InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Jesús De La Torre Olid; (Traductor)
ISBN : 8491293299
Editorial: Suma de Letras (17/01/2019)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 20 calificaciones)
Resumen:
El nuevo y electrizante thriller de la autora de La pareja de al lado. «Un novela que enorgullecería a Agatha Christie»USA Today. Los huéspedes que van llegando al encantador y remoto hotelito Mitchell's Inn se observan mutuamente con interés pero desde una prudente distancia. Todos ellos han recalado allí en busca de un relajante (quizá hasta romántico) fin de semana en medio del bosque y lejos de sus vidas. El hotel presume de contar con acogedoras habitacion... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (19) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 24 enero 2019
¿Por qué tienen tanto éxito algunas obras de arte, pretendidas copias de otras que ya lo habían alcanzado? ¿Es que el lector o el espectador no ha visto las originales? Puede ser. O puede que tengan éxito porque realmente lo merezcan y quien no lo entiende es que en realidad no ha interpretado bien la obra en cuestión.
Algo así me ha ocurrido al leer esta novela. No he entendido su éxito abrumador. Cuando Petrarca se dio cuenta de que no podría superar a Virgilio en su estilo, dejó de escribir en latín y comenzó a hacerlo en una mezcla de dialectos italianos hasta llevar esta lengua vulgar a la altura de la entonces considerada como literaria.
Es muy difícil superar al maestro, aunque en ocasiones se haga, y estemos entonces ante otro genio, pero Agatha Christie fue, en la primera mitad del siglo XX, la reina indiscutible del Whodunit, estilo cuyo significado es aproximadamente “¿Quién lo ha hecho?” y en el que la trama se presenta como un rompecabezas que aporta pistas e hipótesis para que el lector intente deducir la identidad del autor del delito, mientras que éste se revela justo al final. Una de las características de este tipo de novelas es que el lector debe disponer de los mismos indicios que el investigador para estar en igualdad de condiciones a la hora de poder resolver el crimen.
Pues este subgénero policial fue llevado a cabo por Christie, con tanto acierto que no sólo se venden aún sus novelas sino que algunas de ellas fueron llevadas al cine, al teatro y a la televisión y, más tarde, juegos de mesa se basaron en esa técnica para pasar ratos agradables entre amigos. al leer Un invitado inesperado he tenido la impresión de estar ante una copia de la maestra, pero en ella no hay intriga, no hay rompecabezas, el enredo da paso a una perfecta linealidad, al menos para el lector. La expectación se queda exclusivamente entre los personajes. Ahora intentaremos analizar por qué.
La estructura es, realmente, propia de la novela de principios del XX en general (y teniendo en cuenta el avance que han experimentado el género policial, el de misterio o la novela negra, ya es un punto en contra pues no aporta sorpresas), y de Agatha Christie en particular, es decir, hay una presentación de todos los personajes, que por razones naturales se ven encerrados en un hotel de montaña, totalmente apartados de la civilización y sin personal para poder servirlos excepto el dueño y su hijo, ya que los trabajadores, debido a la tormenta, no han podido llegar.
Pronto aparece el primer cadáver y así, aislados sin luz eléctrica, deben apañárselas para investigar las causas de la muerte.
Hay un personaje, podríamos llamarlo el principal, que toma de inmediato las riendas; dotado de un instinto en parte innato, en parte debido a su profesión de abogado, interroga a los demás, aunque otro personaje descubrirá en él al posible asesino de su mujer, algo que, aunque lo niegue con absoluta vehemencia pues quedó absuelto por falta de pruebas, lo dejará como principal sospechoso ante los huéspedes; no así ante el lector, no puede haber un asesino tan evidente; además de esta diferencia con las novelas de la reina del suspense, el investigador es bastante normal, no despierta en el lector la ternura de Miss Marple ni el rechazo por la vanidad excesiva de Hércules Poirot. Nuestro David no tiene marca específica alguna en su personalidad.
Por último, en el Whodunit alguien comete, de forma casual, un pequeño error para que tanto el lector, como el detective puedan reconstruir el caso.
Nada más lejos de lo ocurrido en Un invitado inesperado; de hecho el lector que intente estar ante un juego, mediante el que poder descubrir al culpable según el modo de vida que ha llevado antes, se quedará decepcionado, pues las fobias ajenas o implícitas a la personalidad de los protagonistas, de donde podríamos entrever a los posibles candidatos, no se insinúan para que trabaje nuestra mente. No las de todos. Sabemos del gusto por el dinero o las drogas de Bradley y la preocupación de su padre James. Conocemos de dónde procede el desequilibrio de Riley, el porqué de la inseguridad de Gwen, el suceso horrible en el que se vio envuelto David Paley, la bondad y despreocupación de Ian, la decisión de Lauren, la angustia de Beverly y el odio de su marido Henry, la superficialidad de Candice. Características que son descubiertas porque nada más reunirse se hacen preguntas, dialogan en soledad o nos informa el narrador omnisciente.
Si en la novela policíaca se forma un rompecabezas con pistas, falsas o verdaderas, aquí se echan en falta pues el narrador selecciona perfectamente a unos personajes y deja a otros sumidos en un desconocimiento casi total ante el lector.
La incertidumbre con la que empieza la novela, al igualar civilización con protección, montaña y bosque a peligro «algo acechante», y huir, sin embargo hacia él «Un pequeño hotel de lujo en medio de las montañas, buena comida, sin internet, naturaleza impoluta», se desvanece; como también lo hacen los símbolos de falsa inocencia con que son presentados algunos personajes como David, a quien Shari Lapena le concede especial importancia con el color blanco «bajo la nieve […] bajo toda esa nieve […] nieve blanca, limpia y esponjosa […] la nieve cae suavemente sobre su pelo […] amable e inocente».
El estrés sugerido al comienzo se disipa. de hecho apenas hay tensión hasta que no salen del encierro y se encuentran con la trampa mortal de la tormenta exterior, esto ocurre en la página 260 aproximadamente, lo que nos lleva a pensar que a partir de ahí empieza el juego «Nadie responde […] Cree oír un sonido como de algo que cae con fuerza pero no sabe de dónde procede […] Solos en el vestíbulo, Henry y su mujer están sentados […] hay algo en ella que le repugna […] coge el atizador con fuerza». Pero no, la narración es bastante lineal, escrita a modo de horario desde el viernes a las 16:45 horas hasta el domingo a las 17:30. En orden se van sucediendo tres crímenes y una desaparición con un único punto de vista, el del narrador, y de forma algo repetitiva pues lo que piensa un personaje más tarde se lo dice a otro en particular o al resto en general. Así llega un momento que podríamos denominar como turno de confesiones, aunque algunas tengan poco sentido para los casos por resolver ya que no se dan suficientes detalles «Hay algo en la forma en que Ian cuenta la historia de su hermano que no le cuadra»; otras veces la confesión no parte del propio afectado sino que es el narrador quien la revela al lector, dejando a los personajes en inferioridad de condiciones
—Me temo que yo tampoco tengo ningún secreto oscuro —dice Lauren en voz baja.
Eso no es verdad del todo. Ha sobrevivido a una familia disfuncional y a una época desagradable y corta en una casa de acogida. Pero ha sobrevivido.
Y en ocasiones algún personaje insta a otro para que diga algo que el lector ya sabía y que es completamente improductivo para la resolución
Entonces, inesperadamente Riley mira a Gwen y le pregunta:
—Si de verdad ha llegado el momento de las confesiones ¿por qué no les cuentas a todos tu gran secreto oscuro?
