InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Sonia Tanco (Traductor)
ISBN : 8416224757
Editorial: Oz Editorial (15/11/2017)

Calificación promedio : 3.5/5 (sobre 12 calificaciones)
Resumen:
Una bella versión moderna del clásico El fantasma de la ópera

Rune Germain tiene un don increíble para la música. Puede cantar cualquier aria sin haberla oído antes. Pero, cuando lo hace, se marea y enferma. Con la esperanza de que la ayuden, su madre la envía a la academia RoseBlood, un lugar con un pasado muy oscuro.

Allí, Rune conocerá a Thorn, un violinista enmascarado que la ayudará a superar poco a poco su enfermedad. Los jóvenes ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
Celeste_Cruz
 17 septiembre 2020
Voy a ser honesta: iba con cero expectativas sobre este libro. La historia me llamaba poderosamente la atención y, debido al morbo/fascinación que provoca en mí El fantasma de la ópera (me atrevería a decir que causa ese efecto en cualquiera que tiene contacto con esta obra), no pude evitar darle una oportunidad a pesar de la nefasta nota que tiene en GoodReads, poco más de un tres. Y la verdad es que me alegra haberlo hecho, ya que me he encontrado con un libro que, aun teniendo muchas cosas que no me han gustado, he podido disfrutarlo más de lo que esperaba. Quizá se deba, en parte, al hecho de que no me esperaba nada de RoseBlood y eso ha hecho que lo leyera sin pretensiones.
RoseBlood se trata de un retelling de El fantasma de la ópera, aunque no del todo, ya que transcurre muchos años después de la historia original, si bien encontramos varios de los elementos de la obra de Leroux, como al propio fantasma.
Rune es una adolescente sobre la que pesa un don o, más bien, una pesadilla desde que el cáncer le arrebató a su padre, el único que era capaz de dominarlo con su Stradivarius. Rune es capaz de cantar sin un solo error, y con una voz celestial, cualquier pieza operística, incluso si no la ha escuchado con anterioridad. al principio, su padre la acompañaba al violín, con lo cual Rune tenía completo control de su poder. Sin embargo, tras su muerte, ese don se convirtió en una maldición, pues la música la posee por completo y es incapaz de no lanzarse a cantar en cuanto escucha una mínima nota de una ópera. No solo eso, sino que, cuando finaliza, su cuerpo se queda exhausto, como si el esfuerzo le hubiera arrebatado toda la energía.
Es por este motivo que su madre decide mandarla a París, a la academia de artes RoseBlood, donde tiene fe en que podrá aprender a dominar una vez más su don para la música. Gracias a Charlotte, su tía por parte de padre, ha conseguido una beca en la carísima escuela y puede empezar las clases aun cuando ya ha iniciado el curso. A pesar de que es una magnífica oportunidad, Rune sabe que no va a estar a gusto en la academia. Tiene que mudarse a otro país y, además, tiene que lidiar con su don delante de desconocidos. Duda bastante que dar clases allí pueda ayudarla en nada, pero hay un motivo que le hace querer darle una oportunidad a la idea de su madre. Y es que el edificio en el que está emplazada la escuela fue un antiguo teatro que, según se rumorea, recibió dinero de un misterioso mecenas para poder reconstruirlo y formar RoseBlood. También se rumorea que hay un fantasma que deambula por el edificio, ocultándose tras los espejos. La reciente obsesión de Rune por la obra de El fantasma de la ópera hace que sienta cierta excitación al saber que existen tantas similitudes entre la obra de ficción y el sitio donde va a estudiar.

Pero su experiencia no empieza con buen pie. Nada más llegar, se encuentra con un chico encapuchado de ojos relucientes en el jardín. Su mirada le resulta familiar y tiene la impresión de haberla visto en algún sitio. Además, al irse, el chico roza con sus dedos un rosal y las rosas se marchitan de inmediato, lo que dejará a Rune intrigada y deseando saber más acerca del desconocido. Por si esa primera impresión no fuera poco, Rune no solo es la rara, debido a su gusto por coser su propia ropa extravagante y por su don, sino que encima ha conseguido entrar gracias a contactos y, además, el primer día, nada más pisar la escuela, la ópera que están ensayando sus futuros compañeros la poseerá por completo, lo que la empujará a interrumpir el ensayo con su propia voz.
