InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8416327270
Editorial: Titania (03/04/2017)

Calificación promedio : 4.18/5 (sobre 71 calificaciones)
Resumen:
• Primera novela de una autora que llega pisando fuerte en la novela romántica. ¡No hay que perdérsela!
• Con un estilo envolvente y una trama muy bien hilvanada, McKenzie debuta en el New Adult con la misma calidad que las grandes autoras del género.
• Amor y patinaje sobre hielo. Una genial novela romántica contemporánea ambientada en el entorno de las competiciones de patinaje.


Hannah tenía un futuro prometedor en aquello que ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (58) Ver más Añadir una crítica
AlhanaRhiverCross
 15 junio 2020
Esta novela era una de mis grandes pendientes desde que se anunció su publicación y ha sido una de esas ocasiones en las que a pesar de apresurarme por tener el libro, el tiempo va pasando sin poder hacerle un hueco decente y merecido para conocer a una autora a la que sentía muchas ganas de leer. Si no me equivoco, es la primera publicación de Virginia S. Mackenzie y aunque habitualmente soy muy cauta con las primeras novelas (ojo, publicadas, que no tiene por qué se la primera escrita), algo me decía que podía confiar plenamente en esta autora, aunque fuera mi primer contacto con ella y no tuviera ninguna referencia previa. Suelo tener buen instinto y en esta ocasión me alegra mucho decir que la historia también ha estado a la altura de las expectativas que me había marcado junto al estilo de Virginia.
Para empezar por el principio, el primer capítulo de la novela es uno de los más potentes que recuerdo y te deja con el corazón en un puño pensando que tú aquí habías venido a leer una historia de algodones rosas muy blandita. Pues sí, pero no. de entrada, tenemos a dos patinadores de competición, Hannah y Nick, que además de compañeros en la pista de hielo tienen la enorme suerte de haberse criado juntos y ser el mejor amigo el uno para el otro. Una noche de fiesta la tragedia les asalta y trunca la carrera de Nick, que se vuelve un amargado y resentido con el mundo entero en general y con su mejor amiga, en particular. Mientras, Hannah no encuentra la manera de seguir adelante con su vida y su carrera de patinadora profesional y que Mikhail Egorov, uno de los mejores patinadores del mundo y su sueño de adolescente, le proponga ser su nueva pareja en la pista no ayuda para nada a que la culpabilidad remita. Cuando todo su entorno la convence (y también que el tal Egorov resulta ser un acosador insistente de campeonato), Hannah acepta continuar con sus entrenamientos junto a Mikhail, que pasa a ser simplemente Misha.
Hasta aquí podría ser más o menos la premisa de una novela de la que solo esperaba una bonita historia de amor con la danza sobre hielo como trasfondo y ni una cosa ni la otra, sino que ha sido eso y muchísimo más, sin aparentarlo. Para empezar, ni siquiera es solo la historia de amor de una única pareja porque, siendo justos, los protagonistas de esta novela son cuatro y ninguno es más importante ni menos relevante para la trama que otro. de hecho, casi me indigna que Nick no aparezca también en la sinopsis oficial de la contraportada junto a Hannah y Misha, para qué mentir. Hannah tiene que lidiar con la sensación de que está traicionando a su compañero de toda la vida al continuar con su carrera profesional mientras que Nick es la otra cara de esa moneda, con su amargura contra el mundo, sus ganas de hacer daño a todo el que le rodea por su nueva situación, que no quiere aceptar, y viendo además cómo Misha ocupa su lugar en el hielo. Por su parte, Misha también arrastra sus traumas del pasado y le impide abrirse del todo a Hannah y la verdad es que su historia personal es la peor de las tres, la que me ha emocionado más y la que me parece más profunda. Por todo ello, a mi modo de ver, los tres son personajes principales que tienen su peso en la narración. Por algo los capítulos están narrado en primera persona por cada uno de ellos y se van alternando para contarnos la misma historia desde tres puntos diferentes de vista, con todos los matices que van teniendo su relación entre todos ellos y respecto a su nueva vida como patinadores.
Porque así es, el patinaje es el cuarto protagonista. O para ser más exacta, la danza sobre hielo. Directamente no habría novela ni motor personal para los protagonistas sin este cuarto engranaje de toda esta maquinaria de sentimientos. Desconozco si la autora tiene una conexión o experiencia personal con esta destreza deportiva y artística. Sin embargo, la sensación que transmite es de una profesionalidad increíble a la hora de haberse documentado para transmitir tantísimos datos técnicos, coreográficos y del mundillo del patinaje sin que nos resulten abrumadores y, al mismo tiempo, para que nos hagamos una clara idea de la complejidad que hay detrás de este ámbito deportivo y no solo a nivel de competiciones internacionales. Se muestran muy bien todas las inseguridades, la presión a la que está sometidos, su ritmo de vida tan exigente para mantener el nivel profesional y seguir siendo jóvenes con vidas “normales”. Este aspecto de la novela le da una profundidad muy realista a la construcción de los tres personajes, porque el patinaje como elemento argumental les aporta más conflictos personales que los que nos daría una mera historia de amor con sus puntos de tensión, ya que hay algo más que les importa tanto como el amor para ser felices.
Como comentaba al principio, no tenía ninguna referencia acerca del estilo de Virgina S. Mackenzie y había evitado leer ninguna opinión al respecto por lo que toda la impresión que me he llevado de ella me viene de nuevas. Y no sé si ha sido una sorpresa porque la verdad es que, de alguna manera, esperaba la calidad narrativa que me he encontrado. Tiene momentos muy distendidos y otros más profundos, pero en general utiliza la tensión en los momentos clave, de forma que hasta el mismo final hay asuntos pendientes por resolver. Además, también hay muchísimas alusiones a la actualidad friki, a películas y novelas juveniles y la mayoría de las conversaciones son divertidas y con un punto muy fresco de sarcasmo, algo de lo que personalmente disfruto un montón. Así que, a pesar de haber sido un drama romántico, es una novela con muchas reflexiones positivas y un tono esperanzador.
En otras palabras, ha sido una historia con muchos momentos emocionantes, tanto divertidos como angustiosos, que he leído con una sonrisa con las ocurrencias de los personajes o con el nudo en la garganta cuando la cosa se ponía tensa. Tiene una dosis justa de misterio en las historias personales de algunos personajes, con bastante humor en cada diálogo y con mucho amor, cariño y amistad. Esto ha sido sin duda la clave para que me haya hecho sentir tantas cosas a la vez y el principal motivo por el cual creo que es una buena novela para cualquier tipo de lector y no solo para los habituales de la novela romántica. Si de algo me arrepiento ahora mismo es de haber tenido esta novela en mi estantería tanto tiempo sin haberla leído antes.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         90
Midnight_Belletrists
 19 septiembre 2021
La historia
La obra está narrada en primera persona desde los puntos de vista de tres protagonistas, Hanna, Nick y Misha, aunque algunos narran más que otros en cada aportación somos participes de sus pensamientos, sentimientos y emociones tanto como para que sean entrañables para el lector.
Por un lado tenemos Hannah, una talentosa patinadora sobre hielo, que luego de un acontecimiento trágico en su vida el sueño de competir en las grandes ligas puede verse reducido a eso... a ser solo un sueño lejano. Dicho acontecimiento pone en riesgo no solo su carrera, sino también su felicidad y la amistad con su mejor amigo Nick. Hannah está dispuesta a dejar atrás el pasado y seguir adelante con la nueva oportunidad que el destino parece ofrecerle, pero no puede hacerlo si Nick no lo intenta también, siempre han estado juntos y apoyándose; esta vez no puede ser diferente... pero ¿es posible estar ahí para alguien que no quiere ser ayudado? ¿Es egoísta ver por su felicidad? Durante todos los capítulos vemos el conflicto que tiene Hannah al intentar alcanzar su meta y la culpa por traicionar a su amigo ¿En qué punto la línea de la amistad y la felicidad se desdibujan? ¿Podrá Hannah conseguir su sueño y darse cuenta de que no es culpable de ese que ella tanto se reprocha?
Por otro lado tenemos a Nick, el compañero y amigo inseparable de Hannah, al menos hasta antes de que el error de otro le costara todo eso: sus sueños, su amistad e incluso su carisma y felicidad. ¿Hasta que punto puede tu propia amargura lastimar a otros? Durante la historia vemos las dos partes del ser humano en Nick, por un lado el carisma pero por otro el hombre cruel en el que alguien puede convertirse. Nick sabe que cada cosa que sale de su boca es para lastimar a otros, para que se sumerjan en el dolor que el ha estado cargando desde aquella trágica noche, pero a pesar de ello intenta ver un punto de esperanza. ¿Podrá recuperar el hombre que alguna vez fue? ¿Podrá tener la suficiente fuerza de voluntad para salir del hoyo oscuro en el que se vio obligado adentrarse? ¿Podrá recuperar la amistad de Hannah?
Finalmente tenemos a Misha, un prodigio en el patinaje sobre hielo que por la ira y ambición de otros se ve desterrado de aquello que más amaba hacer. Misha llega a la vida de Hannah como un posible nuevo compañero en el patinaje. Misha está dispuesto a rehacer su vida en el hielo aunque sea de una forma diferente, pero para ello necesita de Hannah; sin embargo, pronto se da cuenta que convencerla no será tan sencillo pues ella aun le guarda respeto y lealtad a Nick. ¿Podrá Misha convencerla de que pisar el hielo no es una traición a su ex compañero? Además, Misha no solo lucha por volver a ser quien fue con los patines puestos, sino también contra un pasado que parece tragárselo por dentro y que tiene marcado en tinta sobre su pecho. ¿Podrá soportar pisar el hielo sin temor a las represalia que puedan venir después? ¿Podrá deshacerse de una vez de los fantasmas que laceran su piel?
Una historia fácil, divertida y tierna... pero que guarda un pasado desgarrador en cada personaje lo que la vuelve cruda y al mismo tiempo magnífica. Un equilibrio entre lo bueno y malo de la vida. Una historia que nos muestra como el guardar tanto dolor e ira puede cambiarnos por completo, pero que si lo compartimos con aquellos en quienes confiamos aun podemos ver un rayo de luz para aprender y ser mejores.
Los temas que trata
A pesar de se runa historia sencilla, el trasfondo no es para nada simple. La historia tiene varios temas importantes como la inclusión. Desde los ojos de uno de los protagonistas vemos como es difícil ser uno mismo para alguien "diferente" o es mejor decir con posibilidades distintas al estándar. Y como dice el personaje, no nos damos cuenta de ello hasta que nos toca estar en esa posición. Creo que es una buena obra para sensibilizar sobre ello.
Otro tema es el maltrato psicológico y físico, la autora aborda el tema de una excelente manera para que el lector se de cuenta de que a veces otras personas son capaces de dañar a otros sin necesidad de tocarlos y que es igual, o peor, de malo que un golpe.
La culpa y la depresión. Me encantó que abordara estos temas y que un profesional fuera el que los ayudara para salir de esa oscuridad que embarga a unos cuantos personajes.
Los personajes
Hannah: a pesar de que en ocasiones me pareció una mártir (y yo odio eso), después vi que era una protagonista fuerte y decidida.
Nick: Oh, Nick. al principio lo ame, después lo odie por ser tan imbécil, luego comprendí todo sobre cómo se sentía y terminé por adorarlo. Creo que es el personaje con más desarrollo dentro de la historia y se merece todos los elogios por ello.
Misha: ¿Qué puedo decir al respecto? ¡Qué quiero uno en mi vida! Yo solo sé que desde que apareció supe que estaba roto por dentro y quería meterme al libro para abrazarlo.
Debo hacer mención especial de Abby: es la amiga loca que cualquiera quisiera tener en su vida, con ella ningún día sería aburrido.
En pocas parabas Misha, Nick, Hannah y Abby se quedarán conmigo siempre pues me han enseñado que la felicidad y la fortaleza están en uno mismo, pero a veces necesitamos de alguien más para poder verla.
Lo que me gustó
La manera en que la autora narra cuando están realizando la danza artística, la manera en que describe la ejecución de los movimientos sobre el hielo es muy bueno.
El desarrollo de los personajes, podemos apreciar el cambio que poco a poco se va dando en cada uno hasta que maduran.
La importancia que la autora le da a la amistad y a la familia. Casi siempre las historia se centran en el romance, pero aquí las dos cosas ya mencionadas son más fuertes que la historia de amor y eso es algo nuevo y muy lindo.
Lo que no me gustó ALERTA SPOILER
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
ximapalmtreex
 26 mayo 2020
La historia nos presenta a Hannah y a Nick, una pareja de danza sobre hielo, que tras un accidente de coche, ya no puede participar más. Ambos tienen que empezar de nuevo, y superar lo que el accidente les ha provocado. Aparece Mikhail Ergorov en escena, un patinador artístico que tras sufrir una lesión en la rodilla, ya no puede competir. Todos deberán superar sus fantasmas y seguir adelante.
En la historia tenemos a tres narradores distintos: Hannah, Nick y Mikhail. Vemos en primera persona del pasado todo lo que les ocurre y qué se les pasa por la cabeza. Ellos tres tienen fantasmas que deben superar para seguir adelante. Y creo que el que más evolución alcanza al final del libro es Nick. Tiene muchísimas barreras, pero también está dispuesto a derribarlas, al menos, las que están en su mano. Él es uno de mis personajes favoritos
Otro de mis personajes favoritos es Ángela, o Nana. La abuela de Hannah. La personalidad de Nana me recordó muchísimo a la abuela de Mulán, teniendo interacciones con Mikhail que me hacían doblarme en dos de la risa. como:

— Estaba enseñándole a tu amigo todos los premios de patinaje y las fotos que tienes en tu dormitorio.
— ¿Te importaría dejarnos solos?
— Claro que no, mi niña. Todo tuyo. Me cae bien y tiene un buen trasero.
— ¡Nana!
— ¿Qué? Estoy vieja pero no ciega. Y un buen mozo es un buen mozo. Si tuviera cuarenta años menos, dejaría que me tirara los tejos.

Y es que no es la única referencia a películas o series. Podemos ver a los protagonistas en un coche, ayudando a Hannah a que supere lo suyo, cantando a todo pulmón canciones Disney. A Abby, la mejor amiga de Hannah (la diosa del libro, sorry not sorry), obsesionada con Harry Potter, nivel que duerme en una habitación debajo de las escaleras y le gusta un grupo que se llama 'Harry and the Potters', y si le dices algo en contra del niño que sobrevivió, te come viva.

—¿Dudas del coraje de un buen Gryffindor?
—No lo he dudado nunca.

Por otra parte, podemos ver como es el mundo del patinaje de competición desde dentro. Cosa que no conocía. Yo competí en el pasado, dentro del mundo de la gimnasia, por lo que dentro de lo que cabe, entiendo qué es lo que se siente antes y después de una competición. La dureza de los entrenamientos... Y este libro me ha hecho revivirlo todo. de arriba abajo. Así que tengo que darle las gracias a la autora.
La documentación también es bastante buena. Sí es cierto que no entra en detalles técnicos dentro del patinaje, hablándote sólo de las sensaciones y cómo es visto desde dentro, pero la documentación de los lugares de competición, campamentos para deportistas, el funcionamiento en sí, es bastante bueno. Te hace meterte de lleno, como si entendieras de patinaje desde el primer momento.
Una cosa que me falló estrepitosamente es que no ahonda en Nick más allá de sus fantasmas. Más allá de lo que afecta a Hannah, me hubiera gustado saber mucho más de él. Cómo se desarrolla todo con su nueva vida. Sí que nos muestra un resquicio, pero siento que es eclipsado por Hannah y Mikhail. Él también es uno de mis personajes favoritos.

—Cuando nos conocimos, el frasco estaba casi vacío pese a llevar varios meses con él. Ahora está casi lleno y la gran mayoría de Post-its que hay dentro son como estos. Mi «tarro de las cosas buenas» está lleno de momentos felices. Mi «tarro de las cosas buenas» está repleto de ti.

La relación de Hannah y Mikhail empieza un poco turbia, creo yo. Mikhail la persigue por todos lados pidiéndole que sea su compañera. Que vuelva al hielo con él. Eso no me pareció muy acertado por parte de Misha, pero se desarrollan muchas escenas cómicas. Y quieras que no, para Hannah que su ídolo del patinaje la esté persiguiendo parece hasta gustarle. No voy a juzgar a la gente...

—Gracias.
—¿Qué?
—Gracias por haber aceptado ser mi compañera, por dejarme entrar y quedarme en tu vida. Gracias por meterte bajo mi piel y aferrarte a mi corazón antes de que pudiera hacer nada para evitarlo. Jamás creí ser capaz de abrirme a nadie, de enamorarme. Solo contigo, solo de ti. Gracias por recordarme lo que es ser feliz.

Otra cosa que me chirría en este tipo de género literario, es que una vez tienen relaciones sexuales, se pasan los capítulos siguientes dándole al tema. ¡Pero bueno! Que no es que me queje de las escenas de esa índole, pero muchachos, control, que hay más cosas en la vida. Me gustaría que no se pusiera en primer plano las escenas de sexo una vez dan el paso. ¡Yo quería saber cosas de la competición, no de las necesidades carnales de los muchachos! Aunque, siendo un poco hipócrita, me hubiera gustado ver una de las escenas sexuales de Nick, pero como digo antes, lo mantiene en segundo plano.
En conclusión, es un libro que rebosa azúcar y romanticismo, con personas que se superan a sí mismas y logran metas con esfuerzo y dedicación. No me acaba de gustar como para decir que es un libro perfecto, pero sin duda lo recomiendo. Abby, Nana y Nick le dan un toque que me encanta. Y los considero los mejores personajes del libro.

Y tan solo un segundo podía contener un infinito.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MonTse
 09 julio 2021
'Tan solo un segundo' es uno de esos libros que siempre me había llamado la atención, y que, gracias a la pandemia, aunque suene raro decirlo, conseguí en digital porque la editorial decidió ponerlo gratis para nosotros. He tardado en leerlo desde entonces, pero el resultado ha sido el mismo que si lo hubiera leído el año pasado o cuando se publicó, me ha encantado. No soy una experta en patinaje, no entiendo del mismo, técnicamente hablando, pero sí me gusta verlo y me parece un deporte muy bello, tanto sobre hielo, como sobre pista, y aunque tenía miedo de que quizá hubiera cosas que no entendiera, no es problema. Obviamente se habla de ejercicios y pasos que cuesta imaginar si no los conoces, pero eso no ha impedido que haya sentido que veía a Misha y Hannah patinando. Y me ha encantado. Sin embargo, y aunque cuando ayer terminé de leer le puse en Goodreads el 4'5, hoy, pensándolo mejor, recapacitando lo que sentí al acabar el libro, le he bajado un poquito la nota. Me ha gustado muchísimo, pero al terminar no he tenido esa sensación de estar enamorada de la historia como me pasa con otros, con mis mejores lecturas del año.
La historia es una maravilla, de verdad que sí. Los protagonistas deben superar el pasado para vivir el presente y soñar con el futuro, y no es algo fácil cuando pasas por lo que ellos han pasado. Y no solo hablo de Hannah y Mikhail, porque son tres los que nos dan su punto de vista de la historia. Y eso no me lo esperaba, y me ha gustado mucho. Pero precisamente por eso, porque la historia nos la cuentan los tres personajes, me ha faltado que al final, cada uno de ellos tuviera un capítulo para despedirse de nosotros. No es que la historia no se cierre, pero no he sentido que lo hagan los tres y lo he echado de menos. Igual que he echado de menos un epílogo de tiempo después, que tanto me gusta en este tipo de libros. Sí, lo siento, adoro ver cómo siguen los personajes pasado un tiempo, y creo que, sobre todo en romántica, es algo muy necesario. Así que es uno de los peros que le he encontrado a la historia, y el que ha hecho que al final, no tuviera la sensación de estar enamorada del libro. Que me ha encantado sí, pero no es lo mismo. No sé si me estáis entendiendo.
Pero quitando eso y, como ya he dicho, el libro de verdad que me ha gustado mucho. Puedo comprender alguna opinión que he visto sobre que tiene mucho drama, porque lo tiene, aunque no es de esos libros en los que está injustificado o a cada instante ocurre algo malo. Pero si me conocéis un poco, que a estas alturas me imagino que es así, sobre todo por alguna de mis últimas lecturas, yo adoro el drama. Soy masoca, me gusta sufrir con los personajes, leer una historia que me emocione hasta el punto de hacerme llorar, sobre todo porque sé que al final los personajes van a conseguir estar bien. Y esta es de esas. Quizá no he llorado como con otros, pero sí me ha emocionado y ha hecho que el corazón se me encoja un poco por lo que pasan los protagonistas. Y que me cabree porque lo que hace alguno de los personajes es lo más horrible que he escuchado en mucho tiempo. Pero también he sentido la esperanza y el alivio de que con ayuda, superar el dolor es posible, y es algo que queda muy claro en esta historia y que creo que es muy importante. A veces sufrimos tanto que nos centramos en ese dolor y dejamos de lado todo lo que nos rodea, incluso a aquellos que solo quieren ayudarnos, o estar ahí para nosotros, y es necesario que seamos capaces de verlos, de aferrarnos a su mano, y dejarles estar, porque es lo que realmente nos ayudará a seguir adelante. Y es una de las cosas más bonitas que tiene este libro, el valor de la amistad, de la familia, de la gente que realmente te quiere y te quiere bien. Porque los personajes secundarios de este libro son maravillosos, al menos los más cercanos al trío protagonista.
La manera de escribir de la autora me ha encantado. Sé que hay gente a la que le puede "cansar" este tipo de narración, poética se podría decir, aunque no lo sea, más delicada, con más sentimiento, pero lo dije hace poco en la reseña de 'Como ver nevar al sol', a mí es el tipo de narración que me gusta, que me llega y que quiero leer. Y no, obviamente no hablamos así en el mundo real, o al menos no todo el tiempo, pero bueno, yo tampoco hablo diciendo cuatro veces "puto" en una frase, ni diciendo palabrotas cada dos por tres, y hay narraciones que son así (y gente que habla así, lo sé). El caso, que yo disfruto más de un modo de escribir más delicado y bonito, cargado de sentimientos, y eso es lo que tiene esta historia y la forma de escribir de Virginia, y de verdad que espero que pronto podamos leer algo más suyo, porque creo que de momento solo tiene este libro. Corregidme si me equivoco.

En resumen, 'Tan solo un segundo' es una historia preciosa de superación, de dejar atrás el miedo y el dolor para poder mirar hacia delante. de dejar a un lado la culpa por errores que no cometiste tú, aunque a veces sientas que sí, para poder mirar al futuro y seguir luchando por quien quieres ser. Es un libro narrado por tres personajes, y a ninguno de ellos les sonrió la suerte en el pasado, pero con ayuda, con el amor de los demás, serán capaces de volver a vivir y a hacer aquello que más aman, aunque no sea de la misma forma. Una historia que nos muestra el valor de la amistad y del amor, de las personas que siempre están ahí para ti, aunque solo dejes ver la peor versión de ti mismo, que nos enseña a no dejar de luchar por nuestros sueños pase lo que pase, y que consigue que amemos, aunque sea un poco, la danza sobre hielo. Os lo recomiendo si os gustan las historias con drama, pero de esas que sabes que acabarán bien, con mucho amor, en todos los sentidos y de todos los tipos, y personajes de esos que se quedan para siempre en tu corazón.
Enlace: http://amor-y-palabras.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Izamari
 21 enero 2018
Hannah y Nick han patinado juntos sobre hielo por años y por fin sus sueños comienzan hacerse realidad cuando un accidente alejá a Nick del hielo y a Hannah con un montón de remordimientos. Ella está decidida a dejar la pista igual que su mejor amigo pues sin él no quiere volver a patinar pero con lo que no cuenta es que un insistente ruso llegará a cambiar todos sus planes y a regresarla a la
pista donde pertenece.
Ese ruso resulta ser Mikhail, un competidor olímpico que tras una lesión en la rodilla dejó el hielo hasta ahora que está decidido a volver y no quiere hacerlo solo sino que quiere que Hannah lo acompañe. Pero si quiere que ella confíe en él, primero tendrá que hacer frente a todos los demonios que han estado tras él para así lograr ser una pareja perfecta dentro y fuera de la pista.
Todos los que me conocían creían saber lo importante que era para mí. No se hacían ni una ligera idea de hasta qué punto. El hielo era el lugar donde más había reído y llorado, donde había conocido mis mayores éxitos y fracasos. Era donde pertenecía una parte de mí; me circulaba por las venas, me llenaba los pulmones. Era mi elemento, mi lugar. al ponerme los patines, cada fibra de mi ser cobraba vida, vibraba. Sentía un amor tan grande por lo que hacía que sabía que había nacido para ello.Y me lo habían arrebatado. Me habían arrancado una parte esencial de lo que era.Ni yo misma llegué a pensar nunca cuanto dolería.
Debo decir que desde el mes pasado no hacía nada más que escuchar cosas buenas de este libro pues todo aquel que lo leía terminaba enamorado de él, así que comencé el libro con un poco de miedo de ser la rara a la que no le iba a gustar sobre todo al leer los primeros capítulos que no lograban engancharme del todo pero gracias a cierto ruso y a un malhumorado y sarcástico ex patinador.
Pero dejen me voy por partes, el libro está narrado por tres personas, Hannah, Nick y Mikhail (Misha pa' los cuates). La primera fue la culpable de mi desconfianza inicial pues estoy tan acostumbrada a esas protagonistas sufridas que al ver las primeras reacciones de Hannah pensé que íbamos a tener a otra mártir en camino. Gracias a Hades estaba muy equivocada y al final Hannah logró conquistarme pues aunque si tiene su dosis de sufrimiento poco a poco va saliendo adelante y resulta ser la más fuerte de los tres personajes principales.
Nick por su parte ha sido mi favorito desde el inicio pues la autora nos lo presenta como un encantador chico que sabe lo que tiene y lo usa bien, pero tras el accidente que lo deja en sillas de ruedas todo eso cambia y el chico alegre da paso a un chico huraño y resentido hacía todo en la vida. Pero tras todas esas capas de amargura aún reside el Nick alegre que ya no quiere estar atrapado en todo ese enojo, así que conforme las hojas van pasando iremos viendo la lucha del chico para recuperar su vida.
Finalmente esta Misha, quien me hizo reír más y si, admito que solté uno o dos (o varios) suspiros por él pero también fue quien me sacaba más de onda pues sin lugar a dudas es el que tiene la historia más oscura y a diferencia de la historia de Hannah y Nick que la conocemos desde el inicio, con él tendremos que ir juntando las piezas para saber toda la verdad.
Y aunque no es un personaje principal, debo hablarles de Abby, la mejor amiga de Hannah quien tiene una boca floja capaz de soltar las barbaries más ridículas del mundo. de verdad que amé el papel de esta chica pues no solo es elemental en la dinámica de Misha y Hannah sino que será la que obligue a Nick a regresar a la vida. Y si ya la amaba por sus loqueras, quedé completamente ida por ella al verla fangirlear cada dos segundos por Harry Potter.
Te quiero Hannah. Lo que tenemos va más allá de la amistad, más allá de amantes. Es para siempre.
Otro punto del que debo hablarles es sobre la originalidad de la autora dentro del género. Ya saben que amo y odio en partes iguales los libros de New Adult pues siempre usan las mismas tramas y son repetitivos hasta el cansancio, pero en este libro no pasa esto, si bien la historia no derrocha originalidad si se salé de los tópicos del género y nos presenta una historia refrescante a diferencia de sus congéneres.
Sobre el romance me gustaría decir que esperaba que el amor se desarrollara lentamente pero si yo misma caí rápido por Misha, no puedo culpar a Hannah por enamorarse tan pronto. Eso sí, a pesar de ser un amor casi instantáneo está muy bien manejado pues ambos saben manejar sus sentimientos y no se lanzan al vacío al instante sino que dejan que lo que tienen se vaya cociendo a fuego lento y cuando por fin hace ebullición resulta en un amor muy lindo que estoy segura hará suspirar a más de uno.
Lucha. Lucha por lo que quieres, en cada cosa que haces y hasta el límite de tus fuerzas, para que cuando todo se desvanezca solo queden sonrisas de satisfacción y o remordimientos. Misha
Al terminar de leer el libro me alegré mucho de pertenecer al grupo que está loco por él y sólo puedo decir que muero de ganas de volver a probar la pluma de la autora.
Enlace: https://chaosangeles.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (66) Ver más Añadir cita
IbeasclaraIbeasclara03 enero 2021
historia profunda, con un transfondo que me cautiva de sobremanera.

Cuenta la historia de dos mejores amigos que decidieron completar su sueño como patinadores juntos.

Cuenta como tras una fiesta, uno de ellos se lesiona y abandona la lucha del triunfo volviéndose así mismo alguien más frío que el hielo de la pista con todos, incluso con ella...

De como ella, se cierra así misma aun peleando por lo que quiere en una batalla llena de gente que lucha por verla caer como propósito único.

Es una novela que ha superado mis experiencias que eran muchas. Me lo regalaron por mi cumpleaños y al verlo pensé que era la típica historia documentada en las películas de domingo por la tarde de antenatres con esos finales tan predecibles y principios terriblemente tediosos pero me equivocaba.

La novela empieza de la manera más intensa que jamás habría imaginado, la tensión se corta con un cuchillo y te das cuenta que incluso antes de empezar, algo se ha roto.

Es una novela que te encoje el corazón y lo estruja a su antojo. Acabas hecha un mar de lágrimas, pero merece la pena.

Merece mucho la pena.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
cuentapaginascuentapaginas12 febrero 2020
Ambos sabíamos como las cosas podían cambiar en un instante. Por eso nuestra promesa no hablaba del mañana, sino del día a día. Porque siempre estaba hecho de incontables ahora. Y tan solo un segundo podía contener un infinito.
Comentar  Me gusta         40
aracelitarifaaracelitarifa14 septiembre 2019
La euforia burbujeó en mi interior y tuve que reír. Lo hice como no lo había hecho en mucho tiempo, desde el alma, desde lo más profundo del corazón, desde las horas perdidas y los sueños rotos que hallaban de nuevo esperanza; desde el dolor que desgarraba, desde la felicidad que creía olvidada. Reí hasta quedar sin aliento. Reí hasta que las lágrimas velaron mis ojos y mi pecho se llenó con un grito liberador que rompió las cadenas que me tenían preso.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
FINAFINA19 agosto 2021
Miré fijamente esos preciosos ojos verdes y vi mi futuro en ellos, nuestro futuro. Jamás en la vida había querido ver eso en nadie; sin embargo, con Hannah Daniels no podía conformarme con menos que un infinito.
Comentar  Me gusta         30
linithachanlinithachan30 noviembre 2017
El hielo era el lugar donde más había reído y llorado, donde había conocido mis mayores éxitos y fracasos. Donde pertenecía una parte de mí; me circulaba por las venas, me llenaba los pulmones. Era mi elemento, mi lugar. Al ponerme los patines, cada fibra de mi ser cobraba vida, vibraba. Sentía un amor tan grande por lo que hacía que sabía que había nacido para ello.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: novela de amorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

La Metamorfosis

Gregorio Samsa es un ...

escritor
viajante de comercio
banquero
burócrata

13 preguntas
267 lectores participarón
Thème : La metamorfosis de Franz KafkaCrear un test sobre este libro