De hecho, entre tanta pregunta ineficaz son incapaces de detectar quién es el asesino, aunque luego el abogado interrogador afirme haberlo sospechado; debe venir la policía para detectar una prueba que llevará a descubrir al culpable, alguien en quien el lector es incapaz de pensar porque no sabemos nada de la persona ni de la pista hasta que el narrador lo cuenta todo al final.
Aquí es justo aclarar que el final es sorprendente y mantiene la inseguridad de si podrán acusar al culpable o no, pero esto no constituye una novela de intriga sino un cuento de misterio, un cuento fabuloso, es cierto, aunque perteneciente a otro género literario.
De hecho los diálogos son algo insulsos, prescindibles, pues apenas aportan nada nuevo a los pensamientos antes descritos. Sólo con la narración es suficiente, de ahí que crea que podría estar encuadrada en el cuento,
—¿Eres tú David?
Es Gwen y, a pesar de la decisión que antes ha tomado, el corazón le da un brinco.
—Sí.
Se gira para mirarla de pie en la puerta y ve que está sola.
—Me he acordado de que has dicho que ibas a venir a la biblioteca.
Qué guapa está, piensa él a la vez que se levanta del sillón.
—Es perfecta —dice ella mirando a su alrededor.
—Sí, ¿verdad? —asiente él…
o bien son meramente informativos de la situación
—El chef ha conseguido llegar? —Pregunta Ian— Porque me muero de hambre.
Bradley levanta una ceja.
—No se preocupe. El chef es mi padre. Es un hotel familiar. Vivimos aquí…
Tampoco me he sentido identificada con los personajes femeninos. Es lógico que Gwen tenga miedo de ayudar a una chica mientras está siendo violada por tres hombres, pero no lo es tanto que luego no quiera ayudarla en la denuncia. Es de una cobardía excesiva.
El personaje de Riley es demasiado hiperbólico, al menos la situación en la que aparece pues si está aún tan afectada por el trauma vivido en la guerra no es razonable que quiera salir de fin de semana. Lauren, demasiado fisgona. Dana, demasiado narcisista. Candice demasiado sufridora y Beverly, demasiado machista. Son personajes demasiado tópicos. Estamos en el siglo XXI y, al menos a mí me resulta increíble que una mujer a la que su marido le dice que no la quiere, que quiere el divorcio, que tiene una amante, piense que «No va a divorciarse de él. Seguramente, esto no sea más que un capricho temporal, una canita al aire fruto de la crisis de la mediana edad…» y no sólo lo piense sino que se lo diga: «No va a durar mucho. Te cansarás de ella. Ella se cansará de ti […] Te vas a arrepentir. Estoy segura […] Henry, no destruyas lo que tenemos. Olvídala». Y yo me pregunto ¿qué tienen? pero claro, yo no he escrito la novela ni he llevado la situación hasta un límite desquiciado para luego darle un “cierto” sentido al final.
Pues eso, que he visto una forma de pensar anticuada en la mujer de Un invitado inesperado, típica de una sociedad machista, más propia del siglo XIX, como el entorno cerrado y misterioso de estilo victoriano, propicio para el crimen y el terror, que Shari Lapena elige para su novela. de hecho las descripciones son bastante realistas, minuciosas, no dejan nada de libertad para la imaginación del lector que se encuentra, al leerlas, delante de una pantalla «La escalera le recuerda a Escarlata O'Hara de Lo que el viento se llevó […] A continuación, ve la gran chimenea de piedra del lado izquierdo del vestíbulo. A su alrededor se han colocado varios sofás y sillones que parecen cómodos para descansar, algunos de terciopelo azul marino, otros de piel color chocolate intenso, acompañados de mesitas con lámparas…».
Creo que para tener verdadero efecto terrorífico se debería haber dado más importancia a los personajes y menos al narrador, así como haber intercalado momentos de dramatismo con otros de alta tensión y, por supuesto otros de humor (que no lo hay aunque sea adecuado para relajar algunas escenas). Pero, claro, esa es mi opinión.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
LAKY
 07 febrero 2019
El Mitchell's Inn es un hotelito con encanto situado en un remoto paraje. Un sitio idílico para desconectar y relajarse unos días rodeados de naturaleza. Pero el paraíso puede convertirse en un infierno si entre los huéspedes allí alojados hay un asesino, máxime cuando fuera ruge la tormenta del siglo y nadie puede abandonar el hotel.
Eso es lo que les pasa a los huéspedes que ese fin de semana se alojan en el Mitchell's Inn. Dos matrimonios, dos novios que se van a casar pronto, una pareja de amigas, otros que acuden en solitario. Las primeras impresiones son buenísimas. A pesar de que el personal de servicio no ha podido acudir por las condiciones climáticas, el dueño del establecimiento y su hijo se las apañan para recibir calurosamente a los huéspedes y ofrecerles una cómoda estancia. La primera tarde-noche transcurre apaciblemente. El problema es cuando por la noche se desata la tormenta. El lugar queda aislado y sin electricidad. Y cuando los huéspedes se levantan, descubren a una de las huéspedes muerta a los pies de las escaleras. Parece que se ha tropezado y caído, golpeándose en la cabeza. al menos eso es lo que piensan todos. Pero uno de los clientes, un abogado penalista, se da cuenta por el lugar donde está la herida que eso no es un accidente sino que alguien la ha asesinado. ¿Quién y por qué? ¿Habrá sido su pareja u otra persona? Sin que la policía pueda acudir, todos son sospechosos. Pero ahí no acaba la cosa…
Fue empezar a leer y pensar “esto me recuerda a algo”. Y es que, sí, “Un invitado inesperado” tiene un regusto evidente a las novelas de Agatha Christie. Y no a cualquiera, sino a mi preferida: “Diez negritos”. No me malinterpretéis: no es un remake de “Diez negritos” ni pretende ser una copia de las novelas de Agatha Christie. Para mí es un claro homenaje a la autora y a su más famosa obra pero, aún recordando a ella, lo cierto es que las cosas van por derroteros totalmente distintos
Un invitado inesperado” es una novela de misterio de habitación cerrada. de esas es las que toda la historia transcurre en un espacio muy concreto –en este caso las dependencias de un pequeño hotel aislado en el campo-. Un lugar del que nadie puede irse y en el que nadie puede entrar. No puede haber ayuda del exterior y nadie ha podido entrar a cometer los asesinatos así que el o los asesinos han de estar ya allí. ¿Pero quién será y por qué? ¿Hay alguna razón concreta en la elección de las víctimas o el asesino está matando por el simple placer de hacerlo y cualquiera puede ser la víctima?
La novela comienza presentando a los diferentes personajes. No os voy a hablar de ellos porque es mejor que los vayáis descubriendo vosotros. Simplemente os diré que hay una pareja en crisis, una pareja de prometidos, una pareja que se lleva bien, una escritora, un abogado y dos amigas. Además, el dueño del hotel y su hijo, quienes llevan la intendencia. al principio sólo conoceremos lo que son por fuera; a medida que van pasando las hojas, iremos viendo sus intimidades y como todos ellos tienen algún secreto escondido. Eso nos hará dudar de todos ellos; cualquiera puede ser el asesino, cualquiera puede ser la próxima víctima.
A través de capítulos cortos y de una narración en tercera persona, la autora nos introduce de lleno en un mundo de secretos y de tensión que nos deparará alguna que otra sorpresa. Reconozco que no adiviné quien era el asesino hasta casi el final; sí que se me pasó por la cabeza que pudiera serlo pero lo mismo que se me pasaron todos los demás. Había algunos que me parecía evidentemente que no lo eran pero también es cierto que más que una apreciación era un deseo porque me caían particularmente bien. Cuando al final sabes quién ha sido y por qué te sorprendes pero la verdad es que es imposible saberlo antes ya que nos faltan datos.
La narración es muy ágil. La tensión narrativa es constante, sin altibajos. La autora consigue crear un ambiente claustrofóbico y transmitirnos la sensación de angustia que viven los allí atrapados con un asesino. La lectura es rápida y sencilla gracias al ritmo fluido, los capítulos cortos, la tensión constante y la abundancia de diálogo. Los personajes están apenas esbozados pero ha de ser así, lo exige la historia. En todo caso, tienen cada uno su individualidad y la presencia suficiente para el interés de la trama. La novela es muy visual, hay momentos en los que parece que están viendo una película más que leyendo un libro. Yo he podido ver perfectamente ese salón, esa biblioteca con chimenea, ese bar de hielo, esas escaleras, ese cadáver al pie…

Conclusión final
Si os gustan las historias de misterio con regusto clásico, si os gustan las novelas de habitación cerrada, si disfrutasteis con las novelas de Agatha Christie, dadle una oportunidad a “Un invitado inesperado

Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Nedyah
 04 febrero 2019
Diez personas se disponen a pasar un agradable fin de semana en el Mitchell's Inn, un hotel encantador y lujoso perdido entre las montañas que permite a todo el que se aloja allí disfrutar de los alrededores y desconectar del resto mundo, sin wifi, sin cobertura... Solo la naturaleza y un servicio cinco estrellas.
Sin embargo, las cosas no van según lo planeado y los huéspedes acaban atrapados en el hotel a causa de una fuerte tormenta de nieve, sin luz ni teléfono fijo que les permita pedir auxilio en caso de ser necesario. Y esa llamada de auxilio será más que apremiante cuando, en la primera noche de alojamiento, aparece el cadáver de unos de los huéspedes al borde de una escalera. Las alarmas empiezan a saltar: hay un asesino entre ellos y no tienen modo de contactar con la policía hasta que la tormenta amaine y se restaure la electricidad en el edificio. Les espera un fin de semana lleno de miedos, desconfianza y más muertes. ¿Quién los está matando? Y, lo más importante de todo... ¿por qué?
Entre los personajes, nos encontramos con un grupo muy variado, y cada uno con un secreto o bagaje detrás que nos hará dudar hasta de su propia sombra. El lector se introduce rápidamente en un halo de misterio y sospecha que contagia sin remedio, tratando de averiguar el grado de verdad y de mentira en las palabras de los personajes.
David es un abogado criminalista que se aloja solo y, por suerte, su profesionalidad ayudará un poco al resto de huéspedes que, ante lo inhóspito de la situación, se verán arrastrados por el miedo, incapaces de pensar con racionalidad y cordura.
Gwen y Riley son dos amigas que deciden pasar un fin de semana juntas como modo de volver a conectar tras un tiempo distanciadas, puesto que Gwen siente que Riley no es la misma desde su regreso de Afganistán como corresponsal de prensa.
Ian y Lauren son una joven pareja que busca pasar un fin de semana romántico. Son apasionados, abiertos y muy simpáticos.
Beverly y Henry es un matrimonio en declive que acude al Mitchell's Inn como última oportunidad de salvar la relación.
Mathrew y Dana, recién comprometidos que buscan alejarse del bullicio del estrés y los preparativos de una boda de lujo.
Y, por último, Candice, una escritora huraña y solitaria que busca encerrarse todo el fin de semana en su habitación de hotel para avanzar y terminar la novela que está escribiendo. Y no podemos olvidarnos de James, propietario del hotel, y Bradley, su hijo, que asiste a los huéspedes del hotel.
Haciendo uso de una premisa que, como bien se indica en la portada del libro, recuerda al clásico de Agatha Christie, Los Diez Negritos, Shari Lapena desarrolla una historia plagada de intrigas, tensiones y secretos a través de capítulos breves e intensos que se leen en nada. Posee un ritmo trepidante, con una narración ágil y rápida que impide que el lector se duerma entre laureles y pierda conexión con la historia. Todo está cuidado al dedillo y la autora consigue que todos y cada uno de los personajes parezcan sospechosos conforme se avanza en la lectura. Cada huésped tiene su propia historia, sus propios secretos o pasado turbio que hace saltar la liebre casi al instante de averiguarlo. Y según se van revelando, el lector se siente más confundido y menos seguro de la identidad del asesino y sus motivaciones para cometer tales crímenes. He de admitir que no logré averiguar de antemano la identidad del asesino y me quedé a cuadros con el desenlace y la historia detrás del personaje y que, finalmente, permite encajar la conexión entre huéspedes y los motivos de cada muerte.
Un Invitado Inesperado es una novela que destacar por la agilidad y el carácter visual y escénico de la narración. Es sencillo transportarse al interior del hotel y visualizar cada escenario y personaje. Además, puesto que conocemos el punto de vista de todos los personajes, la trama se siente más cercana y es inevitable sentir empatía o desprecio directo hacia un personaje u otro. Te vas creando diferentes perfiles, atando cabos y repasando mentalmente todo lo que se va desvelando de cada personaje, y eso influye de manera muy positiva al sentirte como personaje/detective omnipresente, y resulta hasta divertido xD.
En resumen, 'Un Invitado Inesperado' es una thriller al más puro estilo de Los Diez Negritos de Agatha Christie. Una novela intensa, llena de misterios y sorpresas que nos hará dudar hasta de nuestra propia sombra. Con un abanico muy variopinto de personajes, con su propio bagaje y secretos, disfrutaremos de una lectura ágil y adictiva, estudiando la conducta de cada personaje, buscando conexiones, pistas, etc. ¡Una lectura recomendísima si os gusta la novela negra!

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
yorch84
 02 febrero 2019
Imagínate por un momento que reservas una habitación en un hotel de montaña con tu pareja y tras un temporal enorme de nieve os quedáis incomunicados. Puede ser una faena quedarse incomunicado, ¿pero si entre los huéspedes alojados aparece alguien asesinado a la mañana siguiente?
Pues durante esta historia los huéspedes tendrán que vivir con ese habitante más inesperado dentro del hotel incomunicados, el miedo. Ninguno de ellos sabe si el asesino está dentro del hotel alojado o proviene de fuera tras ver una ventana que da al exterior rota. Todos sospechan de todos, se lanzan acusaciones entre ellos e incluso indagan en el pasado más sospechoso y negro de cada uno de ellos.
Pero no es el único asesinato que se ve dentro del alojamiento durante el fin de semana y así ya no sospechan que la primera muerte ha podido ser un accidente, hay un asesino cerca y nadie sabe quien es.
Además, por el temporal, el alojamiento se queda sin luz, no tienen teléfono y es un hotel sin WiFi, pensado para un descanso placentero lejos de las redes sociales. Es por ello que se ven acorralados por todos los lados, incapaces de avisar a nadie y teniendo que resolver ellos mismos el problema que tienen con cada vez más cadáveres.
Es un libro que se lee con mucha facilidad, tiene numerosos capítulos repartidos con pocas páginas cada uno y así se consigue una lectura muy amena. Además no son muchos protagonistas, por lo que nunca llegas a perderte en ningún momento de quien es cada uno, quien es la pareja de quien y quien va quedando vivo.
No me ha costado nada leérmelo, y es que cuando un libro te lo lees en nada de tiempo, es porque realmente gusta y ha conseguido engancharte. ¡Me ha encantado!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
loslibrosdepresto
 28 enero 2019
DISCUSIÓN DE LA NOVELA:
La editorial SUMA nos presenta un thriller que recuerda al estilo clásico de Agatha Christie, Stephen King, Camilla Lackberg.
La novela comienza con un destino ideal para toda pareja que desea un finde romántico, recuperar una relación dañada o dar un nuevo rumbo. El encantador y rural hotel Mitchell's Inn, en el estado de Nueva York.
