InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8490626723
208 páginas
Editorial: Debolsillo (02/07/2015)

Calificación promedio : 4.4/5 (sobre 163 calificaciones)
Resumen:
Martín Santomé, viudo con tres hijos, en las vísperas de su jubilación comienza a registrar en un diario su vida gris y sin relieve. La vida cotidiana de la rutina en la oficina y la de un hogar desunido y crispado se verán alteradas cuando irrumpe en su rutina la joven Laura Avellaneda, su nueva empleada. Y este hombre, casi sin proponérselo, decide abrir en su vida un paréntesis luminoso.

La tregua se ha traducido a decenas de idiomas y ha sido adap... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (39) Ver más Añadir una crítica
Carla_Ceron
 26 July 2022
A través de una historia sencilla vuelvo a ser testigo de como funciona la magia de las palabras. de como un autor puede dejarte reflexionando durante horas, con frases hermosas, con oraciones contundentes y directas que golpean con fuerza sobre tu forma de entender el mundo.

Esa es, para mí, la mejor alabanza que puedo hacerle a Mario Benedetti. Ha removido hasta lo mas profundo de mis entrañas, me ha hecho olvidar lo abyecto y despreciable de su protagonista, y ha logrado, a pesar de esto, dirigir mi mirada hacia la belleza, hacia las ganas de vivir. Pero también he sentido la soledad en mis huesos y he vislumbrado un atisbo del dolor más intenso, más sincero y más profundo. Y no podéis menos que reconocerme que esto tiene un mérito tremendo.

La tregua es la historia de un hombre indolente, vacío y sin ilusiones, un individuo de 50 años que ya no espera nada de la vida, cuando de repente la vida le devuelve la ilusión. Tengo que decir que literalmente me bebí el libro. Con la fuerza y la belleza de sus reflexiones, Benedetti te mantiene pegado a sus páginas, y no puedes dejar de leer, necesitas saber que le deparará la vida a Martín Santomé. A mí, personalmente, este señor me ha inspirado toda una horquilla de sentimientos que van desde la lástima hasta el desprecio. Aviso de que es un personaje difícil, al que no se le coge nada de cariño, antes al contrario. Pero al final, Martín Santomé es lo de menos en este libro. Lo verdaderamente importante es todo lo que tiene que decirnos Benedetti. Y cómo nos lo dice.

Hacía tiempo que no escribía una reseña, y hacía tiempo también que no calificaba un libro con cinco estrellas. Hoy voy a hacer las dos cosas.

Marenpergamino, lo prometido es deuda. Habemus reseña. Mil gracias por la insistencia!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         4629
rafaperez
 29 June 2022
Como el sonido de un cuchillo en el encuentro accidental contra el plato.
Chirriante, hiriente y herido, molesto, sombrío, hueco, vacío y terriblemente muerto.
Así es Santomé. Así asoma, y se muestra en su diario, en su apatía controlada, de la que ni sabe, ni quiere escapar.

En la vulgar cotidianidad que sujeta sus brazos, evapora su alma, la disipa, la borra y le dispara balas de arrugas, de besos tardíos, sombríos otoños, versos de contables de arena seca y ausencia de paz.

No sabe amar, nada tiene, nada da.
Vive ciego, terriblemente ciego de opacidad. A veces es mejor morir un poco para nacer mejor.

Y entonces llegó ella, su luz, su tregua, el último suspiro antes de la invalidez permanente emocional.

Mario Benedetti, te acaricia con su prosa, fina, ingeniosa, profunda.
Una embriagadora pieza musical de letras, sílabas, palabras que forman frases que huelen y saben a pan.

Un texto en forma de diario, que apuñala, que duele, que amarga y a su vez un respiro, una oportunidad...¡un derecho!
El derecho de sentir en tu alma la luz y el amor, aunque solo sea una maldita vez.
Sí, soy romántico. Yo confieso. Lo que no me gusta nada son los besos de algodón, los abrazos de osos amorosos, ni las caricias de melocotón.
Si te rozo, hiero.
Si gozamos, duelo.

Y la tregua es sin duda una llamada de atención, de que el tiempo se gasta, se diluye y no vuelve, se acaba y se apaga.

