InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

José María Valverde Pacheco (Traductor)
ISBN : 8408093223
Editorial: Austral (01/01/1995)

Calificación promedio : 3.85/5 (sobre 64 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos. A través de este clásico, Melville logra convertir la historia de la caza de un cachalote en toda una metáfora sobre la condición humana y sus conflictos. Moby Dick, la novela que William Faulkner hubiera querido escribir, va siempre acompañada del reconocimiento y el elogio que merece toda construcción narrativa impecable. La lucha del capitán Ahab, su terrible obsesión y la mítica persecución de la enorme ballena ha traspas... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (18) Ver más Añadir una crítica
Celia_0504
 19 October 2021
Desde hace algún tiempo llevo dandole vueltas a la reseña que hice de este clásico de las letras. Recientemente, debido a otro libro clásico que estoy leyendo y a todo lo que pasó en las Redes Sociales con él y las opiniones que generó, he meditado. Creo que un libro puede ser muy bueno y no gustar a todo el mundo. Y esto es lo que me paso con “Moby Dick”. Lo siento, pero, sin quitarle sus amplios méritos literarios, está novela no me gusto nada. Sufrí mucho leyéndolo, para que al final terminara por no aportarme nada en ningún sentido.
Digo que no me gustó nada esta lectura. Más bien debería definirla como una auténtica y lenta tortura, que un año más tarde me sorprende aún haber logrado finiquitar.
Por eso no tenía sentido que le hubiera puesto, en su momento, cinco estrellas. Para mí son dos, y no le doy una porque le reconozco a Melville que sabe escribir muy bien y que hizo una obra atemporal y con un sentido del simbolismo muy potentes y unos temas centrales increíbles. Si le puse cinco fue porque me sentí obligada a alabar este libro por ser tan importante para la historia de la literatura y porque mucha gente lo ponía por las nubes. Pero para mi no fue una lectura tan buena, sino todo lo contrario. Y tampoco tengo porque sentirme mal si un libro de los que denominamos clásicos (un cajón de sastre que usamos, y yo la primera, para meter todo tipo de obras, y que es muy amplio) no me gusto.
Dicho esto, dejo mi reseña tal y como se ha podido leer hasta ahora, y me quedo ya tan a gusto.
.
.
.
Tercera vez que cojo este libro e intento acabármelo, y por fin lo he conseguido. No me lo creo, pensé que nunca lo terminaría, hasta que me quedaron como cien páginas, o así, no vi nada claro que pudiera finiquitarlo.
Sin duda alguna es una lectura difícil, una de las que más me ha costado en toda mi vida. Y no exagero. Si lo he logrado ha sido a base de mucha fuerza de voluntad; paciencia; combinar este libro con otras lecturas más ligeras; y racionarme las páginas que leía cada día,obligándome a leer una cantidad determinada de hojas, ya que me era imposible leer más de treinta en una sola jornada. A veces incluso menos. Y no creo que el problema sea la edición que yo he manejado (Austral es uno de los mejores sellos en lengua castellana, y el tomo que he usado estaba muy cuidado en todos los sentidos) ya que por lo que he visto esto nos ha pasado a muchos lectores. Y es que es una novela densa, muy densa. Ya su principio nos avisa de lo que vamos a poder encontrarnos dentro, y no hablo de ese celebre “Llamadme Ismael”, sino de las más de 70 citas que hay solo antés de que empiece la historia propiamente dicha. Durante la mayor parte de la narración uno siente que la misma no avanza, ya que Melville tiene una prosa oscura, tupida y poco ágil, en la que se enfatiza mucho en detalles y temas que no son lo que el lector puede llegar a esperar de esta obra, por la idea que pueda tener de ella y de lo que va, y que releentizan la narración. Y es que la mayor parte de la obra es un compendio de ensayos sobre temas varios, lo que es la trama no avanza hasta casi el final, como explico más adelante.
