InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : B08BW2VY2F
Editorial: Suma de Letras (03/09/2020)

Calificación promedio : 3.88/5 (sobre 56 calificaciones)
Resumen:
En una empobrecida zona de los montes Ozark, en Misuri, en un pueblo pequeño con grandes secretos, dos niñas de doce años aparecen asesinadas. Sin nada que perder y rota de dolor, Eve Taggert se lanza a averiguar qué le ocurrió realmente a su hija.

Eve conoce el lado oscuro de la vida. Su propia madre se encargó de enseñárselo. Una dura lección que ella ha tratado desesperadamente de evitar a su pequeña Junie. Pero, contra todos sus instintos, quizá E... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (59) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 01 octubre 2020
El género policial parece el idóneo para anclar el gran impacto cultural y humano al que ha llegado la violencia y La oscuridad que conoces afronta un lugar en el que no solo la violencia, también la memoria de esta quedan instaladas. La estructura de la novela transforma el contenido en materia de reflexión crítica para que seamos conscientes de que no podemos limpiar el pasado con la suciedad del presente. Encontramos dos capítulos que encuadran el argumento, relatados en tercera persona por un narrador omnisciente, y en disposición contraria al tiempo que sugieren. Así el primer capítulo, “El final” relata la muerte de dos preadolescentes, Izzy y Junie, asesinadas de forma brutal en el parque. El último capítulo, “El principio”, narra el nacimiento duro de Eve, la madre de Junie. El resto son 25 capítulos cortos, centrales, escritos en primera persona por Eve quien, a su vez, se desdobla a lo largo de la novela en víctima, verdugo e investigadora.
A veces Eve se desvía de los sucesos presentes y los asocia al pasado o a pensamientos relacionados con algo que el lector no sabe, «el vínculo que las unía (a las niñas) no había hecho más que fortalecerse. Y eso tampoco me gustaba. Odiaba pensar en lo que podía significar». Lógicamente esto aumenta la intriga del lector, que habrá de esperar a que la búsqueda siga su curso para enterarse. Otras veces, las digresiones nos van poniendo al tanto del lugar y los personajes, digresiones que también intensifican el misterio «mi actitud no estaba ayudando […] Pero no sabía cómo estar sentada frente al sheriff Land […] Nuestros papeles habían sido grabados a fuego mucho tiempo atrás».
Y en ocasiones, es la propia información incompleta la que nos despierta la curiosidad «—Jimmy Ray no es su padre —repliqué con voz dura—. Y no ha tenido nada que ver con esto. A pesar de todo tiene ciertos principios».
La historia de la oscuridad que conoces presenta algunas peculiaridades relacionadas con espacios políticos y culturales que funcionan como variables de una imaginaria Barbarie versus Civilización; una de esas distinciones es que da la impresión de que la civilización no existe, no ha llegado. Es la escritura de la marginalidad. Las palabras de Amy Engel contienen la característica del habla oral, por lo que se nos muestran a través de una escritura rápida, inmediata, capaz de formar imágenes objetivas cuya función no es sin embargo efímera, sino para que permanezca la infancia recordada. No hay recuerdos imprecisos. Eve mantiene en su memoria «un cielo negro» que cubría sus momentos dolorosos, pero estaban ahí, latentes, para salir en cualquier momento a golpearla de nuevo, una y otra vez, tras sufrir el peor golpe que puede soportar una madre. La insistencia anafórica y digresiva, el volver constantemente atrás es el testigo de su dolor.
La escritura rápida, el uso del habla coloquial, la narración pretendidamente objetiva, la abundancia de diálogos y la inclusión de escenas dinámicas y violentas participan de las convenciones de la novela negra. La originalidad que propone Engel es transformar a la víctima en investigadora atípica, pues no participa de la credibilidad intelectual ni social, por lo que debe actuar sola, a espaldas de una ley que ella sabe corrupta.
Sin embargo su intención no es denunciar la inmoralidad política, social o humana. Quiere vengarse de quien le arrebató a su hija de la forma más violenta y miserable posible. En un mundo salvaje, atroz, no hay cabida para la sensibilidad ni para la comprensión. A dos días de los asesinatos, atraídos como carroñeros, aparecen los periodistas, los medios de comunicación que, irónicamente intentan llevar la civilización a «una triste colección de edificios situados junto a la autovía […] con unos bosques tan espesos y frondosos que bastaban diez pasos para perderte en ellos». Un intento infructuoso pues se dan cuenta de que nada se puede hacer en ese pueblo, nada pueden conseguir con gente que se ha criado en un sitio duro, rodeada de mezquindad. Abandonan y dejan abierta la oportunidad de venganza para todas las mujeres maltratadas, «Porque te voy a encontrar, cabrón hijo de puta, y te voy a hacer pedazos».
No hay valores sociales para los habitantes de Barren Springs sino un fuerte sentimiento de desarraigo a un espacio hostil; que muestra un sistema que impide la adaptación a la realidad social.
El espacio adquiere, en la novela, una gran complejidad y participa de la consideración que se tiene de sus personajes. Es el mismo, aunque adopte diferentes interpretaciones según quién esté. El reducto de Jimmy Ray es parecido al de Lynette, y sin embargo Eve los sentirá como refugio o peligro, según estén o no ocupados, o según el momento en que Jimmy era su novio o ella decide que no permitirá que él la vuelva a tratar como un despojo. Incluso la casa de Eve, casi acogedora en vida de Junie, se transforma en algo frío y sucio a su muerte.
El pueblo de Barren Springs es el espacio real por el que circulan unos personajes y, sin embargo, en un momento de la trama se iguala al posible mundo ficticio que alberga leyendas de niñas maltratadas, desaparecidas, hasta que ambos universos quedan entrelazados, por lo que el real de la novela adopta la calidad difusa, engañosa de los sueños por donde deambulan seres irreales, «Ya estoy en el infierno».
El pueblo toma la entidad de la masa anónima que se adueña de la característica infernal propia de las novelas de terror, «Tenía tierra aferrada a la piel entre los dedos y debajo de las uñas […] Me tendió la mano y le di la pistola». Cualquiera encubre un secreto o es una amenaza. Los límites entre el orden público, el abuso, el maltrato y el crimen se borran. No hay diferencias entre el día y la noche. No hay un verdadero detective. Eve lleva cabo sola la investigación hasta dar con el culpable. Nadie le ofrece respuestas claras, ella es quien debe encontrar las relaciones ocultas que desencadenaron los crímenes. Eve se convierte en una extraña en su propio terreno, por eso, hasta que no se da cuenta de que debe tomar un punto de vista distanciado de lo que pasó, no descubre la verdad. Nada protege a nadie en un lugar en el que todo es sucio y peligroso, desde el sexo «yo pegada contra las paredes cubiertas de musgo y con Junie dormida en el coche», hasta la naturaleza «plantas de kudzu se me enganchaban en los tobillos y podía oír murciélagos aletear en el cielo cada vez más oscuro». El espacio es el lugar propicio para distanciarse desde el resentimiento y poder objetivar el suceso. Para ello necesita tener la mente despejada y no dejarse llevar por los sentimientos sino por su mente torturada llena de instantes monstruosos, de amenazas, víctimas y verdugos.
Eve disfraza su añoranza de cinismo y nos descubre a unos personajes que intentan infructuosamente recomponer los fragmentos de una identidad animalizada y que curiosamente han representado la autoridad para ella.
Junie no es más que la consecuencia de Eve, situadas en la línea divisoria, pretenden vivir en una sociedad tras haber sido maltratadas, separadas de la civilización. Frente a ellas la naturaleza sanguinaria amoral de la Barbarie las acecha implacable. Amy Engel expone una visión desencantada, determinista de un sistema que condena a los marginados a repetir el ciclo de horror y muerte.
En este entorno miserable, la madre de Eve, Lynette, se convierte en oráculo de sus vidas, «Lo que te golpea nunca es lo que esperabas» «No dejes que nadie te quite lo que es tuyo» «Se lo ha ganado a pulso». Lynette, Eve, Junie, incluso Jenny, madre de Izzy la otra niña asesinada, y ella misma, son mujeres duras forjadas en la miseria, víctimas de los malos tratos, los abusos, la violencia, el horror que solo entiende una norma «A quien hizo esto. Encuéntralo y házselo pagar».
Y eso hacen, las madres maltratadas encuentran al asesino y llevan a cabo su justicia en una vuelta de tuerca impresionante. Madres e hijas conforman un todo único que deja el espacio infernal sin vínculo con el mundo civilizado, «nuestro pasado siempre terminaba saliéndonos al encuentro». No hay descanso para ellas, no tienen salvación. Es demoledor.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
elrincondelharlequin
 21 agosto 2020
Hace algunas semanas, la editorial me ofreció la posibilidad de disfrutar de esta novela de forma anticipada. Después de leer la sinopsis, no pude más que aceptar la oferta.
Últimamente, estoy volviendo a leer más thrillers. Y este en concreto, tenía muy buena pinta. No pude resistir la tentación de hincarle el diente.
Nada más empezar a leer, conoceremos a Eve. Eve es una madre que se esfuerza cada día, lo máximo, para que a su hija Junie nunca le falte de nada. La vida de Eve fue dura, triste y sumida en la pobreza más grande que te puedes imaginar. Por eso, nunca permitirá que Junie tenga que pasar por eso. Nunca jamás.
Parecía una mañana como otra cualquiera, después de acabar su turno en la cafetería se reuniría con Junie. Esta había pasado la noche con su mejor amiga Izzy Logan. Todavía no entendía como una niña de su clase, podía haber forjado una amistad tan profunda con su hija. Sus vidas eran como el agua y el aceite. No tenían nada que ver la una con la otra. A 5 minutos de salir, Eve siente un escalofrío por la espalda. Y, al poco rato, entra en la cafetería su hermano Cal. Lo que ella no sabía es que él no venía a verla como hermano, sino como policía. Hace algunas horas que Junie e Izzy habían aparecido muertas en el parque.
Un misterioso asesinato y ningún testigo de lo ocurrido. Hasta dónde estará dispuesta a llegar Eve para encontrar al asesino de su hija.
Hasta aquí puedo contaros. Para saber más tendréis que leer la historia completa.
Es la primera vez que leo algo de esta autora y la verdad que me ha gustado bastante el estilo, tan peculiar, de su escritura. Es sencillo a la vez que misterioso. Según vas leyendo, no puedes evitar sentirte intrigado y atraído por la historia.
Sientes que no se está contando todo lo que deberías saber. Los personajes te están escondiendo información. No puedes evitar pensar que cualquiera de ellos podría ser el asesino. Ni la persona más inocente se salva de la sospecha. Los capítulos no tienen mucha extensión por lo que no podrás evitar pensar uno más y lo dejo. Y así es como caerás en la trampa enganchándote de lleno en la historia.
La novela estará narrada en primera persona, a través del personaje de Eve. La primera persona es una narración que a veces se me hace complicada. Sirve para que conectes de una forma más cercana y profunda con los personajes. Pero, en mi caso, hay veces que está conexión es tan cercana que me resulta algo repetitiva y pesada.
He conectado con Eve, sin duda. Ha habido momentos donde me ha sido imposible no ponerme en su situación. No soy madre, pero no he podido evitar pensar qué pasaría si la víctima fuese mi hermana o una persona cercana a mí y lo único que la policía me dijera es que no hay pistas.
Ese dolor, esa tristeza, y lo peor, la impotencia de sentir que podrías haberlo evitado de alguna manera. Son sentimientos muy duros que vamos a vivir en nuestra piel.
A lo largo de la lectura, acompañaremos a Eve. Veremos lo que siente y piensa, por lo que tuvo que pasar de pequeña. Sumergiéndonos, poco a poco, en su oscuro pasado y sus recuerdos.
Su infancia no fue solo dura sino mucho más. Tuvo que vivir en el monte, en el bajo mundo, junto a su hermano Cal. Rodeada de violencia, pobreza, hambre, miseria, alcohol y drogas. Todo lo que un niño nunca tendría que tener cerca. Y lo peor, es que nunca pudo refugiarse o huir a los brazos de su madre ya que recibiría una paliza.
Algunos momentos dedicados a la investigación se me han hecho algo repetitivos. Sentía que el personaje no hacía más que dar vueltas, una y otra vez, al mismo tema en vez de seguir avanzando. Entiendo que la idea de los thrillers es marearte y querer que des vueltas para engañarte, pero sentía que no hacían más que alargar la trama porque sí.
La ambientación qué logra crear la autora me parece magnífica. Te hace sentir incertidumbre y mal rollo. Un pueblo pequeño perdido en la nada, en donde todos los habitantes se conocen demasiado bien. Todos saben sobre todos. Pero cuando tienen lugar un asesinato, nadie sabe ni ha visto nada. O eso es lo que parece, ya que según vayamos investigando veremos que nos esconden muchos secretos.
Es imposible no imaginarse esas calles solitarias, pequeñas y abandonadas, cubiertas de nieve. Ese parque donde ningún niño querría jugar, las tiendas y los lugares más emblemáticos, tales como la caravana de la madre de Eve, en medio del bosque.
Me gustan los thrillers pero tengo que deciros que he leído pocos como este.
Junie ha sido asesinada y su madre está dispuesta a hacer lo que sea para encontrar al culpable. Eve representaría la figura de la madre coraje a la perfección. Estoy acostumbrada a seguir las investigaciones de otra forma. En este caso, nuestra protagonista investigará por su cuenta. Dejará a la policía de lado. Pero para ello, tendrá que sumergirse en la oscuridad que había dejado atrás hace años. Si quiere encontrar la verdad, tiene que recuperar su antigua vida.
El final de la historia diría que no me ha gustado mucho. No porque sea malo, ni mucho menos, sino porque me ha parecido muy duro y triste. A veces, es mejor no saber la verdad ya que ésta puede ser, incluso, más dolorosa que la razón que te movió a buscarla. La decisión que Eve toma es cruel, tanto que no sé que habría hecho yo si me hubiera encontrado en su lugar.
Sobre los personajes, deciros que son oscuros y misteriosos. No sabes lo que piensan, ni los conoces, pero sí captas que esconden muchos secretos e información. Ha habido ocasiones en las que me quedaba de piedra cuando se desvelaba algún misterio. Otros donde me sorprendía con lo que se nos contaba de algunos personajes. No todo el mundo es lo que aparenta y está será la idea en torno a la que gire toda la trama.
Eve ha sido un personaje que me ha encantado. Es una madre ideal. Se arrepiente de lo que ha vivido y por lo que ha tenido que pasar. Pero Junie hace que quiera cambiar y convertirse en una mejor persona, dejando atrás toda esa oscuridad de su interior.
Pero pasar por lo peor no ha sido tan malo. Se ha convertido en una persona dura y fuerte. Su misión era proteger a Junie de lo malo. Por eso el día en que está aparece muerta, en Eve se activa algo. Un sentimiento de rabia, odio y venganza que la hará llegar hasta cualquier extremo para encontrar al asesino de su hija. Os aviso que este personaje también nos esconderá algún secreto que nos dejará con la boca abierta.
Jenny Logan es el personaje que más me ha sorprendido. En la historia la presentan como la típica niña rica que vivió sin dificultades, pero según vayamos conociéndola, veremos que no es lo que esperábamos. Detrás de esa perfección existen los problemas. Nunca sabes lo que pasa entre las paredes de una casa y este es el caso perfecto. En el momento en que su hija Izzy aparezca muerta, desaparecerá esa necesidad de esconder la información a los demás.
Todo da igual ahora que su hija no está. Y aunque en un principio parezca débil, nunca sabes lo que una madre está dispuesta a hacer por sus hijos. Es muy diferente de Eve. Pero en el fondo son más parecidas de lo que piensan. Entre ellas dos existe una conexión que las unirá por siempre, la muerte de sus hijas.
En conclusión, "la oscuridad que conoces" es una novela a la que enseguida nos engancharemos. Su misteriosa trama y la gran cantidad de secretos que nos esconden los personajes nos tendrán pegados a sus páginas hasta el mismísimo final. No podrás evitar sospechar de todo el mundo y pensar hasta dónde estás dispuesto a llegar por un ser querido.
Os la recomiendo si buscáis una lectura ligera con la que pasar un buen rato. Podréis haceros con ella en septiembre.
Enlace: https://elrincondelharlequin..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
carlotenia
 28 noviembre 2020
Esta es de esas novelas que caen en tus manos y ya no puedes soltar, ya os lo digo. Porque una novela que comienza con el asesinato de dos niñas de 12 años, de esa manera tan brutal, nos tendrá en un desvelo continuo hasta que sepamos quién es el culpable, y cómo ha pasado todo. Como en una investigación de policía, vamos a estar en una agonía hasta saber el cómo, el cuándo, el porqué, o el quién. Nos sitúa además la trama en un pequeño pueblo de esos que parecen aún anclados en unas reglas y con unos habitantes de hace 100 años, y por supuesto que guardan muchos secretos.
La novela, como os digo comienza por "El final" donde asistimos como espectadores a los últimos minutos de las niñas asesinadas. Esto es ya un mazazo en toda regla, y un desafío al lector de tomarse un respiro para recuperarse, o de lanzarse a una lectura sin descanso hasta saber todas las incógnitas de este doble asesinato. Evidentemente, si eres amante de los thriller como yo, te decantas por lo segundo. A continuación, después de unas 3 páginas en las que conoceremos donde trabaja Eve Taggert, la protagonista absoluta de la historia, recibirá la noticia que nosotros ya conocemos: su hija Junnie, junto con su amiga Izzie, han sido asesinadas. Comenzará así la trepidante carrera de esta madre por encontrar al asesino de su hija y aplicarle la justicia que presume que no se le va a dar en el pueblo en el que vive. Cualquier otra madre se hubiera dejado consumir por el dolor regodeándose en su desgracia, o se hubiera destrozado con drogas y alcohol, algo que se estila mucho en su pueblo de Misuri, pero Eve no es así, y saca su odio y su instinto más carnal, algo inculcado por su madre para dar con el asesino de su hija, aún arriesgando su vida varias veces, pero qué más da, si su hija ya no le importa su vida, ya no tiene nada por lo que luchar, su única empresa será darle venganza, esa venganza tan racial que sólo puede sacar una madre cuando le han arrebatado a su "cachorro".
La autora ha narrado la historia en primera persona en la voz de Eve, esto es algo arriesgado, no a todos los lectores les agrada este tipo de relato, pero en mi opinión, era la voz que necesitaba, porque de esta manera nos metemos mucho más en la historia, empatizamos con esta madre y nos envuelve en su tragedia, haciéndonos partícipes de todo lo que siente, con momentos tan sutiles pero de una gran crudeza cuando por ejemplo huele las sábanas de su hija y aún huelen a ella. Es imposible que el relato no nos impregne de toda la rabia de esta madre y sus ansias de venganza. Eve no quiere ser así, ella y su hermano Cal han sido niños maltratados y no por cualquiera sino por su madre que les imponía una disciplina que lejos de ser sana, era lo más cruel del mundo, además de vivir en una caravana rodeados de drogas y de hombres poco recomendables. Cuando nació su hija, Eve que no iba por buen camino por sus duras circunstancias, hace borrón y cuenta nueva, se aleja de su madre y trata de ser buena mujer y buena madre para Junnie, pero ahora todo eso que ha logrado ya no le vale, y vuelve a su madre que se convertirá en su mentora a la hora de ejecutar lo que mejor se le da a su progenitora: la venganza, el ojo por ojo y el "me tomo la justicia por mi mano". de esta manera, se dejará impregnar por esa oscuridad en el alma que tanto conoce, y de ahí el título de la novela.
Pero Eve no es el único personaje de esta historia, aunque sí sea la voz narradora y la protagonisa, ya que es quien nos va trazando todo lo que pasa, y con sus flashback y recuerdos nos va contando experiencias, su dura infancia, y nos dibuja a los demás personajes del pueblo, intentando reconstruir qué le ocurrió con su hija. Porque en un pueblo pequeño todos se conocen y todo se sabe. Los secretos no están enterrados, están a la vista de todos y todos callan, porque si conoces un secreto de tu vecino, quizás él sepa dos tuyos, así que es mejor dejar todo como está. Pero ahora Eve necesita removerlo todo para dar con la persona que ha destruído su vida, y por eso gracias a ella conoceremos a las personas con las que se cruza a diario, al sheriff que lleva la investigación (aunque sin mucho interés, la verdad), a su hermano Cal, siempre a su lado, compartiendo el dolor de unos niños maltratados, y ahora de una mujer sin hija, a su arrogante madre, su exnovio, con negocios turbios y también maltratador y quizás algo más, a los padres de la otra niña asesinada. Y sabéis qué? Que la autora consigue que sospechemos de todo el elenco de personajes que desfilan en esta historia. Y cuando esto es así es que este thriller es bueno!
En cuanto a la narrativa de la autora, es directa, sencilla y fluída. Va directa al grano y no se entretetiene con florituras. Con un escenario lúgubre, gris y hasta triste, de gente que siempre ha querido escapar de Barren Spring, ese pueblo deprimente y su situación, pero que no han sido capaces de arrancar por falta de medios, por sus circuntancias o por cobardía, nos envuelve en esa atmósfera opresora que siempre ha sentido Eve como una losa encima de ella, esa losa de su madre, su vida, su pobreza, algo que siempre le pesó a raíz de ser madre porque ni un cuarto propio pudo darle a su hija, que vivía en el mismo salón de su casa con una cortina para tener intimidad, sus malas decisiones, su debilidad... Pero es que no es sólo ella. Casi todo el mundo en ese pueblo es incapaz de avanzar. Hablaba de la pluma de la autora y ya os adelantaba que es adictiva. A esto ayuda mucho a que estamos ante una novela que no llega a las 300 páginas, estructurada en 25 capítulos cortos. de esos que acabas uno, y como son cortos, te lanzas con el siguiente, y después con el siguiente.. Y es un no parar.
¿Encontramos giros de guíon en esta novela? Por supuesto, hay un par de ellos que me han dejado flipando, conocer ese secreto que no esperabas, saber qué favor tuvo que devolver alguien a otra persona, quien está metido en un negocio de anfetaminas... Y ver como Eve se va acercando cada vez más a la verdad, descartando gente, descubriendo cosas nuevas, me tuvo muy en vilo y eso me ha encantado. Y cuando la descubra, porque lo hará, aflorarán sus peores genes, porque sí algo descubrimos en esta novela es que aunque intentes cambiar, los peores genes son los que se quedan. al final Eve saca su lado oscuro, oscuridad que acabará por envolver incluso al lector.
¿Me veía venir ese final? He leído muchas opiniones que afirman que el final es sorprendente y que no se lo imaginaron en la vida. Yo sí lo ví venir, quizás por tablas de leer mucho thriller, pero no lo quería creer, y por eso precisamente la autora consiguió sorprenderme igualmente. ¿El final me ha dejado satisfecha? Sí y no, ha sido un final agridulce, me ha dado mucha pena... Y hasta ahí puedo leer (o escribir).
En definitiva, La Oscuridad que Conoces es un domestic-rural noir a mi parecer, con unos personajes que se van hundiendo en el fango cada vez más, con un misterio que vamos resolviendo a la vez que la protagonista, que nos hace partícipes de todos los estragos que sufrió de pequeña y los que está dispuesta a devolver, con un crimen duro e injusto que nos pone la piel de gallina, que va in crecendo, subiendo la tensión cada vez más, hasta culminar en un final aderezado con algunos giros argumentales que nos harán no poder soltar esta novela y robar tiempo para leer y leer hasta llegar a la última página, y por eso, yo, la recomiendo!
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Susana
 19 septiembre 2020
No sé ni por dónde empezar a escribir esta reseña. He acabado el libro hará unas tres horas y sigo con la piel de gallina, angustia en el cuerpo y el frío metido en los huesos. Y no dejo de darle vueltas a detalles y pistas que la autora va metiendo a lo largo de la lectura y que, una vez acabado el libro, te das cuenta que son de esas cosas que dices, ay, pero si lo tenía delante. Os prometo que no me he visto venir el desenlace ni sus consecuencias en ningún momento y eso que soy como se suele decir “carne de thriller”, pero este me ha pillado totalmente desprevenida. Pero no me adelanto, os cuento en orden. La oscuridad que conoces es, como se intuye por el título, un libro oscuro y lúgubre (siempre me ha encantado esta palabra y adoro poder usarla de vez en cuando). Nos encontramos ante una historia dura, real muy real, con personajes rotos, destrozados en algunos casos, con oscuridad por todas partes, fijaos si es tal esa oscuridad que hasta cuando estás leyendo una escena que se desarrolla a plena luz del día te da la sensación de que o es de noche o está nublado o estamos en un callejón oscuro sin luz de ningún tipo. Es brutal. Las únicas notas de luz o brillo que aparecen en la novela las aporta Junie a través de los recuerdos de su madre, Eve, nuestra protagonista. Eve es una mujer en apariencia débil y frágil, pero nada que ver, pronto nos deja claro que ella es todo lo contrario. La historia comienza con el asesinato de dos menores de 12 años, Izzy y Junie y a lo largo de sus páginas iremos descubriendo pistas y detalles que nos irán a ratos metiéndonos en callejones sin salida a ratos en la dirección correcta hacía la resolución de los asesinatos. El libro está narrado en primera persona por Eve, la madre de Junie, por lo que conocemos de primera mano sus sensaciones, sentimientos y sospechas. Me ha encantado que sea la propia Eve la que nos vaya llevando por la historia, porque no es una investigación al uso, si no que ella siguiendo su instinto a veces y otra escuchando a su alrededor, va llegando al final del túnel encontrando respuestas a todas las cuestiones posibles. La narrativa es exquisita, la autora no se recrea para nada en temas escabrosos o detalles innecesarios, trata con una delicadeza excelente el tema y la narración no decae en ningún momento. Como en todo thriller tenemos varios personajes con más o menos peso y confieso que todos, bueno casi todos, me han parecido culpables en algún momento. Solamente dos de estos personajes los tenía en la lista de inocentes por completo y mira por donde que ha sido uno de ellos el que ha resultado ser el auténtico culpable de todo. O de casi todo. Si habéis leído el libro me entenderéis, no quiero contar mucho más porque es mejor que seáis vosotros mismos los que vayáis descubriendo y sorprendiendo según pasáis las páginas. Si no lo habéis leído os lo recomiendo porque además se lee casi, casi de una sentada, dos mañanas me ha durado a mí. Hay un par de giros que al menos a mí me han dejado con los ojos como platos y el final, el final es brutal. Todo. Las últimas 20 páginas te dejan sin aliento y al cerrar el libro no sabréis si gritar, llorar o caeros de culo. Literal. Además, como añadido, su portada que es sobria y muy elegante cobra más protagonismos todavía al acabar el libro porque entiendes el verdadero significado tanto de la imagen como del título de la novela. Y a mí que queréis que os diga, pero estas cosas tan cuidadas me ganan todavía más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
MaiteGil
 03 octubre 2020
Eve Taggert es una madre soltera de treinta años. Vive en un empobrecido pueblo de los montes Ozark, un lugar lleno de secretos donde las drogas y la violencia son el pan de cada día. Eve y su hermano mayor tuvieron una dura infancia de pobreza extrema y con una madre que parece odiarlos, pero ella lucha para que su hija, a la que tuvo en la adolescencia, tenga una vida mejor. Pero todo termina cuando la pequeña, y su mejor amiga, son asesinadas. 
Me ha gustado muchísimo el libro, te atrapa desde la primera página y ya no te suelta. Ya impacta desde el primer capítulo porque nos describe la muerte de las niñas sin preparación alguna. A partir de ahí iremos conociendo a los diferentes habitantes del pueblo, sus vidas y sus miserias y avanzaremos en la resolución del misterio.  
La narración en primera persona nos permite meternos en la piel de Eve, una mujer destrozada por la muerte de su hija. Pero no se encoge en un rincón a llorar su pena si no que busca respuestas y al asesino de las niñas. Quiere vengarse y no parará hasta lograrlo. 
La autora describe a la perfección el entorno de desesperanza y pobreza en el que se mueve la protagonista. Sientes la rabia, la desesperanza como si estuvieras allí. Me ha gustado ir descubriendo poco a poco la vida de Eve con anterioridad a los asesinatos. 
Criada como la más pobre entre los pobres intenta con todas sus fuerzas ser mejor madre que la suya propia. Puede que sigan siendo pobres, pero al menos su hija se sentirá querida. Y eso, junto al dolor y la rabia cuando la niña muere, es algo que casi llegas a sentir como propios. 
Los secundarios también están muy bien definidos. La descripción es tan acertada que pareces conocerlos. 
Según avanza la novela se van desvelando secretos y sabemos más de la vida de Eve y de las niñas. La autora nos ofrece varios giros hasta llevarnos a un final impactante. 
"La oscuridad que conoces" es una novela negra, dura, oscura, impactante y adictiva. Te muestra un mundo donde nadie tiene las cosas fáciles y la vida es extremadamente dura. 
Me ha gustado mucho Eve. Su vida está llena de sexo, alcohol, drogas y hambre, pero cuando a los diecisiete años descubre su embarazo deja todo atrás y lucha para ser una buena madre. El personaje tiene una fuerza arrolladora que no te deja indiferente. 
Tenía mis dudas con la novela, pero ha resultado ser toda una sorpresa.Es un libro que voy a tardar en olvidar, en especial a su protagonista. Espero tener la oportunidad de leer más obras de la autora. 
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Citas y frases (43) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8804 octubre 2020
...no había tenido una infancia como la mía. Pobre, sí... Pero no violenta. No había crecido en una caravana que apestaba a hombres variados y a mecheros de quemar metanfetamina. Caras desconocidas y demasiadas risas, la mayoría roncas y mezquinas. Todo ello concentrado en lo peorcito de los Ozarks, un lugar a solo veinticinco kilómetros de la autovía, pero tan perdido, tan aislado del resto del mundo que era como vivir en un universo aparte y sombrío.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
lourdesmateo88lourdesmateo8804 octubre 2020
Lo cierto es que no hay forma fácil de ser una mujer en este mundo. Si te expresas, si dices que no, si te mantienes firme, entonces eres una bruja y una arpía y todo lo que te pase es merecido. "Te lo has ganado a pulso". Pero si sonríes, dices que sí, sobrevives a base de buenos modales, eres débil y estas desesperada. Un blanco fácil. Una presa en un mundo de depredadores. No hay opciones seguras para las mujeres, no hay decisiones que no terminen volviéndosenos en contra.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB04 octubre 2020
—Entonces no tengo ni idea. De nada. —Callé y cerré los ojos—. No hago más que intentar encontrarle sentido. A las muertes. A lo que pasó. A cuál fue la razón.
—Pierdes el tiempo, Eve. Es como mear al viento. Tratar de contestar esa pregunta, buscar el porqué de algo así te va a volver loca. El porqué no importa.
—¿Y entonces qué importa?
—Importa quién. La persona que empuñó el cuchillo. Eso es lo único que debe preocuparte.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
lourdesmateo88lourdesmateo8804 octubre 2020
Era posible que algo estuviera cambiando en algunas partes del mundo, pero no allí. Allí continuaba el mismo carrusel de drogas, pobreza y mujeres que los hombres masticaban para luego escupir. Era posible que, en otros mundos, personas vestidas de gala pronunciaran discursos sobre igualdad y no ceder terreno, pero allí, en las trincheras, estábamos solas en la guerra y perdíamos batallas todos los días.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
lourdesmateo88lourdesmateo8804 octubre 2020
Quería que Marion estuviera equivocada. Quería vivir en un mundo en el que los hombres adultos no abusaran de niñas de doce años. Pero Marion tenía razón, por supuesto. No era nada nuevo. Nada que no se hiciera cada segundo de cada día en cada rincón del mundo. Las niñas pequeñas no estaban a salvo. Y yo debería saberlo mejor que nadie. Porque había sido una de ellas.
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Amy Engel (1)Ver más




Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
88 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..