La vida te concede treguas, tu sabrás como quieres salir de ellas, si puedes. A menudo son tan demoledoras...

Excelente novela de Benedetti, de incalculable belleza en su prosa, donde podría sobrar todo lo demás.

Vive, porque la tregua es todo, y nada más.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         4217
JannyLuJatzon
 28 July 2022
Está vez prefiero no hacer una reseña como tal. ¿Cómo hacerlo? Si al terminar de leer este libro, siento un vacio en el corazon y hasta tristeza. Y es que después de todo este libro no solo te habla de un personaje; de Martin Santome. Te habla de la vida misma. Y después de todo: ¿Quien no se ha sentido asi, en algún momento? Con una vida gris, vacia mediocre; tal vez. Pero un dia, se nos concede una pequeña tregua; que nos hace creer en la felicidad plena y verdadera, pero, después... ¿Después?

¡Gran libro! ¡Grande Benedetti! Pero me ha hecho trizas.
Comentar  Me gusta         409
brownchoco
 21 July 2022
La historia está redactada en forma de diario por el mismo protagonista;un hombre de 49 años con una vida sin vida misma,un personaje gris,serio y aburrido pero todo cambia cuando aparece una joven en su camino.

Todo en esta narración es armonía,muy natural,con unos personajes muy marcados y con muchísimas frases que nos lleva a reflexionar.

Es una novela corta e intensa,amarga y dulce,triste y hermosa,luminosa y oscura,tierna y desgarradora,sencilla y profunda,con un mensaje claro:dejémosno de perjuicios,hay que soñar,amar,dejarse amar,tirarse al barro,que más da la edad,que nos podemos dar una hostia,pues nada otra más,ya vendrá la vida y nos dará alguna tregua

P.D Está reseña está dedicada a mi amiga Maren por insistir en que la leyera,ella sabía que la iba a disfrutar y no se equivocó,aunque también me removió las entrañas.

Comentar  Me gusta         2930
Guille63
 27 October 2023
¡¿Quién me mandaría a mí?!

Han pasado casi 30 años desde mi primera lectura. Tendría yo por aquel entonces la edad de Laura Avellaneda, la joven protagonista de la que se enamora Martín Santomé, casi treinta años mayor que ella y unos cuantos menos de los que yo tengo ahora.

Una relectura no supone solo afrontar nuevamente una novela que, como es este el caso, disfruté mucho en su día, también te pone frente a aquel que fuimos y, también como en este caso, frente a aquel que pasó por alto un aspecto que ahora me ha revuelto las tripas y ha tirado por tierra la alta consideración en que tenía a la novela y al tipo que la escribió.

Pero empecemos por el principio que suele ser la mejor forma de empezar.

La novela es el diario que escribe Martín Santomé en los meses previos a su jubilación (¡¡¡ a los 50 años ¡¡¡), un diario que seguramente me recordó en su día, y sigue haciéndolo, a los diarios que escribió Miguel Delibes sobre Lorenzo, un personaje que reflejaba de una forma deliciosa la vida cotidiana en los campos de castilla de mediados del siglo pasado, y a los que tengo un enorme cariño.

Lamentablemente, en aquellos tiempos no escribía comentarios acerca de lo que leía, por lo que no puedo saber qué me pareció el personaje de Martín en aquella primera lectura. Imagino que, como a Benedetti, también me pareció un viejo (¡¡¡ a los 50 años ¡¡¡) que a su provecta edad (¡¡¡ 50 años ¡¡¡) se lamenta de no haber afrontado la vida con más valentía y decisión y de acabar en una oscura oficina, en una vida monótona y gris, convertido en “Un tipo triste que, sin embargo, tuvo, tiene y tendrá vocación de alegría”. Tampoco valoraría en la misma medida sus reflexiones acerca de la vejez (¡¡¡ a los 50 años ¡¡¡), lo que suponen “las treguas” inesperadas que nos enganchan, y cómo, de nuevo a la vida, lo que constituye el verdadero drama de hacerse mayor:

“Cuando decimos, por ejemplo, «que nos aferramos a la vida», la estamos asimilando a otra palabra más concreta, más atractiva, más seguramente importante: la estamos asimilando al Placer… ¿cuántos (años) me quedan de Placer?”

Mi punto de vista acerca de las relaciones paternofiliales que se retratan en la novela sería con absoluta seguridad muy distinto del que ahora tengo con dos hijos ya mayores, y quizá no me sorprendieran ni me molestaran tanto los aires de superioridad, de perdonavidas, el paternalismo y el machismo del protagonista, características de las que ahora pienso que el autor incluso podría no haber sido consciente. Pudiera ser que en su día lo achacara a que eran otros tiempos, a que simplemente el autor quiso retratar una época en la que ese era el sentir común tanto de los hombres como de las mujeres de la época.

Estoy seguro de que sonreiría y me emocionaría con algunas situaciones, que reiría con su humor (aunque ahora este me haya parecido en alguna ocasión cruel y de mal gusto), que aplaudiría muchas de sus reflexiones (“Tampoco estoy seguro de que Dios, si existe, vaya a estar conforme con nuestra credulidad”), su crítica de ciertos absurdos convencionalismos sociales o su claro afán de honestidad y de denuncia de la corrupción y la justa atribución de responsabilidad a cada uno de nosotros por nuestra resignación ante ella cuando no la directa democrática coparticipación.

“Yo creo que en este luminoso Montevideo, los dos gremios que han progresado más en estos últimos tiempos son los maricas y los resignados”

… Un momento, ¿QUÉÉÉÉ? ¡¡¡¿LOS MARICAS?!!! Vale que los tiempos han cambiado mucho y ciertas cosas que antes podían ser una mera brisilla molesta, ahora son un viento que nos zarandea y nos deja revueltos, pero no me explico cómo no me asqueó en su día, dado lo que recuerdo que me gustó, la tremenda homofobia que rezuma la novela. Mario Benedetti eligió que uno de los hijos de Martín fuera homosexual, algo irrelevante en la trama principal, algo absolutamente gratuito, algo que no parece responder a la denuncia, ni siquiera al hecho de dejar constancia, de la situación de los homosexuales en aquella época en Montevideo. Más bien parece traído aquí únicamente para poder expresar su sentir hacia la homosexualidad, para poder decir cosas tan miserables como…

“Mi hijo es un marica. Un marica. Uno como el repugnante de Santini… Hubiera preferido que me saliera ladrón, morfinómano, imbécil.

Está perdido. No siente escrúpulos… se justifica con ardor, te aseguro que no tiene complejo de culpa. Entonces dije: «Si le reviento la cabeza a trompadas, vas a ver cómo le viene el complejo de culpa». Blanca se rio…"

Verdaderamente pienso que Martín Santomé es un personaje que Mario Benedetti crea con ambición de modelo de buena gente, y que pone en su pluma de diarista pensamientos e ideas que él mismo defiende.

“Quisiera sentir lástima hacia él (su hijo homosexual), pero no puedo… Ni ahora ni nunca”