Doce personajes componen la trama, huéspedes, los alojados, en la mayor suma parejas, y otros usuarios que prefieren unos días en soledad alejados del trabajo y la rutina buscando descanso o inspiración. Un hotel con encanto a lo antiguo, con esa calidez y silencio guardados en tres pisos de un edificio conservador rodeado de vegetación y nieve colindantes.
Comenzamos a conocer a cada uno de los protagonistas, el motivo de su retiro y el inicio de las relaciones e impresiones de cada uno de ellos con el resto. Habitaciones acogedoras, chimeneas donde sentarse a contemplar las llamas, una biblioteca que guarda novelas para todos los públicos... Todas las comodidades necesarias, creando un clímax perfecto para ellos. Todo se viene abajo cuando despiertan a la mañana siguiente con el cadáver de uno de sus compañeros. ¿Cómo murió?, ¿Accidente, homicidio o asesinato?.¿Quién le mató? .¿Cuál fue el móvil?.
Los once restantes comienzan a sentir el miedo en sus huesos, el pánico de que uno de ellos sea el asesino y no sea la única víctima. Se va la luz, se cortan las líneas telefónicas y toda posibilidad de comunicación con el exterior o petición de ayuda, Por otro lado, se avecina una tormenta de nieve que imposibilita la huida.
Comienza el cierre de la puerta de la supervivencia, comienza la desconfianza, se avivan los oscuros instintos humanos por no ser el siguiente...

IMPRESIÓN PERSONAL:
Una novela relativamente corta, entretenida, que comencé esta mañana y no pude parar de leer hasta saber toda la verdad.
Me recuerda a los clásicos de la novela negra que mencioné previamente. El atractivo de esta novela probablemente sea la complejidad que la autora ha depositado en la creación de los distintos personajes, las biografías de todos y cada uno de ellos y como juega al despiste con las impresiones bastante certeras de algunos de ellos que te hacen rotar en la elección del posible asesino de este "Cluedo" y que, por desgracia, ¡no he acertado!.
Quizás echo en falta que la resolución y desvelo del misterio no sea tan rápida,, haciendo al lector sufrir un poco más de lo habitual. Pero, no miento si digo que ha conseguido atraparme con unos protagonistas tan bien perfilados, desarrollando las emociones humanas con una disección completa y bastante perfecta que hace conectar bastante rápido y eficientemente desde el principio de la historia y sin asustarse con tantos desconocidos al principio.
Si buscáis una novela fresca con la que despejaros, sin un número excesivo de páginas, pero buscando calidad, creo que es ideal y de hecho así os lo describo. Ha conseguido superar las expectativas de una obra que mezcla clásico con una corriente de detalle descriptivo en el aspecto humano de los personajes.
PUNTUACIÓN: 7.5/10
Enlace: https://loslibrosdepresto.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (3) Añadir cita
VeraBooks_VeraBooks_01 marzo 2019
—NO PUEDO OBLIGAROS A CREERME. OS HE CONTADO LA VERDAD, PERO HE APRENDIDO QUE LA GENTE CREE LO QUE QUIERE CREER. NO PUEDO HACER NADA AL RESPECTO
Comentar  Me gusta         10
AureAure25 enero 2019
Ha aprendido que nunca se conoce de verdad a los demás.Es aterrador.Porque no se puede estar segura, verdad?
Comentar  Me gusta         00
AureAure18 enero 2019
El amor es mucho más difícil de entender -y predecir-que el odio.
Comentar  Me gusta         00
Video de Shari Lapena (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de  Shari Lapena
Vidéo de Shari Lapena
otros libros clasificados: domestic noirVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro


Lectores (41) Ver más




Test Ver más

Completa el título del libro

El hombre de .......... de C. J. Tudor

papel
tiza
ceniza

15 preguntas
68 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}