuencias), Gaskell otorga una importancia predominante a la vida en la granja, a sus rutinas, sus tiempos, a la comunión espiritual que existe entre la tierra y los hombres que viven de ella y la trabajan, al concierto y paz que les transmite, que se traduce en una honestidad, sencillez y pureza de carácter que, tal y como se demuestra a lo largo de la historia, les impide estar convenientemente preparados para esa modernidad que empezaba a colarse por las ventanas confiadas y abiertas de par en par. Los Holman son buena gente, y las personas que acogen también lo son, pero las buenas intenciones no siempre son suficientes para evitarle el daño y el dolor a quienes jamás lo han sufrido y no saben cómo enfrentarse a ellos.
La parte religiosa tiene su importancia solo en la medida en que Ebenezer Holman es pastor y por tanto forma parte integral de su vida y la de su familia. de hecho Gaskell aporta el contrapunto con los personajes que llegan de la ciudad pues, aunque respetuosos con todo lo que tenga que ver con los ritos diarios observados por la familia Holman, ellos no son especialmente religiosos ni están especialmente interesados en el tema. Todos son respetuosos con todos, sin más. Gaskell no adoctrina ni mucho menos con esta novela, y ni siquiera hace uso de la misma vertiente protestante que profesaba su propia familia (ella estaba casada con un pastor unitario). Que el tema religioso no os impida acercaros a esta historia.
Lo que he contado quizás dé pie a creer que están claros los caminos por los que transcurre la historia, pero lo cierto es que callo más de lo que cuento. La novela es corta y solo me atrevo a hablar del fondo, pero no de cómo se transita por él. La sinopsis, afortunadamente, tampoco da mayores pistas, así que no os queda más remedio que leer la novela para saber en qué se traduce el choque entre estos dos mundos. Si no os apetece adentraros en obras extensas de esta autora, La casa del páramo o esta que hoy os traigo son unas excelentes novelas cortas como opción. Y si me obligais a elegir entre una de las dos, os recomiendo sin duda esta, La prima Phillis: un excelente ejemplo de que no hacen falta cientos de páginas para emocionar al lector y obsequiarle con una formidable historia y unos personajes inolvidables.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Yani
 21 September 2020
Cuando leí la sinopsis de "La prima Phillis" no sabía qué esperar, a pesar de que confío plenamente en Elizabeth Gaskell, autora inglesa reconocida por "Norte y sur". Encontré una historia preciosa sobre un joven que decide visitar a unos parientes porque el trabajo "lo deja cerca" y descubre que la vida en el campo tiene su encanto. Sin embargo, su prima Phillis se lleva casi toda la atención de la novela.
Gaskell es una autora exquisita. Es así. Balancea las descripciones, las reflexiones, los diálogos y la acción de una forma envidiable. Eso hace que sea imposible (o casi, porque siempre hay alguien) aburrirse o sentir que está deteniendo el libro. El narrador es Paul, el protagonista, y su mirada atenta hacia su prima lo corre a un costado de la acción en algunos momentos.
Prácticamente devoré el libro y la historia que cuenta (como ya imaginarán, algo de amor implica, pero no puedo decir entre quiénes) es muy bonita. Me movió mucho a pensar en las expectativas altas que ponemos en personas cuyo comportamiento predice su próximo paso. Eso es lo que me sucedió con un personaje de este libro: intuí cómo iba a terminar.
Ahora quiero volver a Phillis y su entorno. Ella es una joven que está acostumbrada a las tareas de la granja y cuyo padre, que es pastor, la educa de la mejor forma posible. Lee mucho y no teme manifestar sus dudas o su falta de conocimiento. Ella se me hizo una protagonista muy querible y muy temeraria, que confía y calla demasiado.
