InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 841623728X
Editorial: Salamandra (06/09/2018)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Caballos lentos es la primera entrega de la multipremiada serie protagonizada por el irreverente y sarcástico Jackson Lamb, un libro que The Mail on Sunday describe como «la novela británica de espías más placentera en muchos años» y que The Daily Telegraph escogió entre las veinte mejores novelas de espías de todos los tiempos. De lo que no cabe duda es de que Jackson Lamb y sus «caballos lentos» no dejarán indiferente a ningún lector. En esta serie, Mick Herron ha... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
CARMINA
 24 noviembre 2018
Caballos lentos es una novela que va de menos a más, una novela que comienza muy pausada con un ritmo descriptivo para meternos de lleno en el ambiente decaído de la Casa de la Ciénaga, donde nadie está por gusto y en la que impera el mal humor, la apatía, un discurrir lento de los días dentro de la monotonía de unos trabajos que no tienen ningún sentido para quienes los realizan. Se nota que es la primera de la serie puesto que el autor se recrea en la ambientación física del lugar de trabajo de los agentes caídos en desgracia.
Y al mismo tiempo dibuja de forma concienzuda unos personajes complejos, llenos de matices, con un pasado que cambiarían si pudieran y un presente gris, ahogado en el alcohol en muchas ocasiones, en el que todos se odian entre sí, en el que compañerismo brilla por su ausencia y en la que la mayoría se pregunta que ha hecho el otro para estar allí, porque casi todos conocen el error que han cometido. Conforme avanza la novela el lector conocerá la metedura de pata de cada integrante de esta peculiar Casa, solo uno de ellos sigue envuelto en un aura de misterio, Jackson Lamb, quien dirige con mano de hierro ese grupo de espías caídos en desgracia y se asegura que entiendan que nunca volverán al servicio activo en Regent's Park.
Pero la acción no solo transcurre de forma pausada por las descripciones, si no porque el autor nos muestra los pensamientos tanto de los agentes como los del joven secuestrado, todo un mundo interior que llega a subyugarnos, sentimos el miedo que él siente, somos participes del esa intimidad a la que solo tiene acceso cada cual, Hassan se nos revela como un joven británico que no entiende como el color de su piel lo ha puesto en esa situación límite, en su fuero interno la policía lo rescata varias veces, en la realidad, soledad, oscuridad, frío y una mente que lo tortura con lo que pudo ser y nunca será, y un odio irracional que no comprende, pero que a los lectores, al menos a mí, me ha costado de digerir.
Conforme avanza la trama esa parte descriptiva va perdiendo peso y lo va ganando la acción, y no es que pasen demasiadas cosas, sin embargo notamos más dinamismo y eso se debe a los cambios continuos de escenarios, y también de actores principales, los pensamientos de Hassan van dejando paso a más actividad por parte de lo secuestradores. Los diálogos inteligentes van ganando peso y le otorgan una mayor agilidad a la historia que se va deslizando cada vez más rápida hacia un final en el que cualquier posibilidad cabía dentro de los cálculos del lector, pero solo una en los del autor que hace justicia poética con estos caballos lentos.
Mick Herron plantea una novela de espías sin el glamour de los clásicos, sin los enclaves exóticos y sin esos agentes todo acción y sonrisas blancas, adapta los temas que trata a las preocupaciones actuales, el terrorismo islámico, el auge de la extrema derecha... y los dota de un sentido del humor, y un sarcasmo muy inglés, muy seco y a la vez brillante.
Esos fogonazos vienen de la mano del personaje más políticamente incorrecto de las novelas de espías, Jackson Lamb, un obeso, desaliñado y con las manos grasientas por la comida que engulle, con una lengua afilada que saca a pasear y no deja títere con cabeza, un hombre mordaz, leal a los suyos, que aplica a la perfección las normas de Londres, pero en lugar de tapar su culo, tapa las puertas y ventanas de su reino, La Casa de la Ciénaga, y para ello juega todos las manos que conoce y hace todas las trampas que se le permiten. Un personaje tan repelente y flatuliento, como brillante en sus diálogos, de manera que al menos a mi me tenía el corazón dividido.
El autor nos sumerge en las cloacas del servicio secreto británico en esas misiones en las que el agente estaba solo si algo fallaba, en esos tejemanejes conocidos por pocos en el que todo lo que estaba controlado en algún momento podía saltar por lo aires. En la que las indiscreciones se pagan con el exilio, en las que para medrar tienes que pisar a un compañero. En las que cuando todo falla solo las cabezas pensantes de unos agentes un tanto oxidados pueden solucionar la misión o hundirla más en el lodo. Cuando la mierda puede llegar hasta el ventilador todo el mundo ha de ponerse en marcha, lo que parecía un secuestro sin malicia puede generar un enfrentamiento internacional, y poner a Reino Unido en el punto de vista una vez más del terrorismo islámico.
La novela se divide en tres partes, la primera es la más pausada para ir tomando ritmo a partir de la segunda, no nos encontramos ante un thriller vertiginoso, ni falta que le hace, si no más bien ante una novela muy bien escrita, con unos personajes que quitan el hipo, con una trama interesante, que trata temas actuales que preocupan tanto a los británicos como a cualquier país que el terrorismo islámico haya azotado, se echa de menos últimamente el lenguaje cuidado, sin pedanterías, crudo en ocasiones, sarcástico en otras, mordaz, sin miedo a poner los puntos sobre las íes, y todo esto lo vas a encontrar en la pluma de Mick Herron
Conclusión:
Lector si me has seguido hasta aquí ya intuirás que recomiendo encarecidamente esta novela, que seguro que hace las delicias de los amantes de los libros de espías, pero que también disfrutará cualquiera que guste de las tramas bien elaboradas, de los personajes contundentes, y de los temas candentes.
Caballos lentos es una gran opera prima, y espero que no tarde en llegar demasiado la segunda entrega, porque Jackson Lamb es un personaje con suficientes sombras como para atraer a cualquier lector, nada es lo que parece en la Casa de la Ciénaga ni en Regent's Park y será el lector el encargado de vislumbrar ese juego de luces y sombras que en ocasiones se intuye y otras veces nos es velado.
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
anamrs
 07 noviembre 2018
¿Cuando piensas en espías sueles pensar en personas listas, intrépidas, con un montón de ases bajo la manga y capaces de matarte sin que te des ni cuenta? Pues ya puedes olvidarte de eso porque los espías que nos trae Mick Herron están muy alejados de eso y no han podido gustarme más. Son lo que llamaría unos espías de “andar por casa”.
Los espías de este autor son personas normales y corrientes con la única peculiaridad del trabajo que ejercen. Ni se ven especialmente inteligentes ni tienen tecnología punta y no es sólo porque estemos ante un grupo de espías descalificados sino que todos, incluidos los que aún permanecen en el top del cuerpo me han parecido unas personas como cualquier otra. A destacar Jackson Lamb, personaje inolvidable donde los haya. No creo que nunca se me hubiera ocurrido un personaje como el suyo.
La historia, así como sus personajes, no tiene grandes pretensiones pero atrapa especialmente por cómo está contada alterando tantos puntos de vista que ayudan a saber lo que está pasando en cada momento a la vez que aligeran la historia y hacen que te encuentres pasando páginas sin apenas cuenta. Tal vez eso se me hizo un pelín confuso al principio con tantos personajes y nombres pero enseguida me sumergí en la dinámica y acabó convirtiéndose en un punto a su favor.
Sobre la historia en sí misma no diré mucho salvo que se resuelve de la manera más inesperada posible. Da igual lo que se te ocurra mientras lees, puedo asegurar que ni de lejos llegarás a la solución correcta.
Sin duda seguiré con la serie para ir descubriendo las peripecias de estos espías venidos a menos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Sirmactres
 02 noviembre 2018
Tengo sentimientos encontrados con este libro, al que, todo hay que decirlo, le tenía muchas ganas desde que vi que se editaba en España. A punto estuve varias veces de abandonar la lectura porque lo que se anuncia en la sinopsis tarda mucho en llegar, mucho. Tanto es así que los dos personajes principales apenas tienen peso en los primeros capítulos del libro. Cuesta trabajo empatizar con los personajes al principio, hecho que se soluciona a partir de la mitad que es cuando la historia se pone interesante. Muchos nombres, muchas situaciones, que mas de una vez me han hecho volver atrás la lectura para poder fijar quien es quien y donde estamos.
Pero sin embargo como he dicho antes a mitad mas o menos se produce el milagro y estos caballos lentos se ponen las pilas de tal manera que es imposible dejar de leer. Hay que olvidar todo lo que hemos visto o leído sobre los espías británicos, sus métodos, su sofisticado material y sus elegantes y modernos escenarios; nada de eso hay en esta historia donde con el humor más sarcástico e irreverente que se ha vertido en una novela reside en cada página: es imposible que este espía venido a menos, Jackson Lamb, y sus funcionarios al servicio ¿secreto? de Su Majestad, encabezados por River, no te saquen una sonrisa casi permanente aún tratándose de un asunto tan serio donde la vida de un secuestrado está en peligro.
La trama está llena de secretos y rencores y alguna que otra venganza a nivel personal que buscarán poner el orden en la vida de estos caballos lentos mientras la cuenta atrás para el joven paquistaní secuestrado continúa hacía un final que él nunca hubiera imaginado. Como en toda buena novela de espías aquí nada es lo que parece y será la oportunidad que los habitantes de la Casa de la Ciénaga tengan para salir un poco a flote e incluso de abandonarla y volver a Regent's Park, pero sobre todo es la oportunidad de conocerse de verdad entre ellos, ya que a pesar de trabajar en el mismo edificio son unos desconocidos entre si.
Ya en los últimos capítulos los personajes se pasean por la historia con una maestría digna de mención. La trama se desboca en un ritmo vertiginoso donde va encajando este puzzle que parecía haber comenzado sin todas las piezas.
La lectura es muy amena, los diálogos están bien trabajados y la historia desprende un amplio conocimiento del autor sobre el tema. Sin duda Jackson Lamb es todo un descubrimiento al que hay que seguirle la pista, al menos mientras siga al frente de la Casa de la Ciénaga. Lo bueno: que este es el primero de cinco novelas.
Enlace: https://sirmactres.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         23

Las críticas de la prensa (1)
ElPais14 septiembre 2018
Salamandra publica ‘Caballos lentos’, la primera entrega de una serie de espionaje con la que Mick Herron ha revolucionado el género.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (1) Añadir cita
SirmactresSirmactres02 noviembre 2018
Si las normas de Moscú servían para cubrirse las espaldas, las de Londres eran para taparse el culo. Las normas de Moscú se habían escrito en la calle, las de Londres en Westminter y, en su versión resumida, rezaban así: siempre paga alguien, asegúrate de no ser tú.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: espiasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Personajes de la literatura infantil y juvenil

¿Qué pasatiempo o deporte practicaba la reina de corazones en Alicia y el país de las maravillas?

Golf
Croquet
Críquet

10 preguntas
21 lectores participarón
Thèmes : Literatura infantil y juvenilCrear un test sobre este libro
{* *}