InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8420434817
Editorial: Alfaguara (07/02/2019)

Calificación promedio : 4.1/5 (sobre 20 calificaciones)
Resumen:
Antoine Duris es profesor en la Academia de Bellas Artes de Lyon, pero, de un día para otro, decide dejarlo todo para convertirse en un guarda del Museo de Orsay; en concreto, de la sala que alberga el retrato de Jeanne Hebuterne, de Modigliani. Mathilde, su jefa en el museo, se encuentra tan perpleja como atraída por su extraña personalidad y el enigma de su vida. Algo terrible le ha sucedido, pero ¿qué? De momento, para sobrevivir, Antoine solo ha encontrado un re... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (13) Ver más Añadir una crítica
LAKY
 17 marzo 2019
Antoine Duris, profesor en la Facultad de Bellas Artes de Lyon, deja su trabajo de un día para otro y se va de la ciudad sin decir nada a nadie. Recala en París y se presenta al puesto de vigilante del museo d'Orsay. En concreto, le toca la sala dedicada a Modigliani, uno de sus pintores favoritos. En dicha sala, se pasa las horas muertas contemplando el retrato de Jeanne Hebuterne, el amor de Modigliani, a quien retrató en muchísimas ocasiones. La directora del museo se siente muy atraída por ese hombre tan taciturno y triste, que podía aspirar a un trabajo mucho mejor.
“Hacia la belleza” comienza de un modo suave, presentándonos a un Antoine con el que enseguida vamos a conectar. Un hombre al que algo le ha tenido que pasar y eso plantea un cierto “misterio”. Pero es imposible prever por dónde nos va a llevar el autor y lo que parece una historia bastante sencilla, acaba cogiendo cada vez más fuerza y se convierte en una historia enternecedora que te llega al alma. No os voy a hablar mucho de ella, prefiero que la descubráis por vosotros mismos si decidís leerla (cosa que aconsejo, sin ninguna duda)
La historia me ha llegado, me ha parecido tremendamente bonita. Pero lo que más me ha gustado ha sido la forma de escribir de este autor. Su prosa es tremendamente delicada, llena de fuerza, sentimiento y sensibilidad. Te quedas pegada a ella y comienzas a vivir la historia junto a sus personajes, a gozar y a sufrir con ellos. Es imposible no involucrarte y, a medida que el drama se va mascando, por mucho que sepas ya desde la mitad lo que va a pasar, lees con una sensación creciente de congoja. Me gustan las novelas que implican, que hacen sentir. Y ésta me ha hecho sentir, y mucho
David Foenkinos escribe de una forma deliciosa. Sabe decir las cosas de una manera tremendamente bonita. Os pongo unos ejemplos para que os hagáis una idea:
“Las vidas de los artistas suelen estar jalonadas de encuentros con hombres y mujeres que han digerido su frustración creativa y se han entregado por completo a los demás. Ya no hay, por lo tanto, la más mínima acritud, pies la transmisión representa cierta belleza. Ayudar a hacer eclosionar el talento del otro evidencia también un talento inmenso”
“Comprendía el poder cicatrizador de la belleza. Frente a un cuadro no somos juzgados, el intercambio es puro, la obra parece entender nuestro dolor y nos consuela a través del silencio, permanece en una eternidad fija y tranquilizadora, su único objetivo es colmarnos mediante las ondas de lo bello”
“Nada es más sencillo, en sentido literal, que pasar página. No sé podía comparar con el sentido figurado, qué evocaba una ruptura radical con el pasado. En esos casos, se debería más bien decir cambiar de libro”
¿Os dais cuenta? ¡Qué bella forma de decir las cosas! Sí, además, pones en relación esta prosa con el arte, con la pintura como forma de expresión de la belleza, lo que sale es una novela tremendamente bella que he disfrutado muchísimo. La belleza, el arte, puede ser la forma de sanar un corazón herido por la culpa, otro tema sobre el que Foenkinos nos hablará en esta novela. Así como sobre las características del alma artista, tan diferente a cualquier otra. Perdonad ser tan críptica pero ya os digo que prefiero no hablar mucho sobre el contenido de la historia para que podáis descubrirlo por vosotros mismos
En “Hacia la belleza” hay pocos personajes. Tenemos a Antoine Duris, el protagonista. A su hermana, a Mathilde la directora del museo d'Orsay y pocos más. Dentro de lo breve que es la novela, todos están caracterizados adecuadamente. El que más desarrollado está es, obviamente, Antoine un protagonista que enseguida se hace con el lector. Un buen hombre que está destrozado y que pronto averiguaremos por qué
El libro está dividido en cuatro partes y un epilogo final. La primera parte transcurre en la actualidad y comienza en el momento en el que Antoine acude al museo d'Orsay para hacer una entrevista de trabajo. Esa es la parte más normal del libro. Sirve a modo de introducción de los personajes y la situación de Antoine. Luego tenemos una segunda parte que transcurre unos meses antes y en la que veremos qué le pasó a Antoine. A continuación viene la tercera parte, que también transcurre en el pasado reciente y que nos presentará a otro personaje del que no os voy a decir nada más. Esta parte es tremenda, la mejor del libro sin ninguna duda. Y la corta cuarta parte y el epílogo, en los que todo queda resuelto, son de esas para leer con el corazón en un puño y un pañuelo al lado. Porque lo vais a necesitar, avisados quedáis.
Conclusión final
“Hacia la belleza” es una novela maravillosa. Puro derroche de sensibilidad y delicadeza. Una historia y unos personajes que te pondrán el corazón en un puño y que disfrutarás tanto como penarás. Totalmente recomendable.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Bajolapieldeunlector
 05 abril 2019
Es evidente que algo no va bien cuando sientes la necesidad de huir de tu vida hacia otra completamente diferente, solo avisando a los tuyos para darles tranquilidad pero cortando toda relación con tu vida anterior. Eso es lo que necesitaba Antoine cuando dejó su rutina, sus clases de historia del arte en Lyon para escapar a París.
Allí parece refugiarse en lo que siempre le ha hecho feliz: el arte. Decide pedir trabajo como guarda de seguridad en el museo de Orsay y lo consigue, a pesar de que la directora de recursos humanos cree que él, con su gran carrera como profesor, está sobrecualificado para un puesto así. Sin embargo el cómo se comporta le hacen ver que Antoine no está pasando por su mejor momento y que necesita ese puesto de trabajo.
"Él, que tenía la costumbre de ponerse delante de sus alumnos, atravesaba una convalecencia de la palabra. Él, que tenía la costumbre delante de una multitud que absorbía sus exposiciones, sufría ahora cada vocablo que tenía que pronunciar como una prueba insalvable."
La casualidad, que parece caprichosa, hace que le asignen la sala de Modigliani, el autor que estudió para su tesis. Y allí, entre parte de su obra, destaca la triste mirada de Jeanne Hebuterne. La última amante con la que compartió su vida el pintor, y un retrato que parece el avance de lo que vendrá después. Pues es evidente que Antoine tiene un motivo para escapar, para resguardarse en esa sala de arte que parece acogerle, pero no será hasta más adelante cuando lo descubramos.
Será el apoyo de Mathilde, la directora de recursos humanos, lo que dé el impulso a Antoine para enfrentarse a la causa del dolor que parece reservarse para sí. Quizás porque nota que Mathilde también conoce cómo es el sufrimiento y eso le hace confiar en ella, le da fuerza para intentar avanzar. En ese momento es cuando la trama vuele atrás en el tiempo, permitiéndonos así comprender cada uno de los pasos de nuestro protagonista, sus extraños comportamientos y lo que ha estado sintiendo. Acercándonos a una historia que desde el principio aventuramos como triste, aunque Foenkinos consigue dejarnos con una bonita sensación, casi optimista.
Con la historia de Antoine se nota que su autor ama el arte y lo respeta, que el tema no está escogido al azar sino que la belleza que este desprende tiene un motivo concreto. En este caso, el de dar fuerza a Antoine para continuar. El arte le sirve de refugio para todo lo que está sufriendo, como ya en su momento le sirvió a su propio autor cuando enfermó de joven del corazón. Foenkinos une la belleza del arte con la búsqueda de consuelo de un personaje al que le quema la culpabilidad que siente, creando así una historia que va ganando intensidad y emoción según avanza.
"Frente a un cuadro no somos juzgados, el intercambio es puro, la obra parece entender nuestro dolor y nos consuela a través del silencio, permanecer en una eternidad fija y tranquilizadora, su único objetivo es colmarnos mediante las ondas de lo bello."
No se puede contar mucho más de "Hacia la belleza" sin adentrarse en una historia de la que es mejor saber lo justo. Es evidente que Antoine está triste por algún motivo y aunque al principio no comprendemos ni sus decisiones ni motivos, cuando descubrimos el porqué de todo entendemos su dolor. La historia adquiere un tono duro, porque ya conocemos cómo termina y aún así su autor consigue emocionarnos de una forma preciosa hacia su final.
"Las tristezas se olvidan con Botticelli, los miedos se atenúan con Rembrandt y las penas se reducen con Chagall."

Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Bookeandocm
 25 abril 2019
La delicadeza es una de esas novelas que siempre recuerdo con una sonrisa y gracias a la cual descubrí a un autor tan original como sensible a la hora de dibujar emociones. A aquellos que aún no habéis leído nada de Foenkinos os animo a acercaos a cualquiera de sus novelas. Hoy os hablo de su última novela: Hacia la belleza.
Antoine Duris es uno de los mejores profesores de la Escuela de Bellas Artes de Lyon pero de la noche a la mañana, y sin que nadie sepa por qué, decide abandonarlo todo y marcharse a París para aspirar a la vacante de vigilante en el Museo de Orsay. Su reciente separación le ha afectado muchísimo, no parece llegar a aceptar su nueva situación y se siente desubicado, pero nadie esperaba que diera una estampida semejante. Mathilde, su nueva jefa y directora del museo, tiene sus propias reservas a la hora de contratarlo ya que, a pesar de ser un candidato ideal y sobradamente preparado, la trayectoria profesional de Antoine le hace cuestionarse qué interés podría tener un hombre tan cualificado en trabajar como guarda de una sala. Lo cierto es que, aunque Antoine tiene sus buenas razones, habremos de escarbar un poco más en la historia de este curioso y enigmático personaje para llegar a conocer los verdaderos motivos de tan drástica decisión. Mientras, sus días como vigilante en la sala, frente al retrato de Jeanne Hébuterne de Modigliani, serán para él una especie de terapia; una terapia sanadora que viene de la contemplación de la belleza de las pinturas expuestas.
A través de sus vivencias en la sala, de sus conversaciones con su jefa y sus recuerdos, el autor va construyendo un puzle en el que se entrecruzan las vidas de diferentes personas que de una u otra manera han marcado la de Antoine hasta llegar a entender sus porqués. Así conoceremos a Louise, la expareja de Antoine; a Mathilde, su jefa y a Camile, una joven promesa de la pintura. Tres mujeres que representan el ayer y el hoy de un hombre que habrá de separarse de todo para recomponerse y enfrentar un nuevo camino.
Y con este arranque, comenzará una vez más Foenkinos a adentrarnos en una historia que aborda temas tan diversos como la complejidad de las relaciones de pareja, el desasosiego que causa una ruptura, el desamor, el duelo en diferentes ámbitos de la vida, la pasión por la pintura, su proceso creativo y, sobre todo ello, el poder sanador de la belleza hecha arte. Lo hará con ese estilo tan particular que le caracteriza: sin extenderse en descripciones, con una aparente ligereza y ese un toque de frescura tan personal. Pocos como él consiguen divertirte con un comentario, hacerte reflexionar al minuto siguiente para poco después tratar temas mucho más serios con tanta delicadeza y de una forma tan certera que acabas impregnándote de las emociones que envuelven a sus personajes y llorando con ellos.
Hacia la belleza es una novela de emociones intensas, por momentos desgarradora, en la que Foenkinos vuelve a encandilarme demostrando que hay otra manera de contar las cosas y que, tras la aparente ligereza de sus novelas, se esconden historias con un trasfondo de mucho calado.

Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
librossiemprelibros
 07 febrero 2020
Si bien es cierto que no me ha parecido una novela redonda, consigue su objetivo: que la belleza de su narrativa, íntima pese a ser en tercera persona, te atrape y no puedas abandonar hasta un final que no deja indiferente a nadie.
Nos trasladamos a Francia y, a medida que avanza, sobre todo por su protagonista, Antoine, recién separado y con un carácter muy marcado y curioso, extravagante incluso, podemos imaginar que estamos dentro de una película al más puro estilo Woody Allen, aunque esto es una percepción muy personal.
Dividida en cuatro partes, la tercera te confunde, ya que la primera y la segunda habla de Antoine, un profesor de Historia del Arte que, al principio de la novela, decide dejarlo todo y trabajar en un museo, pero, de repente, este personaje desaparece y la trama se centra en Camille, estudiante de instituto. La narración se precipita, los días y meses de Camille pasan con rapidez pero con gran habilidad, tanta, que el autor consigue engañar al lector; crees que Antoine huyó por un motivo y, al final, todas tus cavilaciones se irán al traste y Camille, desde la crudeza de una situación vivida, tendrá mucho que ver.
Puede parecer una novela predecible, pero no, no lo es.
Sin ánimos de hacer spoiler, me ha llamado la atención el orden, ya que, prácticamente sin saberlo, empezamos por el final, lo que hace que, cuando termines el libro, te impacte más.
Lectura recomendable, se lee del tirón, apenas llega a las 200 páginas. Buscaré más novelas de este autor.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Bren
 05 agosto 2019
Tengo que decir que a pesar de ser un libro muy ligero, el contenido del mismo no lo es, de una manera muy sencilla el autor nos lleva a través de la resiliencia de un hombre que tiene que tocar fondo para al final encontrar el punto de apoyo para poder volver a salir a la superficie.
Además el libro nos cuenta la trágica historia de Camille una alumna de Antoine y poco a poco vamos conociendo la manera en que esta chica toca la vida de su profesor.
Lo cierto es que no tengo queja alguna del estilo de David Foenkinos, he leído varios libros de él y diga lo que diga, si sigo leyendo a este autor algo bueno debe tener para hacerme regresar a leerlo.
La cuestión aquí, es que siempre me quedo con el sentimiento de que algo me falta, tal vez, como en este caso, es que la historia tiene tanto de donde jalar, podría profundizar más y sin embargo se queda en un libro del tipo de “autoayuda” sin llegar a serlo realmente, me gustan las historias ligeras, me gustan las historias de supervivencia, pero no se, es que algo le ha faltado y no logro definir el qué, tan solo es que siento como que me queda a deber.
Más allá de eso, pues nada, la historia es ligera, el libro se lee literalmente en una sentada y tiene un final realmente agradable muy a pesar de la tragedia que se relata en ella.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (2)
Laverdad18 septiembre 2019
En 'Hacia la belleza', hay una atmósfera que te atrapa. Es en gran parte culpa de los personajes, los cuales se parecen entre sí: seres hipersensibles que vagan entre la mediocridad y el genio y que, más allá de lo considerado valiente, temerario o cobarde, quieren darse la oportunidad de sanar.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
revistan21 febrero 2019
El protagonista de “Hacia la belleza”, la nueva novela del escritor francés, es un hombre que supera una experiencia traumática a través del contacto con el arte.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
LAKYLAKY13 marzo 2019
Las vidas de los artistas suelen estar jalonadas de encuentros con hombres y mujeres que han digerido su frustración creativa y se han entregado por completo a los demás. Ya no hay, por lo tanto, la más mínima acritud, pies la transmisión representa cierta belleza. Ayudar a hacer eclosionar el talento del otro evidencia también un talento inmenso
Comentar  Me gusta         50
LAKYLAKY12 marzo 2019
Nada es más sencillo, en sentido literal, que pasar página. No sé podía comparar con el sentido figurado, qué evocaba una ruptura radical con el pasado. En esos casos, se debería más bien decir cambiar de libro
Comentar  Me gusta         20
LAKYLAKY13 marzo 2019
Comprendía el poder cicatrizador de la belleza. Frente a un cuadro no somos juzgados, el intercambio es puro, la obra parece entender nuestro dolor y nos consuela a través del silencio, permanece en una eternidad fija y tranquilizadora, su único objetivo es colmarnos mediante las ondas de lo bello
Comentar  Me gusta         10
BajolapieldeunlectorBajolapieldeunlector05 abril 2019
"Las tristezas se olvidan con Botticelli, los miedos se atenúan con Rembrandt y las penas se reducen con Chagall."
Comentar  Me gusta         30
laplumarrosalaplumarrosa21 enero 2021
Antoine también consideraba del todo absurda esta expresión. Nada es más sencillo, en sentido literal, que pasar página. No se podía comparar con el sentido figurado, que evocaba una ruptura radical con el pasado. En estos casos, se debería más bien decir "cambiar de libro".
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: narrativaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
37 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
.. ..