El punto de quiebre de la novela se hace esperrar y aseguro que vale la pena esperarlo. Me gustan los finales abiertos pero en este caso me había enganchado tanto con la historia de Phillis que quise unas páginas más. Aún así, me quedo satisfecha con ese cierre.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         90
Celia_0504
 02 November 2021
Tengo que reconocer que creo que está pequeña novelita me ha gustado tanto porque es exactamente lo que buscaba y necesitaba: una lectura que estuviera escrita con cierta calidad literaria, pero fácil de leer; que no fuera muy larga, y que tuviera una historia sencillita y amable. Y si hay una autora en la que puedes encontrar todo esto es en Elizabeth Gaskell. No obstante, no oso quitarle méritos. La Gaskell es una escritora realmente inteligente y que sabe hacer. Es cierto que su prosa tiene un tufillo victoriano buenista y moralista que normalmente me saca un poco (muy poquito) de quicio, pero esta vez lo he llevado muy bien. Quizás porque, como he dicho antes, este es un tipo libro que necesitaba leer (más que apetecer). Quizás porque al ser una obra tan cortita, la autora no tiene tiempo para explayarse en esa cuestión tan característica suya.
El que tenga menos de doscientas páginas no es óbice para que esta novella cumpla y sea buena. Lo que es el argumento no da para mucho, pero rellena bien las páginas de esta novela corta. Además hay que reconocer que la autora lo maneja todo muy inteligentemente. Si hubiera caído en manos de otro escritor menos competente, la obra se habría convertido en un mero pastiche romántico sin ningún tipo de sustancia o gracia. El sentido del ritmo es impecable, el interés nunca se permite decaer o aburrir al lector. Gaskell va directa a lo que es realmente importante para la historia, sin andarse por las ramas o centrarse en aspectos superfluos, pero al mismo tiempo da espacio para que la trama se desarrolle a su ritmo, sin que el lector se sienta sobrepasado por lo que pasa o la información que recibe. Los personajes son muy muy dickesianos, vale, (es lo que hay, Dickens era el gran referente en la novela de ese entonces y fue esencial en trabajo de la propia Gaskell), pero en pocas líneas están nítida y coherentemente bien esbozados.
Pero quizás lo mejor de esta novellete sea la ambientación. Gaskell, como se vio en su libro más famoso, “Norte y Sur”, gusta de contraponer el mundo de la tecnología, la ciencia y la industria con el mundo rural, donde la tranquilidad de espíritu va de la mano con la naturaleza. Con su prosa impecable y su estilo sutil, Gaskell logra transportar al lector a la hacienda rural donde tienen lugar los principales acontecimientos de la novela, por medio de descripciones nítidas y líricas. Aboga por una existencia en que para llegar a la plenitud intelectual es necesario un estilo de vida sencillo y en contacto con la naturaleza, abogando por una existencia simple y laboriosa que bebe de las “Geórgicas” de Virgilio, obra que es citada muchas veces en esta historia. Esta parte es muy interesante, ya que tiene su punto de partida en la infancia de la autora en Chesire, época que, como se ve, influyó decisivamente en su vida adulta y en su trabajo.
El único pero que le puedo encontrar a esta novela corta es el final. Me ha parecido demasiado abrupto y abierto, teniendo en cuenta lo bien medido que están todos los elementos a lo largo y ancho de la misma eso me ha escamado un poco, por más que en la sinopsis de la edición que he manejado se ponga en relieve que este desenlace tan abierto es una de las características que hace especialmente interesante esta obrita.
En definitiva, estamos ante una obra rápida y fácil de leer, que se disfruta de principio a fin y que se lee con mucho gusto por lo sencilla que es y lo bien escrita que esta, con un argumento quizás un poco simple, pero que no hace sufrir especialmente al lector. Me ha dejado muy buen sabor de boca, y creo que también haga lo mismo con los amantes de la literatura victoriana y del trabajo de Elizabeth Gaskell
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Selene_BS
 07 December 2021
¡Mi primer Gaskell! Tengo varias de sus obras en mi estantería y me decidí por esta como primer acercamiento. Lamentablemente, no sé si porque tenía las espectativas muy altas, por lo mucho que me gustan los clásicos de esta época y las referencias tan buenas que he visto sobre esta autora, que esta historia se me ha quedado en un “meh” sin más.
Nos cuenta la historia de un joven de diecisiete años, Paul Manning, que es envíado por su padre a trabajar como ayudante en la construcción de las vías de un ferrocarril, en Eltham. En este lugar, contacta con unos parientes lejanos de su madre, y comienza a mantener buenas relaciones con ellos, y sin darse cuenta, inmiscuirse en sus asuntos personales.
Es una novela costumbrista, de esas donde no pasa casi nada pero al protagonista le ocurre todo. En este caso, el personaje principal se me ha quedado bastante desconocido, además la historia en sí me ha parecido muy simplona, a grandes rasgos, no sé si es que al ser tan cortita no ha dado tiempo a que conectara con el protagonista. Siento que no he sacado nada de esta historia y me ha faltado un final.
Seguiré intentando leer a Elisabeth Gaskell, estoy segura que esta no será una de sus mejores novelas, le daré otra oportunidad con otra obra más notable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Shorby
 28 May 2020
Hoy traigo una novelita de mediados de 1800 y de una autora a la que tenía ganas de volver.
Nuestro protagonista y narrador es un chico de Birmingham, un ayudante de ingeniero a punto de cumplir la mayoría de edad que llega a Etham debido a su trabajo en la construcción de vías de ferrocarril. En comparación a su zona de origen, este pueblecito y sobretodo, la vida en la granja de su familia, le harán ver las cosas de otra forma.
En dicha granja, conoce a unos familiares de su madre, que además de llevar la rutina de la iglesia –el cabeza de familia es el pastor-, también hacen las labores del campo y adoran la cultura… principalmente su prima, Phillis.
Si bien es una muchacha que poco tiene que ver con él, establecen una bonita relación en la que él está a años luz de ella, en todos los aspectos, por muy ingeniero que sea.
Inspirada en el mundo rural en que se crió la autora, es una novela de trama bastante sencilla, de corte intimista y sin apenas giros, cuya lectura es más que disfrutable.
La verdad es que las historias cotidianas y sin muchas pretensiones suelen gustarme mucho, aunque “no pase nada” como tal, me encanta este tipo de lectura relajada, con diálogos amenos y personajes en cierto modo realistas -de hecho es una novela moderna para su época-… así que esta no es una excepción, pues he disfrutado mucho leyéndola; además es muy cortita, por lo que cae fácilmente en dos tardes, además de ser perfecta para conocer la forma de narrar de la autora, que personalmente me gusta mucho.
Sin ahondar en exceso en los personajes que aparecen, nos hacemos bastante bien a la idea de cómo son todos ellos casi al instante, aunque evidentemente la historia se centre un poco más en Phillis, que me ha gustado mucho aún sin sentirme identificada con ella pero sí en cierto modo con lo que le sucede al final (no tan extremo, que su reacción, para la época que era, bien, pero hoy día… ejem), siendo tremendamente fácil empatizar con la muchacha.
Un acierto, de nuevo, esta obra de Gaskell, es la segunda vez que la leo y no, no he elegido sus más conocidas… para variar, a contracorriente xD
Buscando información para la reseña, he visto que hay una adaptación a la pequeña pantalla, en formato de miniserie, homónima y de 1982.
Enlace: http://locaporincordiar.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (2) Añadir cita
HexekatHexekat26 December 2022
—Y has descubierto que hay menos posibilidades de que armonicen dos «clases de bondad», cada una con su concepto de lo que está bien, que una bondad determinada y un pequeño grado de maldad… que muchas veces surge de la indiferencia ante lo que está bien, ¿no es así?
Comentar  Me gusta         30
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield19 January 2020
Un hombre ha de tener cuidado con las artes de seducción que despliega. Algunos lo hacen con la naturalidad e inocencia con que se arrullan las palomas.
Comentar  Me gusta         40
otros libros clasificados: costumbrismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
93 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro