InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre Voces de Chernóbil (25)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Carampangue
 12 octubre 2020
Un libro que está a medio camino entre el reportaje y la literatura: el retrato de las voces, las muchísimas voces, que se dan cita a partir del desastre de Chernóbil.


Los residentes de la zona, claro. Pero también los bomberos y soldados que se ofrecieron para ir a limpiar y se llevaron de premio unos cientos de rublos, un diploma y cien mil enfermedades horribles. Las autoridades y sus justificaciones. La gente que decidió quedarse a vivir en Chernóbil a pesar de todo. Los desplazados de la guerra que se establecieron allí porque era el único lugar del que nadie los echaba.


Los pensadores, que intentan saber cómo vas a mirar el futuro, el tiempo o el conocimiento cuando te enfrentas a un enemigo que no puedes siquiera entender, que te ataca de mil maneras incomprensibles, y se esconde en lugares que no te imaginas. Y los campesinos analfabetos que se preguntan lo mismo.


Un libro increíblemente poderoso, de esos que le cambian la vida a un lector.


La reseña completa en https://libreriadeurgencia.wordpress.com/2020/09/20/voces-de-chernobil-svetlana-aleksievich/
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
SrtaLeolibre
 24 julio 2020
Como todos los libros de Svetlana, está lleno de testimonios reales y llenos de dureza. Empieza fuerte, con el que para mí es el testimonio más duro e impactante, pero los demás siguen sorprendiendo haciendo que no puedas dejar de leer.
No voy a decir mucho más, porque con esta autora siempre pienso lo mismo. No hay palabras para la cantidad de sentimientos y sensaciones que te vas a encontrar cuando coges uno de sus libros.
Comentar  Me gusta         50
Zairamec
 04 agosto 2020
¿Que se puede decir acerca de un hecho cuando las palabras sobran pues la acciones hablan por si mismas?. Chernóbil ha sido una de las "guerras" más devastadoras del siglo pasado, una "guerra" donde la naturaleza salió victoriosa y los seres humanos que la padecieron, inclusive los que solo sufrían la desdicha de habitar la zona, aún sufren y sufrirán toda su vida y sus generaciones (las que aún quedan) pues las heridas no quedaron en la piel sino en sus genes, en su corazón, en su alma. Chernóbil es el testimonio de todo lo que está mal, de todo lo que no debe hacerse y de lo importante que es la verdad por encima de todas las cosas. Chernóbil es el recordatorio de nuestra fragilidad como seres humanos y de cómo la naturaleza tiene mejor capacidad de adaptación o por lo menos, necesita menos generaciones que la "todo poderosa" raza humana.
Chernóbil es la vida misma dando lecciones, haciéndose un espacio en una sociedad para recordarnos, que los fines no justifican los medios, que la destrucción es destrucción aunque la poéticen, que todos los seres que habitan la tierra son importantes y que el dolor que no se ve, que no se exterioriza, hace más daño que el dolor físico.
Chernóbil es el recordatorio de que los "pequeños" detalles, los "pequeños" gestos, las "pequeñas" acciones, como compartir comidas, sentarse a hablar, beber un trago con amigos, leer un libro, el apretón de manos, el abrazo, el beso, las caricias, entre otras, importan y son más necesarias, a veces incluso más que el alimento, porque sembrar una huerta es posible, pero la soledad solo se vence con relaciones y las relaciones necesitan otros seres.
Chernóbil es el recordatorio que la madre naturaleza no nos necesita, pero que nosotros sin ella no somos nada. En el mundo espiritual al ser humano se le dió la tarea de gobernar la tierra y señorearla, de ser los mayordomos del mundo y de sus habitantes, pero la tarea nos ha superado y por más que esto pueda aterrarnos o desconcertarnos, que al menos es lo esperado ante tan magna responsabilidad, la verdad el escenario es otro, simplemente no nos importa, andamos por el mundo explotando, quitando, dañando y destrozando, sin devolver, sin sembrar, sin construir. Sí, eso y muchas cosas me mostró, me recordó y me enseñó las voces, los testimonios y la vida de los supervivientes de Chernóbil, tal vez al acercarte te muestre lo mismo o tal vez no, al final, lo importante es que la desolación de la que te hace participe se te meta por los huesos y "la radiación" que emanan sus palabras, su llanto y su silencio, te modifique y te reestructuren los genes, el corazón y el alma.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
pasandopagina_
 26 abril 2021
«Incluso ante el fin del mundo, el hombre seguirá siendo el mismo, igual que es ahora. Siempre».
Desde hace tiempo este libro me venía persiguiendo y me rehusaba a leerlo porque sabía lo que me causaría, sabía la impotencia y el dolor que me provocaría leer esas historias, pero me dejé llevar y a pesar de que cada palabra plasmada allí me generó un dolor inmenso no me arrepiento de haberlo leído.
No es una historia, son muchas. No es una verdad, es una recopilación de verdades.
En este libro nos cuentan lo que realmente pasó en uno de los desastres más grandes causados por el hombre. Todos hemos escuchado cosas, pequeños fragmentos que los trae el viento y así mismo se van, pero leer esto es sencillamente desgarrador, conocer la historia a través de quienes estuvieron allí, de quienes sufrieron las consecuencias de una mentira, porque sí, Chernóbil es una mentira, todo lo que lo rodea es falso. En un intento por minimizar el impacto que tuvo el accidente nuclear los gobiernos, científicos y la prensa encubrieron el hecho mostrándolo como algo sin importancia, exponiendo a miles de personas a un peligro invisible.
Es doloroso saber cómo unos inocentes pagaron las consecuencias de semejante negligencia, pero es aún más impactante leer las razones de quienes decidieron exponerse a la central y de aquellos quienes retornaron a su hogar aún sabiendo los peligros que esto conllevaba y que para sorpresa de todos lograran sobrevivir. Es impresionante la resiliencia humana en momentos como ese, que sobrepasan lo imaginable.
A lo largo de cada relato se deja evidencia de lo que pensaba cada uno de ellos respecto a la vida como la conocían y en lo que se convirtió, unos más escépticos que otros, unas experiencias más sangrientas que otras pero todas igual de dolorosas.
No tengo más palabras para describir esta lectura, solo que lean este libro. Dénse la oportunidad de conocer una parte de la historia que parece desvanecerse con el tiempo y que merece ser recordada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
pasiondelalectura
 20 septiembre 2019
La periodista bielorusa S. Alexeivitch ha escrito este testimonio de lo que ha sido, por el momento, la peor falla tecnológica de la Humanidad. Es un documental sin concesión, narrado por sobrevivientes. El libro está prohibido en Bielorusia.
El accidente acaecido en la madrugada del 26 de abril de 1986 cerca de la 1 y media de la mañana en la Central nuclear "Lenine" en Bielorusia, nos marca un antes y un después.
Bielorusia con 10 millones de habitantes, perdió 485 pueblos después de la explosión, de los cuales 70 fueron sepultados bajo toneladas de arena, plomo y cemento. Hoy en día 2,1 millones de personas viven en regiones contaminadas con una mortalidad de 20% más importante que la natalidad.
Se debe saber que el cuarto reactor aún conserva, bajo una gruesa capa de plomo y cemento armado, cerca de 20 toneladas de combustible nuclear. Esta capa fue proyectada por robots (que duraron solo horas, neutralizados por las radiaciones) y helicópteros. La capa tiene hoy fisuras y se calcula que la superficie de las fisuras abarca unos 200 metros cuadrados que dejan escapar en continuo aerosoles radioactivos.

La periodista quiso reunir, 10 años después, los testimonios de los sobrevivientes.
¿La causa? Se dice que un reactor sobre calentó y explotó. El accidente vendría de que los rusos de Moscú querían saber en cuánto tiempo la Central partiría en "modo rápido" y para ello suprimieron controles y sistemas de seguridad.
Lo que la gente vio aquella noche en el cielo y en el suelo, es indescriptible porque vieron lo intangible, lo que no se debe ver por ningún motivo: unas placas color de tinta sobre el suelo, brillantes, algunas azules, alguna roja. Y todo había desaparecido a la mañana siguiente con la lluvia.

Toneladas de cesio, iodo, plomo, zirconio, cadmio, berilio, boro y una cantidad desconocida de plutonio cayeron esa noche sobre Bielorusia. En total, unos 450 tipos de radionucleidos diferentes, el equivalente (lo leí) de 350 bombas de Hiroshima, 3000 microröntgens por hora cuando lo máximo soportable son 25.
La población no fue bien informada ni protegida con el iodo necesario; fue evacuada a la rápida y el peligro minorado para no "crear pánico". No se hizo nada frente a la incompetencia y al desorden rusos, a la mala información. Las órdenes llegaban con parsimonia desde Moscú y la gente temía mucho más perder la carta del partido comunista que decir la verdad sobre el desastre. El Estado mintió deliberadamente a su gente y guardó el secreto absoluto sobre lo que estaba sucediendo.
Svetlana Alexeivitch dice que el carácter ruso es fatalista y se conforma con lo que venga, no hay racionalismo, es la mentalidad eslava.

Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bookational
 10 febrero 2021
Impecable labor la que realiza la periodista bielorrusa Alexiévich recopilando testimonios de la tragedia que suposo el accidente nuclear de Chernóbil el año 1986. Durante años, la autora estuvo entrevistando a más de quinientas personas para ofrecer un punto de vista más personal y humano de la tragedia.

Así, en «Voces de Chernóbil», la autora se convierte en altavoz de personas a las que la muerte y la enfermedad acechan día tras día; de otras que fueron desterradas de su hogar o no quisieron dejarlo; o de las que arriesgaron su vida por salvar a su pueblo sin tener información ni equipos de protección adecuados. El telón de fondo de todas las historias es el mismo: el silencio de las autoridades mientras la población, sin saberlo, recibía dosis altísimas de radiación que les dejarían secuelas físicas y psicológicas de por vida.

Estas secuelas son las que conocemos a través de estos testimonios desgarradores, que he leído con el corazón encogido, pero con admiración por la lucidez y fortaleza que desprenden todos ellos, incluso los de los más pequeños. Una lectura que ha sido un aprendizaje.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
HumildeLector
 13 octubre 2020
No es exagerado decir que la lectura de Voces de Chernóbil (1997), de Svetlana Alexiévich, exige cierta preparación psicológica previa, porque adentrarse en sus páginas es asomarse al abismo.

El libro es una recopilación de testimonios (monólogos, los llama la autora) que muestran los diferentes puntos de vista, todos humanos y distintos, de lo que hasta la fecha es la mayor catástrofe nuclear de la historia de la humanidad. Una lectura desgarradora y en algunos momentos terrorífica.

Yo creía estar bastante bien informado de lo que sucedió en la central nuclear de Chernóbil el fatídico 26 de abril de 1986 y sus consecuencias, pero he aprendido muchas más cosas después de leer este ensayo. “La historia omitida”, como la llama Alexiévich. Por ejemplo, este dato: aunque al accidente se produjo en Ucrania, fue Bielorrusia la que se llevó la peor parte (el 60% de la radiación).

En el mismo libro encontramos tanto testimonios de perplejidad (“Nosotros creíamos que las centrales nucleares soviéticas eran las más seguras el mundo”) como de rabia y rencor: “Se construyó al estilo soviético, con materiales baratos y sin medidas de seguridad (…) al mando de la central no había físicos, sólo comisarios políticos (…) Los comunistas nos mintieron todo el tiempo”.
(Sigue leyendo la reseña en el enlace)
Enlace: https://humildelector.com/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
carolinablanquez
 28 septiembre 2020
El 26 de Abril de 1986, algo sucedió en Chernóbil. El reactor se sobrecalentó de manera incontrolada, hubo dos explosiones y finalmente un incendio que hizo que volara la tapa del reactor enviando a la atmósfera una gran cantidad de material radioactivo que conformó una nube que dio la vuelta al mundo en pocas horas. Un desastre medioambiental sin precedentes sobre el que correrían ríos de tinta para realmente aclarar bien poca cosa. Se depuraron responsabilidades en cabezas de turco, se silenció a la gente, a los escritores, a los periodistas...., allí no estaba pasando nada, todos los que iban a ayudar "voluntariamente" a limpiar el desastre eran héroes. Eso se les decía para compensar el que no se les diera ningún equipo de protección contra la radiación. Ya han pasado 34 años y aún hay materiales nuevos que nos permiten arrojar un poco de luz sobre los acontecimientos que allí se dieron. Si no habéis visto la serie "Chernobyl" os la recomiendo sin duda pero lo que Svetlana Aleksiévich nos cuenta en su obra, es otra cosa....
Si queréis ver la reseña completa podéis encontrarla a través del siguiente enlace:
https://www.encuentratuhistoriaylee.com/2020/07/voces-de-chernobil.html

Enlace: https://www.encuentratuhisto..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
AlbaM
 15 septiembre 2020
Aunque ya os conté un poquito sobre él y mis impresiones hace unas semanas por bookstagram cuando solo me quedaban unas 100 páginas para terminarlo. Hoy quiero traeros una reseña un poco más completa sobre el libro.

