InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8467062649
Editorial: Espasa (07/04/2021)

Calificación promedio : 4.62/5 (sobre 91 calificaciones)
Resumen:
Una emocionante crónica familiar y sentimental. El retrato de un país que miraba al futuro y se olvidó de dar las gracias a la generación que lo hizo posible.

«Nos rezaban que cuatro esquinitas tenía mi cama y que cuatro angelitos nos la guardaban, pero mi cama por lo menos tenía cinco. Y uno de ellos era una señora de campo que pinchaba cuando te daba un beso».

1975. A un pueblo de esa España que empieza a vaciarse llega la nueva maest... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (40) Ver más Añadir una crítica
Fabiaili
 19 junio 2022
He terminado recién este libro y me ha dejado con un agujerito en el corazón…qué belleza.
Cuánta gente pasa por nuestras vidas? y cuántas de ellas son importantes, dejan su huella? porque nos aman, nos enseñan, nos hacen enojar, nos retan, nos acompañan y los acompañamos.
Esta novela trata de afectos y de pérdidas, de los que importan…
Quién ha tenido la suerte de tener una Emérita en su vida?
El narrador de la historia es un niño. Su madre contrata a una mujer sorda para cuidarlo, ya que ella trabaja como maestra del pueblo. La relación entre ellos pasará por diferentes matices y marcará a fuego la vida de David.
“Eme” será el amor incondicional, mas allá de todo, el amor crudo, con asperezas. El dolor que se transforma y sana, dando vida. Y David será el que no pudo ser.
Los ingratos es una obra profunda, sencilla, que te marcará el corazón. Una obra dedicada a aquellos que nos formaron, nos educaron, en todos los sentidos, no solo en la escolaridad, sino en la vida.
Es una delicia cómo está escrito, cómo describe ese pueblo, su gente, la España de los años setenta.
Un homenaje a la nostalgia de la que todos hemos sido prisioneros.
Una historia que nos hace preguntarnos, cuántas veces somos capaces de agradecer, de ver con el corazón al otro y lo que nos regala?
Cuan ingratos somos, nunca un mejor título para este libro.
Si quieren conmoverse, se los recomiendo profundamente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         2615
Alvarohernandez_81
 12 enero 2022
!Espectacular! 🌟🌟🌟🌟🌟
Me ha gustado muchísimo. He disfrutado, me he metido en la lectura como nunca y he creído en ocasiones formar parte del libro. La mejor lectura desde hace tiempo y dentro de mis top cinco, y con esto lo digo todo.
Voy a echar de menos a Emérita y a Currete (David) y a toda la familia...

De este libro me llevo muy buenos ratos y sobre todo el saber que a veces, menos es más. Que hay que ser agradecido con todo el mundo y sobre todo con las personas que más te quieren, porque lo que no se dice y lo que no se hace, no existe y podemos llegar tarde.
Por último felicitar a Pedro Simón por la obra maestra que ha engendrado. de Diez
Comentar  Me gusta         280
rafaperez
 10 marzo 2022
Lo acabé anoche.
Quise que me abrazara, soñarlo, pero el cansancio a veces se comporta como un amante posesivo que vence tu voluntad. Tampoco quedaba demasiada resitencia.
He despertado como siempre. Prisionero de una forma de vida que se adueña de mí tiempo y me exige cada vez mayor velocidad.
Una idea me asalta continuamente. Estoy convencido de que al final del día mis deudas pendientes volverán a ser olvidos.
Hasta que sea demasiado tarde.
Soy un perpetuo ingrato.
Pedro Simón se apoya en dos excelentes personajes para arrastrarte por el paraíso de la nostalgia.
Y para darte un buen bofetón con la mano abierta.
Emérita. Sorda como una tapia. Grande, bruta, rural.
Contratada para ayudar en las tareas del hogar en uno de esos pueblos que hoy, o están vacíos o se han llenado tanto que han perdido su identidad.
La bondad y el amor no están incluidos en el sueldo, pero ella, incondicional te los da, sin pedir nada a cambio.
Nadie se hace cargo de su tormento, de lo esclava que es de sus culpas. Redimirse es su constante felicidad.
David es el narrador principal. Me recuerda al Mochuelo de Miguel Delibes.
El problema es que para bien y para mal, David eres tú.
Aquella infancia. Nunca fui tan libre como en mi niñez, donde el límite estaba más allá de los almendros y yo lo sobrepasaba una y otra vez.
¿ Qué demonios he hecho con mi libertad?
¿ En qué momento las personas importantes dejaron de serlo?
¿ Dónde se han escondido los amigos de pañales?
La narrativa de Simón es sencilla, directa, sin ostentación. Hay belleza hasta en la forma de contar como el protagonista se caga encima.
Un texto que nos revela donde están hoy realmente aquellas cosas y personas que somos capaces de recordar con la misma añoranza que olvido.

Tal vez tu también tengas en un pequeño rincón del pasado a alguien que en soledad te recuerda, te ama y su máximo anhelo no sea otro que tu presencia y tu abrazo.
Si. Somos muy ingratos.
Excelente novela. Por libros como este amo y seguiré amando la literatura.
Será cuestión de dar las gracias a quienes lo hacen posible.
Pero estoy ocupado. Tengo prisa. En otro momento.
Dejar las cosas para mañana es jugar a la ruleta rusa con el tambor lleno de balas.
¡ BANG!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         204
doshi2
 19 mayo 2022
Novela narrada por los dos protagonistas: un niño David con su voz infantil y Emérita, en forma epistolar, nos acercan a la relación tan hermosa que tuvieron.
David es un niño en los años setenta. Su madre maestra itinerante, que se pasa la vida de pueblo en pueblo, con sus maletas y sus hijas, Isa y Vero “las sapas" como él las llama, es una mujer avanzada para la época, fuma, lleva pantalones, igual cose que arregla un enchufe, igual cocina que cuida de un huerto.
El padre, los lleva al nuevo destino, con un Simca 1000, a ritmo de Víctor Jara en la radio. Cada fin de semana viene al pueblo a visitarles y se vuelve a la gran ciudad Madrid, donde trabaja en la Chrysler.
La infancia de David pasa por ir a la era, llegar a casa con las rodillas desolladas, hacer enfadar a sus hermanas y hacer amigos.
Pero en algún momento, David nota que su madre, “mamá "en casa, “señorita Mercedes" en la escuela ,empieza a perder las ganas de jugar con él, coincidiendo con las cada vez más espaciadas visitas de su padre y la llegada de postales de sitios alejados del pueblo.
Hasta que el padre deja de venir.
David echa de menos la figura paterna, y su madre decide buscar una persona que les ayude. Ahí llega Emérita., una mujerona rural, muda que no tonta, a la que le pica la barbilla cuando da besos, la que lo da todo por la familia, aunque no va incluido en el sueldo, el amor que profesa a su niño "Churrete", el niño David, en sustitución del hijo perdido, como queriendo compensar el sentimiento de culpabilidad que no se le quita de la piel.
Emérita "Eme “se convertirá en la segunda madre de David o, casi, mejor dicho, la primera madre. de la mano de Emérita conocerá el ultramarinos, conocerá el darlo todo sin esperar nada. Tendrán sus secretos como esconder a la madre el hecho de que su hijo se cague en los pantalones.
Él le enseñara a escribir, haciéndole dictados, ella no ha estudiado y quiere aprender a escribir.
David pasará el tránsito de la infancia a la adolescencia, siempre protegido de Emérita. le da vergüenza que la acompañe siempre, aunque sea a distancia, cuando va con sus amigos. Cosas de los adolescentes!!
Cuando finaliza el curso, se despiden de Emérita, prometiendo escribir a menudo, hasta que se van espaciando las cartas y pasando los años; en el que no pasa un solo día sin que Emérita no se acuerde de su Currete.
Hasta que David ya mayor, siente que ha sido muy ingrato con la que fue la persona más importante de su vida y regresa al pueblo, buscando a Emérita, pero llega demasiado tarde.
Esta novela la he disfrutado muchísimo. Esa prosa cercana, que emociona, sin grandes florituras pero tan bella en su sencillez, con las palabras exactas hechas a medida para meternos en la piel de David.
Y además todos mis recuerdos pidiendo a gritos salir de mi cabeza . Yo una niña de trece años, en el año 1973, venida de Francia, fui adoptada por unos tíos sin hijos, en un pueblo de Extremadura. Allí empezó mi adolescencia. Mis tíos Petra y Antonio estaban bien considerados, porque tenían una tienda de ultramarinos. Ese olor a jabón de sosa ,casero; ese olor a bacalao de salazón; ese olor a queso fresco de cabrá; esa libreta de anillas donde cabían los nombres de casi todo el pueblo ,a los que mi tía fiaba, hasta que cobraban el jornal; ese olor a vela encendida en la trastienda, delante de la hornacina de la Virgen de Fátima, patrona de San Vicente de Alcántara ,mezclado con el olor a brasero de la camilla redonda con las faldas y el tapete de ganchillo, donde yo hacia los deberes ante la vigilancia de mi tío. Esa etapa de mi vida tan desconcertante, siempre controlada por unos tíos temerosos de la vida , de Dios, muy estrictos ; sin previos conocimientos de lo que es tener un hijo, ni como sobrellevar esta etapa tan difícil; donde no había almendros, pero había alcornoques y olivos, en la linde del pueblo, que si te atrevías sota pena de castigo, a recorrer un kilómetro había una charca apetecible pero prohibida.
A las afueras del pueblo, en la colina, se erguía majestuosa la preciosa ermita de la Virgen de Fátima ,a escondidas claro, subíamos a merendar, alejados de los ojos guardianes de los ancianos del pueblo.
Había toque de queda y era indiscutible. Tanto en invierno como en verano, el toque de queda era al atardecer, justo ese momento tan hermoso en que nos quedábamos embelesados y teníamos que correr para llegar a tiempo de evitar un castigo mayor, no salir de casa en días festivos.
Allí hice mis primeras amistades valederas. Aún me carteo con mi querida amiga Maru.
Sería ingrata por mi parte no reconocer, que mis tíos ayudaron mucho a mi educación, en un mundo que para mí era tan diferente de la ciudad francesa y moderna de la que yo venía. Pero yo tenía tanta curiosidad, sentía que aquí en el pueblo, todo era tan sencillo, tan cercano, tan amable.
Me quisieron como a una hija y me educaron con los dictados de sus corazones. al fin y al cabo, fueron mis segundos padres durante cuatro años. Me enseñaron las bases de una educación respetuosa con las personas, con diferentes estatus, con diferentes modos de vida, sin menospreciar su labor, sobre todo la importancia de la gratitud.
”-Hija, da siempre las gracias”-me decía mi tía.
Mantuvimos durante toda mi vida correspondencia. Pero la vida siguió, me casé, tuve mis hijos, y San Vicente estaba tan lejos en la distancia, que no pude volver hasta 25 años después en que pude darles las gracias por todo lo que me dieron con el corazón.
Que gratificante es ser agradecido con las personas que han sido importantes en tu vida.!!.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         102
quientelee
 30 julio 2022
☀Somos tan afortunados que la vida, sin pedirnos nada a cambio, nos regala sensaciones y momentos maravillosos. Cosas como un amanecer, un arcoíris, el sonido de las olas, el olor del mar, el canto de un pájaro, el olor a tierra mojada después de una tormenta de verano, o el silencio que precede a la nieve. Pues bien, hay libros que consiguen sumarse a esa lista de sensaciones agradables, que sin tener nada destacable, son capaces de hacerte sentir paz. Los ingratos lo hace. Te sosiega, te lleva de viaje a la infancia, rebusca en tus recuerdos más lejanos. Y no es que sea una historia increíble, magnífica o que no vayas a olvidar en un tiempo. Lo que hace especial a este libro es la sencillez, la humildad, la capacidad que tiene el autor con su maravillosa forma de narrar, de presentarte a un personaje con una bondad infinita. Una protagonista a la que no te va a quedar más remedio que querer, aunque te resistas, aunque esas cosas a ti no te pasen. He recorrido las calles de mi pueblo mientras leía. He sentido las manos ásperas de mi abuela cargadas de cariño, vigilándome y haciendo ganchillo mientras yo, indiferente a su compañía, jugaba y era feliz sin ser consciente de serlo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         100
Citas y frases (43) Ver más Añadir cita
FabiailiFabiaili26 junio 2022
Y yo sentí lo de otras veces: que entrar a un pueblo en medio de la oscuridad era como estrecharle la mano a una persona sin poder verle la cara.
Comentar  Me gusta         220
marulibrosmarulibros15 marzo 2022
Cuando eres mujer pobre y estar sola, causas pena y eso le viene bien al resto para salir airoso de la comparación. Pero cuando dejas de ser mujer pobre y de estar sola, cuando te quieren y quieres, cuando puedes vestirte bien y aprendes mucho ortografía, cuando empiezas a escribir mejor que nadie, hay quien siente un fastidio nuevo y tremendo. Porque entonces, esa persona que lamenta la mejor ajena, decía mi madre, pasa a ser candidata a ocupar el escalafón más bajo que la Eme dejo libre
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
rafaperezrafaperez18 abril 2022
Lo de estar en la tripa de la madre debía ser algo parecido a lo de tener fiebre. Caliente. Flotando. Alimentado. En paz. Dado la vuelta. Como en otro mundo, pero dentro de este.
Comentar  Me gusta         154
Alvarohernandez_81Alvarohernandez_8108 enero 2022
Sin quitarse el cigarro de la boca, mamá me obligó a comerme aquella vomitona, quién sabe si hasta con ceniza y todo, porque en mi casa no se tiraba nada. Llenando la cuchara de acero una y otra vez con determinación.
Comentar  Me gusta         120
Alvarohernandez_81Alvarohernandez_8107 enero 2022
Si a esa edad no eras vaquero o espadachín o soldado con un simple palo, es que eras un niño de mierda. Y yo ya tenía tres o cuatro primos que conocía de Madrid que eran unos niños de mierda, porque tenían el madelman buzo (y yo no) y solo jugaban a eso.
Comentar  Me gusta         80
Videos de Pedro Simón (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Pedro Simón
Con motivo del lanzamiento del libro "Los ingratos" Crea Lectura entrevista a Pedro Simón que nos detalla algunos aspectos de su libro.
Crea Lectura, es un programa de televisión que informa de la actualidad literaria y los lanzamientos más importantes del momento. Puedes ver esta y otras entrevistas en nuestra lista de reproducción del canal de Youtube.
otros libros clasificados: infanciaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Agatha Christie

¿Cuántas novelas policíacas publicó Agatha Christie?

Más de 60 novelas
50 novelas
Menos de 50 novelas

13 preguntas
42 lectores participarón
Thème : Agatha ChristieCrear un test sobre este libro