InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Cristina Ducrós (Traductor)
ISBN : 8416224811
Editorial: Oz Editorial (21/03/2018)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
Una preciosa historia sobre nuevos comienzos y un amor eterno


A Moses Wright lo abandonaron en un cesto de ropa en una lavandería cuando era un bebé recién nacido. Desde entonces, siempre ha creído que no merece ser amado ni que nadie se preocupe por él y vive aislado en su propio mundo. Pero entonces, Georgia, una joven decidida, terca y valiente, se propone conocerlo mejor.
Todos intentarán convencerla de que se mantenga alejada de Mo... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (13) Ver más Añadir una crítica
AlhanaRhiverCross
 30 abril 2018
Conocí esta novela cuando Oz Editorial la anunció como una de sus próximas novedades pero no sabía mucho acerca de ella, ni siquiera conocía previamente a la autora, Amy Harmon, pese a que sus libros me llaman la atención por las buenas críticas que recibe. También influye que la portada sea así de sugerente y que hayan respetado la imagen original, aunque yo también hubiera mantenido el título original porque conserva mucho más sentido en relación al contenido de la trama. En cualquier caso, me alegro mucho de haberme fijado en La ley del corazón porque no he parado de leerla y me sorprendía a mí misma pensando en el siguiente ratito que tuviera libre para continuar, lo que en mi caso es una muy buena señal de lo mucho que estoy disfrutando cuando leo un libro.
Tengo que reconocer que me esperaba otro tipo de historia completamente distinta porque creo sinceramente que la sinopsis ni las frases promocionales le hacen justicia a esta novela y en mi caso me despistaron muchísimo. Tenía en mente alguna historia de amor sobre un chico problemático y la chica buena que intenta hacerle cambiar, o por lo menos eso es lo que da a entender la contraportada. Y aunque en la base puede ser eso, esta novela es mucho más que esos dos estereotipos y su relación. Es más, tiene un componente paranormal que no se deja ver en las promos y que según la propia autora es lo que la convierte en un “romance inspiracional”, como me informó Virginia S. McKenzie muy amablemente. En líneas generales, esta clasificación se debe a que incluyen algún elemento cristiano o existencial, que se puede ver claramente en el nombre del protagonista, Moses (Moisés en inglés).
La historia de Moses comienza con un paralelismo con el de su homólogo bíblico cuando su madre, drogadicta blanca, lo abandona en una cesta de lavandería a sus suerte, tras lo cual va de casa de acogida en casa de acogida hasta su juventud. El hecho de ser un mestizo negro con serios problemas para relacionarse con normalidad hace que la gente del pueblo rehúyan su compañía y sea un chico bastante retraído en sí mismo. Además, tampoco ayuda su talento para pintar a gente muerta a la que sólo ha visto gracias a su particular “don”. Es un personaje fascinante, con mucho carisma y una parte muy misteriosa que se va desarrollando a lo largo de la novela. Es un outsider incomprendido que lucha para que no se cumpla lo que todo el mundo cree: que sólo causa problemas y atrae la tragedia a todo aquel que se le acerca. En realidad se trata de un chico que mira antes por los demás que por sí mismo, que sólo quiere sentirse querido y que carga con un peso que lleva en silencio por miedo a que lo tomen por loco. Por ello, su única vía de escape es la pintura y los inquietantes murales que hace en paredes y muros, no siempre con permiso del propietario, lo que le acarrea aún más problemas por vandalismo. Así que a grandes rasgos, me quedo con que Moses no es el típico chico que nos podemos encontrar en las novelas new adult, ni física ni psicológicamente y no podía haberme gustado más.
Por el contrario, con quien no he podido conectar la mayor parte de novela ha sido con la protagonista femenina, Georgia. En realidad por nada en particular, simplemente sus reacciones no conseguían llegarme y no sabría decir el motivo. Para empezar en la primera mitad me ha parecido bastante inmadura, como si simplemente se encaprichara de Moses porque le han dicho que se aleje de él, como si sus sentimientos estuvieran sobreactuados porque apenas lo conoce pero está como obsesionada; y en cambio, en la segunda mitad es precisamente todo lo contario porque me parece más bien plana (por ejemplo, sobre todo con el giro trágico que pega la historia a partir de la mitad, sus sentimientos ante una situación así no me han terminado de parecer realistas). Además, en mi opinión la relación entre los dos sucede demasiado rápido y con demasiada intensidad para el tiempo que pasan juntos y parece ser más una cuestión de fascinación por parte de Georgia y de dejarse querer por parte de Moses, y no de AMOR con mayúsculas, al menos al principio. Pero lo que nunca me gusta encontrarme en un libro es que ese enamoramiento se reconozca con esas palabras en la página 50 (otra cosa es que sólo fuera algo físico, porque entonces no digo nada). Tampoco puedo decir que sea una cuestión de instalove porque ambos personajes se conocen desde niños aunque no hayan tenido relación y como digo, me parece más un capricho de Georgia o fascinación por el chico introvertido y misterioso “que está destinado a convertirse en delincuente”, según las habladurías del pueblo.
En otro orden de cosas, entre los secundarios cabe destacar únicamente a Tag, el mejor amigo de Moses y otro bala perdida que parece ser el único que comprende por lo que está pasando. Es el personaje que aporta un poco de humor en sus conversaciones con Moses porque si no, la novela se hubiera quedado demasiado seria para mi gusto, porque ni siquiera las conversaciones entre Georgia y Moses son lo suficientemente distendidas a pesar de que se vacilen a ratos. de hecho, muchas de esas conversaciones me parecen intrascendentes aunque reconozco que todas las que versar sobre caballos (Georgia se dedica a la doma y la terapia con estos animales para personas con algún tipo de problema) han sido de lo más interesantes porque aportan bastante reflexiones sobre cómo comportarnos con las personas. Además, alrededor de la trama principal, hay otra subtrama más difusa cuando nos vamos dando cuenta de que hay un patrón en el que podemos ver una serie de sucesos en los que varias chicas han desaparecido o han sido halladas muertas. Por no hablar del final impactante con ese giro de los acontecimientos y que es un dramón total que me dejó con un nudo en la garganta y a punto de llorar por tanta emoción contenida.
La novela está narrada por ambos puntos de vista, con escenas contadas tanto por Moses como por Georgia, y todo en primera persona con capítulos cortos y muy ágiles porque hay continuos cambios en la perspectiva de los personajes. También el libro está estructurado en dos partes, de forma que la primera transcurre hace unos 7 años y en la segunda parte pegamos un salto en el tiempo y nos vamos enterando poco a poco de lo que ha ocurrido en ese lapso de tiempo entre el antes y la actualidad. No puedo comparar al ser la primera vez que la leo pero me ha encantado la forma de narrar de Amy Harmon, y también porque creo que su punto fuerte son los personajes más que la trama en sí. Su estilo es muy sentimental y aunque a veces da rodeos para expresar lo que quiere transmitir, al final lo consigue de una forma muy sutil, e incluso logra sorprendernos con los plot twist que hay repartidos por toda la novela, incluido el final, que como os he comentado, es bastante difícil ir viendo por dónde va a tirar la historia en el siguiente capítulo. Así que en general me he encontrado una sorpresa muy grata que sin duda voy a querer repetir con más novelas de esta autora.
En pocas palabras, me ha sorprendido tanto esta historia que aún no estoy segura de si me ha gustado más o menos que lo que yo me esperaba, porque lo que está claro es que no era esto que he leído. En cualquier caso, es una buena novela con romance, dramas humanos, un toque sobrenatural y algún que otro misterio periférico. Lo que tengo claro es que quiero seguir leyendo a Amy Harmon, ya sea esta serie de libros (porque aunque esta novela sea autoconclusiva, hay una segunda parte, The Song of David con otros protagonistas y, si no me equivoco, se trata de una especie de spin-off con un personaje secundario en esta y que estoy deseando que publiquen en español) o cualquier otra de sus historias publicadas. Desde luego es una recomendación estupenda para quienes soléis leer romance juvenil o new adult, pero también puede ser una buena opción para disfrutéis de los dramas existenciales con elementos de novela paranormal.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Nedyah
 06 abril 2018
Hace unos meses leí la segunda publicación de Amy Harmon en España, Siempre Blue, que vino también bajo el sello de Oz Editorial, y desde entonces convertí en lectura obligada las novelas Young Adult de esta autora. Fue increíble todo lo que me transmitió Siempre Blue y esperaba con ganas esta nueva publicación. Ha sido difícil superar la primera toma de contacto que tuve con Amy Harmon, pero la historia que contiene La Ley del Corazón también ha sabido llegarme y transmitir mil y una sensaciones.
La Ley del Corazón nos presenta a Moses, que fue abandonado por su madre cuando apenas era un bebé en una cesta de la ropa, de ahí el nombre que le dieron. Su infancia consistió en traslados de un familiar a otro porque ninguno quería hacerse cargo de un bebé nacido de una mujer adicta al crack; pero, por suerte, la abuela de su madre sí que guardaba suficiente amor y cuidados para ese crío que venía sin nada al mundo, y Moses acabó creciendo con B.A., el apodo cariñoso con el que suele llamar a su bisabuela. Ahora, vive con ella pero sumergido en su propio mundo, aislado y sin dejar que nadie se acerque más de la cuenta y descubra que está roto, pintando murales y dejando fluir a través de la pintura todas las imágenes que se agolpan en su cabeza. Sin embargo, todo cambia cuando su vecina, Georgia, empieza a interesarse por él, a buscarle y a tratar de conocerlo. Sin escuchar las advertencias de familiares y amigos, Georgia se empecina en acercarse a él y no darse por vencida pero... ¿Será Moses capaz de abrir su corazón y mostrarle la oscuridad y los secretos que atesora?
Como ya ocurrió con su anterior novela, La Ley del Corazón se centra más en los personajes que en la trama. Los protagonistas, que van alternando voces para darnos a conocer su historia, son el pilar fundamental y la conexión con ellos es prácticamente automática. Es muy sencillo sentirlos cerca, entender la frustración, el peso que cargan y el miedo a que todo se tuerza por tomar malas decisiones. Son personajes muy diferentes, bien perfilados y con una profundidad que arrasa emocionalmente.
Moses es un personaje hermético, un chico de buen corazón que no sabe como dar ni recibir amor, de esos que cuesta conocer sin más; un chico cerrado a los demás pero que no juega con el cliché de tipo duro. Es un joven que sufre con el abandono de su madre y que se sabe diferente a los demás por el don que tiene de pintar lo que otros no son capaces de ver ni entender. A través de la pintura, Moses deja fluir las imágenes que le vienen a la cabeza y que, sin querer, le han convertido en el rarito del pueblo, en aquel que sabe más de lo que aparenta cuando, en realidad, la pintura es su forma de expresión o, mejor dicho, de expresar los que otros no pueden. Poco a poco vamos descubriendo todo el halo de misterio que le envuelve, sobre todo con la pintura, y no será un descubrimiento que quede únicamente en lo original y diferente dentro del Young Adult, sino que también hace que la trama adquiera un trasfondo, una subtrama, que va mucho más allá del romance y que le aporta otro significado y razón de ser a esa habilidad de Moses. La verdad es que es una de las cosas que más me han gustado de todas.
Georgia, por otro lado, es una chica dulce y curiosa. Ha crecido en un entorno familiar acostumbrado a ayudar a los demás. Sus padres se dedican a la equinoterapia y se pasan el día ayudando a niños y personas con problemas a través del contacto y la relación con los caballos. Desde que conoció a Moses se ha obsesionado con ayudarle, con romper la barrera que él mismo ha creado a su alrededor y, por mucho que éste se empeñe en ignorarla, la personalidad arrolladora de Georgia y su cabezonería no encontrarán rival.
La trama se divide en dos bloques. La primera parte transcurre durante la adolescencia de Moses y Georgia, cuando se conoce y ésta último empieza a mostrar interés por él y a tratar de ayudarle a soltarse y mostrar sus sentimientos. En la segunda parte damos un salto de siete años en la vida de los dos y nos los volvemos a encontrar ya crecidos y con problemas y dificultades más profundas y dolorosas. Es un punto de inflexión crucial y que transforma el romance inicial de la primera parte en una trama madura, sentida y marcada por el dolor y la desesperanza. Es en ese momento cuando la trama empieza a coger forma y se disfruta por completo.
La etapa adolescente es bonita y nos permite tener la primera toma de contacto con Moses y Georgia, esos primeros cruces de miradas, las mariposas en el estómago, etc., pero es en la segunda parte de la novela donde todo adquiere mayor profundidad e intensidad, donde ambos personajes tratan de salir a flote y recordar el pasado sin dolor.
El final me ha gustado mucho. En un momento dado empecé a intuir por dónde podrían ir los tiros y casi me quedo sin uñas pensado que sería así. Me ha parecido un final muy acertado y perfecto para esta historia. Amy Harmon tiene una forma de escribir que sobrecoge y engancha sin darte cuenta, con la habilidad de crear historias llenas de color y emociones y que no se centran únicamente en el apartado romántico. Siempre hay más, más transfondo del que se ve a simple vista, y ese aspecto es el que hace especial a sus novelas.
En resumen, 'La Ley del Corazón' es una historia preciosa y original, con unos personajes bien perfilados y profundos. Es una novela de personajes y, aún así, Amy Harmon no pierde de vista la imagen al completo. Desarrolla una trama marcada por la fortaleza y la necesidad de un romance capaz de perdonar y curar viejas heridas, y todo ello sin perder de vista el misterio y el verdadero significado y finalidad ocultos tras el don de Moses.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Izamari
 30 abril 2019
A penas con unas horas de nacido, Moses se convirtió en la persona más famosa del pueblo pero no por las razones correctas, ya que su madre lo dejó dentro de una canasta en una lavandería para que alguien más se ocupara de él. Una madre que horas después de darlo a luz murió, según dicen los rumores de una sobredosis. Es por esto que todo el mundo cree que Moses es un niño adicto, uno del que quieren alejar a sus hijos porque de lo contrario los llevara por el mal camino. Y si la historia de su nacimiento no es lo suficientemente llamativa, Moses es la única persona de color en el pueblo, ya que heredó la piel oscura de su padre al que nadie conoce.
Por estas razones, nadie quiere al chico cerca y desde que era un bebé ha ido pasando de mano en mano entre los pocos parientes que le quedan y con cada cambio de domicilio más chismes se le agregan a su currículum, hasta que llegados a los dieciocho llega a la casa de su bisabuela quien es la única que se ha preocupado algo por él desde su nacimiento.
Pero Moses no es bien recibido en el pueblo, pues los chismes lo siguen donde vaya y todo el mundo prefiere evitarlo. Todos menos Georgina, la joven vecina de su bisabuela quien siempre ha sentido curiosidad por las habladurías del chico, y quien por una extraña razón que Moses no termina de comprender, decide seguirlo a todas partes hasta descubrir al verdadero Moses.
Las primeras palabras de una historia son siempre las más difíciles de escribir. Es como si al sacarlas, al escribirlas sobre el papel, te obligaran a verlo todo de principio a fin. Como si, una vez que empiezas, estuvieras obligado a acabar. ¿Y cómo terminar algo cuando a veces hay cosas que no acaban nunca? Esta es la historia de un amor sin final… aunque me llevó bastante llegar a esa conclusión.
Hace tres años conocí a la autora Amy Harmon con su libro “Máscaras”, un libro que se ha convertido en uno de mis favoritos por la bella historia que me presentó y desde ese momento supe que necesitaba en mi vida seguir leyendo a la autora pues me esperaba grandes cosas de ella. Por desgracia para mí, los últimos libros no han logrado llenar mis expectativas y este sin duda se convierte en mi libro menos favorito de la autora.
Pero no dejen que mis grandes expectativas los espante, pues aunque al libro le haya quedado grande el saco, no es un mal libro del todo. Dejen me explico, al leer la sinopsis y el pequeño resumen que les escribí, seguro que ustedes ya están pensando que el libro es un New Adult más del montón donde chica buena se enamora de chico malo pero (y aquí lo interesante) el libro viene con engaño ya que hay un pequeño detallito que fue omitido en la sinopsis que hará que la historia dé un giro de 360 grados que cambiará todo.
Obviamente no pienso ni de broma contarles de que se trata pero si les diré que este secreto hace que la historia destaque un montón.
Si ya desde el principio os cuento directamente que lo perdí, lo llevaréis mejor. Sabréis que va a pasar y que será doloroso, que os dolerá el pecho y se os encogerá el estómago, pero lo sabréis y podréis prepararos para ello. Este es el regalo que os hago; conmigo nadie tuvo esa cortesía y no estaba preparado.
Otro de los puntos fuertes de la historia es el mismo Moses pues ha sido un personaje al que he disfrutado mucho conocer. Es un personaje roto y complicado al que admito me costó un tiempo entender al inicio, pero con el pasar de las hojas lo fui descubriendo poco a poco y al final no puedo más que estar encantada con él al comprender todo lo que lleva sobre los hombros.
La pluma ágil de la autora también está presente en este libro y no puedo más que volver admirar la manera en la que engancha al lector pese a la sencillez de su texto. A diferencia de los libros anteriores que he leído de ella, este viene narrado en primera persona y cuenta con dos narradores, Moses y Georgina. Esto me sorprendió un poco al inicio pues hasta ahora sus narraciones habían sido en tercera persona pero al final me agradó bastante que utilizara este cambio de narración pues nos permitió empatizar con los personajes principales.
Ahora bien, aquí viene lo malo. Y es que a diferencia de los libros anteriores de la autora donde su protagonista femenina era admirable y fuerte, en este nos encontramos con una protagonista más bien algo absurda y por más que quise nunca logré ver ni una pisca de sentido en el actuar de Georgina. Creo que si me la hubieran presentado como una chica que estaba enamorada de lo “prohibido” que representaba Moses quizá me hubiesen cuadrado un poco más las cosas, pero en lugar de eso se nos dice que está enamorada del corazón oculto del chico cuando en realidad a lo largo de toda su vida apenas han intercambiado un par de palabras y ya, de la nada lo ama aunque el chico le hace el feo cada que puede.

Además de eso la historia de amor de ambos si bien entiendo que era necesaria no me ha gustado del todo, me hubiese gustado más que la autora se tomara su tiempo para desarrollar el amor entre ambos y eso sin duda le hubiera dado un plus a la historia y al drama que la acompaña.
Lloras por la emoción y tienes un hipo alegre. Sabes que solo es una historia. Y, lo mejor de todo, sabes que no es tu historia, pero en este caso no es así.
Porque es mi historia. Y yo no estaba preparado.
Aún con esos puntos en contra la historia de Moses logra defenderse por sí sola. Además como les dije al inicio, el pequeño secreto del libro viene representado en su mayor parte por un pequeño personaje que les va a llegar al corazón de diferentes maneras y al final, aunque va a romperles ese corazón sin duda les dejará un dulce sabor de boca.

Enlace: https://chaosangeles.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Nagoreab
 29 septiembre 2018
Fue la primera lectura que termine en el mes de septiembre. No era la primera vez que leía algo de Amy, y he de decir que no me decepciono para nada. Todas sus historias tienen algo especial.
En esta historia vamos a conocer a Moses, quien con tan solo unas pocas horas de vida fue abandonado en un canasto en una lavandería por su madre drogadicta. Moses es de tez oscura, igual que su padre. Aunque el no sabe quién es su padre, debido a que no lo conoció y de su madre tampoco sabe mucho porque murió poco tiempo después de darle a luz a él.
Debido a esto Moses pasará gran parte de su infancia y adolescencia de hogar en hogar, hasta que va a parar a casa de su bisabuela. La única persona que sabrá ver algo bueno en él y le apoyará y ayudará todo lo posible.
Moses es una persona bastante especial, y esto es porque tiene un don, el cual no es voy a revelar para que os pique el gusanillo y leáis esta historia. Además, pinta increíblemente bien, y puede pasarse horas abstraído pintando y lo hace en cualquier lugar. Él encuentra en la pintura una manera de expresar lo que siente.
Por otro lado, tenemos a Georgia, una chica con un carácter y una fuerza de voluntad increíbles. Que cuando se le presenta un reto, va por el con todas sus fuerzas.
Proviene de una familia, que posee un rancho y emplean los caballos como uso terapéutico para ayudar a personas con diferentes enfermedades. Georgia quiere también quiere dedicarse a ello y a domar caballos. Por tanto, no es de extrañar que sea toda una amante de los vaqueros y los caballos.
Moses y Georgia son vecinos, aunque no han tenido mucha relación en los años que él ha vivido con su abuela. Pero todo cambia cuando Moses va a realizar unos arreglos a su rancho. Georgia se siente bastante atraída por él, y quiere que se conozcan mejor, pero ya que Moses ha tenido una infancia bastante dura donde nadie ha sentido nada de cariño por él, cree que es incapaz de querer y de que le quieran. Pero claro está que eso no detendrá a Georgia en ir por ello.
Una vez dicho de que va esta novela, os voy a ir diciendo lo que me pareció.
Primero de todo, esta narrado en primera persona por nuestros dos protagonistas, Georgia y Moses (al principio de cada capítulo nos indica quien “habla” en ese momento), esto es un gran punto de favor de la novela porque nos permite conocer de primera mano como se sienten los personajes y conocer sus vidas. He de decir que Moses ha sido mi favorito de los dos.
Nos vamos a encontrar con dos marcos temporales, la primera parte es de cuando empiezan a conocerse los personajes y son unos adolescentes y en la segunda parte es varios años después a los últimos sucesos de la primera parte y encontraremos a unos personajes ya adultos. Además, también contará con una trama intrigante, donde tendremos pequeñas pistas desde el principio, pero su desenlace estará al final de la historia, cosa totalmente obvia.
Leer libros de esta autora, siempre provoca que me destrocen el corazón, y claro esta este libro no ha sido la excepción. Es una lectura que me atrapó desde el principio y que no quise para de leer, porque siempre quieres saber que será lo siguiente. Y claro está, tú te entregas a la historia con todo tu corazoncito y Amy te lo deja hecho pedacitos.
Si tengo que elegir un personaje, sin ninguna duda me quedo con Moses. Es un personaje con muchas capas, muy bien construido y estructurado. Como he dicho anteriormente tiene un don muy particular, cosa que en novela románticas no había leído anteriormente. Y simplemente es una persona que no quiere amar a nadie por el rechazo continuo que ha recibido en su vida. Pero, a fin de cuentas, es un ser humano y tiene sentimientos, los cuales tienen que salir de alguna manera y la suya es con la pintura.
También debo hacer mención a Georgia, lo que mas me ha gustado de ella es que no se rinde y lucha hasta el final con todas sus fuerzas. Se produce un suceso en su vida que la cambia para siempre y la deja destrozada, pero aún así pone todo de ella para intentar seguir hacia adelante e intentar reparar su pobre corazón.
En conclusión, La ley del corazón es una historia preciosa que he disfrutado muchísimo. Con unos personajes bastante especiales, que lograrán hacerte sufrir y emocionarte como el que más. Además cuenta con una trama bastante interesante que te enganchará a la lectura y no querrás soltarla.

Enlace: https://pinguinitalectora.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Galena
 17 abril 2018
Quise leer este libro porque la sinopsis me llamó mucho la atención, parecía tener todo lo que me gusta en una historia de amor juvenil, porque además está ambientada en un pueblo muy americano en el que los caballos y los rodeos son muy importantes. Para mí eso le da un punto de lo más interesante.
Además de eso, no sabía mucho más de esta historia, solo que la premisa por la cual Moses es un bebé que nace adicto al crack y que fue abandonado por su madre para luego vivir de casa en casa me parecía muy llamativa. La manera en la que nos lo cuenta parece lo típico que podemos ver en las noticias, un bebé abandonado y una madre drogadicta, pero en esta historia vamos a ver qué sucede después, no solo el titular y eso me parece que promete una historia diferente y muy interesante.
Para mí, esta ha sido una buena lectura, en consonancia con lo que esperaba de ella. Mi instinto no me ha fallado en este caso pero al ver la portada y leer la sinopsis me imaginaba algo así, una historia que no tiene continuación, es un libro único, por lo que en mi caso, no es una historia que me vaya a marcar (soy más de sagas) pero que aun así tiene un algo que la hace especial.
La ley del corazón engancha, entretiene y emociona. Creo que esos tres elementos son lo que consiguen hacerla especial. No es una historia muy larga, pero está bien contada, con un buen ritmo y unos buenos personajes. Tiene algo de drama, pero no considero que nos vaya a dejar muy tristes porque también tiene cosas buenas, reflexiones sobre la vida interesantes.
Está divida en dos partes y en la segunda veremos una gran evolución de los personajes, eso me ha gustado y les da mucho recorrido. Vemos de donde parten y a donde llegan y lo que necesitan para conocerse a sí mismos, comprenderse, mejorar y entender la vida y como quieren vivir la suya. Creo que podemos ver como unos adolescentes pasan a ser adultos y aprende a lidiar con sus problemas.
La relación de Georgia y Moses está muy bien llevada, no es un instalove y los dos tiene una personalidad muy marcada que es fácil entender. Me ha gustado mucho como se va creando esa amistad entre ellos y los tiras y aflojas que tienen.
No me esperaba el aspecto paranormal de la historia, creía que no me encajaría mucho, pero visto para lo que sirve al final, creo que está bien integrada y en general, creo que le va bien a la historia, aunque no era algo con lo que contase al principio.
Como digo, es un libro único, no es una historia de muchas páginas y creo que el que se note tan completa con solo un poco más de 300 páginas es una gran labor por parte de la autora, porque logró estructurarla de manera que no nos falte nada y fue capaz de darles la suficiente personalidad a sus protagonistas como para que los conozcamos a lo largo de la historia y lleguemos a comprenderlos.
Esta es la primera vez que leo algo de Amy Harmon y ha cumplido con las expectativas. Estoy muy contenta de haberle dado una oportunidad a esta historia, me ha gustado mucho y creo que es una lectura a la que nos podemos acercar en cualquier momento, sobre todo si nos apetece una historia que se pueda leer de forma independiente.
Si os atrae la sinopsis, de verdad, os animo a leerlo porque merece la pena y aunque es juvenil, tiene un toque más adulto en algún aspecto y merece mucho la pena. Lo guardaré con cariño en mi estantería. Si lo habéis leído estaré encantada de que compartáis conmigo vuestra opinión.
Enlace: http://excentriks.blogspot.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
GalenaGalena17 abril 2018
Jennifer Wright les había roto el corazón y había dejado a la familia destrozada y cansada. Mi madre me dijo que eso es lo que causan las drogas, así que el hecho de que les hubiera dejado un bebé adicto al crack no parecía especialmente sorprendente. Mi madre contaba que había sido una chica normal cuando era más joven, una chica guapa, maja e incluso lista, pero no lo suficiente como para mantenerse lejos de las metanfetaminas, la cocaína y lo que fuera a lo que se hubiera enganchado. Yo me imaginaba al bebé del crack, a Moses, con una enorme grieta que le atravesaba el cuerpo; como si se hubiera roto al nacer. Sabía que no era eso lo que significaba el término, pero tenía grabada esa imagen en la cabeza. Quizás el hecho de que estuviera roto fuera lo que me atajo de él desde el principio.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena17 abril 2018
Iba de pariente en pariente, que se hacían cargo de él durante un tiempo hasta que conseguían que otro los relevara del turno poco después. Su historia ocurrió antes de que yo naciera y, para cuando le conocí, después de que mi madre me lo hubiera contado todo en un intento de ayudarme a entenderlo y ser amable con él, la historia era ya agua pasada y nadie quería saber nada de él. A la gente le gustan los bebés, incluso los bebés enfermos, incluso los bebés que nacen adictos al crack, pero los bebés crecen y se convierten en niños. A nadie le gustan los niños problemáticos.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
IzamariIzamari30 abril 2019
Lloras por la emoción y tienes un hipo alegre. Sabes que solo es una historia. Y, lo mejor de todo, sabes que no es tu historia, pero en este caso no es así.
Porque es mi historia. Y yo no estaba preparado.
Comentar  Me gusta         10
Suenosentreletras7Suenosentreletras704 mayo 2018
Fuera lo que fuera, cuando Moses llegó a Levan fue para mí como agua, agua fría, profunda, impredecible y, como la poza del cañón, peligrosa, porque nunca podías ver lo que había debajo de la superficie. Y, como había hecho toda mi vida , salté de cabeza , a pesar de que me lo habían prohibido y esta vez acabé ahogándome.
Comentar  Me gusta         00
TinuwelTinuwel23 mayo 2018
—Todo el mundo dice que no le importa el color de la piel y lo pillo, de verdad, pero en lugar de eso, quizá deberíamos celebrar el color en todas sus gamas. Me molesta un poco que tengamos que ignorar nuestras diferencias como si no las viéramos, cuando verlas no tendría que ser negativo.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela románticaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre "El cuento de la criada"?

¿En qué año se publicó originalmente?

2017
1985
1994

10 preguntas
26 lectores participarón
Thème : El cuento de la criada de Margaret AtwoodCrear un test sobre este libro
{* *}