InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8466667326
Editorial: Ediciones B (02/04/2020)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 10 calificaciones)
Resumen:
Solo descubriendo el pasado de su familia podrá encontrarse a sí misma.

Viena, en la actualidad. A causa de la inesperada enfermedad de su prima más querida, Ellinor descubre un secreto familiar oculto hasta entonces por su madre: la abuela materna de Ellinor fue una niña adoptada, por lo que ni ella ni su madre están biológicamente vinculadas a la que hasta entonces ha considerado su familia. En busca de sus orígenes, Ellinor viaja a Dalmacia, donde ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
LEMB
 03 julio 2020
La premisa con la que comienza El secreto de la casa del río es, en cierta manera, habitual en este tipo de historias que nos van a trasladar al pasado de una familia, a la vez que en el presente, los personajes cambian o evolucionan. Ahora bien, esta historia tiene algo diferente, o al menos así me lo ha parecido a mí. La parte de ese pasado no nos llevará a una maravillosa aventura en otras tierras lejanas sino que será más real, más cierta, más humana.
Como bien cuenta la sinopsis, Ellie, una chica que no está pasando un momento muy bueno en su matrimonio, aunque no parece ser muy consciente de ello, descubre, tras la enfermedad repentina de su prima, que su abuela fue una niña que acogieron sus bisabuelos cuando nació. Eso le suscita muchas preguntas, además de entrarle ganas de descubrir el origen familiar de esa niña y el porqué de su abandono. A partir de ahí, comienza una investigación, aparentemente casual, que la llevará a conocer Dalmacia, una población croata de la que provenían la mayoría de los gumdigger que trabajaron en Nueva Zelanda extrayendo la sabia de los kauri, y a hacer un viaje por la Nueva Zelanda actual, para permitirnos a nosotros, los lectores, conocer algo de ese país ahora y a comienzos del siglo XX.
Curiosamente, y sin esperarlo, esta novela me ha parecido una pequeña gran historia, muy familiar, que habla de los orígenes y de encontrar esa conexión con el pasado, para bien y para mal, tanto para entenderlo y comprenderlo como para buscar aquello que, sin saberlo, notamos como una carencia; en este caso, para Ellie, acaba siendo su sitio en el mundo, y lo consigue a través de seguir los pasos de Franzo Zima, su bisabuelo.
A través de recuerdos de otra época y de escritos de los protagonistas, Ellie acaba construyendo una verdad que, sorprendentemente, la lleva hacia un camino inesperado. Esta búsqueda, escrita casi como un misterio que añade intriga al texto, acunada por el viaje real que ella realiza en coche y que le lleva a diferentes lugares, constituye un texto que, si bien no se entretiene en bastas descripciones ni en contar grandes historias o aventuras, acaba trasladando al lector a la vida de cientos de miles de personas que intentaban sobrevivir y buscar su lugar.
Al final de la novela, la autora da las gracias a todos los que han sido capaces de hacer un libro de su relato, y precisamente eso es lo que me ha parecido este libro, un relato, más bonito y completo de lo que percibes mientras lo estás leyendo, pero que, cuando lo terminas, te demuestra que ha sido capaz de enseñarte, de trasladarte a otro lugar y a otro momento, y de dejar constancia de esos hombres que viajaron para trabajar a un lugar desconocido, lo que cambió su vida y la de los suyos.
No esperes una novela landscape; no creo que El secreto de la casa del río encaje realmente en ese subgénero. Sí que parte de la narración ocurre en Nueva Zelanda a comienzos del siglo XX, pero no es esa la esencia de la historia. Las relaciones humanas, quizá los secretos, las consecuencias de nuestras decisiones y la búsqueda de esa felicidad, encajan más dentro de lo que esta historia me ha mostrado.
Léela disfrutando de lo que te cuenta, de la vida de Franzo a través de las mujeres que lo conocieron, y de ese viaje de Ellie. Me he sorprendido mirando en un mapa los sitios que visita, y eso es algo parecido a viajar, ¿no creéis?

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Lyra
 23 abril 2020
No quedan muchos lectores en el mundo a quienes Sarah Lark les sea ajeno, bien por ser aficionados a sus novelas, bien porque, sencillamente, sus libros irrumpen un par de veces al año en los escaparates de todas las librerías.
Por ello, no me voy a detener en quién es Sarah Lark ni en cómo llevó un subgénero, el landscape, a lo más alto de las tendencias literarias. Sí me voy a detener, por el contrario, en elogiar su nuevo título, El secreto de la casa del río: no era la lectura que me esperaba y, aun así, me ha encantado. Fue acabar la novela y, al momento, empezar a echarla de menos.

Igual que en la última publicación que El club de embajadoras de Sarah Lark me permitió leer en primicia, Bajo cielos lejanos, esta historia se vertebra en dos líneas temporales, una en la actualidad y otra en el pasado que se nos va desvelando a medida que los personajes del presente van investigando y echando luz sobre ella.

También como en otros de sus libros, el personaje principal es una mujer que experimenta a través de un viaje a un país lejano y desconocido una pequeña aventura. En este caso, Ellinor es una historiadora que trabaja en Viena como personal administrativo universitario y que está casada con Gernot, un artista que trata de abrirse hueco en las galerías internacionales. Su meta, quedarse embarazada, pasa a segundo plano cuando, a causa de la enfermedad de una familiar, se enfrenta a la noticia de que su madre y ella no comparten lazos de sangre con la que siempre creyó que era su familia materna, y decide investigar por qué.
Esta premisa de inicio es el detonante que mueve a nuestra protagonista de Austria a Croacia primero y a Nueva Zelanda después tras los pasos de su bisabuelo Frano Zima. No hay nada novedoso en este formato: un viaje de autodescubrimiento, destinos con mucho potencial histórico y geográfico sobre el que escribir, personajes que se encuentran en un punto de inflexión y una trama familiar suficientemente sólida como para unir pasado y presente.
Entonces, ¿por qué recomiendo tan fervientemente esta novela? Allá vamos:
- La protagonista de la historia que tiene lugar en el presente, Ellinor, no es el personaje femenino al que los lectores estamos acostumbrados en este tipo de lecturas. No es valiente, irreflexiva y apasionada. Tampoco es una mujer temerosa, indecisa o tímida a quien un cambio radical en su vida le hace cambiar... No, nada que ver. Con Ellinor cuesta empatizar y cada dos por tres dan ganas de gritarle "¡Espabila!". Es un personaje alegre y sociable pero pasivo que se entrega totalmente, de manera sumisa, a su marido. Únicamente pone por encima de él el valor que para ella tienen la familia y las raíces. Ella mantiene a su pareja económicamente, renuncia por él a sus anhelos profesionales (como el doctorado), limita su vida social y se desentiende de sus aficiones. Eso, aunque suene extraño, me ha encantado. Asistir a una narración omnisciente de una protagonista tan poco habitual en esta literatura, entender su manera de pensar y de relacionarse, es revelador e interesante. Por su parte, Frano Zima, personaje central de las tramas acontecidas a principios del siglo XX, tampoco tiene desperdicio. Si bien al principio su construcción puede resultarnos facilona y tendente al cliché, según se va descubriendo más sobre él, más real se nos va antojando este donjuán dálmata.

- Los mecanismos narrativos que se usan para contar la historia del pasado, que se divide en tres subtramas (una en Dalmacia y dos en Nueva Zelanda), son variados: un testimonio oral, un diario y el reportaje de un periodista confeccionado con viejas cartas. Esta variedad de recursos enriquecen la lectura y, aun siendo un libro extenso, el ritmo es realmente ligero gracias a esto y a una prosa con un estilo muy directo. ¡La lectura se hace incluso corta!

-Dalmacia y Nueva Zelanda en los albores del siglo XX. Sarah Lark ha destacado siempre por las ambientaciones. En dos líneas nos traslada a tierras lejanas y nos las muestra en todo su esplendor. Pero, además, Sarah en cada historia nos inicia en alguna realidad histórica poco conocida o casi olvidada. En Dalmacia, se trata de los viticultores de principios de siglo. Y, en las antípodas, se sigue el rastro de estos viticultores pobres, tras su emigración; jóvenes que en las postrimerías de los años veinte partieron de lo que hoy es Croacia rumbo a Nueva Zelanda para ganarse la vida como gumdiggers, extrayendo la resina de viejos kauris conservados en zonas pantanosas. La resina era una sustancia sumamente valiosa en la producción nacional de barniz y, a su vez, este producto era un elemento fundamental en las exportaciones neozelandesas.
La madera de los kauris, por su parte, trabajada tradicionalmente por los maoríes para sus tallas, empieza también en estos años revalorizarse como materia prima para muebles de lujo. Los contextos sociales y económicos recreados son tan interesantes en sí mismos como las propias tramas a las que visten. Y, en ese hervidero de oportunidades ligadas al kauri, transcurre parte de la historia de Frano Zima; la suya, una triste vida de amor, mentiras, desengaño y venganza.
En conclusión, he devorado esta novela. Con Sarah he cruzado un océano, he recorrido un país, he conocido una época fascinante, he descubierto una realidad, la de los gumdiggers, olvidada, me he emocionado con las historias de Liliana, Clara y Alison, he sufrido con Frano Zima y, gracias a Melvin y a Ellinor, me he reconciliado de nuevo con la vida.
Gracias a Megustaleer y al Club de Embajadoras de Sarah Lark por el ejemplar y por contar conmigo.
Enlace: https://ecosdecaliope.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Emi
 16 abril 2020
En primer lugar, dar las gracias a la editorial Penguin Random House por él envió del ejemplar, y a Sarah Lark por al privilegio de pertenecer a su Club de Embajadoras.
Las mujeres de Frano Zima.
El secreto de la casa del rio es una conmovedora historia que me ha enamorado.
Me ha mantenido completamente pegada a sus páginas desde el minuto uno, sin parar de leer, con una trama llena de misterios que iremos descubriendo a través de la mano de su protagonista.
Conoceremos el viaje a Dalmacia y Nueva Zelanda, que emprenderá en busca de sus raíces y como ira descubriendo que su vida está plagada de secretos familiares. Ellinor descubrirá una trágica y emocionante historia de amor y desamor. Con el drama familiar que ello conlleva.
Este viaje trastornará su vida y su matrimonio estará en la cuerda floja.
“Mi nombre es Frano, Frano Zima.
¿Zima como “invierno”? - preguntó Liliana. Era la palabra croata para la estación fría.
El asintió. Pero de frío nada.
Liliana, que viene de “Lirio”, no podrían haberte puesto un nombre más hermoso”.
De sus protagonistas diré:
Frano:
Bisabuelo de Ellinor, es parte fundamental en la trama.
Según sus compañeros de trabajo, lo tachan de vividor, que cambiaba de trabajo con mucha facilidad, uno de sus trabajos reconocidos gumdigger = a buscador de goma (recogedor de resina de Kauris para producir barniz y los troncos para hacer muebles con su madera o canoas como hacían los Maories).
“Eres dueña de mis días y de mis noches. Creo respirar el perfume del lirio cuando voy a la fuente. Creo ver tu cabello flotando al viento cuando arde un fuego. Añoro tu sonrisa… Quiero verte siempre sonriendo, Liliana, toda mi vida, no me canso de ti”.
Liliana:
Bisabuela de Ellinor.
“Yo te he vencido, tú me has salvado. Te espero…”
Clara:
Su diario es clave para esta historia. No digo más de ella porque no quiero hacer ningún spoiler.
Ellinor:
Protagonista de la novela, de su mano desentrañaremos toda la historia de sus antepasados, iremos capitulo a capitulo descubriendo los misterios que ella desconoce de su familia, ella y sus lectoras/es a la vez lo iremos descubriendo.
“Ellinor se veía con su marido en un cuadrilátero en llamas y ceniza ardiente. El fuego podía arder de forma contenida, pero avivarse de nuevo; podía calentar, pero también quemar; podía significar felicidad, pero también dolor…”
Gernot:
Marido de Ellinor, pintor y vividor a partes iguales, un capullo en toda regla.
Rebecca:
Pariente de Ellinor, una niña rica, caprichosa, una harpía, me ha caído muy mal.
Karla:
Prima de Ellinor como una hermana para ella, su alma gemela. Gracias a ella y a su riñón lo desencadenó todo.
Melvin Dickinson:
Periodista y autor de “Un largo invierno”.
¡Estaba en paz conmigo mismo y de repente me entero de que provengo de una familia de estafadores, asesinos y violadores!
Alison Dickison:
Bisabuela de Melvin.
“Lo siento tuve que romper el compromiso. Aunque lo llevaré siempre en el corazón. Nunca lo olvidare”
“Quería arrancármelo del corazón. Yo no podía morir llena de amor y tenía que morir a toda costa. Lo he hecho todo para liberarme. Sin embargo…, todo ha sido en vano, no lo he conseguido. Está muerto, pero todavía permanece en mi corazón”.
Jaro:
Mejor amigo de Frano.
“La amé desde el primer momento en que la vi. Era tan bonita, con esa cara en forma de corazón rodeada por una capota de encaje, como si un marco protegiera una delicada pintura”.
Pasearemos por Dalmacia, Dubrovnik, Peljesac y por el pueblo de Pijavicino.
“Ella vio sus dulces ojos, leyó comprensión y preocupación en ellos. Y de repente sintió que la invadía la ternura, el deseo de proteger y ser protegida, de comprender y ser comprendida, de amar y ser amada incondicionalmente”.
La ambientación ha sido realmente de ensueño, su autora hace que paseemos de la mano de su protagonista por paisajes que enamoran, hasta se percibía a través de su lectura los olores y sonidos de Nueva Zelanda. Hace que te fundas con el entorno y lo vivas a través de sus páginas como si estuvieses en el lugar. Solo he tenido que cerrar los ojos y me he trasportado allí.
No conozco Nueva Zelanda y estoy deseando visitarla, para poder pasearme por esos hermosos lugares. Y sobre todo ver esos magníficos ejemplares de Kauris, los árboles adorados de los Maories. El mayor Kauri de nueva Zelanda el Tane Mahuta toma el nombre del dios del boque de los Maories.
“No te preocupes tanto, lirio mío. ¡Vive la vida! ¡Sé valiente, se feliz! Todo lo demás déjamelo a mí”.
El diario de Clara me fascino, te hace revivir esos momentos de su vida de una manera brutal. Llegando a sentir en tu piel, ser una parte de ese pasado.
“Que tengas un feliz aniversario y que todos tus sueños se hagan realidad. Que lleves una vida feliz y te olvides de los días malos”.
En definitiva, una novela que me ha cautivado con un entorno idílico y unos personajes sorprendentes. Con una trama trepidante de amor y desamor. Llena de mujeres luchadoras. Que he devorado, me dio mucha pena llegar a su final.
Si tengo que decir algo negativo de esta historia sería que me ha dejado con ganas de saber mucho mas de Melvin.
Recomendada al 100%, no te la puedes perder te cautivara.
Ya había leído a su autora en varias ocasiones, pero he de reconocer que con esta novela se ha superado, es Sarah Lark en estado puro.
Con muchas ganas de leerla de nuevo.

Enlace: https://emimimundomisreglasm..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LAKY
 21 abril 2020
Cuando la prima y amiga íntima de Ellinor cae enferma en Viena, ésta no duda que hará lo que sea por ayudarle a recuperarse. Incluso, donarle un riñón. Pero, tras los análisis pertinentes, resulta que no son compatibles porque no tienen el mismo código genético. Ante esto, la madre de Ellinor se ve en la tesitura de contarle la verdad: no son familia directa porque la abuela de Ellinor fue adoptada en su infancia. Se encuentra así Ellinor con que quienes creía su familia materna no lo son y que, en alguna otra parte del mundo, hay personas ligadas a ella por vínculos de sangre.

Ellinor es historiadora y decide bucear en la historia de su familia, en busca de sus orígenes. Echando mano de la primera pista que tiene, viajará a Dalmacia donde descubrirá que su bisabuelo, Franzo Zima, dejó embarazada a una joven y desapareció para siempre. Ellinor tendrá acceso a las historias de las mujeres de su familia y emprenderá un viaje, que le llevará hasta Nueva Zelanda, en busca de su escurridizo bisabuelo.

Me ha gustado mucho “El secreto de la casa del río”. Me ha parecido que le da un aire diferente a sus primeras trilogías y eso me ha gustado. No porque no me gustasen aquellas trilogías de novelas landscape, pues las he disfrutado muchísimo. Pero sí que es verdad que ha repetido en muchas ocasiones la misma fórmula y, si bien no me cansa, sí que no tenían ya sus novelas la frescura de las primeras. Pero esta novela, ya digo, es un poco diferente.

Aunque también transcurre en buena parte en Nueva Zelanda, como la mayoría de su obra, más que una novela landscape es una novela llena de intriga y secretos familiares. Y ya sabéis lo que me gustan a mí los secretos familiares…

La pobre Ellinor debe retrotraerse varias décadas hacia atrás en busca de su escurridizo bisabuelo, Franzo Zima, un joven seductor que enamoraba a todas las mujeres que tenían la suerte o la desgracia de conocerle. ¿Es Franzo Zima su bisabuelo? Y, si es así, ¿cuál de las mujeres a las que conquistó fue su abuela?
El argumento de la novela no es excesivamente original pero la estructura, los personajes, los escenarios y la forma de escribir de Sarah Lark, hacen que se convierta en una historia que atrapa y que gusta. Y es que Sarah es una gran narradora y es muy difícil no dejarse atrapar por sus letras. Y más si hay tantos secretos como en esta novela.

En esta ocasión, la autora se sirve de diferentes recursos a la hora de narrar las historias de los diferentes personajes. Tenemos, por ejemplo, un narrador omnisciente que nos cuenta la historia del presente; esto es, la historia de Ellinor y su búsqueda de sus ancestros. Para contarnos las historias del pasado, en cambio, Sarah utiliza diversas técnicas narrativas: tercero omnisciente narrador, diario personal (obviamente, en primera persona) o extractos de un libro escrito de manera periodística. El estilo es diferente según la técnica utilizada: sobrio en el primer caso, visceral en el segundo, profesional en el tercero. Me ha gustado cómo maneja todas las técnicas y como en todos los casos consigue trasladarnos perfectamente la historia de la mujer que lo protagoniza.

Como siempre, la novela está muy bien ambientada. Situada a caballo entre el presente y el pasado (principios del siglo XX), entre Viena, Dalmacia y Nueva Zelanda la autora, sin necesidad de descripciones farragosas que podrían enlentencer la acción, consigue trasladarnos a los lugares y época que describe y hacernos vivir con sus personajes. Hay lugares muy bonitos, sobre todo cuando llegamos a Nueva Zelanda, que no he dudado en buscar en google para ambientarme.
Conclusión final
Me ha gustado mucho “El secreto de la casa del río”, es una de las novelas de Sarah Lark que más me han gustado. Una novela llena de secretos que os invito a desvelar.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Babel
 10 abril 2020
He leído algunos libros de Sarah Lark y su estilo apacible me atrae tanto como su innegable sentido explorador. A la autora le tientan las tierras exóticas y los peligros misteriosos que ocultan bajo sus bulliciosos contextos históricos.
Me quedé muy satisfecha tras la lectura de Bajo cielos lejanos, así que no dudé en embarcarme en la nueva travesía de El secreto de la casa del río. de nuevo partimos del perfil de una mujer, vienesa en esta ocasión, casada y con anhelos de maternidad, que decide indagar en los inesperados secretos genealógicos de su familia a raíz de un acontecimiento fortuito.
Me gusta que la protagonista siempre tenga esa curiosidad viva por el pasado y las vivencias de familiares pretéritos que afectan a sus herederos de un modo psicológico a la par que factual. Ellinor decide tirar del hilo que une a su familia con una niña de acogida. La novela es contemporánea, liviana y personal, sin que reste un ápice al dramatismo de unos hechos que hablan por sí solos, sin necesidad de aspavientos, de la infinita pena que alcanzó a los personajes, tan vivaces a través de sus propios diarios y personalidades impresas en ellos.
Desde la región croata de Dalmacia en 1905, con sus viticultores tradicionales, hasta la Nueva Zelanda de 1920, en las postrimerías de la segunda guerra mundial, viajamos con Ellinor por los lejanos vestigios de un pariente. Resulta de un misterio apasionante y realista ir desempolvando las huellas de su bisabuelo en medio de costumbres de otra época. Me ha llegado a contagiar su ánimo errante que desentraña los datos, documentos, habladurías y conexiones que la gente deja a su paso por este vasto, injusto, exhaustivo mundo.
Conocemos bien la vida actual de la protagonista junto a su marido, artista temperamental. al unísono, desvelamos las ilusiones inocentes de doncellas enamoradas que cual Julieta en la noche se dejan convencer por las zalamerías de amores imposibles. Los romances de Sarah Lark son hermosos y estimulantes, pero nunca tienen futuro. Eso preña al relato de una tristeza que no se puede lavar del espíritu. Tantas felicidades malogradas, el amor frustrado de esas mujeres y sus vidas irremediablemente malgastadas. Muy triste.
Me ha encantado leer los diarios que expresan con tanta sinceridad los sueños de esos corazones rotos mientras pintan retratos interesantísimos de viticultura, valiosos árboles de kauri y los gumdigger que extraían la goma para Europa. La narración está estructurada entre el presente, mientras Ellinor investiga meticulosamente la escurridiza estela de sus parientes, y los textos que reflejan el pasado con sencillez a la par que un pesar intrínseco que me dejaba muy conmovida. ¡Qué penurias y tragedias! Pobres mujeres, sus destinos fueron realmente miserables.
En especial, me ha interesado un descubrimiento casual que hace Ellinor con otro personaje muy tocado por su legado familiar en la región de Dargaville. Gracias a esa novedad, el destino de esta historiadora cambiará drásticamente. He disfrutado muchísimo de esa última sección del libro, puesto que he hecho un turismo muy especial por ciertas cuevas, he podido atar más cabos del agridulce misterio de la familia de Ellinor en Nueva Zelanda, con nuevas historias arrebatadoras, y finalmente su propia vida ha alcanzado un clímax esperanzador y cerrado, aunque no exento de decepción.
De nuevo, estoy satisfecha y feliz de haber aprendido, sentido y viajado gracias a Sarah Lark.
Enlace: http://torretadebabel.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (11) Ver más Añadir cita
LEMBLEMB15 junio 2020
—¡A Nueva Zelanda de inmediato y a la caza del bisabuelo! ¡A eso lo llamo yo ser ambicioso! —exclamó sonriente con una voz que retumbaba—. Aunque, quién sabe... Si yo hubiese tenido alguna referencia quizá también me habría puesto a buscar al bueno de Franzo. Venía de Dalmacia, ¿no es cierto?
Comentar  Me gusta         30
LEMBLEMB12 junio 2020
Encuentro que las historias se aprecian mejor cuando se intenta ver los lugares o los acontecimientos desde el punto de vista de las personas que los conocían en su día. Y más cuando se trata de la historia de uno mismo o la de su propia familia.
Comentar  Me gusta         20
naitoranaitora19 mayo 2020
-Cien años atrás no se andaban con contemplaciones -observó Gundula-. Sin pensárselo demasiado, el hijo no deseado se dejaba al cuidado de otra persona. Ojos que no ven, corazón que no siente. Entonces nadie comprobaba como le iba al pequeño en la familia de acogida. -Gundula era trabajadora social y conocían bien la historia de la sentencia de niños abandonados.
Comentar  Me gusta         10
LEMBLEMB16 junio 2020
—No siempre es cuestión de lo que se quiere —dijo—, ¿Queremos amar? ¿Queremos que nos amen? ¿Acaso no es algo que simplemente sucede?
Comentar  Me gusta         10
EmiEmi16 abril 2020
“Ella vio sus dulces ojos, leyó comprensión y preocupación en ellos. Y de repente sintió que la invadía la ternura, el deseo de proteger y ser protegida, de comprender y ser comprendida, de amar y ser amada incondicionalmente”.
Comentar  Me gusta         00
Video de Sarah Lark (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Sarah Lark
Booktrailer "Bajo cielos lejanos"
otros libros clasificados: literatura de viajesVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

La sombra del viento

¿Quién es autor del libro?

Almudena de Arteaga
Fernando Martinez Laínez
Carlos Ruiz Safón

12 preguntas
51 lectores participarón
Thème : La sombra del viento de Carlos Ruiz ZafónCrear un test sobre este libro
{* *}