InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Mónica Faerna (Traductor)
ISBN : 8415729200
Editorial: Roca Editorial (14/10/2013)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 43 calificaciones)
Resumen:
¿Es que no hay nada sagrado? Días antes de salir de prisión, la mujer de Sombra, Laura, muere en un misterioso accidente de coche. Aturdido por el dolor, emprende el regreso a casa. En el avión, se encontrará con el enigmático señor Miércoles, que dice ser un refugiado de una guerra antigua, un dios y también el rey de América.

Juntos se embarcan en un viaje extraño a través de los Estados Unidos, mientras una tormenta de dimensiones épicas amenaza co... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (28) Ver más Añadir una crítica
Utopia
 23 mayo 2018
Este libro y yo desde el comienzo hemos mantenido una conexión especial, no solo porque desde el principio empatizara con el protagonista y la historia, que también, me refiero a que, literalmente, esta novela y yo hemos estado conectadas desde que la empecé a leer.
[Ahora Utopía se va a poner a contar su vida cual abuela que le cuenta sus batallitas de joven a sus nietos/as]
Un nueve de marzo, bien entrada la noche, yo estaba de bajón y, como siempre que estoy así, pocas cosas me consuelan más que las palabras de Neil Gaiman. de manera que cogí el ejemplar de sus libros que más a mano tenía, American Gods, y comencé a leer las notas y textos adicionales del autor como un "Aviso a navegantes" que hay antes de leer la historia y una entrevista que le hicieron al final del libro (sí, si me compraba un libro físico de Gaiman tenía que ser una edición especial con extras suyos, incluidas notas originales suyas de su puño y letra, no me pude resistir).
Así, con sus palabras y su particular visión del mundo, me dormí con la placidez de alguien que anteriormente había gastado mucha energía llorando. al día siguiente amanecí con una notificación en Instagram (sí, tengo activadas las notificaciones de publicaciones nuevas de Neil Gaiman, la obsesión es real). Era un vídeo en el que hablaba de sitios, lugares que visitó 19 años atrás y de una idea que, finalmente, daría lugar a la obra maestra que, a día de hoy, se sigue llamando como la tituló en su primer borrador, esperando que se le ocurriera un título mejor, pero nunca se le ocurrió. Era American Gods, el libro que la noche anterior yo acababa de empezar.
Pero la conexión no acabó ahí. Puesto que empecé a leer el libro por pura necesidad y arrebato, no lo devoré de un tirón como hubiera sido mi deseo, pues debía intercalarlo con otras lecturas y cosas de la universidad. Así, días después, descubrí que una serie basada en esta misma novela estaba ya en marcha y que contaba con la producción y supervisión del propio Gaiman. Mi corazón se hinchó de ilusión y fascinación. Las primeras imágenes que me llegaban de la serie eran tal como me las había imaginado e incluso mejores. Pero el verdadero infarto llegó cuando un día, volviendo de la universidad con mi querido libro pegado a las narices, leí un capítulo que, particularmente, me gustó mucho. Pocos minutos después de acabarlo veo el nuevo trailer de la serie. Una de las pocas escenas que se mostraban de la serie pertenecían a ese capítulo que acaba de leer hacía solo unos instantes y que tanto me había gustado. Entonces lo supe. Este libro era especial. Ya de por sí toda palabra escrita por Neil Gaiman es especial, pero estas lo han sido más.
[Fin de la batallita de guerra de la tita Utopía]

El argumento de esta novela se puede resumir en que la gente que viajó de un continente a otro (de Europa a América) hace cientos de años trajeron a sus dioses con ellos pero, al marcharse, ¿dejaron allí a sus dioses? Esta pregunta se irá contestando por sí sola a lo largo de la novela a través de las vivencias, aventuras y ojos de Sombra, nuestro protagonista.
Sombra llevaba tres años en la cárcel cuando le dan la noticia de que puede salir dos días antes de lo previsto. Alguna ventaja debía tener que tu mujer haya muerto en un accidente de tráfico mientras te ponía los cuernos con tu amigo. de esta manera, solo, perdido, triste, enfadado, humillado, sin ilusiones ni esperanzas... Wednesday se cruza en su camino y le ofrece trabajo. Solo tiene que acompañarle y hacerle algún que otro recado, por ello cobraría más que en toda su vida. La única condición es no hacer preguntas ni cuestionar sus peticiones.
Así, sin saber muy bien cómo, Sombra se ve en medio de una guerra que no va con él. ¿O sí? Los dioses antiguos (desde Odín hasta Pascua) y los modernos (la tecnología, el dinero...) se van a enfrentar en la batalla más cruel y tenaz que jamás se haya visto. Wednesday y Sombra deberán reunir a los antiguos dioses para que luchen por su causa, por su supervivencia. Pero no todo es tan fácil como pueda parecer... Hoy, camuflados como personas normales, olvidados, demacrados, exahustos e incluso muertos. No todos los dioses creen en esa causa, muchos dan la guerra por perdida. Total, la gente ya no cree, no les ofrecen sacrificios, ya nadie se acuerda de ellos... ¿Para qué luchar?
Un panorama desolador, crudo, real. Creo que Gaiman ha reflejado como nadie más podría haber hecho la forma, los sentimientos y los pensamientos de esos dioses que llegaron hace miles de años y que, con el paso del tiempo, fuimos olvidando. de esta manera, Gaiman ha dado voz a una llamada que busca, desesperada, una respuesta. ¿Merece la pena vivir aunque las cosas hayan cambiado? ¿Se puede recuperar la fe perdida? ¿Qué nos queda cuando ya no hay nada?
Escrita con una prosa y unos diálogos limpios, satíricos, mordaces, elaborados y fluidos, e intercalando algunos capítulos paralelos a la trama en los que los principales protagonistas son los dioses y su situación actual, lo cual hace que te metas más en contexto, Neil Gaiman nos hace un recorrido por América descubriéndonos a sus dioses, los nativos y los que llegaron de lejanas tierras para instalarse en aquella nueva tierra. Pero Gaiman no se queda ahí, el recorrido va más allá del continente mericano, pues también hacemos un viaje introspectivo hacia el interior de Sombra, sus secretos más oscuros, las incógnitas que en su vida nunca tuvieron respuesta y, ¿por qué no?, también los lectores hacemos un viaje hacia nuestro interior. al menos yo nunca salgo de un libro de Gaiman tal como entré. Siempre encuentro algo en sus páginas que me revuelve por dentro y reorganiza mi interior.
Sé que esta reseña es muy general. Pero son 560 páginas de historia de Gaiman (una de las novelas más extensas que ha escrito), no puedo hablaros de todos sus personajes, ni todos los lugares, ni hechos... Para eso, tenéis que leerlo. O, si lo preferís, ver la serie. Yo confieso que todavía no lo he hecho. Quiero verla con mi hermana cuando ella se lea la novela. Lo que sí os puedo decir es que, por lo que he leído y escuchado, es bastante fiel al libro. Se nota que la mano de Gaiman ha estado presente. Así que esta vez no tenéis excusa para no disfrutar de esta maravillosa historia. Aunque, eso sí, absténganse los escrupulosos. Cuando hablo de una historia real y cruda me refiero a todos los aspectos: sexo, guerra, sentimientos, personajes... American Gods, en cualquiera de sus formatos, es una historia intensa que no dejará a nadie indiferente con su mensaje, sus metáforas y su simbolismo. Toda una guía que fascinará a los amantes de la mitología y que encantará a toda persona que adore a algún dios, bien sea de los antiguos o de los modernos. Y tú, ¿en qué bando lucharás?
Enlace: http://utopiainthemoonlight...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lethanibooks
 03 mayo 2018
4/5
¿Es este el libro más extraño que he leído en toda mi vida? Posiblemente. Aunque también tengo que admitir que me lo veía venir, estamos hablando de Neil Gaiman.
A ver, no sé ni por dónde empezar. Es mi libro favorito de lo que va de año y cuando un libro me gusta mucho se me hace más difícil hablar sobre él.
Hacía tiempo que no leía un comienzo tan bueno. Las primeras 150 páginas son, en mi opinión, de lo mejor de todo el libro. Te atrapan de tal manera que no puedes dejar de leer. Además presentan tantas incógnitas que te encuentras totalmente perdido y necesitas seguir avanzando para que te desvelen las respuestas. Que, por cierto, se desvelan muy poco a poco.
Muchos dicen que es un libro con un ritmo muy lento. No sé si estoy de acuerdo o no. Es cierto que a nivel trama no es trepidante, la acción se va dando en pequeñas dosis. Pero sin embargo, exceptuando algunas escenas, a mi no se me llegó a hacer especialmente aburrido. Hablando de escenas, en este libro además de contarse la historia principal, se dedican unos capítulos a contar relatos que no tienen nada que ver con la trama pero que sirven para contextualizar un poco el mundo que plantea Neil Gaiman en esta historia. Y la verdad es que aunque, en general, son muy interesantes, es cierto que creo que a veces me desconectaban un poco de la historia principal. Por lo tanto ese recurso no me acabó de convencer.
Y ahora que saqué el tema de esas escenas paralelas, ¿alguien me puede explicar la escena del capítulo 2? ¿Existe algo más perturbador que lo que se cuenta en ese capítulo? Yo no sabía si reír por lo absurdo de los hechos o llorar del asco. Los que lo habéis leído supongo que sabréis a qué escena me refiero y los que no, seguro que os quedáis con la intriga y así os animo a leerlo.
Me fui un poco por las ramas, pero lo de la escena perturbadora del capítulo 2 me sirve para introducir el siguiente tema del que quería hablar: American Gods tiene escenas inolvidables. Ya sea por épicas, asquerosas, perturbadoras o excéntricas, es imposible que las olvides. Además la capacidad que tiene Gaiman de hacer que sientas lo que a él le da la gana mientras lees una de sus escenas es brutal.
Y es que la pluma de Gaiman es fantástica. Resulta una delicia leer sus libros y especialmente este, que tiene una escritura mucho más adulta.
En cuanto a los personajes, ¿alguien le puede dar un chute de energía a Sombra? Qué hombre más apático. Y aún así, me encantó. Gaiman crea unos personajes tan complejos y profundos que da igual que te caigan fatal, les coges cariño sí o sí. Wednesday es otro de mis favoritos. Y Laura. Y varios más de los que no recuerdo el nombre. Es difícil encontrar un personaje flojo en este libro.
Y ya metíendonos en las "idas de olla" de Gaiman (que al fin y al cabo yo creo que no lo son tanto), son estupendas. Con su eterna imaginación el autor nos hace reflexionar sobre temas muy interesantes como la fe humana, el choque de culturas, el impacto de las nuevas tecnologías, etc. El modo que tiene este libro de introducirnos todos estos temas me parece alucinante y, sobre todo, original, como todo lo que escribe Gaiman.
Seguro que se me olvidan mil y una cosas, pero creo que he recogido aquí las más importantes y tampoco quiero enrollarme demasiado, para eso ya está American Gods. de verdad, si no habéis leído a Neil Gaiman hacedlo, ya sea probando con alguna de sus obras más juveniles o con esta si queréis algo más oscuro y adulto. No os va a dejar indiferentes.
PD: ¿Dónde está el spin-off de Laura? Lo necesito.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Coralgg
 21 junio 2020
Tras 3 años en la cárcel Sombra es liberado un día antes debido a la muerte de su esposa. En el viaje de regreso a casa conoce a un misterioso hombre, el señor Wednesday que le propone trabajar para él, a partir de aquí su vida cambia, conoce a personas cada vez más extrañas y hasta sus sueños han dejado de ser seguros. Pronto una guerra estallará entre dos bandos uno antiguo y uno nuevo, pero en qué lado debe estar Sombra? Y por qué es tan importante?
Este libro lo conocí por la serie American gods, que empecé a ver porque la protagonizaba Ricky Whittle (Lincoln en The 100) y la verdad es que solo duré un episodio, todo me pareció muy extraño y la abandoné. Pero al saber que estaba basada en un libro decidí leerlo y que puedo decir, es el libro más extraño que he leído en todo el año. Esto no quiere decir que no me haya gustado, pero tampoco me ha gustado. En muchos momentos me ha conseguido intrigar pero en general me desconcertaba, hay demasiados personajes, muchos de los cuales no se relacionan con la historia principal, aparecen en un capítulo y no se vuelven a mencionar. Aunque están todos bien desarrollados, y algunos es fácil averiguar quién son realmente, mis favoritos son, sin duda, Sombra y las Zoryas. Tampoco me ha gustado la manera de escribir del autor, repite algunas cosas demasiado, otras veces te habla de una cosa para que en la línea siguiente hablé de otra totalmente diferente con lo que te pierdes un poco. Lo único que me ha gustado es la referencias a la mitología pero es que es un tema que siempre me ha apasionado, sobre todo la egipcia, la eslava y las nórdicas. Tampoco me ha gustado que Sombra se sintiera culpable por Laura, a quien no soporto, no entiendo ese comportamiento sabiendo lo que le hizo ella a Sombra. Lo que si me ha gustado es el final aunque una parte es clavada a un capítulo de sobrenatural.
Es una lectura que se me ha hecho muy pesada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
GuadalupeVazquez
 10 mayo 2019
La primera vez que lo leí me pareció sin sentido y aburrido, por eso lo abandoné. La segunda vez que lo leí, me pareció lo mismo, pero esta vez seguí. Me pareció interesante y divertido ver cómo nada tiene sentido porque al personaje no le importa en lo absoluto lo que pasa. Debido a X suceso, Sombra pierde todo lo que tenía en la vida y comienza a trabajar con Wednesday. No hace preguntas, ni a su jefe ni a sí mismo, de lo que ve y por eso lo que leemos nos parece tan sin sentido y extraño. Además, los personajes se nos presentan con una naturalidad como si tanto nosotros como el personaje lo conocieran de toda la vida, por lo que el escritor no se detiene a explicarnos quiénes son o quiénes fueron esos personajes. Simplemente aparecen y se van.
Lo que más me gustó es este conflicto entre dioses viejos y dioses nuevos. Me gusta la manera en que se presentan a los dioses, tan humanos y con sentimientos como nosotros y cómo se habla de la creación de nuevos dioses (la televisión, la carretera, el dinero, la computación, etc). Esta pelea física que vemos en el libro, es una pelea mental que se ha estado desarrollando en nuestras cabezas y nuestra sociedad desde siempre. Nuestra sociedad va cambiando, nuevas cosas van apareciendo, queriendo o sin quererlo vamos adorando y apreciando cosas diferentes y nos preguntamos, ¿vale la pena seguir adorando a los dioses viejos de nuestros padres, o abuelos, o es momento de crear unos nuevos?
Por ejemplo ahora, si bien el cristianismo sigue siendo bastante importante, la gente le está dando muchísima más prioridad a otras cosas como su trabajo, su estudio, sí mismo, y la religión pasa a un segundo plano.
Lo que no me gustó es cómo se desarrolla ese conflicto. Cuando terminé de leer el libro sentí que no había pasado nada con respecto a la trama principal. Avanza lenta y despacio, y al final se soluciona bastante apresurada. Como si a los hechos se les hubiese dado más gravedad de lo que realmente eran.
Sin embargo, lo que más me gustó es el viaje y el camino que hace sombra durante toda la novela. Más que el conflicto entre los dioses, este libro trata específicamente de Sombra como persona, como ser humano y como hombre. Su pasado es algo difícil y de lo que no habla, su presente desapareció completamente, y solo está pasando por su vida. Como su esposa le dijo, está muerto y no tiene nada por lo que vivir. Solo en una situación extrema (curioso que solo nos demos cuenta de las cosas en situaciones extremas, ¿no?) se da cuenta de que realmente está vivo y quiere seguir viviendo. El final con respecto a Sombra, el viaje interior que hace en aquel arbol (sin spoilers, pero quien lo leyó me entiende ;)) fue lo más interesante de la novela y mi parte preferida. Creo que es un camino que, en algún momento u otro, todos terminamos haciendo para comprobar si realmente estamos vivos o solo pasamos por esta vida como zombies.
En fin, vale la pena comerse varias largas páginas sin entender nada. A medida que la historia avanza, todo se va aclarando de a poco y es posible atar cabos en la cabeza y encontrar explicaciones. Es una novela para pensar bastante.
Enlace: https://loslibrosdelosdragon..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bibliotecadesorden
 27 abril 2020
Neil Gaiman comprende como nadie lo que es una mitología y puede permitirse el lujo de crear una. Dioses antiguos contra dioses nuevos surgidos de una nueva sociedad, una reflexión en forma de relato con muchas formas (fantástica, de terror, negra, costumbrista...) que nos hace pensar si lo divino es creado por las ganas de creer en algo que tenga la humanidad.
Una vez dicho esto la novela tiene sus momentos más densos y sus momentos más ligeros. Uno podría pensar si el autor no ha querido convertir al lector en una especie de chamán, que unas veces ve con total claridad un hecho y otras veces asiste a un delirio casi lisérgico.
Sea como sea se trata de una novela muy recomendable y que, tras su lectura, uno puede comprender que se haya convertido en un clásico moderno.
Comentar  Me gusta         60
Citas y frases (18) Ver más Añadir cita
MegRavenMegRaven27 enero 2018
Puedo creer cosas que son verdad y también cosas que no lo sony cosas que nadie sabe si son verdad o mentira.

Puedo creer en Papá Noel y en el conejo de Pascua y en Marilyn Monroe y en los Beatles y en Elvis y en Mister Ed, el caballo que habla.
Mira: Creo que lasp ersonas son perfectibles, que el conocimiento es infinito, que el mundo está dirigido por carteles financieros secretos y que los extraterrestres nos visitan con cierta frecuencia, alienígenas buenos que parecen lémures arrugados, y alienígenas malos que mutilan el ganado y quieren apropiarse de nuestra agua y nuestras mujeres. Creo que el futuro es negro y creo que el futuro mola y creo que un día la Mujer Búfalo Blanco regresará y nos dará a todos una patada en el culo.
Creo que todos los hombres son solo niños muy grandes con serios problemas de comunicación y que el declive del buen seo en Estados Unidos comenzó con el declive de los motocines en todos los estados de la Unión.
Creo que todos los políticos son unos impresentables sin sentido de la ética y también creo que son mejores que la alternativa. Creo que California se hundirá en el mar cuando se produzca el gran terremoto, mientras que Florida desaparecerá en medio de la locura, los caimanes y los vertidos tóxicos. Creo que los jabones antibacterianos están acabando con nuestras defensas y eso hará que el día menos pensado un catarro común nos borre a todos de la faz de la Tierra, como les sucedía a los marcianos en La guerra de los Mundos.
Creo que los poetas más grandes del pasado siglo fueron Edith Sitwell y Don Marquis, que el jade es esperma de dragón seco, y que hace miles de años, en una vida anterior, yo fui un chamán siberiano manco. Creo que el destino de la humanidad está escrito en las estrellas. Creo que las chuches estaban mucho más ricas cuando era pequeña, que es aerodinámicamente imposible que los abejorros vuelen, que la luz es a un tiempo onda y partícula, que en algún lugar del mundo hay un gato en una caja que está vivo y muerto al mismo tiempo (Aunque si no abren nunca esa caja y no le dan de comer acabará estando muerto y muerto), y creo que en el universo hay estrellas miles de millones de años más antiguas que el propio universo.
Creo en un dios personal que me cuida y se preocupa por mí y ve todo lo que hago. Creo en un dios impersonal que puso el universo en marcha y luego se fue de farra con sus novias y ni siquiera sabe que existo.
Creo en un universo vacío y sin dios de caos causal, en el ruido de fondo y en la suerte pura y ciega.
Creo que cualquiera que diga que el sexo está sobrevalorado lo dice porque nunca ha echado un buen polvo.
Creo que cualquiera que diga que sabe lo que está pasando también miente en las cosas más simples.
Creo en la sinceridad absoluta y en la sensatez de las mentiras piadosas.
Creo en el derecho de elección de la mujer, en el derecho a la vida del bebé, en que toda vida humana es sagrada y en que eso no está reñido con la mena de muerte si damos por supuesto que se puede confiar en el sistema judicial, y creo también que solo un imbécil confiaría en el sistema judicial.

Creo que la vida es un juego, que la vida es una broma cruel y que la vida es lo que sucede cuando estás vivo y que lo mejor que puedes hacer es tumbarte a la bartola y disfrutarla.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
gusjgusj17 agosto 2019
Aquel frío no era normal; era de ciencia ficción. Era una historia ambientada en la cara oculta de Mercurio, de la época en que se pensaba que Mercurio tenía una cara oculta. Se encontraba en algún lugar del rocoso Plutón, donde el sol no es más que otra estrella, si acaso un poco más brillante que las demás. Aquel sitio, pensó Sombra, era casi idéntico a uno de esos lugares en los que el aire se trae en cubos y se sirve como si fuera cerveza.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
Merysg3Merysg311 junio 2020
Las religiones son, por definición, metáforas, después de todo: Dios es un sueño, una esperanza, una mujer, un cachondo, un padre, una ciudad, una casa con muchas habitaciones, un hacedor del tiempo que se dejó su cronómetro más preciado en medio del desierto, alguien que te quiere, incluso, a pesar de las pruebas, un ser celestial cuyo único interés es asegurarse de que tu equipo de fútbol, tu ejército, tus negocios o tu matrimonio prospere, se desarrolle y triunfe por encima de cualquier oposición. Las religiones son sitios para ponerse de pie, mirar y actuar, posiciones estratégicas desde las que observar el mundo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
giselalupianezgiselalupianez08 enero 2020
Creo que prefiero ser hombre que dios. No necesitamos que nadie crea en nosotros. Seguimos adelante como podemos. Eso es lo que hacemos.
Comentar  Me gusta         20
UtopiaUtopia23 mayo 2018
La gente cree —pensó Sombra—. Eso es lo que la gente hace: creen. Y luego no se responsabilizan de sus creencias; invocan cosas, y no confían en sus invocaciones. La gente puebla la oscuridad con fantasmas, dioses, electrones, cuentos. La gente imagina y cree: y es esa creencia, esa creencia firme como la roca, la que hace que las cosas sucedan.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Neil Gaiman (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Neil Gaiman
Fuente: https://www.spreaker.com/user/11442541/podcast-lll-neil-gaiman
¿Ya viste Caroline? ¿American Gods? ¿Good Omens? Ahora conoce más de las obras escritas por Neil Gaiman que han inspirado éstas y otras muchas series y películas. Con Fernanda Belmont y Amanda Calderón.
otros libros clasificados: diosesVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

CORALINE Y LA PUERTA SECRETA

Cuando su padre envió a Coraline a contar los objetos azules, las puertas y las ventanas, ¿Cuantas contó de cada una?

154 cosas azules, 48 ventanas, 13 puertas
153 cosas azules, 21 ventanas, 14 puertas
67 cosas azules, 40 ventanas, 23 puertas
100 cosas azules, 18 ventanas, 34 puertas

4 preguntas
10 lectores participarón
Thème : Coraline de Neil GaimanCrear un test sobre este libro
{* *}