InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Descubre las mejores listas de libros


Edith Warton: una escritora prolífica
Lista creada por marlluch el 25/01/2023
25 libros. Temas y géneros: literatura norteamericana , mujer , escritos por mujeres

Edith Warton es una escritora conocida sobre todo por su obra La edad de la inocencia, llevada a la gran pantalla y son pocos los que no han oído hablar de esta novela. No son tantos los que tienen datos sobre la vida y el resto de producción de la escritora. Nacida a mediados del siglo XIX en el seno de una familia acomodada de Nueva York, Warton tuvo la suerte de recibir una educación privada, algo poco común para las mujeres de la época. Tras contraer un matrimonio que rompió debido a las continuas infidelidades de su marido, Warton mantuvo un romance apasionado con el periodista William Morton Fullerton. Desde finales de siglo, Edith publicó novelas y relatos que se hicieron famosos por su carácter incisivo y su crítica de la sociedad. Un dato llamativo de su vida es su admiración por la cultura europea, lo que le llevo a cruzar el Atlántico 66 veces durante su vida, antes de establecerse en Francia, donde mantuvo una estrecha amistad con Henry James. Hoy quiero rendir homenaje a esta autora, que no tuvo problemas a la hora de salvar todos los obstáculos que tuvo en la vida (familiares, residencia, cultura) para llevar a cabo parte de sus sueños. Esta lista participa en el concurso de listas de enero.
+ Leer más


Stephen Glennard sumido en problemas económicos, decide publicar las cartas que le escribió una mujer con la que mantuvo una relación tumultuosa, para poder hacer frente a los gastos de su matrimonio. Cuando las cartas alcancen la fama, el problema del protagonista será otro.
Una curiosa novela, en la que la protagonista, Kate Orme, tras tener un hijo de un hombre disoluto y mentiroso, dedicará su vida a evitar que los rasgos de carácter de éste pasen a su hijo.
Una de las novelas de la autora que más me ha gustado, narra los problemas de Lily Bart para integrarse en las capas altas de la alta burguesía neoyorkina, haciendo con ello una crítica aguda de la sociedad del momento.
Fanny Frisbee, después de divorciarse de un marqués libertino, decide no casarse con el amor de su vida temiendo las repercusiones que ese matrimonio pueda acarrear sobre el hijo que tuvo con el marqués. Éste procede de una familia conservadora y puritana que puede tomar serias medidas para perjudicar al pequeño.
Esta pequeña novela constituye una joya rara dentro de la producción de la escritora, tanto por el ambiente en el que se desarrolla como por los temas que aborda. Un joven ingeniero retenido por su trabajo en una pequeña localidad de Massachussets observa a un hombre lisiado y envejecido que recoge en la oficina de correos una revista y un sobre con medicamentos. Es invierno y el ambiente del pueblo es claustrofóbico. El aspecto educado del hombre, la edad que no corresponde a su físico, los misteriosos silencios y prevenciones que despierta su presencia en los demás, su vida casi aislada en una destartalada granja con dos mujeres, llevan a preguntarse al ingeniero por qué sigue viviendo en un sitio tan inhóspito.
Una curiosa historia en la que la autora describe el dilema de un hombre que se ve envuelto en una relación amorosa con dos mujeres entre las que existe una relación especial.
Una novela sobre la sociedad del momento retratada a través de la vida amorosa de Undine Spragg.
Esta obra constituye, como Ethan Frome, una pequeña rareza dentro de la producción de Edith Warthon, quien retrata las capas pobres y bajas de la sociedad, a través de la vida rutinaria de dos hermanas.
Estío se sitúa de nuevo, al igual que Ethan Frome en un ambiente rural, en el que una joven despierta al mundo del amor bajo la férrea custodia de su tutor.
Uno de los libros más conocidos de la autora en el que nos cuenta la historia de Newland Archer, un brillante abogado, y su novia May Welland, una joven perfectamente educada. Ambos se prometen teniendo como objetivo formar un matrimonio acorde con las expectativas y cánones propios de su educación. Su deseo se complicará con la llegada de Ellen Olenska, prima de May, que viene de Europa cansada de su matrimonio con un conde depresivo.
Kate Clephane, residente en Francia, recibe una llamada de su hija, que le cuenta que va a contraer matrimonio. Kate regresa a Nueva York, donde las cuestionables intenciones de Chris Fenno con su hija son el menor de sus problemas: además de un manipulador, Chris es el hombre del que Kate lleva enamorada mucho tiempo.
Edith Wharton cuenta en La solterona la historia de dos mujeres condenadas a entenderse. La cuarta generación de la familia Ralston se incluye dentro del grupo de ciudadanos respetables de la ciudad de Nueva York, en cuyas acciones sociales, comerciales y caritativas participan de un modo tan destacado como prudente: lo suficiente para destacar sin arriesgar su posición y consolidad su posición social. La acción se inicia cuando James Ralston, miembro de esta cuarta generación contrae matrimonio con Delia Lovell, una joven atractiva de una buena familia. Y mientras se prueba un sombrero para una boda, Delia considera cómo han transcurrido los primeros años de su matrimonio, sin grandes preocupaciones ni alegrias, con monotonía. Incluso la llegada de sus dos hijos, dos perfectos Ralston, no satisfacen por completo su vida interior. Y esa misma vida es la que va a empezar esa semana su prima Charlotte, quien se dispone a casarse con Joe, un pariente de James Ralston.
Madura y atractiva, Catherine Glenn ha perdido a su hijo en la guerra y acaba de quedarse viuda. Ahora únicamente un secreto anima y da sentido a su vida: antes de contraer matrimonio tuvo un hijo, Stephen, que se vio obligada a entregar en adopción. Encontrarlo y recuperarlo se ha convertido en su único objetivo y para ello decide viajar a Europa, siguiendo una pista que la lleva hacia España e Italia. Aunque la tarea a priori parezca imposible, a la Sra. Glenn le sonríe la suerte y logra su objetivo. Stephen es ahora un pintor delicado de salud, que vive con un excéntrico matrimonio, los Brown, quienes no pasan por su mejor momento económico. Catherine decide ayudarlos para recuperar el cariño de Stephen. A partir de ese momento se verá inmersa en un misterio que parece ser incapaz de descubrir.
En esta colección de relatos que abarcan desde 1891 a 1935 y que son una perfecta introducción a la obra de la autora— asistimos a una elegante e irónica disección de la hipocresía de los ricos,de las renuncias personales frente a las presiones sociales, así como a una crítica a la institución del matrimonio, con una mirada compasiva hacia los sueños frustrados del ser humano.
Una atmósfera inquietante y aterradora gravita sobre estas historias en las que nada es lo que parece y donde el horror nos acecha detrás de cada página. La sorpresa se oculta bajo la piel de lo cotidiano en estos magistrales relatos de fantasmas que constituyen, probablemente, los mejores cuentos de terror del siglo xx.
Un solterón acomodado y enfermizo mantiene una relación sentimental con una mujer un poco más joven, que además le cuida. Desahuciado por los médicos, piensa acabar sus días junto a su pareja, sin estrechar más el compromiso con ella, hasta que poco antes de cumplir los 50 años recibe un nuevo diagnóstico donde se le augura larga vida y rectifica las opiniones médicas anteriores. A partir de ese momento, se plantea buscar una nueva novia más joven con el fin de casarse y romper con su actual relación. Está a punto de hacerlo cuando descubre un informe médico que le da escasos meses de vida. ¿Le están engañando pronosticándole una buena salud para no amargarle lo poco que le queda?
Esa "difusión del conocimiento" que solemos clasificar junto con la calefacción a vapor y el sufragio universal en la categoría de las mejoras modernas, ha causado en forma incidental el surgimiento de una nueva perversión: el vicio de la lectura. No hay vicios más difíciles de erradicar que aquellos que popularmente se consideran como virtudes. Entre ellos, el vicio de la lectura es el principal. Por lo general, uno está de acuerdo en que leer porquerías es un vicio; pero la lectura por sí misma -el hábito de la lectura- aun con lo reciente que es, ya se clasifica junto a virtudes tan habituales como la frugalidad, la sobriedad, la costumbre de madrugar y el ejercicio físico regular.
Comentar  Me gusta         103

Temas de esta lista
Drama   autoras   novela corta   relatos   narrativa   ficción   familia   Literatura clásica   infedelidad   adulto   novela de amor   literatura norteamericana   narrativa norteamericana   literatura en lengua inglesa   inglaterra   literatura inglesa   siglo xx   siglo XIX  
Apreciaron esta lista