Bien, como siempre digo, mis calificaciones no tienen tanto que ver con la calidad del libro como con el placer o displacer que me hayan causado y bien que hubiera querido sentir comprensión hacia Benedetti, pero no puedo… Ni ahora ni nunca.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         135
Citas y frases (51) Ver más Añadir cita
Mamen212Mamen21207 October 2022
Porque murió es la palabra, murió es el derrumbe de la vida, murió viene de adentro, trae la verdadera respiración del dolor, murió es la desesperación, la nada frígida y total, el abismo sencillo, el abismo.
Comentar  Me gusta         230
MerLib71MerLib7116 May 2022
Tal vez no me apartaría ni un milímetro de mi centro de sinceridad, si le dijera que lo que estoy buscando denodadamente es un acuerdo, una especie de convenio entre mi amor y su libertad.
Comentar  Me gusta         210
arealareal17 August 2023
... el tiempo corre, lo dejemos o no, el tiempo corre y la vuelve a ella cada día más apetecible, más madura, más fresca, más mujer, y en cambio a mí me amenaza cada día con volverme más achacoso, más gastado, menos valiente, menos vital...
Comentar  Me gusta         150
PaseadoradelibrosPaseadoradelibros30 October 2021
"Quizá yo sea un maniático de la equidistancia. En cada problema que se me presenta, nunca me siento atraído por soluciones extremistas. Es posible que ésa sea la raíz de mi frustración. Una cosa evidente: si, por un lado, las actitudes extremistas provocan entusiasmo, arrastran a los otros, son índices de vigor, por otro, las actitudes equilibradas son por lo general incómodas, a veces desagradables y casi nunca parecen heroicas. Por lo general, se precisa bastante valor (una clase muy especial de valor) para mantenerse en equilibrio, pero no se puede evitar que a los demás les parezca una demostración de cobardía. El equilibrio es aburrido, además. Y el aburrimiento es, hoy en día, una gran desventaja que por lo general la gente no perdona." (Pág.94).
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
santialonsoyusosantialonsoyuso19 June 2018
Hay gente que entiende lo que está pasando, que cree que es absurdo lo que está pasando, pero se limita a lamentarlo. Falta pasión, ese es el secreto de este gran globo democrático en que nos hemos convertido. Durante varios lustros hemos sido serenos, objetivos, pero la objetividad es inofensiva, no sirve para cambiar el mundo, ni siquiera para cambiar un país de bolsillo como este. Hace falta pasión, y pasión gritada, o pensada a los gritos, o escrita a los gritos. Hay que gritarle en el oído a la gente, ya que su aparente sordera es una especie de autodefensa, de cobarde y malsana autodefensa. Hay que lograr que se despierte en los demás la vergüenza de sí mismos, que se sustituya en ellos la autodefensa por el autoasco.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Videos de Mario Benedetti (20) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Mario Benedetti
ENLACE A LA CAMPAÑA https://libros.com/crowdfunding/historias-de-un-agujero-negro/
LEE TAN SOLO UN RELATO, Y NO QUERRÁS DETENERTE AHÍ Historias de un agujero negro: Relatos cortos de luces y sombras es un fascinante libro de relatos cortos que se sumerge en la riqueza de la metáfora y sigue la tradición de Esopo y Oscar Wilde. Con más de veinte cuentos. La obra abarca una amplia gama de temas, desde la presencia de una figura femenina etérea, hasta la exploración de cuestiones profundas veladas bajo la apariencia de fábulas animadas. La colección se inicia como un regalo para una musa ausente, evocando la melancolía de Mario Benedetti al esperar que sus palabras nunca hayan sido leídas.
Uno de los relatos nos introduce en la rutina de Belinda, quien encuentra consuelo en las mañanas observando su pequeño jardín. Este espacio, más que un simple patio, es un santuario lleno de césped, plantas cuidadas y un cerezo que, aunque ahora despojado de hojas y flores, simboliza la resiliencia tras las adversidades. La narrativa se enriquece con la presencia de pájaros vibrantes que pintan el paisaje con sus colores, pero entre ellos, destaca una figura gris y descolorida que se aparta del bullicio, revelando una dualidad intrigante.
A través de estas historias, el autor teje un tapiz literario que explora las complejidades de la existencia, desde la búsqueda de la belleza en medio de la monotonía, hasta la confrontación con realidades crudas como el suicidio, el alcoholismo y la guerra. Con su habilidad para fusionar la fantasía con la realidad, Historias de un agujero negro: Relatos cortos de luces y sombras invita a los lectores a sumergirse en un mundo donde las metáforas y las moralejas revelan verdades universales de una manera única y cautivadora.
+ Leer más
otros libros clasificados: literatura uruguayaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿A cuál libro de Mario Benedetti pertenece la cita?

“La beso, a ella la beso, y no soy hipócrita. La beso como podría morderla, y a veces la muerdo, o comérmela y masticarla y digerirla. Porque hay una desesperada necesidad, casi diría una obligación, de marcar al otro, a la otra, aunque sea con los dientes, y aunque alguno de estos sea postizo. Dejar una marca propia es cosa de vida o muerte, o de muerte solamente, porque la intención subterránea es pasar la muerte, es seguir existiendo después del fin. Y a esos efectos tanto sirve la existencia de un hijo como la de una cicatriz. Después de todo, también el hijo es una cicatriz. Buena definición para proponer a la Academia. Hijo: cicatriz de amor.”

La tregua
Gracias por el fuego
Quién de nosotros
Primavera con una esquina rota

10 preguntas
4 lectores participarón
Thème : Mario BenedettiCrear un test sobre este libro
.._..