InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8416588724
Editorial: Nube De Tinta (03/11/2017)

Calificación promedio : 3.83/5 (sobre 33 calificaciones)
Resumen:
En su nueva y esperada novela, John Green, el aclamado y premiado autor de Bajo la misma estrella y Buscando a Alaska, nos cuenta la historia de Aza con una claridad desgarradora e inquebrantable. Una brillante historia sobre el amor, la resiliencia y el poder de la amistad para toda la vida. Aza nunca tuvo intención de investigar el misterio del multimillonario fugitivo Russell Pickett. Pero hay una recompensa de cien mil dólares en juego y su mejor y más intré... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (25) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 30 enero 2019
John Green ha vuelto por todo lo alto. Después de maravillarnos con una historia muy personal, Bajo la Misma Estrella, el autor nos trae Mil veces hasta siempre, una historia sobre una chica que tiene que luchar con su yo interior, en unas circunstancias duras de la que poco sabemos, y a la que John Green plasma a la perfección entre estas hojas. Aunque por la sinopsis os parezca un libro sobre la misteriosa desaparición de un multimillonario, y la misión de buscar pistas para encontrarlo, Mil veces hasta siempre es un libro sobre un problema de salud mental que sufren muchos y muchas, volviendo a encontrarnos con un libro que toca temas reales con delicadeza y realidad, para darnos cuenta de quienes somos realmente y lo que nuestra mente puede hacernos.
Green tiene un estilo propio que ya se deja ver desde la primera página. Contado en todo momento en primera persona desde la perspectiva de Aza, se trata de un libro que empieza bastante bien, e interesante, a causa de la extraña desaparición del multimillonario Russell Picket. El libro, a partir de ahí, avanza bastante bien, volviendo a esa elegancia y frescura del autor, su forma directa de narrar las cosas y de entretejerlo todo a través de metáforas y situaciones de la vida real. A pesar de que el libro empieza con una desaparición, que será algo que se va manteniendo al o largo del libro como eje central y de unión, la historia empieza a evolucionar alrededor de Aza, viendo como tiene que vivir cada día con su obsesión, adentrándonos en la mente de una adolescente que no sabe como hacer frente a algo que le causa tanto miedo. Mil veces hasta siempre es un libro que se lee del tirón sin problemas, ya que no solo vamos a estar en un tema tan complicado como son los problemas mentales, sino que ese misterio alrededor de la figura de Russell hará que cada vez queramos seguir leyendo más y más para intentar descubrir que está pasando. Además, Green crea con Aza no solo el TOC, sino también la vida de una adolescente americana, con sus problemas y ese mundo de instituto tan característico que nos atrapa completamente. Ya digo que el libro tiene un montón de cosas por las que engancha, entretiene y gusta. Está ese interés que le ponemos a lo que le pasa Aza, que no llega a parecer pesado ni monótono, sino que se deja entrever lo justo para que entendamos a ese complejo personaje. Además, habrá momentos de amistad y de amor que completarán una historia que estábamos deseando ver bajo la firma de John Green.
¿Qué es lo que da Mil veces hasta siempre, y lo que realmente hace de este libro uno indispensable en tu estantería? Por un lado, el tema de la salud mental y el TOC que tiene Aza. Creo que pocos son los autores que se han atrevido a tocar algo tan delicado como eso. Aunque parezca uno de los problemas mentales menos inofensivos, Green nos hace ver que puede ser tan dañino y mortal como cualquier otro. La mente de Aza es inestable, de pronto piensa que todo es maravilloso y, luego, empieza a hablar con su propia mente sobre las consecuencias de miles de bacterias metiéndose en tu boca, teniendo que hacer cosas como abrirte una herida para que salga la sangre y las bacterias con ella, desinfectarte esa misma herida cincuenta veces para quedarte tranquila. Es un ciclo que comienza y no tiene fin, y creo que el autor lo transmite bien, haciéndonos partícipes de lo que puede hacer nuestra mente en esos casos, una cárcel interna que nos aprieta, nos estruja y nos ata dentro de nosotros mismos. Con eso nos hace preguntarnos cosas como, ¿quiénes somos realmente? o ¿qué hacemos en un sitio así?. Aza intenta ubicarse y dar con sus respuestas, y es algo que me ha maravillado por completo. Otra de las cosas positivas que tiene el libro es que trata el romance de manera diferente a lo que estamos acostumbrados, con delicadeza y cuidado, siendo una historia para nada convencional. El estado en el que se encuentra Aza hace que su relación con Davis no sea normal. Lo intenta, pero estar pensando continuamente en infecciones, enfermedades de muerte y miles de bacterias trepando con tu boca con solo un beso, hace que Aza sea reticente a tener una relación normal porque sabe que no puede. Y luego está, obviamente, el toque de misterio de John Green le da a su historia para cambiar un poco de aires y tener una motivación para que Aza pase por todo eso. Creo que Green ha sabido repartirlo perfectamente entre las páginas del libro, sin parecer que sea lo principal, pero haciendo que sea también algo importante para el transcurso de la historia.
En cuanto a los personajes, creo que de Aza os he hablado ya bastante, pero solo me queda decir que es genial ver como enfrenta sus problemas, empieza a cambiar y empieza a evolucionar. Creo que es un personaje único y valiente, que te enamora con pequeños gestos y palabras; Daisy, la mejor amiga de Aza, me ha encantado. Es la típica chica friki de Star Wars, obsesionada con vivir aventuras increíbles, ya que solo las puede pasar a través de sus fanfics de Star Wars. Resulta ser un gran apoyo para Aza, la alienta a que haga cosas, la protege, la quiere. Y me ha encantado ver como esa figura, la de la amistad, resulta tan importante también, no solo para Aza, sino para nosotros; luego está Davis, que no me ha conseguido transmitir del todo lo que tenía por dar. Es un chico poético que intenta también encontrar su lugar después de tener al padre que tiene. Es soñador, y habla a través de metáforas que me han gustado mucho. Ojalá pudiera haber visto más de él, pero está claro que Aza es la gran protagonista de todo este asunto, así que es normal que se haya quedado tan agazapado.
En definitiva, Mil veces hasta siempre es el regreso de John Green que todo el mundo esperaba. Una historia sobre la complicidad de las enfermedades mentales, real a través de Aza, un personaje que tiene que aprender a sobrevivir en un mundo extraño. Con una prosa propia, el autor consigue darnos un libro reflexivo, lleno de temas a debatir, que hace que sea una vuelta sólida y agradable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Annie_hatuna
 23 enero 2018
La historia nos habla sobre Aza, una joven chica que vive constantemente en una prisión que es su mente, llena de ansiedad Aza pasa día con día tratando de ser “normal” y de enfrentar esos pensamientos que la acosan todos los días y a cada hora. Cierto día se entera de que el hombre más rico del lugar desaparece misteriosamente y que hay una recompensa para quien lo encuentre, de primera instancia a Aza todo esto le da un poco igual pero su mejor amiga, Daisy, se obsesiona con conseguir esa recompensa y así ambas jóvenes detectives ponen manos a la obra, primeramente relacionandosé con un amigo de la infancia de Aza: David, quién resulta ser el hijo mayor del desconocido. Aza inmediatamente se siente atraída por el y a lo largo de la investigación vemos que David siente algo por ella pero... ¿Qué pasará cuando sepa del tormento que es la mente de Aza? ¿Cómo sobrevivirá Aza a la espiral de pensamientos que la acosa día con día?
A primera vista parece que estamos hablando de una novela juvenil con algo de misterio pero no es así, Mil Veces hasta Siempre habla sobre la ansiedad, sobre el pensamiento obsesivo, sobre como la mente humana puede volverse una prisión, un sitio escalofriante donde las personas no encuentran descanso alguno y son acosadas por miles de pensamientos. Primero que nada tengo que admitir que me gustó el libro, disfruté mucho la forma en que John Green usó las espirales para describir esos pensamientos que aprisionan y encadenan el espíritu, me encantó la forma más adulta y madura en la que abordo un tema tan difícil y delicado pero el libro tiene fallas y eso es algo que hay que admitir. El gran problema con John Green es que una ves que vio el éxito con Bajo la Misma Estrella y se dio cuenta que la “fórmula Green funcionó” comenzó a hacer lo mismo...una y otra vez, y es que si lees los libros de Green te darás cuenta que todos sus personajes son parecidos, es más si los lees seguidos hasta los confundes de lo parecidos que son, todos son adolescentes sumamente maduros y pretenciosos para su edad, que leen filosofía, hablan como adultos en tarde de descubrimiento personal y siempre se cuestionan la vida en general, no digo que esto sea malo pero es que no es realista, los personajes de Green más que tener una personalidad son un conjunto de clichés del autor, de situaciones inverosímiles, de una exageración de la búsqueda de identidad en la adolescencia y una mezcla de la confusión de quiénes somos y a dónde vamos que ha acosado desde siempre al ser humano. No hay que mentir, en las obras de John Green vamos a encontrar muchas frases geniales, historias entretenidas, momentos medianamente divertidos, elementos de la cultura popular, etc. Pero lo peor de sus historias son sus personajes, a veces sumamente irreales (como Margot de Ciudades de Papel o Hazel de Bajo la Misma Estrella) y otras increíblemente inocentes e irritantes (como el protagonista de Ciudades de papel que no recuerdo como se llama :P ). Mil Veces hasta Siempre no es la excepción con sus personajes llenos de dudas, constantemente en búsqueda de sus identidades y sus destinos, pero a diferencia de todos los libros anteriores Green le atinó esta vez y logro crear personajes más humanos y reales (que si, siguen siendo irritantes y por momentos insoportables pero vamos, nadie es perfecto), por un lado tenemos a Daisy, la mejor amiga de nuestra protagonista, una chica que se dedica a escribir fanfics de romance entre Chewbacca y Rey y que a pesar de adorar a su amiga Aza muchas veces se siente confundida de como actuar con ella y se ve opacada por la conducta egoista y egocéntrica de su amiga, también esta David, con su padre desaparecido y ahora a cargo de su hermano menor Noah, llenos de dudas y reproches contra si mismo, quiere que su padre vuelva por Noah pero el no quiere ver a su padre quién siempre lo ha maltratado, ignorado y humillado. Finalmente está Aza, nuestra protagonista, una chica obsesionada con los microbios, bacterias y parásitos, con la necesidad de abrirse una cortada en el dedo todos los días (al punto de que ya tiene un callito) y de revisar constantemente su celular en búsqueda de posibles sintomas de una infección, llena de inseguridades, pensamientos obsesivos y de una ansiedad tan grande que se transmite al lector y llegas a comprender y empatizar con Aza.
Si tuviera que elegir un libro de John Green como mi “favorito” o “el mejor del autor” (tomando en cuenta que el único que no he leído es El Teorema Katherine) sería Mil Veces Hasta Siempre, en primer lugar porque el tema a tratar me parece muy importante para los jóvenes ya que la ansiedad es un trastorno que aumenta día con día y en gente cada vez más peque, en segundo lugar porque Green refleja muy bien este tipo de pensamiento y al final, aunque no nos da una resolución, si nos deja entrever que hay esperanza, que aunque el ahora pinte negro el mañana puede ser mejor y finalmente porque aunque sus personajes siguen cumpliendo con patrones propios del autor, son más reales y humanos que cualquier otro de sus obras anteriores, además, y esto ya es algo más personal, yo he padecido ansiedad y ataques de pánico, por lo que me sentí súper identificada con Aza, al punto en que sentía que estaba platicando con una amiga cercana, a ese grado logro el autor reflejar estos temas.
En resumen, Mil Veces Hasta Siempre es, a mi parecer y hasta el momento, la mejor obra de John Green, con ciertos fallos y clichés propios de este autor pero con una madurez en la prosa que es notoría, a través de diversas metáforas y de ejemplos claros nos adentramos en la mente de una persona que vive acosada y atrapada por sus pensamientos, logramos empatizar con ella y nos quedamos con la valiosa lección de que siempre, sin importar que, hay esperanza.
Enlace: http://trancedeletras.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
DreamswBooks
 21 enero 2018
Honestamente este es el primer libro que leo de John Green, bueno solo habia leído Bajo la Misma Estrella y Ciudades de Papel, pero en si los leí porque vi primero las películas así que no lo tomo tanto como ahora. Y lo pude leer, gracias a Babelio.

Este libro no es como cualquier otro, ni como los que están de moda (valiendo la ironía de que este libro este de moda) simplemente este libro no sigue los paradigmas establecidos por la sociedad lectora, como la mayoría de las obras de John Green tiene sus personajes únicos, sus problemas poco convencionales, y una historia poco retorcida, a primera vista.
Aza es un personaje único en toda la extención de la palabra, y refresca al lector de las típicas lecturas juveniles, y tiene incluso semejanzas y grandes diferencias al mismo tiempo de los personajes de otros libros de John, sufre de una enfermedad mental que la aqueja toda la vida, que simplemente no la deja ser una "persona normal". John nos deja conocer la mente de Aza de una manera muy personal, especial, y sorprendente. Nos deja conocer como es tener una enfermedad mental de tal grado que no te deja ser.
Daisy es otro personaje hecho muy fuera del molde y que no solo esta fuera de este, sino que lo rompe con toda intención, no es el típico personaje secundario que gira alrededor de el principal, y es su mejor amiga y la sigue para todos lados. Simplemente es un personaje sacado de la realidad, agregandole un poco de dramatismo. Es egoísta, y amable. Es dulce y ruda, pero con gran personalidad. Siempre es un personaje constante en la trama, en la historia. Y ahora no es tanto que el principal afecte la vida de los secundarios, sino que el principal se ve afectado por lo que los que los rodean hagan.
Davis no es de nuevo, el chico perfecto, el príncipe azul. Incluso la historia de amor esta llena de traspiés, giros, y gira, y gira mil veces. Lo que igual que el personaje secundario, le agrega frescura a la historia, y un respiro a los avidos lectores. Es un chico hecho, que no llegamos a conocer a profundidad, pero que desarrollamos un afecto por el, y por la situación en la que se encuentra. Uno de los puntos malos de la historia es que si conocemos perfectamente a Aza, pero los personajes secundarios se quedan demasiado secundarios e incluso un poco desconocidos, tal vez fue intencional, para darnos a entender que no siempre podemos conocer a nadie del todo, pero me hubiera gustado saber un poco mas de la personalidad, y del porque de esta, de Davis. Una duda que nos quedará para siempre.
La doctora y la mamá de Aza, aunque tienen un papel pequeño, no importa ya que también vemos como afectan a Aza, sus decisiones, sus palabras. Me gusto que a pesar de las ganas que se le notan a Jhon de darnos a conocer una enfermedad mental desde un personaje principal y de primera mano, pero se dio lugar para que estas personas no tuvieran una gigante importancia, pero si tuvieran una gran influencia aun sin su constante presencia.
La trama es algo lenta, ya que justamente Jhon se centra mucho en que conozcamos a Aza, pero dejando un tanto de lado a lo que pasa, o cual debe de ser el camino de la trama, todo parece como un gran desastre, toda las partes de la trama esparcidas entre paginas separadas, incluso capítulos. No se vuelve pesada, ni agotadora, mas sin embargo no se nota un orden, ni un fin. Aunque este es el común estilo de John, de manejar sus historias, al menos nos deja ver una idea de a donde van las cosas, esta historia esta demasiado separada una pista de la otra, y demasiado texto en medio, lo que te da la sensación de tener muchas piezas, pero ni idea de como armarlas.
Aunque tiene muy pocos problemas este libro, me gusto bastante fue una buena lectura con la cual empezar el mes, me gusto y como en varias veces dije, da un aire nuevo a los libros juveniles, y es un respiro del molde típico que ya se esta volviendo agotador, o demasiado viejo. Jhon nos viene a traer una historia fuera del molde y al mismo tiempo juvenil. Es un gran libro cuando quieres leer algo pero no sabes que, y quieres algo ligerito.
Los puntos buenos:
Es un libro direferente y único
Es ligera la trama
Los personajes es muy fácil relacionarse con ellos

Los puntos malos:
La trama esta muy dividida
El final se siente muy inconcluso
Jamas obtenemos respuestas
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Nedyah
 13 noviembre 2017
Esperaba esta nueva novela de John Green con muchas ganas. Desde Bajo La Misma Estrella este autor se ha convertido en lectura obligatoria porque me encanta la forma que tiene de escribir y cómo refleja los problemas de los adolescentes, ya sean con enfermedades y finales no muy alegres, o con encrucijadas de la vida a las que tienen que hacer frente para seguir avanzando. Pero creo que las ganas que tenía de adentrarme en esta nueva historia, y que leer a John Green hasta la fecha había sido sinónimo de buena lectura y mensajes que dejan huella, ha jugado un poco en contra y Mil Veces Hasta Siempre no ha resultado ser la lectura que imaginaba y esperaba. Me ha dejado con una sensación agridulce y no he conseguido conectar por completo con los personajes y, eso, en las novelas de John Green, es crucial.
