InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Verónica Monroy (Otro)
ISBN : B09TG37YFZ
354 páginas
Editorial: No reconocida (24/02/2022)

Calificación promedio : 4.73/5 (sobre 33 calificaciones)
Resumen:
Marco Duarte está en el punto de mira del asesino en serie más despiadado al que se ha enfrentado jamás. El secuestro de una policía es solo el comienzo de una feroz cacería en la que la sed de venganza amenaza las vidas inocentes que se cruzan en su camino.
En una particular partida de ajedrez, donde nada queda al azar, colocará las piezas a su antojo y jugará sin compasión con todo el equipo hasta hacerlos perderse en un tablero sin salida. Cada enigma prop... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (27) Ver más Añadir una crítica
patxi77
 23 July 2022
23/7/22
Fin de la tercera de.momento según él autor,aunque la trama llego a su fin.Final.espectacular,sin saber en tres libros sin saber quien.Intensidad y acción perfecta,sino sabéis que leer ,yo no.lo pensaría no os dejara mal.sabor de boca, tiene que gustarte.
Con ganas de seguir con los personajes y nuevas historias,ya OS contare en un futuro.👌👌👌gracias.
Comentar  Me gusta         280
Beatriz_Villarino
 03 September 2022
Tiempo subjetivo. Con él comienza Enigmas para un rey, recordándonos que vamos a percibir el tiempo de forma peculiar «Marcaba 20:20:15 e iba hacia atrás […] y seguía bajando. Aunque fuera imposible, les parecía que cada vez iba más rápido. La sensación de que el tiempo se les escapaba era asfixiante» Lo que sienten los personajes es la impresión que tiene el lector desde el primer momento. No hay tregua, ni para ellos ni para nosotros. El tiempo va a jugar a su antojo, irá hacia donde le convenga al asesino que unirá hechos anteriores con un futuro premonitorio en el presente más angustioso. Y este llega, para sorpresa de todos, en el Capítulo 6 que anuncia que el tiempo ha corrido, 6 meses después. La tregua para el equipo de Marco Duarte ha llegado a su fin, aunque pronto sabremos que todo comenzó 6 años antes, en Brujas. Está claro, no hay espacios ni tiempo que limiten los actos de esta Bestia, pero Míriam se ha fortalecido, los dragones que recorren su cuerpo le aportarán la fuerza necesaria para cuidar de sus amigos. Antes, sin embargo, todos pasarán por el infierno urdido en una mente psicótica que cree dominar el tiempo, «Como agujas de un reloj suizo, todo el engranaje que desencadenó la historia estaba llegando puntual a marcar la hora señalada».

El narrador anuncia, con prolepsis, situaciones amenazadoras que nos mantienen en vilo «El inspector era la clave […] su mundo, como antes lo conocía, estaba a punto de cambiar para siempre». Ante estos avisos, nuestra inquietud crece de forma exponencial respecto a la desesperación de los personajes, tanto, que dudamos de todo y de todos.

En esta entrega trepidante el inspector Marco Duarte es relevado del caso y está buscado por la propia policía, deberá luchar contra la bestia y contra sus jefes. Míriam Rueda, convertida en una máquina peligrosa, es quien toma el mando, pero cuando impide que Marco sea capturado queda sustituida por el inspector Rojas.

Tres inspectores diferentes que van asistiendo, impotentes, a desgracias que se cobran cada vez más víctimas y al consecuente ridículo social al que se ven abocados. El asesino conoce a la perfección a Marco Duarte, sabe qué pasos va a dar, dónde puede esconderse y con quién va a estar, por eso no le es difícil fabricar pruebas que lo incriminen. Todos dudarán de él, incluso algunos de su propio equipo considerarán imposible tanta casualidad.

Además del inspector Rojas se incorporan al elenco nuevas caras, incluso aparecerá Johan Clauss, un policía belga retirado que afirma haber pasado por lo mismo que Duarte y viene en su ayuda, «…me sentía acorralado, un inepto frente a un enemigo invisible […] terminaron por apartarnos del caso […] El cuerpo del que antes era mi compañero pendía de una soga en el centro del salón […] ese fue el principio de mi fin».

Johan será imprescindible para nuestro protagonista a la hora de la resolución. También el profesor universitario de Míriam la ayudará a resolver los enigmas que, en esta ocasión, el asesino envía a la policía avisando, de forma críptica, sus nuevas actuaciones. La lírica entra en juego por lo que la interpretación metafórica resulta esencial.

Asimismo, J.J., encarcelado desde que en Descenso al abismo, vivió su infierno particular, ayudará desde la cárcel, a encontrar datos relevantes en los acertijos para resolver los casos. Todo un despliegue de personajes en acción, pero divididos. Las sospechas entre ellos se van acrecentando hasta que la unidad se rompe en varias vías de investigación.

Marco juega en Enigmas para un rey a tres bandas. de incógnito, ayuda a Miriam. Por otro lado establece contacto con J.J. y finalmente considera a Johan su nuevo compañero.

El equipo oficial también se divide en el momento en que Rojas no se siente cómodo con Salva y Alejandra, pues no tienen ningún problema en plantarle cara y decirle que se equivoca en su forma de actuar. al rescatar a Felipe para el nuevo equipo, pondrá otro sospechoso más ante el lector y ante sus compañeros.

Javier Marín, en medio de este embrollo de lugares, tiempos y personajes, establece una estructura de presentación alarmante: introduce nuevos personajes, en pasado, que actúan sin embargo en presente; la tensión que provoca es palpable, «Alonso se levantaba a las siete en punto […] La rutina era su forma de vida […] Lara apagó la cuarta alarma de su teléfono móvil […] Tenía veintidós años […] Marga dejó a sus dos niños con los abuelos…». El autor crea un montaje alterno con escenas habituales en las que diferentes personajes se preparan con naturalidad para afrontar un nuevo día, escenas esperanzadoras que se transforman en precursoras del desastre en los lectores. Este relato, de escenas simultáneas ocurridas en diversos espacios premonitorios, queda unido algo después, en un presente narrativo que supondrá una condena para cientos de personas quienes, con ritmo trepidante, van expresando la sorpresa, el enfado, la obsesión, el despiste, el nerviosismo, la ansiedad, la prisa, la furia, el terror, el caos. Todo converge de pronto en un paraíso transformado en infierno «una bola de fuego aproximándose, un espectáculo de luz anaranjada y roja que avanzó hacia quienes estaban allí apelotonados sin poder reaccionar».

Sin ninguna dificultad, el narrador juega y rompe nuevamente la lógica del espacio-tiempo. La característica lineal del lenguaje queda rota mediante la exposición simultánea de tres personas ajenas que llevan a cabo diferentes acciones a la que, en esos momentos, realiza un equipo que se siente derrotado «—Lo sé Mac, pero no podemos quedarnos de brazos cruzados […] “Espero que puedas ayudarnos, Marco”, pensó». Y si esta entrada nos mantiene en vilo a todos, el resultado «Estallido» nos prepara para lo que va a suceder. La información va llegando poco a poco. Javier Marín construye por separado una sucesión de hechos, dando la impresión de que el tiempo ha pasado y el fatal desenlace ha tenido lugar. Sin embargo, los lectores relacionamos mentalmente esas escenas que, aun pareciendo aisladas, son las causantes de que se genere en nosotros una tensión creciente. La duración de la exposición de cada escena es corta, lo que consigue un ritmo in crescendo hasta llegar al clímax del suceso, algo que no olvidaremos con facilidad.

La alternancia de planos permite que las imágenes penetren en la mente del lector con más facilidad; es una técnica cinematográfica, en la que nuestro autor se ha convertido en un experto, que maneja sin dificultad el tiempo discursivo para generar, entre otras sensaciones, la de suspense.

Y con gran incertidumbre vamos a llegar hasta la última página, incertidumbre que se convertirá por momentos en incredulidad, en cambio constante de presunto asesino, del que estamos seguros hasta que una palabra, una imagen, nos hace cambiar de opinión. Las incógnitas se suceden delante de nosotros; leemos hechos que parecen realizados por alguien, y más tarde comprobaremos que el sujeto no es quien habíamos pensado: «a lo lejos, unos prismáticos seguían sus movimientos. Los labios de la persona que los portaba dibujaron una sonrisa. Lo tenía».

Todo se complica de forma exponencial porque todos aparecen como sospechosos. Los lectores también nos sentimos como en un callejón sin salida al no encontrar la razón de tanta maldad. Hasta que Marco Duarte se da cuenta de que nuestro psicópata no respeta los tiempos marcados, algo que el inspector Rojas no quiere admitir, sus ganas de ascender son tan enfermizas que no es consciente de a quién se enfrenta, «allí estaba él para tomar partido y marcarse un punto veinticuatro horas después de haber llegado». Rojas subestima a su contrincante y no hay nada peor que menospreciar a una mente egocéntrica, por lo que quedará en ridículo ante toda la sociedad, aunque cueste nuevas vidas de un equipo cada vez más reducido.

