InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre El eco de la piel (12)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Raquel
 23 abril 2019
Sandra, una joven historiadora con masters incluidos, trabajadora en un tienda de ropa de la que es despedida, le proponen escribir la biografía de Ofelia Arráez, una mujer triunfadora, empresaria, fundadora de una fábrica de calzado, constructora, primera mujer presidenta de la Asociación de fabricantes de calzados de España, madre, esposa, y abanderada de las causas benéficas, justo después de la guerra civil, una mujer del mismo pueblo que ella.
Sandra se traslada de Madrid a Monastil para comenzar su trabajo y conocer así a su nuevo jefe, don Luis el hijo de doña Ofelia. Lo que en principio parece un trabajo fácil para una historiadora, tirar de periódicos, archivos, fotos y entrevistas a los que la conocieron, se topa sin embargo con la insistencia de don Luis de dejar en buen lugar a su madre, mujer a la que idolatra hasta la enfermedad y que Sandra duda que haya sido una santa, mujer que no le cae nada bien ¿cómo es posible que una mujer que enviuda joven, es capaz de crear ese imperio en los años 50 en plena dictadura sin la ayuda y compañía de un hombre? de esas investigaciones va a encontrar secretos que afectaran por completo y para siempre a la vida de Sandra.
Maravillosamente bien escrito, una novela de mujeres luchadoras, de secretos, traiciones que además de misterio hay mucho trasfondo en este libro.
¿Qué recordarán de nosotros cuando hayamos muerto? ¿Qué secretos nos llevaremos a la tumba? ¿Somos lo que ven de nosotros o nos escondemos de que realmente somos?
Somos capas de pieles dependiendo de lo que mostramos y a quién se lo mostramos.
Muy recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Bajolapieldeunlector
 09 mayo 2019
Sandra es una historiadora sin estabilidad en su vida, metida ya en la treintena no ha podido cumplir su sueño de dedicarse a lo que le gusta. Tiene un trabajo precario en la capital y en el amor tampoco le va especialmente bien, por eso ve una gran salida a sus problemas con la oferta de trabajo que la proponen. Un gran empresario del calzado, que vive en su pueblo de infancia, necesita una persona de confianza que escriba la biografía de su madre Ofelia, una mujer emprendedora que acabó por convertir lo poco que tenía en un gran imperio. Todo a cambio de una importante suma de dinero que hará que se replantee seriamente volver a convivir con sus padres por una temporada.

Decidida a emprender esta nueva oportunidad, se traslada al pueblo que la vio crecer y poco a poco comienza a empaparse de la vida de Ofelia, de lo que fue y el recuerdo que dejó tras de sí. Primero a través de los ojos de su hijo, que le dan una visión nada objetiva de su madre, pero también le servirán las entrevistas que vaya leyendo sobre gente que la conoció o trabajó para ella. Las fotografías, las habladurías sobre ella, sus casas, su ropa...todo la lleva a hacerse una imagen que, en ciertos momentos, se vuelve oscura y sospechosa. Pues Ofelia se codeó con la mafia, estuvo metida en temas de construcción que hoy día serían ilegales, se la conocían negocios nada éticos y parece que escondía mucho más de lo que aparentaba.

Por esto, es por lo que Sandra no puede evitar investigar, escarbar en esos secretos que parecía ocultar la empresaria de la que todo el mundo hablaba. Está decidida a descubrir a la auténtica Ofelia, aunque no pueda plasmarlo en su biografía. Y para acercarse a esa verdad hará todo lo que esté en su mano, incluso recurrirá a la mujer que la leía las cartas y que la conoció de una forma muy personal.

De este modo es como el interés y las sospechas van haciendo mella en el lector, necesitamos respuestas y verdades, al igual que Sandra. Y cuando parece que cada vez nos acercamos más, se abrirá una trama del pasado que nos traslada a 1939, al comienzo de todo, al origen de la personalidad de Ofelia. A su verdad, a sus secretos y decisiones.

La novela tiene una estructura compleja, pues descubrimos a Sandra en primera persona desde el futuro pero también con narrador en tercera en el presente. Leemos entrevistas sobre Ofelia, cartas personales, y retazos de un libro que escribe una tal Selma. Estos últimos son de las partes más bonitas de la historia, sus reflexiones y la forma en la que están escritas son preciosas. Y su personaje será muy especial.

La última parte en la que se narra la vida de Ofelia, sin mentiras, es la más intensa y emocionante de todas, en ningún momento me pude imaginar que la historia se desarrollaría así. Sin contar nada, os adelanto que hay lucha, hay dolor, pero también ilusión y fuerza. Se tocarán temas como el auge de la industria del calzado en el mediterráneo o el de la construcción en las zonas costeras, las consecuencias de la guerra civil y sus ideales, sin embargo no creo que esto sea lo más relevante. Esto es solo ambientación, el contexto en el que se mueve Ofelia. Una mujer que destacaba por su tesón, su rebeldía y su fiereza a la hora de luchar por lo que quiere.

Elia vuelve a recurrir a las historias de mujeres, cree en nosotras y representa a través de ellas muchas otras vidas de lucha y superación, de poder, de evolución. Y lo hace de un modo que ya la representa, es elegante en sus letras, emocionante en lo que cuenta, sabe transmitir a la perfección historias de vida, de evolución...y en este caso, del recuerdo de lo que estas dejan en otras personas. de lo subjetivo que es mirar las vidas de otros sin saber realmente lo que estas ocultan, los motivos que hay detrás.

"Cuando una vida se acaba, lo que queda es el recuerdo en la mente de los que sobreviven al difunto, un recuerdo hecho de palabras; de palabras ajenas, impuestas sobre la vida de quien se ha ido. No permanece lo que a uno le habría gustado que quedara de su paso por la tierra, sino lo que los demás dicen de él o de ella, lo que han seleccionado de ochenta o noventa o cien años de vida."

"El eco de la piel" guarda para el lector historias de superación, de amores imposibles y evitados, de secretos necesarios y protagonistas inolvidables. Una historia que solo podría estar escrita con la pasión a la que Elia nos tiene acostumbrados a través de sus letras y de las emociones de sus protagonistas. Elia siempre es una buena opción, leedla.
Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
LAKY
 24 abril 2019
Luis Arráez, el gran empresario alicantino fabricante de zapatos, encarga a la historiadora Sandra Valdés que escriba la biografía de su difunta madre Ofelia Arráez. Ofelia fue una gran mujer que, salida de la nada y junto a su marido, creó un gran emporio de moda conocido en el mundo entero. Su vida fue fascinante pues adquirió gran poder y se codeó con lo más granado de la sociedad de la época.

Sandra acepta el encargo aunque eso le suponga volver a Monastil, el lugar donde nació. Allí comenzará una investigación sobre el pasado de Ofelia pues no le bastan los datos conocidos sino que quiere saber quién fue realmente doña Ofelia. Nunca se imaginó lo que podría descubrir.

Como siempre, Elia Barceló nos trae una historia con dos tramas, una en el presente y otra en el pasado. En el presente veremos la investigación de Sandra pero también algunos aspectos de su vida personal: la relación con sus padres, sus ansias profesionales, algún que otro amor… Todo mientras va descubriendo detalles personales de doña Ofelia.

En el pasado, conoceremos a Ofelia desde que era una mujer muy joven en una comprometida situación. Veremos cómo se casó, los primeros trabajos del matrimonio, la fundación de su empresa y, finalmente, el emporio que ha creado. En este caso, no son dos tramas paralelas sino que primeramente conoceremos la historia del presente y del pasado sólo sabremos lo que vaya averiguando Sandra. Algunas fotografías, algunos documentos, conversaciones con gente que la conoció… nos dibujan escenas muy concretas de su vida y de su pasado. Escenas que luego, en la parte del pasado, veremos desarrolladas. Me ha encantado cómo ha enlazado Elia el presente y el pasado, cómo primero nos permite ver la escena desde fuera (por ejemplo, una fotografía en la que el matrimonio Arráez posa vestidos de gala) y luego nos la enseña más íntimamente, en el pasado, en tiempo real (sabremos a qué fiesta acudían para ir así vestidos). al principio nos da unas miguitas, al final el pan entero.



Ambas tramas son igualmente interesantes en la medida en la que se centran en Ofelia. La parte del presente que nos habla de asuntos personales de Sandra me ha gustado un pelín menos aunque entiendo que era necesaria y hasta conveniente pero es que Ofelia tiene tanta fuerza que sólo quieres oír hablar de ella...

Como todas las novelas de Elia, “El eco de la piel” es una novela de personajes y, afinando más, de personajes femeninos. Sandra y sobre todo Ofelia son dos personajes potentes, muy bien caracterizados, que acaban transcendiendo el papel. La que más me ha gustado ha sido Ofelia y no precisamente porque sea una mujer clara y sin aristas –Sandra es mucho más normalita-, sino porque, precisamente, el no tener claro cómo es, el verla evolucionar a medida que iba creciendo, el ver cómo consiguió todo partiendo de nada me ha parecido tremendo.

No sólo los personajes son el punto fuerte de la novela, a la misma altura está la escenificación. “El eco de la piel” es un acertado fresco de una gran parte del siglo XX. La historia comienza poco tiempo después de terminada la guerra civil y con los personajes iremos viendo cómo se vivió en aquella época. La dictadura, la situación de las mujeres, la represión y luego la libertad y la apertura, el desarrollo económico, la revolución sexual… Son muchos los temas tocados en la novela pero no os voy a hablar de ellos porque es mejor que los descubráis por vosotros mismos si decidís leerla (cosa que os animo a hacer)

Hay varios narradores en la novela. Por una parte, tenemos a Sandra que nos va contando su particular investigación en primera persona. También un narrador omnisciente que tanto en el presente como en el pasado nos va a hablar de los diferentes personajes. Además, hay cartas, extractos de escritos de una tal Selma… Con todo ello, poco a poco, iremos obteniendo las piezas del puzle lo que nos permitirá montarlo por nosotros solos. La historia es más compleja de lo que al principio parecía y, por ello, hay unas cuantas sorpresas por descubrir. Sorpresas que, sin embargo, podemos anticipar (yo al menos lo he hecho en la mayoría de los casos) porque la autora da los elementos para que el lector pueda, al igual que Sandra, atar cabos por sí mismo.

El estilo de Elia como siempre: maravilloso. Es una escritora dotada de una prosa muy pulcra y elegante, clara e incisiva, tierna y ácida según los casos. Consigue como nadie entretener a la vez que maravillar y emocionar con una historia muy bien escrita. No da puntada sin hilo y todo lo que dice tiene su razón de ser. Quizás no la descubramos hasta el final pero la tiene


Conclusión final

Una vez más, he disfrutado muchísimo con “El eco de la piel” de Elia Barceló. Una historia preciosa y muy bien escrita con unos personajes inolvidables. Una novela que van “in crescendo” hasta un final redondo.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Adivina
 24 abril 2019
Esta historia comienza cuando a Sandra Valdés, a punto de finalizar su precario contrato como dependienta en una tienda de ropa en Madrid, le sale un trabajo un poco más acorde con lo que ha estudiado y con lo que le gustaría dedicarse. Como historiadora que es le ofrecen escribir la biografía de Ofelia Arráez. Una mujer que fue una gran empresaria que revolucionó e innovó el mundo del calzado en los tiempos de la posguerra española. No es un trabajo que le resulte muy tentador (ni siquiera por la idea de regresar a su pueblo natal durante unos meses) pero está demasiado bien pagado como rechazarlo.

Su hijo Luis, que ha seguido con la empresa familiar, con motivo del que sería su centésimo cumpleaños si siguiera viva, quiere editar un libro para que todo el mundo sepa la gran mujer que fue su madre. Sin embargo cuando Sandra comienza a investigar encuentra algunos datos e información que podrían manchar la memoria de la homenajeada.

De esta forma nos sumergimos en una turbulenta historia de secretos y mentiras, de identidades inconfesables, de lealtades, de celos, pasiones, de renuncias y de la búsqueda de la felicidad.

La trama se construye a través de dos líneas argumentales que terminarán uniendo pasado y presente. Por un lado, tenemos la investigación de Sandra, que es la parte que se desarrolla en la actualidad. En esta iremos descubriendo el legado de Ofelia Arráez, el personaje estrella de la novela. Nos iremos formando una idea de ella a través de las pistas que Sandra encuentra. Casualmente no tienen mucho que ver con la imagen idealizada que su hijo tiene de ella y la que quiere proyectar a través de la biografía.

En la otra línea argumental, que nos remontará a los años cuarenta, iremos conociendo a Ofelia por sus propios actos. Contrastando con lo que Sandra descubre nos irá resultando toda la información confusa y contradictoria. Cada persona con la que Sandra habla de la protagonista tiene una visión diferente o una información que moldea a gusto. No obstante con el tiempo los recuerdos se van deformando. Algunos documentos muestran información sesgada y que es difícil confirmar. Además conoceremos su verdadera historia de amor con Anselmo que no nos va a dejar indiferentes ¿Quién sería realmente Ofelia?

Leer a esta autora es un auténtico placer. Tiene una forma maravillosa de narrar con un estilo elegante, pulcro, cercano y que te invita a leer una página tras otra. Me encanta las reflexiones, los pensamientos que Elia va dejando en esta novela sobre la vida, el amor, los sentimientos o las relaciones con los demás, que en esta novela son particularmente complejas. Nos habla de unos tiempos difíciles y de personas que no encajan en ellos. Y además de dotar de esa complejidad a todos sus personajes, los hace humanos, se equivocan, intentan corregir, actúan a veces según su propio deseo, de forma egoísta o todo lo contrario. Porque no tienen patrones definidos, porque todos vamos cambiando con los años y adaptándonos a nuevas circunstancias.

No puedo dejar de recomendar esta novela cuyo comienzo es muy bueno pero su final es brutal. El eco de la piel es una novela capaz de abarcar diversas emociones y a la vez hacerte reflexionar.

Elia Barceló tiene una mano mágica para evocar tiempos pasados, una capacidad increíble de sumergirte e implicarte en vidas ajenas y la cualidad de atrapar a cualquier lector en una historia que nos demuestra que puede haber muchas versiones del pasado y que lo que somos algún día se esfumará quedando solo nuestro recuerdo.
Enlace: http://adivinaquienlee.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Bookeandocm
 25 abril 2019
Que Elia Barceló es una de mis autoras preferidas es algo que sabéis los asiduos de este blog. Me cautivó con El color del silencio, y El secreto del Orfebre y Las largas sombras fueron novelas con las que me fidelizó. Sabiendo esto estaba claro que, cuando surgió la oportunidad de leer en primicia su nueva novela, mi respuesta fuese un sí rotundo. El eco de la piel llega hoy a las librerías y os dejo mis impresiones.

Sandra es una joven historiadora que, como tantas hoy día, malvive con el mísero sueldo que le proporciona su trabajo como vendedora en una cadena de ropa de Madrid. La oportunidad de escribir la biografía póstuma de Ofelia Arráez, una conocidísima empresaria, que logró crear un imperio de la nada y cuya marca es todo un referente en el mundo del calzado le proporcionará un desahogo económico que no puede dejar pasar, aunque ello implique tener que volver una temporada a su pueblo natal, Monastil.

Será el hijo de Ofelia, Luis, un solterón de setenta y tantos años el que con esta biografía pretenda ofrecer un homenaje a la figura de su madre. Pero la construcción de la misma, aunque se pretenda enfocar a su faceta profesional, implica una investigación en la que pueden aparecer ciertos datos que no conviene o merece sacar a la luz; una verdad que puede ofrecer una visión muy diferente a la que Luis pretende mostrar. Pero, ¿quién fue en realidad Ofelia Arráez?

La novela se estructura en cuatro partes: en las dos primeras partes se alternarán fragmentos de Recuerdos y reflexiones de Selma Plath (alguien cuya identidad conoceremos más adelante), capítulos en primera persona en los que Sandra nos va narrando sus impresiones sobre la investigación, así como ciertos episodios de su vida durante el tiempo que pasa en Monastil, y otros capítulos numerados, a cargo de un narrador omnisciente, en los que la autora nos va dejando pequeñas miguitas que nos permitirán construir nuestra imagen de Ofelia para en la tercera parte, con una cronología lineal que irá desde el año 1939 hasta 2003 conocer su verdadera historia y cerrar la cuarta parte con Sandra en el año 2018 más un epílogo que nos llevará muchos años después.

Elia Barceló tiene elegancia y maestría tejiendo historias. En esta ocasión, aunque su forma de narrar es maravillosa y esos fragmentos que va intercalando tienen unas reflexiones preciosas, no sabía muy bien hacia donde me iba a llevar la trama. Tengo que reconocer que, si bien he disfrutado de la novela en su conjunto, es en la tercera parte donde he vuelto a caer rendida ante la pericia de la autora para envolverte en una espiral de sorpresas, emociones y giros inesperados que me han dejado absolutamente fascinada.

Aunque no vamos a encontrar en las novelas de esta autora una lectura que vuele entre las manos, ese lado emocional que sabe trabajar y transmitir tan bien, logra impregnarte y eclipsarte de tal manera que quedas atrapado, expectante ante un desenlace que siempre logra sorprenderte. En esta ocasión además la novela tiene el plus de hacer un recorrido sobre la evolución de la industria del calzado y la forma en que cambió la vida de Elda, una población Alicantina que en la novela será Monastil al tiempo que retrata el boom de la construcción en la costa y con ella la llegada de las mafias y la corrupción.

Contamos con un elenco de personajes amplio y dos planos temporales. En el pasado, que es la trama más emocionante desde mi punto de vista: Ofelia; Anselmo, su marido; Gloria, una íntima amiga y su hijo Ángel así como Selma Plath. Evidentemente, al ser la homenajeada Ofelia es ella la que tendrá un mayor protagonismo y recorrido; una mujer decidida, valiente, camaleónica, admirada por unos y odiada por otros, que no se arredró ante nada para conseguir sus objetivos. Pero también el resto de los personajes tienen un gran peso en la historia y están magníficamente dibujados, unos personajes llenos de luces y de sombras, cada uno de ellos guardando con celo algún secreto. Me ha gustado especialmente la figura de Selma Plath y el tándem tan bueno que lograron Anselmo y Ofelia. En el presente también hay infinidad de secretos, parece que la cosa venga de familia y Luis es un hombre entrado en los setenta y aquejado de una dolencia de cadera, un perfecto caballero muy celoso de su intimidad. Y Sandra, que es narradora y protagonista, una joven a la que la biografía de Ofelia y las experiencias vividas cambiarán por completo. Sobre el resto, habréis de investigar vosotros mismos un poco.

Elia Barceló ha vuelto a ganarme, a fidelizarme y a sorprenderme con una novela llena de emoción. El eco de la piel es la apasionante historia de dos mujeres que afrontaron el riesgo y las consecuencias de vivir conforme a sus pulsiones. No la dejéis escapar.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
GemaMG
 17 septiembre 2020
Elia maneja los secretos como nadie, dosifica los datos de forma magistral a lo largo de las más de quinientas páginas que conforman “El eco de la piel”, para que podamos, junto a la protagonista, elucubrar, imaginar, hilvanar la historia que se esconde detrás de Ofelia, esa mujer de éxito, esa mujer que no encaja en los cánones de su tiempo, la empresaria de éxito, la mujer generosa y solidaria, la especuladora… cada una de las Ofelias que es en la memoria de cada uno de quienes la conocieron.
Y si en esta historia se controlan los secretos, la autora no controla menos los tiempos, una novela en la que conviven presente y pasado, una novela que se extiende desde principios del siglo veinte hasta el año 2030, una historia que conocemos desde distintas posiciones, como espectadores, con esa narración en tercera persona que nos da una visión objetiva de la historia, o como casi protagonistas, con esa parte que Sandra nos cuenta en primera persona y que nos permite meternos en su piel, pensar lo que piensa, sentir sus dudas, pensar sus pensamientos….
La autora nos presenta una novela llena de historias que se superponen, una historia en la que como en las cebollas, hemos de ir descubriendo capa a capa para llegar al centro, al lugar donde se esconde la esencia.
Pero si yo me quedo con alguna de esas Ofelias es con la que se siente responsable, con la que necesita expiar la culpa, la que necesita purgar un pecado que para mí no es tal, sino que representa el mayor sacrificio que se puede hacer por amor.
El eco de la piel es un libro de personajes, fuertes y débiles, conocidos y desconocidos, valientes y cobardes…. Seres humanos al fin y al cabo.
Elia nos presenta a dos mujeres y a varios hombres en dos épocas distintas, en dos viajes vitales en tiempos y circunstancias diferentes.
Dos mujeres, acompañadas por otras mujeres y por varios hombres, que, como es propio de Elia se alejan de los clichés, de los arquetipos y nos muestran lo mejor y lo peor del ser humano, la propia realidad, eso sí, concentrada en grandes dosis que a veces cuesta digerir. Porque son personajes duros y maltratados, personajes que llevan a sus espaldas pesos infinitos con los que no tienen más remedio que cargar y seguir adelante, personajes a los que a veces me ha costado entender desde mi espacio y mi tiempo, una vida alejada de la guerra y la posguerra, alejada de la perdida de la madre y del pavoroso terror frente a un padre extremista crecido por sentirse vencedor de la contienda.
Una vida alejada de la de Ofelia, esa joven viuda, obligada a sacar adelante sola y por sus propios medios un hijo y una empresa en un mundo plagado de machos alfa.
Si hubiera vivido todo eso, tal vez habría podido sentir el eco de la piel de Ofelia, porque todo, absolutamente todo en esta vida, lo que somos, e incluso, lo que dejamos de ser, es consecuencia de nuestra experiencia vital, de las circunstancias que se nos imponen y de las personas que encontramos o desaparecen de nuestro camino.
Pero mi vida y mi tiempo, están más acordes con los de Sandra y esos convencionalismos en los que se siente como pez en el agua aunque le guste disfrazarse de “moderna” y engañarse a sí misma pensando que es más abierta de mente, más feminista, mas independiente no solo económicamente, sino y sobretodo, emocionalmente.
Sandra que salió hace años de la adolescencia, pero a la que vuelve una y mil veces en la difícil y obligada convivencia, aunque sea temporal con sus padres, unos padres que la apoyan aunque no se deje, que la acogen, que intentan entenderla y que son dos personajes redondos que forman una pareja sólida, un matrimonio “como los de antes” o no.
Junto a estas mujeres Gloria, otra víctima colateral de la guerra, o del final de la misma, una mujer que cayó, sin comerlo ni beberlo, en el bando de los vencidos y a la que esta situación le fue cerrando todas las puertas con un pequeño al que alimentar. La amiga, la hermana, el pilar que sostiene y en el que se sostiene Ofelia, su primer acto de generosidad, de solidaridad… Su contrapunto, la madre abnegada, el ama de casa concienzuda, la cocinera… esta sí, una mujer de su tiempo, a la que, tampoco me ha sido fácil comprender.
Diego, éste sí, un joven de su tiempo, independiente, despreocupado, un fisioterapeuta al que su profesión y su forma de ejercerla le da la oportunidad de disfrutar de algo más de su trabajo, de las prerrogativas que su labor concreta con Don Luis le confiere para ir más allá de su trabajo y al que su ambición y su don de gentes convierten en una compañía poco recomendable.
Don Luis, el único hijo de Ofelia, único heredero del consorcio de empresas, solterón impenitente, empeñado en homenajear a su madre, en agrandar el mito, para lo que necesita la ayuda de Sandra, sus manos, porque las ideas las tiene muy claras, sabe lo que quiere que se sepa, porque la imagen que tiene de su madre es la máxima de la idealización y no consiente que le roce, ni por “despiste”, ni por el afán investigador de Sandra, ni siquiera una sombra de duda.
Alberto es ese sobrino que lo es más familia elegida que a menudo une mucho más que la familia sanguínea, el hombre de confianza que no ha conocido otra vida mas allá de la de los Arraez y lo cierto es que no le ha ido nada mal y se niega a que eso cambie.
Carmela es la fiel ama de llaves, la guardiana de los secretos, de los que conoce y de los que intuye, la sombra a la que nadie presta atención, pero que siempre está cerca.
Y Doña muerte, un personaje que me ha cautivado, una mujer cuyo mayor poder es el de observar, el de empatizar, el de saber escuchar y dar, en cada momento y a cada uno el consejo adecuado, amén de echar las cartas aprovechando ese don de la clarividencia.
El “tío Félix”, el amigo de los padres de Sandra y la razón por la que esta vuelve a Monastil a escribir una “novelita” que ella ve como un mero trámite para conseguir un buen dinero que le permita dejar de doblar camisetas y poder rozar, aunque sea de soslayo, la ilusión de vivir de sus estudios de historiadora y de los sueños de ser escritora que de momento se reducen a cuentos que no deja leer a nadie.
Y por último Anselmo, ese personaje que desaparece demasiado pronto en la novela, pero cuyo recuerdo sobrevuela y determina, en muchos de los casos el devenir de los acontecimientos.
La autora nos presenta una novela compleja, en la que todos estos personajes y algunos más, están llenos de aristas, de secretos inconfesables, de luces y sombras… este elenco tan dispar que va encajando y desencajando hasta acomodarse, hasta conformar un paisaje que nos desvela lo que hay más allá de lo que resulta evidente.
Es esta una historia de personajes, pero es también una crítica a la intransigencia, a las guerras, a nuestra guerra, a los que sufrieron nuestros mayores, los que la vivieron y los que sufrieron sus consecuencias por hallarse en el bando equivocado.
Y con el misterio de lo que fue Ofelia como telón de fondo, Elia reflexiona sobre la vida y la muerte, sobre lo que dejamos detrás de nosotros o no, cuando abandonamos este mundo. Y reflexiona sobre el poder de las palabras y sobre el amor, sobre los sentimientos, sobre los convencionalismos… y lo hace a través de los escritos de Selma Plath, un personaje del que no voy a hablar aquí, porque os encantará descubrirlo cuando os acerquéis a esta novela.
Habla de secretos y pecados y, sobretodo del peso de la culpa y de cómo cada uno se enfrenta a ella y consigue, o no, seguir viviendo.
Es una novela que no os podéis perder, una novela con tantos recovecos que seguiréis descubriendo aspectos vitales mucho tiempo después de haber volteado la última página.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
JazzBruno
 29 diciembre 2019
Me gusta mucho cómo los hechos históricos se van colando en la historia de Ofelia para complementarla y situarla en un mundo posible.



Una novela de misterios, de secretos y de personajes entrañables, cuyo final no me esperaba y me dejó con ganas de saber más, ahora de la vida de Sandra.

Comentar  Me gusta         00
Elmarcapaginasrojo
 16 diciembre 2019
Tras termina El Eco de la Piel de Elia Barceló, me quedé con una pregunta en el aire, ¿nos recordaran por lo que fuimos?

¿Quién recordará tu vida? ¿Quién sabrá realmente quién fuiste? Somos lo que nos narramos a nosotras mismas, somos seres tejidos con palabras propias y ajenas, la piel que serpentea por los caminos del tiempo.
Magníficamente escrita, con una forma de narrar elegante y pausada, sin llegar a ser para nada lenta, la autora nos acerca a la vida de Ofelia Arráez, una famosa diseñadora de calzado femenino. Su hijo Luis contrata a la joven Sandra Valdés para que escriba sus memorias en un libro homenaje póstumo. Esta será la excusa perfecta con la que nos iremos introduciendo en la historia de las dos protagonistas, personajes profundos con grandes secretos que iremos conociendo en cada página.

El personaje de Ofelia es arrollador. Su evolución es sorprendente. Existen momentos en los que me sentí eclipsada por su personalidad, fuerza y pasión y en otros en los que no sabía si odiarla. Un personaje de esos que deja un regusto agridulce cuando acabas la última página.

Por otro lado, Sandra es una joven a punto de cumplir los 30, descontenta consigo misma al sentir que aún no ha encontrado su sitio. Se siente juzgada por los estereotipos de la sociedad que le ha tocado vivir. Un personaje que al igual que Ofelia veremos crecer mientras escribe las memorias de la ilustre diseñadora.

Los personajes de El eco de la piel no se quedan aquí y es que el elenco de secundarios es igual de conquistador que las protagonistas. No cuento mucho para no destriparos nada pero Selma es de los personajes que me han calado a fondo.

La pregunta que se nos plantea a lo largo de esta historia me ha dado que pensar, y es que Sandra conocerá la vida de Ofelia a través de lo que cuentan los demás y la prensa de la época, ¿pero esta es la verdadera Ofelia?

El lector tendrá que conocer la vida de sus protagonistas a través de las voces de varios personajes que nos situaran en las dos líneas temporales, que narra la vida de Ofelia y todas las aventuras que vivirá Sandra para escribir sus memorias.

Son numerosos los temas sociales que se tocan en la novela. Me ha sorprendido que en muchos aspectos no hayamos evolucionado tanto como creía. La homosexualidad, las diferencias sociales, la precariedad laboral y la corrupción forman parte de sus líneas.

Uno de los puntos que destaco es la manera en la que la autora nos ha hecho cómplices de un secreto desde el principio de la novela, que particularmente a mí ha conseguido sacarme una sonrisa cuando la terminé.

En conclusión, El eco de la Piel de Elia Barceló es una novela desgarradora, llena de secretos y sentimiento, en la que se nos plantean problemas sociales de gran actualidad y se nos enseña que nuestra vida será recordada por nuestras palabras y por cómo nos perciben los demás. Sin duda, la recomiendo.

NOTA: 4,5/5
Enlace: https://elmarcapaginasrojo.w..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sintiendotusletras
 11 noviembre 2019
La elección de este libro fue por esa intuición que tenemos a veces los lectores, el sexto sentido que nos anima a leer un libro y pensar, va conmigo, me va a gustar y seguro guarda una buena historia. La verdad que ha sido así, más aún, porque es una historia narrada a dos tiempos y es un tipo de lectura que siempre me ha atraído, siempre me han gustado las historias que hablan de dos épocas diferentes.

Es la primera vez que leo a Elia y no descarto leer los demás que tiene publicados porque me ha gustado su manera de narrar la historia y meternos en la vida de sus protagonista, Sandra y Ofelia. Además de todo el trabajo de documentación que ha tenido que llevar a cabo para escribir este libro.

La novela esta contada desde diferentes puntos de vista, por un narrador omnisciente y a veces por la protagonista en primera persona, aunque también hay capítulos que son cartas de Selma, la amiga de Ofelia lo que hace que nosotros vayamos reconstruyendo la historia, como si de un puzzle se tratase, haciendo así, que te involucres más en las situaciones que se van presentando a lo largo de toda la novela. Consta de cuatro partesdivididas en capítulos y un epílogo, el número de capítulos numerados es de 38 pero los no numerados son los que nos cuenta Sandra en primera persona. Los capítulos de la cuarta parte forman parte de los años que vivió Ofelia desde que conoció a su marido, hasta su final.

Sandra es una chica cercana a los treinta que, como muchos jóvenes de su edad, se enfrentan a la vida con trabajos que le van surgiendo hasta que, por parte de su tío del pueblo, donde vivió desde pequeña, le ofrecen escribir la biografía de Dª Ofelia por el centenario de su nacimiento. El ofrecimiento le llega a través de Don Luis, el hijo de esta mujer, gran empresaria del calzado y que construyó un imperio empezando desde cero en una época muy convulsa en España.

Sandra va descubriendo que hay muchos secretos en la vida de Ofelia que es lo que más me ha gustado descubrir, y cómo, cuando una persona se va, nos queda la memoria y el recuerdo de lo que nos deja.

La autora construye grandes personajes que encierran muchos interrogantes que vamos descubriendo a lo largo de la historia conforme vamos avanzando. Sus personajes son tan reales como los que nos podemos encontrar en la vida real con sus luces y muchas sombras.

Para mi lo más curioso de esta historia ha sido ir descubriendo con Sandra muchos pasajes y experiencias duras en la vida de Dª Ofelia, que alteraran su propia vida. Sandra, cuando va investigando, descubre cosas que sin tener que ver con la investigación afectan en su vida y que de no estar buscando cosas de la vida de Ofelia no habría descubierto. Con toda la investigación, Sandra se va descubriendo a si misma a través de la historia de Dª Ofelia.

Con su manera de escribir Elia nos hace creer unas situaciones que, avanzando en la lectura, descubrimos que no son como pensábamos que iban a ser.

La novela se sitúa en el pueblo de Monastil, al norte de Elda en Alicante provincia muy conocida por la fabricación de calzado, negocio que tenia nuestra protagonista y con lo que montó su imperio como otras muchas empresas que empezaron igual que Ofelia con una pequeña fábrica de calzado que proliferó y se convirtió en una gran multinacional del mismo. Además, también toca otros temas, como lo mal que estaban valorados los trabajadores en la dictadura, la proliferación del ladrillo a partir de los 70 y la corrupción de los políticos.

Este libro es otro de los libros que recomendaré cuando alguien me pregunte qué puede leer, porque es una historia de dos grandes mujeres que además nos cuenta, a través de los años, cómo era la sociedad en la España de la posguerra y posterior. Un libro lleno de misterios que Elia, la autora, nos va descubriendo a medida que vamos avanzando
Enlace: https://sintiendotusletras.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         01
Sicaaz
 23 julio 2019
Sandra, en paro, es contratada por el hijo de Ofelia Arraez, empresaria del sector del calzado, para escribir su biografía. Comienza el trabajo sin ganas pero poco a poco empiezara a descubrir que la empresaria tiene un pasado con muchos puntos oscuros que no es lo su hijo quiere para la biografía.
Toca temas que en la época de las años 50, 60 y 70 estaban incluso penados y los describe con una belleza absoluta.
Merece la pena leer el libro y descubrir la vida y la lucha a lo largo de los años de Ofelia Arraez
Comentar  Me gusta         00


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Dónde ocurre? literatura estadounidense

Matar a un ruiseñor, Harper Lee

Misisipi
Alabama
Luisiana

12 preguntas
24 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}