InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417553037
Editorial: Impedimenta (28/02/2019)

Calificación promedio : 4.38/5 (sobre 57 calificaciones)
Resumen:
Plena de emoción y crudeza, Tatiana Ţîbuleac muestra una intensísima fuerza narrativa en este brutal testimonio que conjuga el resentimiento, la impotencia y la fragilidad de las relaciones maternofiliales. Una poderosa novela que entrelaza la vida y la muerte en una apelación al amor y al perdón. Uno de los grandes descubrimientos de la literatura europea actual.
Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre. Han transcurrido muchos años de... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (44) Ver más Añadir una crítica
LAKY
 31 diciembre 2019
Llegué a este libro atraída por su curioso título; no sé por qué, siempre me atraen los títulos con la palabra “que” en su interior. Leí la sinopsis y me conquistó del todo. No suelo prodigarme en este tipo de libro (novela intimista, narrativa) porque, a veces me encantan, pero en muchas otras ocasiones me aburren así que los cojo con cuentagotas. Pero algo de éste me decía: “ve a por él, no te arrepentirás”. Y no me he arrepentido: este libro está entre mis mejores lecturas del año.
El comienzo de la novela es brutal, un sopapo en toda regla que pilla desprevenido al lector:
"Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento."

¿Cómo puede alguien hablar así de su madre? ¿Qué ha podido hacer una madre para suscitar en su hijo esos pensamientos? ¿O no es cosa de la madre sino del hijo?
Con esas frases la autora consigue dos cosas: dejar claro cuál va a ser el tono narrativo de su novela. Una novela cruda, dura y llena de sentimientos. Pero también, al menos en mi caso, provocar en el lector el deseo de seguir leyendo; no podemos quedarnos así, necesitamos saber por qué alguien puede decir eso de su madre.
La novela es el relato de Aleksey, su protagonista, el hijo de la mujer de ojos verdes. Aleksey es ahora adulto y, por recomendación de su psiquiatra, va a contarnos todo lo que pasó aquel verano. Un verano en el que su madre y él se fueron de Inglaterra a pasar tres meses en un pueblo francés. Madre e hijo no se llevan bien y ella tuvo que medio chantajearlo para que accediese a ir con ella. Y durante esos tres meses, llegarán a conocerse de verdad. Aleksey descubrirá quién es su madre y también muchas otras cosas sobre ella, la vida y la muerte. Nunca volverá a ser el mismo.
No os cuento más. He leído reseñas que cuentan demasiado de la historia; incluso la propia sinopsis que ofrece la editorial cuenta, a mi parecer, demasiadas cosas. Creo que es mejor que lo único que sepáis de este libro es que es buenísimo y empecéis la lectura sin saber apenas nada de la trama, que todo sea una sorpresa.
El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” es un libro lleno de sentimientos que no deja incólume al lector. Es imposible leerlo y no sentirse sobrecogido por todo lo que el libro destila. Rabia, desprecio, desgarro, reconocimiento, amor, pena, más rabia… Todo cabe en este libro que es un auténtico sopapo emocional y que leeremos sobrecogidos de emoción.
La prosa de la autora me ha encantado. Tiene una manera muy especial de decir las cosas, dura pero al mismo tiempo contenida. Guarda el punto justo de emoción, se queda al límite, no se desborda en ningún momento. Y es de agradecer porque hay escenas y frases muy duras. Perfectamente podría haber hecho del libro una historia lacrimógena y, sin embargo, no lo es. No obstante, he de reconocer que si me hubiese hecho llorar le hubiese dado las cinco estrellas, me ha faltado ese plus
Obviamente es el propio Aleksey quien nos cuenta la historia en primera persona. Sólo tendremos su propio punto de vista, subjetivo, puramente personal. de lo que él dice deberemos entresacar lo que piensan y sienten los demás protagonistas de la historia, en concreto, su madre. Sólo la conoceremos a través de las palabras de su hijo y, por el párrafo que os he copiado, al principio es una visión muy dura.
El libro está estructurado en setenta y seis capítulos de muy corta extensión. Alguno de ellos no ocupa más que unas líneas. Con ello la autora consigue una tremenda agilidad narrativa, no muy habitual en este tipo de novela intimista. Conmigo ha conseguido que no me pudiese despegar del libro durante el poco tiempo que me duró su lectura. Literalmente, no podía parar de leer, me ha tenido completamente absorta.
Conclusión final
El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” es un libro precioso que cuenta una historia tremendamente emocional que se mete dentro del lector. Ha sido una de mis mejores lecturas del 2019 y no dudo en recomendároslo.

Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         111
queridobartleby
 12 agosto 2019

Sorprende la altura de escritura de la primera obra larga de la autora moldava, Tatiana Ţîbuleac (publicó en 2014 un libro de relatos cortos).
El comienzo es demoledor:
"Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento."
Sin tratar de desvelar partes del libro, si bien en la solapa se anuncian varios elementos clave, sólo indicar que un hijo, Aleksy, a petición de su psiquiatra, rememorará un verano que pasó con su madre en Francia años atrás.
Es cierto que aunque se sepa parte del libro, cobra tanta importancia la manera tan personal de narrar de la autora, como los hechos en sí.
Aleksy narra en primera persona de manera contundente, emanada de una mente con cierta inestabilidad, lo que confiere mayor crudeza y realismo a la narración.
Alterna hechos anteriores a dicho verano crucial y posteriores. En otras ocasiones, en el mismo presente en que vive el personaje.

El odio visceral del narrador sobre su madre nos descoloca, a pesar de saber de saber que el personaje se encuentra medicándose por tratamiento psiquiátrico. Solamente se impresiona con la intensidad de los ojos verdes de su madre:
"Solo una cosa desentonaba en toda esta historia: los ojos. Mi madre tenía unos ojos verdes tan bonitos que parecía un despropósito malgastarlos en un rostro fermentado como el suyo."
Observamos una familia fracturada. Un hecho trágico ocurrido dentro del seno familiar parece el punto de origen de la desestructuración. Un padre alcohólico y maltratador que a raíz de los hechos se descontrola. Cabe suponer que anteriormente al trauma tuviera ya tendencia a esos comportamientos amenazantes. La madre sufrirá un impacto brutal, quedando anulada por completo. El hijo pagará las consecuencias y con una edad todavía infantil, quedará marcado. La abuela será quien se ocupe tanto de su hija como de su nieto.
El verano que hijo y madre conviven juntos, adquiere momentos de gran lirismo. Ambos, aún con la imposibilidad de curar sus heridas, si manifiestan cierto grado de comprensión. Estremece la siguiente declaración de Aleksy:
"Aquel año me autodestruí mucho más que el resto de los años y, sin embargo, nunca estuve más lleno de vida. Mi madre parecía una planta de interior sacada al balcón. Yo parecía un criminal lobotomizado. Éramos, por fin, una familia."
Libro bello y sobrecogedor. Como fondo, la familia, la vejación y el abuso, los vínculos materno filiares, la culpa y el perdón.
Lectura imprescindible de una voz que no especula en manierismos, personalísima e infrecuente en el panorama actual.
Editorial: Impedimenta, edición 2019
Traducción: Marian Ochoa de Eribe
Artículo y complemento de música clásica contemporánea en el blog:

Enlace: https://www.offthehook.es/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         81
LuciaNN
 11 febrero 2021
La novela comienza con dos frases que te dejan de una forma que no sabes que pensar, alucinada me dejaron, y claro eso obviamente hace que quieras seguir leyendo.
Aleksy es un adolescente que solo siente odio y desprecio hacia su madre, no sabes el por qué, y no sabes que ha podido pasar para que llegue a ese punto.
El día de su cumpleaños, su madre le hace una propuesta, para que cambia sus vacaciones con los amigos y se vaya con ella a pasar el verano en Paris.
Además iremos descubriendo que Aleksy tiene una enfermedad mental, que puede controlar únicamente si se medica. Además su padre los abandono y su hermana murió, lo que hace que sea una familia con bastantes problemas.
Poco a poco y según van pasando los días de verano en un pueblecito de Francia, nuestro protagonista va a ir descubriendo a su madre, no a ese ser odioso.
La historia esta narrada en primera persona por Aleksy, por lo que vamos a ir leyendo como cambia su forma de pensar poco a poco hacia su madre, la percepción que tiene sobre ella.
Una novela que atrapa desde el principio, muy bien escrita con una pluma muy ágil, que hace que no quieras parar, una novela que recomiendo, una novela que te va llegar y que te pondrá los pelos de punta en muchos momentos.
Como dato, nuestra autora, nos dice que en Rumania hablar mal de una madre, es una blasfemia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Tontoelquenolea
 26 junio 2020
Suele pasarme a menudo que cuando leo un libro que tiene muy buenas críticas, a mí me deja un poco fría, a pesar de ser una gran obra (las malditas expectativas). Pero no puedo dejar de decir que este libro, que he leído en @lecturasconjuntas de @dimeunlibro merece mucho la pena.
Me ha parecido una lectura un tanto atípica que ya desde la primera frase me ha intrigado tanto como me ha sorprendido; un comienzo quizá un tanto desagradable pero que sabe tocar la tecla perfecta que crea la necesidad de saber más.
Se trata de una historia desgarradora, dura, tan carnal y terrenal que en ocasiones duele incluso leerla; la relación de amor-odio de una madre y su hijo cuyas circunstancias les han obligado a tener una relación filial muy alejada de lo que se consideraría normal. La forma de narrar de la autora, su prosa, su capacidad para exponer cada situación, cada sentimiento, cómo otorga la máxima naturalidad a pensamientos y hechos que podríamos considerar aberrantes, cómo consigue que nos metamos en la piel de los personajes hasta el punto de poder sentir lo que ellos sienten... me ha parecido extraordinaria.
Me da mucha rabia haberlo leído esperando alcanzar el éxtasis de otros lectores, pues estoy segura de que si lo hubiera leído a ciegas me hubiera removido las entrañas aún más. Aún así es un libro que merece infinitamente la pena, una lectura de esas “disfrutonas” que te dejan pegada al papel (o la pantalla) y que cuando la terminas deja un poso difícil de olvidar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
territoriodelibros
 29 marzo 2021
📖 "No te puede faltar lo que no has tenido jamás. No puedes transformar un vacío en algo lleno si no crees".
💥 Desgarradora, intensa, sensible.
Últimamente, cuanto menos sé de un libro antes de leerlo, más disfruto de su lectura, y es por eso que en esta reseña no voy a revelar nada de la trama ni de los personajes. Me parece una obra tan íntima que creo que lo mejor es que la descubráis desde cero.
"El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes" es la definición perfecta de entrar por la puerta grande en el mundo de la literatura. Siendo esta la primera novela de la autora, no me quiero imaginar cómo serán las siguientes (que espero que sean muchas).
La pluma de Ţîbuleac es absolutamente fascinante. Qué facilidad para narrar desde diferentes estados emocionales y mezclar pasado y presente sin despistar al lector. Qué facilidad para crear una historia llena de anticipaciones tan bien resueltas. Qué facilidad para hacer juegos de palabras que, incluso al traducirlos, han quedado de diez (mis felicitaciones a la traductora). En fin, una pasada.
Me decidí a leerlo no sin cierto miedo. No suelo leer este tipo de literatura, pero desde la primera vez que vi el libro supe que tenía que leerlo. Y menudo acierto.
Una historia demoledora cien por cien recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (2)
Laverdad12 septiembre 2019
La escritora moldava Tatiana Tîbuleac narra, en 'El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes', una desgarradora historia sobre el perdón.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
elperiodico21 agosto 2019
Dice Tatiana Tîbuleac que, en Rumanía, hablar mal de una madre es una blasfemia. La madre como cuerpo sacro, como génesis religiosa de la vida, es la causa primordial de profanación de las páginas iniciales de esta primera novela, arrebatada como solo lo pueden ser los textos escritos desde las vísceras. Estructurada en capítulos breves como ráfagas de viento, interrumpidas en serie por variaciones de su pavesiano título que caen como hojas secas, 'El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes' empieza como el relato de un loco adolescente que ha declarado la guerra a la figura materna para terminar como el diario de un artista maduro que ha logrado reconciliarse con ella. Es el suyo un viaje de redención, literalmente terapéutico, aunque el lector tarde mucho en saberlo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (33) Ver más Añadir cita
MayteRatitadebiblioMayteRatitadebiblio03 abril 2021
Si la muerte tuviera en cuenta la opinión de los demás, moriría mucha más gente adecuada.
Comentar  Me gusta         00
queridobartlebyqueridobartleby06 agosto 2019
Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento.
Comentar  Me gusta         43
queridobartlebyqueridobartleby08 agosto 2019
Aquel año me autodestruí mucho más que el resto de los años y, sin embargo, nunca estuve más lleno de vida. Mi madre parecía una planta de interior sacada al balcón. Yo parecía un criminal lobotomizado. Éramos, por fin, una familia.
Comentar  Me gusta         40
queridobartlebyqueridobartleby07 agosto 2019
Solo una cosa desentonaba en toda esta historia: los ojos. Mi madre tenía unos ojos verdes tan bonitos que parecía un despropósito malgastarlos en un rostro fermentado como el suyo.
Comentar  Me gusta         50
ciaovalentinaciaovalentina04 octubre 2020
Quería poder morir con sencillez, con comodidad, deprisa. Quería que la muerte se doblegara a mi voluntad, poder invocarla en cada segundo sin esfuerzo y sin costes. Ello habría sido posible si la muerte hubiera sido inventada por alguien con más discernimiento, alguien que no la hubiera protegido tanto, sino que la hubiera reducido a una simple función. Un tercer ojo, una tercera sien, un corazón a la derecha que desconectaran unilateralmente los cuerpos inútiles en caso de necesidad.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: odioVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Tatiana Tibuleac (1)Ver más




Test Ver más

¿Hombre o mujer?

_ _ _ _ _ _ en la ventana. (A. J. Finn)

La mujer
El hombre

16 preguntas
60 lectores participarón
Thèmes : literaturaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..