Mil Veces Hasta Siempre nos cuenta la historia de Aza, una adolescente que sufre TOC (trastorno obsesivo compulsivo). Para Aza, las cosas en apariencia sencillas para el resto del mundo, como dar la mano, besarse o sentarse junto a alguien, son todo un desafío porque su cabeza solo piensa en las posibilidades que hay de contraer cualquier enfermedad por el mínimo contacto humano y se pasa todo el día meditando y buscando en internet síntomas que podría tener y que, tarde o temprano, podrían acabar con su vida. Para enfrentarse a su enfermedad, Aza acude periódicamente a un psicólogo y trata de aparentar normalidad en su día a día cuando, por dentro, siente que la ansiedad está a punto de acabar con ella. Pero sigue como buenamente puede y cuenta con el apoyo de su mejor amiga, Daisy, y la alocada idea de ésta de embarcarse en la búsqueda del multimillonario desaparecido, Russell Picket, padre de Davis, un viejo amigo de Aza, para ganar la recompensa que se ofrece a quién revele su paradero. Así, entre investigaciones, ataques de ansiedad y reencuentro con viejas amistades, Aza irá aprendiendo una lección que le servirá para toda la vida...

Como es habitual en las novelas de John Green, la enfermedad se convierte nuevamente en el eje central de la trama, y esta vez desde el punto de vista psicológico y mental, rompiendo un poco el estigma en este tipo de enfermedades que no se perciben a simple vista y que solo el que las padece sabe bien lo que se siente. Esa parte es lo que más me ha gustado de la historia, pues te enseña a ver y entender lo que sufre una persona con una enfermedad así, algo ajeno a los demás y que siempre está ahí, en su cabeza, debiendo luchar contra esos demonios internos que tratan de ganar la batalla.
Me ha gustado mucho que el autor refleje lo que significa padecer una enfermedad como el TOC y la ansiedad, así como la forma en que los demás perciben el comportamiento de Aza y la actitud para con ella, sobre todo con su amiga Daisy, pero aún entendiendo a la protagonista, la historia en sí la he sentido un tanto fría y lejana para la intención del autor que, evidentemente, es la de hacer mella en el lector y abrir la veda a este tipo de enfermedades, que comprendamos que no se debe juzgar a la ligera sin entender la lucha interna que personas con enfermedades de este tipo pasan y sufren a diario. Es un mensaje que queda claro pero que, para mí, falla en la forma de llegar al lector, en lograr que ese mensaje quede grabado y no desaparezca una vez cerradas las páginas del libro.
Los personajes son bastante reducidos, destacando principalmente a Aza, su madre, Daisy y Davis.
Aza, como ya comentaba, es una joven a la que le cuesta relacionarse y entrar en contacto con los demás. Para ella el mundo es una masa enorme de bacterias y peligros y todos los días piensa que ha contraído una enfermedad nueva. Dentro de ese mundo Aza también entiende que no puede pasarse la vida entera con ese miedo y esa actitud, pero es algo superior a ella y, aunque trata de disimular sus manías y se esfuerza al máximo por mantener una apariencia de chica normal, su cabeza no deja de maniobrar a mil revoluciones por hora. En su intento de guarda la normalidad se mantiene en la rutina de ir a la escuela en su coche; escuchar hablar sin parar a Daisy, una chica muy extrovertida y creativa, apasionada de las películas y de escribir fanfics de Star Wars; y volver a reconectar con Davis, un chico que también pasa por un mal momento ante la desaparición de su padre y la mala prensa que gira en torno a las estafas y los motivos de la presunta huida de su progenitor. Davis, es un joven entrañable y sensato pero, como todos los demás, me ha dejado con un sentimiento a medias. Les ha faltado más profundidad y desarrollo.
Con todo, la novela se lee en un suspiro y tiene cosas positivas, como la pluma de John Green, adictiva y directa, el humor adolescente y frases que te obligan a marcarlas con post-its. Mil Veces Hasta Siempre ha sido una lectura con un mensaje que no ha sabido desplegar toda su fuerza para que cale hondo y deje huella, pero es una lectura que destaca por el sello John Green: personajes complejos y con muchos defectos y situaciones que los ponen al límite, tanto física como emocionalmente, y que deben aprender sobre la marcha la realidad que se les presenta y vivir con ello lo mejor que puedan.
En resumen, 'Mil Veces Hasta Siempre' no ha sido lo esperado y el mensaje que el autor pretende transmitir con su lectura me ha dejado con una sensación a medidas, no ha sabido desplegar toda su fuerza para que cale hondo y deje huella. El mensaje está bien enfocado pero me ha fallado en la profundidad de la trama. Aún así, es una lectura que destaca por el sello John Green: personajes complejos y con muchos defectos y situaciones que los ponen al límite, tanto física como emocionalmente, y que deben aprender sobre la marcha la realidad que se les presenta y vivir con ello lo mejor que puedan.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Angela
 23 enero 2018
El autor, como es normal en sus novelas, trata de acercarnos a una enfermedad. En este caso al TOC (trastorno obsesivo compulsivo), enfermedad que también padeció el propio John Green y que ha querido dar a conocer a través de Aza, nuestra protagonista. Esta vive en una ansiedad continua. Cosas tan simples como dar la mano o un beso son un mundo para ella. Su mente trabaja a mil por hora y no puede evitar preguntarse si ya habrá contraído alguna enfermedad por el simple hecho de mantener contacto con personas. Pero aunque en su interior se suceden todas estas cosas, intenta mostrar una apariencia normal: va todos los días a clase, sale con su alocada amiga Daisy? Sin embargo, son sus propios amigos los que notan que Aza no está bien, por mucho que ella intente negarlo.
Los personajes que entran en acción son pocos, reduciéndose a Aza, su madre, Daisy y Davis como los más importantes. Sin embargo, todos ellos tienen una personalidad compleja, característica propia de los libros de este autor.
La novela es muy fácil y ligera de leer gracias a sus puntos cómicos y las frases adolescentes con las que muchos de los jóvenes lectores se sentirán identificados. Sin embargo, esto no quita que quizás la historia peca de ser algo fría. John Green se esfuerza tanto en hacer comprender la enfermedad que no avanza al corazón de los lectores, sino que se queda en la carcasa, con miles de frases para subrayar y marcar con post-its. La intención del autor era brillante: hacer comprender a los lectores cómo vive una persona con TOC, hacerles comprender los demonios contra los que lucha día tras día, cómo de insufrible es. Sin embargo, aunque John Green logra enganchar al lector, la novela se ha quedado en una buena idea de la que solo ha logrado transmitir una parte. Probablemente, tras acabar el libro, muchos dirán simplemente que es una buena historia, pero no supondrá un antes y un después. Se podría decir que Mil Veces Hasta Siempre no cala en el corazón como debería.
El autor ha intentado algo que no es tan fácil. No es sencillo crear una historia sobre algo tan complejo como son las enfermedades mentales y que el resultado sea el esperado. Es difícil conseguir que la novela suponga un antes y un después en la vida del lector, que lo cambie y vea el mundo de forma totalmente distinta. John Green lo ha intentado, pero no lo ha conseguido del todo.
No obstante, si has leído otras novelas del autor como Bajo la Misma Estrella no te defraudará.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (25) Ver más Añadir cita
Annie_hatunaAnnie_hatuna23 enero 2018
Casi todos los adultos están vacíos. Los ves intentando llenarse de alcohol, o de dinero, o de Dios, o de fama, o de lo que idolatren, y eso los pudre por dentro hasta que sólo queda el dinero, o el alcohol, o el Dios que creían que iba a salvarlos...Los adultos creen que controlan el poder, pero es el poder el que los controla a ellos
Comentar  Me gusta         10
Annie_hatunaAnnie_hatuna23 enero 2018
Recuerdas tu primer amor porque te muestra quién eres, es la prueba de que puedes amar y ser amado, de que lo único que mereces en el mundo es por amor, de que el amor es cómo llegar a ser persona y por qué
Comentar  Me gusta         20
IzamariIzamari20 enero 2018
Supongo que llega un momento en que te das de que los que te cuidan solo son personas, de que no tienen superpoderes y que en realidad no pueden impedir que te hagas daño.
Comentar  Me gusta         20
Annie_hatunaAnnie_hatuna23 enero 2018
Sentía que podría acabar en cualquier sitio, e imaginar todos los futuros que podría tener, todas las Azas que podría llegar a ser, me proporcionaba la magnífica posibilidad de descansar de la vida con el yo que era en ese momento
Comentar  Me gusta         10
micabassanomicabassano23 febrero 2018
Pensé en el preguntándome si me había enamorado alguna vez. Es una curiosa manera de decirlo, en-namorado, como si el amor fuera un mar en el que te ahogas o una ciudad en la que vives. No estás enamistado, ni encabronado, ni enilusionado. Pero enamorado sí. Y quería decirle que aunque nunca me había en-namorado, sabía lo que era estar En un sentimiento, estar no solo rodeada por él sino también impregnada de él.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura juvenilVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Conoces Bajo la misma estrella?

¿Cómo se llama la protagonista del libro?

Peter Van Houten
Hazel Grace Lancaster
Liesel Meminger

7 preguntas
116 lectores participarón
Thème : Bajo la misma estrella de John GreenCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..