InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Las mejores frases de Cien años de soledad (43)

daguegar
daguegar 28 enero 2021
... el secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad
Comentar  Me gusta         41
AndreaTorres09
AndreaTorres09 12 enero 2021
"Y que en cualquier lugar en que estuvieran, recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenìa caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor mas desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efìmera".
Comentar  Me gusta         40
ingbazapata
ingbazapata 30 mayo 2019
Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón
Comentar  Me gusta         40
carmneruiz91
carmneruiz91 24 marzo 2021
Uno no muere cuando debe sino cuando puede. Aureliano Buendia
Comentar  Me gusta         30
MPrim
MPrim 15 marzo 2021
-- ¿Cómo está, coronel? --le dijo al pasar.
-- Aquí --contestó él--. Esperando que pase mi entierro.
Comentar  Me gusta         30
MPrim
MPrim 14 marzo 2021
"Ya esto me lo sé de memoria", gritaba Úrsula. "Es como si el tiempo diera vueltas en redondo y hubiéramos vuelto al principio".
Comentar  Me gusta         30
MPrim
MPrim 05 marzo 2021
En cierta ocasión en que el padre Nicanor llevó al castaño un tablero y una caja de fichas para invitarlo a jugar a las damas, José Arcadio Buendía no aceptó, según dijo, porque nunca pudo entender el sentido de una contienda entre dos adversarios que estaban de acuerdo en los principios. El padre Nicanor, que jamás había visto de ese modo el juego de damas, no pudo volverlo a jugar.
Comentar  Me gusta         30
AvamBooks
AvamBooks 29 noviembre 2020
Sucumbieron en el delirio de los amores atrasados.
Comentar  Me gusta         30
luchi12
luchi12 20 noviembre 2020
Sólo él sabía entonces que su aturdido corazón estaba condenado para siempre a la incertidumbre.
Comentar  Me gusta         30
MPrim
MPrim 13 marzo 2021
Cuando Úrsula se dio cuenta de que José Arcadio Segundo era gallero y Aureliano Segundo tocaba el acordeón en las fiestas ruidosas de su concubina, creyó enloquecer de confusión. Era como si en ambos se hubieran concentrado los defectos de la familia y ninguna de sus virtudes.
Comentar  Me gusta         20




    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESCasa del libro





    {* *}