Estamos ante una novela que por su temática y simbolismo no se queda solo en la simple narración de una obsesión, o una historia marina. Es mucho más de eso. Es cierto que tenia asumido que la pesca ballenera iba a ser uno de los temas centrales de la obra. Pero me resulto muy frustrante (no podéis imaginar cuanto) que la mayor parte de la obra fuera un tratado sobre la importancia y maravillas de la pesca de ballenas, la vida marítima y la magnificencia de esos animales tanto biológica como simbólicamente. Esperaba que se centrase más en lo que es la persecución contra Moby Dick y su antagonismo con el capitán Ahab, que no deja de ser el motor de la novela, aunque las enciclopédicas e interminables partes sobre cetología, o descripciones sobre las partes de un barco o el instrumental de pesca ballenera (entre otros varios temas que se tratan con extremaaaaaaa profundidad a lo largo y ancho del libro) a veces solo logren hacernos perder esto de vista...a la par que desesperarnos en sumo grado. Melville no se deja nada en el tintero, habla de todo lo que se le ocurre o le interesa y se queda tan pancho, eso esta claro, después de componer una novela llena de vericuetos e impasses que acaban por aturdir al lector.
Sin duda alguna, lo que resulta fascinante de esta historia, es su indudable motor: la relación de odio y obsesión que el capitán Ahab desarrolla hacia Moby Dick, la Ballena Blanca. El gran Leviatan es algo más que un fin, es una figura que representa todo lo que es insondable e inalcanzable para el ser humano y contra lo que este no puede competir. Es un personaje en si mismo no solo por su astucia y brutalidad, casi humanas, si no por lo que supone tanto en la trama, como a modo de símbolo y fin. Y Ahab representa la tragedia que es intentar tocar esa luna con los dedos, conquistar esa montaña cuya cumbre llega hasta las nubes. Es un personaje realmente muy bien construido, uno de los más dramáticos de toda la literatura, trágico hasta el exceso pero muy humano a la vez, en el que se conjugan lo peor y lo mejor del género humano con todos sus matices. La forma en la que da su vida y sacrifica cualquier cosa cosa en pos de la venganza no puede dejar de conmover y de remover por dentro al lector, tiene una sobrehumana fuerza poética. Una de las cosas que más me han sorprendido y si, porque no decirlo, decepcionado, de esta novela ha sido que Ahab, pese a ser (por si no lo he repetido aun lo suficiente) la fuerza de esta obra, no es tan importante como podría pensarse dada su importancia dentro de la literatura universal y su fama. A veces da la impresión de que está incluso muy desaprovechado. En varios momentos de la obra, en contra de lo que podía esperarse, varios de los secundarios le eclipsar, hay que reconocer que estos secundarios están muy bien caracterizados también, pero sorprende la importancia que se les da en la mayor parte de sus interacciones dentro de la trama, más que al propio capitán.
Me da rabia no haber podido disfrutar plenamente este libro, ya que los clásicos suelen gustarme mucho y realmente quería que este me fascinase como lo ha hecho con muchos otros. de hecho estoy convencida que las últimas 150 páginas , o por lo menos el último cuarto del tomo, las he disfrutado sobremanera por este motivo en concreto, y esa es una de las cuestiones que salvan esta obra de desagradarme del todo. Creo sinceramente que el que este libro se me haya atragantado en su mayor parte se debe mas a que soy intelectual y literariamente más incompetente de lo que siempre me he creído. Se ve que no solo los protagonistas de esta obra (o de cualquier otra) pueden recibir al final una lección de humildad, ya veis. Solo lo he saboreado realmente en el último cuarto, porque es cuando realmente la narración se enfoca en la persecución de Moby Dick y la trama avanza. Todo lo demás son diversos ensayos aderezados con pequeñas escenas narrativas que permiten que la historia avance muy lentamente. Desde luego, el libro tiene un sentido de la trascendencia y la simbología increible, que sobrepasa, incluso, a la propia obra. Si “Moby Dick” es y será por siempre uno de los libros más importantes de la literatura universal es por que trata sobre temas imperecederos que siempre acompañaran a los humanos, como la lucha incansable del hombre contra aquello que le supera, el destino, la ambición, la venganza, el papel de cada uno en el universo, la lucha entre el bien y el mal. y lo que suponen el orgullo y la humildad, mezclada con otros temas y reflexiones de índole filosóficas.

No es un libro fácil y placentero de leer, hay momentos en que no sabes que es lo que te estas tragando en vena y te preguntas internamente si merece la pena, y llegas al final con una gigantesca sensación de desconcierto y de no saber muy bien que pensar o sentir hacia él, Preguntándote cómo es posible que tanta gente lo defina como una maravilla de libro o incluso lo considere su novela preferida, y cuestionándote si hay algo que te has perdido. No voy a negar que dudo que nunca llegue a considerarle mi libro preferido, precisamente. Pero desde luego, indiferente no te va a dejar si lo coges, es un libro al que hay que dar una oportunidad si o si, no solo por su importancia cultural sino por como Melville (un hombre que intuyes que ha vivido mucho y tiene un rico y atormentado mundo interior, que sin duda es el requerimiento esencial para escribir una novela así) reta al lector al obligarle a continuarlo aunque solo sea para ver como terminará el fatídico (y como se puede adivinar desde el principio, yermo) duelo entre Ahab y la Ballena Blanca. Y es que leer muchas veces es equivalente a placer, sí, pero eso no siempre tiene que ser así, a veces es bueno que lo que lees sea un reto para ti en algún sentido, o no te guste, o te incomode.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
oscarseron
 22 January 2021
Narra la historia de un individuo, autodenominado Ismael, que embarca como marinero en el ballenero Pequod.
Antes de ello nos describe fenomenalmente las ciudades de Estados Unidos por las que pasa y los sentimientos que le producen enrolarse en un barco. al llegar a Nueva Bedford para viajar a Nantuckett y embarcar en el ballenero, Ismael conoce al arponero Queequeg en unas cómicas circunstancias. Allí también nos ofrece la visión de los rituales que los marinos hacen antes de salir a la mar. Después de jurarse amistad eterna, Ismael y Queequeg llegan a Nantuckett para enrolarse en el Pequod del capitán Ahab. Durante el tiempo en que comienza a trabar amistad con el pagano, Ismael reflexiona sobre las diferencias entre culturas y la hipocresía de la Sociedad ante los que son distintos, ya sea de distinta religión, raza o color.
Una vez navegando, el capitán Ahab los conduce a la locura de atrapar a la gran ballena blanca “Moby Dick”, ante lo que todos están de acuerdo en un principio.
Además, en esta novela que parece el diario personal del narrador, Ismael, nos hace una breve descripción de cada tipo de ballena conocida mediante un vocabulario “técnico – científico” que parece querer emular al de los estudiosos de la zoología.
Siguiendo con el relato el autor – narrador describe como se realizan las cazas de ballenas. Y continuando ese afán enciclopedista, o mejor dicho de intento de ilustración sobre todo tipo de cuestiones balleneras y relacionadas con estos cetáceos, nos describe y compara los diferentes tipos que existen. Así como cada parte importante que compone un barco ballenero y las tareas que en él se realizan.
Entrando en la mentalidad de estos marineros, la mayoría tienen una especial relación con sus dioses, y no temen a la muerte propiamente dicha, aunque si la respetan. Así mismo no son demasiados racistas, dadas las circunstancias de la época, ya que admiten individuos de cualquier raza y/o país sin importarles en demasía.
En otro orden de cosas, la caza de la ballena blanca se puede entender como una búsqueda personal y la lucha subsiguiente contra la maldad y los temores intrínsecos que tiene cada individuo ya que la novela está impregnada de una importante religiosidad puritana en las acciones de sus personajes, debido principalmente a la época en que está escrita (s. XIX). Por tanto se puede asimilar Moby Dick con el pecado y su caza con la penitencia que se debe hacer para doblegarlo.
La búsqueda y caza de la gran ballena blanca es la que mantiene con vida al capitán Ahab, aunque le trastorna demasiado para estar completamente cuerdo, para conseguir penar sus culpas como se comentó anteriormente.
Con un estilo cercano al académico, el autor de la novela termina haciendo burla de las ciencias y los científicos más en boga en la época. También recoge menciones a personajes importantes y acontecimientos famosos que el autor tenía en estima.
En lo referente a la caza de Moby Dick, ocupa demasiadas pocas páginas, pero sin embargo se pierde en divagaciones que aunque puedan resultar interesantes, no dicen nada para la comprensión final de la historia.
Finalmente la alegoría de la caza de Moby Dick y su final es la conclusión a la que toda persona llega al alcanzar un objetivo que le perturba y le obsesiona durante largo tiempo, es decir que los individuos al llegar a realizar esa meta marcada se queda sin un interés claro que le permita disfrutar de la vida como hasta entonces, sumiéndole en una tristeza rayana en la depresión.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
JesusFco
 31 August 2022
Este es uno de esos libros, donde no ha un término medio, se ama o se odia.
Hay que tener en cuenta el pensamiento de la época, para comprenderlo o por lo menos intentarlo, fue avanzado e innovador entonces, pero hoy puede llegar a ser tedioso. Tiene buena trama, correcta narración, el retrato de los personajes profundo, sobre todo la obsesión irracional del Capitán Ahab y su protagonista en la sombra (Moby Dick).
Pero cada página, duele, es lenta., llega a atraganta ese por momentos, páginas interminables de descripciones, parece una tesis o un ensayo. Creo que es un libro para leerlo con mucha calma.
Comentar  Me gusta         162
LectoraEmpedernida88
 21 August 2020
3. Leído este clásico que me ha costado terminar, pero que a la vez sé que no voy a olvidar. Es un libro díficil. Eso de que es la historia de un capitán de un ballenero que va detrás de una diabólica ballena blanca, para cazarla y ejecutar su venganza, sí, es cierto, pero solo en parte... Hay tanto más, tanto tantísimo, que a mí me ha superado.
Valoro la enorme exposición sobre las ballenas y los balleneros de la época que hace el autor, ese contexto está totalmente descrito y te sumerge de lleno en él. Melville aporta muchísima información, capítulos y capítulos donde expone gran cantidad de datos, que en parte te facilita el sentirte conocedor de ese mundo y así entender mejor a esos personajes y la experiencia que viven, pero a la vez también se te puede hacer algo cuesta arriba (o demasiado cuesta arriba). Ciertamente lo hace de forma original, con un humor personal que he agradecido a veces, pero que no siempre me ha resultado suficiente para soportar el tostón de buena gana.
Valoro también muchos temas que trata, entre ellos la homosexualidad (que me sorprendió encontrar), habla sobre la religión, las culturas, la locura, la obsesión, cuestiones filosóficas... Es una obra llena de referencias, de simbolismo. Y creo que mucho no he llegado a captar, cosas que se me habrán escapado, pero sí he apreciado lo suficiente para ser consciente de esta riqueza en la obra.
El autor narra con un humor y un estilo que no me ha disgustado, ha habido partes que he disfrutado bastante y además me ha hecho reflexionar en ocasiones.
Todo esto lo valoro, pero el texto está tan lleno de digresiones, tan lleno de capítulos que se alejan de la trama y personajes centrales, que personalmente no he sido capaz de disfrutar de la lectura, estaba deseando que terminase. Leído el final, no me arrepiento de haber llegado hasta ahí, pero el camino me ha costado lo suyo.
¿Recomiendo este libro? Sí. Y pueden decirme: pero si dices que no lo has disfrutado. Es cierto, pero lo recomiendo. Es un libro tan diferente a todo lo que he leído, un libro que sé que tiene tanto, demasiado, caótico incluso... Pero que creo que merece que se le dé la oportunidad, que te pelees con él, que lo abandones si quieres, pero que lo conozcas. Por eso le alcanzo las 3 estrellas, aun sin haberlo disfrutado, porque a pesar de todo, no me ha dejado indiferente y Melville, en su obsesión con el tema, también me ha transmitido cierta fascinación por este mundo de los leviatanes.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
gv52r86tzz_1625423785999
 08 January 2022
Antes de acabar de leerlo pensé que, para cualquier lector novato que no quisiera "perecer" en el intento, lo mejor era pasar del capítulo 20 al 110 sin temor a perderse nada que valiera la pena. Una novela así era breve, entretenida y te enseñaba, diccionario en mano, lo suficiente sobre navegación, ballenas y caza de las mismas. Hoy, 863 páginas después, tres meses de cabezadas, páginas interrumpidas por profundas siestas y bostezos interminables, pienso que no le sobra ni una coma. Moby Dick puede resultar un plomazo si nadie te advierte de que sus capítulos dedicados a la cetología, las artes de la caza de las ballenas, la navegación y sus entresijos, amén de la disparatada prosa trufada de diálogos más disparatados aún, son parte ineludible de su cometido como libro. Que ¿cuál es su cometido? Pues el de cualquier buen libro que merezca leerse: dejar en el alma del lector la huella de una experiencia vivida tan real como la vida misma. Y eso lo consigue Moby Dick a golpe de enciclopedia, diccionario y, por su puesto, un insuperable genio para describir el mar y todo lo que con él pueda experimentarse a bordo de un barco ballenero. Eso es Moby Dick. Un libro genial que llega a hacerte soñar con ballenas. Y ahora si queréis hablamos de lo humano, lo divino y lo del más allá. Pero para mí lo fundamental está dicho. Pura obsesión por la caza de la ballena. Acabar la novela y saber para siempre lo que es un mastelero, un juanete, una gavia o el bauprés. Oler el esperma (no, no es eso) de cachalote sin haberlo visto nunca. Descubrir con el tacto su sedosidad, como la cosa más preciosa que han tocado nuestras manos. Gritar "oh capitán, mi capitán" llenos de temor. Recordar que siempre estuvimos en Nuntuket, en una fonda oscura. Y que el mar está lleno de muertos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50

Las críticas de la prensa (1)
elmundo24 July 2019
Diez claves imprescincibles para conocer a fondo la figura de Herman Melville y el contexto y dificultades que vivió durante la creación de una de las novelas más importantes de la historia de la literatura moderna, considerada como una pieza memorable en la reflexión de las pasiones humanas.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
SatrinaSatrina07 December 2017
Llamadme Ismael. Años atrás —no importa cuánto hace exactamente—, con poco o ningún dinero en mi bolsillo y nada en particular que me interesara en tierra, pensé que podría navegar por algún tiempo y visitar la parte acuática del mundo.
Comentar  Me gusta         40
VlandaetaVlandaeta11 December 2020
Hay en ese extraño caos que llamamos la vida algunas circunstancias y momentos absurdos en los cuales tomamos el Universo todo por una inmensa broma pesada, aunque no logremos percibir con claridad en qué consiste su gracia y sospechemos que nosotros mismos somos las víctimas de las burlas.
Comentar  Me gusta         20
LosLibrosDElizaLosLibrosDEliza25 April 2022
Y es que en este mundo, queridos amigos del mar, el pecado que paga su asiento puede viajar libremente y sin pasaporte, mientras que la pobre virtud se ve detenida en todas partes y en todas las fronteras.
Comentar  Me gusta         20
IbeasclaraIbeasclara18 November 2021
No está marcada en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca.
Comentar  Me gusta         50
JesusFcoJesusFco29 August 2022
Ahab no caía de rodillas, como aquéllos, al contrario, identificado en su delirio esa imagen del mal con la de la aborrecida ballena, se arrojaba contra ella, mutilado como estaba
Comentar  Me gusta         10
Videos de Herman Melville (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Herman Melville
¿Quién se atrevería a decir que un baño de burbujas no es la situación ideal para sumergirse en la lectura de un clásico? Moby Dick, de Herman Melville. Quizá no has tenido ocasión de leer esta obra. ¡Tu bebé lo hará! «Un clásico de la literatura que no debería faltar en ninguna bañera». The New York Thames. Un libro de Patricia Geis: https://www.combeleditorial.com/es/libro/moby-dick_978-84-9101-649-6
otros libros clasificados: literatura juvenilVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuánto sabes de la novela Moby Dick, de Herman Melville?

¿Cómo se llama el barco ballenero en el que se narra la travesía?

La niña
Pequod
El Bocadito
La Diablesa

10 preguntas
34 lectores participarón
Thème : Moby Dick de Herman MelvilleCrear un test sobre este libro