InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8483838346
Editorial: Tusquets (04/02/2014)

Calificación promedio : 4.33/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Un viernes de mayo de 1990, Gao Ziling, capitán de la patrullera Vanguardia, sale a pescar con un amigo al que no veía desde la época del instituto. De regreso, en el canal Baili, a unos treinta kilómetros al oeste de Shanghai, algo impide el avance de la patrullera. Cuando Gao se lanza al agua para ver qué le ocurre a la hélice, descubre una gran bolsa de plástico negra y, en su interior, el cadáver de una joven desnuda. El capitán Gao avisa de inmediato a la polic... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 27 julio 2018
El reto de la A a la Z que proponen anualmente El búho entre libros, Lecturápolis y Libros en el petate es eso, todo un reto, porque algunas letras no hay más narices que cumplirlas con autores de ciertos países. Una de las más difíciles es la X, casi imposible de cumplir si no tiras para Asia. Y eso hice. Indagué, remiré, y di con Qiu Xiaolong, autor de la serie protagonizada por el inspector Cao Chen, y a por el primero que fui, Muerte de una heroína roja. No sabía realmente qué me iba a encontrar, pero os digo desde ya que me ha parecido fantástico y lo he disfrutado un montón. Es más, lo compré en edición de bolsillo de segunda mano por si no me gustaba (quien me conozca un poco sabe que no soy nada amiga de las ediciones de bolsillo y solo me hago con ellas en casos de extrema necesidad), y he acabado comprándolo otra vez en edición buena para conservarlo como es debido. Soy muy maniática con las ediciones, por si no estaba claro.
Estamos en mayo de 1990. A treinta kilómetros de Shanghai, en el canal Baili, aparece el cuerpo sumergido de una mujer joven de unos treinta años. La investigación recae en el inspector jefe Cao Chen, que está a cargo de la brigada de casos especiales de la División de Homicidios del Departamento de Policía de Shanghai. Duda si hacerse cargo del caso porque realmente no le corresponde a su brigada, pero sus circunstancias particulares dentro del cuerpo, el modo en que ha ascendido dentro de él a pesar de su juventud y la animosidad que eso despierta entre sus compañeros, le obligan a demostrar que es capaz de llevar un caso desde el principio y resolverlo. Cuando se descubre que esa joven, conocida como la "heroína roja", era miembro del Partido comunista, famosa en todo el país y trabajadora modelo de rango nacional, la cosa se complica mucho, porque el factor político, en un país como China que atraviesa innumerables cambios, es una piedra constante en el camino si la investigación no favorece los ideales que representa el Partido comunista.
Esta novela tiene ya sus casi veinte años desde el momento en que fue publicada originalmente y poco tiene que ver con la novela negra anglosajona o nórdica, y quizás esas diferencias son las que tanto me han gustado de ella. No, corrijo, son las que tanto me han apasionado de ella. Y es que, para empezar, no es una novela negra; mucho menos un thriller. ¿Novela policíaca? Pues si es por tener un inspector de policía que investiga, sí, pero no sabría qué deciros... Sé que no os estoy aclarando nada, pero supongo que quienes ya la hayan leído sabrán a qué me refiero.
Sí que comienza con el descubrimiento de un cuerpo, y puede parecer que va a ser una novela más como tantas otras del estilo hasta que empieza la investigación y vemos por donde van los tiros realmente. Por un lado tenemos al inspector Cao, que poco (nada) tiene que ver con los inspectores que solemos encontrarnos habitualmente en el género; por otro lado está la China comunista de 1990, que es otro personaje principal en la trama. Y sí, sé que pensaréis "¿pero qué me estás contando? Si la China comunista es un personaje conmigo que no cuenten... ¡menudo peñazo!". Pues estaríais cometiendo un error del tamaño del Kilimanjaro. O del Everest. O del tamaño de los dos uno encima del otro. Por lo menos. Y no solo estaríais cometiendo un error sino que os estaríais perdiendo una grandísima novela.
Vayamos por partes, que diría Jack... Hablemos de Chen Cao. Chen no solo es inspector jefe de policía, sino que es traductor de novela policíaca y además poeta. Pero no de los que se guardan los poemas para sí mismo, sino de los que ganan premios, les publican en los periódicos y demás. A decir verdad, es demasiado poeta para ser policía, y sus compañeros no dejan de recordárselo. Pero a los de arriba, a los que mandan en el Partido comunista, les ha caído en gracia, y digamos que están favoreciendo su ascenso. Por un lado eso le permite privilegios como tener una casa de una habitación para él solo (sí, eso era un privilegio en la China de aquella época). Por otro, él no controla su futuro, otros lo controlan por él. Por eso quiere ganarse el respeto de sus compañeros resolviendo el caso, y quiere, por encima de todo, hacer las cosas bien. Es un hombre honrado, honesto, cabal, tranquilo y muy inteligente. Y a mí me ha enamorado este personaje. Me he visto enredada en la tela de araña de su cabeza, de su forma de ver las cosas, sin darme apenas cuenta. Porque además las cosas en el terreno personal no suelen salirle bien, y cuando algo no le sale bien encaja el golpe, se yergue, se resigna y no abandona su camino, y eso le convierte, además de todo lo anterior, en un personaje tierno y cercano.
La China que nos encontramos es posterior a la Revolución cultural y a la masacre ocurrida en la plaza de Tiananmén en el verano de 1989 y, por tanto, en pleno proceso de cambio. El contexto histórico es fascinante por desconocido en muchísimos aspectos. Realmente, hablo a nivel personal, me he sorprendido ante muchísimas cosas de las que aquí se cuentan. No sabía que los jóvenes chinos no podían escoger donde trabajar: a comienzos de los años 80, eran las autoridades las que asignaban un empleo a todos los universitarios que se graduaban, aunque no tuviese nada que ver con sus estudios y aunque el joven en cuestión no estuviese interesado en absoluto en ese trabajo (así llega Chen, estudiante de un máster de literatura inglesa, a policía: por elección del partido). Tampoco podía la gente comprarse una vivienda porque no había disponibles. Era el gobierno el que las asignaba (exiguas por falta de espacio, como digo arriba) según orden de espera... y podías esperar toda la vida sin que te tocase. Tampoco sabía que Mao, para alejarlos de la ciudad y que no crearan problemas, obligaba a los adolescentes que consideraba un obstáculo para sus desginios de consolidarse en el poder a abandonar las grandes capitales y someterlos a una "reeducación" en el campo que duraba años y donde vivían en condiciones de pobreza extrema. Y todo esto entre otras muchas cosas que de verdad que os invito a descubrir dentro del libro.
Xialong te lo cuenta todo de una manera cautivante, con una extraña mezcla entre el exotismo oriental y la cercanía occidental, y te pasea por las calles de Shanghai, te acerca a los puestos de empanadillas caseras, te acompaña por esos edificios llenos de largos pasillos y puertas a pisos minúsculos, te sube a los autobuses saturados de gente, te invita a cenar cangrejos y a bailar descalzos... y jamás, jamás se posiciona políticamente de ninguna manera. de hecho Chen Cao es apolítico en un país y en una época en el que no podías serlo y tenías que demostrar a cada paso que dabas tu fidelidad y compromiso con el Partido, y eso le obliga a andar en constante equilibrio entre lo que debe aparentar y su total desinterés al respecto.
Sí que debo advertir que el avance de la trama es pausado, que va poco a poco, y que el devenir de las páginas avanza casi al compás de esos paseos por la ciudad. Que quizás son más importantes la ambientación, el contexto histórico y lo que nos cuenta sobre la situación del país que el caso en sí, aunque sin esa ambientación no habría caso ni resolución, porque beben los unos de los otros. Que Xiaolong se permite el lujo de introducir en cuanto puede versos de diversos autores chinos pertenecientes a diversas dinastías, y que nombra tantas veces Sueño en el pabellón rojo que no puedes evitar buscarlo para leerlo (cuando ves que tiene 2400 páginas tragas saliva como puedes y piensas "si eso lo dejo pa'luego" xD). Que si buscáis acción a raudales y un ritmo trepidante ni os acerquéis a este libro, pero que si os acercáis a él y os adentráis en sus páginas os vais a encontrar una buenísima historia, un muy carismático protagonista dentro de su placidez oriental y una excelente e instructiva ambientación. de esos libros que te llaman a querer saber más cosas, a querer aprender más cosas. de los que no pasan de largo.
De verdad que lo disfruté muchísimo, y con Xiaolong y su inspector Chen Cao ya tengo cubierta la X del reto de la A a la Z de aquí a 2025 porque tengo intención de leer todos los libros de la serie. Esto de encontrar grandes novelas donde menos lo esperas es una sensación alucinante xD.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
LuisMinski
 20 mayo 2019
Interesante, esta muy buena novela que nos ofrece Qiu Xiaolong.
Ambientada en Shanghai, en 1990, comienza con el descubrimiento del cadáver de una joven mujer.
El protagonista es Chen Cao, un joven funcionario y miembro del Partido que, muy a su pesar, es promovido a jefe de detectives, y que, además, es poeta y traductor. Sin ser policía de vocación, hace lo que debe hacer, - pesan en él una interesante serie de valores Confucionistas, y una ética personal, donde, entre lealtades al Partido y a la Patria, comienzan a imponerse un deseo de justicia y de hacer lo éticamente correcto, y donde, entran en juego, también, el choque entre sus sentimientos, su verdadera vocación, vinculada a lo literario, y su posible carrera como funcionario exitoso dentro del poderoso Partido. También aparecen un grupo de personajes secundarios muy logrados, entre otros, su lugarteniente Yu, un eficiente policía, hijo de un antiguo detective ya retirado, y su esposa.
La investigación de lo que parecía un simple crimen, uno más de tantos, destinados a resolverse rápido o a quedar archivados, se complica cuando se descubre que la víctima era una figura importante para la propaganda del régimen. Así, cuestiones políticas interfieren en el caso y en la labor de los investigadores, quienes, partiendo de un recelo mutuo, van logrando una eficiente complementación en las tareas, y una creciente confianza y amistad, al mismo tiempo que deben ir manteniendo un delgado equilibrio entre sus objetivos como policías: dar con el culpable y hacer justicia - pensando también en la víctima -, y en hacer lo "políticamente correcto", dado los intereses en juego y las presiones del aparato partidario.
Como relato policial, entonces, Muerte de una heroína roja, responde a los lineamientos típicos del genero, y, en ese sentido, no presenta mayores sorpresas.
Chen Cao y Yu son unos de esos detectives de los que nos gustan, que caminan las calles, empatizan con la víctima, tratan bien a los testigos, y no cejan hasta dar con el criminal ; perseverantes, profesionales, y también intuitivos.
Todo esto hace que, de por sí, y en lo estrictamente policial, sea ésta una novela muy disfrutable.
Pero, además de esto, el autor nos brinda una magnífica visión de la sociedad de Shanghai, en una época de transición, donde conviven, en medio de las reformas de Deng Xiaoping, las secuelas de la Revolución Cultural, los problemas habitacionales, la crisis de los valores tradicionales, las luchas por el poder entre las viejas figuras y las nuevas generaciones, y la incipiente apertura al capitalismo.
También abundan referencias a comidas y rituales milenarios, y, dada la afición del protagonista por la poesía, numerosas referencias y citas a poemas y relatos tradicionales chinos.
En conjunto, una muy opción de lectura que nos deja con ganas de leer los siguientes libros de la serie y además, nos brinda la oportunidad de conocer un poco más de esa China a la vez milenaria y moderna, comunista y capitalista, de la que, en general, tan poco sabemos.
Enlace: https://sobrevolandolecturas..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Margari73
 25 marzo 2021
Una novela que descubrí gracias a la magnífica reseña de Pilar de Con un libro en la mano. Así que cuando Kayena propuso su iniciativa, esta novela estaba entre las primeras que quería disfrutar. Y las expectativas que tenía puestas en este libro no sólo las ha cumplido sino que las ha superado. Porque no sólo es una novela negra. Qiu Xiaolong logra con este libro hacernos ver cómo era la vida en China un año después de la matanza de Tiananmen. Años muy difíciles en este gran país, años de cambios, años donde la influencia occidental va notándose... hasta donde el gobierno permite... Años en los que las tradiciones chinas luchan por seguir manteniéndose, luchan por seguir dominando un mundo que está transformándose a pasos agigantados.
La novela empieza con ritmo desde la primera página. Un cadáver es descubierto. Y pronto se descubre que el cuerpo pertenece a una joven llamada Guan Hong Ying, una mujer modelo que ha logrado por sus propios méritos una merecida fama tanto en su partido político como en su trabajo. Y esto se convertirá en un obstáculo para la investigación. No es bueno para la imagen del partido este asesinato. Aún está muy reciente los días de la revuelta de Tiananmen.

Acierta el autor con el protagonista de esta novela, el inspector jefe Chen Cao. No tiene la imagen del típico policía. Su verdadera pasión es la literatura y la cocina. Él es un joven poeta, que está logrando ver sus primeros poemas publicados y además se gana también un sobresueldo como traductor de novelas policíacas occidentales. La introducción de algunas poesías clásicas chinas a lo largo de la novela son frecuentes y no interrumpen para nada el ritmo de la novela. al contrario, se convierte en otro elemento importante para disfrutarla. al igual que la gastronomía, ya que nuestro protagonista se nos revela como un gran chef, así que a lo largo de la novela, conoceremos mucho de los platos típicos de esta tierra.
También me ha gustado mucho que el autor no se recrea en la violencia. En este sentido es una novela también muy ligera de leer, ya que no hay escenas desagradables ni escabrosas.
Y también hay sitio para el amor en esta novela. Pero recordemos que no estamos en un país occidental. El trato del tema es distinto. Y las tradiciones también. Las decisiones de los padres aún influyen, aún pesan en las bodas de sus hijos. Las clases sociales también. Y muchísimos aspectos más.
En definitiva, una novela que he disfrutado muchísimo. El desarrollo de la investigación está perfectamente narrado y explicado. No deja nada al aire. Me ha sorprendido también la capacidad del autor para ofrecernos una imagen tan real de la China de aquellos años. Es mucho lo que se aprende de su historia, de su cultura, de sus tradiciones... Una novela que, si os gusta el género, no debéis dejar pasar.
Enlace: http://mislecturasymascosita..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
encarnipm
 31 diciembre 2020
Ha sido todo un descubrimiento leer a este autor, me ha gustado su estilo, sus personajes y lo que cuenta. Me ha sorprendido mucho la crítica que hace a la China de los noventa, revelándome datos desconocidos para mí y que, en más de una ocasión, me han dejado perpleja. El poder del Partido, el destino laboral según el pasado de tu familia, la gastronomía local, ha sido todo un paseo hecho por un gran cicerone, el inspector jefe Chen Cao. Me ha encantado el protagonista y seguiré leyendo sus aventuras porque me ha parecido un personaje duro y tierno a la vez, muy muy recomendable.
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (2) Añadir cita
LuisMinskiLuisMinski20 mayo 2019
Una metáfora que había traducido de una novela policíaca le vino a la mente: los policías eran soldados de juguete a los que se daba cuerda con una llave, se empujaban unos a otros, corrían por todas partes gesticulando y girando en círculos durante días, meses, e incluso años, sin llegar a destino alguno, y de pronto, eran descartados y guardados hasta que de nuevo se les daba cuerda. Algo en todo ese asunto le había vuelto a dar cuerda, algo como un impulso desconocido.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LuisMinskiLuisMinski20 mayo 2019
Ella levantó la cara, y en sus ojos asomó el destello de las lágrimas. Su palidez acentuaba sus rasgos. ¿Era aún más bella en ese momento? Wang se inclinó para ponerse los zapatos. Se miraron sin hablarse. Al cabo de un rato, llegó el taxi. Oyeron cómo sonaba el claxon bajo la lluvia. Él insistió en dejarle su impermeable, un impermeable negro de policía, una prenda sin forma con una capucha fantasmal. Wang se detuvo al llegar a la puerta y se giró hacia él, con la cara semioculta por la capucha. Chen no le veía los ojos. Luego desapareció. Wang era casi de su misma altura, habrían podido confundirla con él por esa prenda negra de policía. Chen se quedó mirando la figura alta, envuelta en un capote, que se perdía en la niebla bajo la lluvia.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Video de Qiu Xiaolong (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Qiu Xiaolong
Booktrailer "Muerte de una heroína roja"
otros libros clasificados: novela policíacaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
98 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}