InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Ángela Esteller García (Traductor)
ISBN : 8417761586
Editorial: Duomo ediciones (24/08/2020)

Calificación promedio : 3.85/5 (sobre 13 calificaciones)
Resumen:
A las operadoras de la centralita en Wooster, Ohio, les encanta escuchar las conversaciones de sus vecinos y ponerse a cotillear después. Vivian Dalton es una de ellas, aunque ya está un poco harta de oír trucos de maquillaje y recetas de cocina. Lo que quiere es algo gordo, algo excitante, como la existencia de espías en la ciudad o una infidelidad. Y su deseo por fin se cumple. Betty Miller, una de las mujeres más ricas del pueblo, comenta con una amiga desconocid... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (11) Ver más Añadir una crítica
elrincondelharlequin
 21 octubre 2020
Antes de nada, quiero agradecer a “Duomo ediciones” y a “Babelio” el envío de este ejemplar.
Cuando desde Babelio me comentaron que había sido seleccionada para reseñar este libro, estaba algo intrigada. La operadora no es una historia que encaje entre mi estilo de lecturas habitual. Cuando escogí este libro, pensé salir un poco de mi zona de confort. Probar algo diferente.
La historia me ha sorprendido mucho. Ha sido intrigante hasta el final.
Nada más empezar, conoceremos a Vivian. Vivian trabaja como operadora en el pueblo de Wooster, Ohio. Como toda operadora que se precie, Vivian tiene un lado algo cotilla. Siempre que empieza su jornada se muere por saber qué conversaciones, noticias y secretos se cuecen entre los vecinos del pueblo. Pero siempre es lo mismo. Ya está un poco cansada de escuchar consejos para hacer ejercicio o recetas de cocina asombrosas. Una y otra vez hasta que llegó esa llamada. El deseo de Vivian fue cumplido cuando a Betty Miller le contaron ese secreto. Pero lo que ella no esperaba es que esa información tuviera que ver con su marido. La única opción ahora será descubrir la verdad.
Hasta aquí os puedo contar. Para saber más, tendréis que leer la historia completa.
La lectura ha sido de lo más entretenida. Cuando empecé a leer el libro, no pensaba que me iba a enganchar tanto.
El estilo de narración es lento. Pero eso no quiere decir que la historia sea aburrida. Gracias a que todo irá algo más despacio, podemos disfrutar de una gran ambientación. Viajaremos a los Estados Unidos de los años 50 y podremos ser testigos, de primera mano, de cómo funcionaba la sociedad de aquella época.
La población es algo racista con las personas de color. Estas, se dedican principalmente, a trabajar como servicio en las casas más adineradas. Lo mismo ocurre con los extranjeros. La población no los mira con buenos ojos, ni los termina de tratar como a iguales. Las mujeres tampoco eran muy valoradas. La mayoría se dedican a trabajar en casa. Y las pocas que trabajan, reciben un salario menor al de los hombres.
Me ha gustado mucho ver el contraste que existe entre esta sociedad y la nuestra. Y si os soy sincera, también me ha dado algo de pena ver como después de tantos años, seguimos igual en algunos aspectos.
Me encantan las historias que se desarrollan en pueblos pequeños. Me resultan muy divertidas y entrañables. Estos pueblos siempre esconden grandes secretos. Y en cuanto alguno sale a la luz, ahí están los vecinos para difundirlos. Esta vez, tendremos un nivel más de dificultad. Todas las conversaciones de teléfono serán escuchadas por las operadoras del pueblo.
En el momento en que Vivian escuche ese secreto, relacionado con su marido, no podrá evitar arrojar algo de luz a tanta oscuridad.
A lo largo de la lectura, seguiremos a Vivian en su investigación. A la vez saltaremos, junto a ella, a esa época llena de recuerdos en los que todavía era una niña. Y más tarde, descubrimos a una mujer joven e independiente.
Me han gustado mucho estas investigaciones, ya que gracias a ellas llegas a conectar más con el personaje. Entiendes cómo piensa y como se siente cada vez que otra pista es desvelada. E incluso, tienes algo de miedo cada vez que se va acercando a esa verdad que tanto busca. Todo resulta muy cercano. A cualquiera le podría haber pasado lo mismo que ella sufre.
Paralelo a la historia de Vivian, tendremos otras dos tramas. Una relacionada con el reciente robo del banco del pueblo y los dos fugitivos que huyeron con el botín. Y otra, sobre Betty Miller. Una de las mujeres más ricas y con más influencia en el pueblo.
No nos dará tiempo a aburrirnos, ya que estaremos saltando, constantemente, entre ambas tramas. En cada una iremos descubriendo nuevos secretos sobre los habitantes del pueblo. Y lo mejor es que entre algunos de ellos existirá una conexión con el resto de tramas.
Durante la lectura, no podía parar de leer. Necesitaba saber más y descubrir la verdad. Aunque ya os aviso que a veces las apariencias engañan.
El libro está narrado en primera persona. En cada una de las tramas iremos cambiando de narraciones. Es muy interesante ver los distintos tipos de contrastes que existen de todos nuestros narradores. Unos son ciudadanos normales y otros, son ricos. Cada uno tiene un estilo de vida distinto. Una manera diferente de ver el mundo que les rodea.
Como curiosidad, me ha encantado reconocer los momentos históricos que se veían reflejados durante la lectura y que todos hemos estudiado en el colegio, como la crisis del crack del 29.
Sobre los personajes, deciros que aunque no llegas a cogerles cariño, con la mayoría consigues tener una conexión real. Entenderlos a todos.
Vivian es la que más me ha gustado. Es una mujer fuerte y luchadora que no se deja vencer por nadie. Durante la lectura, se verá obligada a seguir un duro camino para descubrir la verdad. Y no durará en recorrerlo a pesar de las dificultades. Me ha encantado esa fortaleza y seguridad que demuestra a lo largo de la lectura. También, ese lado más comprensivo y humano que entiende cualquier error.
Betty MIler ha sido el lado opuesto a Vivian. Una mujer arrogante que al tener poder se piensa que puede hacer lo que quiera, decidir y pensar por lo demás. Ha sido interesante ver como cuando tienes una vida sin preocupaciones, puedes centrarte en otras cosas. Manipular y hacer daño. La apariencia, para algunos, es demasiado importante.
En conclusión, "La operadora" es una lectura que os recomiendo si os gustan las historias con algo de misterio y en pueblos con muchos secretos. La ambientación también es maravillosa. La autora logra que te traslades a esa época de reconstrucción después de la gran crisis. Donde las mujeres empiezan a intervenir y a dejar de ser las típicas amas de casa para formar parte de la sociedad. No os defraudará.
Enlace: http://elrincondelharlequin...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         120
LAKY
 25 agosto 2020
Vivian Dalton es una operadora de la centralita de Wooster, Ohio. Wooster es una ciudad pequeña en la que todo el mundo se conoce. Por eso, la tentación de escuchar las conversaciones es grande: siempre van a saber de quién hablan los comunicantes y es posible que se enteren de algún trapo sucio. Por eso, todas las operadoras escuchan conversaciones. Vivian también, por supuesto. Lo que nunca hubiese podido esperar es que en una de esas conversaciones se iba a enterar de algo realmente escandaloso que concierne a su propia familia.
Ese día, Betty Miller, una de las mujeres más ricas, poderosas e influyentes del pueblo, paladín de la moral, recibe una llamada. Una mujer a la que Vivian no puede identificar le cuenta un chisme. Un secreto, algo escandaloso, que tiene que ver con el marido de la propia Vivian.
Betty lo contará, eso está claro. Betty no puede callarse algo así y, además, le tiene una especial inquina a Vivian. Lo que ésta no sabe es cómo ni cuándo lo contará pero lo que sí tiene claro es que ha de intentar minimizar el poder de la devastación que se avecina.
El punto de partida del libro me ha gustado muchísimo. Y es que me hizo recordar mi infancia. Cuando era niña nosotros aquí, en la ciudad, teníamos teléfono con línea directa. Pero mis abuelos maternos, que vivían en un pequeño pueblo de Valladolid, tenían teléfono en casa pero no línea directa ya que todos los teléfonos del pueblo estaban conectados a una centralita. No una centralita como la de Wooster, sino algo mucho más modesto. Sólo había una operadora, Manuela “la Tacana” (no me preguntéis de dónde le venía el mote porque lo desconozco) y tenía el negocio en su propia casa. Eso sí, en nada se diferenciaba de Vivian y sus compañeras porque Manuela escuchaba todas las conversaciones. Y tenía la misma vena cotilla así que, si dabas una noticia a tus abuelos, tenías que tener presente que todo el mundo la iba a conocer en breve y no precisamente porque éstos la contasen.
Ohio no es Valladolid ni Wooster el pueblo de mi madre, ni tampoco los personajes son similares. Pero a mí me ha llevado a mi infancia y sólo por eso me ha merecido la lectura.
Pero no sólo por eso, no os vayáis a creer. La verdad es que el libro empieza de una forma bastante seria y formal, con un ritmo tirando a lento y una piensa que no va a pasar gran cosa. Y se equivoca, claro. Porque en cuanto va cogiendo confianza, la historia se va desarrollando y llevándonos por unos derroteros que no hubiésemos esperado. Es un libro lleno de sorpresas, para los personajes y para el propio lector.
La historia se desarrolla en la Navidad del año 1952. Una época muy distinta, con una forma de vida y una moral muy diferente a la actual. Y en un escenario muy concreto. La época y el lugar son importantes para el desarrollo de la historia; algo como lo que le pasa a Vivian no hubiese tenido apenas importancia en una ciudad como Nueva York, pero en un lugar como Wooster las reglas son distintas. Todo el mundo mira a todo el mundo, todos se conocen, todos se critican. Hay quien dicta las reglas –gente como Betty Miller- y los demás deben amoldarse a ellas. Y cuidado con no hacerlo. Pero, como se suele decir, quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.
Y es que el secreto referente al marido de Vivian y una trama paralela referida al robo de un banco de la localidad, la huida de dos de los trabajadores del banco con el dinero (un hombre y una mujer, ella casada con otro), van a llevar a los habitantes de Wooster por la calle de la amargura. Poco a poco, se va desenredando la madeja y se van descubriendo muchos secretos. al final, quizás el referente al marido de Vivian no sea el peor de todos.
La novela se estructura en cincuenta y dos capítulos de corta extensión más un epílogo. Es un narrador omnisciente quien nos va contando la historia, siempre focalizando en Vivian, protagonista absoluta. Lo hace con un estilo cuidado, preciso, en el que predomina la narración sobre el diálogo y la precisión sobre el ritmo. Pero, a pesar de no ser una lectura rápida, lo cierto es que te va envolviendo en su red de secretos y llega un momento en que ya no se puede parar de leer: sale tu vena cotilla y necesitas saberlo todo, todito, todo.
Los personajes están muy bien desarrollados. Especialmente Vivian, la protagonista absoluta. Una mujer muy estricta, que lleva a su familia con mano de hierro, que va ver cómo pasa estar en boca de todos. Es una mujer con sus luces y sus sombras, que a veces no nos gustará pero que, dado lo bien caracterizada que está, entenderemos perfectamente. Junto a ella tenemos a su marido y a su hija adolescente Charlotte, a Betty Miller, a los ladrones del banco, etc… Junto a los personajes, muy reales, los escenarios están igualmente bien descritos, tanto en su faceta espacial como temporal.
Conclusión final
La operadora” es una novela llena de secretos familiares que nos habla de la vida de varias personas en una pequeña ciudad americana en los años cincuenta. Me ha gustado mucho.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
mariacriado
 11 noviembre 2020
Vivian Dalton es una operadora de la centralita de Wooster en Ohio. Como al resto de sus compañeras, la compañía les tiene prohibido escuchar las conversaciones telefónicas, pero algunas chicas son muy indiscretas y no pueden resistirse a un chisme.
Vivian es una de ellas, y un día en que decide escuchar, en una de las llamadas se ve sorprendida, porque el chisme le atañe directamente a ella. Betty Miller, una vecina del pueblo, le cuenta a una amiga un secreto referente al marido de Vivian.
"La operadora" transcurre en los años cincuenta del pasado siglo, cuando las comunicaciones telefónicas requerían de la figura de la operadora para establecer la conexión entre usuarios de forma manual. Ediciones Duomo ha plasmado en la portada de "La operadora" toda la esencia de la época, para mi gusto no ha podido ser más acertada.
Vivian Dalton está casada y trabaja en la centralita de Wooster. Todas las operadoras tenían una cláusula en la que indicaba que les estaba prohibido escuchar las conversaciones telefónicas pero Wooster es un lugar pequeño y todos se conocen y la tentación de cotillear a los vecinos era algo grande para Vivian. Hasta que llega el día en el que su marido es el protagonista del cotilleo.
Cuando llevaba pocos capítulos leídos me pareció una novela en la que no pasaba nada, más que nada porque la autora, Gretchen Berg, nos empieza narrando la vida cotidiana de los vecinos de Wooster, hasta ahí nada destacable, sus vidas, sus rutinas, hasta que poco a poco me vi inmersa en esos años cincuenta, y de repente saltó una chispa en la que mi curiosidad empezó a crecer y desde ahí fue cuando devoré literalmente la historia.
El secreto del que Vivian se entera es sobre su marido Edward, algo que le cambiará la vida, pero no toda la trama de "La operadora" está centrada en este secreto, hay otras subtramas que son igual o más importantes que esta, eso sí, todas relacionadas con varios vecinos del mismo pueblo.
La novela comienza en el año 1952, con una Vivian ya madura, pero la autora, según avanza la novela, nos va intercalando capítulos con flashback de años anteriores, comenzando desde la niñez de la protagonista, avanzando hasta el momento actual. Me ha gustado saber más de la historia de Vivian y de su familia a través de estos flashback.
Pero la fuerza de "La operadora", lo que realmente me ha llamado más la atención, es su ambientación. Ahí, Gretchen Berg lo ha clavado. Nos sitúa en Ohio en los años cincuenta. La autora recrea a la perfección la sociedad americana de la época, mujeres que ante todo eran amas de casa modélicas, que competían ante cualquier rival femenina para ver quién hacía la mejor tarta de manzana o quién llevaba el sombrero más bonito y elegante. Una sociedad en la que las apariencias eran lo más importante, tener el hogar modélico y los mejores hijos. La autora ha hecho un gran trabajo en la ambientación de la historia. Incluso podemos ver en algún capítulo cómo miran mal a los inmigrantes italianos y a la gente negra, considerados ciudadanos de segunda categoría.
Otra curiosidad sobre la ambientación es que la autora nos cuenta en otro capítulo cómo vivió una familia la recreación radiofónica en la voz de Orson Welles de "La Guerra de los Mundos" de H. G. Wells, cuando todos creían que lo que estaban escuchando era real. Esa parte es realmente buena.
Normalmente me gusta empatizar con los personajes de los libros que leo, o al menos con el protagonista, pero en "La operadora" no he conseguido empatizar con ninguno, me imagino que es por la época en la que se desarrolla, esa sociedad machista, clasista, racista en la que las apariencias era lo más importante y en la que la mujer quedaba relegada a un segundo plano en la sociedad. Pero salvando estos grandes "peros", me lo he pasado muy bien con las ocurrencias de los personajes. Si algún productor decidiera llevar al cine "La operadora", quedaría una historia muy divertida.
A lo largo de la novela, la autora nos muestra una serie de recetas de cocina y unos tantos poemas, todo ellos contextualizado en la historia. al final, la autora nos da una bonita y entrañable explicación del por qué decidió introducir estos datos en la historia.
En resumen, "La operadora" es una novela en la que el lector podrá encontrar intriga, con un punto de humor, todo ello enmarcado en una historia con unos personajes perfectamente caracterizados con la época en la que viven. Para mí ha sido una novela entretenida, divertida que me he bebido en muy poquitos ratos. Sin duda la recomiendo.

Enlace: https://www.anikaentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LEMB
 29 agosto 2020
Gretchen Berg es una productora de televisión estadounidense que, tras investigar su genealogía, descubrió unos relatos muy interesantes en torno a la vida de su abuela, lo que le llevó a escribir su primera novela, La operadora. Esto ha resultado, para mí, algo muy significativo tras terminar de leer esta novela, porque le aporta una mayor veracidad a lo que está narrado como una novela claramente de ficción, aunque sea solo en detalles. Tened en cuenta que las noticias que salen de los periódicos, por ejemplo, son reales, o así lo indica la propia escritora al final del libro. Creo que me hubiera gustado saberlo antes de empezar a leer, y por eso os lo cuento.
Ahora, hablemos de esta historia, que es para lo que estamos aquí. Lo que comienza siendo una historia doméstica, ambientada en los años cincuenta en una población, Wooster, en el estado de Ohio, acaba convirtiéndose en una novela donde el trabajo de personajes es muy interesante y, quizá, el mayor valor de este texto, o por lo menos es lo que más me ha llamado a mí la atención, y lo que me llevo tras la lectura.
Comenzamos conociendo a Vivian Dalton, nuestra operadora, una mujer ya madura, casada desde hace diecisiete años y con una hija adolescente. Una mujer insegura e ignorante, decidida y orgullosa, que piensa que tiene controlada toda su realidad pero que recurre a hornear galletas y a ahogar gritos en cojines cuando las cosas se le escapan.
Lo que me parecía a veces una lectura un poco atípica, no solo por esos saltos temporales, necesarios para que ir conociendo el pasado, se convierte en pura intriga, llegando a crearme incluso ansiedad por saber qué era aquello tan importante como para desbaratar la vida de Vivian. Luego veré que todo iba más allá de ese rumor.
En una población tan pequeña, la autora ha conseguido generar esa atmósfera de cercanía y de angustia que puede existir en un pueblo donde todo el mundo, o casi todo el mundo, se conoce, y todo el mundo habla de todo el mundo, y todo se juzga.
El carácter atípico que he notado en la narración, sobre todo al principio, ha acabado consiguiendo mi comodidad, llegando incluso a dudar de haberlo calificado como extraño. Puede que sea porque me acostumbré a él, o, simplemente, porque era el adecuado para conseguir que la historia me atrapase. He llegado a pensar que está hecho así para despistarnos de la misma manera que lo harían los rumores.
Si bien al principio estaba convencida de que era fácil encuadrar a Vivian según su manera de reaccionar ante todo y según los pasos que iba dando, poco a poco, el texto me ha demostrado que las cosas no son así de simples, y que los personajes tienen vida propia, sentimientos, y son tan complejos como lo podemos ser nosotros. Esto ha sido lo que más me ha gustado de esta novela: ese trabajo narrativo en torno a los personajes. La diversidad mostrada ante cada uno de ellos, así como el camino que motiva sus acciones, hace que merezca la pena leer esta novela.
No solo es por el típico «las cosas no son solo blancas o negras, siempre hay grises», sino que me ha trasladado fielmente a esas calles, a esas casas, a esas familias de los años cincuenta. He saboreado, he olido y he escuchado, como si lo estuviera viendo por televisión. Me he sentido lejos de ellos, para luego, sentirme cerca y entender su proceder, por mucho que no comparta ciertas decisiones.
Es real que las relaciones familiares son complicadas y que los secretos están ahí. Como dice el padre de Vivian, «si lo haces, que no te pillen». Destacaría la relación entre hermanos, entre hermanas, con los padres, en el matrimonio, con los hijos... Nada es fácil y la verdad, a veces, marca la diferencia. He agradecido llegar hasta el final para ver hacia dónde me llevaba todo, y en qué situación dejaba a los protagonistas de esta historia. Muy recomendable, mucho más de lo que pensaba al comenzar a leerla.


Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
alpolorenedo
 24 agosto 2020
La operadora tiene una distribución de 52 capítulos, epílogo, nota de la autora y agradecimientos, mediante una narración omnisciente se nos introduce en esta novela costumbrista donde nos trasladamos a un típico pueblo americano (Wooster, Ohio) en este lugar el pequeño tamaño hace que prácticamente todo el mundo se conozca y sea muy dificil llevar una vida ajena a los comentarios de los demás, además una fuerte segregación tanto racial como social hace que cada individuo tenga su lugar preestablecido. La novela nos sitúa en 1952 aunque tendremos varios flash-back mediante los cuales visitaremos diferentes tiempos en 1925 y 1931, si bien suele estar el tiempo marcado al principio de los capítulos hay algunos momentos donde no aparece esta referencia y a veces el orden temporal me ha resultado un poco confuso.
En tan solo los dos primeros capítulos conoceremos a la excéntrica Vívian Dalton, la protagonista de la novela y que trabaja como operadora en su pueblo, Vívian se creerá con el derecho a escuchar las conversaciones de los demás (a pesar de estar prohibido) porque ella conoce a la gente y además todas lo hacen, y soñará que algún día descubrirá un secreto que la despierte de su anodina vida. El problema de escuchar es que a veces puedes oír algo para lo que no estás preparado porque los protagonistas sean más cercanos a ti de lo que te hubiese gustado. (Para mi gusto el que se anticipe en la sinopsis de la novela que el secreto que Vívian descubrirá gira en torno a su marido mata un poco la intriga que da la autora incluso en la propia novela, ya que muy pronto se sabe que ella descubre un secreto pero los detalles de éste no se conocen hasta que avanzas en la historia).
La ambientación está muy lograda y la he disfrutado (ha sido aire fresco porque no es un tema muy manido) ya que en todo momento vives la historia metido en un escenario tan diferente como es el americano autóctono, con sus particularidades y sus tradiciones, así como con su hipocresía, si bien a veces me han faltado ciertos conocimientos para entender algunas referencias que se hacen en el libro como pueden ser series de tv de la época o ciertas conductas que seguro que tienen más relevancia en los lectores del país. La traducción me parece buena y hay algún que otro apunte de la traductora que se agradece.
La primera parte de la novela refleja más la parte social por lo que el ritmo es más lento, en la segunda parte y una vez nos adentramos en la historia el ritmo se acelera donde tendremos alguna trama paralela y descubriremos más secretos de los que nos imaginamos en el trascurso del libro.
CONCLUSIÓN:
Un libro que ha estado muy bien para esta época veraniega, que resulta diferente por la ambientación y que si bien al principio me ha resultado un poco más confuso y lento, se ha cerrado de manera correcta e interesante.
Una novela donde a pesar de haber una protagonista principal, los personajes están muy bien creados, cada uno con sus peculiaridades donde destacaría a Betty Miller, miembro de la sociedad destacada de Wooster, los llamados faroles y que puede negar hasta su propia existencia con tal de permanecer en su rol, Charlotte (hija de Vívian) que será una victima más de los secretos pero enfocada desde otra edad, y el propio marido de Vívian, que vive en un segundo plano pero del que se pueden adivinar muchas cosas.
Destacaría un episodio de persecución donde me resultó muy desenvuelta la autora con detalles que para mi gusto la apuntan hacia el thriller, "ma chi lo sa..."
Enlace: https://familialectorade4.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
megmeg18 octubre 2020
—No te lo vas a creer —dijo la voz.
Y aunque Vivian estaba segura de que la incredulidad tendría simplemente que ver con una nueva y sorprendente manera de cocinar la langosta, el cangrejo o cualquier otro caro marisco, permaneció a la escucha, aguantando la respiración. Después de un minuto, tenía el cuerpo completamente rígido y los dedos se clavaron en la mesa hasta el punto de que se volvieron blancos. El corazón le empezó a latir desbocado en el pecho y se le secó la boca. Vivian siguió escuchando en un estado de parálisis y pasmo, boquiabierta ante la centralita y sintiendo como si pusieran todo su mundo patas arriba.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LEMBLEMB08 agosto 2020
Aquello era lo que tenían las ciudades pequeñas. Todo el mundo sabía de los asuntos de los demás. Por supuesto, Vivian sabía de los asuntos de los demás pero, más importante, conocía a la gente. Vivian Dalton conocía a la gente, seguro, y ella era la primera en decirlo. Decía que era más fruto de su intuición que de oír las conversaciones telefónicas privadas, pero su hija, Charlotte, diría que no, que era porque «escuchaba las llamadas a escondidas».
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
megmeg18 octubre 2020
Vivian no siempre reconocía las voces de los que llamaban, o los números de teléfono que le proporcionaban. Wooster era pequeño, pero no tanto. Si la voz o el número no le eran familiares, era imposible saber quién estaba al otro lado de la línea, aunque Vivian siempre era capaz de encontrar la solución a sus problemas. Había días en los que pensaba que los que llamaban deberían saber que ella estaba escuchando y que quizás así, en lugar de limitarse a espiar, podía meter baza y ofrecerles aquel buen consejo que sabía que necesitaban. Sería mucho mejor para ellos, seguro. Pero no podía hacerlo. Se suponía que las operadoras no podían escuchar las llamadas. Vivian no podía asegurar si aquello era una norma específica o solo algo que no estaba bien visto; hacía tanto que había leído las normas… Si le preguntaran, se reiría y diría que, de todas maneras, no había nada importante que oír. (…)
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
megmeg18 octubre 2020
Vivian todavía tenía esperanzas de que pasara algo emocionante en aquella fría noche de diciembre, sentada ante el panel de control. Inquieta, aburrida, tarareando canciones infantiles y medio a la espera de descubrir espías o, al menos, un escándalo matrimonial en su pequeño pueblo de Ohio. Si hubiese sido capaz de quitarse de la cabeza al granjero, su valle, el solitario queso soltero y a Julius y Ethel Rosenberg, habría podido escuchar la voz de su querida abuela ya fallecida diciendo lo que solía decir cuando le pedía algo que podía meterla en problemas: «Ten cuidado con lo que deseas».
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
megmeg18 octubre 2020
Aunque se suponía que no debían hacerlo, Vivian y las chicas sentadas ante los paneles de Ohio Bell en la East Liberty Street escuchaban las llamadas telefónicas. Cada día, introducían las clavijas en los agujeros, subían el interruptor y se pegaban a los auriculares para enterarse de lo que ocurría en Wooster. Se podría decir que eran los oídos del pueblo. Aunque si de Vivian dependiera, serían mucho más.
Vivian te diría que tenía un conocimiento realmente agudo de la gente y de sus caracteres, y las escuchas en Bell no hacían más que mejorarlo. (…)
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Años 50Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
34 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..