Kat, la chica que estaba cantando en ese momento con la esperanza de hacerse con el papel protagonista de la obra El pájaro de fuego y que es la típica "chica popular" de RoseBlood se la tendrá jurada a Rune desde ese momento y estará decidida a hacerle la vida imposible. Rune tendrá que lidiar con sus problemas cotidianos como estudiante de RoseBlood, con sus esfuerzos por dominar su don en vez de que el don la domine a ella y, añadido a todo eso, está decidida a averiguar si el famoso fantasma de la ópera es real y si se corresponde con el misterioso chico con el que se encontró en los jardines.
Confieso que mi primera impresión del libro fue mala, muy mala. No conseguía conectar con Rune ni con sus extravagancias ni con su actitud ni con su forma de ver las cosas. Tampoco entendía cómo funcionaba su don, ya que las explicaciones que daba no me parecían verosímiles. La prosa de la autora tampoco ayudaba nada porque al principio se me hizo demasiado lírica y enrevesada. Intentaba explicar las cosas de una manera tan poética y musical, que me resultaba imposible seguirle el ritmo o entender bien qué estaba sucediendo. de hecho, me planteé abandonarlo como a la mitad porque no lo estaba disfrutando nada y lo estuve evitando leer durante mucho tiempo. Incluso llegué a pensar que la dichosa novela me iba a meter de lleno en un parón lector, porque ni la leía ni me animaba a leer otros libros. Aun así, el misterio sobre el fantasma fue lo único que me animó a seguir y, la verdad, me alegro porque al final del libro conseguí engancharme y me lo leí casi del tirón.
Empezando con Rune, es un personaje con el que no he conseguido conectar en ningún momento. Sus excentricidades y su forma de pensar me ponían nerviosa. No entendía por qué hacía lo que hacía y me parecía demasiado rara. No se me hacía cercana ni realista, al contrario, más bien me daba la sensación de que era una caricatura. No digo que esto fuera por causa de sus gustos extravagantes ni nada así, ya que eso no me supone un impedimento a la hora de empatizar con ningún personaje. Es la manera en la que Howard la describe y la manera en que narra sus reflexiones. Creo que mi problema principal con este libro ha sido la prosa de la autora, que he sido incapaz seguirle bien el ritmo y eso ha hecho que me resultara complicado tanto seguir bien la trama como conectar con sus personajes. Algo que sí me ha gustado de Rune es que, aunque se supone que es el equivalente de Christine, la autora ha conseguido que no te recuerde a la famosa cantante. al contrario, Rune tiene su propia personalidad y su propia forma de ver las cosas, por lo que se relaciona con Christine por puro contexto, no porque el lector encuentre demasiadas similitudes.
Tampoco he podido conectar con el círculo de amigos que hace en la academia y, la verdad, me han parecido bastante irrelevantes. Es como que la autora no ha conseguido desarrollarlos del todo o, al menos, no lo suficiente como para que pueda sentir un mínimo interés por ellos. Además, se notaba que las escenas de Rune con sus amigos eran una mezcla entre necesidad para la trama y una manera de darle un aura de normalidad a la protagonista, de hacerle ver al lector que, a pesar de su maldición, puede llevar una vida normal. Así que por todo ello, sus círculo de amistades me ha dado bastante igual. Como los dos amigos que deja en EEUU antes de trasladarse a Francia, con los cuales se cartea y cuya presencia en la novela es completamente anecdótica y sirve para intentar darle a Rune, de nuevo, ese aire de persona normal.

Respecto a Thorn, el misterioso chico con el que Rune se encontró en los jardines, aunque emula al fantasma de la ópera, está muy definido como un personaje propio. Aun así, en este caso sí que se pueden apreciar muchas más similitudes entre uno y otro debido al vínculo que ambos comparten. A su vez, podría decirse que su historia es un calco de la de Erik, por lo que podemos revivir al fantasma de manera metafórica (y no tan metafórica) a través de sus ojos y de sus experiencias.
Mi problema principal con esta obra ha sido el estilo de la autora. Su prosa es muy recargada en algunas escenas y, en general, muy confusa. Se pierde en tantas metáforas y alegorías que es difícil distinguir cuándo está usando un recurso literario y cuando está hablando de un suceso real (por ejemplo, cuando menciona las luces que surgen del pecho de Rune yo estaba convencida de que era una comparación, pero no). Cuesta seguir el hilo de los pensamientos de los personajes, especialmente de Thorn, que es el más poético de los dos protagonistas. También muchas veces es como que están hablando de un tema y, de repente, hacen alusión a otro que, aunque está relacionado, te lo cuentan de tal manera que hace que carezca de sentido y confunda al lector. El estilo de la autora es lo que más me ha chirriado de toda la novela porque parece que la historia está escrita conforme las ideas iban surgiendo de su cabeza, sin ningún repaso posterior, como si fuera el borrador y la autora hubiera vomitado lo que pasaba por su mente y ya.
Todos los personajes parecen caricaturas, ninguno es realista. Empezando por la protagonista y su extraño don, continuando con Thorn y Erik (que, sinceramente, ha sido lo mejor del libro) y pasando por, por ejemplo, la profesora Bouchard y su obsesión por la muerte. El elenco que compone esta obra es de lo más excéntrico, parece que la mayoría de los personajes tienen que tener una afición de lo más extravagante para poder formar parte de la novela. Esto en sí no es una crítica, sino más bien un detalle que me ha parecido bastante curioso y, a su vez, una forma un tanto exagerada de dejarte claro que este libro es misterioso y exótico a través de los gustos de sus personajes. Es como si hubiera cogido la historia original de El fantasma de la ópera y hubiera intentado darle un toque aún más gótico y siniestro que, para mi gusto, era innecesario. Sin embargo, creo que no ha conseguido captar del todo lo que transmitía la historia original, pues mediante estos recursos lo único que ha conseguido es crear unos personajes demasiado exagerados en sus peculiaridades. Bajo mi punto de vista, solo se salva Erik, pues creo que sí ha sabido captar su esencia y me ha gustado mucho cómo ha desarrollado sus motivaciones e inquietudes. A Howard le ha faltado un poco más de "goticismo" en su obra o, en todo caso, enfocar este estilo desde otro punto de vista.
Algo que sí me ha gustado son las metáforas musicales que emplea Rune para describir algunas cosas, como el jardín o su propio estado de ánimo, ya que de esta forma estamos siempre en contacto con el verdadero tema del libro: la música. Estas metáforas no me han parecido excesivas y creo que están muy bien hiladas y muy bien utilizadas, dotando a la narración de un color especial.
Siguiendo con las intenciones de la autora, su afán por dejar claro lo diferentes que son sus personajes ha dado paso a muchas inverosimilitudes. Por ejemplo, al principio, cuando se hablaba del don de Rune, las explicaciones que daba al respecto me resultaban muy poco creíbles. Incluso si es una obra de ficción mezclada con elementos paranormales, la forma que tenía la autora para justificar el por qué Rune tenía una voz prodigiosa me parecía bastante absurda, lo que también contribuyó a que no soportara a la protagonista y a que no quisiera continuar con el libro, ya que se suponía que su voz era el punto fuerte. Por suerte, según vamos avanzando en el libro, podemos darnos cuenta de que el problema de Rune solo es una pieza en un rompecabezas mucho más grande y mucho más interesante, lo cual es, precisamente, lo que más me ha gustado de RoseBlood.
Una vez que conseguí sumergirme en la historia y fui descubriendo el verdadero quid de la cuestión, el por qué del don de Rune, el por qué Thorn tiene tanto interés en ella y cómo se conecta Erik, el verdadero fantasma, en todo esto, a partir de ahí ya leí casi sin parar. El problema es que esto sucede en las últimas ciento cincuenta páginas, aproximadamente, por lo que hasta ese momento, Roseblood me estaba resultando aburrida y surrealista. La historia de Erik, su pasado, los descubrimientos que hacemos acerca de su relación con Christine y, en general, todo lo que tiene que ver con él, ha sido lo mejor y lo que ha conseguido que le haya puesto tres estrellas al libro, porque de lo contrario probablemente se habría llevado dos.
Antes de terminar quiero mencionar que se nota mucho que la autora se ha documentado. al principio, pensaba que todo la trama era fruto de su imaginación; sin embargo, al final del libro hay una nota donde ella misma te explica que estuvo investigando acerca de la historia de Leroux y del fantasma en sí, analizando las diferentes teorías que explicarían con su existencia, así como buscando otras historias similares que la ayudaran de alguna manera a hacer la trama de su novela lo más "realista" (dentro de lo que cabe) posible.