Conforme avanzamos la tensión aumenta; imposible abandonar la lectura porque las escenas simultáneas se agolpan, inacabadas, en un mismo capítulo. Los personajes y acciones se multiplican en una misma unidad de tiempo hasta que alguien nuevamente vuelve a desaparecer, «La velocidad a la que iban y el impacto hizo que cayeran dando vueltas de campana, fuera de la carretera».

Ante la ineptitud del nuevo jefe de operaciones, la envidia de los que toman a otros como rivales y las bajas constantes, los que van quedando conforman su propio equipo para, en paralelo, poder destruir a ese demonio cuyo objetivo es aniquilarlos a todos.

Destruir a la misma envidia. Difícil. La historia y la literatura se han encargado de demostrarlo. Envidia entre quienes parecen estar muy unidos y que no es sino el fruto de mentes perturbadas que quieren sobresalir por encima del resto. En Enigmas para un rey hay una mente que va dejando pistas misteriosas a lo largo de la novela pero, las consideramos tan intrascendentes que no les damos importancia, hasta que la eclosión final nos deja paralizados.

El equipo de Marco Duarte ha quedado bastante reducido en comparación a como lo conocimos en Tablero mortal o en Descenso al abismo. No es obligatorio haber leído esas novelas para entender a la perfección Enigmas para un rey porque con tino, Marín ha ido poniendo al nuevo lector de la saga en antecedentes de lo ocurrido anteriormente. No es obligatorio pero sí recomendable porque la lectura está formada por ratos responsables de que descarguemos adrenalina y, al terminar esta tercera entrega, nos supone cierta catarsis de la que salimos en paz con nosotros mismos.

Esperemos que Javier Marín aproveche a este equipo escogido para que continúe resolviendo enigmas.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Leercomoformadevida
 29 March 2022
¡Qué barbaridad de trilogía! Si los dos primeros libros nos hablaban muy bien del autor por el ritmo de cada libro, por como te hacía no querer despegarte del libro y por la necesidad que te dejaba en el cuerpo de leer el tercer libro, en este tercer libro se ha coronado.

Thriller de mucho nivel, original, lleno de acertijos donde no sólo pone a prueba a la policía, sino que también nos pone a prueba a nosotros, a nuestra capacidad de deducir hacia donde ir, qué hacer y averiguar que es lo que realmente está ocurriendo.

Esta trama de ritmo frenético, un antagonista tan oscuro (o una o unos o unas) y unos personajes que muestran su evolución a lo largo de la historia y que presentan unas características muy marcadas, hacen de este tercer libro una maravilla para los amantes del género, como es mi caso. Hasta las últimas páginas no acabarás de comprenderlo todo y sufrirás con los protagonistas el dolor y la frustración de todo lo que está ocurriendo.

En resumen, si te gusta el género, apunta el nombre del autor y de sus libros, porque no fue premiado en Cartagena Negra por casualidad.


Frases destacadas.

“La oscuridad guía mis pasos, la muerte mis manos y la locura, mi cabeza”

“Las decisiones que se toman para intentar salir del pozo en el que te estás hundiendo no siempre te sacan de él. A veces, te lastran de manera inexorable y te sumergen aún más en la oscuridad”

+ Leer más
Comentar  Me gusta         151
cronicadelibros
 20 December 2022
Final de la trilogía de Marco Duarte, que se iniciaba en la electrizante Tablero mortal pero que con el paso de las páginas va perdiendo esa velocidad para instalarse en una historia que pierde tensión para ir introduciendo datos y más personajes.

Iniciamos la historia justo donde terminó Descenso al abismo para encontrarnos con la partida final de la sombra, el asesino que los persigue desde Tablero Mortal, como si fuera una partida de ajedrez donde los miembros del grupo de investigación son unas simples piezas de ajedrez. Otra vez los juegos de mesa estarán presentes tanto en los crímenes como en la resolución.

En una historia que mantiene la estructura, la historia discurrirá siempre con el equipo unos pasos atrás de la sombra. Con una narración coral en tercera persona y la utilización puntual de la primera persona para romper la barrera con el lector, seremos trasportados a la lucha entre una mente maquiavélica y la policía hasta llegar a un final que sorprenderá a muchos lectores, en mi caso de ir analizando la investigación, fue uno de mis dos posibles sospechosos.

Los problemas que he encontrado y que me han hecho que la lectura no fuera tan satisfactoria son la introducción de unos personajes muy secundarios que no aportan nada importante a la historia, así como la aparición de un nuevo personaje principal demasiado arquetípico a la mitad del libro, que no había aparecido en ninguna de las historias anteriores, que hace romper el ritmo de la narración porque necesita su presentación e introducción en la historia cuando esta ya está lanzada.

