InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8417128433
Editorial: Duomo ediciones (02/04/2018)

Calificación promedio : 3.25/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 19 junio 2018
Olive Kitteridge es la parábola sobre la amargura y el conformismo que Elizabeth Strout nos ofrece en su novela.
La califico de parábola no por su brevedad, sino por relatarnos en la vida de Olive una historia que parece una analogía sobre la negatividad en un amplio espectro (ya sea consciente o inconscientemente), y con la que aprendemos una enseñanza mediante la observación de su vida y sus pensamientos, pues en ella vemos en todo momento la incapacidad de disociar los juicios y las sentencias que van brotando y aflorando a lo largo de la lectura.
La protagonista, maestra de matemáticas en la ciudad imaginaria de Crosby, está casada con Henry, el farmacéutico del pueblo, y es madre de un solo hijo, Christopher. Olive se dedica a vampirizarlos y castrarlos (metafóricamente) en todos los aspectos y en todas las potenciales decisiones que ambos puedan tomar... y digo potenciales porque mueren antes de salir de sus bocas. Tanto el padre como el hijo son personas pasivas, incapaces de argumentar o alegar alguna de sus razones personales ante Olive. Ya sea por miedo o por costumbre, su pasividad, pincelada con tintes de bondad, siempre se verá supeditada a la poderosa y claustrofóbica Olive Kitteridge.
Así se va percibiendo que el personaje principal no es de esos con los que se empatiza ni en la primera ni en la última página, sino todo lo contrario. Reconozco que la autora ha construido en ella un mundo lleno de matices y cualidades, pero al final, como ocurre siempre que te tropiezas con una persona negativa y tóxica, cuando esta se va se te queda un regustillo amargo difícil de endulzar.
En mi caso ha sido así. Olive representa para mí la antítesis de la positividad, y todos los que la acompañan desprenden el mismo tufillo: son personajes acomodados en su amargura y depresión. Todo en ella, al igual que en los demás, se nutre de cualidades negativas (el pesar, los celos, la posesión, la amargura, la vejez física y mental) que no les permiten avanzar y reinventarse como son. Estos elementos, que emanan y aromatizan a todos, se magnifican cuando entran en contacto con Olive.
La novela está ambientada en Crosby, ciudad donde la belleza y la naturaleza parecen embargarlo todo a priori, pero conforme vas leyendo y conociendo a sus diferentes habitantes, los miembros foráneos de la comunidad, te das cuenta de la incoherencia en sus vidas. Tanto los jóvenes como los no tan jóvenes rezuman pesimismo y derrota en cuanto atisbas y te asomas a sus realidades; desde el primer momento percibes que las cosas no les van a salir bien, pues su pasividad les hace vivir simplemente en las apariencias y en el inconformismo paralizante con el único fin de satisfacer sus egos desapegados a sus conciencias. Todos, a su manera, se quejan de sus vidas, y de alguna forma anhelan lo que otros tienen, pero nadie o casi nadie es capaz de hacer nada. El simple hecho de coger las riendas de sus vidas supone un cúmulo de excusas y sobreesfuerzo, y al final siempre deciden dejarse llevar por sus diferentes pero igualmente agobiantes situaciones.
Entonces, desde la distancia, llega un momento que casi te da igual. El lector, para no contagiarse de esa atmósfera gris y cerrada, tiene que desapegarse de todos y cada uno de ellos. No puedes cambiar el resultado de las cosas si estos personajes no son congruentes consigo mismos ni con sus conciencias. Siempre, o la mayor parte de las veces, son personas reactivas, nunca proactivas a unas circunstancias sobrevenidas que unas veces parece que les sobrepasan y otras que les resbalan.
Olive Kitteridge participa de este ambiente cerrado y rancio donde su conciencia y su ego luchan en todo momento: siente una cosa y dice otra, o viceversa. El caso es que en ningún momento la vemos sincronizada con sus sentimientos y sus acciones, y así somos testigos una y otra vez de cómo sus salidas de tono y meteduras de pata chocan con sus remordimientos y su conciencia.
El contrapunto positivo a todo lo anterior lo encontramos en Christopher, su hijo. Es el personaje que ha ido creciendo ante mis ojos al mismo tiempo que decrecía ante los ojos de su madre. Cuando es capaz de romper las cadenas y construirse una vida lejos de ese ambiente, aparecen los rayos de sol y la esperanza en la historia. Él es el único que sabe encontrar la coherencia en su vida, algo que no parece entender su madre. Lucha hasta lograr construirse una vida lejos de la sombra tediosa de sus padres y vecinos, y gracias a él la novela se equilibra, revalorizándose y esperanzando al lector.
Al final es una novela que merece la pena ser leída aunque, eso sí, desde una distancia prudencial de seguridad para no contagiarse de toda esa atmósfera naftalina, tratando y valorando a cada uno de los personajes con la objetividad necesaria para descubrir la grandeza de la escritura. Elizabeth Strout, en su maestría, nos modela un universo tan especial y particular que, queriéndolo o no, nos deja una huella profunda y perdurable.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 06 julio 2018
Hoy nos reencontramos con la aclamadísima autora Elisabeth Strout, una mujer que con su delicadeza y sensibilidad crea historias sin igual donde las emociones son las verdaderas protagonistas.
Nos enamoró con Me llamo Lucy Barton y continuó con Todo es posible mostrándonos su gran capacidad de análisis sobre la condición y naturaleza humana a la vez que una gran habilidad para transmitir aquello esencial.
En esta ocasión nos deleita con la novela Olive Kitteridge, obra en la que se basa la popular serie televisiva de HBO.
No nos pondremos en debate ya que ambos productos son excepcionales pero sigo defendiendo que la complementariedad de ellos hace la grandeza y la experiencia completa de conocer la verdad de la obra original.
Siguiendo la estela y su característica de calidad al crear personajes impresionantes nos presenta a Olive, una mujer ruda, hecha a sí misma, un tanto dura pero con la capacidad de ver más allá y profundamente reflexiva.
Desde su hogar, desde su Maine natal y acompañada por su marido y su hijo nos irá narrando los cambios que ha experimentado el pequeño pueblo de Crosby y la deriva confusa que está tomando el mundo y la sociedad.
Los problemas están en casa empezando por ella misma y su rudeza y por su familia. Su marido es el farmacéutico del pueblo y según ella es demasiado leal, abnegado… y su hijo también le da quebraderos de cabeza por su problemática personal.
Desde estos personajes se extiende una telaraña de personajes clave en el pueblo que iremos conociendo y analizando.
Problemas mayores y problemas menores, tonterías diarias y situaciones que cambian la vida para siempre.
Nadie queda impune. Ya lo dicen que vivir es lo más peligroso que tiene la vida…
Olive se va abriendo al pueblo y reconoceremos que es puro caparazón protector dado que en su pecho late fuertemente un corazón que se doblega ante el dolor y no queda pasivo ante las adversidades de la vida.
Ella, su propio viaje para conocerse y su análisis de su entorno y de la sociedad que la rodea crean la atmosfera perfecta para convertir una obra simple en cuanto a escenarios y estructura en una auténtica obra de arte que nos lleva a cuestionarnos nuestro día a día y el rumbo de la sociedad actual.
De la mano de Duomo tenemos la oportunidad de reencontrarnos con esta genial autora a la vez que podemos descubrir el libro que se esconde tras el éxito televisivo de la serie homónima.
No la dejéis escapar. Es como un viaje hacia un puerto seguro.

Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Poemas
 05 mayo 2018
No es precisamente una visión positiva la que Strout nos presenta con estos personajes. No hay en realidad ninguno que sea feliz, que esté contento ni satisfecho con su vida. Subsisten a medias en una vida que les aprisiona, se acomodan a ella, se dejan llevar. Incluso la propia Olive fiel siempre, eso sí, a sus convicciones, no es más que una sombra de lo que quería ser.

La sensación que tenía al leer esta novela es que estaba leyendo una continuación de Todo es posible (en realidad Olive Kitteridge se escribió antes pero yo leí primero Todo es posible). Un pueblo similar, unos personajes similares con vidas tan tristes y problemas similares, con un personaje como hijo conductor (aquí Olive y en Todo es posible Lucy Barton). Incluso la forma de escribir y de expresarse es similar. Es en realidad más de lo mismo.

Aunque las historias son entretenidas no me ha gustado esa sensación de estar leyendo lo mismo. Quizá la escritora como con Olive Kitteridge le funcionó tan bien, decidió hacer lo mismo con Todo es posible... Digamos que, al haber leído antes la historia de Lucy Barton esta novela, Olive Kitteridge, me ha parecido poco original y repetitiva.

Que se puede leer sin problemas y que hay historias muy interesantes, que los personajes aunque aparecen brevemente son profundos, que la ambientación es buenísima y todo está bien hilado, eso es innegable pero... me ha dejado un regusto amargo. Lo siento. le ha faltado chispa. No he conseguido conectar con Olive ni con ningún personaje ni historia. He pasado por encima del libro más centrada en la sensación de estar leyendo un "refrito" que disfrutando de las historias en sí.

Me sabe muy mal no haber disfrutado de esta novela como se merece, lo siento. Y como siempre digo, esta es una opinión personal que, estoy segura, se debe también a que quizá no era el momento de leer esta novela. Seguro que no era mi época para leer sobre la tristeza, las inseguridades, la insatisfacción, las infidelidades y el dolor.
Enlace: https://conversandoentrelibr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Pinky
 22 abril 2018
Novela coral con un eje central personificado en Olive Kitteridge, profesora de instituto retirada, con un caracter bastante difícil, casada con Henry, farmacéutico jubilado y madre de Christopher.
Olive vive en un pueblo costero de Maine, una vida apacible y rodeada de la naturaleza, pero ella parece no ser feliz. Su marido, Henry, es una persona muy amable y agradable que la comprende y soporta. Christopher, ya es adulto pero la relación con sus padres no es muy estrecha y está llena de silencios.
Además de contarnos parte de la vida de la familia Kitteridge, también la historia nos muestra retazos de la vida de algunos de sus vecinos. Historias que podrían ser reales, enfermedades, infidelidades, divorcios ...
Esta novela está muy bien escrita y en pocas páginas nos dice mucho de cada personaje. Olive es un ser extraño, que tiene dificultad para poder expresar sus sentimientos y emociones, pero con las mismas motivaciones y problemas que todo el mundo.
Para los amantes de la narrativa es una buena lectura.
Enlace: http://misgrandespasiones-ro..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: socialVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





{* *}