Es un retelling de El fantasma de la ópera que no le hace justicia a la obra original, no porque esta sea insuperable, sino porque siento que no ha conseguido estar a la altura de lo que yo me esperaba. Ya he mencionado que la trama de Erik es lo único que salva este libro y creo que solo por eso merece la pena leerlo, ya que Howard ha utilizado para ello teorías reales que se llegaron a hacer sobre estos personajes, tanto los ficticios como las personas reales que inspiraron la obra de Leroux, y solo por eso creo que es un buen homenaje que, si sois fans, quizá disfrutéis. Sin embargo, su estilo narrativo no está hecho para mí. No me disgusta el lirismo ni la metáfora en un libro, pero considero que la forma que tiene Howard de utilizarlo es demasiado poética y, aunque le da un toque interesante a la esencia del libro y concuerda bastante bien con los personajes, a veces la prosa resultaba enrevesada, confusa e inverosímil.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Alpispa
 13 mayo 2020
Sé que mi opinión igual es un tanto impopular, porque he visto reseñas bastante negativas sobre el libro, pero a mí me ha encantado y por eso le doy un 4'5 sobre 5, bien merecido que lo tiene.
Roseblood se podría considerar una segunda parte de El fantasma de la ópera, con personajes añadidos a los de esa obra, un toque más juvenil y elementos sobrenaturales. Yo no he leído El fantasma de la ópera, pero quiero hacerlo y he visto el musical y me maravilla. La historia en sí es increíble. Así que solo con ver que trataba sobre ello, sabía que me iba a gustar esta lectura, y así ha sido.
De personajes de la obra "base", por así decirlo, contamos con el propio fantasma, Erik, quién es un poco tétrico, da bastante mal rollo y tiene unos planes ocultos que se nos irán desvelando poco a poco. Tiene ese encanto que lo caracteriza, un aura que embriaga y dotes psíquicas. Se habla bastante de su historia, su carácter, infancia, motivaciones... Es un personaje que tiene mucha profundidad. También tiene mucha importancia Christine, el gran amor de Erik en la obra, alrededor de la cual girará gran parte de la trama.
De personajes añadidos, tenemos a la gran mayoría. Yo me voy a centrar en los protagonistas, cómo no. Rune es una chica que me encantó, pero a la que sentí que no llegamos a conocer del todo. La novela está tan centrada en su don para el canto, lo que es casi una maldición, que apenas conocemos otras cosas sobre ella. Así que me ha gustado mucho, pero me hubiera gustado conocerla mejor, saliendo del ámbito de la ópera. Por cierto, en la sinopsis se da a entender, o al menos yo lo entendí así, que Rune va a la escuela de música para que la ayuden con su problema, o sea, que se sabe que su don es algo sobrenatural y extraño. Pero no es así, eso es algo que de primeras solo saben Rune, su madre y algún que otro personaje más. Esto es importante, porque yo pensaba que lo sobrenatural ya estaba conocido y aceptado, pero no es así. Son gente humana que no tiene ni idea de lo que ocurre, por lo que lo sobrenatural es algo que ocurre en la clandestinidad y hay leyendas sobre algunas cosas, pero no son realidades probadas, para que me entendáis.
Por otro lado, contamos con Thorn. Es un joven que me ha generado mucha intriga, porque no sabemos verdaderamente cuáles son sus intenciones. de él conocemos su pasado difícil, su don para tocar el violín y la estrecha conexión que tiene con Rune, más de lo que pensamos. Además, con él nos encontramos ante un difícil dilema: ser leal al padre que siempre ha sido para él, el fantasma, o velar por la seguridad y el bienestar de la joven por la que cada vez tiene más sentimientos. Es algo complicado, puesto que aunque las ideas del fantasma son descabelladas (cada vez más a medida que avanzamos), Thorn le quiere y no quiere decepcionarlo, al contrario, quiere que esté orgulloso de él.
Del resto de personajes, más bien secundarios, diré que hay unos cuántos pero todos, absolutamente todos, tienen su función. al principio parece que están ahí porque sí, pero ya os digo que todo tiene su explicación y algunos tienen más relación con la trama de lo que imaginamos. Hubo uno en particular que me sorprendió, la verdad. El caso es que ellos también tienen su historia y sus comportamientos y actitudes van siendo explicados a lo largo del libro.
En cuanto a la ambientación, ¡qué maravilla! La autora nos sorprende con descripciones elaboradas y con un tono oscuro, siempre dentro de lo juvenil de la novela. También los caracteres de algunos personajes contribuyen a esa oscuridad. Yo he disfrutado con cada escenario, me lo he imaginado todo y no puedo estar más satisfecha. La historia transcurre en el teatro de la obra El fantasma de la ópera, muchos años más tarde, cuando ya se ha reformado y transformado en una escuela de música. Eso sí, reconozco que al ser las descripciones así, el ritmo de la lectura se ralentiza. A veces sentía que no avanzaba lo suficiente, y no era así, simplemente es un libro que requiere que leamos con calma cada página, porque la narración así nos lo "impone".
Sobre los elementos sobrenaturales, he de decir que me han parecido completamente acertados y algunos muy originales, como lo que ocurre con los animales que tienen habilidades raras, o el tema de las llamas gemelas. También me ha parecido muy curiosa la naturaleza de Erik. Lo digo con palabras bastante genéricas para no hacer spoiler, pero ya os digo que la autora me ha conquistado.
Finalmente, el desenlace me gustó mucho, pero eché en falta un par de capítulos más contándonos la vida de los personajes después de todo lo acontecido, porque al centrarse tanto en el problema de Rune, la autora no llega a presentarnos de manera concreta qué es lo que pasa después, solo algunas pinceladas y a mí me habría gustado mucho conocerlo todo de forma más detallada.
Enlace: https://adictaloslibros.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AndreaGG
 09 julio 2020
Roseblood es otra de sus obras, es un retelling del fantasma de la ópera, Rune es una chica que se muda a un internado de Francia, la academia Roseblood, para poder estudiar música ya que Rune tiene la habilidad de cantar cualquier aria sin haberla oído antes pero cuando lo hace se marea. Su impulso por cantar la domina ya que no puede controlar cuando ponerse a cantar. La música le consume pero no quiere renunciar a ella ya que le conecta y le hace recordar a su padre fallecido ya que él fue quien le inculcó el amor por la música. Además se muda con la esperanza de dejar atrás a su exnovio y los extraños sucesos en los que se vio involucrada. Allí conocerá a Thorn un chico misterioso que toca el violín, que le ayudará a entender su naturaleza y por el que sentirá una gran atracción. Thorn además es una especie de hijo para el fantasma de la ópera, la criatura que vive allí, ya que se cree que está embrujada y suceden cosas extrañas.
Este libro lo leí este año y la verdad es que me gustó bastante ya que el estilo de A. G. Howard está muy presente, el ambiente es tétrico, gótico y muy oscuro y me llegó a sorprender en algunos momentos. Lo que más me sorprendió fue conocer por qué Rune tenía esa necesidad de cantar tan incontrolable. La verdad es que yo no he leído el clásico del fantasma de la ópera pero por lo que se de él me parece un buen retelling además de que la autora incluye muchos datos de la verdadera obra.
Este libro me ha encantado, tanto la ambientación como los personajes, el misterio que los envuelve y la trama en general. Sin duda un gran reteling del fantasma de la ópera.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Tinuwel
 06 febrero 2018
Tenía bastante miedo cuando empecé a leer este libro porque había leído algunas reseñas que no lo ponían demasiado bien. Pero yo prefiero hacerme, cuando puedo, mi propia opinión (algo que os recomiendo a todos si podéis). Y me alegro de haberlo hecho porque a mí me ha parecido una historia muy original que aúna leyendas bastante alejadas de forma muy coherente.
Nuestra protagonista, Rune, va a ir a estudiar a una prestigiosa academia francesa de música, RoseBlood. Una academia muy exclusiva y a la que Rune no quiere ir. Y no porque no ame la música, sino porque su don para ella le ha causado muchos problemas y no quiere más. Pero su madre cree que allí la pueden ayudar a solucionar su “miedo escénico”, que es como su madre llama a lo que le ocurre a Rune.
Su llegada hará que haga nuevos amigos pero también nuevos enemigos. Su don para la música no siempre es admirado por sus compañeros. Además su “problema” parece estar mucho más fuera de control desde que ha llegado a la academia. Hasta que conoce a Thorn, un misterioso violinista enmascarado que la ayudará a dominar su “miedo escénico”.
Es bastante complicado intentar explicar por dónde va el argumento sin caer en spoilers porque la autora lo ha enmarañado todo de forma muy original, uniendo el retelling de El fantasma de la ópera con otros mitos y leyendas que consiguen una historia compleja, oscura pero bastante acertada.
Y mientras mitos y leyendas se pasean por esa academia, también hay lugar para los típicos enfrentamientos y roces entre estudiantes rivales. Pero también habrá revelaciones de secretos familiares que Rune no esperaba y un trasfondo a toda su vida que la sorprenderá a ella y a nosotros, de paso.
La verdad es que la historia llega a momentos tan extraños y espeluznantes que puede pasar a ser, a la vista del lector, maravillosa o tremendamente extraña. Personalmente me ha gustado. Me ha parecido un planteamiento original y muy imaginativo por parte de la autora. No exento de riesgos como el de caer en la caricatura y el esperpento, pero que consigue salvar con bastante soltura para atraparte.
Tendremos dos puntos de vista, el de Rune y el de Thorn. Y con flashbacks nos iremos enterando de todo lo ocurrido en años anteriores para llegar al momento actual. Tanto la historia de Rune como la de Thorn tienen momentos muy duros que han tenido que superar y, además, comparten un don difícil de comprender.
Y, por supuesto, habrá un fantasma de la ópera, con un plan retorcido para recuperar a su amor que involucra tanto a Thorn como a Rune y que también guarda sorpresas oscuras que le dan un giro a la historia original.
Así que si os gustan las historias oscuras, con rosas sangrientas, fantasmas que te observan a través de espejos y sueños extraños llenos de mensajes y música, con el añadido de ese estilo poético y vívido que tiene la autora, este puede ser vuestro libro. Y, además, ¿habéis visto bien su portada?
Enlace: https://lecturadirecta.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Angela_s_library
 15 marzo 2021
Me da pena hacer esto pero voy a tener que suspender al libro, con todo el esfuerzo y trabajo que lleva crearlo. No he podido conectar con los protagonistas, a la historia le falta algo, he sentido que no avanzaba, que no ocurría nada. de hecho, la prota no se entera de lo que ocurre, de lo que ella es, hasta la última noche.
La forma de escribir de Howard es demasiado emperifollada, llamativa, descriptiva. Pierdes el hilo de lo que está contando, pensando en todos los detalles de una habitación. He sentido que flotaba sobre el libro, pero no he aterrizado en él. Igual soy yo, que disfrutó de más acción. Me ha faltado chispa en este libro, algo que me llamase la atención.
Como retelling del Fantasma de la Ópera, esta bien. No conocía la historia de Christine y el Fantasma y es lo poco que saco de este libro, ya que algo bueno que ha hecho Howard es documentarse.
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (4) Añadir cita
TinuwelTinuwel06 febrero 2018
Había vagado como un fantasma por la sombrías entrañas del teatro durante tanto tiempo que la oscuridad se volvió su hermana, lo cual tenía sentido, pues su padre era la noche y la luz del sol, un amigo olvidado.
Comentar  Me gusta         10
TinuwelTinuwel06 febrero 2018
Necesito saber qué no va bien para solucionarlo de alguna manera. Tal vez este lugar me ayude a conseguirlo y pueda avanzar hacia lo que me depara el futuro, porque empiezo a darme cuenta de que hay algo mucho peor que dar la cara y enfrentarte a tus miedos: vivir como si ya hubieras muerto.
Comentar  Me gusta         00
AlpispaAlpispa13 mayo 2020
-Y tercero, sé tú mismo. Te garantizo que las chicas caerán a tus pies.
Tan pronto como lo digo, me abraza como si pesara lo mismo que una de las plumas de Ange.
-Solo tengo ojos para una chica-dice cerca de mis labios-. Y nunca dejaré que caiga.
Comentar  Me gusta         00
AlpispaAlpispa13 mayo 2020
Ahora que estamos juntos, no importa ni el dónde ni el cuándo, ni las circunstancias que se interpongan entre nosotros.... la cuerda se estirará para amoldarse a todo. Es dócil y flexible. Puede que se enrede, pero nunca se romperá.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: operaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
113 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro