InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8416634432
Editorial: Duomo ediciones (24/08/2016)

Calificación promedio : 3.27/5 (sobre 13 calificaciones)
Resumen:
UNA HISTORIA ÚNICA, CONTADA DE
MUCHAS MANERAS, QUE QUEDA EN EL ALMA.

En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice. ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (14) Ver más Añadir una crítica
margazquez
 16 junio 2021
Se podría decir que "Me llamo Lucy Barton" es una novela psicológica o una novela de personajes cuya protagonista recuerda una época de su vida en la que estuvo un par de meses ingresada en un hospital de Nueva York. La protagonista nació en un pueblo de Illinois en una familia con bastantes carencias no solo económicas sino también afectivas.
Durante su estancia en el hospital, periodo en que se ambienta la narración, su madre la acompañó durante unos días en la habitación que será testigo de las conversaciones entre madre e hija, plagadas de recuerdos y anécdotas que dejan ver claramente la personalidad insegura de la hija y su necesidad de afecto por parte de una madre que es incapaz de darlo o al menos de mostrarlo.
Narrada en primera persona por la propia Lucy, se podría decir que su historia recuerda bastante a la de muchas otras mujeres que a pesar de haber superado ciertos escollos en la vida, a pesar de su ascenso social y de haber formado una bonita y propia familia, no terminan de encontrarse a sí mismas; es como si el pasado, lo vivido anteriormente, les pesara demasiado.
El gran acierto de la novela, sin lugar a dudas, es la escritura escueta y diáfana de la autora para reflejar con las palabras más que justas esa incapacidad para comunicarse y sobre todo para mostrar las emociones que en todo momento sobrevuela la relación entre las protagonistas y que es tan frecuente encontrar en ciertos entornos de escasa cultura.
El libro es corto y se lee con mucha facilidad, puesto que va al grano en lo que cuenta y no se extiende en nada superfluo. Gustará a quienes valoren los libros bien escritos o las novelas de personajes, pero seguramente será una decepción para los que esperen una gran trama o asunto de fondo. Yo me encuentro entre los primeros.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Inquilinas_Netherfield
 04 abril 2018
Me llamo Lucy Barton es de ese tipo de novelas en las que, algunos dirán que "no pasa absolutamente nada", cuando realmente en esta historia pasa nada más y nada menos que la vida. Así, en minúsculas pero a lo grande: detalles nimios que conforman cada paso que damos en este mundo y acontecimientos que marcan un antes y un después; el recuerdo de una persona que pasó fugazmente a nuestro lado o de aquella que supuso un comienzo o un final; ese instante que te dolió y aquel otro que te hizo sonreír; aquella frase que te abrió los ojos y aquella otra que quisiste no haber escuchado nunca. Momentos, recuerdos, destellos, la infancia, épocas, situaciones, malas decisiones, trances superados, la adolescencia, personas que dejamos atrás, personas que se quedan, dolor, felicidad, descubrir de repente que somos adultos, lágrimas, risas... que por sí solos no son nada y juntos dan forma a eso que llamamos nuestra vida. Nuestra historia. Nuestro sendero salpicado de grises con blancos y negros de tanto en tanto. Como para decir que no pasa nada en este libro.
Tal y como el título sugiere, la narración corre a cargo de la propia Lucy Barton en primera persona. Aunque hacia el final del libro cierra un poco la historia alejada del escenario principal, el 95% de la novela está ambientada en un hospital del East Side neoyorquino, donde ingresa a causa de una apendicitis y donde finalmente permanece hospitalizada durante semanas a causa de diversas complicaciones. Apenas recibe visitas, su marido está demasiado ocupado, a sus hijas se las llevan en contadas ocasiones, alguna amistad ocasional se acerca por allí... Lucy se siente muy sola, muy desgraciada, y sufre alejada de los suyos. Hasta que un día despierta y ve a su madre sentada en una silla al pie de su cama.
Esto, que podría (debería) ser lo más normal del mundo, no lo es. No lo sabemos cuando acaba de producirse el encuentro, pero lo intuimos por la forma de saludarse, por el modo en que enfrentan el encuentro, por la frialdad pasiva de una y la sorpresa contenida de la otra. Y es entonces, durante los cinco días que la madre de Lucy permanece junto a ella en el hospital, cuando comenzamos a saber quién es Lucy Barton y a conocer su historia.
Lucy hace mucho que abandonó su hogar paterno y apenas sabe nada de la gente que dejó atrás: amistades, vecinos... incluso sus hermanos, que parecen unos completos desconocidos para ella y con quienes mantiene conversaciones totalmente triviales. La distancia filial con su madre es tan grande, la cercanía afectiva tan complicada de afrontar, que solo en contadas ocasiones se atreven a saltar la barrera que las separa para permitirse algo parecido a la intimidad. La mayor parte del tiempo se limitan a hablar sobre la gente que tienen en común, aquella gente que quedó atrás en el pueblo, y que en su mayor parte han tomado malas decisiones a lo largo de su vida o han tenido mala suerte en sus matrimonios.
Por tanto, la estructura que escoge Strout para desplegar ante nuestros ojos la vida de Lucy es sencilla, aunque solo en apariencia. Mientras su madre responde a sus muchas preguntas sobre tal o cual conocido y satisface su curiosidad, Lucy intercala recuerdos de su infancia, adolescencia, universidad y vida en Nueva York sin ningún orden aparente, encajando como piezas de un puzzle el presente narrativo con el pasado de la protagonista hasta conformar un todo que nos ofrece un marco bastante explícito de la niña que fue y la mujer en que se ha convertido, ofreciéndonos esas pinceladas, esos trazos, que para cada cual son tan importantes pero que los demás nunca podrán interpretar del mismo modo que quien los vive. Tuvo una infancia desgraciada, pero no le han ido mal las cosas a pesar de todo.
Aun así, y no sé si es solo sensación mía, creo que Lucy retiene información. Afirma que esta es su historia, tal y como te la cuenta, sin trampa ni cartón... y aun así no puedes evitar sentir que sobre algunas cosas no está siendo del todo sincera: su matrimonio, la relación con sus padres (y concretamente con su madre), lo que le lleva a tomar ciertas decisiones... Sí, esta es su historia. Pero sí, también es humana, y tiene secretos y recovecos que le pertenecen por mucho que presuma de sinceridad, y ejerce una protección instintiva sobre ellos. Ninguna biografía es completamente honesta y transparente, y la de Lucy Barton no es una excepción. Hay miserias que se pueden destapar y otras que es mejor guardarlas bajo llave.
Por eso tengo que admitir que, a pesar de que he disfrutado mucho la novela, a mí no me ha provocado ese torrente de emociones que había leído en otras personas, porque Lucy marca un poco las distancias en su narración (o es la sensación que yo he percibido, y esto no influye para nada en mi estupenda percepción sobre la novela. Simplemente, por la forma en que está narrada, no he sentido esa emoción que anticipaban la novela y las opiniones que había leído sobre ella).
La relación entre madre e hija es aséptica como el hospital en que transcurre. Los breves y esporádicos intentos de acercamiento por parte de la hija son rechazados por su madre con un cierre de ojos o una mirada hacia el edificio Chrysler que ve desde la ventana, seguidos de un prolongado silencio. Es una relación fría, distante, de cortesía por el parentesco que las une. Incluso al hablar de su marido y su matrimonio, Lucy se niega a entrar en detalles. No quiere hablar sobre eso, y no lo hace. Más información retenida. Me comentaba Cris en los comentarios de su reseña que Strout dice que esta novela refleja el amor. Sinceramente, si a mí me preguntan contestaría que lo que he percibido es desamor a muchos y distintos niveles afectivos y sociales. No creo que la novela refleje el amor en sí, sino lo que duele cuando no es correspondido al mismo nivel e intensidad.
En definitiva, es una historia intimista en apariencia sencilla que encierra mucha más complejidad de la que parece, porque se nutre de los detalles del día a día que realmente dan forma a la existencia de cada uno. Lucy Barton es, igualmente, un personaje más complejo de lo que parece; nos cuenta mucho en estas doscientas páginas, pero estoy convencida como lectora que casi tanto como lo que calla. Nos ofrece retazos aquí y allá que conforman un todo, que la conforman a ella, pero creo que sin abrirse tanto como pueda parecer a simple vista.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Tamichi
 06 mayo 2021

Me llamo Lucy Barton” una historía que todo lo que diga me quedaré corta. Lo que me hizo sentir por partida doble, al empezar a leerlo de nuevo. Ternura, amor, dudas, tristeza, esperanza y una larga lista de sentimientos y a la vez contradictorios.
Una novela intimista, fácil de leer, lenguaje sencillo y directo. Escrito de una forma dulce, incluso en ocasiones poético. Te hará soltar alguna lagrimilla.
El escenario se desarrolla en cuatro paredes de un hospital. Donde la protagonista está ingresada y va desgranando su vida. Una vida solitaria. Habla del dolor, sin nombrarlo, sin quejarse. del amor y desamor, sin reproches. Después de encontrarse con su madre en aquella habitación. Cinco días donde hablarán después de Haber pasado muchísimo tiempo sin verse. Donde llegarán los flashes de la infancia.
Un libro donde no pasa nada pero pasa de todo. Donde el sentimiento está muy presente y es de lo que más puedo hablar. de sentimientos. Una mujer luchadora que a pesar de no tener una vida fácil ha sabido levantarse constantemente. Y lo único que busca en la vida es una sonrisa, amor y ser querida.
Es cierto que se podría haber sacado mucho más partido ya que en bastantes cosas solo da pequeñas pinceladas y superficiales. Quizás llegar a profundizar algo más en los personajes con los que se relaciona en la historia.
Aún así, Lo recomiendo. Pero también os digo, hay que elegir el momento oportuno para leerlo ya que se puede volver tediosa la lectura si no es lo que buscas en ese momento.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
MegRaven
 24 mayo 2018
He tenido libros que, por ironías de la vida, acabo leyendo en el momento más oportuno o curioso. Me pasó con la chica del tren (Reseña aquí) que leí durante un viaje en tren sin poder evitar detenerme a mirar por la ventanilla en busca de vidas interesantes. En ésta ocasión me ha ocurrido con "Me llamo Lucy Barton", una novela que he leído casi de manera íntegra en la sala de espera de un hospital.
Lucy ha tenido que ser ingresada por un tiempo en principio indeterminado y este cambio de las circunstancias va a poner toda su vida patas abajo, apenas recibiendo visitas de su marido o hijas y sin embargo encontrándose frente a un rostro que lleva años sin ver, alguien a quien ama, odia y añora: Su madre. El poder de la relación entre ambos personajes es imponente desde sus primeras páginas, donde las vemos intercambiando opiniones y anécdotas como si fueran dos viejas amigas para, poco a poco, adentrarse en una historia mucho más profunda y poderosa. Y ellas son solo el principio.
En realidad la novela encierra diferentes relaciones de madres con sus hijas, casi todas bajo el punto de vista de Lucy y las experiencias que ha ido teniendo a lo largo de su vida. Descubrimos su sueño frustrado por ser escritora, su mala suerte en el amor... y sobretodo, los drásticos acontecimientos que la fueron apartando de su familia y de las personas con las que pasó la mayor parte de su vida.
La obra consta de apenas 209 páginas y está impresa en tapa blanda, un formato ideal para llevar el libro con nosotros y leerlo en cualquier rincón. Supongo que por eso me lo llevé conmigo al hospital, mientras operaban a mi madre. ¿No es gracioso? Veía a Lucy viviendo una situación inversa a la mía y a la vez sentía que la relación que la unía a su madre me llevaba a pensar en la mía y en mis propias experiencias. Y es precioso comenzar una lectura sin ser consciente de lo mágica o fascinante que puede terminar siendo.
Un punto a favor es la brevedad de sus capítulos, convirtiéndolos en una narración intensa y amena. Lucy nos lleva de viaje por sus recuerdos y rescata episodios de su pasado que nos ayudan a comprender a la mujer que tenemos delante y aún no conocemos, de ahí que toda la obra pueda parecer una carta de presentación al personaje y todo su mundo. Es fácil simpatizar con ella, sentir tristeza por su hermano o cierta antipatía hacia su marido. También me sentí cercana a ella, por el modo en que parece buscar el amor perdido de su madre y lo difícil que las resulta a ambas hablar con claridad de lo que sienten la una por la otra.
Quizá sean esos matices los que hacen que la historia cobre vida y no parezca orquestada ni elaborada, tan solo existe y se eleva ante nuestros ojos.

Enlace: http://elcuervodealasrotas.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 16 abril 2018
Elizabeth Strout, autora galardonada con el Premio Pulitzer que cosecha grandísimas críticas positivas y ha visto cómo sus fieles lectores se multiplican novela tras novela.
Esta vez nos sorprende con Me llamo Lucy Barton. Realmente la acabo de leer y me parece que el ordenador está frio para poder expresar todo lo que me ha transmitido… Tristeza, amor, lazos irrompibles, amor incondicional, esperanza, dudas, dolor, pena, ternura y un largo etcétera de emociones contradictorias que se encuentran en un vaivén sentimental que nos engancha de una manera fina y sublime.
Es una novela que se desarrolla en un hospital y en un escenario muy concreto como es una habitación, pero las mentes y los diálogos de las protagonistas nos llevan a múltiples espacios en el hoy, en su ayer y en el que será su mañana.
En pleno Manhattan delante del edificio Chrysler pocos saben que sucede entre las paredes de cada habitación del hospital.
¿Será cierto que saben más las paredes que nuestro pobre corazón? Ellas saben y escucharon lo que alguna vez nos prometimos a nosotros mismos para no caer.
Cinco días y cinco noches que repasaran una vida en la que pondremos respuestas a las grandes incógnitas, perdonaremos los malos entendidos y sobretodo haremos las paces con el pasado y nuestros seres queridos.
Quizás estamos vulnerables en este escenario y por esto nuestras protagonistas despojan su alma de máscaras y se muestran tal cual son por primera vez en muchos años. Quizás ni lo saben pero este ingreso sanará su historia.
Cada segundo que pasa sirve para que esta madre e hija se quieran más y reconozcan todo lo que sienten la una hacia la otra.
Realmente no somos nada sin nuestras madres y aunque a veces no sean perfectas, los hijos tampoco lo son. Lo que prevalece y tiene un valor extremo que hace que este vínculo sea incomparable es el amor absoluto y sobretodo el apoyo incondicional.
De la mano de Duomo podemos disfrutar de este paseo por la vida de madre e hija y al fin de una familia que ha tenido sus momentos buenos y sus momentos malos.
¿El amor lo puede perdonar todo? ¿Cómo cambiará su vínculo? ¿Cómo saldrán del hospital?
No os lo desvelamos pues se os pondrán los pelos de punta y sentiréis un gran vuelco en el corazón.
Es una novela muy sentimental y hará las delicias de todos aquellos que deseamos novelas que nos cambien y no nos dejen impasibles. Solo os puede dejar impasibles si sois de piedra.
Acompañadlas. Lo agradecerán… lo agradeceréis.
Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
margazquezmargazquez16 junio 2021
Cuando era pequeña, mi familia iba a la iglesia congregacional. Allí estábamos tan marginados como en todos los demás sitios; ni siquiera el profesor de la escuela dominical nos hacía caso.
Comentar  Me gusta         10
Video de Elizabeth Strout (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Elizabeth Strout
LA NOVELA MÁS EXITOSA Y ACLAMADA DE LA AUTORA PREMIO PULITZER DE ME LLAMO LUCY BARTON
En Crosby, un pequeño pueblo en la costa de Maine, no suceden muchas cosas. Y sin embargo, las historias sobre la vida de las personas que viven allí contienen un mundo entero. Está Olive Kitteridge, una maestra jubilada, irascible, indecorosa, de honestidad inquebrantable. Tiene setenta años y aunque es más dura que una roca, sintoniza con los matices del alma humana. Está Jack Kennison, antiguo profesor de Harvard, que busca desesperadamente la cercanía de esa extraña mujer, Olive, siempre tan Olive. Su relación tiene la fuerza de quienes se aferran a la vida. Una novela conmovedora que habla del amor y la pérdida, de la madurez y la soledad, y de esos inesperados instantes de felicidad. «Qué escritora tan increíble.» Zadie Smith «Tengo una misión: lograr que miles de lectores se rindan como yo ante Elizabeth Strout.» Pablo Giordano «Lo más valioso de Elizabeth Strout es la sutileza con que explora los recovecos de la condición humana.» Fernando Aramburu «Esta mujer que tanto me ha dado llenando mis horas de insomnio.» Elvira Lindo
Disponible en nuestras librerías de Casa del Libro y en casadellibro.com: https://bit.ly/3thG0fg
También en eBook: https://bit.ly/3taJjVA
+ Leer más
otros libros clasificados: maltratoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
44 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro