InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

ANTONIO PADILLA ESTEBAN (Traductor)
ISBN : 8496886611
Editorial: Puck (06/06/2017)

Calificación promedio : 3.62/5 (sobre 16 calificaciones)
Resumen:
• Superventas del New York Times, Mejor libro juvenil Amazon 2015 y Mejor novela Booklist 2015.
• Una novela sobre aceptación y autodescubrimiento.
• «Un hermoso debut (…) Una novela imprescindible.»


¿Y si pudieras borrar de tu mente los recuerdos que te impiden ser feliz?
El Bronx, Nueva York, en un futuro no muy lejano… Aaron Soto, de dieciséis años, lucha por encontrar la felicidad a pesar de las cicatrices que arrastra... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (17) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 30 enero 2019
Recuerda aquella vez es ese libro que vi por primera vez hace ya un par de años, donde su portada original me llamó bastante la atención y dónde su sinopsis y el imagina un lugar donde te pueden borrar tus peores recuerdos me atrapó. En este libro, Adam Silvera juega con las segundas oportunidades, los problemas familiares, la depresión y la importancia de encontrarse a uno mismo, dejando un mensaje y una historia que, desgraciadamente, aún viven muchos y muchas a día de hoy. Dividido en varias partes y contado en todo momento por Aaron, nuestro protagonista, desde primera persona, se trata de un libro cuyo comienzo es algo lento ya que nos vamos a topar directamente con el día a día de un adolescente que vive en un barrio problemático, tiene a una novia fabulosa, tiene que soportar fantasmas del pasado y empieza a encontrarse en una situación inimaginable para él. Por ello, los primeros capítulos van a servir para presentarnos a Aaron, su pasado y su presente, moldeando y creando al resto de personajes que lo complementan, en una lectura que no se desvía en ningún momento ni te deja escenas de alta tensión y peligro, pero que ha conseguido que fuera leyendo el libro sin ningún tipo de problemas gracias a la realidad que se esconde entre sus páginas. El libro no va a tener una trama donde destaque por su emoción, acción y su rapidez. Es un libro real, sobre la vida de alguien que tiene que luchar con lo que le atormenta y tiene que encontrar su propia identidad, acompañando a Aaron por cada sentimiento y vivencia que tiene, comprendiéndolo, cogiéndole cariño y protegiéndole. No obstante, sí que es verdad que, llegados a un punto, la lectura empezaba a hacérseme un poco cuesta arriba ya que no pasaba nada interesante y, esa idea que me había hecho antes de empezar, se iba distanciando cada vez más, con una lectura algo más repetitiva en la que parecía que no iba a suceder nada interesante. pero necia de mí, Silvera había guardado uno de esos giros argumentales que tanto me gustan para dejarte con los ojos abiertos como platos y empezar a comprender y entender el porqué nos ha contado todo lo anterior, haciendo que ese pensamiento de "podría habérselo ahorrado" desapareciera. Aún así, y haciendo que el ritmo recuperase su movimiento, enganchándote de nuevo y a partir de ese cambio en los acontecimientos, sí que pienso que Adam Silvera a alargado algunas cosas más de lo necesario ya por el final, cerrando la historia con unos momentos que, a pesar de no ser memorables, me han convencido.
Lo importante que tiene este libro, y por lo que pienso que realmente es necesario leerlo para tomar consciencia de lo que, desgraciadamente, algunos y algunas llegan a pasar por algo que es completamente natural y normal, es la visión y/o trato que le da el autor a la homosexualidad. Creo que refleja bastante bien los sentimientos de rechazo que algunos muestran con respecto a una persona homosexual, sea por lo que sea. Y, aunque es algo que no tiene excusa, porque no se puede tratar a una persona normal y corriente como si fuera diferente solo porque le gusten los chicos, las chicas o tenga otra orientación social, la confusión que se siente, el rechazo, el odio y el miedo propio se puede apreciar en Aaron. Pienso que el autor manda un claro mensaje de quiérete a ti mismo tal y como eres porque lo que sientes, por quien sea, es algo maravilloso y nada malo. Me parece algo importante de tratar y resaltar en un medio al que acceden muchísimas personas como son los libros, para poder concienciar y para ayudar a comprender que en el mundo existe aún mucho rechazo contra el que luchar y que hay que vencer, donde la superación y la enseñanza de valores es fundamental.
Me ha gustado mucho la pluma de Adam Silvera. Ha sido la primera vez en la que me introduzco en una de sus historias y, el haber tratado el tema de la homosexualidad de la manera en la que la ha tratado, con mucha delicadeza y sentimientos, con su toque de crudeza, realidad e injusta, ha hecho que este libro merezca mucho la pena leerlo. Además, ha sabido como tratar otros temas diferentes, también muy reales, para que la historia no se convierta en un foco de la homosexualidad si no que, y manteniendo eso como lo principal, habla y denuncia otros aspectos que deberían de cambiar.
En cuanto a los personajes, me ha gustado y no me ha gustado Aaron. No me ha gustado por el comportamiento que tiene cuando descubre que se siente atraído por un chico, rechazándose a él mismo y tomándose eso como algo malo que hay que eliminar. Me ha gustado porque ha sabido vivir con ello, empezar a aceptarlo y a empezar a ver que él es así y que es completamente normal. Sin embargo, la balanza en cuanto Aaron se pone más en la parte en la que no me ha gustado porque me he quedado con la sensación de que al final sigue pensando que ser homosexual es algo que se tiene que arreglar cuando no es así. Thomas sí que me ha gustado algo más que Aaron. Es un chico amable, leal y fiel, que ama a Thomas como su mejor amigo que es. Siempre ha intentado apoyarle y ayudarle, poniéndose de su lado, luchando para que Aaron no se fuera de nuevo por el mal camino. de todos, es el personaje que más me ha llegado.
En definitiva, Recuerda aquella vez es un libro que te enseña a aceptarte a ti mismo y a superar tus miedos, con una historia que trata a la perfección la homosexualidad y sus inseguridades, donde los problemas familiares y la amistad se unen para dejar una lectura que debería de tener todo el mundo para poder reflexionar y abrir los ojos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Nedyah
 26 octubre 2017
'Recuerda Aquella Vez' me llamó la atención en cuanto supe de su publicación. La premisa de la que parte es bastante original y también juega con factores personales y subjetivos como la propia felicidad y lo que uno podría estar dispuesto a hacer para alcanzarla y para borrar, en este caso, los recuerdos que manchan el pasado del protagonista y le impiden alcanzar la alegría que él considera plena. Es un libro que con el paso de las páginas va adquiriendo más profundidad. de hecho, la sinopsis refleja una mínima parte de lo que nos encontramos en su interior y, la verdad, es que me ha sorprendido muchísimo el giro que se va dando en torno al protagonista. En ningún momento me esperaba que la historia tomase esa inclinación y me ha gustado muchísimo más por ello, haciendo que adquiera más peso y sentimiento.
En esta novela Aaron nos cuenta su historia en primera persona. Es un chico que no está pasando por su mejor momento ante el suicidio de su padre y la cicatriz en forma de sonrisa que tiene en su muñeca y le recuerda, asimismo, su intento fallido de quitarse la vida. Sólo gracias a la compañía y el apoyo de su novia, Genevieve, Aaron siente que tiene algo por lo que seguir adelante; y más aún cuando conoce a Thomas, un joven que rápidamente se convierte en su mejor amigo y confidente. Pero las preguntas y las inseguridades siguen agolpándose en la mente de Aaron. El suicido de su padre le sigue atormentando y ello, unido a acontecimientos recientes, le llevará a plantearse el concertar una cita en el instituto Leteo, un centro médico donde todo el que lo desee puede someterse a un tratamiento para reprimir determinados recuerdos traumáticos, tristes o de cualquier otra índole que les impide ser felices y avanzar. ¿Qué hará Aaron? ¿Seguirá con la idea de suprimir recuerdos? ¿Qué es lo que le impide ser feliz? ¿Podrá superarlo sin recurrir a intervenciones médicas?
La trama comienza muy lenta. Prácticamente en la primera mitad del libro no sucede gran cosa. Aaron nos cuenta su día a día tras el suicidio de su padre, así como su intento de quitarse la vida poco después y cómo Genevieve, su novia, ha sido el gran pilar que la ha ayudado a superar la tristeza y pensar que merece la pena seguir viviendo. También nos narra las tardes de juego con su grupo de amigos y cómo la llegada de Thomas resulta ser un soplo de aire fresco en su vida, un buen amigo en quien confiar y compartir planes y experiencias durante las semanas que pasa lejos de su novia.
Como veis es un apartado que no tiene mucho de trascendente, narrando las idas y venidas normales y corrientes de un chico de dieciséis años, y en varias ocasiones me pregunté cuándo comenzaría de verdad lo bueno.
Por suerte, una vez que intuí por dónde iban a ir los tiros, la trama adquiere otro cariz diferente y me fue imposible parar de leer. Cuando descubres la intención del autor con la forma de desarrollar la trama, y se hace claro también el dilema del protagonista, empecé a reflexionar sobre las cuestiones éticas que plantea el tratamiento de borrado de memoria del instituto Leteo. En el caso de que existiera realmente tratamientos así... ¿sería merecedor de la supresión de recuerdos alguien que vive con la culpa de haber matado a otra persona aunque fuese de forma imprudente? ¿Los recuerdos tristes y dolorosos son los culpables de que las personas no alcancen nunca la felicidad o ayudan a fortalecer el carácter y a aprender de ello? ¿Serías capaz de empezar de cero?... o como bien dice la portada del libro... ¿Alguna vez has deseado ser otra persona? Son muchas las preguntas que el lector se va planteando al ritmo de la lectura junto a Aaron, un chico con inseguridades que empieza a ver en el instituto Leteo la única solución a su problema, a su incapacidad de aceptar que las cosas suceden sin más y que está en uno mismo echarle valor a las cosas y aceptarse tal como es.
Así que, una vez pasado el carácter introductorio, la historia engancha y cada giro de trama sorprende muchísimo sobre todo porque, dentro del toque futurista del tratamiento, expone temas muy a la orden del día entre adolescentes, como son el suicidio y el bullying, de forma original, dando giros argumentales a lo largo de las cuatro partes en las que está dividida la novela, convirtiendo una trama sencilla en apariencia en una historia con más profundidad de la que se espera, cargada de reflexiones y emociones. Además, tiene un final que no esperas para nada, mostrando las consecuencias de todas y cada una de las decisiones del protagonista, haciendo sopesar qué hay de bueno y de malo en todo lo que nos pasa en la vida, así como el grado de importancia o afectación que le demos a cada hecho. La verdad es que el final deja con una sensación un tanto extraña que no sé definir. Lo que sí tengo claro es que te hace pensar, y mucho.

En cuanto a los personajes, tienen una personalidad muy acertada para cada papel que desempeñan. El que más me ha gustado de todos es Thomas, que rompe con todo cliché en cuanto a cómo debe ser una amistad entre chicos. No se fija en el qué dirán porque le dé un abrazo más largo de la cuenta a Aaron o que pasen mucho tiempo a solas haciendo planes y divirtiéndose. Son amigos y, como tales, libres de demostrar la confianza y el cariño que se tienen como quieran, sin que por ello tengan que ser gais y gustarse desde una perspectiva sexual. Así que me ha gustado mucho que este chico haya entrado en escena para romper el típico cliché entre dos buenos amigos.
Con respecto a Aaron, es un personaje que me ha ido ganando con el paso de las páginas. al principio, y quizá también por la lentitud de la trama, no conseguía empatizar con él, pero evoluciona muy bien y hacia el final me parecieron muy acertadas las decisiones que toma y cómo se enfrenta a la realidad que le rodea.
También tenemos a Genevieve, a la familia de Aaron y a otros amigos de la pandilla que tienen su parte de importancia en la historia.
Por último, y como mera anécdota, la portada (muy original, por cierto) ha sido un auténtico martirio durante la lectura. ¡He perdido la cuenta de las veces que he pasado la mano por la portada con la intención de quitar las virutas de la goma de borrar! xDDD. ¿A alguien más le ha pasado? Se ve tan auténtico el relieve y el acabado que se han quedado conmigo muchas veces 😂
En resumen, en 'Recuerda Aquella Vez' Adam Silvera ha desarrollado una historia con cierto toque futurista pero con una premisa actual que hace que el lector se replantee y cuestione qué es lo que haría si estuviera en la piel de Aaron, el protagonista. Es una novela para jóvenes que buscan su propia identidad y que necesitan sentirse aceptados por quiénes son y no por cómo son, aprendiendo que la felicidad no está en cómo te ven los demás, sino en cómo te ves a ti mismo y sentirte a gusto y feliz con ello.

Enlace: http://eraseunlibro.blogspot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AlhanaRhiverCross
 30 octubre 2017
Voy a comenzar aplaudiendo a la traducción del título, porque aunque al principio puse cara rara al ver cómo había quedado esta novela al llegar a España (no fue el caso del diseño de la portada obra del ilustrador Luis Tinoco, que me pareció tremendo), una vez que vas leyendo y sobre todo al terminar, sólo puedo decir que me gusta muchísimo más la idea que transmite el título en español que el suyo propio en el original. Y además la edición española es súper mona, llena de un montón de emojis cambiantes según sea el estado de ánimo que nos transmite lo que estamos leyendo y cómo se van combinando por toda la novela con su propio significado. Son apenas unos detallitos pero que ilustran muchísimo la historia con dos simples símbolos.
Metiéndonos ya en materia, la idea básica de la novela es que en un futuro no muy lejano (de hecho, podría ser el presente) se ha llegado a un avance “médico” que logra reprimir los recuerdos de alguna experiencia concreta o parte de la vida de una persona (por ejemplo, un familiar fallecido al que nos duele recordar, un accidente traumático, un antiguo amor…). Dicho así, la sola idea invita a reflexionar sobre la ética de esta cuestión y se nos plantea ya en la contraportada una simple pregunta: “¿El pasado te impide ser feliz?”

Este es el dilema del protagonista, Aaron, que por unas cosas y otras, tiene que superar un intento de suicidio propio y el suicidio de su padre. Además, a pesar de que está muy enamorado de su novia, cuando ella se marcha unas semanas del la ciudad, conoce a Thomas, un chico que va sin rumbo por la vida cambiando de trabajos, de amistades y de parejas y que vuelve sus sentimientos del revés. Cuando ni siquiera tiene claro quién es él mismo y sin soportar el rechazo de todos los que le rodean, comienza a plantearse someterse al novedoso tratamiento Leteo de la memoria, porque si no te acuerdas de que algo te duele, pues deja de dolerte.
Al comenzar a leer la voz de Aaron, me recordó sin poder evitarlo a Holden Caulfield, además de por el tono pesimista la mayor parte del tiempo, también por la forma de expresarse e ir contando su historia a través de pequeñas anécdotas que lo relacionan con todos los personajes que van apareciendo. Además, al comenzar todo tenía un aire a “Rebeldes”, de Susan E. Hinton y por toda la ambientación y el toque pandillero que tiene el protagonista, me fue inevitable no acordarme también de Ponyboy Curtis. Pero esto sólo en cuanto al principio, que todo sea dicho, me pareció un tanto lento, quizás porque al leer la sinopsis creía que el tratamiento del olvido iba a aparecer muchísimo antes en la historia y no es el caso, porque aparece de la mitad para adelante (pero confiad en mí, esto al final resulta que es un punto a su favor). Sin embargo, en cuanto hace su aparición Thomas, ese ambiente del que os hablo se va desvaneciendo y aparece algo mucho más tipo “Las ventajas de ser un marginado”.
A lo que voy es que esta novela bebe de muchas otras novelas juveniles y en ese sentido no tiene nada novedoso, porque hay muchísimas historias de adolescentes que no encajan y se siente más o menos rechazados, deprimidos y en modo “Yo solo contra el mundo”. Pero a la vez tiene algo distinto que resulta de alguna forma (nunca mejor dicho) inolvidable, porque la originalidad de la idea central para contar un problema tan extendido como el que sufre Aaron y los giros argumentales que hay a lo largo de las cuatro partes en las que está dividida la novela, convierten una trama muy sencilla en la superficie en una novela muy profunda en cuanto al fondo. Y sobre todo es una historia muy personal, de reflexiones y sentimientos en las que el protagonista es el personaje absoluto encargado de transmitirnos tanto sus desgracias como sus alegrías, sus inseguridades y sus certezas. Así que es normal que encontremos muchísimos párrafos de texto en los que Aaron nos narra sus vivencias, y también numerosos diálogos con otros personajes en los que debemos leer entre líneas porque no siempre se están diciendo lo que de verdad piensan o sienten.
Con una sencillez abrumadora, Adam Silvera plasma una realidad demasiado frecuente en muchas personas, sobre todo jóvenes, que tratan de buscar su propia identidad y sentirse aceptados por quiénes son (no por cómo son). A través de la primera persona del narrador, Aaron, es imposible no sentirse identificados en algún pasaje, situación o conversación a lo largo de la novela, porque a pesar de que la historia gira sobre todo en torno a la identidad sexual de Aaron, los muchísimos temas que se tratan (amistad, familia, recuerdos, traumas, relaciones sinceras…) hacen que de una manera o de otra te emociones por la cercanía de las situaciones. “Recuerda aquella vez” es una novela que en realidad no trata del rechazo de los demás hacia una persona por la condición que sea, sino del propio rechazo de uno mismo. La historia de Aaron nos enseña que más importante que los demás nos acepten, es aceptarnos a nosotros mismos y a partir de ahí, cada uno puede aprender a ser feliz sin pensar en esa felicidad como la meta, sino más bien como el camino (como se suele decir).
Al terminar esta novela queda un sabor agridulce que va a permanecer mucho tiempo en mi memoria (otra vez, qué irónico) y seguramente recuerde historia como una de las más conmovedoras (no en el sentido romántico ni bonito, sino que remueve conciencias) que he leído. Sinceramente espero que se convierta en una novela de culto para muchos jóvenes (y no tan jóvenes) que pueden encontrarse en etapas de la vida en que no todo es felicidad. de verdad, una historia que puede gustar a todo tipo de lector, que debería ser lectura recomendada en los institutos de muchos países e incluso sería un regalo perfecto para abrir muchas mentes.
Si no me equivoco, Adam Silvera está a punto de publicar su segunda novela y sólo espero que también llegue a publicarse en España, porque me ha convencido tanto su forma de escribir como su forma de contar la historia. Ha sido todo un descubrimiento del que estaré muy pendiente a partir de ahora, ya que me ha demostrado que no hace falta contar una historia bonita ni feliz ni divertida para poder trasmitir un mensaje de lo más esperanzador.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Barbi88
 20 marzo 2018
Necesite parar en varias ocasiones a lo largo de libro. Desde el inicio tuve miedo de que esto desemboque en una historia deprimente que me deje ganas de tirarme por el balcón. Y que puedo decir al final del recorrido? Lo fue y no lo fue. No, no me dejo ganas de tirarme de un balcón, me dejo ganas de tirarlo al autor. Mentira, bueno, quizás un poco. No había leído ni siquiera la sinopsis antes de comenzar con la historia y recomiendo hacer lo mismo (últimamente hago esto con muchos libros y me encanta).
Siento que esta reseña en imposible sin hacer spoiler. Pero voy a intentar hacer una mini parte sin cagarla. En primer lugar los personajes:
Aaron me provoco muchísimo cariño, quiero protegerlo por siempre, quiero ser su amiga y ayudarlo a ser feliz. Su desarrollo como personaje, fue algo super interesante de leer, este especie de va y viene de su desarrollo.
Thomas, fue diferente, ame lo leal que era con su amigo y como se mantuvo a su lado a pesar de todo. Cuando lloraba, yo lloraba con el.
Genevieve es incomprensiblemente comprensible. Me dio pena muchas de sus vivencias y como tiene que tolerar ciertas situaciones, aunque no comparto su manera de negar la realidad.
Su madre siento que trata de sobrellevar su vida y la de sus hijos con lo que tiene y con lo que puede, y a pesar de que se haya equivocado en algún momento, nadie viene con un manual para solucionar problemas de sus hijos y MENOS el tipo de situación que toca vivir.
Su hermano tuvo un momento que me encanto, que quise aplaudirlo, pero por lo general no es un personaje que resalte demasiado.
Sus amigos, quise destruirlos, especialmente a uno de ellos. Aunque en algún momento alguno, me cayo bien, no eran del todo de mi agrado.
La trama me mantuvo super interesada. El autodescubriento personal, las cosas que jugaban y sobre todo la parte del instituto Leteo.
Es un libro que me hiso considerar muchas cosas y ponerme en el lugar de la otra persona para ver que haría si tuviera esas opciones.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
mabefica
 27 mayo 2019
¿Cuánto les puedo contar de esta historia sin spoilearles? No mucho. La verdad es que hacía mucho tiempo que no leía un libro que me confundiera tanto, que me llevara para un lado para terminar en un punto completamente diferente, y... ¿ese final?
Adam Silvera nos presenta una historia ambientada en un futuro cercano en la que existe un instituto que tiene un tratamiento en el que borran los recuerdos que no quieras tener, que te impidan seguir con tu vida. Nuestro protagonista es Aaron, vive en Bronx, un condado de Nueva York que según tengo entendido es bastante peligroso, en una casa muy precaria e intenta superar el suicidio de su padre y su propio intento de suicidio apoyándose en un grupo de amigos no muy estable y una novia que lo apoyó en todos los momentos que más lo necesitaba. La historia se complica cuando conoce a un chico, Thomas, que lo lleva a cuestionarse muchas cosas sobre sí mismo.
Empecemos hablando de mi experiencia de lectura, me esperaba con algo muy ligero y fácil de leer y a pesar de que lo leí en solo 3 días se me hizo muy pesado. Las primeras 100 páginas fueron muy introductorias, muchas descripciones que no tenían mucho que ver con la historia, y la verdad es que después tampoco mejora mucho.
Hay un punto clave más o menos a la mitad de la novela que me dejó con la boca abierta, me sorprendió muchísimo y hasta ahora estoy tratando de asimilarlo, es uno de esos giros de la trama que te dan ganas de empezar de nuevo el libro para darte cuenta de todos los detalles que dejaste pasar y eso me encantó. La verdad es que en ningún momento me esperé este giro ni tampoco que haya ningún giro, me pareció muy bien armado en todo sentido. Peeero por lo menos a mí me pasó que cuando la trama cambió tanto me esperaba una conclusión y listo. Y no, quedaba medio libro en el que nos tuvieron dando vueltas en lo mismo una y otra y otra vez.
Por un lado, sentí que se presentaba problema tras problema y ninguna solución, lo que es una de las posibles razones por las que se me hizo tan pesada la lectura. No había momentos de alivio, o momentos divertidos o graciosos que cortaran un poco con la tristeza e impotencia de los conflictos. No es que no me haya gustado la crudeza con la que se presentan los conflictos, me parece que en este sentido el autor logró plasmar muy bien los miedos, inseguridades y hasta la discriminación que sufre una persona homosexual, sobre todo en un lugar como el que está ambientado la novela.
La idea me encantó, como está plasmada no tanto. Me parece súper interesante el tema de los recuerdos y es algo que siento que se podría haber explotado mucho más y de otra manera. Además el concepto de poder borrar una parte de uno mismo y que esa parte que se elige borrar en este caso sea la sexualidad y -no el final sino- la conclusión a la que se llega es algo de lo que podría estar hablando por mucho tiempo sino fuera porque el libro en sí me dejó tan desorientada.
Otra cosa que sí me gustó mucho fue el personaje de Thomas porque siento que rompe muchos mitos sobre las amistades entre hombres, en ese sentido siento que el autor tuvo un objetivo muy claro y lo cumplió a la perfección. En general, los personajes me parecieron muy bien armados (si leyeron alguna reseña mía saben que para mí esto es fundamental), aunque, como dije antes, ninguno aportaba la frescura que necesitaba la historia. Era una historia oscura, lo entiendo, pero no se presenta como tal: volvemos al desconcierto.
Por hoy voy a llegar a la conclusión de que Recuerda aquella vez es un buen libro, pero tal vez no es para mí o no sea el momento en el que tengo que poder apreciarlo de la forma que lo hace la mayoría de las personas en la comunidad de lectores. De lo que sí estoy segura es que no me voy a poder olvidar tan fácil de una historia como esta y va a quedar en mi mente por bastante tiempo. Aunque si algún día lo vuelvo a agarrar porque siento que es mi momento... ese final no me va a gustar nunca.
Enlace: https://lavidaenlaspaginas.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (15) Ver más Añadir cita
Annie_hatunaAnnie_hatuna28 noviembre 2017
Yo no tengo nada que olvidar, y si lo tuviera no me apuntaría…Todas las personas que conoces desempeñan un papel en tu vida, incluso un padre que te miente o se olvida de ti. El tiempo al final se encarga de borrar el dolor, de forma que tampoco pasa nada
Comentar  Me gusta         20
libroscontelibrosconte04 febrero 2019
I've become this happiness scavenger who picks away at the ugliness of the world, because if there's happiness tucked away in my tragedies, I'll find it no matter what. If the blind can find joy in music, and the deaf can discover it with colors, I will do my best to always find the sun in the darkness because my life isn't one sad ending—it's a series of endless happy beginnings.
Comentar  Me gusta         00
libroscontelibrosconte04 febrero 2019
Memories: some can be sucker punching, others carry you forward; some stay with you forever, others you forget on your own. You can't really know which ones you'll survive if you don't stay on the battlefield, bad times shooting at you like bullets. But if you're lucky, you'll have plenty of good times to shield you.
Comentar  Me gusta         00
libroscontelibrosconte04 febrero 2019
Sometimes pain is so unmanageable that the idea of spending another day with it seems impossible. Other times pain acts as a compass to help you get through the messier tunnels of growing up. But the pain can only help you find happiness if you can remember it.
Comentar  Me gusta         00
Annie_hatunaAnnie_hatuna28 noviembre 2017
Todos cometemos errores. Cometo un erro cada vez que me apunto a un trabajo que no me conviene, pero también estoy dando un paso en la dirección adecuada. Como poco, es un paso que me aleja de la dirección inadecuada
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: lgbtVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Stephen King?

¿Cuál es su nombre completo?

Stephen Eward King
Stephen Edwin King
Stephen Edmond King

10 preguntas
15 lectores participarón
Thème : Stephen KingCrear un test sobre este libro
{* *}