InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8491292357
Editorial: Suma de Letras (13/09/2018)

Calificación promedio : 3.77/5 (sobre 13 calificaciones)
Resumen:
Un adictivo thriller sobre el amor, la traición y la desesperada búsqueda de una madre por descubrir la verdad... antes de que sea demasiado tarde.

Te despiertas tras una cesárea de urgencia, desesperada por ver a tu hijo.
Pero cuando te lo enseñan, simplemente lo sabes...
Ese bebé no es tuyo.
Nadie te cree.
Ni los enfermeros ni tu padre ni tu marido.
Dicen que estás confusa, que deliras.
Que resultas peligros... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (14) Ver más Añadir una crítica
MonicaM
 25 septiembre 2018
Segundo libro que tengo el placer de leer de Edición Anticipada. Es una historia radiante, llena de amor y desconfianza. Dos sentimientos, aparentemente, contradictorios.
Encontramos a Sasha, una joven madre primeriza. Por otro lado, Mark, el esposo de Sash y el padre del hijo que la joven primeriza espera.
Por otro lado, y no menos importante, tenemos a los siguientes personajes, Ondine, Brigitte, Ursula, Niles, Adam y Bec. Estos son algunos personajes importantes en la trama.
Los capítulos, como ya expliqué en unos de mis stories en Instagram, @mlectoraa, no son numéricos, sino que van orientándonos en los días, Día 3 lunes por la mañana. Y así sucesivamente. También van contándonos los días que van pasando tras el nacimiento de Toby. El narrador, es Sash, esta cuenta sus pensamientos y vivencias, pero cada cierto tiempo, Mark, su esposo, entra en escena y cuenta cosas de su infancia o de sus pensamientos en aquellos momentos pasados y en el presente.
Si os confieso algo, tras leer este libro, esas ganas de ser madre se han reducido un poco. Ahora soy mucho más consciente de lo que conlleva un parto y un embarazo. Pero la gran lección, a mi juicio, que enseña el libro, es sin duda, el amor. La familia. Amigos. Personas cercanas que acabas de conocer. Ese apoyo incondicional, saber que vas a tener a personas que te quieren en las buenas y en las malas es lo mejor de la historia.
La historia comienza cuando Sash, nuestra protagonista, se pone de parto, semanas antes de dar a luz. Aparentemente es normal este tipo de casos y de partos, ya que fue por cesárea.
Pero todo cambia cuando Sash, al ver a Toby no siente esa necesidad de arrullarlo, de tocarlo, no siente ese sentimiento de madre al verlo en la incubadora. Sino todo lo contrario, siente que ese hijo no es suyo. Esperaba una niña.
Toda la trama está muy bien hilada, estudiada y analizada al milímetro. de manera que cuando llegues al final y pares de leer pienses, “todo cuadra” y es así, no hay ningún hilo suelto.
Como sabéis, soy una loca del thriller, me gusta pensar en la historia mientras leo, cosa que no suele pasarme con los libros de romance o de género erótico.
La pluma de la autora es elegante y está cargada de detalles. Los capítulos oscilan entre las ocho páginas y cuando Mark entra en escena, se reducen a dos o tres páginas.
La portada, he de confesaros, me encanta. Es una de las portadas más bonitas y no puede resumir mejor la trama que vamos a encontramos cuando comencemos a leer.
Todos piensan que Sash tiene un problema mental, como depresión post parto. Todos menos yo. Desde el primer momento, sabía que algo de razón tenía Sash, ese sentimiento materno existe. Ese vínculo nada más ver a tu hijo sé que existe. Y no porque haya sido madre. Sino porque el nuevo miembro de la familia ha estado dentro de ti nueve meses. Más o menos, dependiendo de algunos casos, menos.
Quiero dar las gracias a Edición Anticipada por hacerme hecho llegar este ejemplar a mí, por permitirme conocer la historia ya que moría de ganas de poder leerlo.
Me llamó la atención nada más verlo en las futuras novedades de la editorial Suma de letras.
Nada más acabar el libro, me dispuse a realizar la reseña para subirlo a la plataforma. Es increíble la sensación que me dejó tras acabarlo. Incredulidad. Sorpresa. Y pena, no quería acabar el libro, le cogí cariño a todos los personajes. Y eso, es lo que me gusta de la lectura.
La historia en sí, puede llegar a ser agobiante, debido a que el lector está inmerso en la historia, en el hospital, en el nido, en las habitaciones blancas, tan sosas. He podido oler ese olor a legía, a hospital, a sabanas. Y, sobre todo, a preocupación. Y más, si cabe, de tratarse de una personita tan pequeña que está luchando por sobrevivir. Hablo, sin rodeos, de un bebé prematuro.
En definitiva, os recomiendo este libro a todxs aquellos que queráis, leer algo nuevo, fresco y, sobre todo, porque es el típico libro que más o menos imaginas ese final de la trama, pero cuando llega la última página puede que esos cimientos que has ido creando se desvanezcan un poco.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Naya_Donate
 17 noviembre 2018
En esta ocasión, os traigo una novela que ha sabido gestionar unos sentimientos que, a día de hoy, no sabía que tenía tan profundamente guardados. La novela en cuestión se titula No es mío, de Susi Fox.
Y como médica de profesión, la autora nos conduce a las turbias profundidades de la maternidad. Comienza con un prólogo expectante que te obliga a reflexionar exactamente por qué lo siente el narrador (quien, de primera instancia, no revela su identidad).
La novela está estructurada de una manera un poco curiosa: por días. Empezando la cuenta desde el momento en el que Sash abre los ojos por primera vez desde que le practicaron la cesárea de urgencia. Sí, Sasha Moloney estaba embaraza de apenas treinta y cinco semanas. de vez en cuando, su marido Mark se cuela en la narración para proporcionarnos desde su punto de vista breves fragmentos de su propia vida y de su vida junto a Sash hace apenas unos meses antes al momento actual o, de incluso años.
Sash es patóloga y acaba de ser madre primeriza, pero a diferencia de otras madres, aún no ha visto a su retoño. El hecho de que la protagonista haya estudiado la rama de medicina nos brinda a los lectores un vocabulario rico en tecnicismos. No en exceso, pues de hecho, la novela tiene una lectura bastante ligera y rápida. La mayoría de los capítulos son cortos y precisos, partes de una mañana, de una tarde o de una noche de un mismo día, un aspecto que me ha llevado a agilizar la lectura bastante.
A medida que avanzaba la lectura, iba conociendo algo más a Sash. La protagonista nos va revelando todas las inseguridades que a atoran, así como todo lo que ha tenido que pasar para llegar al momento en el que se encuentra. Pero, sobre todo, nos revela su ansiedad y el sentido de la injusticia que siente, la impotencia de presenciar que todas las personas que la rodean no la creen cuando confiesa que el niño que se encuentra prematuro en la incubadora y que dicen ser su hijo, en realidad no lo es.
Ahí es cuando comienza una guerra donde Sasha tendrá el papel más importante de todos y donde las verdaderas lealtades se verán puestas a prueba. Según pasan las horas, ocurren ciertos acontecimientos que llevarán a nuestra protagonista de boca a la reclusión forzada dentro del propio hospital.
Creo que es a partir de este momento donde comienzan a aparecer muchos más personajes en escena, como Bec, la amiga de Sash desde su infancia; Ondine; Brigitte; Ursula, la mujer que asistió su parto y quien insiste en que todo está correcto. Sasha sabe, o mejor dicho, presiente que algo no va como debería. Porque por el niño al que su marido a nombrado como Toby no siente nada; porque la propia reputación del hospital provoca que no pueda de dejar de pensar en cosas que sucedieron hace años dentro de sus instalaciones.
Con cada visita de la doctora Niles, quien revisa el estado mental de Sasha, resurgen recuerdos que parecían estar escondido en el fondo de su subconsciente. E incluso, Sasha descubrirá los secretos que todas las personas a su alrededor se guardaban de ella, supongo que para protegerla de su pasado. Pero creo que el daño el mayor cuando todos saben un secreto que te concierne y tú eres la única persona que no lo sabe. Entiendo a la protagonista, porque a mí no me gustaría que se guardaran algo que, por derecho, me pertenece saber.
También la compadezco. Pienso que el instinto maternal es algo innato y que te tachen de enajenada por algo que sabes que es cierto, o crees al cien por cien que lo es, me parece injusto y desgarrador. La forma en la que tratan a Sash; la forma en la que la protagonista intenta defenderse y lucha por lo que cree contra viento y marea no tiene precio.
También pienso que a la novela le sobran varias páginas, aunque si lo pienso de otra manera, están bien para mantener la tensión en general. Solo he leído otra novela de thriller, pero ésta en cuestión me ha sacado un poco de mis casillas en el sentido de que no lo aguantaba más y me hice spoiler a mí misma ojeando las últimas páginas. de hecho, preferiría no haberlo hecho, aunque no se pueden deshacer los pasos que se dan. Segurísimo que hubiera disfrutado más del final, pero da lo mismo.
Pensaba que, después de tantos días leyendo esta novela, el final me defraudaría y me dejaría más fría. La verdad es que en un principio engancha; ya cuando comienzas a llegar al ecuador el ritmo de lectura se ralentiza casi dolorosamente. He llegado a plantearme dejar a medias la lectura, pero me alegro no haberlo hecho, porque, como decía al principio de la reseña, he descubierto un lado en mí que no sabía que llegaría a desarrollar tan pronto. Un final que me ha dejado con el corazón palpitando con fuerza y un sorprendente sensación de calor maternal.
No soy madre. Tengo veintiún años, y espero no serlo hasta dentro de unos cuantos años. Quizá, esto que siento tiene que ver algo con la compasión y con ese estado intermedio del que nos cita la autora al principio de la novela. Sea lo que sea, me ha dejado un claro mensaje, entre otros, por supuesto: a veces, tienes que renunciar a imposibles para poder ofrecer un futuro mejor. Y que el amor puede surgir de la manera más inesperada, en el momento clave.
Por último, quiero comentar que no me parece una novela tan adictiva como vaticina la editorial, pero sí que te enseña una ley de vida. Desde luego, cuando lo terminas, no dejas de reflexionar. Y hay mucho por lo que reflexionar, os lo aseguro: los duelos internos, las lealtades, el amor de familia, el sufrimiento…
Esta novela debería estar dedicada a las madres luchadoras que no tienen miedo a ser oídas ni a imponer sus conjeturas a la sociedad sagaz que les ha tocado vivir.
Enlace: http://laobsesiondenaya.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Inquilinas_Netherfield
 10 octubre 2018
Despertarse tras una cesárea de urgencia y sentir el dolor en todas las capas de tejidos que han sido rajados para que nazca tu hijo es algo tremendo, y no es la mejor manera de dar la bienvenida a ese nuevo ser que has creado dentro de ti.
Ya sabemos que el amor de una madre es infinito y todo lo puede, y con ese sentimiento poderoso arranca la historia de Sasha y Mark, unos padres primerizos que han pasado por todas las pruebas físicas y psicólogicas para alcanzar la anhelada maternidad aunque, en este caso, la llegada del momento esperado les traerá consecuencias imprevistas...
No es mío es el clamor que casi todas las futuras madres pueden sentir a lo largo de su gestación, y Susi Fox nos lo describe y representa a través de su narración. Desde el primer momento, el lector se ve arrastrado por ese sentimiento en el que la realidad se funde con la peor de las pesadillas; donde ves cómo se materializan en realidad la duda y el miedo (que más o menos ha sido controlado a lo largo del proceso) y, para más inri, percibes la tensión, incredulidad y desesperanza total de Sasha, pues nadie le cree y nadie escucha las razones que expone una y otra vez. Las únicas respuestas que recibe son que el tono que utiliza la sitúa al lado de los desequilibrados: ella es la única que ve lo que otros no ven o no quieren ver.
En No es mío empatizas desde el inicio con la protagonista de la historia, Sasha, viendo como toda ella, su instinto y sus entrañas, buscan al bebé, ese que salió de su cuerpo y que comparte su ADN; aquellos tejidos desgarrados braman por encontrarlo. Estos sentimientos de dolor, miedo, duda, desesperación e impotencia serán la fuerza y energía que moverán a Sasha a lo largo de toda su búsqueda y desesperación. No se conforma, no reconoce al hijo que le han presentado como suyo y, por lo tanto, solo le queda buscarlo y reconocer lo que es propio, su carne viva.
Mientras tanto, este nuevo ser no reconocido, el supuesto hijo, está en tierra de nadie, luchando por su vida en una Unidad de Neonatología donde la fragilidad, el tiempo, el cuidado y el mimo son algunos de los elementos que engloban el proceso por el cual un niño prematuro sobrevive o no. Así que Dios nos libre de parir un hijo en ese sitio, donde los neonatólogos no son capaces de ver el tiempo de gestación de sus bebés, y donde estos parecen seres que las incubadoras maduran para mercadear o intercambiarse tan ricamente... en la ficción todo es posible y en este thriller parece que también.
Y es que, dicho todo esto, con No es mío tengo opiniones encontradas.
Por un lado, creo que la autora, para subirle el tono al drama, ha encastrado circunstancias un tanto rarunas. Como antes dije, que los médicos especialistas no vean los diferentes periodos de gestación en sus bebés prematuros me parece... raro-raro. La explicación que da Susi Fox sobre esto es muy general y un tanto caótica, tanto como el caos que rige y existe en esa Unidad, donde las circunstancias personales priman sobre la responsabilidad de seres frágiles e indefensos.
Luego está Sasha, con la que he empatizado desde un principio: la he entendido y la he comprendido en su sufrimiento. Pero al final me he desconectado totalmente de ella y de sus decisiones. No comprendo cómo puede querer lo que no quería y conformarse tan ricamente... entonces solo queda preguntarse cuáles eran su desazón, sus dudas y su identidad. Descubrir la verdad... para luego simplemente volver al inicio de la historia.
El final no me ha parecido nada coherente con lo que llevamos arrastrando desde un inicio. Se dejan demasiados cabos sueltos, y la justicia universal es descaradamente manipulada. No comparto el mercadeo por estos lares y con materiales tan frágiles y desprotegidos; por tanto, las razones que se dan no me parecen suficientemente expiatorias.
Por otro lado, la novela merece la pena por toda la sorpresa, el ritmo trepidante de su trama y, sobre todo, por ese nerviosismo continuo que produce el terror psicológico, que hace que por un lado quieras saber y por otro mejor no saber nada. Todo esto lo reconduce muy bien Susi Fox por medio de los saltos temporales hacia el pasado de los protagonistas, permitiendo con ello coger oxigeno, ampliar los datos o los pedazos de vida de nuestros protagonistas y poder volver al meollo de todo, encontrando o no lo que buscas.
En definitiva es un thriller muy bien llevado donde la trama va in crescendo, con un ritmo tensional donde el lector siempre palpa el dolor, ya sea físico o mental, de los protagonistas, así como sus diferentes maneras de llevar todo eso a sus vidas. La novela se lee muy rápido, haciendo que ni siquiera notes el lenguaje especializado, ya sea por la sencillez o por la agilidad de la narración.
Y, para aquellos que gusten de los finales con sorpresa, en esta historia lo van a encontrar.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
LAKY
 10 octubre 2018
Sasha acaba de dar a luz a su hijo prematuro. Cuando despierta de la operación de cesárea tiene que enfrentarse a la idea de que el bebé que ella esperaba que fuese niña ha resultado ser niño. Bueno, esas cosas pasan, a veces los ecógrafos se equivocan. Pero, cuando va al nido a conocer a su pequeño, se da cuenta de algo: ese bebé no es el suyo. Ella lo ha tenido durante meses en su vientre, ella lo conoce perfectamente y ese bebé no es el que ella ha tenido dentro.
Obviamente, nadie le cree. Su marido dice que no se ha separado en ningún momento del niño. Los médicos afirman que es imposible que haya habido un error en la identificación. Sólo ella insiste una y otra vez en que ha tenido que haber un cambio de bebés. ¿Tendrá razón o lo que le está pasando es un tipo específico de depresión post-parto? No es inhabitual que las madres recién paridas rechacen a sus bebés; a veces son necesarios días e incluso semanas para que la conexión madre/hijo se establezca. ¿Es eso lo que pasa en este caso o puede que Sasha esté en lo cierto?
Me atrajo este libro desde que supe de su publicación. La combinación de thriller psicológico y tema maternal me atrajo como la luz a una polilla. Son varios los thrillers que he leído que tienen por objeto la relación madre e hijo y, además de resultarme de primeras muy interesantes, su lectura nunca me ha defraudado. Además, en éste ya se veía desde el principio que todo iba a girar en torno a la cordura o locura de la protagonista. Y, desde que leí “Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato Luca de Tena, estos libros en los que dudas de la propia protagonista/narradora me apasionan
No es mío” me ha enganchado terriblemente; ha sido uno de esos libros en los que, literalmente, es muy complicado parar de leer. La lectura es muy sencilla y entretenida pero es que, además, la autora sabe mantenerte en vilo en todo momento, haciéndote dudar constantemente; quieres seguir leyendo para comprobar qué es lo que ha pasado realmente. Durante la lectura he cambiado varias veces de teoría: no es que hubiese muchas alternativas –o Sasha tenía razón o Sasha estaba loca- y he cambiado de opinión en varias ocasiones. Más o menos tenía mi teoría pero, aún así, la duda se me planteaba constantemente. Y, duda tras duda, llegué a un final que me resultó muy sorprendente; realmente no me lo esperaba y me dejó con la boca abierta
Es la propia Sasha quien, en primera persona, nos cuenta lo que ocurre. Siempre me ha gustado la idea de narradora-protagonista pero en este caso, no es que sea conveniente, es que es totalmente necesaria. Sólo así podemos entrar en su mente y, por ello, en la historia; entender sus desvelos, sus dudas, por qué hace lo que hace. Pero, además, aunque de forma secundaria tenemos otro narrador protagonista: Mark, el marido de Sasha. Éste nos va a contar cosas del pasado: cómo conoció a Sasha y cómo ha sido su historia en común. Me ha gustado esta dualidad de narradores, la visión diferente que aporta cada uno.
Es una novela con muy pocos personajes, la mayoría de los cuales están muy bien desarrollados. La protagonista es Sasha quien, como digo, es además narradora. Es una mujer a la que acabaremos conociendo perfectamente; por un lado, por ir viéndola actuar; por otro porque la narración de Mark nos va a dar otra perspectiva de su persona, nos va a enseñar cómo le ven los demás. Es un personaje muy potente y muy bien construido. Luego tenemos a Mark quien, a pesar de ser también narrador, no será un personaje con tanta importancia como su mujer. Y es que, en realidad, Mark prácticamente se limita a hablar de Sasha; como digo, su función es darnos otra perspectiva de la verdadera protagonista. Junto a ellos tenemos al padre de Sasha, algún médico y enfermera del hospital, alguna otra madre con hijo prematuro ingresado y poco más.
La novela ocupa un espacio temporal de siete días más un capítulo final a modo de epílogo que ocurre unos meses después. Esos siete días van desde que Sasha da a luz hasta que se resuelve todo. Cada capítulo comienza indicando qué día y qué momento del día es (hora, mañana o tarde). La historia se cuenta, por tanto, en tiempo real. A mi eso me ha servido para crearme mucha angustia pues me daba la sensación de estar viviendo lo mismo que Sasha. Además, da la impresión de que el tiempo transcurre muy lentamente.
El estilo de Susi Fox es el típico que podemos encontrar en thrillers psicológicos. Es una novela con ritmo, muy entretenida y muy fácil de leer. La autora desarrolla bien los personajes y nos hace dudar de todos ellos. Mantiene en todo momento la duda y la intriga y, al menos en mi caso, nos ofrece una buena sorpresa final

Conclusión final
He disfrutado muchísimo esta novela. Un libro de evasión para devorar.
Enlace: http://librosquehayqueleer-l..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
carlotenia
 27 octubre 2018
La novela comienza con un capítulo que empieza con Día 1. al amanecer. Y es que esta novela, de casi 400 páginas y editada por Suma de Letras que sólo elige buenas historias, va a estar estructurada en capítulos que en realidad serán días, y que acabará con Día 7. Viernes por la tarde. Así pues, el periplo de Sash, nuestra protagonista, va a durar justo una semana, aunque a nosotros se nos hará como mucho más largo. Pero ay! Sólo quien ha estado ingresado en una unidad de neonatos sabe que una semana puede ser como 3 meses (estilo Gran Hermano). Entre estas páginas de "días" se nos irán intercalando otros episodios con recuerdos de Mark, el marido de Sash, donde relata como se conocieron, aspectos de su relación, de la relación con sus padres... Algo que nos ayudará a entender mucho de la situación en la que se encuentran ambos ahora y porqué cada uno lo asume de tan distinta manera. al final nos encontraremos con el típico epílogo de Meses después... En el que sabremos cual es la situación actual de la pareja después de todo lo ocurrido.

Todas las que somos madres sabemos que hay una conexión especial entre nosotras y nuestro bebé, ellos nos reconocerán por el olor, se calmarán con nosotras, hay un vínculo único, y ellos lo saben y nosotras también. Por eso cuando después de horas de su cesárea de urgencia Sash consigue bajar a la unidad pediátrica a conocer a Toby, su bebé, se encuentra con que no tiene el nombre que pensaban ponerle (se supone que iba a ser una niña y se llamaría Gabriela) y que ese bebé no es suyo. No ha sentido ese flechazo que tendría que sentir, y el bebé parece que tampoco se ha enamorado de ella. Hay como un rechazo, está completamente segura de que no es suyo! Comenzará así una cruzada que la pondrá en contra de su marido, en contra de su padre, de los médicos, enfermeras... Para conseguir encontrar la verdad y encontrar a su bebé. Pero está atada de pies y manos, bajo la constante vigilancia de todos y todas. ¿Cómo lo va a hacer?.
Como veis, se trata de un thriller psicológico con todas las letras, ya que a lo que vamos a asistir principalmente es a la lucha interior de Sash, a sus monólogos, dudas, incertidumbres, sus remordimientos, y su plan para recuperar a su bebé, porque aunque a veces tenga dudas de si el problema como todos le intentan hacer ver es ella, que aún no se ha acostumbrado a ser madre, que tiene depresión postparto y todas esas cosas, ella tiene confianza en sus instinto y su instinto le dice que no, que debe buscar la verdad. No penséis que al final es el monólogo de una madre medio pirada y que no vamos a tener ni thriller, ni misterio ni tensión, porque nada de ello. Es angustioso sentir lo que siente Sash, ponerse en su piel y pensar que es a nosotros a los que nos pasara algo así. Y es apasionante ver como la protagonista intenta engañar a psicólogos, a su propio marido, a enfermeras... Para conseguir su objetivo. Porque a Sash la internarán en un ala de psiquiatría para que "reconozca la verdad" y ella se deja hacer, hasta que todos confían en que está bien, y en que ha reconocido a su bebé y que se le ha pasado la "tontería" y nada más lejos de la realidad. Además incluso consigue unas pruebas de ADN a escondidas de todo el mundo, llegarán las pruebas antes de que su bebé desaparezca del hospital, o directamente no estará y todo el mundo tiene razón menos ella????


Además del tema principal hay un tema secundario, que es la relación de Sash con su madre, a la que perdió muy joven. Gracias a sus pesquisas, y las preguntas que va haciendo a su padre las veces que se digna visitarla para darle la razón a los médicos (algo que nos llena de odio a los que estamos leyendo porque tendemos a ponernos al lado de la protagonista), va recordando lo que sucedió y porqué su madre desapareció de sus vidas, y se da cuenta de la realidad que todo el mundo se he empeñado en ocultarle y maquillarle, incluso su mejor amiga Beck, que vive en otro estado y con la que contactará por teléfono también. Precisamente la autora con muy pocos personajes consigue hacerte dudar de todos ellos y pensar quien se la ha jugado a la protanista. Su padre, que es un tipo raro y amargado, Beck, por envidia, porque lleva muchísimos intentos de inseminación que no cuajan y por pura envidia está llamando a la clínica y poniendo a su amiga de loca para arriba, Mark, que deseaba por todos los medios tener un varón, sus suegros, que siempre la han despreciado... La verdad es que es un libro adictivo, no puedes parar de leer, creo que me duró lo justo (teniendo en cuenta el tiempo que me dejan para leer), y es porque tienes que pasar las páginas sin cesar para ver si en verdad Sash tiene un problema como todos dicen o si tiene razón.
En cuanto al final, tengo que decir que me ha dejado un sabor agridulce. Y hasta aquí puedo leer sin desvelar nada. Hay cosas que me han parecido injustas aunque supongo que es lo que tenía que pasar. Es complicado que el final pudiera ser de otra manera, aunque se me escapó la lagrimita y todo. Verdad que queréis enteraros de cuál es el desenlace?

Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
LEMBLEMB12 septiembre 2018
Aún inclinada hacia delante, formulo la pregunta que me arde en el pecho casi en un hilo de voz:
-¿Es normal no sentir nada?
Comentar  Me gusta         10
LAKYLAKY27 septiembre 2018
Pensaba que me encantaría ser madre. Me equivocaba
Comentar  Me gusta         30
Naya_DonateNaya_Donate14 noviembre 2018
-Todos hemos hecho cosas que podrían considerarse monstruosas- señalo.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: HOSPITALVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Quién es el autor?

El retrato de Dorian Gray

William Shakespeare
Oscar Wilde
Emily Dickinson

15 preguntas
180 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *} .. ..