Una historia que a la mayoría que haya leído las dos iniciales les gustará, porque soy consciente que la mayoría de lectores no busca lo que yo busco y que en mi caso me hubiera gustado unas historias más cercanas a Tablero Mortal, pero siempre me gusta dejar claro que ésto es una opinión totalmente personal y que lo importante es leer autores como Javier Marín, que con su esfuerzo nos intentan traer historias diferentes y a veces saliendo de los margenes de las historias aceptas y establecidas.
Enlace: https://www.instagram.com/cr..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         152
AliciaVozme
 31 August 2023
He querido seguir con la trilogía del Inspector Duarte para no perderme nada y poder disfrutar de lo que Javier Marín tenía en su cabecita, pero o han sido malos días o me impacto tanto con su segunda novela que por mucho que he querido esta tercera ya no me ha impactado tanto.
Noté tanto cambio de la primera a la segunda que el cambio fue brutal, y disfruté como una niña pequeña con la historia. Con la evolución del autor, con la evolución de la historia, de los personajes, de la trama, pero me pareció una novela fabulosa.
El listón quedó muy alto, y estos días yo estaba muy bajita de ánimo, de hecho, me ha costado leerla más de lo normal.
Si me ha sorprendido la trama, sí que tiene un final tan inesperado que yo no he llegado a encajarlo. Me pareció mucho más real en todo el caso Tablero Mortal.
Pero es a veces lo complicado de hacer una trilogía, que hay libros que coger más fuerza que otros o que simplemente te gustan más. O que te pillan mejor, y será lo que me ha pasado a mí, porque no entiendo que habiendo tanta gente como lo ha leído y le ha encantado en mi caso haya sido al revés.
La trama sí que sigue siendo interesante y al ser algo más personal con el inspector duarte nos hace sufrir, se acerca más a él, a su equipo a sus seres queridos, lo aísla, lo hace sufrir, el personaje está súper logrado y todo ello lleva a que haya mucha más acción y más unión por parte de sus compañeros lo que hace que el trabajo de equipo se vea reflejado mucho mejor en la novela al igual que la corrupción policial.
Es una novela que lo tiene todo para seguir dando paso a casos nuevo del Inspector Duarte, pero creo que para eso Javier nos va a hacer esperar un poquito.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         93
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
LeercomoformadevidaLeercomoformadevida29 March 2022
Las decisiones que se toman para intentar salir del pozo en el que te estás hundiendo no siempre te sacan de él. A veces, te lastran de manera inexorable y te sumergen aún más en la oscuridad
Comentar  Me gusta         100
ChuspaixonporlerChuspaixonporler28 March 2023
"𝐸𝑛 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑚𝑜𝑚𝑒𝑛𝑡𝑜 𝑠𝑜𝑙𝑜 𝑚𝑒 𝑞𝑢𝑒𝑑𝑎 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑟𝑎𝑟, 𝑑𝑖𝑠𝑓𝑟𝑢𝑡𝑎𝑟, 𝑣𝑒𝑟 𝑐𝑜́𝑚𝑜 𝑐𝑎𝑒𝑛 𝑢𝑛𝑎 𝑎 𝑢𝑛𝑎 𝑙𝑎𝑠 𝑝𝑖𝑒𝑧𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑡𝑎𝑏𝑙𝑒𝑟𝑜"
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
your_nose_in_a_bookyour_nose_in_a_book20 May 2022
Es curioso el funcionamiento de la mente humana. Nos aferramos al amor, a los sentimientos, a las personas. Sin embargo, a la vez, somos capaces de desprendernos de todo con el mínimo esfuerzo. Hipocresía, falsedad.. Emociones que imperan en nosotros como un reloj de arena que va soltando pequeños granitos hasta llegar a quedarse vacío. Nuestra naturaleza es asi, pero existe una diferencia entre vosotros y yo: yo soy consecuente con mi verdadera esencia, no la niego, no soy un cínico. Todos buscamos una meta, un fin, y hacemos lo necesario para conseguirlo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
perdentrelibrosperdentrelibros24 April 2022
Fue consciente de varias cosas: estaba desnuda, atada y sangrando, pero viva.
Comentar  Me gusta         20
LeercomoformadevidaLeercomoformadevida29 March 2022
La oscuridad guía mis pasos, la muerte mis manos y la locura, mi cabeza
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: suspenseVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
96 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro