InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Mónica Faerna (Traductor)Jorge Rizzo (Traductor)Philip Craig Russell (Ilustrator)
ISBN : 841624023X
Editorial: Roca Editorial (12/11/2015)

Calificación promedio : 4.15/5 (sobre 47 calificaciones)
Resumen:
«Pocos autores hay en la narrativa actual con la capacidad de sorpresa, la ternura y la profunda originalidad que caracterizan la escritura de Gaiman.»
Guiado por su instinto, un bebé escapa de la cuna en medio de la noche y logra alcanzar el cementerio más cercano a su casa. El individuo que lo persigue, cuchillo en guante, acaba de asesinar a toda su familia y está decidido a terminar con él. Pero los espectros del camposanto protegen al pequeño y acaban ac... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (34) Ver más Añadir una crítica
Mel
 28 abril 2018
"Neil Gaiman no decepciona."
La mayoría hemos leído esa frase en algún que otro lugar pero, ¿es cierto que Neil Gaiman no decepciona nunca?

Esta vez se trata de una obra que este 2018 cumple diez años, se trata de "El libro del cementerio", una novela fantástica a la par que oscura con el toque justo de magia que Neil Gaiman sabe dar.

En este libro se cuenta la historia de Nadie, un bebé de apenas año y medio que logra escapar del hombre que asesinó a su familia escapando a gatas hasta un cementerio cerca de su casa. En un primer instante los habitantes del cementerio, espíritus descoloridos por el tiempo de personas que llevan ya años muertas, no quieren tener relación con la llegada del pequeño a su hogar, hasta que la pareja de los Owens deciden quedarse con el bebé al suponer que el hombre que le sigue de lejos no es pariente suyo. Por otro lado, Silas, quién se encuentra entre el mundo de los vivos y el de los muertos, se ocupa de desviar la atención del hombre que cuchillo en mano persigue a Nadie.

Así es como Neil Gaiman introduce a este joven protagonista: Nadie, que capítulo tras capítulo va creciendo, siempre dentro del terreno propiedad del cementerio, rodeado de todos los fantasmas cuyos restos yacen en el cementerio que le contarán sus variopintas vidas de épocas perdidas en el flujo del tiempo.
Sin embargo, fuera de las verjas del cementerio el hombre que asesinó a sus padres y hermana le seguirá buscando durante años.

Durante la vida de Nadie en el cementerio, este va conociendo centímetro a centímetro todas las partes del lugar. La descripción del ambiente, de los personajes y sus distintas actitudes, conocimientos y vestimentas son muy detalladas sin llegar a cansar o aburrir.
La mayor parte de la novela tiene lugar en el cementerio, eso le da un aspecto lúgubre a la lectura pero se funde con la curiosidad propia de los infantes que Nadie da a la comunidad de muertos.
Me resulta divertido pensar que todo un pueblo fantasma se ve afectado por la decisión de los Owens y de Silas de adoptar a un bebé que no se sabe de dónde ha salido. Y que este chiquillo sea como todos los demás, haga preguntas sobre cualquier cosa, quiera jugar todo el tiempo... en un cementerio lleno de almas cansadas destinadas a quedarse allí para la eternidad.

Debo decir que de todos los personajes tan distintos que aparecen en la novela, uno de los más entrañables a mis ojos es una bruja que se hace amiga de Nad. Me parece bonito que nuestro protagonista pueda simpatizar con alguien que le ayuda cuando lo necesita.
Sin embargo, uno de los personajes mejor construidos es Silas. Aunque al principio parezca una persona inalcanzable, se convierte en el tutor de Nadie cuando este llega al cementerio y la relación que hay entre estos dos personajes es realmente preciosa. No solo le lleva comida a Nadie -ya que es el único que puede salir del cementerio y volver a entrar- que para estar seguro debe quedarse en los terrenos del cementerio, sino que le ayuda, le da consejos, lecciones, le consigue profesores para que aprenda aquello que le puede servir... entre Silas y Nadie se forja una relación de aprecio mutuo.

Para dar más toques fantásticos a esta novela, no solamente aparecen humanos como Nadie o fantasmas como los Owens, también hay otras muchas criaturas que tienen sus propias características y objetivos a alcanzar. Personalmente, me resultan fascinantes las criaturas que salen de la pluma de Neil Gaiman.

"El libro del cementerio" es un libro que entremezcla la fantasía más llena de magia y trucos con los detalles góticos propios del autor, pero no etiquetaría este libro como un libro de terror, ni lleno de sangre, ni siquiera diría que es un libro difícil de entender o de seguir. al contrario. Este es un libro para lectores más jóvenes, niños/as incluso me atrevería a decir. Se trata de una historia apasionante sobre un niño que va creciendo dentro de un mundo al que no pertenece, el mundo de los muertos, y aprende de ellos todos los trucos y lecciones que puede hasta que crece y se da cuenta que la magia de su pequeño universo ya no es lo mismo que antes.
Como siempre se ha sabido, la curiosidad es una cualidad muy humana, y Nadie no es diferente a cualquier chico con toda la energía de la juventud acumulada.

Así pues, recomiendo este libro a lectores jóvenes (y a adultos también, aunque la resolución de los problemas en este libro son más propios de una lectura juvenil) a quienes les guste la fantasía y/o a quienes quieran empezar a leer novelas un poco más extensas que un cuento largo. Estoy segura que si hubiese leído este libro con 10-15 años lo hubiera disfrutado diez veces más que ahora.

Finalmente, comentar que la edición de ROCABOLSILLO viene ilustrada por Dave McKean, quien ha realizado un precioso trabajo con sencillas ilustraciones en blanco y negro que acompañan a la magia de Gaiman.

*Mi única queja con este libro es que mi edición viene con cuatro páginas contadas en las que el texto esta inclinado en la página. Un simple error de maquetación o impresión que espero que hayan solucionado.

"Y a veces basta con que alguien diga que tiene miedo para que el miedo se vuelva real."
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Caronte
 20 enero 2021
Hola a todos, mis queridos seres míticos. El día de hoy vengo a ustedes con una reseña que tenía muchísimas ansias por compartirles. Como saben -incluso aparece en el lateral del blog, Neil Gaiman es de mis autores favoritos del mundo. Es por eso que, para los que no leen en inglés, aquí les dejo mi traducción, quizá mala (ja, ja, ja) de la sinopsis que puse arriba pues no encontré ninguna de la solapa en español. Además porque me referiré al personaje principal como Bod -diminutivo de Nobody- a quien creo que tradujeron como Nad en el diminutivo de Nadie. Es meramente costumbre y no quiero que nos vayamos a confundir.
"Nobody Owens, conocido por sus amigos como Bod, es un chico normal.
Él podría ser completamente normal si no viviera en un destartalado cementerio, siendo criado y educado por fantasmas, con un solitario guardián que no pertenece a ni al mundo de los vivos ni a de los muertos.
Hay aventuras y peligros dentro del cementerio para un niño: un Indigo man debajo de la colina, una puerta de entrada que conduce un desierto y luego a una ciudad abandonada que pertenece a los ghouls, la extraña y terrible amenaza del Sleer.
Pero si Bud deja el cementerio, estará bajo el ataque del Man Jack , quien -justamente- mató a la familia de Bod..."
Ahora sí, entremos en materia.
Para comenzar, aclaro que no puedo ser imparcial con este libro porque, como lo pone en mi pequeña descripción y como lo digo constantemente: Neil Gaiman es mi autor favorito del mundo. Eso sí, les diré todo lo que tienen que saber respecto a este libro y su edición para que ustedes se hagan sus propias conclusiones.
It's like the people who believe
they'll be happy if they go and live in somewhere else,
but who learn it doesn't work that way.
Whetever you go, you take yourself with you.
Neil Gaiman, The graveyardbook (ilust. Dave McKean).
Harper-Collins, New York, 2008, p. 104.
Lo primero que mencionaré son los escenarios. Más allá de que ocurren en el cementerio -principalmente-, hay momentos en que el autor hace sentir que se está en una especie de libro del Romanticismo. ¿Han leído Don Juan Tenorio? Pues deberían porque todo este libro me recordó a la escena donde Don Juan está en el cementerio, visitando a la mujer que amaba y al padre de la misma. También tiene un toque de Poe (feliz cumpleaños, por cierto, con algo de retraso), algo oscuro y preocupante pero no por eso, sinestro. Este hecho aparece porque vemos todo a través de los ojos de Bod. Él está en casa y nosotros, pese a la oscuridad, pese a la gente muerta que va y viene, pese a Silas -incluso-, estamos con él también. Hay algo que atrapa en esta narrativa, que nos hace sentir como si nosotros mismos al leerlo estuviéramos ahí, en el cementerio, y que nos sintiéramos seguros al respecto. Lo que lleva a generar unas imágenes hermosas en cuanto a la narrativa. Gaiman tiene mucho de eso, del intentar ser gráfico y poético mientras escribe y eso provoca belleza por sí mismo. Quizá me estoy extrapolando, pero en serio lo siento de esa manera.
Hablar de los personajes dentro de un libro de Gaiman (o un comic) es bastante particular. A veces puede llegar a sentirse como una especie de cuento. Se habla poco del pasado de los personajes, están casi siempre rodeados de misterio, uno que atrapa más al lector; pero a la vez sabe cómo jugar para que dichos personajes se vuelvan entrañables. No se necesita saber mucho, tampoco. El único personaje del que se habla, y es porque nosotros lo vemos mientras leemos, es de Bod en persona. El resto se limita a dar pequeños datos respecto a sí mismos, de dónde vienen, cómo llegaron al cementerio y qué es lo que hacen para entretenerse; pero, por lo demás, no sabemos absolutamente nada. Como ya dije, esto ayuda a que el lector se mantenga leyendo en un intento de entender algunas cosas de lo que se dice de ellos. Aviso desde ya que adorarán al personaje de Silas, el protector de Bod, porque es simplemente entrañable, lo mismo que la joven que Bod conoce cerca de un manzano. de ahí en más, no les daré otro spoiler.
"Here comes a candle to light you to bed... " he began.
"... and here comes a chopper to chop off your head",
concluded Tom Hustings, thoughtfully.
Ibid., p. 129.
Hubo un detalle que me gustó mucho del libro. Quizá parezca un tanto insignificante pero fue agradable y divertido cada que aparecía, además que no lo he leído o escuchado mencionar por otros reseñadores. Eso son las tumbas. No como tales, como objetos, claro. Sino que, cada que Bod menciona a alguien o se presenta un nuevo fantasma, se habla de su lápida y lo que en ella está escrito. A mi ver, es una manera de conocerlos mejor, de resumir en una frase cómo es que vivieron su vida y, muchas veces, incluso cómo es que se comportaban ellos en el mundo de los vivos.
Como es de esperarse, en este libro no puede faltar la magia. Es, como siempre en Gaiman, una magia inherente a las personas, como una extensión de sí mismos y, por ende, simplemente no se puede explicar. Esto me gustó. No se aclara al 100% cada punto del uso y restricción de la magia. Dentro del universo del cementerio se puede o no hacer determinadas cosas porque se trata de este balance; de ahí en más, no hay una "explicación" racional para ello. También es agradable ver cómo evoluciona la misma, cómo es necesario evolucionar junto con Bod para comprender ciertas cosas, para a veces echarlas a perder y experimentarlas. Esto, sin lugar a dudas, es una de las cosas que más me ha gustado.
Ahora creo que necesito mencionar eso que me ha gustado mucho del libro, fuera de su estructura y todo lo que Gaiman como narrador puede dar: el sentimiento. Sí, es extraño pero hay autores que logran hacerlo y, el final -no diré demasiado al respecto- hace que todo tenga un sentido entrañable. Las palabras, la manera en que ocurre, lo que deja de enseñanza al lector..., todo hacen de este libro algo maravilloso. Es irónico que, desde el punto de vista de alguien que no tuvo una vida como tal al inicio, nosotros como lectores comencemos a apreciar esos pequeños detalles, ese estar a veces sin estar. No sé bien cómo explicarlo, sólo sé que, cuando cerré el libro tuve un sentimiento de vacío esperanzador, que fue triste y a la vez, vigorizante. Lo sé, suena contrario e ilógico, pero les prometo que si lo leen, entenderán porqué me sentí así.
Para terminar creo que quiero recomendarle el libro a todos. Es la clase de libro que un profesor puede poner a sus alumnos a leer. Es la clase de libro que los adultos apreciaremos y amaremos con locura. No creo que un niño pequeño pueda entenderlo pero, definitivamente a los 13 o 14 años les gustará algo como esto. Por lo demás, espero que todos los lean y vengan a decirme qué les pareció. Saben que pueden tener una opinión completamente diferente y que pueden venir a dejarla en los comentarios.
Saludos enormes,
Caronte
Enlace: https://librodeultratumba.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
laurass89
 29 diciembre 2018
Creo que cuando es de noche, por definición, es el momento en el que nos sentimos más solos, más vulnerables. Desde que somos pequeños asociamos la noche como el momento en el que salen los monstruos, el momento en el que hay que tener cuidado… Los cuentos sirvieron para explicarnos cosas del mundo y también para haceros compañía. No se lee un cuento a los niños para que aprendan antes de dormir, sino para que tengan buenos sueños, para que no duerman solos.
En mi caso el libro que me acompaña y que me leo antes de irme a dormir, sobre todo en Navidad, es el libro que me trae hoy aquí, El libro del cementerio del maestro Neil Gaiman, publicado actualmente en Roca Editorial. Un libro cuya estructura ayuda a reflexionar sobre los temas que trata. Además, bajo mi punto de vista, todos estos temas son cosas que todos hemos vivido y que creo que es imprescindible revisarlas desde la distancia fantasmal que nos ofrece esta novela.
Además, el libro como objeto artístico es una maravilla. El texto de Gaiman viene acompañado de ilustraciones de Dave McKean, quien creó Batman: Arkham Asylum e hizo portadas para Sandman (una de las principales obras de Gaiman). Así que con este punto de partida es difícil resistir la tentación de leerlo.
El cuento de Nadie
La trama parte de la desaparición de un bebé y el asesinato de su familia. Lo curioso es que el bebé no desaparece, sino que es él mismo quien se encamina al cementerio que está situado al lado de su casa. Por instinto o suerte, esto hace que escape de las manos del hombre Jack. Allí los Owens, un matrimonio fantasma, reciben el encargo, por parte del fantasma de la madre, de proteger al niño. Así comienza la historia de Nadie Owens, Nad para los amigos.
De esta manera, la novela se irá desarrollando a través de cuentos: cada capítulo, es una historia autoconclusiva y de cada una de ellas se puede sacar una moraleja, que es lo que hace Nad, aunque no se plasme en la narración. Esto cuentos, a su vez, se pueden dividir en dos tipos. Por un lado, encontraremos el crecimiento de Nad, que pasa de ser un bebé a convertirse en un adolescente de quince años. Esta evolución será narrada poco a poco, con mimo y solo en los hitos importantes del desarrollo de un ser humano. Por otro lado, de manera pareja e intercalada, encontraremos las particularidades relacionadas con el mundo fantasmal en el que vive Nad.
Así, cada capítulo es un cuento y un momento vital del muchacho. Por ejemplo, el segundo capítulo trata sobre la infancia de Nad y, en él, ese momento estupendo en el que hacemos nuestro primer amigo. A continuación, en el siguiente capítulo, se nos relata un cuento sobre el mundo del cementerio, sus peligros y sus particularidades. En estos capítulos, Nad aprende cosas «sobre la vida», como el peso de nuestras decisiones, y comienza a descubrir que no es igual a la familia que lo crió, lo que le lleva a querer descubrir el mundo.
La trama principal, la del asesino que persigue a Nad, queda desdibujada hasta mitad de la novela, en donde se vuelve a dar la voz al hombre Jack, el asesino. Sin embargo, siempre está presente, ya que es esa meta a la que Nad sabe que va a llegar, esa para la que se ha preparado desde que es pequeño.
Guía mi mirada, que yo pongo mis ojos
A esta estructura de cuentos unidos por un protagonista, tenemos que añadir una característica más que hace a la novela una obra especial. Junto a los cuentos, como ya hemos dicho, encontraremos imágenes. Podemos pensar que las ilustraciones de los libros, valga la redundancia, ilustrados solo sirven para decorar el texto, pero que no influyen en nada en la narración, pero no es así. Este caso es un buen ejemplo de cómo la imagen puede enriquecer el texto.
Ya en la primera página, para presentarnos el acontecimiento atroz del asesinato de una familia, se nos presenta una imagen. En ella, aparece el texto sobre un cuchillo. A este cuchillo le sigue una mano que se pierde en nuestra página derecha y, de esta manera, se nos invita a pasar la página para descubrir quién es el asesino. Sin nosotros ser conscientes hemos seguido la imagen y no el texto. de este modo se configuran hitos importantes de la novela. El texto se acomoda a una imagen y esta nos guía en nuestra lectura del texto. Esta combinación permite que el lector esté ubicado en todo momento en el espacio de la acción, gracias, además, al estilo descriptivo de la novela.
Generalmente, cuando leemos descripciones en narraciones corremos el riesgo de encontrarnos con dos defectos, o bien la descripción es escasa y no nos ayuda a la ambientación, o bien es inmensa, detallista y puntillosa, y nos desespera por falta de acción. Una de las cosas más difíciles para los escritores, bajo mi punto de vista, es el equilibrio entre descripción y narración. Sin embargo, Gaiman nos ofrece unas descripciones rápidas y directas, que no maquillan ni esconden lo que sucede, sino que causan gran impresión en el lector. Su manera de describir es muy visual y esto permite al lector imaginarse perfectamente la localización.
A todo este tono sombrío y lúgubre, demasiado pesado para un cuento, pero tierno, como veremos más abajo, tenemos que añadir el toque Gaiman. Qué sería de una obra del maestro sin su toque humorístico y sarcástico. Lo que me más me gusta del autor, en este sentido, es que no se complica, no hace una broma o una crítica con artificio excesivo. Por ejemplo, una de las constantes de esta obra es que el toque de humor, aparte de hacerlo a través de los comentarios ingenuos de Nad, se hace a través del nombre de los fantasmas, que no solo son mencionados por el nombre, sino por la inscripción de su lápida
Y todos estos comentarios y guiños humorísticos, al final, sirven en la obra para un propósito muy claro, desarrollar la cuestión principal de la novela, que es una de las moralejas que debemos aprender de ella. El humor intenta combatir un acontecimiento natural, inevitable, pero a la vez inefable, lo que nos hace sobrecogernos ante él: la muerte.
Todos somos Nadie, pero nadie como Nad
¿Qué más puedo contar sin contar la historia?… Pues un poco el porqué. Cuando leí por primera vez la novela, la historia de Nad me conmovió tanto que me dispuse a escribir una carta al protagonista. Me salía decirle que las cosas cambian y que, aunque él estuviera solo en el mundo, los lectores siempre estaríamos con él allá donde quisiera viajar. Esa carta se quedó a medias porque me es muy difícil explicar por qué me gusta el libro. He decidido intentarlo de nuevo.
La historia de Nad no es una historia al uso. Su personajes, desde luego, no son personajes cotidianos: fantasmas, vampiros, mujeres lobo, profecías y seres ancestrales. Con él y ellos aprendemos, nos sentimos comprendidos y nos divertimos. No solo aprendemos sobre nosotros, sino sobre lo que nos asusta, de lo que no queremos hablar. Nosotros no hemos sido criados con fantasmas ni hemos tenido un asesino a nuestras espaldas, pero hemos sido niños y adolescentes, y hemos sabido tan poco de la vida y la muerte, y de nuestras circunstancias como Nad. Es ahí donde me empeño en ser amiga de nuestro protagonista. Gaiman nos cuenta su infancia y cómo hace su primer amigo, nos cuenta cómo va al colegio y se levanta a defender la justicia, protegiendo a los que sufren acoso y sufriéndolo luego después (no sé por qué, pero creo que la mayoría hemos visto como un alguien clavaba un lápiz a otro alguien). También nos cuenta, y hemos vivido, ese primer amor raro y violento, y cómo nos quedamos sin saber qué hacer; cómo se deshace una amistad porque ya se tiene poco en común, y cómo desaparece un ser querido porque su vida acabó. Finalmente, hemos visto cómo todos, aunque sea intelectualmente, hemos partido del regazo de nuestra familia, de nuestros padres, para descubrir y formarnos nuestro propio mundo solos. Y esto es lo que le pasa a Nad, es lo que cuenta Gaiman.
Enlace: https://ellibroenelbolsillo...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bren
 17 mayo 2019
Una verdadera delicia de lectura ha sido este libro, lo he disfrutado desde la primera hasta la última página, pocas veces me encuentro con libros que me hacen disfrutar tanto mientras los leo, hay algunos que me atrapan, que me emocionan, que son trepidantes, pero este libro es de esos que se disfrutan, que te hacen recordar de una manera tan inocente que hay historias que vale la pena ser contadas y vale la pena ser leídas.
No es el primer libro que leo de este autor y definitivamente su pluma es de esas que vale la pena tener ahí para refuerzo cuando te sientes que no hay libro que te llene.
Conocemos a Nad, el protagonista desde que es un bebé y vamos viéndolo crecer hasta que tiene 15 años, su mundo, su casa es un cementerio y su familia son los que habitan ese cementerio, adoptan a Nad siendo un bebé y se hacen cargo de él, entregandole muchos conocimientos que para cualquier otro ser vivo no sería posible conocer.
Me he sentido en algún momento que estaba leyendo una historia basada en la canción de Mecano “no es serio este cementerio” con sus peculiares fantasmas, las criptas y como no, los de la fosa común.
No es casualidad que Nad termine en el cementerio siendo protegido, este libro tiene una historia que va más allá de eso, a Nad lo buscan para matarlo y son los fantasmas y seres del cementerio quienes lo cuidan y protegen.
Ciertamente es un libro que hay que leer, es divertido, entretenido, tierno pero también tiene su dureza, su parte oscura, tiene un balance correcto, adecuado para que, siendo como es, un libro de corte juvenil, resulte una lectura interesante y más allá de entretenida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Utopia
 23 mayo 2018
Como siempre que hablo de este autor, voy a procurar ser lo más objetiva y crítica posible.
Lo primero a destacar de esta novela es su ORIGINALIDAD. Porque sí, porque si todo lo que escribe Neil Gaiman ya de por sí es muy original, esta historia se lleva la palma. El planteamiento es el siguiente: Un bebé, tal como indica en la sinopsis, escapa de la casa donde acaba de ser asesinada el resto de su familia y acaba en un cementerio cercano, donde el hombre Jack (el asesino) no puede seguirlo y donde lo acoge un adorable matrimonio que falleció hace algunos siglos. Tras una ardua deliberación por parte de los habitantes del cementerio, deciden quedarse con el niño y concederle la ciudadanía honorífica del cementerio de manera que, sin estar muerto, podría disponer de unas ventajas reservadas sólo para los espíritus, como ver en la oscuridad.
Y efectivamente. Todo el cementerio se vuelca en la educación y crecimiento personal de Nadie Owens, Nad para los amigos. de esta manera aprende a leer con los medios de los que disponía, leyendo las inscripciones de las lápidas, aprende el nombre de todas las constelaciones, a reconocer la entrada al mundo de los ghouls y hasta a pedir ayuda en el idioma de los ángeles descarnados de la noche... Así, durante la primera parte del libro vemos cómo es la vida de Nad en el cementerio, su relación con el resto de habitantes del lugar, de los cuales yo me he enamorado, e incluso un peligroso viaje que hará al mundo de los ghouls... Pero Nad es un humano vivo en medio de un montón de espíritus, fantasmas o como queráis llamarlos. Por eso, cuando un día llega una niña de su misma edad paseando al cementerio, Nad no puede evitar pasar tiempo con ella, pero el tiempo se acaba, la muchacha se muda de ciudad y Nadie no la vuelve a ver. Así que decide seguir con su vida en el cementerio, sus reflexiones, sus anhelos... y, sobre todo, creciendo. Nad ya no es un niño y aunque ha hecho amigos entrañables como una joven bruja llamada Liza quemada hace siglos... Él quiere ir a la escuela y aprender todo lo que no puede en el cementerio. Su tutor, Silas, una criatura singular, aunque muy reticente a esta idea, accede. Pero, como pueden observar en esa ocasión, que Nad salga del cementerio lo expone a innumerables peligros, pues el hombre Jack sigue buscándolo... Un giro inesperado del argumento, cientos de misterios por descubrir como las salidas injustificadas de Silas o el tesoro que protege El Sanguinario y la gran empatía que se logra desarrollar hacia todos los personajes hacen de esta novela única, emocionante y atractiva.
Mordaz, reflexiva y fluída, la narrativa de Gaiman me vuelve a enamorar con ese mundo tan bien construido que vamos descubriendo poco a poco de la mano de Nad con quien iremos experimentando un crecimiento emocional a la par que él.
Voy a ser cien por cien sincera, el principio del libro me gustó mucho, luego hubieron algunos capítulos en los que mi emoción descendió un poco, pero luego volvió a coger carrerilla y acabé la novela con unas palpitaciones tremendas y la sensación de que había sido yo la que había vivido más de 10 años en un cementerio rodeada de gente entrañable, pero muerta, y que ahora sentía unas ganas imperiosas de salir al mundo exterior y vivir.
Sin lugar a dudas. TODO EL MUNDO TIENE QUE LEER ESTE LIBRO. Así, con mayúsculas y en negrita. Porque, aparte de ser una lectura diferente y entretenida, aprenderás todas las cosas que ni los profesores del colegio de Nad ni su tutor del cementerio juntos pudieron enseñarle.
Y, ¿cómo no?, destacar de nuevo la reflexión que hace Gaiman sobre los nombres. Si ésta ya apareció en Coraline y en La joven durmiente y el huso, este libro no iba a ser una excepción.
Y, como este, hay más pasajes llenos de un significado parecido, pero para descubrirlos tendréis que leer el libro... En serio, leedlo y si no os gusta o pensáis que es una pérdida de tiempo yo os pago lo que os haya costado, os devuelvo esos minutos que habéis invertido en él... lo que haga falta, pero este es un libro que hay que leer sí o sí mínimo una vez en la vida. Es que, por si hubiera disfrutado poco el libro, el autor me vuelve a emocionar y a hacer pensar en los agradecimientos... Vamos, que es una joya que no tiene desperdicio de principio a fin.
Enlace: http://utopiainthemoonlight...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (14) Ver más Añadir cita
CaronteCaronte07 enero 2021
It´s like the people who believe they'll be happy if they go and live in somewhere else, but who learn it doesn't work that way. Whetever you go, you take yourself with you.

Neil Gaiman, The graveyardbook (ilust. Dave McKean). Harper-Collins, New York, 2008, p. 104.
Comentar  Me gusta         10
NidodeLeonesNidodeLeones08 febrero 2021
-- ¿Y funciona? Quiero decir: después de muertos ¿son más felices? (...)
-- Algunas veces. Pero por lo general no. Sucede lo mismo que con los que creen que marchándose a otro lugar serán más felices; tarde o temprano acaban descubriendo que no es así como funcionan las cosas. Por muy lejos que te vayas no puedes huir de ti mismo.
Comentar  Me gusta         00
CaronteCaronte30 diciembre 2020
There was a hand in the darkness, and it held a knife.

Neil Gaiman, The graveyardbook (ilust. Dave McKean). Harper-Collins, New York, 2008, p. 2.
Comentar  Me gusta         10
CaronteCaronte07 enero 2021
"Here comes a candle to light you to bed... " he began.
"... and here comes a chopper to chop off your head", concluded Tom Hustings, thoughtfully.

Neil Gaiman, The graveyardbook (ilust. Dave McKean). Harper-Collins, New York, 2008, p. 129.
Comentar  Me gusta         00
thebooksandyouthebooksandyou24 enero 2018
—Nad, creo que el hombre que mató a tu familia sigue ahí fuera, buscándote con la intención de matarte.
Nad se encogió de hombros.
—¿Y? —dijo—. La muerte no es algo tan malo. Quiero decir que mis mejores amigos están todos muertos.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Neil Gaiman (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Neil Gaiman
Fuente: https://www.spreaker.com/user/11442541/podcast-lll-neil-gaiman
¿Ya viste Caroline? ¿American Gods? ¿Good Omens? Ahora conoce más de las obras escritas por Neil Gaiman que han inspirado éstas y otras muchas series y películas. Con Fernanda Belmont y Amanda Calderón.
otros libros clasificados: cementerioVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

CORALINE Y LA PUERTA SECRETA

Cuando su padre envió a Coraline a contar los objetos azules, las puertas y las ventanas, ¿Cuantas contó de cada una?

154 cosas azules, 48 ventanas, 13 puertas
153 cosas azules, 21 ventanas, 14 puertas
67 cosas azules, 40 ventanas, 23 puertas
100 cosas azules, 18 ventanas, 34 puertas

4 preguntas
15 lectores participarón
Thème : Coraline de Neil GaimanCrear un test sobre este libro