Ha sido un libro que comencé a leer a principios de agosto y que hasta hace escasos días no lo he terminado. ¿Por qué he tardado tanto? Lo primero por ser un ensayo, hace bastante que no leo este tipo de textos y la verdad es que me costó hacerme un poco al estilo y la forma de estar escrito. Y segundo y quizás el de más peso a medida que avanzaba entre sus páginas, es que algunos fragmentos se me hicieron algo duros de leer por lo que dejaba descansar unos días antes de volver a retomarlo. Y creo que esta también es una razón por la cual ahora no estoy avanzando tanto como me gustaría en otras lecturas, es un libro que te deja muchas reflexiones y preguntas.

Svetlana Alexievich, es una periodista ucraniana que nos ofrece en este libro una serie de relatos de lo que ocurrió́ el 26 de abril de 1986, cuando una explosión del reactor 4 en la central nuclear de Chernobil. Un desastre nuclear que intentó ser silenciado por el gobierno; se mintió́ a la población sobre los efectos secundarios y secuelas que esto podría dejar, la información se daba con cuentagotas y sobretodo las nefastas labores de limpieza junto con una ineficiente seguridad para los que allí́ estaban trabajando e intentando limpiar la zona de radiación.

Lo que más me ha gustado es que prácticamente todo el libro son monólogos de diferentes personas que se vieron afectadas, la autora apenas interviene en los relatos, sólo ocasionalmente para aclarar algunas cosas o reacciones de los entrevistados. Deja que sean todas esas personas que perdieron a sus seres queridos, sus hogares las que nos relaten sus historias y creo que esto es lo que hace que sea un libro tan conmovedor, íntimo y trágico.

Este libro, sin duda es uno de los libros más desgarradores que he podido leer en años junto con los de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

A nivel personal no sé qué cobertura se le daría a este suceso en España porque yo aún no había nacido en 1986. Pero mirando un poco por internet y preguntando a familiares, ellos tampoco recuerdan que se hiciera una gran cobertura de ello ni se diera mucha información, también influye que la URRS no facilitaba muchos datos. Y a raíz de indagar por redes me he encontrado que se ofrecen tours por la zona de exclusión, yo entiendo que al igual que visitamos campos de concentración pues ver esto resulte llamativo (aunque creo que las fotos de postureo en IG sobran en ambos lugares), pero hay que tener en cuenta que a diferencia de visitar un campo de concentración en esa zona todavía hay mucha radiación y puede ser nocivo estar sometido a esa intensidad durante tanto tiempo.
Enlace: https://booksisterhood.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
GemaDado
 29 junio 2020
Este libro debería leerlo todo el mundo para tomar conciencia de lo que vivieron todas esas personas.

El primer relato está contado por la mujer de un bombero, Vasili. La explosión fue el 26 de abril de 1986, él fue de los primeros en llegar, solo vivió un mes más.
Este relato nos sirve de punto de partida para conocer la vida y el sufrimiento de estas personas expuestas a la radiación.

La autora habla directamente con todos los entrevistados y después transcribe todo con tanta precisión que sientes tristeza, rabia, indignación... Un dato muy curioso, la autora se entrevista a ella misma para dejar su opinión ante esta barbarie.
Hay testimonios de fotógrafos, soldados, amas de casa, personas que vivían cerca de la central.
Los más afectados los habitantes de Pripiat que no fueron evacuados hasta el 2 de mayo. La contaminación llegó hasta Italia e incluso Canadá.
Hay personas que viven solas en pueblos, o en pequeñas comunidades donde se ayudan entre ellos.
Hay testimonios realmente duros y hasta cuesta leerlos pero hay que hacerlo por que estas personas lo merecen por que cualquiera podría formar parte de Chernóbil y de los engaños y mentiras.
Hay una serie muy fiel en HBO, yo ví varios documentales.
Hoy en día hasta ofrecen excursiones a la zona afectada. La naturaleza se ha adueñado de está ciudad cercana a la central incluso hay animales en peligro de extinción viviendo allí.
El libro está prohibido en Bielorrusia.
Primer libro que leo de la autora Svetlana Alexiévich que fue premio Nobel de Literatura en 2015.

Se puede hablar días enteros sobre este libro pero es mucho mejor leerlo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre filosofía?

Son considerados los padres de la filosofía occidental:

Aristóteles y Pitágoras
Demócrito y Sócrates
Aristóteles y Platón
Pitágoras y Sócrates

10 preguntas
41 lectores participarón
Thèmes : filosofíaCrear un test sobre este libro