InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Luis Murillo Fort; (Traductor)
ISBN : 8439735898
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE (03/09/2020)

Calificación promedio : 4.36/5 (sobre 43 calificaciones)
Resumen:
Desde pequeño, Elwood Curtis ha escuchado con devoción, en el viejo tocadiscos de su abuela, los discursos de Martin Luther King. Sus ideas, al igual que las de James Baldwin, han hecho de este adolescente negro un estudiante prometedor que sueña con un futuro digno. Pero de poco sirve esto en la Academia Nickel para chicos: un reformatorio que se vanagloria de convertir a sus internos en hombres hechos y derechos pero que oculta una realidad inhumana respaldada por... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (34) Ver más Añadir una crítica
DrEnder
 13 enero 2021
La Arthur G. Dozier School for Boys, en el estado de Florida, fue un reformatorio gestionado por el gobierno al que entre 1914 y 1952 fueron enviados niños de entre seis y dieciocho años de edad, huérfanos o “incorregibles”, la mayoría de ellos de raza negra. Que un reformatorio disponga de cementerio propio ya puede llamar la atención, pero lo que se encontró en él es directamente pavoroso. En 2014 una excavación arqueológica de la Universidad de South Florida inició la excavación bajo las 31 cruces del cementerio y encontraron restos de ciencuenta y cinco niños cuyas muertes a menudo ni siquiera fueron comunicadas o reconocidas. Violentados, torturados, violados, y finalmente enterrados a medio metro de profundidad en un cajón de madera fabricado en la propia escuela. El reformatorio fue clausurado en 2011. Los chicos de la Nickel (2019) es la historia ficcionada de ese reformatorio, aquí renombrado aunque ubicado en el mismo lugar. Colson Whitehead (Nueva York, 1969) que ya ganó el premio Pulitzer por su anterior novela, El ferrocarril subterráneo (2016) ha vuelto a ganarlo con esta novela en la que narra lo ocurrido en la escuela desde el punto de vista de uno de sus “alumnos”.
Elwood Curtis es un niño negro en la Florida de los años sesenta. Un niño muy inteligente y con un futuro prometedor que solo ha tenido la mala suerte de nacer negro en los Estados Unidos de una época en la que por no ceder el paso en la calle a una dama blanca, un negro podía ir a la cárcel. Elwood, que encuentra en los discursos de Martin Luther King una forma de entender mejor el mundo y a sí mismo, trabaja en un estanco del barrio y sueña con un futuro mejor. En el fondo no deja de ser un joven que se sabe diferente a los demás y que busca un camino en la vida, y esto lo emparenta con cualquier otro joven del mundo independientemente del color de su piel. Por debajo del tema del conflicto racial en los Estados Unidos, que ciertamente es el foco de la novela hay otra capa subyacente que habla de abrirse camino y encontrar el lugar de uno en el mundo, de luchar por lo que uno cree justo, en la que cualquier persona puede verse reflejada. Elwood ve su vida truncada por una fatal casualidad y es enviado a la escuela Nickel donde descubrirá los peores aspectos del ser humano.
Whitehead no pretende engañar al lector, excepto cierto giro de la trama hacia el final de la novela, el resto es bastante claro en cuanto a sus intenciones. En una inteligente decisión, comienza la novela en tiempo presente, mientras unos estudiantes de arqueología desentierran huesos de niños en los terrenos de la Nickel. Para cuando Elwood es enviado al lugar, el niño no sabe a dónde lo están enviando, pero el lector ya conoce los detalles y está temiendo por su futuro. La novela alterna entre tiempo pasado y presente, sabemos que Elwood logrará salir de la escuela, pero no cómo ni qué secuelas le dejará el camino. A este respecto mientras que las partes en pasado son más descriptivas de lo que sucede en la escuela, los capítulos del presente son más introspectivos y permiten entrever las secuelas que el paso por la Nickel dejó en el cuerpo y en el alma a quienes estuvieron ahí. Las marcas físicas se curan con el tiempo, pero la sensación de indefensión y de inferioridad, el sentimiento de ser una presa en un mundo amplio y salvaje no desaparecen nunca.
Whitehead tiene una escritura nada afectada. Usa el mismo tono para contar una escena de lo más cotidiana como las terribles palizas que reciben los jóvenes de la Nickel. Desde el punto de vista de un joven negro en los años sesenta, todo es rutina. No esconde la cruel violencia de la Nickel, pero tampoco hace demasiado hincapié en ella, muchos eventos quedan solo apuntados, dejados a la imaginación del espectador que debe decidir lo que realmente ha sucedido. El estilo de Whitehead es sin duda sutil. Utiliza metáforas muy poco obvias pero muy efectivas y no se detiene demasiado en los pensamientos de cada uno, con unos pocos apuntes es capaz de dar una impresión certera de las emociones de un personaje, dejando siempre espacio al lector para que construya la escena junto a él. Es cierto que en ocasiones el tono es demasiado periodístico, importando más lo que sucede que los personajes en sí, especialmente en los capítulos de la Nickel. Y es cierto que tiene un interés real y declarado en contar lo ocurrido allí y en general de dirigir la mirada del lector al conflicto racial en el país, pero en conjunto sabe encontrar un buen equilibrio entre ambas facetas, la periodística y la narrativa y dar forma a una novela sobresaliente.
Los chicos de la Nickel es una novela oscura no especialmente optimista respecto al alma humana. La maldad son las personas, dice. Puedes cambiar las leyes pero no puedes cambiar a las personas. Pero al mismo tiempo cuenta la historia de Elwood y de su amigo Turner, y de cómo sobreviven a la vida más dura imaginable. de cómo un corazón bueno y un alma justa son capaces de enfrentarse a un mundo y sobrevivir e incluso ganar unas cuantas victorias por el camino. La figura de Martin Luther King sobrevuela toda la novela y la lucha por la justicia, no como una ley universal para todos los hombres sino como algo que uno cree firmemente que es lo correcto es el motor de la novela. Los chicos de la Nickel es una novela de perdedores, de maratonianos del final de la carrera. de “los que cruzan la línea de meta por las buenas o por las malas, sus pies convertidos en una pulpa sanguinolenta dentro de las Nike”. Es una novela oscura, sí, pero también tiene un optimismo resistente. Resistente contra la injusticia, contra el dolor y las ofensas, contra las peores cartas que te puede dar la vida. Colson Whitehead da una clase de historia, relatando uno de tantos periodos negros de nuestro pasado y sucesos que ocurrieron no hace tanto tiempo, pero sobre todo ofrece un estudio del alma humana y muestra hasta dónde puede llegar un hombre con voluntad.
Enlace: https://quienvigilaaldrender..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Rossym
 09 abril 2021
El autor recrea la historia de Elwood, un joven perteneciente a la comunidad afroamericana en USA, al que le tocó vivir injustamente un castigo por el simple hecho de su color de piel, la segregación racial se hace tangible a través de las páginas y es bien sabido las persecuciones y marginaciones que existieron allá por los 60's y previos, antes de que alcanzaran todos los derechos que les correspondían.
Y de esta forma llega Elwood al reformatorio de la Nickel, ubicado en el estado de Florida, donde conoce Turner, amistad que forjó para poder sobrevivir al ambiente opresivo donde le tocó cumplir su condena, después de todo nada como un buen amigo para alivianar la carga en momentos difíciles.
Y es así que vemos como el protagonista se empeñó en vivir siempre anhelante de salir nuevamente al mundo real y continuar sus sueños donde los dejó, poder seguir una carrera universitaria, llegar lejos, luchar por sus derechos, mas tristemente siendo testigo en primera fila y en carne propia de los castigos crueles e inhumanos al que eran sometidos, triste pero muchas situaciones similares se dieron fuera de la ficción, por lo que esta lectura despierta muchos sentimientos encontrados.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         80
librosxdoquier
 03 marzo 2021
Hoy os traemos nada más y nada menos que “Los chicos de la Nickel”, la última novela de Colson Whitehead y que está considerado uno de los mejores libros del pasado 2020. Para aquellos que no lo sepan, debemos deciros que Colson Whitehead es el único escritor en el mundo que ha encadenado, de forma consecutiva, dos Pulitzer seguidos y es el sexto escritor de la historia en ganar el Pulitzer y el National Book Award por una misma novela. La carrera profesional de Colson Whitehead está plagada de premios y nominaciones. Su debut literario, “The Intuitionist” (1999) no solo se hizo con el galardón New Voices de The Quality Paperback Book Club, sino que también fue finalista del premio PEN/Hemingway. Su segunda novela, “John Henry Days” (2001), ganó un Young Lions Fiction y el premio Anisfield-Wolf Book, además de ser finalista del National Book Critics Circle Award. Entonces, en 2017, llegó “El Ferrocarril Subterráneo“ con el que ganó su primer Pulitzer.
Metiéndonos ya en harina, “Los chicos de la Nickel” es una potente y dura historia ficcionada por Colson Whitehead pero basada en hechos reales ocurridos en un instituto-reformatorio del estado de Florida, en la escuela Dozier, cuando en 2014, salió a la luz la noticia del hallazgo y exhumación de restos humanos pertenecientes a más de ochenta jóvenes enterrados en el jardín del instituto.
Los chicos de la Nickel” nos traslada a los Estados Unidos de los años sesenta y tiene como principal protagonista a Elwood Curtis, un joven de raza negra obsesionado con los discursos de Martin Luther King acerca de la lucha de la igualdad y la libertad y sueña con hacer de este mundo un lugar más justo. Edwood es un chico inteligente con un futuro prometedor como estudiante que, tras ser abandonado por sus padres y criado por su estricta abuela, ve en los estudios universitarios su única salida hacía un futuro esperanzador. Tratando de aprovechar la oportunidad que le concede un profesor de asistir a la Universidad de forma totalmente gratuita, los planes de futuro de Elwood se verán frustrados cuando, haciendo autostop para ir a la universidad, se sube, sin saberlo, en un vehículo que ha sido robado, por lo que será detenido y enviado a la Academia-reformatorio Nickel, un lugar que presume de convertir a sus internos en hombres hechos y derechos pero que realmente es una verdadera fábrica de dolor destinada a doblegar a los niños y a convertirlos en seres dóciles totalmente vaciados de humanidad.
En la Academia Nickel hay instaurado un supuesto régimen de meritocracia donde las buenas acciones son premiadas con una ascensión de rango dentro de la Academia que deberían conducir a la ansiada libertad final, por lo que Elwood tratará de seguir las reglas para salir cuanto antes del reformatorio. A medida que va pasando el tiempo dentro de la Nickel, Elwood va perdiendo la voluntad y la defensa de las ideas utópicas que defiende Martin Luther King, convirtiéndose pronto en víctima de torturas y vejaciones por parte del personal de la Nickel, por lo que Elwood se dará cuenta que la única posibilidad de salir vivo de la Nickel es escapando.
Dentro de la Nickel, Elwood encontrará un bote salvavidas en la amistad que construye con su amigo Turner, un chico que cumpliendo las tareas que se le han asignado en la Nickel le permitirá salir del recinto y reconectar con la vida fuera del reformatorio.
Colson Whitehead a través de una narración detallada, clara y sencilla con descripciones vívidas de los escenarios y unos personajes encantadores y desarrollados con acierto hace retroceder al lector a un pasado muy reciente para dar voz a la realidad que vivió y vive la raza negra en Estados Unidos y a esas historias que fueron silenciadas, olvidadas y enterradas en las últimas décadas bajo la alfombra del privilegio de la raza blanca.
Los chicos de la Nickel” obliga a hacer un ejercicio de memoria histórica para hablar del racismo endémico de la sociedad norteamericana convirtiéndose en una lectura perfecta para aquellos a los que les gustan las historias reales de dolor, de odio y de heridas incurables que les interesan las injusticias y que se preocupan de verdad lo que ha ocurrido y ocurre en el mundo.
Los chicos de la Nickel” es una novela devastadora que cuenta con una historia bien planteada, potente, desarrollada con maestría por Colson Whitehead para llegar a un final por todo lo alto que os dejará con la boca abierta confirmando que esta novela es una obra maestra merecedora de premio Pulitzer que ya se le ha concedido.
2
Enlace: https://www.librospordoquier..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
sanhezped
 03 noviembre 2020
Con Los chicos de la Nickel ha obtenido Colson Whitehead su segundo Pulitzer, tras conseguirlo con El ferrocarril subterráneo.
Recorriendo en segundo plano todas las páginas de esta novela está el personaje de Martir Luther King, cuyo discurso grabado en un disco es la inspiración de un chico negro: Elwwod Curtis. Un chico que quiere que las cosas cambien y que lo hagan sin violencia. Para ello el se prepara, estudia y lucha por conseguir un futuro mejor para él y para todos los de su raza.
Esto puede hacernos pensar que esta es una novela sobre la violencia racial, sobre la lucha por conseguir la población negra sus derechos en Estados Unidos. Y lo es. Parte de esta lucha y de cómo consiguieron recuperar buena parte de sus derechos civiles se nos narran aunque solo sea de pasada en esta novela.
Pero va mucho más allá, porque en realidad de lo que nos habla es de la violencia y de la brutalidad de los poderosos, más dura cuanto más débil eres (y los negros son los más débiles), pero que termina no haciendo distinción de clases ni de colores.
Es cierto que en la Nickel estaban separados los blancos de los negros en dos pabellones diferentes y que las condiciones de los mismos no eran iguales. Pero el castigo los igualaba a todos, blancos y negros eran tratados como escoria. A fin de cuentas, allí iban a parar aquellos que no tenían recursos y habían tenido la mala suerte de caer. Chicos sin presente ni futuro.
Un centro que en principio es un lugar para poder educar y dar una posibilidad de futuro a los que allí entran, pero que en el fondo no sirve más que para destruir lo poco que queda de dignidad en ellos. Un sitio en el que solo los más duros pueden sobrevivir, no ya físicamente, sino mentalmente.

OPINIÓN PERSONAL
Mientras que en El ferrocarril subterráneo trataba Colson Whitehead la realidad de la esclavitud y su lucha por salir de ella, en Los chicos de la Nickel nos trae hasta tiempos muy actuales, aquellos en los que parecía que la igualdad iba a ser posible, que las leyes cambiaban y blancos y negros eran iguales. Pura apariencia, porque como bien nos cuenta esta novela, el mal está presente en el corazón de los hombres.
Nos lo muestra en una novela corta, de poco más de doscientas páginas que se hacen cortas, porque en el fondo, por muy dura que sea en muchos momentos, a mí me gustaría estar un rato mal con estos chicos de la Nickel. Aunque probablemente tenga razón el autor, más larga hubiera sido demasiado sufrimiento.
Una gran novela con un giro final sorprendente. Porque hay pocas maneras de escapar de la Nickel, pero Elwood buscó uno diferente para conseguirlo.

Una novela que sin duda hay que leer, de esas que te deja pensando tras acabar. de hecho, a mí me ha gustado mucho más que El ferrocarril subterráneo.

Enlace: https://www.elbuhoentrelibro..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
momocasiopea
 18 marzo 2021
Un lugar: el reformatorio Nickel. Un personaje: Elwood Curtis. Un trasfondo: la lucha por los derechos de la sociedad afroamericana. El libro se divide en tres partes. La primera consigue dejarte sin aliento y te prepara para lo peor. En esta primera parte, el autor desgrana con suma suavidad y realismo el día a día del joven Elwood Curtis. Pese a vivir una infancia marcada por el racismo, él se vuelca en ser mejor, tal y como su abuela le ha inculcado (y tal y como ha aprendido de los discursos de Luther King). Trabaja duro y sueña con estudiar. El final de esta primera parte se define en una sola palabra: injusticia. Y sí sentimos eso a través de las palabras, acciones y descripciones del autor, es que ha hecho muy bien su trabajo ¿no creéis?
La segunda parte del libro sigue generando ese intenso sentimiento de rabia que va in crescendo. Ya de lleno en el propio reformatorio, aunque lo vendan como “La Academia Nickel”, el autor narra cómo vive (y qué siente) Curtis entre esas cuatro paredes. Y aparece un segundo personaje clave: su amigo Turner. de caracteres opuestos, dibujan una amistad llena de lealtad que os enamorará. Pero en esta “escuela” llegan, de nuevo, las diferencias marcadas por el color de la piel, los insultos, vejaciones y torturas. Los dos amigos tendrán que aprender a sobrevivir en un mundo violento y claramente corrupto. Leer este libro sabiendo que está basado en una historia real de un reformatorio de Florida ayuda a ser conscientes de que existe esta realidad, más de lo que pensamos. Seguimos viviendo en una sociedad racista.
Finalmente, con la tercera parte damos un salto al futuro. Y se nos presenta a Elwood una vez fuera del reformatorio. Es una parte con cierto toque esperanzador que trabaja el desarrollo del personaje. Su lucha y cómo los traumas le han hecho más fuerte y se ha convertido en un empresario, hombre de bien, que se diría. Eso sí, no os lo revelaré… pero el final me sorprendió ¡tantísimo! El último giro de tuerca me pareció genial, inesperado y con una fuerza que redondea para mí un libro de diez. Una novela que da voz a historias silenciadas.
Con el libro “Los chicos de la Nickel” he conocido al escritor Colson Whitehead. Ahora me espera en la mesilla de noche su anterior obra “El ferrocarril subterráneo”. ¿Sabíais que ambas novelas consiguieron un Premio Pulitzer? Lo entiendo y lo comparto. Su estilo e historias bien los valen.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (4)
confabulario30 septiembre 2020
Con Los chicos de la Nickel, Colson Whitehead se consolidó como uno de los autores más importantes en la literatura estadounidense. Ganador de dos premios Pulitzer, ha hecho de la historia del racismo la materia para libros que conectan con la actualidad de Estados Unidos.
Leer la crítica en el sitio web: confabulario
Abc30 septiembre 2020
El estadounidense presenta en España «Los chicos de la Nickel», novela que le valió su segundo Pulitzer y que recrea un terrible y olvidado episodio de abusos y torturas en un reformatorio de Florida.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
elperiodico24 septiembre 2020
La precisa concisión de su prosa es, en realidad, un pulido, respetuoso ejercicio de modestia ante la magnitud de la tragedia que continúa atravesando el día a día de toda una raza en uno de los países más vergonzosamente contradictorios del mundo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
elperiodico24 septiembre 2020
El escritor afroamericano publica 'Los chicos de la Nickel', una dolorosa historia que prueba el racismo endémico de la sociedad estadounidense.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (18) Ver más Añadir cita
NextLibrisNextLibris07 agosto 2021
Ese día de visita, pese a estar sentado enfrente de su abuela, se sintió tan lejos de ella como los otros familiares que la habían abandonado. Le dijo que se encontraba bien pero un poco triste, que estaba siendo difícil pero estaba aguantando, cuando lo único que quería decirle era: «Mira lo que me han hecho, mira lo que me han hecho.»
Comentar  Me gusta         10
LeoLeoLeoLeo26 febrero 2021
Habian azotado a Elwood. Pero él había aguantado los azotes y aún seguía allí. No podían hacerle nada que los blancos no les hubieran hecho ya a los negros, a plena luz del día frente a los almacenes Woolworths.
Comentar  Me gusta         20
SrtaLeolibreSrtaLeolibre29 marzo 2021
“You don’t know what makes him tick”, Turner said. “You don’t know what makes anybody tick. I used to think out there is out there and then once you’re in here, you’re in here. That everybody in Nickel was different because of what being here does to you. Spencer and them, too- maybe out there in the free world, they’re good people. Smiling. Nice to their kids.” [...] “But now that I been out and I been brought back, I know there’s nothing in here that changes people. In here and out there are the same , but in here no ones has to act fake anymore.”
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
SrtaLeolibreSrtaLeolibre25 marzo 2021
“Every boy in every picture was smiling, but even after Elwood’s short stay he recognized a kind of Nickel deadness in their eyes.”
Comentar  Me gusta         30
AndrewsAndrews14 septiembre 2020
La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad -decía el reverendo King-, solo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio, solo el amor puede hacerlo
Comentar  Me gusta         10
Videos de Colson Whitehead (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Colson Whitehead
"No soy negro, soy hombre." Elwood Curtis se toma muy en serio las palabras de Martin Luther King y, al igual que el, sueña con hacer de este mundo un lugar más justo. Tras ser abandonado por sus padres y criado por su querida pero estricta abuela, este adolescente se ha convertido en un chico prometedor que ve en los estudios su única salida.
'Los chicos de la Nickel', de Colson Whitehead. Cómpralo aquí: https://bit.ly/3m3R8sg
otros libros clasificados: RacismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
48 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro