InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417708138
Editorial: Maeva (28/01/2019)

Calificación promedio : 3.71/5 (sobre 26 calificaciones)
Resumen:
Gracia San Sebastián ha renunciado a una exitosa carrera laboral en Nueva York y ha regresado junto a su marido Jorge a su Oviedo natal para ejercer de investigadora de fraudes a la Seguridad Social. Su nuevo caso está relacionada con el cobro de la pensión de un militar franquista que sobrepasa los ciento doce años, cifra a todas luces sospechosa. Mientras su vida personal avanza por sendas imprevistas, Gracia se encontrará con ramificaciones del caso que la llevar... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (25) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 25 abril 2019
Para mi el mayor logro de esta novela es su narración en primera persona y en tiempo presente, lo que le da un carácter intimista, como de sobremesa ante un café y en conversación animada, de manera que se te puede pasar la tarde sin que te des cuenta porque la compañía es grata y las risas se van adueñando de la conversación. Así es como sentí yo esta lectura, amena, placentera, contada entre susurros, confidencias, sonrisas y carcajadas, y alguna lágrima furtiva porque tiene su aquel.
Pero no es su único logro, otro es la ambientación, la autora sitúa la trama en una ciudad de provincias, Oviedo, que conoce bien porque ha vivido siempre en ella. de esta forma nos cuela por calles, recovecos, zonas de ocio, bares de tapas, restaurantes... y ello también ayuda a crear con el lector un ambiente de confianza, de camaradería. Ana Lena gran conocedora de la gastronomía de su ciudad no duda en recrearse en la comida de su tierra, en sus platos típicos, en sus dulces, os recomiendo que tengáis el estómago saciado cuando la leáis porque de lo contrario la operación bikini se va al traste.
Y la gastronomía me lleva a sus personajes, porque si bien nos pasea como he dicho antes por bares de tapas y restaurantes, también se recrea en las comidas caseras que para deleite de propios y extraños prepara su madre, Adela, que parece que para eso de los fogones tiene muy buena mano, todo lo contrario que su hija que tantos años en Nueva York la han acostumbrado a la comida basura y tira de ella muy a menudo. Con un gourmet como Jorge que se apunta a cualquier sarao gastronómico, la cocina entra de forma muy natural en esta novela. Y por si fuera poco hasta los maridos de las amigas de Gracia San Sebastián se defienden entre fogones y alardean de ello. Los que visitáis este blog asiduamente sabéis que me encanta la cocina, que disfruto enormemente cuando la encuentro integrada de forma natural en el texto. y por ello esta novela tenía un plus añadido para mí.
Y ya que he comenzado ha hablar de los personajes me meto en el último logro y no por ello menos importante de esta novela. Ana Lena Rivera ha sabido crear unos personajes próximos, verosímiles, unos personajes podríamos llamar de andar por casa, todos podemos reconocer a familiares y amigos en ellos de ahí que a la cercanía de la primera persona, el tiempo presente y una narración de hechos comunes, se le añada la cotidianeidad. Si tuviera que elegir un solo personaje me resultaría muy difícil, pero sin duda sería Adela, la madre de Gracia, es de esas señoras todo vitalidad, que todo lo saben, se prestan para cualquier cosa, y les gusta ser protagonistas. La típica señora que escucha lo que quiere y cuando quiere, dando lugar a situaciones en las que no sabes muy bien si llorar o reír, y a que a mi en esta novela me ha dado por reír.
Pero no puedo dejar de lado un personaje que me ha llenado de dulzura, cariño y comprensión, mi tocaya Carmina, una mujer a la que todos consideran loca, que defiende como una leona a los suyos, en cuyos zapatos es muy difícil meterse hasta casi al final de la novela, porque la vamos descubriendo poco a poco. Como no es todo oro lo que reluce nos daremos cuenta de que Sofía, la Impugnada que un buen día se suicida saltando al patio interior no era como aparentaba y su hermana tampoco, que de las apariencias vive la gente en las capitales, pero también en los pueblos de provincias, donde es más patente si cabe.
