InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417553037
Editorial: Impedimenta (28/02/2019)

Calificación promedio : 4.42/5 (sobre 88 calificaciones)
Resumen:
Plena de emoción y crudeza, Tatiana Ţîbuleac muestra una intensísima fuerza narrativa en este brutal testimonio que conjuga el resentimiento, la impotencia y la fragilidad de las relaciones maternofiliales. Una poderosa novela que entrelaza la vida y la muerte en una apelación al amor y al perdón. Uno de los grandes descubrimientos de la literatura europea actual.
Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre. Han transcurrido muchos años de... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (61) Ver más Añadir una crítica
LAKY
 31 diciembre 2019
Llegué a este libro atraída por su curioso título; no sé por qué, siempre me atraen los títulos con la palabra “que” en su interior. Leí la sinopsis y me conquistó del todo. No suelo prodigarme en este tipo de libro (novela intimista, narrativa) porque, a veces me encantan, pero en muchas otras ocasiones me aburren así que los cojo con cuentagotas. Pero algo de éste me decía: “ve a por él, no te arrepentirás”. Y no me he arrepentido: este libro está entre mis mejores lecturas del año.
El comienzo de la novela es brutal, un sopapo en toda regla que pilla desprevenido al lector:
"Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento."

¿Cómo puede alguien hablar así de su madre? ¿Qué ha podido hacer una madre para suscitar en su hijo esos pensamientos? ¿O no es cosa de la madre sino del hijo?
Con esas frases la autora consigue dos cosas: dejar claro cuál va a ser el tono narrativo de su novela. Una novela cruda, dura y llena de sentimientos. Pero también, al menos en mi caso, provocar en el lector el deseo de seguir leyendo; no podemos quedarnos así, necesitamos saber por qué alguien puede decir eso de su madre.
La novela es el relato de Aleksey, su protagonista, el hijo de la mujer de ojos verdes. Aleksey es ahora adulto y, por recomendación de su psiquiatra, va a contarnos todo lo que pasó aquel verano. Un verano en el que su madre y él se fueron de Inglaterra a pasar tres meses en un pueblo francés. Madre e hijo no se llevan bien y ella tuvo que medio chantajearlo para que accediese a ir con ella. Y durante esos tres meses, llegarán a conocerse de verdad. Aleksey descubrirá quién es su madre y también muchas otras cosas sobre ella, la vida y la muerte. Nunca volverá a ser el mismo.
No os cuento más. He leído reseñas que cuentan demasiado de la historia; incluso la propia sinopsis que ofrece la editorial cuenta, a mi parecer, demasiadas cosas. Creo que es mejor que lo único que sepáis de este libro es que es buenísimo y empecéis la lectura sin saber apenas nada de la trama, que todo sea una sorpresa.
El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” es un libro lleno de sentimientos que no deja incólume al lector. Es imposible leerlo y no sentirse sobrecogido por todo lo que el libro destila. Rabia, desprecio, desgarro, reconocimiento, amor, pena, más rabia… Todo cabe en este libro que es un auténtico sopapo emocional y que leeremos sobrecogidos de emoción.
La prosa de la autora me ha encantado. Tiene una manera muy especial de decir las cosas, dura pero al mismo tiempo contenida. Guarda el punto justo de emoción, se queda al límite, no se desborda en ningún momento. Y es de agradecer porque hay escenas y frases muy duras. Perfectamente podría haber hecho del libro una historia lacrimógena y, sin embargo, no lo es. No obstante, he de reconocer que si me hubiese hecho llorar le hubiese dado las cinco estrellas, me ha faltado ese plus
Obviamente es el propio Aleksey quien nos cuenta la historia en primera persona. Sólo tendremos su propio punto de vista, subjetivo, puramente personal. de lo que él dice deberemos entresacar lo que piensan y sienten los demás protagonistas de la historia, en concreto, su madre. Sólo la conoceremos a través de las palabras de su hijo y, por el párrafo que os he copiado, al principio es una visión muy dura.
El libro está estructurado en setenta y seis capítulos de muy corta extensión. Alguno de ellos no ocupa más que unas líneas. Con ello la autora consigue una tremenda agilidad narrativa, no muy habitual en este tipo de novela intimista. Conmigo ha conseguido que no me pudiese despegar del libro durante el poco tiempo que me duró su lectura. Literalmente, no podía parar de leer, me ha tenido completamente absorta.
Conclusión final
El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” es un libro precioso que cuenta una historia tremendamente emocional que se mete dentro del lector. Ha sido una de mis mejores lecturas del 2019 y no dudo en recomendároslo.

Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         111
Pianobikes
 23 septiembre 2021
“Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás.” ~ El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes de Tatiana Țîbuleac.
Desde que leí las tres primeras líneas de este libro, las que encabezan esta reseña, ya sabía que este no iba a ser un libro cómodo. Y no lo es. Es un libro que precisamente incomoda desde la primera página, que es duro y angustiante pero al mismo tiempo no puedes dejar de leer porque esa dureza queda suavizada, por decirlo de alguna manera, con un toque poético.
Alesky es un joven que vive con su madre por quien sufre un gran rechazo. El odio del joven viene de la actitud que esta asumió ante la muerte de su hermana Mika y el doble sentimiento de abandono que él experimentó. Ahora Alesky narra en primera persona la historia de un verano con su madre en un pueblo, el verano en que el rostro de su madre era solo ojos, el verano en el que todo comenzó a cambiar para él.
Un libro de menos de 200 páginas que os recomiendo leer de un tirón porque los sentimientos que produce son como una marea que sube y baja y parece que te ahoga. de vez en cuando logras sacar la cabeza del agua y para ello la autora intercala unos capítulos de tan solo una frase en los que parece que tomas aire. Desde luego un libro difícil de olvidar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         140
Mariavs
 13 octubre 2021
El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes de Tatiana Tîbuleac es una historia de abandonos y reencuentros sobre la que se ha dicho ya todo lo que se podía decir.
“Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás.” Tres frases, ni una más hace falta para saber que estás ante una historia incómoda con una relación compleja entre un hijo y una madre.
Alesky rechaza a su madre, se siente abandonado por ella y descubrimos el por qué cuando ya siendo adulto nos cuenta cómo la muerte de su hermana Mika terminó con su familia. Su hermana le abandonó, pero también lo hizo su madre, a la que no tiene intención de perdonar. La odia, sin embargo, tras la petición de esta, acepta pasar el verano con ella. No de forma gratuita, por supuesto. Y es durante ese verano cuando ese odio se transforma, cuando Alesky redescubre a su madre. Y es, sin dudarlo, mi parte favorita de esta historia, aunque la más dura de leer. Y es que cuando has visto a tu propia madre hacerse pequeña, cuando has experimentado ese cambio de papeles entre madre e hijo no puedes evitar que te enternezca y te duela a partes iguales.
Más allá de la historia que es de las que te tocan y te hunde, la estructura de esta novela contribuye a que su lectura resulte sencilla y adictiva. Los capítulos son muy cortos y los títulos... ¡ay! esos títulos.
Si valorase esta novela por lo que me ha transmitido ese verano, esta novela sería de cinco. Si me distancio de esto e intento verla de forma más objetiva, sin embargo, creo que además de ser muchos de sus personajes secundarios innecesarios, también lo es la historia actual del protagonista que no acaba de cerrarse.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
queridobartleby
 12 agosto 2019

Sorprende la altura de escritura de la primera obra larga de la autora moldava, Tatiana Ţîbuleac (publicó en 2014 un libro de relatos cortos).
El comienzo es demoledor:
"Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento."
Sin tratar de desvelar partes del libro, si bien en la solapa se anuncian varios elementos clave, sólo indicar que un hijo, Aleksy, a petición de su psiquiatra, rememorará un verano que pasó con su madre en Francia años atrás.
Es cierto que aunque se sepa parte del libro, cobra tanta importancia la manera tan personal de narrar de la autora, como los hechos en sí.
Aleksy narra en primera persona de manera contundente, emanada de una mente con cierta inestabilidad, lo que confiere mayor crudeza y realismo a la narración.
Alterna hechos anteriores a dicho verano crucial y posteriores. En otras ocasiones, en el mismo presente en que vive el personaje.

El odio visceral del narrador sobre su madre nos descoloca, a pesar de saber de saber que el personaje se encuentra medicándose por tratamiento psiquiátrico. Solamente se impresiona con la intensidad de los ojos verdes de su madre:
"Solo una cosa desentonaba en toda esta historia: los ojos. Mi madre tenía unos ojos verdes tan bonitos que parecía un despropósito malgastarlos en un rostro fermentado como el suyo."
Observamos una familia fracturada. Un hecho trágico ocurrido dentro del seno familiar parece el punto de origen de la desestructuración. Un padre alcohólico y maltratador que a raíz de los hechos se descontrola. Cabe suponer que anteriormente al trauma tuviera ya tendencia a esos comportamientos amenazantes. La madre sufrirá un impacto brutal, quedando anulada por completo. El hijo pagará las consecuencias y con una edad todavía infantil, quedará marcado. La abuela será quien se ocupe tanto de su hija como de su nieto.
El verano que hijo y madre conviven juntos, adquiere momentos de gran lirismo. Ambos, aún con la imposibilidad de curar sus heridas, si manifiestan cierto grado de comprensión. Estremece la siguiente declaración de Aleksy:
"Aquel año me autodestruí mucho más que el resto de los años y, sin embargo, nunca estuve más lleno de vida. Mi madre parecía una planta de interior sacada al balcón. Yo parecía un criminal lobotomizado. Éramos, por fin, una familia."
Libro bello y sobrecogedor. Como fondo, la familia, la vejación y el abuso, los vínculos materno filiares, la culpa y el perdón.
Lectura imprescindible de una voz que no especula en manierismos, personalísima e infrecuente en el panorama actual.
Editorial: Impedimenta, edición 2019
Traducción: Marian Ochoa de Eribe
Artículo y complemento de música clásica contemporánea en el blog:

Enlace: https://www.offthehook.es/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         81
vedacris
 03 octubre 2021

«Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. (…) La habría matado con medio pensamiento».

De esta manera tan cruda y atroz comienza “El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes”.
Aleksy, ya adulto, nos relata el último verano que pasó con su madre en un pueblecito francés. Él es un chico que padece una enfermedad mental -aparte de un trauma infantil relacionado con su madre- y que está en un centro psiquiátrico. Ella, una mujer que siente que ha desperdiciado su vida -nada fácil- y que también quedó bastante tocada con la muerte de su hija.
Aleksy odia a su madre, se odia a sí mismo, aborrece a todo el mundo y detesta su vida en general con todo lo que hay en ella y que le rodea. Es una persona violenta y, aunque su enfermedad mental carece de etiqueta durante toda la novela, se dan algunas pistas sobre cuál puede ser.
Vivimos junto a madre e hijo un verano en el que los fantasmas no dejan de atormentar y los rencores se niegan a desaparecer. En el que Mika (hermana) y Moira tienen su papel en forma de recuerdos en la mente del narrador. Un verano en el que el odio y el rencor, aunque no desaparecen de pronto, van dando paso al amor y el perdón, desembocando en reconciliaciones con ellos mismos, con sus vidas y con el otro. Unos meses en los que se hacen presentes el uno para la otra, se entienden, comprenden, aman y perdonan.
Tatiana Tibuleac tiene una pluma maravillosa, asequible y poética, que te atrapa y envuelve sin dejarte que abandones la historia hasta terminarla, a pesar de saber casi desde el principio cual es el final. Esta novela está llena de poesía y sabiduría (no voy a poner ningún fragmento porque me costaría elegir, he marcado decenas de ellos). Parece realmente increíble que sea la primera novela que escribe esta mujer.
El estar dividida en capítulos cortos es otro punto a favor de esta novela, ya que facilita la lectura y te da los momentos de “pausa” necesarios antes de enfrentar el siguiente capítulo.
A partir de un argumento aparentemente sencillo, la autora es capaz de crear esta obra de arte con el poder de transmitir a la perfección un retrato de la mente y los sentimientos humanos, y lo complicadas que pueden ser a veces las relaciones materno fíliales.
Es una historia durísima y demoledora, pero tan bellamente escrita que sería una locura tenerle en cuenta las veces que te quedas hecha polvo durante su lectura. A pesar de la dureza, Tatiana nos da una de cal y una de arena, nos da algunas treguas y nos rescata del dolor con un poco de bondad, esperanza y, sobre todo, amor; treguas que estremecen igual de intensamente que las partes más duras
Aunque pueda sonar contradictorio, hay una gran dosis de ternura en esta lectura. Así es “El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes”, una joya recomendable al 200% capaz de hacerte llorar y sonreír al mismo tiempo; capaz de removerte y quedarse en tu cabeza junto a ese verano en que la vida, por una vez, fue amable y mereció la pena.
No puedo terminar esta reseña sin valorar también muy positivamente el trabajo de traducción de Marian Ochoa de Eribe: excelente, no creo que la traducción pierda ni una pizca de fuerza respecto al original.
Después de cerrar el libro, dos preguntas rondan mi cabeza: ¿Cómo me enfrento a mi próxima lectura sabiendo que esta es tan difícil de superar? ¿Para cuándo otro libro de esta gran escritora?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (2)
Laverdad12 septiembre 2019
La escritora moldava Tatiana Tîbuleac narra, en 'El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes', una desgarradora historia sobre el perdón.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
elperiodico21 agosto 2019
Dice Tatiana Tîbuleac que, en Rumanía, hablar mal de una madre es una blasfemia. La madre como cuerpo sacro, como génesis religiosa de la vida, es la causa primordial de profanación de las páginas iniciales de esta primera novela, arrebatada como solo lo pueden ser los textos escritos desde las vísceras. Estructurada en capítulos breves como ráfagas de viento, interrumpidas en serie por variaciones de su pavesiano título que caen como hojas secas, 'El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes' empieza como el relato de un loco adolescente que ha declarado la guerra a la figura materna para terminar como el diario de un artista maduro que ha logrado reconciliarse con ella. Es el suyo un viaje de redención, literalmente terapéutico, aunque el lector tarde mucho en saberlo.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
Citas y frases (45) Ver más Añadir cita
MariavsMariavs09 octubre 2021
Sentía por primera vez asombro, compasión, alborozo..., unos estados de los que no me sentía capaz y que no me habían servido jamás. Era como si me hubieran brotado, por fin, los ojos -los verdaderos, los crueles y desnudos, con las retinas hacia fuera-, que veían mas allá de la piel, los huesos, con mas intensidad que los colores y las formas, mas allá del cielo y mas profundamente que la tierra. Me parecía extraño no querer ver ya a mi madre muerta.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
MariavsMariavs09 octubre 2021
Callábamos casi gritando, y nuestro silencio era mas pesado que cualquier ruido. Sabía que lo que sucediera más adelante ese día y ese verano sería para siempre.
Comentar  Me gusta         10
MariavsMariavs09 octubre 2021
Solo una cosa desentonaba en toda esta historia: los ojos. Mi madre tenía unos ojos verdes tan bonitos que parecía un despropósito malgastarlos en un rostro fermentado como el suyo.
Comentar  Me gusta         00
queridobartlebyqueridobartleby06 agosto 2019
Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. Era la madre más inútil que haya existido jamás. Yo la miraba desde la ventana mientras ella esperaba junto a la puerta de la escuela como una pordiosera. La habría matado con medio pensamiento.
Comentar  Me gusta         43
queridobartlebyqueridobartleby08 agosto 2019
Aquel año me autodestruí mucho más que el resto de los años y, sin embargo, nunca estuve más lleno de vida. Mi madre parecía una planta de interior sacada al balcón. Yo parecía un criminal lobotomizado. Éramos, por fin, una familia.
Comentar  Me gusta         40
Videos de Tatiana Tibuleac (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Tatiana Tibuleac
Doná $200: https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?preference-id=330384180-275867f4-12d3-4bc1-b404-f8d370b36483
Doná $300: https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?preference-id=330384180-3b210db3-a698-4c50-97fd-4b74702003fd
Doná $500: https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?preference-id=330384180-3b210db3-a698-4c50-97fd-4b74702003fd
Doná $1000: https://www.mercadopago.com.ar/checkout/v1/redirect?preference-id=330384180-3f235d4b-3def-4237-9b7f-ebf134617d9d
Hacete Amigx Doná $380: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c93808474a9e8340174ad258597018b
Doná $675: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c93808474a9e8340174ad271671018c
Doná $1134: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c93808474a9e8340174ad27fe9a018e
Doná $1600: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c93808474a9e8340174ad289020018f
Doná $3375: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c938084749ef7f70174ad29412c10e8
Elegí el monto a donar: https://www.mercadopago.com.ar/subscriptions/checkout?preapproval_plan_id=2c938084749ef7f70174ad2aa20510e9

La muerte de la madre: este el tópico literario que cruza tanto También esto pasará de Milena Busquets como El verano que mi madre tuvo los ojos verdes de Tatiana Tibuleac, libros que, además, trabajan cada uno desde sus propias miradas, el recorrido que atraviesan los que quedan cuando muere alguien que amamos. de la maternidad, el feminismo, y la muerte, claro, charlan ambas autoras en este diálogo junto a la periodista Eugenia Zicavo.
+ Leer más
otros libros clasificados: DramaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Tatiana Tibuleac (1)Ver más




Test Ver más

¿Conoces Bajo la misma estrella?

¿Cómo se llama la protagonista del libro?

Peter Van Houten
Hazel Grace Lancaster
Liesel Meminger

7 preguntas
300 lectores participarón
Thème : Bajo la misma estrella de John GreenCrear un test sobre este libro
.. ..