No quiero hablar más sobre los pesonajes pero si me gustaría hacer una mención de honor a Sor Florencia, esa viejita que sigue regentando la portería de la casa de los curas, que a pesar de no ser de Oviedo no pierde ripio, y a Geni esa compañera metomentodo de Gracia, a la que redescubre por interés como casi todo en la vida de nuestra protagonista. Pepe me ha enamorado con su actitud de galán trasnochado.
Antes he dado por cerrados los logros con los personajes pero me temo que no he tenido en cuenta el fino humor que recorre toda la novela de la mano de Adela y sus amigas, que se apuntan a cualquier bombardeo, da igual que sea un bingo que una investigación o una comida para agasajar a un invitado de Gracia al que hay que sonsacar. Estas señoras sirven para un roto y para un descosido y te meten en situaciones tan surrealistas que la sonrisa al menos esta asegurada, aunque yo solté un par de carcajadas de tan metida como estaba en la situación. A mi modo de ver, el humor es una de las armas más difíciles de usar en literatura, y la autora las maneja con maestría y mucha naturalidad.
Ana Lena me ha presentado una profesión que desconocía, investigadora de fraudes a la seguridad social, no suena muy divertida, pero por lo visto no está mal remunerada y da mucha libertad a la hora de trabajar, solo que conseguir pistas es harto complicado porque los que podrían ayudarte no lo van a hacer, por ello la autora tira de ingenio e involucra a todas las mujeres de su vida para conseguir información. Y no contenta con ir engañando a todo aquel que le puede ser útil se dedica a meter las narices en el suicidio de una vecina, que ve poco claro y que su madre alienta con sus sospechas. Lo que puede hacer el aburrimiento y una investigación atascada. Ambas tramas van avanzando en paralelo hasta que sin darse cuenta se cruzan y da un giro a la trama que el lector agradece.
Solo hay una cosa que no me ha acabado de convencer y es que creo que no necesitaba usar un tópico para que la novela funcionara. Parece que es necesario que nuestro investigador sea un personaje que arrastra un oscuro pasado que mantiene bajo llave. Así pues Gracia no es un agente de la ley, pero si investiga y sí que arrastra un trauma que le ha llevado a abandonar un estresante y exitoso mundo laboral en la ciudad de los rascacielos para esconderse en una ciudad de provincias, Oviedo, para curar una herida que ha tambaleado incluso su vida matrimonial. Supongo que cuando la autora lo ha sacado en la primera de la serie en el futuro tendrá alguna relevancia, pero de momento no le veo la necesidad porque poco aporta a la trama.
Conclusión:
Nos encontramos ante una novela cercana, ágil y fresca, narrada en primera persona y en tiempo presente, una combinación para mi muy difícil de manejar, pero que la autora borda con unos diálogos inteligentes en ocasiones, surrealistas en otras, pero si hay una palabra que pueda definirlos es cotidianos, del día a día de cualquier lector, fácilmente reconocibles por todos, y con los que es fácil empatizar.
El humor es una herramienta que bien utilizada da mucho juego y destensa la narración y la autora a través sobre todo de Adela, sus amigas y la vecina, sabe utilizar con mucho arte, la dosifica con maestría y el lector, al menos yo, agradece mucho esos pasajes.
A todo ello se le une unos personajes con muchos matices y dos tramas que terminan confluyendo contra todo pronostico, hay algún momento algo previsible, pero aún así se disfruta desde el principio al fin y deja con ganas de más, de que vuelva la investigadora con otro caso y no se olvide de traer con ella todo el elenco femenino que la ha acompañado en este.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
icruje
 02 julio 2020
Primera novela de su autora, finalista del Premio de Novela Fernando Lara 2017 y ganadora del XXIX Premio Torrente Ballester.
Nos presenta un misterio, pero sin que se produzca un asesinato. La protagonista es Gracia San Sebastián una joven que, tras fallecer su hijo pequeño, deja su exitosa vida profesional como bróker en la ciudad de Nueva York, para regresar a su ciudad natal, Oviedo, junto a su marido y trabajar como investigadora de fraudes a la Seguridad Social.
Mientras lleva a cabo una investigación, por un supuesto cobro de una pensión a nombre de un hombre que en la actualidad tendría más de 100 años, en el edificio de su madre, una vecina se tira por la ventana. ¿Un simple suicidio? Ninguno de los vecinos ni de quienes la conocían lo creen. al querer saber más, Gracia descubre un pasado común entre ambos sucesos lleno de secretos.
Narrada en primera persona desde el punto de vista de la protagonista, es un libro con muchos diálogos lo que hace que sea ágil de leer, entretenido, con un ritmo tranquilo que hace, que a pesar de la gran cantidad de personajes que tiene, no te pierdas en ningún momento.
Estamos ante una novela negra en la que la investigación la lleva una persona ajena a la policía, con toques de humor, que ayudan a relajar la tensión y en la que confluyen un sinfín de personajes de lo más variopinto:  Gracia, su madre, su hermana, un anciano, monjas, la excompañera de colegio cotilla… lo que da lugar a escenas cotidianas en una pequeña ciudad (relaciones que se entremezclan, gastronomía, el ambiente de sus calles…) que te van envolviendo según avanzas en la lectura.
También diría que es una novela costumbrista en la que, además de destapar un secreto del pasado, se le dan mucha importancia a las mujeres que son las protagonistas, y a las relaciones que Gracia tiene con todas ellas.
La autora ha sabido crear unos personajes cercanos, con problemas reales, que viven situaciones cotidianas con las que nos podemos sentir identificados. Una novela en la que todos, sean principales o secundarios, son importantes para la trama en una u otra medida.
Y aquí tengo que destacar el personaje de Adela, madre de nuestra protagonista, una señora viuda, espontánea y llena de vitalidad, que no dudará en involucrarse en la investigación y, cuyos contactos con vecinos y conocidos del barrio serán de gran ayuda.  Esto dará lugar a algunas situaciones un tanto surrealistas en las que se te escapará una sonrisa sin querer.
La ambientación es increíble, tal vez en esta novela también se deba a que la ciudad en la que transcurre, Oviedo, me es conocida y por tanto me resulta fácil situarme en los diferentes escenarios. Así recorreremos el centro histórico de la ciudad, donde se encuentran la Catedral y otros edificios antiguos, su calles y bares… Aunque pensando en todos los lectores, la autora, ha colocado en las primeras páginas un plano para que puedas ubicar los lugares por los que Gracia lleva acabo su investigación.
En mi opinión, es un libro con una trama interesante, que tiene unos personajes cercanos y familiares con gran personalidad, y con los que conectaras enseguida y una ambientación muy cuidada. Una novela con la que disfrutaras de una buena lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
sanhezped
 28 febrero 2019
Lo que callan los muertos ha sido galardonada con el Premio Torrente Ballester 2019.
Hay novelas en las que es muy fácil adscribirlas a un determinado género. Lo que callan los muertos es sin duda una de ellas, porque es un clarísimo ejemplo de lo que es un domestic noir: una novela de misterio en la que el protagonista no es para nada un policía y en la que la intervención de la policía se limita un tanto a verificar los datos que el que investiga está proporcionando o a un serie de pruebas que a él como ajeno al mundo de la investigación policial se le escapan (léase pruebas del suceso como autopsias o semejantes)
Y eso es justamente lo que vamos a encontrarnos, porque Gracia San Sebastián, la protagonista de esta novela trabaja simplemente como investigadora de fraudes a la Seguridad Social. Pero en el caso de una investigación sobre un hombre que lleva cobrando la pensión a la Seguridad Social desde hace mucho tiempo y que ahora tiene ciento doce años de edad, pero del que no hay constancia de que realmente sea él, se cruza el caso del suicidio de una vecina de su madre. Un suicidio que ninguno de sus vecinos ni de aquellos que la conocían termina de creerse. ¿Qué tienen que ver ambos sucesos? Aparentemente nada, pero llevarán a Gracia a descubrir sucesos ocultos del pasado.
Me ha gustado Lo que callan los muertos, especialmente para tratarse de una primera novela. Y me gusta por su originalidad, porque ha tejido un mundo de personajes muy especiales donde la amistad es muy importante en una ciudad pequeña como es la de Oviedo. Elige además una protagonista que nos va a alejar de la clásica novela negra porque no es policía ni nada que se le parezca, por más que lance a medio Oviedo a hacer averiguaciones, que menuda es la madre de la protagonista a la hora de mover amistades y hacer preguntas. Es lo que tienen los sitios pequeños, que todos saben todo, o casi todo, de todos.
Una novela con un toque muy femenino, porque tan interesante o más que la propia trama (en algunos casos yo diría que mucho más), son las relaciones que Gracia tiene con las mujeres que la rodean: con su madre (menuda madre), su hermana, su amiga farmacéutica, la monja que cuida a los curas mayores, o a Geni, la cotilla de la ciudad, con la que coincidió en sus tiempos de colegio y que ahora vuelve a reencontrar.
Si a los personajes le unimos una excelente ambientación que nos sumerge en el ambiente provinciano de esta ciudad, sin necesidad de describirnos cada una de las piedras o estatuas de la ciudad, por más que aparezcan como no las estatuas de Woody Allen o el famoso culo frente al teatro Campoamor (de cuya historia me he enterado leyendo la novela por más que la foto que acompaña el texto es mía tomada como el resto de las que aquí aparecen en el año 2009), tendremos el complemento perfecto para una novela que se lee con mucho agrado, próxima a aquellas novelas de misterio de Agatha Christie, entre otras cosas por el ambiente provinciano de muchas de ellas y al papel tan importante de las mujeres (léase por ejemplo Miss Marple en muchas de ellas)
Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
PilarLaEremita
 11 marzo 2020
Hoy os recomiendo una de detectives. "Qué raro en ti" - os diréis - "Si tú eres de fantasía, ficción clásica e historia". Y llevaréis razón. Nunca ha sido mi tipo de lectura, salvando las novelitas de Agatha Christie que devoraba a los quince años, en aquel formato chiquitito y tan cómodo de llevar en el bolso, que me hizo adorar a los Beresford, a la archibritánica Miss Marple y un poco menos a Poirot. Pero debo reconocer que Gracia San Sebastian, la peculiar detective de Ana Lena Rivera, me ha sorprendido muy gratamente y estoy más que dispuesta a seguirla en sus aventuras.
Por la iniciativa #Quierosertuescritorinvisible de Twitter que ya os conté en otro post, el libro ¡en papel y dedicado por la autora! fué el regalo que recibí. Solo por eso, y por ser en papel (hace literalmente años que únicamente leía en readers y tablets, y había olvidado el placer de tener un libro entre las manos) y aunque etiquetado como "novela negra", que siempre me ha dado a priori algo de repelús, debía respetarlo y darle la oportunidad de que me gustara. Bendita la hora. Señora Ana Lena Rivera, de ahora en adelante adjudíquese usted el mérito de hacer que una lectora deje de ser prejuiciosa con este género.
Como siempre, empezamos por la sinopsis de la contraportada:

Gracia San Sebastián ha renunciado a una exitosa carrera laboral en Nueva York y ha regresado junto a su marido Jorge a su Oviedo natal para ejercer de investigadora de fraudes a la Seguridad Social. Su nuevo caso está relacionada con el cobro de la pensión de un militar franquista que sobrepasa los ciento doce años, cifra a todas luces sospechosa.
Mientras su vida personal avanza por sendas imprevistas, Gracia se encontrará con ramificaciones del caso que la llevarán a investigar el suicidio de una vecina de su madre. de vez en cuando pide consejo a una buena amiga de la familia, la monja dominica sor Florencia.
Es una novela de mujeres de armas tomar, que las hemos llamado así toda la vida de Dios hasta que ha salido la moda de llamarlas "emponderadas" (lo que a mí por alguna extraña razón me suena a gallinas ponedoras. Odio el término. Afirmo emponderadamente) para todos los géneros. Lo maravilloso es su cotidianeidad y verosimilitud. No vais a encontrar personajes heroicos, de inteligencia superlativa, sino personas de carne y hueso, como vuestra vecina de arriba, la amiga cotilla del colegio y la íntima, la compañera de farras y penas, la señora de la pastelería... ni escenas de crímenes gore con suelos silueteados y cintas amarillas de Policía, no pasar. No. Todo es mucho más costumbrista, como Oviedo, el escenario provinciano y deliciosamente descrito por la autora, y sus gentes de a pié los protagonistas de esta obra.
Reconozco que tengo miedo de escribir mucho más para no destriparos el argumento, pero para poneros en situación: Gracia investiga algo tan habitual como una pensión cobrada por un anciano de 112 años... la cabal y severa vecina amiga de Angela, la Madre de todas las Madres (esa que lo mismo te prepara una comilona en un santiamén sin despeinarse como quien pone una tapa para el vermú, o sube en un quad en algún país exótico como quien pilla un taxi para ir a echar la partida con las amigas) salta por la ventana de la cocina con una nota de suicidio prendida a su falda con un imperdible, con instrucciones para que el portero tenga la deferencia de taparla bien no sea que la vean sus familiares despanzurrada... Gracia investiga estos hechos inconexos con la ayuda de su madre, su hermana Bárbara, su amiga Sarah, y una monja avispada y encantadora, Sor Florencia, conocedora de la historia vecinal (lo que llamaríamos cotilleos). Lo que ocurre a continuación y el sorprendente desenlace, tendréis que leerlo para conocerlo. Y vale la pena. Os garantizo muy buenos ratos.
La forma de escribir de Ana Lena es clara, directa, intimista y muy llana, no exenta de momentos poéticos(1) y palabras sabias (2), de esas con tanto sentido común, tan común, que lo olvidamos:
(1)
La lluvia fina caía torcida, como escrita por un niño pequeño. Los cristales del salón estaban salpicados de minúsculas gotas que los hacían parecer plástico de burbujas para embalar y el paisaje a través de ellos no invitaba a salir de casa. No había nadie caminando por la calle, solo algún conductor despistado que avanzaba con los parabrisas a máxima potencia. Las aceras rezumaban agua y los jóvenes árboles de la pequeña plaza de enfrente trataban de resistir el viento, que los hacía doblarse y recoger sus hojas como melenas empujadas por un ventilador. La niebla estaba tan baja que no permitía ver el cielo. Parecía humo blanco que se hubiera comido los pisos más altos de los edificios.
(2)
Y ¿sabes lo peor? Que aquí huele a viejo. Faltan niños y jóvenes. La vida está hecha para que convivan los niños con los viejos y los jóvenes con los adultos, para contarse cosas unos a otros y hacer un esfuerzo por comprenderse. Los más jóvenes tienen que explicarnos a los viejos todo lo nuevo que hay en el mundo y los viejos tenemos que contarles a los jóvenes las verdades que nunca cambian. ¿Aquí? ¿Todos viejos? Es muy triste. No es natural. (Pepe desde el asilo de ancianos)
Por último tengo unas recomendaciones:

Leer "Lo que callan los muertos" es mejor que una guía turística de Oviedo. Juro que lo he conocido más a fondo que cuando estuve allí.
Os recomiendo encarecidamente leer con el estómago lleno, o babearéis ante la mención de empanadas de lomo y pimientos, casadielles, setas y otras delicias que el libro menciona en cantidad tan abudante como las comidas de Doña Angela.
Que os aproveche.

Enlace: https://www.desdeelredondal...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Raquel
 24 febrero 2019
Gracias a Babelio y a su iniciativa de Masa Crítica para España he disfrutado de este libro de novela policiaca, thriller, novela negra...
La historia de esta novela comienza cuando Gracia San Sebastián regresa a su ciudad natal, Oviedo, junto marido Jorge después de haber trabajado en el Distrito Financiero de Nueva York y tras la pérdida de su hijo Martin de tres años.
Ahora Gracia trabaja como autónoma para descubrir fraudes a la Seguridad Social. El caso que le ocupa es el supuesto fraude de don Marcelo Pravia, un señor jubilado, con una pensión domiciliada en ING y que cuenta con ciento doce años de edad.
Lo cierto es que el caso no tiene mucha complejidad ya que nada más empezar la novela se descubre que el sospechoso lleva más de 30 años sin visitar un médico y maneja la banca on line desde los cien años.
Lo que hace interesante la novela es quién se esconde detrás del cobro fraudulento de esta pensión y por qué.
Al mismo tiempo que Gracias investiga su caso, en el edificio donde vive su madre una mujer se tira por la ventana dejando una nota de suicidio para el portero.
Hay dos tramas en esta novela que acaban conectadas, que me han gustado sí, pero que me han resultado flojas, también.
Si bien es cierto que a pesar de estar ambientado en Oviedo, ciudad preciosa y maravillosa se me ha quedado corta su ambientación, los personajes que acompañan a Gracia, sobre todo los personajes de la tercera edad, me han parecido muy peliculeros, es decir, entrometidos e implicados, porque así lo decide Gracia, en la investigación que ella lleva a cabo, sin importar si su vida corre peligro.
Gracia es una mujer fuerte pero atormentada por un hecho del pasado del que conocemos el desenlace final pero no el suceso ocurrido, se nombra muchas veces a lo largo de la novela, resultado pesado porque no llegamos a conocer que ocurrió en realidad, es cierto que hay que darle intriga al lector para que siga leyendo y mantener el interés, pero si siempre se da el mismo dato sin aportar nada, esto aburre. Esto también hace que Gracia investigue más de lo que le corresponde a su trabajo porque en el fondo su matrimonio con Jorge debido a ese trágico suceso no está en su mejor momento.
Deja muchos cabos sueltos al final de la novela, tal vez porque este libro es el comienzo de una saga.
En líneas generales el libro me ha parecido entretenido, para pasar un buen rato, sin grandes giros y predecible.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
Citas y frases (9) Ver más Añadir cita
PilarLaEremitaPilarLaEremita06 abril 2020
La lluvia fina caía torcida, como escrita por un niño pequeño. Los cristales del salón estaban salpicados de minúsculas gotas que los hacían parecer plástico de burbujas para embalar y el paisaje a través de ellos no invitaba a salir de casa. No había nadie caminando por la calle, solo algún conductor despistado que avanzaba con los parabrisas a máxima potencia. Las aceras rezumaban agua y los jóvenes árboles de la pequeña plaza de enfrente trataban de resistir el viento, que los hacía doblarse y recoger sus hojas como melenas empujadas por un ventilador. La niebla estaba tan baja que no permitía ver el cielo. Parecía humo blanco que se hubiera comido los pisos más altos de los edificios.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LuisMinskiLuisMinski14 octubre 2019
El crimen perfecto no es aquel en el que no se descubre al asesino sino el que nunca se sabe que es un crimen
Comentar  Me gusta         30
sanhezpedsanhezped28 febrero 2019
En Oviedo, tomar el aperitivo después de misa –aunque a misa iban pocos y al aperitivo muchos- era una tradición muy arraigada
Comentar  Me gusta         20
sanhezpedsanhezped28 febrero 2019
En una ciudad donde charlar era deporte, yo iba a cenar con la capitana del equipo campeón.
Comentar  Me gusta         20
islamilpalabrasislamilpalabras05 abril 2020
Me dejé llevar por mis infiernos, de los que cada día seguía esforzándome por huir. Podía sentir la atracción por la liberación que me ofrecía el vacío infinito, pero arrojarme a él requería un agotamiento y una desesperación de los que yo carecía.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: domestic noirVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..